El Meollo del Asunto: Regresará el civismo a las aulas

Con el plan de regresar el civismo y la filosofía al sistema educativo público, ¿estará pensando el secretario de educación, señor Esteban Moctezuma el que...

26 de julio, 2019

Con el plan de regresar el civismo y la filosofía al sistema educativo público, ¿estará pensando el secretario de educación, señor Esteban Moctezuma el que los mexicanos nos volvamos buenas personas? ¿Personas virtuosas?

El Programa Nacional Pro Integridad Avanza Sin Tranza que dirijo establece que una de las causas que originan la corrupción tiene que ver con la falta de educación cívica, filosófica, ética y moral en las escuelas mexicanas.

El civismo, la ética y la filosofía son materias que se dejaron de enseñar en el sistema educativo mexicano hace ya décadas.

En 1972, el gobierno de Luis Echeverría, transformó estas materias en Ciencias Sociales y en la administración del “Memo”, es decir, de Vicente Fox, se retiraron oficialmente del cuadro de materias.

Lo demás es historia. México cayó en todos los indicadores sociales. Sólo en el de Transparencia Internacional, México está en el lugar 138 de 173 países.

Desde entonces, mucho se ha hablado e insistido de regresar tales materias al plan de educación de estudiantes en los sistemas públicos. Pero nada más. Han sido los sistemas particulares los que sí iniciaron con ello, pero como materias optativas o extra curriculares.




Ahora con en la administración de la 4T parece que sí regresarán tales materias a la currícula. Lo llaman; “El Modelo de la nueva escuela mexicana”.

Uno que busca impulsar “la cultura de la paz” desde las aulas fomentando “la honestidad, el civismo y los valores necesarios para transformar la vida pública del país”.

Así lo señala el proyecto de la Ley General de Educación que discutirán los diputados federales.

El artículo 74 de la futura ley plantea que “las autoridades educativas, en el ámbito de su competencia, promoverán la cultura de la paz y la no violencia para generar una convivencia democrática basada en el respeto a la dignidad de las personas y a los derechos humanos”, involucrando a educandos, docentes, madres y padres de familia o tutores, así como el personal administrativo.

Es mi esperanza que esto no lo estén utilizando como una medida desesperada para tratar de paliar los problemas sociales que tenemos y que son muchos. ¿Cómo cuáles?

Secuestros, asesinatos de todo tipo, asaltos, embarazos de adolescentes, divorcios, consumo de drogas, desaparición de jóvenes, robo de infantes, bulling, acoso sexual y una gran muestra de irresponsabilidad cívica y social por parte de la ciudadanía que valora la tranza, la trampa y el abuso de todo tipo, que están arraigadas en la cultura mexicana y también, en el “pueblo bueno y sabio”.

Claro que existen muchos individuos que se empeñan y se esfuerzan en ser diferentes y no dejarse llevar por ella. La cultura de la tranza.

Una que se compone de costumbres articuladas, moldeadas del yo, conforme al ideal perfilado por las ciudades del país en cada momento histórico que vive.

Que actúa sobre la subjetividad para reformarla y emanciparla mediante el inicio de un proceso de individualización personal y colaborando en su progreso moral. Es complejo, pero es así como en la sociedad se da origen a lo que se conoce como las “Buenas Costumbres”.

La virtud está constituida por costumbres, hábitos y modos de ser cívicos y paraestatales.

Por ello es magnífico que las materias en mención regresen a las aulas. Solo que como faltará ver y constatar los “bemoles” de esto. Los puntos finos de tal reforma. ¿Cuáles son estos?

Las definiciones ideológicas que tiene un gobierno llamado o conocido como de izquierda con matices de radical y que quiera imponerlas para tales las materias.

Las que como decía Descartes, son solo de sentido común y no de ideología política social. Sería antiliberal obligar a alguien a ser virtuoso.

Más, si se quisiera utilizar la coactividad del Estado y el instrumento coercitivo de la ley para difundir entre la ciudadanía la virtud.

La cual está constituida por costumbres, hábitos y modos de ser cívicos y paraestatales.

Una pasión excesiva por la independencia, la libertad y la individualidad conduce a la anarquía del “Todo” social.

En las sociedades democráticas está visto que lo fracciona en mil pedazos. Por ello hay que saber administrar bien los recursos sociales, éticos y emocionales para conjurar los peligros de excesos de libertad o independencia que se presentan.

No obstante la importancia de la  iniciativa de ley que estipula el regreso a las aulas del civismo, filosofía y ética y sexualidad; su discusión se aplaza a septiembre.

No hay que “inventar el hilo negro”, sólo hacerle caso al filósofo Descartes y sí me apuran, incluir a Adam Smith y a Blas Pascal.

Porque ellos sabían distinguir El Meollo del Asunto.

Comentarios

Con el plan de regresar el civismo y la filosofía al sistema educativo público, ¿estará pensando el secretario de educación, señor Esteban...

enero 1, 1970

Con el plan de regresar el civismo y la filosofía al sistema educativo público, ¿estará pensando el secretario de educación, señor Esteban...

enero 1, 1970




Más de categoría

Cubrebocas VS COVID-19

Países como España y Australia, que habían controlado el brote de Coronavirus, experimentan en este momento un rebrote de...

julio 20, 2020

El Meollo del Asunto | Federación, Estados y CNDH contra el PIN Parental

La semana que recién terminó, comenté en mi espacio sobre la iniciativa presentada en el Congreso del Estado por...

julio 13, 2020

El Meollo del Asunto | El Viaje y la Madame

Es cierto que los viajes ilustran. Espero y nuestro “ya no tan querido presidente” haya regresado como el Larousse,...

julio 10, 2020

Reeducados en cuestiones de sexualidad

Es un hecho que todo lo que uno hace o deja de hacer, que todo lo que uno dice...

julio 6, 2020