Marilyn Monroe: leer contra el prejuicio

Quien prejuzga se equivoca, pero, además, es injusto. El error se relaciona con la inexactitud intelectual, con el defecto en el raciocinio o en la percepción, pero no necesariamente con la moralidad. Por otra parte, el prejuicio...

6 de octubre, 2020

Quien prejuzga se equivoca, pero, además, es injusto. El error se relaciona con la inexactitud intelectual, con el defecto en el raciocinio o en la percepción, pero no necesariamente con la moralidad. Por otra parte, el prejuicio es una lesión que impacta tanto en el aspecto intelectual, en términos de acierto o error, como en el sentimiento de justicia en términos de bondad, humanidad y compasión. Quien prejuzga no solo se equivoca sino que, además, condena. El aspecto más áspero de la condena, por otro lado, es que por definición y por naturaleza, siempre se expresa en una sentencia dotada de consecuencias. Quien prejuzga se equivoca, condena y sobre todo es cruel e inhumano.

Eternamente joven, con el teléfono en la mano para una llamada perpetua que no pudo terminar o que tal vez nunca comenzó, Marilyn sería así siempre marinero en tierra, demasiado joven como para estar triste y, sin embargo, sufriendo, como los árboles que imaginó.

En 2014, Chistie’s, la famosa casa de subastas, ofreció al público la biblioteca de Marilyn Monroe. Ya desde meses atrás, el proceso de catalogación de los más de 400 volúmenes de la colección había despertado el interés más allá de sus admiradores habituales. Aquella mujer que había posado desnuda para Playboy entre vaporosas sábanas de satín, era la misma que había sido fotografiada en muchas ocasiones, durante los descansos de las filmaciones, leyendo a Proust y a Dostoyevski. El prejuicio mata y lo hace con mayor contundencia que la violencia física o la enfermedad, pues es una condena que no concede segunda instancia ni recurso de casación o alzada. A Marilyn se le juzgó en vida y se le sentenció para siempre a ser la “rubia tonta”, fútil y frívola, el objeto sexual por excelencia.

Es verdad que, so pretexto de la subasta, nadie pretendió convertir a la bomba rubia en una intelectual incomprendida, ni siquiera cuando Seix Barral, en una hermosa y bien cuidada edición facsimilar, dio a conocer en Fragmentos sus poemas, ideas, material gráfico y reflexiones, desligadas en el tiempo pero unidas en la tristeza y el silencio. Entre aquellos pequeños textos, muchos clamaban por la esperanza. En cambio, en muchos ambientes se experimentó una renovada curiosidad no solo respecto a las lecturas y temas intelectuales de quien se suponía no tenía ninguno, sino también por sus nexos con los creadores de la alta cultura de su tiempo e incluso con científicos. Todo ello envuelto en un sentimiento de injusticia e incomprensión respecto de una parte luminosa en la personalidad de quien solo teníamos como objeto de deseo y fuente de escándalos.

Si es cierto, como señala el lugar común, que una biblioteca representa una radiografía íntima de su propietario, la de Monroe señala un espíritu complejo y una personalidad multifacética. Algunos de sus libros son auténticas joyas, poco comunes en bibliotecas más sencillas, como un ejemplar del De humanis corporis fabrica de Andrea Vesalius, y otros son obras de gran aliento y profundo sentido cultural. Constan en su inventario los volúmenes del Cuarteto de Alejandría de Durrell; temas de análisis muy serio sobre las preocupaciones que entonces reinaban en el debate intelectual como Minister of death: The Adolf Eichman Story del juez Quentin Reynolds —famoso por su célebre libro de memorias “Sala de jurados”—. También contenía una pequeña pero muy selecta sección de literatura rusa que apreciaba especialmente por su sentido espiritual: Ana Karenina de Tolstoi y Humo de Tuergeneiev, y muy próximos al centro de su corazón, los libros de Dostoievsky: La casa de los muertos, Crimen y castigo y uno de sus libros más queridos: Los hermanos Karamazov, del que siempre acarició la idea de encarnar a Grushenka, sueño que nunca le fue posible cumplir. 

Sobre la incomprensión que reinó en torno a Marilyn, destaca el hecho de que John Edgar Hoover, el emblemático director del FBI, sospechara de ella, no solo por su relación sentimental con los hermanos Kennedy, sino también por su colección de escritos políticos en torno a la izquierda estadounidense, y su relación cercanísima con Sinatra y Elia Kazan (este último tuvo que comparecer frente a la comisión inquisitorial de McCarthy con el resultado ominoso de la delación del director de cine contra sus colegas y amigos). Para Hoover, Marilyn era comunista y sus películas estaban financiadas por sus correligionarios. Sus sospechas —que en el caso del padre de la CIA y del FBI eran sentencias por sí mismas— se vieron acrecentadas con la visita de la actriz a México en la que, según él, se habrían verificado reuniones con distintos grupos comunistas. La complicada relación de la actriz con los Kennedy, la patológica obsesión del expresidente John F, Kennedy con las mujeres y las sospechas de Hoover son algunas de las razones que han inspirado las teorías que ven la muerte de Marilyn más como un homicidio de Estado que como un suicidio. 

Amigos, amantes, sueños, ídolos y fuentes de paz fueron los libros y los autores que Monroe conservó en su biblioteca. Ahí están Adiós a las armas y El sol también amanece, ambas de Hemingway; ahí está Suave es la noche de Fitzgerald; leídos y releídos los ejercicios espirituales de Loyola y La última tentación de Cristo de Kazantzakis; muestras de su vida cotidiana como The new joy of cooking de Inna S. Rombauer, que conserva manchas de aceite, harina y tomate, que muestra insistentes marcas en sus recetas favoritas y hasta una lista de compra de puño y letra de la cocinera aficionada; muestras de cariño indelebles como The flore in drama and Glamour de Stark Young dedicado por Lee Strasberg en la navidad de 1955; un ejemplar de Mujer dedicado por la autora Lina Roland; la Torah que le dedicó Paula, la hija de su querido maestro en 1956; sus textos de estudio que la fueron convirtiendo en la actriz que un día llegó a ser, como el triple volumen de O’Neill que contenía Anna Christie, The Emperor Jones y The Hairy ape, de los que en 1956 Marilyn dio vida al personaje de Anna bajo el magisterio de Strasberg; el ejemplar de Born Yesterday de Garson Kanin con el que preparó su audición para la versión cinematográfica que, sin embargo, perdió frente a Jully Holliday; incluso el que la acompañaba al momento de su muerte, su última lectura: Dr. Newmann, M.D. de Leo Rosten.

Marilyn disfrutaba que la fotografiaran mientras leía. Muchas de esas constancias gráficas son imágenes espontáneas y a diferencia de las que, en efecto, fueron planeadas, se alejan del glamour y dejan ver a una mujer absorta, gozosa de aprender y exhibiendo una coquetería inocente y congénita: imágenes de Marilyn tendida en su sofá estudiando el método; leyendo los libros de Miller apoyada en las librerías de su marido; en la cama con la mirada fija en Leaves of Grass de Withman; leyendo a Joyce o a Proust en los descansos de una filmación; una curiosísima de ella, arrodillada, casi como un gato, leyendo un libro que yace en el suelo; en traje de baño leyendo sonriente a la orilla de una piscina; y acaso la más hermosa de todas: ella, apenas maquillada, con el cabello corto despeinado, con su mirada absorta casi mística, en un traje de baño cómodo pero no provocativo, sentada en un desvencijado juego infantil, y leyendo Ulises de James Joyce (esa es la imagen que más quiero de esa mujer prodigiosa).

Hoy, cuando el tiempo ha pasado, cuando las décadas se han acumulado y las evidencias han destruido el prejuicio dejando ver no a una intelectual ni a la rubia tonta, sino a un ser humano complejo, rico y esperanzado, no dejo de pensar en que nuestro prejuicio es un error que engendra condena y crueldad. No lo sé, tal vez, en realidad, “los caballeros las prefieren rubias”.

 

Comentarios


object(WP_Query)#16274 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30192) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30192) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16278 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16276 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16277 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30192) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16275 (24) { ["ID"]=> int(83156) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-09 14:06:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 19:06:09" ["post_content"]=> string(6692) "¿Cuánto tiempo nos resta? Nos desplazamos al descubierto, sin tener conocimiento de lo que nos aguarda más adelante, el ejército está cerca, muy cerca de nosotros y los campesinos se convierten rápidamente en informantes y delatores. Ni uno solo se ha sumado a nosotros. Luchamos por ellos, morimos por ellos y, aun así, nos traicionan a la primera oportunidad, reflexionaba el comandante, mientras intentaba llenar de aire, con grandes bocanadas, sus maltrechos pulmones. Tosió un poco, hizo un ademán con la mano a sus hombres indicándoles que el receso había terminado y juntos, reanudaron la marcha cuesta abajo. Oscurecía. Varios días llevaban ya siguiendo aquella ruta. La altura del terreno donde se encontraban ahora debía rondar los dos mil metros sobre el nivel del mar, adelgazando el aire y otorgando peso adicional a los fatigados cuerpos que, tras meses de incesantes vómitos y diarreas, trabajosamente luchaban por seguir descendiendo. Durante los últimos meses el clima y la vegetación habían variado enormemente, dificultando el trayecto; el paraje yermo y polvoriento donde habían asentado su campamento base, de a poco se había transformado en una jungla espesa, húmeda y de rocosos acantilados, cada vez más escarpados e inhóspitos. Únicamente algunos ínfimos asentamientos humanos con sus respectivos animales domésticos habían logrado sobrevivir ahí. Aquella, pues, era la realidad de Latinoamérica. Sólo pobreza. Gente jodida, jodida y solitaria, viviendo en medio de la nada. Carajo, pensaba el comandante Ramón, ¿cómo es posible que el gobierno, los gobiernos puedan permitir algo así, una existencia infrahumana y miserable, sin ningún propósito, sin ninguna aspiración? Justo algunas horas antes, él y los dieciséis hombres que componían aquella primera columna del llamado Ejército de Liberación Nacional se habían topado, accidentalmente, con una anciana desdentada que conservaba, a su avanzada edad, el buen talante y cuyo tiempo se dividía entre pastorear a sus cabras y cuidar a sus dos hijas, una enana y otra que yacía postrada en el interior de la pequeña choza construida con paja y adobe a la que las tres denominaban hogar. Habían intercambiado algunas escuetas palabras acerca de la distancia con respecto a las poblaciones más cercanas y después, poco antes de ponerse en marcha nuevamente, le habían dado cincuenta pesos, mucho considerando la cantidad que les restaba, no sin antes hacerle prometer que no hablaría con ninguno de los soldados que rondaban la zona. Una anciana y dos hijas enfermas. Algunos campesinos y sus familias. Una casa solitaria aquí, un caserío allá. Todos, en medio de aquel territorio agreste y perdido. En medio de la nada. Peor aún, dado los recientes acontecimientos, resultaba poco probable que fuera a cumplir con la palabra empeñada. El recuerdo de la segunda columna, cuya posición debió de haber sido informada al ejército por alguno de los campesinos locales, disparó de pronto imágenes dentro de la cabeza de Ramón; comenzaron a aparecer frente a sus ojos, claramente, los rostros de sus compañeros caídos. Muertos, todos muertos. Jóvenes. Buenos compañeros. Valientes y leales. Emboscados, sin oportunidad alguna de defenderse, asesinados como animales por unos soldados de mierda, sin ningún rastro de honor. Lo tenían todo y ahora ni siquiera podía saber él, con certeza, qué suerte correrían sus cuerpos. Julio y Manuel también habían muerto, ellos apenas dos semanas atrás. ¿Qué hay de aquellos que los amaban, de sus amigos, de sus compañeros, de su familia? ¿Qué será de la mía, si corro con la misma suerte? A mis hijos les costará trabajo recordarme, sobre todo a los más pequeños, pero mi mujer se encargará de criarlos como hombres y mujeres de bien, preocupados por su patria y por su gente. Aún y cuando no lo había expresado hasta ese momento, y jamás lo haría, era consciente de que el exterminio de aquella segunda columna marcaba el precipitado fin de la odisea. Durante algunos meses, el balance de fuerzas había presentado un saldo positivo; habían logrado abastecerse de cuantioso parque y provocado numerosas bajas enemigas. Pero la caída de la segunda columna era un golpe difícil de ignorar. Salir de allí con vida era, ahora, el único propósito, el único objetivo. La luz de la luna resultaba apenas perceptible dada la cantidad de nubes que pululaban el cielo aquella noche de octubre, de modo que el grupo avanzaba lentamente, entre penumbras. Continuaron la penosa marcha en silencio, bordeando un pequeño arroyo y atravesaron unos cuantos sembradíos de papas, dejando un notorio rastro entre la hierba.  Cada paso representaba un auténtico desafío y cerca de las 2 a.m. Ramón decidió que había sido suficiente. A pesar de la inconveniencia estratégica que representaba el instalarse entre aquellos peñascos, era inútil seguir avanzando. Los combatientes, no sin esfuerzo, lograron acomodarse en la boscosa hondonada y trataban de dormir un poco, debilitados por la fatiga, las infecciones, el hambre, la falta de vitaminas y la permanente tensión. Su comandante, recostado contra un árbol y respirando con sumo esfuerzo, aprovechaba el aparente sosiego para reponerse del arduo trayecto. Durante la madrugada, una compañía de flamantes rangers se apostó en los riscos que dominaban aquel desfiladero. Un campesino, como tantos otros que se habían encontrado a lo largo de aquella fatídica campaña, los había delatado. Tanto Ramón como los demás guerrilleros notaron, al despertar, el movimiento y la agitación que se producía en la parte alta de la hondonada; después de intercambiar algunas indicaciones, a través de señas y en silencio, tomaron en sus manos los fusiles semiautomáticos, desenfundaron las pistolas y comenzaron a avanzar, sigilosamente, a través de la profusa vegetación. Seis de los combatientes, formados en grupos de a dos, abrían el paso. Nacía el alba.  " ["post_title"]=> string(16) "Adiós muchachos" ["post_excerpt"]=> string(202) "“Irse a cruzar el desierto / lo mesmo que un forajido, / dejando aquí en el olvido, / como dejamos nosotros, / su mujer en brazos de otro / y sus hijitos perdidos”. -José Hernández (1834-1886). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "adios-muchachos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-09 14:08:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 19:08:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83156" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16253 (24) { ["ID"]=> int(82930) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-05 09:25:42" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 14:25:42" ["post_content"]=> string(4838) "La semana pasada se estrenó, vía streaming en Amazon Prime Video, la película más reciente de Sylvester Stallone titulada Samaritan (aunque en México se estrenó como Némesis, lo cual es un enorme spoiler, pero, en fin, ya ven cómo se las gastan al momento de “localizar” los títulos). Esta información seguramente es suficiente para todos los fanáticos del buen Sly, quienes seguramente ya vieron el filme. Para aquellos que aún no lo han hecho, déjenme decirles esto: Samaritan vale la pena, al menos, por algunas cosas interesantes que trae al mundo de los superhéroes.  La historia se desarrolla en la ficticia Granite City, la cual está azotada por el crimen y la pobreza. Dicha ciudad tenía a dos superhéroes gemelos, los titulares Samaritan y Némesis, los cuales, aparentemente, murieron cuando ambos se enfrentaron en una planta de energía; sin embargo, existen rumores de que Samaritan podría estar vivo. Es en este contexto en el que entra Joe Smith, el protagonista interpretado por Stallone, quien es un empleado del servicio de basura. Sam (Javon Walton), un niño que vive en el mismo barrio, sospecha que Joe puede ser el mencionado Samaritan. Al mismo tiempo, un grupo de villanos, liderado por un hombre llamado Cyrus (Pilou Asbæk) comienza a causar revueltas en la ciudad. Gracias a estos acontecimientos, podremos descubrir, junto a Sam, si Joe es en realidad el héroe que se presume muerto Aunque la trama es tan genérica como se puede esperar de un filme de acción, hay momentos en los que se intenta diferenciar de lo ya visto en el género, comenzando por el entorno y los personajes, enraizados en la clase trabajadora. También hay breves, aunque efectivos, momentos en los que la película intenta tocar temas un poco más profundos (como la naturaleza y las motivaciones que tenemos para hacer el bien o el mal, reflejado en la dualidad de los personajes de Samaritan y Némesis), lo cual siempre será bienvenido. Eso sí, la historia comienza de forma un poco lenta. Sin embargo, conforme avanza la historia, habrá suficientes golpes y explosiones para hacernos pasar un buen rato.  Pero no me malinterprete, estimado lector: podría decirse que, objetivamente, Samaritan es una película mala. Los diálogos son un tanto pedestres, los personajes, desde el niño que es fanático del héroe, hasta el mismo protagonista, son interpretados rutinariamente. Sin embargo, no hay que menospreciar el intento de Julius Avery y Bragi F. Schut (director y guionista, respectivamente) quienes, junto a un septuagenario Stallone,  quisieron inyectar un poco de aire fresco al mundo, cada vez más trillado, de los superhéroes. Porque en este mercado híper saturado, al menos en Samaritan encontramos a un protagonista interesante y que podría haberse explotado mucho más. Esto, al menos, se diferencia de los mundos de Marvel y DC, poblado por científicos y millonarios (del tipo de Bruce Wayne, Tony Stark, Bruce Banner, ad nauseam). Lástima que se queda un poco corta al momento de elevarse en algo más significativo, porque las piezas ya estaban ahí. En un futuro, me gustaría ver que alguien tomase inspiración en esta película  y pudiese abrir más caminos dentro de un género que ya empieza a mostrar signos de cansancio.  Y bueno, no hay nadie que pueda igualar a Sly en esas one-liners que parecen sacadas de películas de los ochenta (por ejemplo, cuando al lanzarle una granada a un enemigo, le dice “Have a blast!”). Así que, aunque imperfecta, Samaritan es una digna incursión de Stallone en el mundo de los superhéroes. Con suerte, alguien tomará las ideas que aquí se muestran para expandirlas en el futuro. " ["post_title"]=> string(101) "Samaritan: una interesante, aunque imperfecta, incursión de Stallone en el mundo de los superhéroes" ["post_excerpt"]=> string(148) "La incorporación de Sylvester Stallone al mundo de los superhéroes ha llamado mucho la atención. ¿Ofrece algo nuevo a este tipo de películas? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(96) "samaritan-una-interesante-aunque-imperfecta-incursion-de-stallone-en-el-mundo-de-los-superheroes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-05 09:25:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 14:25:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82930" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16275 (24) { ["ID"]=> int(83156) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-09 14:06:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 19:06:09" ["post_content"]=> string(6692) "¿Cuánto tiempo nos resta? Nos desplazamos al descubierto, sin tener conocimiento de lo que nos aguarda más adelante, el ejército está cerca, muy cerca de nosotros y los campesinos se convierten rápidamente en informantes y delatores. Ni uno solo se ha sumado a nosotros. Luchamos por ellos, morimos por ellos y, aun así, nos traicionan a la primera oportunidad, reflexionaba el comandante, mientras intentaba llenar de aire, con grandes bocanadas, sus maltrechos pulmones. Tosió un poco, hizo un ademán con la mano a sus hombres indicándoles que el receso había terminado y juntos, reanudaron la marcha cuesta abajo. Oscurecía. Varios días llevaban ya siguiendo aquella ruta. La altura del terreno donde se encontraban ahora debía rondar los dos mil metros sobre el nivel del mar, adelgazando el aire y otorgando peso adicional a los fatigados cuerpos que, tras meses de incesantes vómitos y diarreas, trabajosamente luchaban por seguir descendiendo. Durante los últimos meses el clima y la vegetación habían variado enormemente, dificultando el trayecto; el paraje yermo y polvoriento donde habían asentado su campamento base, de a poco se había transformado en una jungla espesa, húmeda y de rocosos acantilados, cada vez más escarpados e inhóspitos. Únicamente algunos ínfimos asentamientos humanos con sus respectivos animales domésticos habían logrado sobrevivir ahí. Aquella, pues, era la realidad de Latinoamérica. Sólo pobreza. Gente jodida, jodida y solitaria, viviendo en medio de la nada. Carajo, pensaba el comandante Ramón, ¿cómo es posible que el gobierno, los gobiernos puedan permitir algo así, una existencia infrahumana y miserable, sin ningún propósito, sin ninguna aspiración? Justo algunas horas antes, él y los dieciséis hombres que componían aquella primera columna del llamado Ejército de Liberación Nacional se habían topado, accidentalmente, con una anciana desdentada que conservaba, a su avanzada edad, el buen talante y cuyo tiempo se dividía entre pastorear a sus cabras y cuidar a sus dos hijas, una enana y otra que yacía postrada en el interior de la pequeña choza construida con paja y adobe a la que las tres denominaban hogar. Habían intercambiado algunas escuetas palabras acerca de la distancia con respecto a las poblaciones más cercanas y después, poco antes de ponerse en marcha nuevamente, le habían dado cincuenta pesos, mucho considerando la cantidad que les restaba, no sin antes hacerle prometer que no hablaría con ninguno de los soldados que rondaban la zona. Una anciana y dos hijas enfermas. Algunos campesinos y sus familias. Una casa solitaria aquí, un caserío allá. Todos, en medio de aquel territorio agreste y perdido. En medio de la nada. Peor aún, dado los recientes acontecimientos, resultaba poco probable que fuera a cumplir con la palabra empeñada. El recuerdo de la segunda columna, cuya posición debió de haber sido informada al ejército por alguno de los campesinos locales, disparó de pronto imágenes dentro de la cabeza de Ramón; comenzaron a aparecer frente a sus ojos, claramente, los rostros de sus compañeros caídos. Muertos, todos muertos. Jóvenes. Buenos compañeros. Valientes y leales. Emboscados, sin oportunidad alguna de defenderse, asesinados como animales por unos soldados de mierda, sin ningún rastro de honor. Lo tenían todo y ahora ni siquiera podía saber él, con certeza, qué suerte correrían sus cuerpos. Julio y Manuel también habían muerto, ellos apenas dos semanas atrás. ¿Qué hay de aquellos que los amaban, de sus amigos, de sus compañeros, de su familia? ¿Qué será de la mía, si corro con la misma suerte? A mis hijos les costará trabajo recordarme, sobre todo a los más pequeños, pero mi mujer se encargará de criarlos como hombres y mujeres de bien, preocupados por su patria y por su gente. Aún y cuando no lo había expresado hasta ese momento, y jamás lo haría, era consciente de que el exterminio de aquella segunda columna marcaba el precipitado fin de la odisea. Durante algunos meses, el balance de fuerzas había presentado un saldo positivo; habían logrado abastecerse de cuantioso parque y provocado numerosas bajas enemigas. Pero la caída de la segunda columna era un golpe difícil de ignorar. Salir de allí con vida era, ahora, el único propósito, el único objetivo. La luz de la luna resultaba apenas perceptible dada la cantidad de nubes que pululaban el cielo aquella noche de octubre, de modo que el grupo avanzaba lentamente, entre penumbras. Continuaron la penosa marcha en silencio, bordeando un pequeño arroyo y atravesaron unos cuantos sembradíos de papas, dejando un notorio rastro entre la hierba.  Cada paso representaba un auténtico desafío y cerca de las 2 a.m. Ramón decidió que había sido suficiente. A pesar de la inconveniencia estratégica que representaba el instalarse entre aquellos peñascos, era inútil seguir avanzando. Los combatientes, no sin esfuerzo, lograron acomodarse en la boscosa hondonada y trataban de dormir un poco, debilitados por la fatiga, las infecciones, el hambre, la falta de vitaminas y la permanente tensión. Su comandante, recostado contra un árbol y respirando con sumo esfuerzo, aprovechaba el aparente sosiego para reponerse del arduo trayecto. Durante la madrugada, una compañía de flamantes rangers se apostó en los riscos que dominaban aquel desfiladero. Un campesino, como tantos otros que se habían encontrado a lo largo de aquella fatídica campaña, los había delatado. Tanto Ramón como los demás guerrilleros notaron, al despertar, el movimiento y la agitación que se producía en la parte alta de la hondonada; después de intercambiar algunas indicaciones, a través de señas y en silencio, tomaron en sus manos los fusiles semiautomáticos, desenfundaron las pistolas y comenzaron a avanzar, sigilosamente, a través de la profusa vegetación. Seis de los combatientes, formados en grupos de a dos, abrían el paso. Nacía el alba.  " ["post_title"]=> string(16) "Adiós muchachos" ["post_excerpt"]=> string(202) "“Irse a cruzar el desierto / lo mesmo que un forajido, / dejando aquí en el olvido, / como dejamos nosotros, / su mujer en brazos de otro / y sus hijitos perdidos”. -José Hernández (1834-1886). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "adios-muchachos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-09 14:08:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 19:08:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83156" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "de5c47e9c2ae5da76af134466b2d6d9e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Adiós muchachos

“Irse a cruzar el desierto / lo mesmo que un forajido, / dejando aquí en el olvido, / como dejamos nosotros, /...

septiembre 9, 2022
Samaritan: una interesante, aunque imperfecta, incursión de Stallone en el mundo de los superhéroes

Samaritan: una interesante, aunque imperfecta, incursión de Stallone en el mundo de los superhéroes

La incorporación de Sylvester Stallone al mundo de los superhéroes ha llamado mucho la atención. ¿Ofrece algo nuevo a este tipo de...

septiembre 5, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we...

septiembre 22, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022