Otro año sin Juan Gabriel

El tiempo es implacable: hace dos años Juan Gabriel partió de este mundo. El tiempo es implacable: hace dos años Juan Gabriel partió de este mundo. Parece que fue ayer. Todavía me cuesta creer que el Divo...

28 de agosto, 2018
RHT
juanga

El tiempo es implacable: hace dos años Juan Gabriel partió de este mundo.

El tiempo es implacable: hace dos años Juan Gabriel partió de este mundo. Parece que fue ayer. Todavía me cuesta creer que el Divo de Juárez ya no está con nosotros. Él no, pero su música sí.

Aquel domingo 28 de agosto de 2016 fue un día triste para los mexicanos. Estoy seguro que un número enorme de personas recuerdan bien lo que hacían el día que murió Juan Gabriel.

¿Por qué queremos tanto a este personaje? Hay muchas razones, pero la principal es su música. ¿Quién no conoce alguna canción de él? Millones de mexicanos crecimos con sus acordes y sus melodías. ¿A quién no le rompieron el corazón y en la desesperación no se puso a cantar y a llorar Yo no nací para amar? ¿Quién no, arrepentido por dejar ir al amor de su vida, cantó estas estrofas: «Yo tuve la culpa de todo / no supe tu amor aquilatar / merezco tu olvido y tu ausencia / ya nunca tendré más tu amor»? Versos de zozobra con un genial toque kitsch en la palabra aquilatar: no valorar, apreciar, justipreciar; no: aquilatar, como si fuese oro de 24 kilates. Cuando escucho esta frase en la canción emerge la imagen del divo en mi mente (Siempre en mi mente), una imagen de oro que uno no puede dejar de aquilatar. Eso sólo lo puede lograr Juan Gabriel.

Qué tal esta otra estrofa: «no te guardo rencor / eres libre de ti / pero te pido un favor / que no hables bien ni mal de mí / Olvidarnos tú y yo / será mucho mejor / fácil es para ti / ya que tienes otro amor».

Juan Gabriel tiene canciones para todos los estados de ánimos. Y, claro, no pueden faltar las canciones de amor ardido, de ese que duele hasta el tuétano. Mire usted esta: «Y ese tonto que te quiere / y que se enamoró de ti / no sabe lo que le espera / piensa que va a ser feliz / inocente pobre amigo / no sabe que va a sufrir / sobre aviso no hay engaño / sé muy bien que ya te vas / dile a ese que hoy te ama / que para amarte nada más / para eso a él le falta / lo que yo tengo de más.» ¿Qué es eso que el amante despechado tiene de más? ¿Así o más rencor?




No todo en JuanGa es cortarse las venas. El Divo nos pone de buen humor cuando más lo necesitamos. ¿Quién no sonríe, por enojado que esté, si de repente escucha en la radio Buenos días, señor sol? «Buenos días alegría / buenos días al amor / buenos días a la vida / buenos días señor sol.» Si uno amanece con cara de pocos amigos, esta canción sin duda nos dibuja una sonrisa grande en el rostro. Es más, estoy seguro que hasta los malévolos sicarios y narcos de Tamaulipas se ponen contentos como una manzana si escuchan estas notas: «A mí me gusta mucho estar en la frontera / porque la gente es más sencilla y más sincera / me gusta cómo se divierte y cómo lleva / la vida alegre, positiva y sin problemas.» Y Ciudad Juárez, con toda su violencia y problemática, con todas sus muertas y desaparecidas, se vuelve la ciudad de la alegría, aquella «donde debe vivir Dios», como dice la canción Juárez es el No. 1.

Juan Gabriel también puede ser poético: «Tú eres la tristeza de mis ojos / que lloran en silencio por tu amor / me miro en el espejo y veo en mi rostro / el tiempo que he sufrido por tu adiós / obligo a que te olvide el pensamiento / pues siempre estoy pensando en el ayer / prefiero estar dormido que despierto / de tanto que me duele que no estés.» Nadie podría poner en duda que el Divo de Juárez tenía una inclinación natural a la poesía y a la metáfora: que alguien sea la tristeza de otros ojos, unos ojos que lloran en silencio; que el rostro de uno sea transformado por el espejo en tiempo, un tiempo sufrido por el adiós… el dolor de la ausencia. Oh, Dios. Me remite de algún modo al rostro que emerge muerto del espejo en un poema de Cesare Pavese (Verrà la morte e avrà i tuoi occhi). Sin duda un pasaje muy bien logrado.

La importancia de Juan Gabriel como compositor lo coloca, a mi juicio, en la sagrada trilogía de la música popular mexicana: JuanGa, Lara, José Alfredo. No hay mexicano que no conozca o no haya cantado al menos una canción de Juan Gabriel. La grandeza de su figura (sí: grandeza) se tradujo en las condolencias, el reconocimiento y en la loa que la Casa Blanca expresó en un comunicado de fecha 29 de agosto de 2016 –o sea, un día después de la muerte del Divo– firmado por el presidente Obama:

«Durante más de cuarenta años, Juan Gabriel llevó su amada música mexicana a millones, trascendiendo fronteras y generaciones. Para muchos méxico-americanos, mexicanos y gente de todo el mundo, su música suena a casa (sounds like home). Con sus letras románticas, presentaciones apasionadas y estilo singular, Juan Gabriel cautivó audiencias e inspiró a incontables jóvenes músicos. Fue uno de los grandes de la música latina y su espíritu vivirá en sus perdurables canciones y en los corazones de los fans que lo amaban.»

Juan Gabriel es una leyenda viviente. Viviente porque, como dijo Obama, su espíritu vive en sus canciones y en los corazones de sus fans. En ese sentido, Juan Gabriel no ha muerto; o, como dice Gilberto Prado Galán, toda una autoridad en materia de palíndromos: «A divo, vida». Y una muy larga… quiero decir vida. Es una leyenda no sólo por sus memorables canciones, sino por dos razones, en mi opinión, fundamentales: su humilde origen y su orientación sexual. Juan Gabriel forjó su leyenda desde que nació sumido en la pobreza. ¿Cuántos mexicanos no nacen bajo condiciones de pobreza y marginación? ¿Y cuántos de ellos pueden romper este sino? Muy pocos. No sólo durante sus vidas: el hado de la pobreza trasciende generaciones. Es algo terrible de mencionar y de concebir: estar condenado a la pobreza. Juan Gabriel pudo vencer la adversidad económica, la discriminación, la falta de oportunidades. Sufrió como millones de mexicanos, pero al final venció. Por eso la gente lo quiere tanto y lo siente tan cercano: es uno de nosotros: si él pudo, todos tenemos esperanzas.

Y no sólo venció a la pobreza. Juan Gabriel venció al prejuicio machista y homofóbico: afirmó su orientación sexual en tiempos muy difíciles. Si ahora la gente con orientación sexual diversa se las ve muy duras para afirmar su identidad, imagínese usted lo que habrá sido aquello en los años 60, cuando nuestro Divo era un adolescente, un chico que se sentía atraído por chicos. Puedo imaginarme la retahíla de insultos y ofensas que tuvo que aguantar en una tierra bronca y pendenciera como Ciudad Juárez, donde se dan los hombres de verdad, no como el chiste: hombres que se dan unos a otros, sino hombres de verdad de verdad, porque allá en el norte se repiten las palabras para hacer énfasis: «eres honesto honesto, honesto honesto», como dijo El Bronco a AMLO en un debate; o como el famoso «¿no quieres nada nada nada nada nada nada nada nada nada? – ¡Que no, que no!» de Juan Gabriel.

El triunfo de nuestro Divo, su afirmación homosexual, es también el triunfo y la afirmación de la comunidad gay. JuanGa fue un precursor, abrió camino a la comunidad, y eso no puede pasar desapercibido. No estoy diciendo que sin él la comunidad no hubiera logrado lo que ha logrado, pero sin duda Juan Gabriel fue un estandarte y su triunfo fue el triunfo de todos: de los gays, de los pobres, de los marginados, de los discriminados. Por eso queremos tanto a JuanGa.

Así que vamos hoy a rendir tributo a Juan Garbiel: vamos todos a subirle al estéreo, y a todo volumen cantemos una canción del Divo de Ciudad Juárez. Que no le dé a usted pena si en un semáforo la gente se le queda viendo mientras usted canta con todas sus ganas: «No tengo dinero / ni nada que dar / lo único que tengo / es amor para amar / Si así tú me quieres / te puedo querer / pero si no puedes / ni modo, qué hacer!

¡A divo, vida! ¡Que viva Juan Gabriel!

Comentarios
object(WP_Query)#17702 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22468) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-03-2021" ["before"]=> string(10) "21-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22468) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-03-2021" ["before"]=> string(10) "21-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17628 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17694 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17667 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "24-03-2021" ["before"]=> string(10) "21-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-24 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-21 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22468) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17674 (24) { ["ID"]=> int(63431) ["post_author"]=> string(3) "167" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-06 08:54:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 13:54:20" ["post_content"]=> string(6062) "En el gremio médico, bien se dice que “el que solamente sabe de medicina, ni de medicina sabe”. Es por ello que el día de hoy en esta columna, haremos honor al Dr. Gianluigi Colalucci, el restaurador más importante del siglo XX, quien el martes 29 de marzo falleció a los 92 años. Mucha gente se puede preguntar cómo se han mantenido centenares de obras del trecento, quattrocento y cinquecento italiano en los Museos Vaticanos. La gran labor no fue del artista, si no, pongamos de ejemplo al fresco de Leonardo da Vinci, ubicado en la Catedral de Santa Maria delle Grazie, en Milán, mundialmente conocido por se la representación más famosa de la escena bíblica de la Última Cena, donde gran parte de los pigmentos y detalles de la obra han desaparecido por tanto una mala técnica usada por el florentino y por la mala calidad de la conservación y restauración de la obra a lo largo de los siglos.  Por otro lado, en el costado derecho de la Basílica de San Pedro, se encuentra la obra pictórica más grande del mundo (abarcando más de 1,100 m2), y cuya restauración, que terminó en 1994, además de ser altamente controversial, les dio una luz nueva a los frescos diseñados por el artista (que para mi es el más grande de todos los tiempos) Michelangelo Buonarroti. Estos frescos, se pensaba, eran opacos, dramáticos, basados en la técnica popularizada en el manierismo “chiaroscuro” y con pocos matices lumínicos, pero cuando el Dr. Colalucci fue nombrado por el Papa Juan Pablo II en 1980 para realizar la restauración más dramática de dicho siglo, se encontraron escenas bíblicas llenas de colores, nítidas, brillantes y absolutamente majestuosas debajo de capas de suciedad y restauraciones pasadas que no beneficiaron a la obra. Un ejemplo clásico para observar el dramatismo de este contraste es la Gioconda del Louvre (oscura, con un tono ocre, sucia) y la del Prado, esta última estando bien conservada y restaurada por el museo español (llena de colores, justo como la vio da Vinci). El Dr. Colalucci puede ser un desconocido por varios lectores de esta pequeña columna hasta el día de hoy, pero en el mundo del arte es un punto de inflexión sobre la forma de restaurar obras tan complicadas (porque recordemos que un fresco es una técnica difícil de hacer, basada en huevo y pigmentos orgánicos, y la ubicación del de Miguel Ángel no es para nada fácil de acceder por su elevación a más de 13.4 metros del espectador), y tan importantes por su valor religioso, artístico y cultural (¡quién no conoce el detalle de la mano de Adán aproximándose a la mano de Dios!), y por ello se merece el más alto respeto del mundo entero. Además, caben mencionar en esta columna varias maravillas que se encuentran en la Sistina, como las decenas de símil a la anatomía humana ubicadas a lo largo del fresco, como la forma de cerebro que se encuentra en la escena de la creación, donde Dios, su manto rojo y sus ángeles forman una silueta casi perfecta de un encéfalo humano, o el parecido exacto de la sibila libia a la de la primera vértebra cervical (llamada “Atlas). Finalmente, quiero hacer la invitación al lector a cuatro cosas: La primera, poder visitar la magnífica réplica de la Capilla Sixtina que viaja por todo México (y que al día de hoy se ubica en Cancún), o una réplica bastante semejante pintada por Don Miguel Macías, ubicada en la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, localizada en la Colonia Moctezuma, de la Alcaldía Venustiano Carranza; segunda, la lectura de Miguel Ángel y yo, libro del Dr. Colalucci sobre la restauración de la Capilla; tercera, a la lectura de varios artículos que se ubican en la parte inferior de la columna, donde se realizan detallados análisis de las pinturas miguelangelinas; y cuarto, a ver las próximas videocolumnas que empezaré a realizar y varios de mis compañeros colaboradores han estado realizando en la plataforma (https://www.youtube.com/watch?v=Lyd8CG0Yo7o) . Referencias:
  1. Colalucci G. Michelangelo Buonarroti: Restoration of the Frescoes on the Vaulted Ceiling and the Last Judgment in the Sistine Chapel. Conservation Science in Cultural Heritage 2016;16(1):89-108.
  2. Colalucci G. On the Science of Art Restoration. World Futures 1994;40(1-3):133-134.
  3. Colalucci G, Plasencia A. Touching the Soul of Michelangelo. MIT Press Scolarship Online 2017; May(1).
  4. Grassi E, Palumnbo P. Seen/Unseen: Michelangelo master of camouflage and deception. Progress in Neuroscience 2013;1(1-4):117-123.
  5. Verlicchi A. Hidden anatomy in the Sistine Chapel ceiling: an overview. Progress in Neuroscience 2013;1(1-4):124-127.
" ["post_title"]=> string(29) "El Restaurador de los Frescos" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "el-restaurador-de-los-frescos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-06 08:54:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 13:54:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63431" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17593 (24) { ["ID"]=> int(63195) ["post_author"]=> string(2) "60" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-31 11:58:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-31 16:58:35" ["post_content"]=> string(8132) "Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu, conocido como Agustín de Iturbide o Agustín I, nació en Valladolid, hoy Morelia (Virreinato de Nueva España), y falleció el 27 de septiembre de 1783 en PadillaTamaulipas, el 19 de julio de 1824. Durante las primeras etapas de la guerra por la Independencia de México, Iturbide militó en el ejército realista combatiendo a los insurgentes. Posteriormente, durante el marco del trienio liberal en España, fue designado comandante para combatir a Vicente Guerrero, jefe de los rebeldes en la Sierra Madre del Sur. Proclamó el Plan de Iguala el 24 de febrero de 1821.   Más adelante, en agosto del mismo año firmó los Tratados de Córdoba con Juan O'Donojú. De esta manera se logró consumar la Independencia el 27 de septiembre de 1821. Presidió la regencia del primer gobierno provisional mexicano. El 18 de mayo de 1822 fue proclamado emperador en las calles de la capital, y el Congreso al día siguiente lo eligió formalmente para jurar su investidura solemne el 22. Fue coronado dos meses más tarde con el nombre de Agustín I.  En diciembre de 1822, Antonio López de Santa Anna proclamó el Plan de Veracruz, provocando que los antiguos insurgentes de ideas republicanas e inconformes con el régimen imperial se levantaran en armas. En febrero de 1823, se firmó el Plan de Casa Mata, como resultado, los borbonistas y republicanos unieron sus fuerzas para apoyar el derrocamiento de Iturbide.  El emperador decidió abdicar en marzo de 1823 para luego exiliarse en Europa. El Congreso le asignó una pensión anual de 25 mil pesos a Iturbide con la condición de que estableciera su residencia en cualquier lugar de Italia. También su familia tendría el derecho de la pensión que las leyes designasen en caso de muerte del exemperador. El 9 de mayo, Iturbide llegó a la desembocadura del río La Antigua, Veracruz, y Guadalupe Victoria acudió a despedirlo; el exemperador, como muestra de gratitud y reconocimiento, quiso regalarle un reloj; el exinsurgente no lo quiso admitir y le dio a cambio un pañuelo de seda, el cual guardó hasta el momento de su muerte. El 11 de mayo de 1823, Iturbide en compañía de su esposa, ocho hijos y diecinueve sirvientes, se embarcó en la fragata inglesa Rowllins con destino a Europa. ​Asimismo, solicitó protección por temor a ser atacado por un barco pirata o un barco español.  Durante su ausencia, el Congreso Mexicano, previamente reinstalado por Agustín I, lo declaró “traidor y fuera de la ley en caso de que se presente en el territorio mexicano, declarándolo como enemigo público del Estado, y a todo aquel que le ayude a su regreso”. Iturbide, sin conocer esta resolución, regresó a México en julio de 1824 para advertir al gobierno sobre una conspiración para reconquistar México, pero al desembarcar en Tamaulipas fue arrestado y posteriormente ejecutado por un pelotón de fusilamiento. En 1838, bajo la presidencia de Anastasio Bustamante, sus restos mortales fueron trasladados a la Ciudad de México, y colocados con honores en la Capilla de San Felipe de Jesús en la Catedral Metropolitana, donde se exhiben en una urna de cristal. Su nombre, en asociación con la bandera nacional, fue conservado durante mucho tiempo en una estrofa de la letra original del Himno Nacional de México, la cual se suprimió en 1943.  Paradójicamente, el sable que utilizó Iturbide durante el desfile de entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, fue colocado en el salón del Congreso junto con los nombres escritos en letras de oro de los insurgentes a quienes había combatido. Al ser fusilado el 19 de julio de 1824, Iturbide expresó estas últimas palabras: “¡Mexicanos!, en el acto mismo de mi muerte, os recomiendo el amor a la patria y observancia de nuestra santa religión; ella es quien os ha de conducir a la gloria. Muero por haber venido a ayudaros, y muero gustoso, porque muero entre vosotros: muero con honor, no como traidor: no quedará a mis hijos y su posteridad esta mancha: no soy traidor”. Te puede interesar : De 1822 – Agustín de Iturbide es oficialmente coronado como primer Emperador de México Te puede interesar : De 1783 – Nace Agustín de Iturbide NOTAS   https://es.wikipedia.org/wiki/Agust%C3%ADn_de_Iturbide" ["post_title"]=> string(16) "Un imperio fugaz" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "un-imperio-fugaz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-31 11:58:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-31 16:58:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63195" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17674 (24) { ["ID"]=> int(63431) ["post_author"]=> string(3) "167" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-06 08:54:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 13:54:20" ["post_content"]=> string(6062) "En el gremio médico, bien se dice que “el que solamente sabe de medicina, ni de medicina sabe”. Es por ello que el día de hoy en esta columna, haremos honor al Dr. Gianluigi Colalucci, el restaurador más importante del siglo XX, quien el martes 29 de marzo falleció a los 92 años. Mucha gente se puede preguntar cómo se han mantenido centenares de obras del trecento, quattrocento y cinquecento italiano en los Museos Vaticanos. La gran labor no fue del artista, si no, pongamos de ejemplo al fresco de Leonardo da Vinci, ubicado en la Catedral de Santa Maria delle Grazie, en Milán, mundialmente conocido por se la representación más famosa de la escena bíblica de la Última Cena, donde gran parte de los pigmentos y detalles de la obra han desaparecido por tanto una mala técnica usada por el florentino y por la mala calidad de la conservación y restauración de la obra a lo largo de los siglos.  Por otro lado, en el costado derecho de la Basílica de San Pedro, se encuentra la obra pictórica más grande del mundo (abarcando más de 1,100 m2), y cuya restauración, que terminó en 1994, además de ser altamente controversial, les dio una luz nueva a los frescos diseñados por el artista (que para mi es el más grande de todos los tiempos) Michelangelo Buonarroti. Estos frescos, se pensaba, eran opacos, dramáticos, basados en la técnica popularizada en el manierismo “chiaroscuro” y con pocos matices lumínicos, pero cuando el Dr. Colalucci fue nombrado por el Papa Juan Pablo II en 1980 para realizar la restauración más dramática de dicho siglo, se encontraron escenas bíblicas llenas de colores, nítidas, brillantes y absolutamente majestuosas debajo de capas de suciedad y restauraciones pasadas que no beneficiaron a la obra. Un ejemplo clásico para observar el dramatismo de este contraste es la Gioconda del Louvre (oscura, con un tono ocre, sucia) y la del Prado, esta última estando bien conservada y restaurada por el museo español (llena de colores, justo como la vio da Vinci). El Dr. Colalucci puede ser un desconocido por varios lectores de esta pequeña columna hasta el día de hoy, pero en el mundo del arte es un punto de inflexión sobre la forma de restaurar obras tan complicadas (porque recordemos que un fresco es una técnica difícil de hacer, basada en huevo y pigmentos orgánicos, y la ubicación del de Miguel Ángel no es para nada fácil de acceder por su elevación a más de 13.4 metros del espectador), y tan importantes por su valor religioso, artístico y cultural (¡quién no conoce el detalle de la mano de Adán aproximándose a la mano de Dios!), y por ello se merece el más alto respeto del mundo entero. Además, caben mencionar en esta columna varias maravillas que se encuentran en la Sistina, como las decenas de símil a la anatomía humana ubicadas a lo largo del fresco, como la forma de cerebro que se encuentra en la escena de la creación, donde Dios, su manto rojo y sus ángeles forman una silueta casi perfecta de un encéfalo humano, o el parecido exacto de la sibila libia a la de la primera vértebra cervical (llamada “Atlas). Finalmente, quiero hacer la invitación al lector a cuatro cosas: La primera, poder visitar la magnífica réplica de la Capilla Sixtina que viaja por todo México (y que al día de hoy se ubica en Cancún), o una réplica bastante semejante pintada por Don Miguel Macías, ubicada en la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, localizada en la Colonia Moctezuma, de la Alcaldía Venustiano Carranza; segunda, la lectura de Miguel Ángel y yo, libro del Dr. Colalucci sobre la restauración de la Capilla; tercera, a la lectura de varios artículos que se ubican en la parte inferior de la columna, donde se realizan detallados análisis de las pinturas miguelangelinas; y cuarto, a ver las próximas videocolumnas que empezaré a realizar y varios de mis compañeros colaboradores han estado realizando en la plataforma (https://www.youtube.com/watch?v=Lyd8CG0Yo7o) . Referencias:
  1. Colalucci G. Michelangelo Buonarroti: Restoration of the Frescoes on the Vaulted Ceiling and the Last Judgment in the Sistine Chapel. Conservation Science in Cultural Heritage 2016;16(1):89-108.
  2. Colalucci G. On the Science of Art Restoration. World Futures 1994;40(1-3):133-134.
  3. Colalucci G, Plasencia A. Touching the Soul of Michelangelo. MIT Press Scolarship Online 2017; May(1).
  4. Grassi E, Palumnbo P. Seen/Unseen: Michelangelo master of camouflage and deception. Progress in Neuroscience 2013;1(1-4):117-123.
  5. Verlicchi A. Hidden anatomy in the Sistine Chapel ceiling: an overview. Progress in Neuroscience 2013;1(1-4):124-127.
" ["post_title"]=> string(29) "El Restaurador de los Frescos" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "el-restaurador-de-los-frescos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-06 08:54:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 13:54:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63431" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(14) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "97cb01eeaad2742a81271cbcb8507a48" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El Restaurador de los Frescos

En el gremio médico, bien se dice que “el que solamente sabe de medicina, ni de medicina sabe”. Es por ello que...

abril 6, 2021
Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu

Un imperio fugaz

Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu, conocido como Agustín de Iturbide o Agustín I, nació en Valladolid, hoy Morelia (Virreinato de Nueva España), y falleció el 27...

marzo 31, 2021




Más de categoría

Ciudad de mis amores

Hace unas horas terminé de escribir un relato con el pretexto de desmenuzar la Ciudad de México como personaje...

abril 20, 2021

CARTAS A TORA 220

Querida Tora: Hay una familia que vive en el 51, muy tranquila, muy agradable. El señor, sobre todo, es...

abril 16, 2021

Recordando al General y Político Francisco J. Múgica

Francisco José Múgica Velázquez  nació en Tingüindín (Michoacán) el 3 de septiembre de 1884, y falleció en la Ciudad de México el...

abril 14, 2021
Los Olvidos

LOS OLVIDOS | Parte 29 

A las 8.30 de la mañana del día siguiente, estaba yo en la sacristía del Sagrado Corazón de Costa...

abril 14, 2021