Dispara con una pistola de salva

¿Qué es primero, qué es más importante: la economía o la política, la política o la economía? Es una de las grandes interrogantes de la...

8 de abril, 2020

¿Qué es primero, qué es más importante: la economía o la política, la política o la economía? Es una de las grandes interrogantes de la vida profesional.

La metáfora sobre economía y política es clara y enseña que “la economía es como una pistola. La política es saber cuándo jalar del gatillo”. 

Muchas instituciones y personas manejan la economía como si se tratara de una pistola. Y claro que la usan.

Poca gente tiene el temple y la decisión para jalar el gatillo a tiempo. Mucha gente dispara a destiempo. Esto es, antes o después.

La pandemia que vivimos está haciendo evidente la necesidad de saber cuándo jalar del gatillo. Pero más, está poniendo en evidencia a los líderes políticos y los empresarios de la nación que no saben usar la pistola. Disparan en la dirección equivocada.

Los argumentos que uno presenta y otros repiten no convencen de que se sabe disparar a la dirección correcta. La evidencia la vemos. 




La amenaza de una fase 3 por la crisis del Coronavirus está frente a la población y se dispara para el lado contrario. Lo peor, se asegura que todo está bien porque se ha disparado la pistola. Se discrepa sobre el disparo y la dirección del mismo. Esta parece ser la situación entre el gobierno federal y los empresarios, quienes también tienen pistola. 

Válgame la metáfora. Y por favor, no se asuste, que solo estoy escribiendo en sentido figurado, usando una alegoría.

La crisis del Covid-19 que vive el mundo, pero particularmente nosotros en México, está haciendo evidente lo que sabemos desde el 1 de julio de 2018: la gran división que existe en el país entre gobierno y empresarios, entre los ciudadanos contentos y no con el gobierno. División que desde aquel día de julio se ha hecho más grande. No importa que se diga desde Palacio Nacional que no es así, que México está unido. La evidencia dice otra cosa muy distinta.

El pasado domingo “nuestro querido presidente” hizo “tronar su pistola”. Disparó. Y lo hizo hacia una dirección que a los empresarios mexicanos los dejó decepcionados porque no fue hacia la dirección que hubieran deseado. Disparó, sí, pero como con una pistola de salva.

La administración que encabeza el señor licenciado Andrés Manuel López Obrador se mantuvo firme. Esto hay que reconocerle. Es testarudo. Nada lo hace cambiar. Ni siquiera la amenaza que se cierne sobre más de cinco millones de empresas que en el país van a sufrir “no las de Caín”, sino algo peor. La quiebra total por la situación de estancamiento que tenemos por la crisis de salud.

En todos los países, los gobiernos han cambiado la dirección hacia la que estaban apuntado antes de la pandemia. Han usado sus recursos para salir en auxilio de la gente que trabaja en las empresas y comercios. Finalmente, los recursos son de los ciudadanos, no de los gobiernos. 

Por eso han inyectado “dineros adicionales” para mantener a flote una economía que está siendo tan dañada como lo son las personas por la crisis de salud del Covid-19. 

La gente en esos países está apesadumbrada, pero confiada en que no están solos; que su gobierno hará buen uso de las finanzas que tiene, que son de la gente que trabaja, de los empresarios y comerciantes; que vía impuestos le dejan al gobierno la tarea de administrarlos. No ha sucedido así en México. 

“Nuestro querido presidente” dejó “con un palmo de narices” a quienes sí esperaban que la pistola fuera disparada en otra dirección. Pero no fue así.

El Tren Maya, El aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas, proyectos cumbres y millonarios de la administración federal, seguirán adelante a pesar de la crisis económica que está frente a nosotros. No se posponen, menos se cancelan.

 Ante ello, el señor Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, convocó a todos los organismos, cámaras, asociaciones del sector productivo a hacer un Acuerdo Nacional junto con los trabajadores para enfrentar la crisis causada por el Covid-19. 

El Pacto busca “organizar una estructura para que empresas con capacidad económica apoyen a sus proveedores mediante pagos a menos de 30 días; lanzamiento de la campaña Adopta una Mipyme, para que quienes tengan capacidad de ayudar a los más pequeños con recursos o apoyos salariales. Realizar pedidos a entregarse después de la crisis, en un esquema de compras adelantadas; generar una plataforma para factoraje en el que de forma ágil y sencilla se apoye a las Mipymes con apoyo de instituciones financieras. Finalmente, buscan la no penalización, es decir, evitarán un periodo de penalizaciones contractuales entre particulares”. Algo así era lo que esperaban los empresarios de parte de gobierno federal. Pero obtuvieron nada. 

Y por favor, entre estos empresarios hay grupos y clanes de empresarios con sus filias, fobias e intereses, pero también hay gente que tiene empresas de las llamadas grandes, pero no millonarias. 

La gran mayoría que sufriría son empresas medianas y pequeñas. Barberías, ferreterías, estéticas, fábricas con 10, 20 y 30 empleados, etc. Que sin una ayuda o apoyo emergente no podrán soportar la crisis que tendremos en mayo, junio, julio y vaya usted a saber hasta cuándo. 

El gobierno se mostró insensible e inflexible.

Estima el CCE que debido a que no habrá un plan gubernamental, se perderán más de 1 millón de empleos. 

El gobierno dice que generará 2 millones de ellos, pero como dice mi compañero Venus Rey Jr., “esos ni Obama los genera”. Además es algo que jamás ha sucedido en la historia del país. Entonces es como un disparo con una pistola de salva.

Sí, el gobierno seguirá ayudando a los más pobres, dice “nuestro querido presidente”. Y qué bien. 

Pero más vale que junte más munición, porque para el tercer trimestre de este año su administración en porcentaje, habrá producido más pobres que las últimas dos juntas a menos que el Acuerdo Nacional de los Empresarios funcione bien, sin estorbos, o la administración de la 4T “dispare hacia la dirección correcta”. 

Los detalles de tal pacto los comento en la siguiente entrega, porque también tiene sus cosas y porque ahí está mucho del Meollo del Asunto.

 

Comentarios

¿Qué es primero, qué es más importante: la economía o la política, la política o la economía? Es una de las grandes...

enero 1, 1970

¿Qué es primero, qué es más importante: la economía o la política, la política o la economía? Es una de las grandes...

enero 1, 1970




Más de categoría

Cubrebocas VS COVID-19

Países como España y Australia, que habían controlado el brote de Coronavirus, experimentan en este momento un rebrote de...

julio 20, 2020

El Meollo del Asunto | Federación, Estados y CNDH contra el PIN Parental

La semana que recién terminó, comenté en mi espacio sobre la iniciativa presentada en el Congreso del Estado por...

julio 13, 2020

El Meollo del Asunto | El Viaje y la Madame

Es cierto que los viajes ilustran. Espero y nuestro “ya no tan querido presidente” haya regresado como el Larousse,...

julio 10, 2020

Reeducados en cuestiones de sexualidad

Es un hecho que todo lo que uno hace o deja de hacer, que todo lo que uno dice...

julio 6, 2020