Lupe Vélez y la identidad mexicana en Estados Unidos

La belleza es subversiva, no todos los objetos de deseo lo son; se puede desear mucho algo por lo que no se está dispuesto a jugarse la vida. Hay valores, cosas y actitudes que se pueden desear,...

11 de agosto, 2020

La belleza es subversiva, no todos los objetos de deseo lo son; se puede desear mucho algo por lo que no se está dispuesto a jugarse la vida. Hay valores, cosas y actitudes que se pueden desear, pero que no necesariamente someten a quien los anhela. En cambio, la belleza es subversiva porque su vocación es el sometimiento de todo cuanto le rodea, incluso del sujeto que la detente. Desde luego, no me refiero a la belleza en abstracto, menos aún al ideal de proporción y armonía que constituye la idea central de un concepto que es, sobre todo, intelectual. Me refiero más bien a aquella belleza a la que podemos aplicar el mismo principio que San Agustín utilizaba para el tiempo, es decir, pienso en aquella belleza que puedo identificar sin reflexionar pero ante la que enmudezco si alguien pretende que la defina. Se trata, pues, de aquella belleza que causó una guerra de la cual seguimos hablando más de tres mil años después de consumada, de la que permite al poeta crear una cosmología que suele confundir la canónica y sigue inspirando a Occidente. Es la belleza que enloquece al que la pretende y que lo lleva a arriesgar el poder, a apostar imperios y hasta a perder la vida. Añadamos un corolario: la belleza es subversiva cuando se desea y es inalcanzable.

La capacidad subversiva de la belleza está inscrita en su más profunda naturaleza. En sentido ideal, parece que la belleza se colma en su contemplación, en términos reales no basta. En la conquista de la belleza, de aquella que se completa en la posesión y el dominio, el sujeto embelesado puede recurrir a cualquier actitud o hecho que en condiciones habituales sería inconcebible. En el fondo, este fenómeno sucede porque la belleza exige, para existir, sumisión y adoración sin las cuales se extingue porque lo bello sucede en el objeto, pero también en el sujeto que la vive –o la sufre – y en el que la anhela. Ninguna sumisión es más terrible ni más totalitaria que la que  impone la belleza, por eso, es subversiva.

El temor a perderla es mucho más imperioso que el miedo a no alcanzarla, de ahí que los seres humanos realicemos tantas locuras en su búsqueda y en su conservación, y también que la amenaza de perderla se salde con la pérdida de cuanto se posee, incluida la vida. No hay mayor belleza que la que se impone de tal manera que transforma su entorno, modifica modelos de comportamiento y subsiste, como leyenda más allá de la muerte de quienes se han supuesto sus protagonistas.

Dista más de siete décadas que Lupe Vélez decidió quitarse la vida; siete décadas en las que la subversión de su belleza comenzó en la revolución de la estética en el cine norteamericano y con ello, en el mundo; siete décadas combativas que hicieron posible a Jennifer López, a Salma Hayek y también a Katy Jurado y a Carmen Miranda. Hacen ya muchos años que una pequeña potosina llegó a Hollywood armada con una belleza imponente a la que convirtió en su fuente de poder y vocabulario de su diálogo.

Pensar en Lupe como nuestra primera estrella en el cine mundial es limitarla, o creer que su memoria se debe a su éxito o a su dramático final es mutilarla. A Vélez hay que aproximarse no sin precauciones porque estamos frente a una mujer que supo convertirse en mito y que pudo apropiarse de los deseos –los más sublimes y los más oprobiosos– de hombres y mujeres. Tal vez sea ese el motivo por el que nuestra memoria colectiva ha preferido relegarla frente a otros modelos más fáciles de digerir –aunque no menos gigantescos como Dolores del Río o María Félix– porque más allá de su triunfo arrollador, Lupe Vélez es la identidad de una mexicanidad libre de sus ataduras tradicionales, aunque no de sus contradicciones íntimas, porque vemos en ella a una actriz de enormes dimensiones pero aún más a la mexicana altiva, de belleza agresiva, casi violenta, pero capaz de someter al puritanismo y a la doble moral de su época con el poder de su belleza y su dominio del deseo; ella, Lupe, capaz de quitarle lo pirata a Errol Flynn. Kirk Silabee cuenta que en 1937 Flynn y Vélez mantuvieron un romance que más parecía una guerra que un momento íntimo, sus encuentros se llevaron a cabo en “The Garden of Allah”, hotel del Sunset Bulevar y meca de quienes buscaban discreción y libertad absolutas para sus gustos y pasiones si su bolsillo podía pagarlo pero, sobre todo, si su nombre era suficiente para ser admitido. Flynn reveló cómo estaba sometido a la fuerza de Lupe que lo inició en la práctica de untar su glande con cocaína para prolongar el placer y de hecho, el pirata al que amaron todos los niños de su época no pudo renunciar a esa droga sino hasta su muerte en 1959. 

Esa era Lupe Vélez, la mujer que pagaba por su libertad y era implacable con sus deudores; la amante que dejaba huellas profundas en sus hombres y que enseñaba a las mujeres mexicanas que se atrevían a emigrar a Estados Unidos cómo cualquiera de ellas podía comerse al mundo. Desde luego, una cultura afectada por el racismo y patriarcal por definición no podía, sin dificultad, avenirse con una mujer como Lupe, así que tuvo que lidiar con los más variados ataques contra su personalidad, el ejercicio de su libertad y el cuidado de su identidad; ataques que venían, sin distinción, de ambos lados de la frontera y que se prolongaron más allá de su muerte.

No hay grupo humano que no esté precedido por la identidad; antes de ella solo hay un agregado humano con origen y características similares, pero no es sino hasta el momento en que los rasgos distintivos se asumen como parte esencial de la personalidad que el grupo se encuentra consigo mismo, esto es, como uno diferente en el entorno respecto al otro, obligado a perpetuarse y con el derecho a mantener las prácticas y valores que le permitan evitar la asimilación y continuar siendo él mismo en el futuro. Vélez es un elemento importante en la formación de esa identidad y lo sigue siendo en nuestros días. Su fidelidad a la práctica católica, incluido el culto a la Guadalupana; la persistencia en el uso del idioma español y a la comida tradicional, envuelven el desarrollo de su vida y de su memoria. La fortaleza de su raigambre mexicana y la imposición de su estilo de vida y visión del mundo en sus relaciones amorosas y maritales con hombres de otras culturas fueron elementos que se integraron al  imaginario de las mujeres que emigraban a Estados Unidos no pocas veces solas y sin otro aval que su propia voluntad y fuerza. Una buena parte de la idea de la mujer migrante como insumisa y liberada de los prejuicios de la mexicanidad, pero respetuosa de sus tradiciones que operan como señas de identidad oponibles al entorno general, tienen mucho que ver con el legado de Lupe Vélez.

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18577 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27107) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27107) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18575 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18559 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18583 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (27107) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18572 (24) { ["ID"]=> int(78273) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content"]=> string(3007) "Un golpe que cimbró su existencia misma, seco, inesperado y brusco, lo tiró en el caliente pavimento de aquel día alrededor de las tres y media de la tarde. Escuchó risas mientras no podía incorporarse, hasta que una de las cajeras de la farmacia donde trabajaba como botarga le tendió la mano. No tuvo mayores lesiones que no fueran un par de magulladuras y la pasajera confusión por el impacto. Un grupo de chavos de la prepa cercana fueron quienes le produjeron semejante golpe. Él lo intuyó porque los veía a diario a esa misma hora pasar por docenas, con sus despreocupadas risas y su desgarbado aspecto uniformado, que desbordaba siempre optimismo jovial ante la vida y sus, cada vez más, cotidianas atrocidades.  Pero en su mente sólo él concebía una realidad, la suya, la que acaso es la auténticamente válida para todos. Segundos antes había pateado una lata de refresco vacía que pasó entre dos postes frente al establecimiento farmacéutico, pegadita al derecho para ser exactos, apenas elevadita del piso, y lo más importante, imaginó que el tiro era inalcanzable para cualquier portero. Ese gol hacía que su equipo ganara la final del campeonato de la Liga mexicana; los compañeros, mucho antes que estudiantes inconscientes y crueles, no fueron sino sus compañeros celebrando el gol y el inminente título, al restar sólo simbólicos segundos en el tiempo añadido de la segunda mitad del segundo tiempo extra. Su corazón y ánimo, lejos de estar deprimidos por la felonía preparatoriana, no eran sino exultantes, eufóricos, lo que no extrañó tanto a sus compañeros, Armando siempre estaba de buen talante.  A las dos horas, yendo ya de camino de regreso a su casa, Armando divisó en un basurero improvisado de una esquina lo que era un ventilador viejo. Lo tomó con ambas manos y lo llevó alzado en sus brazos a manera del codiciado trofeo, hasta que, tres cuadras más tarde, llegó a su casa. Ahí el saludo a su madre y hermanos fue el cotidiano: amable y cariñoso. Ante la pregunta acostumbrada de "¿cómo te fue?", respondió que “muy bien”, que incluso quizás había sido uno de los mejores días, sino es que el mejor, de los casi cuatro años que llevaba laborando en la farmacia.  A los dos días, llegó una llamada de su tío, invitándolo a ocupar una vacante en las oficinas administrativas del Club de primera división de su Ciudad, un empleo de oficina, con aire acondicionado y con un sueldo que cuadruplicaba al de botarga más prestaciones que superaban lo generoso. De inmediato lo aceptó, y a los cinco días su vida había cambiado radicalmente para bien. Nada mal su última semana: campeón del fútbol mexicano, con un gol suyo y además un fichaje con un sueldo soñado; muy probablemente, un puñado de días perfectos en su tan feliz, joven y plena vida." ["post_title"]=> string(17) "Un día de gloria" ["post_excerpt"]=> string(46) "A veces la vida recompensa a los soñadores. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "un-dia-de-gloria" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78273" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18484 (24) { ["ID"]=> int(78103) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-22 10:59:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 15:59:04" ["post_content"]=> string(8334) "El 23 de abril de cada año se celebra el día internacional del libro. En esa fecha recordamos que antes de Wikipedia y Netflix existían esas cosas chistosas de papel llamadas libros, los cuales usábamos para aprender y entretenernos, a veces hasta las dos cosas al mismo tiempo. ¿Qué loco, no? Esos eran buenos tiempos, cuando los escritores no eran considerados como “creadores de contenido”.    Con este espíritu lector en mente, en lugar de echarme un rollo acerca de la belleza de la literatura y sus efectos positivos, vengo a recomendar 12 libros por si usted quiere comenzar un reto de lectura y echarse una obra cada mes durante un año. ¡La diversión estará garantizada en casa con esta selección totalmente aleatoria de títulos chidos! Aquí va la lista:   12 reglas para la vida: un antídoto al caos, de Jordan B. Peterson. ¿Convive usted actualmente con algún adolescente rijoso y desobediente? No se diga más. Esta obra, del famoso psicólogo y autor canadiense, es lo que usted necesita. Dele este libro al chamaco en cuestión y disfrute de los efectos secundarios. Por ejemplo, el lector realizará actos radicales como caminar derecho y con los hombros hacia atrás, ordenar su casa y encontrar un significado a su vida. Nada mal, ¿eh? Acid house, de Irvine Welsh. Cuentos cortos, brutales, directos y groseros, de la pluma del autor de Trainspotting. Así que corra por él a su librería de confianza, ¡antes de que los censores modernos le echen el ojo y lo quemen por usar lenguaje subido de tono! Crimen y castigo, de Fiódor Dostoyevski. Si usted cree que el capitalismo y eso de las deudas es algo nuevo (Capitalism sucks!) le sorprenderá lo actual que resulta esta obra del genio ruso. ¡Advertencia! No es recomendable para aquellos que tengan algún tipo de deuda monetaria. En serio.  Desde el jardín, de Jerzy Kosinski. Esta novela narra la híper ficticia y superinverosímil historia de cómo un hombre que no sabe leer ni escribir llega, a base de puras frases huecas (las cuales algunos consideran como joyas de sabiduría), hasta el nivel más alto de la política de Estados Unidos. Menos mal que eso nunca ha pasado, ni pasará en ningún lado del mundo. ¡Mucho menos en México! Drácula, de Bram Stoker. Es una novela que usted puede recomendar a algún adolescente, quien probablemente será familiar con otras historias de vampiros, como «Crepúsculo» (¡Dios lo libre!). La historia de Jonathan Harker es interesante por sí misma. Sin embargo, esta novela sirve para que la juventud sepa que, en alguna época remota, SÍ existieron las cartas, ¡y hasta las usábamos para comunicarnos! Lo cual nos lleva a la pregunta inevitable: de haber escrito la novela en esta época, ¿qué servicio de mensajería habría escogido Stoker: Whatsapp o Telegram? ¡El debate en familia está servido! El bebé de Rosemary, de Ira Levin. Esta es una de las mejores historias de horror del siglo XX, acerca de la llegada del mismísimo…bueno, no quiero hacerle spoilers. Para maximizar el efecto de la historia, léala de noche y solo. Allá usted si decide hacerlo sin una Biblia cerca.  El llano en llamas, de Juan Rulfo. Vale la pena leerlo porque, de que está bueno, está bueno, especialmente por la descripción del México posrevolucionario. Pero, más que nada, léalo para que en alguna reunión social evite usted el perro oso de decir que esta colección de cuentos es una «gran novela» Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago. Esta es una recomendación especial para aquellas personas que tengan una redacción un tanto…mejorable. Así, después de leer esta obra del Nobel portugués, esa persona hipotética que SIEMPRE omite los signos ortográficos, podrá argüir «¡es que estoy copiando el estilo de Saramago!».  Grandes esperanzas, de Charles Dickens. Escogí esta por ser una de las novelas más famosas de la historia. En realidad, cualquier obra del oriundo de Portsmouth es una buena elección. En una época anterior a esta, en la que recibimos una docena de películas de Marvel al año (¿o son dos docenas? ¡Ya perdí la cuenta!), la chaviza decimonónica se entretenía leyendo las historias del Dickensverso. A la chaviza actual le digo: si no han visto al menos una adaptación de Cuento de navidad, no han vivido. El universo creado por Dickens, que no le pide nada al Marvel Cinematic Universe, es en donde habitan personajes inolvidables como Ebenezer Scrooge, Jacob Marley, Uriah Heep, Philip Pirrip, Oliver Twist, Fagin y muchos más. Dicho sea de paso, este universo no es ajeno al cine: sus obras se han adaptado a la pantalla grande y chica ¡cerca de 100 veces! ¡Tomen eso, Thanos y los Vengadores, a ver si alguien los recuerda en el siguiente siglo!  La metamorfosis, de Franz Kafka. Esta es una excelente recomendación para todos aquellos que nos hemos sentido como unos insectos en el trabajo o en la familia, ya que empatizaremos de inmediato con Gregorio Samsa. Al terminar de leer la obra, usted podrá decir «tuve un mal día en el trabajo, ¡pero al menos no me he convertido en un monstruoso insecto como el Goyo ese!».  La rebelión de Atlas, de Ayn Rand. Esta es una de las obras más amadas por los conservadores estadounidenses (o eso dicen). Este libro tiene una ventaja: después de leerlo, puede usarlo para colocar encima su celular, tablet o incluso una lámpara de tan grandote que está. Además, usted ganará puntos extra en su karma lector si, en el mismo mes, se chuta La broma infinita de David Foster Wallace y En busca del tiempo perdido de Marcel Proust.  A la mitad del camino, de Andrés Manuel López Obrador. Incluí este título al final porque las probabilidades de que lo consiga son exactamente del menos cero por ciento. ¿Por qué, preguntará usted? Porque su autor es una fábrica de best sellers y cada nueva obra se agota en un tris. No por nada López, quien ahora compagina su faceta de escritor con la de ser el presidente de cierta república, ha podido vivir de sus libros durante más de veinte años, sin necesidad de tener otro trabajo. Con sus regalías, ¡hasta pudo fundar un partido político, mire usted!  ¡Espero que con estos títulos chidillos comience usted con el reto de lectura 2022-2023!" ["post_title"]=> string(55) "12 recomendaciones para el Día Internacional del Libro" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "12-recomendaciones-para-el-dia-internacional-del-libro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-22 10:59:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 15:59:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78103" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18572 (24) { ["ID"]=> int(78273) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content"]=> string(3007) "Un golpe que cimbró su existencia misma, seco, inesperado y brusco, lo tiró en el caliente pavimento de aquel día alrededor de las tres y media de la tarde. Escuchó risas mientras no podía incorporarse, hasta que una de las cajeras de la farmacia donde trabajaba como botarga le tendió la mano. No tuvo mayores lesiones que no fueran un par de magulladuras y la pasajera confusión por el impacto. Un grupo de chavos de la prepa cercana fueron quienes le produjeron semejante golpe. Él lo intuyó porque los veía a diario a esa misma hora pasar por docenas, con sus despreocupadas risas y su desgarbado aspecto uniformado, que desbordaba siempre optimismo jovial ante la vida y sus, cada vez más, cotidianas atrocidades.  Pero en su mente sólo él concebía una realidad, la suya, la que acaso es la auténticamente válida para todos. Segundos antes había pateado una lata de refresco vacía que pasó entre dos postes frente al establecimiento farmacéutico, pegadita al derecho para ser exactos, apenas elevadita del piso, y lo más importante, imaginó que el tiro era inalcanzable para cualquier portero. Ese gol hacía que su equipo ganara la final del campeonato de la Liga mexicana; los compañeros, mucho antes que estudiantes inconscientes y crueles, no fueron sino sus compañeros celebrando el gol y el inminente título, al restar sólo simbólicos segundos en el tiempo añadido de la segunda mitad del segundo tiempo extra. Su corazón y ánimo, lejos de estar deprimidos por la felonía preparatoriana, no eran sino exultantes, eufóricos, lo que no extrañó tanto a sus compañeros, Armando siempre estaba de buen talante.  A las dos horas, yendo ya de camino de regreso a su casa, Armando divisó en un basurero improvisado de una esquina lo que era un ventilador viejo. Lo tomó con ambas manos y lo llevó alzado en sus brazos a manera del codiciado trofeo, hasta que, tres cuadras más tarde, llegó a su casa. Ahí el saludo a su madre y hermanos fue el cotidiano: amable y cariñoso. Ante la pregunta acostumbrada de "¿cómo te fue?", respondió que “muy bien”, que incluso quizás había sido uno de los mejores días, sino es que el mejor, de los casi cuatro años que llevaba laborando en la farmacia.  A los dos días, llegó una llamada de su tío, invitándolo a ocupar una vacante en las oficinas administrativas del Club de primera división de su Ciudad, un empleo de oficina, con aire acondicionado y con un sueldo que cuadruplicaba al de botarga más prestaciones que superaban lo generoso. De inmediato lo aceptó, y a los cinco días su vida había cambiado radicalmente para bien. Nada mal su última semana: campeón del fútbol mexicano, con un gol suyo y además un fichaje con un sueldo soñado; muy probablemente, un puñado de días perfectos en su tan feliz, joven y plena vida." ["post_title"]=> string(17) "Un día de gloria" ["post_excerpt"]=> string(46) "A veces la vida recompensa a los soñadores. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "un-dia-de-gloria" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78273" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(8) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "10ebe66b5751b675f7762ea46e1116a9" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Un día de gloria

Un día de gloria

A veces la vida recompensa a los soñadores.

abril 27, 2022

12 recomendaciones para el Día Internacional del Libro

El 23 de abril de cada año se celebra el día internacional del libro. En esa fecha recordamos que antes de Wikipedia...

abril 22, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 267

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

mayo 13, 2022

CARTAS A TORA 266

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

mayo 6, 2022
Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Reseña de “Songs for Drella”.

mayo 2, 2022
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 265

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

abril 29, 2022