Primera hoja de mi diario: Relato reflexivo

En este mes de agosto, en Argentina celebramos a los niños, su inocencia, su amor, la emoción que nos producen… En este mes de agosto, en Argentina celebramos a los niños, su inocencia, su amor, la emoción...

7 de agosto, 2018
img-20180703-wa0008

En este mes de agosto, en Argentina celebramos a los niños, su inocencia, su amor, la emoción que nos producen…

En este mes de agosto, en Argentina celebramos a los niños, su inocencia, su amor, la emoción que nos producen como padres, abuelos, bisabuelos, tíos… y la maravillosa seguridad que nos provocan de que nuestras raíces nos permitieron y nos permitirán dar ramas con sueños, flores y frutos.

 

Me llamo Silvia Alicia, me gusta mi nombre, tiene cierta musicalidad interior que me agrada.

Pronto pisaré el umbral de las siete décadas. Pertenezco, por eso, a una de las generaciones que más cambios sociales, económicos, sicológicos y filosóficos, vivió. Y para ser y estar tuve que amoldarme a tensiones y presiones de todo tipo. Pero esa lucha me hizo dúctil y resistente. Acá soy, acá estoy.

A una edad y en un momento de mi vida que parecía que ya estaba todo dado, que ya no habría más remodelaciones, que no había cosas para aprender, innovar, apareció la tecnología y nuevas formas de comunicarnos: los mails, los mensajes de texto o por Messenger, los WhatsApps… ¡y todo se modificó! La vida empezó a pedirme actualizaciones, aprendizajes, especializaciones, desafíos. Me inundó el mundo de la imagen y la palabra, de las comunicaciones y los abrazos virtuales, los hashtags y los top ten de las noticias, la lectura diversa y rápida.

Hace dos días, mi mundo interior se revolucionó: Clelia, una amiga de muchos años, una vieja compañera de trabajo con quien sigo compartiendo buenos momentos, me mandó por whats una foto: ella estrenándose de bisabuela sosteniendo en sus brazos un bultito recién nacido vestido de celeste, hijo de su nieta.

Lanzada desde el trampolín del pasado, con las fuerzas de un presente aún pleno, me sumergí en mi futuro. Como si fuese posible en un instante reconstruir el ayer, enlazarlo en el hoy y ver el mañana. Como si viese un horizonte neto en la llanura y en el mar, de tierra y de agua, de verde y de azul. Y en ese horizonte, un poco incierto, un poco seguro, mío, descifrable, yo caminaba. Llevaba en mis brazos un bultito celeste, hijo de Lana.

Reflexioné. Toda mi vida estuvo rodeada de hombres: mi único hermano caminando en paralelo, mi papá viudo durante ocho años, años que me transformaron en su compinche casi adolescente, mi esposo para el que fui y soy su sostén, mis dos hijos varones que desde sus nacimientos fueron mis soles con sus fuerzas centrípetas, dos directores de escuela que marcaron mi camino docente. Y cuando el paso se hacía más lento, las rodillas empezaron a doler, el mundo de la profesión que tantas satisfacciones me dio había acabado por el inicio del jubileo, tenía un solo deseo: ser abuela. No quería morir sin sentir esa sensación. Que imaginaba dulce y de plenitud. Mis dos nietos, también varones, la superaron. Son un renacer, un volver a darle sentido a la vida. Como si el hijo del hijo fuese ese reaseguro de la inmortalidad, de lo perenne, de lo no finito. Como si todos mis pasos adquirieran sentido porque ellos me dicen abu. Pero, siempre, todos varones. Su idiosincrasia, tan diferente a la mía, me desafió y me desafía.

Hasta que un día, por las comunicaciones on line, la noticia llegó: iba a tener una nieta. Ese mundo de varones que me había rodeado, tuvo su grieta. Y los sueños rotaron, las sensaciones se repitieron, pero en una revolución. Apareció Lana, mi pouponita, mi muñeca, mi estrellita de luz. Aparecieron los vestiditos y los moños, los rosas y las muñecas, los sueños atávicos de la princesa y el príncipe azul.

En esa revolución de los sueños, la foto de Clelia, me instala una nueva idea: el vientre, ese que será de mi sangre, que alojará una semilla, que reventará en las nueve lunas, que será regazo y consuelo. Nuevamente, aparece un deseo intenso, una utopía, un nuevo querer ser: ser bisabuela, ver el fruto de un vientre de mi fruto, ver a un niño nacer de mi niña y beber de su seno la leche. En esa revolución me veo allá, chiquita, casi una sombra, en un horizonte lejano, de tierra y de mar, con un primer bulto chillón de renovado olorcito a bebé entre los brazos.

Sentir que la vida siempre triunfa, que mi árbol tiene raíces y ramas, que mis genes continúan el camino de la vida. Que las utopías persisten aún en las siete décadas.

Sí. Esa imagen de Clelia con su bisnieto hijo de su nieta, me disparó mi pasado, me afianzó en mi presente, me dio alas para mi futuro.

Comentarios


object(WP_Query)#18056 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22224) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22224) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17983 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17947 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17949 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-06 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22224) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17979 (24) { ["ID"]=> int(80008) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:48:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:48:38" ["post_content"]=> string(4726) "Querida Tora: La chica del 42 cumplió 15 años, y en vez de fiesta el papá le regaló una cantidad de dinero considerable (para las estándares de la vecindad). La chava estaba loca de alegría, y lo primero que hizo fue invitar a todos sus amigos (y algunos que no lo eran) a un café en el King’s, que era lo que le quedaba más a mano. El día siguiente salió a la calle con su dinero, queriendo comprarse un regalo digno de la ocasión tan esperada y anhelada. Y se lo compró: unos zapatos con un tacón altísimo, llenos de pedrería y tiritas de colores, que le costaron el salario de cuatro días de trabajo de su padre. Inmediatamente se los puso, y volvió a invitar a un café a todos los jóvenes que estaban en la vecindad, con la excepción de la chava del 12, a quien no puede ver ni en pintura. Lo malo fue que llovió, y al regresar a la vecindad los zapatos se le empaparon, y se les cayeron algunas de las piedritas que tanto la enorgullecían. Pero no le importó; salió a comprar piedritas, y se las pegó a los zapatos que, aunque no quedaron como eran, todavía causaban un gran impacto. Pero todavía le quedaba dinero. Ya no le alcanzaba para otros zapatos. Ni para un vestido (con las ganas que tenía de un vestido largo de colores negro y blanco que vio en una tienda de departamentos). Entonces dijo :”Para tortas”. Y se llevó al King’s a todos los chavos, incluyendo a los ninis que no habían ido las veces anteriores. Lo pasaron de maravilla, porque los ninis se pusieron a tocar la guitarra y a cantar, y estuvieron hasta las doce de la noche. Y cuando le presentaron la cuenta, la chava se dio cuenta de la terrible realidad: no le alcanzaba para pagar. Y era que todos comieron más tortas de las que les cabían normalmente en el estómago, y las tortas eran más gordas que de costumbre. Eso fue cosa del portero, que al ver el desfile al King’s quiso sacar raja, y ordenó a los cocineros que las llenaran de miga para que se vieran más grandes y las pintaran con colores vegetales para que parecieran más apetitosas. Los muchachos se las comieron sin fijarse ni en lo que les daban, entretenidos con  las música de los ninis y la plática entre ellos (sin contar con algunas caricias pasadas de tono que hubo). La chava se fue corriendo a su casa, a pedirle dinero a su papá, pero él no le quiso dar nada, diciéndole que era increíble que se hubiera gastado todo en tres o cuatro días, sin que le quedara nada a cambio. Ella le dijo que le quedaba la satisfacción de haber invitado a todos sus amigos; y además que, seguramente, el del 38 se le iba a declarar esa noche sin falta. Esto animó al padre, pues el del 38 tenía fama de riquillo, y le dio el dinero. Hubo varios enfermos esa noche, porque el portero ordenó a sus cocineros que pusieran  mucho chile a las tortas, para que no se distinguiera el sabor de los demás ingredientes y así poder engañar a los muchachos. Pero nadie le puso mucha atención al hecho, y al día siguiente todos estaban esperando la nueva invitación de la quinceañera. Pero la invitación no llegó, y los muchachos se sintieron desilusionados. Sobre todo los ninis, que ya se hacían  ilusiones de comer ese día también. Las del 37 se molestaron un poco, y cuando se encontraron  a la chava en el patio le sacaron la lengua; ella les contestó con una majadería, y todo volvió a la normalidad. Lo más triste, sobre todo para la chava y su padre, fue que el del 38 no se le declaró. Por el contrario, pareció ignorarla cuando se cruzó con ella en la escalera. Y más tarde se enteraron de que se le había declarado a la del 12. ¡Nada menos que a la del 12! Y después de comerse las tortas que ella le “disparó” en el King’s. La chava se pasó el día entero llorando, y el padre le dio un manazo por haber sido tan tonta, que ni siquiera con esos zapatos de mujer de Lecturala calle había logrado conquistarlo. En pocos días se olvidó todo el asunto en la vecindad, pero la madre de la chava se tuvo que poner a lavar ajeno para ayudar a su marido a pagar el dinero que le había regalado. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 271" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-271" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:49:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:49:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80008" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17876 (24) { ["ID"]=> int(80266) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-27 08:31:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-27 13:31:45" ["post_content"]=> string(5165) "Querida Tora: Ya te he hablado varias veces del muchacho que trabaja (o que está buscando trabajar) en televisión. Te acuerdas, ¿no? Bueno, el otro día llegó muy contento porque había hecho un “casting” para un comercial, y se lo habían dado. Aún no sabía de qué se trataba, pero ya se veía haciendo comerciales a diestro y siniestro, y convirtiéndose en una cara famosa. Pero resulta que el comercial era de una casa que vende y atiende de todo a todo a perros. ¡Y él odia a los perros! Desde chiquito les ha tenido aversión; y cuando tenía cinco años un perrazo lo mordió, y ahora les tiene verdadero pavor. La madre le dijo que no lo aceptara; pero él contestó que no podía rechazar una oportunidad así, que lo haría. Para prepararse, empezó por llenar su casa de fotos de perros. Las sacó de revistas, de internet, de donde pudo. Y las contemplaba todo el día. Pobrecito. No podía ni comer. Y por las tardes, le dolía el estómago. Luego, intentó hacer amistad con Pucho, el perro ese tan sangrón de una vecina. Se le acercó (previo permiso de su quisquillosa dueña), le habló bonito, le dio algo de comer y luego intentó acariciarlo. Pero no pudo ni tocarlo. Hizo todo lo posible, a mi me consta, pero no pudo ponerle la mano encima. Y, además, Pucho le ladró, furioso. Esa noche, el chavo no durmió. Sin  embargo, no se dio por vencido. Buscó otro perro con el cual hacer amistad, pero no lo halló. Y el día de la filmación del comercial se acercaba a pasos agigantados. Entonces, se le ocurrió ir a la perrera a trabajar. Y como lo pensó, lo hizo. Le dieron un puesto en el equipo de limpieza, y se encargaba de recoger todos los desechos que había. Haciendo de tripas corazón, logró limpiar la perrera entera, pero no tuvo contacto con los animales. Todo fue de lejecitos. Sin embargo, se sintió bastante animado. Pero el día siguiente le dijeron que llevara un perro bulldog al veterinario, porque estaba deprimido. Pero no logró ponerle la cadena para sacarlo de la jaula, y lo corrieron de su empleo. Se conformó con volver a tratar de intimar con Pucho, pero el desgraciado le enseñaba los dientes en cuanto se le acercaba, y el recuerdo de aquella mordida lo hacía temblar de la cabeza a los pies. La madre estaba muy angustiada, y todos los días le rogaba que renunciara al comercial; pero el chavo decía que no, que era su obligación hacerlo. Por fin , llegó el día tan temido… y tan deseado. Yo me fui con él, deseoso de ver qué ocurría; y la madre se quedó llorando, después de darle la bendición y tres estampitas de santos “para que lo ampararan y protegieran”- El muchacho iba pálido y tembloroso; pero en cuanto llegó al lugar de la filmación se irguió, se pellizcó los cachetes para que adquirieran color, y se dirigió con paso firme hacia el perro que un ayudante tenía bien sujeto, porque no hacía más que ladrar y tirar dentelladas al aire. ¿Y qué crees que pasó? El muchacho se agachó, acarició al perro (así como lo oyes: le pasó la mano desde la cabeza hasta la cola, sin temblar ni nada), y el animalito volteó a mirarlo, así como agradecido. Total, que el chavo se puso a jugar con él, y las cámaras filmaron todo eso, que quedó muy bonito. Ya parecía que todo había acabado, pero el productor dijo que faltaba una parte, porque el patrocinador era un dentista de perros; y el muchacho tuvo que abrirle la boca al animal y bajarle el labio para que se vieran bien los dientes. Pues lo hizo. Y a la primera. El director quedó muy complacido. Yo estaba francamente asombrado. ¿Cómo logró el chavo dominarse tan completamente? Después de mucho pensar, concluí que había sido la necesidad… y el deseo de hacer las cosas bien. Fue un esfuerzo enorme de voluntad, pero logró lo que se había propuesto, aunque esa tarde tuvo la presión muy alta. Pero la madre le dio de comer cosas ligeras y sabrosas, que no le cayeron mal. ¡Y lo hubieras oído platicar la experiencia! El mismo no lo podía creer, y besó todas las estampitas que su madre le había dado en señal de agradecimiento. Sin embargo, cuando salió al patio, Pucho venía de la calle y se le quiso echar encima, ladrando furiosamente. La dueña apenas lo pudo contener, y el chavo casi se desmaya (tenía la presión alta, no se te olvide). Pero logró sonreír y hasta decir a la vecina, de muy buena manera, que había que mandar a Pucho a la escuela para perros para que aprendiera a comportarse. Total, fue un asunto que acabó muy bien. Yo quise recompensar al muchacho (a mi manera, claro), y me acerqué a lamerle la mano. Pero en cuanto vio mis dientes retiró la mano. Por si acaso. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 272" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-272" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-27 08:31:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-27 13:31:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80266" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17979 (24) { ["ID"]=> int(80008) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:48:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:48:38" ["post_content"]=> string(4726) "Querida Tora: La chica del 42 cumplió 15 años, y en vez de fiesta el papá le regaló una cantidad de dinero considerable (para las estándares de la vecindad). La chava estaba loca de alegría, y lo primero que hizo fue invitar a todos sus amigos (y algunos que no lo eran) a un café en el King’s, que era lo que le quedaba más a mano. El día siguiente salió a la calle con su dinero, queriendo comprarse un regalo digno de la ocasión tan esperada y anhelada. Y se lo compró: unos zapatos con un tacón altísimo, llenos de pedrería y tiritas de colores, que le costaron el salario de cuatro días de trabajo de su padre. Inmediatamente se los puso, y volvió a invitar a un café a todos los jóvenes que estaban en la vecindad, con la excepción de la chava del 12, a quien no puede ver ni en pintura. Lo malo fue que llovió, y al regresar a la vecindad los zapatos se le empaparon, y se les cayeron algunas de las piedritas que tanto la enorgullecían. Pero no le importó; salió a comprar piedritas, y se las pegó a los zapatos que, aunque no quedaron como eran, todavía causaban un gran impacto. Pero todavía le quedaba dinero. Ya no le alcanzaba para otros zapatos. Ni para un vestido (con las ganas que tenía de un vestido largo de colores negro y blanco que vio en una tienda de departamentos). Entonces dijo :”Para tortas”. Y se llevó al King’s a todos los chavos, incluyendo a los ninis que no habían ido las veces anteriores. Lo pasaron de maravilla, porque los ninis se pusieron a tocar la guitarra y a cantar, y estuvieron hasta las doce de la noche. Y cuando le presentaron la cuenta, la chava se dio cuenta de la terrible realidad: no le alcanzaba para pagar. Y era que todos comieron más tortas de las que les cabían normalmente en el estómago, y las tortas eran más gordas que de costumbre. Eso fue cosa del portero, que al ver el desfile al King’s quiso sacar raja, y ordenó a los cocineros que las llenaran de miga para que se vieran más grandes y las pintaran con colores vegetales para que parecieran más apetitosas. Los muchachos se las comieron sin fijarse ni en lo que les daban, entretenidos con  las música de los ninis y la plática entre ellos (sin contar con algunas caricias pasadas de tono que hubo). La chava se fue corriendo a su casa, a pedirle dinero a su papá, pero él no le quiso dar nada, diciéndole que era increíble que se hubiera gastado todo en tres o cuatro días, sin que le quedara nada a cambio. Ella le dijo que le quedaba la satisfacción de haber invitado a todos sus amigos; y además que, seguramente, el del 38 se le iba a declarar esa noche sin falta. Esto animó al padre, pues el del 38 tenía fama de riquillo, y le dio el dinero. Hubo varios enfermos esa noche, porque el portero ordenó a sus cocineros que pusieran  mucho chile a las tortas, para que no se distinguiera el sabor de los demás ingredientes y así poder engañar a los muchachos. Pero nadie le puso mucha atención al hecho, y al día siguiente todos estaban esperando la nueva invitación de la quinceañera. Pero la invitación no llegó, y los muchachos se sintieron desilusionados. Sobre todo los ninis, que ya se hacían  ilusiones de comer ese día también. Las del 37 se molestaron un poco, y cuando se encontraron  a la chava en el patio le sacaron la lengua; ella les contestó con una majadería, y todo volvió a la normalidad. Lo más triste, sobre todo para la chava y su padre, fue que el del 38 no se le declaró. Por el contrario, pareció ignorarla cuando se cruzó con ella en la escalera. Y más tarde se enteraron de que se le había declarado a la del 12. ¡Nada menos que a la del 12! Y después de comerse las tortas que ella le “disparó” en el King’s. La chava se pasó el día entero llorando, y el padre le dio un manazo por haber sido tan tonta, que ni siquiera con esos zapatos de mujer de Lecturala calle había logrado conquistarlo. En pocos días se olvidó todo el asunto en la vecindad, pero la madre de la chava se tuvo que poner a lavar ajeno para ayudar a su marido a pagar el dinero que le había regalado. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 271" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-271" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:49:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:49:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80008" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(7) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b74c7450691ce840bba8337e86ff10c9" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 17, 2022

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 27, 2022




Más de categoría

ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO

A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora...

julio 1, 2022

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022