Las mil caras de la inflación

Una fuerte alza de tasas de interés, como recomienda el gerente del Banco de Pagos Internacionales, puede ser inflacionaria al subir el costo de producción de muchas empresas.

7 de julio, 2022 Las mil caras de la inflación

La inflación tiene mil y una caras. Es más que el incremento de la oferta monetaria. Agustín Carstens, destacado discípulo de la Escuela de Chicago, y hoy gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS), presupone que la inflación mundial obedece a los estímulos que dieron los gobiernos del mundo para paliar la pandemia, los cuales aumentaron significativamente la oferta de dinero circulante. Su tesis está parcialmente avalada por la evidencia. A dicho banco se le considera el banco central de los bancos centrales. Así que habla desde la tribuna más alta del capital financiero, que ha padecido y disminuido sus ganancias por las tasas negativas de interés desde la crisis de 2008.

Las recomendaciones de Carstens son tres: pongan alto, de manera tajante y radical, a la inflación para evitar problemas mayores a futuro. Desactiven a tiempo la carrera entre precios y salarios (en la cual siempre pierden los últimos), que puede ocasionar estancamiento con inflación (estanflación), como en los años setenta y ochenta del siglo pasado. En este periodo sufrieron tanto empresas como las familias. Y pidió a los gobiernos del mundo que dejen actuar a los bancos centrales y no presionarlos para evitar que incrementen las tasas de interés. El riesgo de esta medicina es, como en aquella época, una recesión y quizá, por el entorno internacional que vivimos, pueda ser depresión.

¿Es recomendable seguir a pie juntillas la receta de Carstens? Para responder cabe comprender las causas que provocan la inflación. Sí hay un componente monetario. Sólo Estados Unidos dio estímulos a su economía estimados en 5 billones de dólares, alrededor de una cuarta parte de su producto interno bruto anual o cinco veces la economía de México. Como el dólar es el principal medio de intercambio mundial, su efecto estimulante fue global. En nuestro caso, las remesas enviadas por quienes trabajan en aquel país -que fueron récord en 2021- equivalen a 75% de la masa monetaria del país, es decir, al total de las monedas y billetes en circulación, además de los depósitos a la vista.

Tan ingente cantidad de dinero que llegó a México (casi 52 mil millones de dólares en 2021) tuvo el efecto positivo de mantener el consumo y el bienestar de miles de familias. Y, pese a que nuestro gobierno apenas estimuló a la economía (solamente 1% del PIB), las remesas sí incidieron en el crecimiento de la demanda de bienes y servicios. Pero la caída de la oferta de mercancías por la interrupción de las cadenas globales de suministro, malas cosechas de granos y la guerra de Rusia se tradujeron en incrementos de precios. El efecto inflacionario se atenuó porque el peso se mantuvo fuerte, por efecto del diferencial de tasas de interés entre México, Estados Unidos y otros países. La escalada de precios que padecemos es importada y, gracias a un peso fuerte, al menos se atenúa el efecto inflacionario que causa.

Como se aprecia arriba, el factor monetario (los estímulos de los gobiernos a las empresas y a las familias) sí incide en mayores precios. ¿Qué otros factores también están detrás de la burbuja inflacionaria? Menciono algunos, y después analizo sus repercusiones principales: el papel de la globalización; la interrupción de la cadena de suministros; el nuevo orden geopolítico en cierne; la guerra arancelaria de Estados Unidos contra China y las restricciones a las firmas tecnológicas chinas; la invasión de Rusia a Ucrania; los monopolios en los sectores energéticos y tecnológicos; el aumento de las tasas de interés; el cambio climático; la acelerada innovación científica y tecnológica, etc.

Todas las variables mencionadas están interrelacionadas. La globalización consiste en la diseminación de las cadenas productivas o de suministro por todo el mundo. Las empresas se ubicaron en los países con menores costos de producción, especialmente donde los salarios son bajos. Su efecto fue disminuir el precio de las mercancías. Pero el temor de Estados Unidos a la hegemonía China interrumpió ese proceso e inició, junto con el cobro de altos impuestos a los productos de ese país (aranceles), un aumento de los costos de producción. Dicha decisión gradualmente se tradujo en incremento de precios de los diversos bienes y servicios. La pandemia potenció el efecto negativo al interrumpir las cadenas productivas, es decir, la fabricación de microprocesadores, ordenadores, móviles, autopartes y automóviles…

La guerra de Rusia dio otra vuelta de tuerca a la lucha por la hegemonía mundial y cortó la oferta de otros productos básicos para la producción de mercancías, así como de alimentos. Causó escasez de diversos metales para producir componentes electrónicos, gas, petróleo, fertilizantes, maíz y trigo. El embargo impuesto por Estados Unidos y Europa a la guerra planeada por el presidente Vladimir Putin (que pretendía dividir y debilitar a Europa occidental y alejarla de Estados Unidos, para así acelerar el declive del poderío estadounidense) interrumpió la exportación de un tercio de la oferta mundial de trigo, que producen rusos y ucranianos, así como 15% de la producción de maíz. Este fenómeno elevó los precios de alimentos y quizá cause hambruna.

Todos estos efectos se agravaron con la política de cero Covid de China, que paralizó nuevamente la producción de mercancías, y son vitales para la fabricación de diversos productos. De manera que, aunado a los factores ya mencionados, da nuevo impulso a la inflación.

En el ámbito energético se tienen dos factores que impulsan el incremento de precios: las empresas petroleras están cartelizadas y, por tanto, fijan la oferta como los precios. En tanto, Arabia y Rusia usan sus vastas reservas y producción de hidrocarburos con fines geopolíticos: obtener poder para avanzar sus intereses nacionales, como se puede apreciar hoy en día. Arabia, rechaza un aumento de la demanda para condicionar el apoyo a su pretensión hegemónica en Oriente Medio. Rusia, utiliza su gas y petróleo en la guerra no declarada con Occidente. El resultado es incremento en los precios de fertilizantes, claves para la producción de alimentos y de los crudos que son la base de decenas de productos, que van desde plásticos, embalajes y hasta medicamentos.

Los monopolios en los sectores de las tecnologías son otro componente fundamental del encarecimiento de diversos productos, que igualmente contribuyen a precios más altos. El poder que tienen empresas como Google, Apple, Amazon, Tesla o SpaceX es tan grande que rivaliza con el poder de los Estados e incluso se imponen a muchos de estos últimos. Su enorme tamaño les permite fijar precios, salarios e imponer sus reglas del juego a usuarios (individuos y gobiernos) de sus bienes y servicios (y su ilimitado poderío enerva a la democracia). Tales factores permiten ubicar en su justa dimensión el temor de Carstens: ¿hay riesgo de una espiral de precios y salarios en economías donde los sindicatos son muy débiles o inexistentes y los empleos son precarios, inestables y fácilmente sustituidos por el avance tecnológico? Hoy, el ámbito laboral es diametralmente distinto al del siglo pasado.  

Asimismo, cabe precisar otra diferencia sustancial entre los años setenta y ochenta del siglo pasado y los años veinte de este siglo: en aquella época se había estancado la productividad y las innovaciones científicas y tecnológicas brillaban por su ausencia. Ahora, la ciencia y la técnica avanzan a pasos agigantados, lo cual acelera la productividad laboral. Un ejemplo son las vacunas contra la Covid que se desarrollaron en menos de un año. Ergo, en caso de exigencias por parte de los trabajadores de incrementos salariales es factible amortiguar su impacto en los precios. En este contexto, más incide el poder monopólico de las giga-empresas, que sí pueden aumentar los precios de sus productos, independientemente de si suben los salarios.

Dos reflexiones finales: la espiral de precios en los bienes agropecuarios puede mantenerse por una dupla de factores: el cambio climático y el encarecimiento de los hidrocarburos que impactan a la producción de fertilizantes. El poder monopólico que ejercen empresas y Estados sobre la energía es inflacionario. Por último, una fuerte alza de tasas de interés, como recomienda el gerente del Banco de Pagos Internacionales, puede ser inflacionaria al subir el costo de producción de muchas empresas. Además, el dinero caro tenderá a ocasionar la quiebra de muchas compañías pequeñas y medianas que suelen ser proveedoras de los grandes conglomerados. Por tanto, se afectaría sus suministros y favorecería el aumento de precios. Y en México, dado los grandes márgenes de los bancos (diferencial entre el costo del dinero y las tasas que cobran a usuarios) es previsible múltiples bancarrotas. Quizá sea hora de regular los cobros de los bancos a sus clientes. Fuera de esto, no nos queda más que seguir el alza mundial de tasas, pues un rezago desplomaría al peso y ocasionaría inflación y una fuerte crisis.

En consecuencia, ¿el alza de las tasas de interés aumentará la oferta de bienes y servicios, restablecerá las cadenas de suministro, romperá los monopolios energéticos y tecnológicos? Sin duda, los altos intereses pueden detener el alza de precios, sin alterar el statu quo, al ocasionar una recesión. De esa manera se reduce la demanda para que se ajuste a la oferta. En el contexto actual de guerra, interrupción de las cadenas de suministro y de sobrevaluación de los activos financieros, pinchar la burbuja inflacionaria quizá ocasione una depresión. Por desgracia, México poco puede hacer en la puja de poder de Estados y giga-empresas, fenómenos que están detrás de la inflación. En cambio, es factible atajar el costo que impone el crimen organizado en los precios finales de los bienes, como reconoció el presidente al firmar el Paquete contra la Inflación y la Carestía (Pacic). Según Concanaco, el costo que imponen los grupos criminales sube 10% en promedio los precios; Estados Unidos calcula en 8% el costo para sus empresas.

Comentarios


object(WP_Query)#18048 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80711) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80711) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18046 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18022 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18013 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (80711) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18049 (24) { ["ID"]=> int(81094) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-18 11:05:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-18 16:05:46" ["post_content"]=> string(6615) "Estamos a dos años y escasos meses para el término de esta transición llamada transformación. Los años transcurridos han dejado una amarga trayectoria en materia económica. Resulta imposible no abundar en los inicios que marcaron cancelaciones significativas de obra trascendente y otras de carácter institucional, desde fideicomisos hasta reservas. El inicio no auguraba una buena respuesta del capital, no era esperada una reacción de la inversión, toda vez que el gobierno equiparaba gasto con inversión pública. Nunca hubo una investigación seria o consulta para aquilatar la demanda empresarial en necesidades de infraestructura. Imperó la imposición del capricho y en esa ruta irredenta colmada de interrupciones es en donde podemos sentar las bases de un análisis que permita contemplar la conclusión de esta gestión en el terreno económico. Dos años son de un significado de corto plazo en cualquier prospecto económico. La trayectoria de casi cuatro años de acción gubernamental constituye un antecedente de fracaso en política pública si consideramos los alcances de administraciones anteriores en donde se perfilaba un crecimiento sostenido, se sostenían programas de aliento a la producción en prácticamente todos los órdenes y se respetaban las reglas de adhesión a tratados multilaterales; finalmente se estimulaba el adelgazamiento de la rectoría de gobierno, se adecuaba el tamaño del Estado y se acercaban prácticas de competencia para los agentes productivos.  Al día de hoy, no existe un plan de gobierno en materia económica. La improvisación y la necedad en la imposición de fórmulas antagónicas a la modernidad y a la globalidad, llenan un espectro ideológico cimbrado en décadas por demás recorridas. Realmente es difícil hacer un pronóstico de la marcha de una economía que alguna vez se situaba en las primeras quince del mundo y se listaba en las primeras veinte para invertir. Preocupan muchos considerandos de conducción que superan la convicción y la decisión como proceso natural de gestión ante un reto jamás imaginado. Este gobierno no solamente no se encuentra preparado para atender el llamado de naciones líderes, simplemente lo rechaza.  Como adelanto, sin profundizar en el tema, porque requeriría de todo un ensayo, en el corto plazo no se cuenta con Inversión Fija Bruta que brinde una fase de aliento. Ocho meses suman la contracción de la industria de la construcción. Otras áreas de manufactura también resienten esta contracción. La deuda que ha acumulado esta transición ronda los dos billones de pesos; el servicio de la deuda representa una carga insostenible ante la recaudación que en términos reales se encuentra en el mismo equilibrio de dos años atrás. La deuda de PEMEX es de 107 000 millones de dólares. La petrolera ha perdido su patrimonio más de dos veces. Esto significa que sumando todos sus activos haría falta una petrolera más y la mitad de otra para cubrir sus pasivos. Esto no existe en los anales del mundo. La situación de PEMEX es insostenible, no ofrece en ningún plazo ninguna recuperación. Desde luego, se podría recomponer si se alejara de la refinación pero sabemos que hasta el 2024 se insistirá en ello a pesar de los reveses sufridos en cuatro años. Seis refinerías con tecnología de hace cinco décadas están siendo incorporadas a esta actividad. Deer Park contribuye con menos de 300 000 barriles y Dos Bocas no contribuye en nada. Con una producción de un millón seiscientos mil barriles jamás llegará la autosuficiencia añorada. Entonces, el panorama sigue siendo la importación de gasolinas hasta por un 40% de las necesidades nacionales como espectro de futuro.  Sin ninguna planeación ni ingeniería financiera de soporte, Pemex intentó cubrir adeudos a proveedores con papel flotado al 9% de rendimiento en mercados internacionales. Es desde luego una salida desesperada y mal encaminada para el futuro de la nación. Algunos proveedores tomaron el papel y asumieron la pérdida, malbaratando papel soberano en mercados secundarios. El papel ya es bono chatarra. En los próximos dos años la petrolera tiene vencimientos que suman más de quince mil millones de dólares. Las salidas del gobierno de cubrir deuda de largo plazo para redimir vencimientos de corto plazo se está convirtiendo en un derrotero de sanción para la nación con calificaciones que ponen en peligro la inversión.  Sin abandonar el tema del petróleo, debemos añadir el subsidio a las gasolinas para este año con un costo de 400 000 millones de pesos. Podría considerarse un esfuerzo loable para contener una parte del proceso inflacionario pero dista de serlo porque pudo evitarse con planeación y con las premisas de la reforma energética que diluía el riesgo en la exploración de yacimientos, que se alejaba de la refinación y concentraba el modelo en exportación de crudo.  No podemos dejar de lado la incertidumbre que priva en la promoción de energías limpias y en la superposición de la Secretaría de Energía por encima de la Comisión Reguladora y que cancela dotaciones de suministro más barato que la CFE. Es el caso de Iberdrola. Los pronunciamientos desde el poder dejan en tierra de nadie inversiones cuantiosas que un día merecen reconocimiento y otro destino incierto. Si Washington mejora las cosas después del contundente mensaje de la Casa Blanca pueden verse con cierta claridad algunos preceptos de conservación y cumplimiento de acuerdos vigentes hasta en los de París, que no fenecen.  Inflación, otro tema no resuelto. La tasa del 8% castiga todo esquema de recomposición de cadenas productivas. Las alzas en perecederos laceran la dieta promedio del mexicano. Los bienes elásticos sufren en su oferta y añaden a la merma ante la latente ausencia del crédito. Los programas de aliento nunca llegaron y el déficit fiscal se ubica en el 3.6 % del PIB, más allá del esperado que no superaría el 3%. Todo esto que se enumera acumula reglas dispersas de gobierno, opacidad y una gran incertidumbre en cuanto al uso del gasto público que sustenta programas clientelares de inmenso costo. Esto tenemos…" ["post_title"]=> string(59) "Dos años para contemplar una recuperación de la economía" ["post_excerpt"]=> string(70) "Al día de hoy, no existe un plan de gobierno en materia económica. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "dos-anos-para-contemplar-una-recuperacion-de-la-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-18 11:05:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-18 16:05:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81094" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17951 (24) { ["ID"]=> int(81864) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-08 09:54:47" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 14:54:47" ["post_content"]=> string(6492) "Creo que fue el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) el que tradujo el término de Leverage y lo llamó Apalancamiento Financiero. Como sea, el término describe una capacidad de endeudamiento. Algunas décadas atrás, los créditos o programas de financiamiento a plazo extendido se suscribían hipotecando bienes. En esos años, los bancos comerciales se hicieron de predios, plantas, bienes traducidos a raíces siempre. Naturalmente esto contravenía la estricta operación bancaria y comercial de sus giros. Operar los activos incautados era una salida simple, pero la especialización no existía, por tanto los intentos resultaron en una cadena de vicios interpretativos todos para abultar los esquemas de dirección y actividades todas ajenas a regulaciones de banca. Desde luego se crearon áreas para resolver lo que en la estructura de los bancos simplemente no cabía: la expansión industrial.  Tal vez los errores de interpretación sean más costosos que los operativos; los primeros pueden obedecer a circunstancias fortuitas, los últimos son gerenciales y obedecen a decisiones propias del giro del negocio. Esta gran diferencia puede significar e impactar en estructuras verticales de mando, tangenciales u horizontales. Las primeras son operativas, las intermedias por casos no previstos y las últimas por ambición de captura. Si el mundo de los negocios no conoce frontera, porque por definición si las bases de un negocio se encuentran en el seno del control, entonces la implementación, siguiente paso, debe resolverse por simple presencia y custodia de activos, premisa indispensable. Pero no es así y la banca comercial lo reconoció en el tiempo. La especialización resolvió el tema de la deuda para adecuar la experiencia a la capacidad de pago; los activos formaron parte de la dotación esencial en la creación del efectivo necesario para en tiempo relativamente programado, pudiera cubrirse el adeudo original y satisfacer a la vez, horizontes más ciertos en el crecimiento o expansión de la idea original. Nacía la banca de inversión. Nacía la banca que daba credibilidad y certeza a la consecución de un producto, al desarrollo de nichos de mercado, a la competencia y finalmente a la excelencia. Se alejaban las garantías reales en planta y equipo y se daba margen a la concepción del talento empresarial. La transición en turno que gobierna a México no lo entiende. Esta gestión actual no entiende de riesgos, de plazos, de planes de negocios porque lo que entiende o trata de explicar es una confusión de términos y mezcla de conceptos retardatarios en su gran mayoría para destacar negocios públicos por encima de los privados, premisa inicial que retomo de unos de los primeros pronunciamientos del actual presidente. Como la ideología del presidente no existe por simple carencia de sustento, entonces sitúa un discurso disperso en el fondo pero robusto en la forma, la que redunda en subjetividades sin posible comprobación y alcance.  Desde luego que toda pronunciación vaga cobra efectividad en la realidad. En el tema del crecimiento económico, el presidente sienta un precedente que simboliza su precario conocimiento de la economía al enfrentar datos que la simple contundencia anula cualquier defensa. Justificar hechos nunca ha sido defensa porque las realidades de hoy día a las realidades del pasado que enarbola en ese peregrinar insulso de cada mañana, se conocen en tiempos plagados de tiempo real y oportuno. No queda nada por ocultar y el presidente lo ignora. Su confusión económica, intencional o no, deja plasmada en aseveración errónea  el rumbo del país en materia económica. No queda nada por decretar, en ese impulso autoritario y sectario que lo caracteriza. La voluntad presidencial es revertida por la realidad del panorama económico que reta con fórmulas anquilosadas en el nacionalismo redentor cuando las fórmulas reales se agotan. El endeudamiento no lo concibe el presidente como una fórmula que coadyuva al desarrollo cuando el crecimiento lo sostiene. No puede pagarse lo que no se genera en el tiempo. La deuda de largo plazo en términos corporativos es una suma de recursos propios pero no generados en el tiempo. México no genera capacidad de pago porque no crece. La realidad es lo que el presidente detesta oír: un sexenio perdido en crecimiento. Desde luego lo es, los índices de recuperación de los tres sectores primario, secundario y terciario, no superan el 1% en lo que va del año, pero la recuperación viene de tasas negativas de consideración. No es la pandemia, es el abandono de las cadenas productivas.  El punto que más debería preocupar es la deuda. Se ha acumulado sin control en este sexenio y el gravamen está por supera el 50% del producto y las causas son de simple deducción analítica: sostener la operación de PEMEX es no solamente la peor de las decisiones en materia económica, es improcedente ante la insolvencia de la petrolera por al menos cincuenta años. No es ético comprometer el haber nacional en una aventura sin destino y sin rédito. Conocemos de sobra las tres aventuras de esta transición y desde ahora se pronostica el cierre inminente de las tres por su inoperancia, una vez manos responsables tomen control del gobierno del país.  La capacidad de endeudamiento nunca ha sido contemplada por esta transición en turno; en realidad yo personalmente pienso que no es consideración prioritaria como tampoco ha sido la salud y el bienestar que tanto pregona. Yo declaro una total irresponsabilidad del presidente, una profunda ignorancia y una propensión al desquite y revancha sin par. No puede concebirse el descuido de los números que suman derrota tras derrota en un gobierno por demás fallido, impetuoso y convulso en la dispersión de sus ideas y creencias, pero confundido y omiso en la representatividad de una economía que jamás equiparará sus alcances con las naciones perdedoras que alumbran el camino tortuoso de la transformación inexistente y desde ahora extinta. " ["post_title"]=> string(47) "“Leverage”, el concepto que la 4t ignora…" ["post_excerpt"]=> string(133) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "leverage-el-concepto-que-la-4t-ignora" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-08 09:54:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 14:54:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81864" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18049 (24) { ["ID"]=> int(81094) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-18 11:05:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-18 16:05:46" ["post_content"]=> string(6615) "Estamos a dos años y escasos meses para el término de esta transición llamada transformación. Los años transcurridos han dejado una amarga trayectoria en materia económica. Resulta imposible no abundar en los inicios que marcaron cancelaciones significativas de obra trascendente y otras de carácter institucional, desde fideicomisos hasta reservas. El inicio no auguraba una buena respuesta del capital, no era esperada una reacción de la inversión, toda vez que el gobierno equiparaba gasto con inversión pública. Nunca hubo una investigación seria o consulta para aquilatar la demanda empresarial en necesidades de infraestructura. Imperó la imposición del capricho y en esa ruta irredenta colmada de interrupciones es en donde podemos sentar las bases de un análisis que permita contemplar la conclusión de esta gestión en el terreno económico. Dos años son de un significado de corto plazo en cualquier prospecto económico. La trayectoria de casi cuatro años de acción gubernamental constituye un antecedente de fracaso en política pública si consideramos los alcances de administraciones anteriores en donde se perfilaba un crecimiento sostenido, se sostenían programas de aliento a la producción en prácticamente todos los órdenes y se respetaban las reglas de adhesión a tratados multilaterales; finalmente se estimulaba el adelgazamiento de la rectoría de gobierno, se adecuaba el tamaño del Estado y se acercaban prácticas de competencia para los agentes productivos.  Al día de hoy, no existe un plan de gobierno en materia económica. La improvisación y la necedad en la imposición de fórmulas antagónicas a la modernidad y a la globalidad, llenan un espectro ideológico cimbrado en décadas por demás recorridas. Realmente es difícil hacer un pronóstico de la marcha de una economía que alguna vez se situaba en las primeras quince del mundo y se listaba en las primeras veinte para invertir. Preocupan muchos considerandos de conducción que superan la convicción y la decisión como proceso natural de gestión ante un reto jamás imaginado. Este gobierno no solamente no se encuentra preparado para atender el llamado de naciones líderes, simplemente lo rechaza.  Como adelanto, sin profundizar en el tema, porque requeriría de todo un ensayo, en el corto plazo no se cuenta con Inversión Fija Bruta que brinde una fase de aliento. Ocho meses suman la contracción de la industria de la construcción. Otras áreas de manufactura también resienten esta contracción. La deuda que ha acumulado esta transición ronda los dos billones de pesos; el servicio de la deuda representa una carga insostenible ante la recaudación que en términos reales se encuentra en el mismo equilibrio de dos años atrás. La deuda de PEMEX es de 107 000 millones de dólares. La petrolera ha perdido su patrimonio más de dos veces. Esto significa que sumando todos sus activos haría falta una petrolera más y la mitad de otra para cubrir sus pasivos. Esto no existe en los anales del mundo. La situación de PEMEX es insostenible, no ofrece en ningún plazo ninguna recuperación. Desde luego, se podría recomponer si se alejara de la refinación pero sabemos que hasta el 2024 se insistirá en ello a pesar de los reveses sufridos en cuatro años. Seis refinerías con tecnología de hace cinco décadas están siendo incorporadas a esta actividad. Deer Park contribuye con menos de 300 000 barriles y Dos Bocas no contribuye en nada. Con una producción de un millón seiscientos mil barriles jamás llegará la autosuficiencia añorada. Entonces, el panorama sigue siendo la importación de gasolinas hasta por un 40% de las necesidades nacionales como espectro de futuro.  Sin ninguna planeación ni ingeniería financiera de soporte, Pemex intentó cubrir adeudos a proveedores con papel flotado al 9% de rendimiento en mercados internacionales. Es desde luego una salida desesperada y mal encaminada para el futuro de la nación. Algunos proveedores tomaron el papel y asumieron la pérdida, malbaratando papel soberano en mercados secundarios. El papel ya es bono chatarra. En los próximos dos años la petrolera tiene vencimientos que suman más de quince mil millones de dólares. Las salidas del gobierno de cubrir deuda de largo plazo para redimir vencimientos de corto plazo se está convirtiendo en un derrotero de sanción para la nación con calificaciones que ponen en peligro la inversión.  Sin abandonar el tema del petróleo, debemos añadir el subsidio a las gasolinas para este año con un costo de 400 000 millones de pesos. Podría considerarse un esfuerzo loable para contener una parte del proceso inflacionario pero dista de serlo porque pudo evitarse con planeación y con las premisas de la reforma energética que diluía el riesgo en la exploración de yacimientos, que se alejaba de la refinación y concentraba el modelo en exportación de crudo.  No podemos dejar de lado la incertidumbre que priva en la promoción de energías limpias y en la superposición de la Secretaría de Energía por encima de la Comisión Reguladora y que cancela dotaciones de suministro más barato que la CFE. Es el caso de Iberdrola. Los pronunciamientos desde el poder dejan en tierra de nadie inversiones cuantiosas que un día merecen reconocimiento y otro destino incierto. Si Washington mejora las cosas después del contundente mensaje de la Casa Blanca pueden verse con cierta claridad algunos preceptos de conservación y cumplimiento de acuerdos vigentes hasta en los de París, que no fenecen.  Inflación, otro tema no resuelto. La tasa del 8% castiga todo esquema de recomposición de cadenas productivas. Las alzas en perecederos laceran la dieta promedio del mexicano. Los bienes elásticos sufren en su oferta y añaden a la merma ante la latente ausencia del crédito. Los programas de aliento nunca llegaron y el déficit fiscal se ubica en el 3.6 % del PIB, más allá del esperado que no superaría el 3%. Todo esto que se enumera acumula reglas dispersas de gobierno, opacidad y una gran incertidumbre en cuanto al uso del gasto público que sustenta programas clientelares de inmenso costo. Esto tenemos…" ["post_title"]=> string(59) "Dos años para contemplar una recuperación de la economía" ["post_excerpt"]=> string(70) "Al día de hoy, no existe un plan de gobierno en materia económica. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "dos-anos-para-contemplar-una-recuperacion-de-la-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-18 11:05:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-18 16:05:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81094" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "be87deadc0a99c286e287d04189ad9cc" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Dos años para contemplar una recuperación de la economía

Dos años para contemplar una recuperación de la economía

Al día de hoy, no existe un plan de gobierno en materia económica.

julio 18, 2022
Leverage

“Leverage”, el concepto que la 4t ignora…

Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana.

agosto 8, 2022




Más de categoría
Leverage

“Leverage”, el concepto que la 4t ignora…

Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía...

agosto 8, 2022

 “Guerra de chips” de EEUU, Taiwán y China: oportunidad para México

México podría aprovechar las oportunidades que surjan en la reconformación de la industria manufacturera de chips en la región...

agosto 5, 2022
PETRÓLEO LÍQUIDO

LA AVARICIA MUNDIAL DEL PETRÓLEO LÍQUIDO

En el mundo existen dos tipos de comercio del petróleo: los que quieren mantener un precio de barril bajo,...

agosto 4, 2022
Santander México, el banco con el mejor trimestre de su historia

Santander México, el banco con el mejor trimestre de su historia

El pasado 28 de julio de 2022, Banco Santander México informó que la utilidad neta registrada en el segundo...

agosto 3, 2022