Kika muere en Kafkatitlán

Al principio no sabía si debía escribir este artículo, pues hay tanto que decir, tantos temas urgentes, que distraer el espacio, que generosa y amablemente me ofrece Ruiz-Healy Times, para hablar de la muerte de Kika, mi...

25 de agosto, 2020

Al principio no sabía si debía escribir este artículo, pues hay tanto que decir, tantos temas urgentes, que distraer el espacio, que generosa y amablemente me ofrece Ruiz-Healy Times, para hablar de la muerte de Kika, mi gata de 20 años, me parecía un exceso; sin embargo, me di cuenta de que había cosas relevantes que decir, después de todo, los medios informativos de todos los tonos y pelajes parecen estar invadidos por una especie de marasmo, de opiniones descabelladas y descafeinadas, de noticias falsas y de alicientes a nuestra histeria colectiva, que pensé que bien valía la pena hablar de ella, una gatita que mi mujer recogió de la calle apenas de unos días de nacida, bañada en gasolina y golpeada hasta casi la muerte. Kika, nombrada así en honor a un personaje de Almodóvar, nos hizo muy felices y nosotros tratamos de hacer nuestra parte. 20 años son muchos para un gato, las tablas comparativas dicen que equivale a unos 94 años humanos; una vida larga, con esa lealtad tan propia de los gatos que se basa en la independencia.

A punto de comenzar a escribir todavía tenía mis dudas, porque disponer de un espacio en un medio es, en un país como el nuestro, un privilegio, pero me cabía la duda si todo este carnaval de los videos de corrupción y traición, las tramas de entrega y denuncia, de chivatos y escondidos, no eran también una razón para hablar de cosas buenas, de los pequeños detalles que nos hacen humanos y nos permiten mantener la razón y el sentido común en este país que se va convirtiendo en Kafkatitlán, como le decía Carlos Fuentes a este país suyo que tanto amaba. 

Los gatos son animales fuertemente territoriales. Kika soportó un cambio de casa y lo hizo bien, se apoderó de los espacios y me dio una lección de pertenencia: uno pertenece a sus pequeños espacios, a los reinos de su memoria y de sus imágenes y de la misma manera en que éstas pueden ser paisajes y lugares, también son circunstancias y personas. Y he aquí que estamos llenándonos, en esta pandemia, de información acelerada y pocas veces comprobable y verificada, en la guerra a pedradas del dato y la desinformación.

Kika estaba dotada, como los de su especie, de una curiosidad infinita. Hace muchos años, mi hija era una niña pequeña y Kika una gata joven que atrapó a un murciélago que había ido a parar al balcón del piso 15 en donde entonces vivíamos. Así la encontramos, jugando con su presa, con esa mezcla de crueldad y humor negro que tienen los felinos. Le quitamos la presa, le enseñé a la niña cómo es un murciélago y lo devolvimos a la oscuridad de la noche. Somos lo que la memoria nos arroja y no estamos creando las mejores memorias para enfrentar el mundo por venir ni estamos creando una memoria de resiliencia y fuerza; hoy en día estamos creando la memoria de un tiempo mezquino, kafkiano, de venganzas múltiples que no parecen llevarnos a ningún lado, como si toda la historia de un país pudiera disolverse en el marasmo de la sana distancia y de un futuro negro e incierto en el que no podemos avizorar la luz porque ninguno de los vigías, quienes debieran decírnoslo, nos están indicando hacia dónde está el puerto.

Hablar de la muerte de una mascota que nos ha acompañado por una vida 20 años –es casi una generación– es hablar de un cotidiano que nos marca la historia. Los gatos son animales de rutinas, se puede predecir con exactitud qué y cómo harán las cosas porque construyen formas de vida en la que la estabilidad es importante. Verla era como saber que había cosas en las que se podía confiar; tal vez por eso me atreví a distraer esta columna de temas más urgentes o más solemnes. Por ella me aventuré en la novela de Natsume Soseki, Soy un gato,  y de ahí en la pasión de la cultura japonesa por esos animales. Kika era una especie de refugio viviente y me atrevo a hablar de ella porque nos estamos quedando sin refugios, sin puertos francos, pues todo se va volviendo materia de controversia, todo puede dar pie a encendidos desencuentros. Y no es que estemos ya hastiados del encierro y el semiencierro, porque ya muchos lo rompen dada la necesidad económica, sino que uno busca dónde asirse y no parece que haya muchos líderes que nos indiquen que hay un camino donde uno pueda, de pronto, sentarse un minuto, descansar, beber agua y seguir andando. 

Kika, por su parte –así son los gatos–, hacía su vida de manera independiente a la familia: ahí estaba y se acercaba cuando quería cariño, pero podía no requerirlo por días y hacer su existencia y estar ahí, con esa presencia reconfortante. De ésta, lo sabemos, vamos a salir todos, como decía León Felipe, lo importante no es llegar solo y pronto, sino con todos y a tiempo.

No me remuerde, pues la conciencia de distraer al lector con este raro, extrañísimo obituario. Hay ya tantos muertos –60 000 solo de covid–, que  hablar de un gato muerto de vejez pareciera poco importante, pero no lo es porque Kika se me fue en los brazos despidiéndose como el último testigo de la infancia de mis hijos; no lo es porque resultó el mejor ejemplo de que todas las vidas son valiosas y no son solo materia de estadísticas y métodos de contabilidad. Porque Kika se me fue, mi amiga entrañable, la compañera de las tardes de mi esposa, la compañera de juego de mis hijos. Mi amiga dulce que se fue dejándome en Kafkatitlán, arrojado a la suerte, igual que a ella la tiraron desde la ventanilla de un auto en movimiento y como ella, también lo sé, tendremos una larga vida de feliz sobrevivencia.

Comentarios


object(WP_Query)#17960 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27910) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27910) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17959 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17948 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17946 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-06 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (27910) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17982 (24) { ["ID"]=> int(80008) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:48:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:48:38" ["post_content"]=> string(4726) "Querida Tora: La chica del 42 cumplió 15 años, y en vez de fiesta el papá le regaló una cantidad de dinero considerable (para las estándares de la vecindad). La chava estaba loca de alegría, y lo primero que hizo fue invitar a todos sus amigos (y algunos que no lo eran) a un café en el King’s, que era lo que le quedaba más a mano. El día siguiente salió a la calle con su dinero, queriendo comprarse un regalo digno de la ocasión tan esperada y anhelada. Y se lo compró: unos zapatos con un tacón altísimo, llenos de pedrería y tiritas de colores, que le costaron el salario de cuatro días de trabajo de su padre. Inmediatamente se los puso, y volvió a invitar a un café a todos los jóvenes que estaban en la vecindad, con la excepción de la chava del 12, a quien no puede ver ni en pintura. Lo malo fue que llovió, y al regresar a la vecindad los zapatos se le empaparon, y se les cayeron algunas de las piedritas que tanto la enorgullecían. Pero no le importó; salió a comprar piedritas, y se las pegó a los zapatos que, aunque no quedaron como eran, todavía causaban un gran impacto. Pero todavía le quedaba dinero. Ya no le alcanzaba para otros zapatos. Ni para un vestido (con las ganas que tenía de un vestido largo de colores negro y blanco que vio en una tienda de departamentos). Entonces dijo :”Para tortas”. Y se llevó al King’s a todos los chavos, incluyendo a los ninis que no habían ido las veces anteriores. Lo pasaron de maravilla, porque los ninis se pusieron a tocar la guitarra y a cantar, y estuvieron hasta las doce de la noche. Y cuando le presentaron la cuenta, la chava se dio cuenta de la terrible realidad: no le alcanzaba para pagar. Y era que todos comieron más tortas de las que les cabían normalmente en el estómago, y las tortas eran más gordas que de costumbre. Eso fue cosa del portero, que al ver el desfile al King’s quiso sacar raja, y ordenó a los cocineros que las llenaran de miga para que se vieran más grandes y las pintaran con colores vegetales para que parecieran más apetitosas. Los muchachos se las comieron sin fijarse ni en lo que les daban, entretenidos con  las música de los ninis y la plática entre ellos (sin contar con algunas caricias pasadas de tono que hubo). La chava se fue corriendo a su casa, a pedirle dinero a su papá, pero él no le quiso dar nada, diciéndole que era increíble que se hubiera gastado todo en tres o cuatro días, sin que le quedara nada a cambio. Ella le dijo que le quedaba la satisfacción de haber invitado a todos sus amigos; y además que, seguramente, el del 38 se le iba a declarar esa noche sin falta. Esto animó al padre, pues el del 38 tenía fama de riquillo, y le dio el dinero. Hubo varios enfermos esa noche, porque el portero ordenó a sus cocineros que pusieran  mucho chile a las tortas, para que no se distinguiera el sabor de los demás ingredientes y así poder engañar a los muchachos. Pero nadie le puso mucha atención al hecho, y al día siguiente todos estaban esperando la nueva invitación de la quinceañera. Pero la invitación no llegó, y los muchachos se sintieron desilusionados. Sobre todo los ninis, que ya se hacían  ilusiones de comer ese día también. Las del 37 se molestaron un poco, y cuando se encontraron  a la chava en el patio le sacaron la lengua; ella les contestó con una majadería, y todo volvió a la normalidad. Lo más triste, sobre todo para la chava y su padre, fue que el del 38 no se le declaró. Por el contrario, pareció ignorarla cuando se cruzó con ella en la escalera. Y más tarde se enteraron de que se le había declarado a la del 12. ¡Nada menos que a la del 12! Y después de comerse las tortas que ella le “disparó” en el King’s. La chava se pasó el día entero llorando, y el padre le dio un manazo por haber sido tan tonta, que ni siquiera con esos zapatos de mujer de Lecturala calle había logrado conquistarlo. En pocos días se olvidó todo el asunto en la vecindad, pero la madre de la chava se tuvo que poner a lavar ajeno para ayudar a su marido a pagar el dinero que le había regalado. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 271" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-271" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:49:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:49:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80008" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17876 (24) { ["ID"]=> int(80556) ["post_author"]=> string(2) "10" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-01 13:17:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-01 18:17:56" ["post_content"]=> string(5410) "El EP se estrena este 1 de julio en todas las plataformas digitales con cinco canciones. Cada una de ellas es la que le da el nombre ALGUIEN TE RECUERDE. Con producción de Lito de la Isla miembro de Los Rumberos y La Isla Centeno, Fran Diego se conectó con sonidos de pop con un sabor muy latino, que invita a cantarlas y hacerlas propias. “Yo nací en Torreón, Coahuila y después me fui a vivir a Querétaro, luego me vine a estudiar a la Ciudad de México. Empecé a dedicarme al arte visual. En la parte de atrás de los bocetos escribía un texto, luego fui llevando estos textos hacia la canción, me fui clavando más en la métrica poética, y en la lírica, y eventualmente ya tenía canciones escritas. “Me gustaba desde muy chico cantar y tocar la guitarra, pero la verdad es que no tenía algo propio. De repente, con todas las letras que tenía les empecé a meter melodía. Conocí a Lito de la Isla con quien he producido la mayor parte de mis canciones. Él es Productor y parte del grupo de los Rumberos , estas canciones hablan mucho de la identidad, de conocerte a ti mismo y también conocer a tu comunidad, y con este sentido latino le dije a Lito: ‘Quiero que suene algo latino contemporáneo pero no salirme de la estructura pop’,  “Las canciones no hablan de amor a alguien más, pero hablan de amor a ti mismo, de amor propio, amor a tu comunidad o pertenecer Son cinco canciones Y las titulé Alguien te recuerde por una de las canciones. De repente tú te das cuenta de que ha sido inspirado por alguien más, por mucha gente atrás, y no tienes forma de agradecerle porque no los conoces o ya no están, o ya no hay manera de contactarlos, por eso el título Alguien te recuerde enmarca las cinco canciones”. ‒ ¿Te costó trabajo decidir ser cantante? “Suena muy romántico pero la verdad es que fui yendo poco a poquito, una cosa me fue llevando a otra. Acabé la carrera y después empecé haciendo joyería, luego escultura. Iba haciendo bocetos y en la parte de atrás de los bocetos, escribí los textos y eso me fue llevando a la composición, y luego a interpretar mis canciones. Luego me puse a pensar cómo sería la mejor forma de compartirlo. He ido decantando todo este proceso musical, no me puedo deslindar de todo lo demás que hago, la mejor forma ha sido decir ‘tengo un EP, he podido integrar las demás cosas en el proceso y al final’. Luego pensé qué portada le pondré a los sencillos, en estas canciones trato de poner el porqué de la identidad y el porqué de lo que somos, con un sonido superlatino, con imágenes muy sepias y contemporáneas y muy minimalistas. El arte visual al final acompaña a la música, si alguien más las canta, me motiva mucho también”, ‒ ¿Qué es lo que más trabajo te ha costado? “Visualizarme en los siguientes pasos, porque es fácil imaginarte y disfrutar lo que estás haciendo en el momento y ya. Tomo algunas cosas de inspiración de otras personas y hago mi propio rumbo. Para hacer las canciones lo que hago es que me disciplino, me siento y hago sesiones de tres horas, literalmente voy tejiendo palabra por palabra y que hagan sentido. Me doy cuenta de que si me siento y lo hago van avanzando las cosas, éste soy yo, pero si alguien me escucha y me resuena, también puede ser alguien más”. ‒ ¿A qué cantantes admiras? “Jorge Bresler, el uruguayo, tiene sonidos muy latinos, al mismo tiempo habla de él mismo y de su entorno; a René, el de Calle 13, me gusta la forma que suelta versos en rap, ideas y la fluidez, qué tiene esta onda muy latina, es muy desenvuelto; el Canca me gusta mucho, un español que toca como muy flamenco, no se sale de la traducción completamente pero hace algo nuevo. ‒ ¿Qué esperas lograr con éste lanzamiento? “Me gustaría lograr que haya mucha gente que se conmueva por la música, que pueda hacer un proceso de introspección. Con eso creo que valió la pena que fueran compartidas”.

Redes sociales: IG @elecodedefrandiego / FB El Eco de Fran Diego YouTube Fran Diego – Tema / Spotify Fran Di

" ["post_title"]=> string(37) "ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO" ["post_excerpt"]=> string(176) "A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora su proceso creativo que dio lugar a Alguien te recuerde.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "entrevista-con-el-cantante-fran-diego" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-01 13:17:56" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-01 18:17:56" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17982 (24) { ["ID"]=> int(80008) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:48:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:48:38" ["post_content"]=> string(4726) "Querida Tora: La chica del 42 cumplió 15 años, y en vez de fiesta el papá le regaló una cantidad de dinero considerable (para las estándares de la vecindad). La chava estaba loca de alegría, y lo primero que hizo fue invitar a todos sus amigos (y algunos que no lo eran) a un café en el King’s, que era lo que le quedaba más a mano. El día siguiente salió a la calle con su dinero, queriendo comprarse un regalo digno de la ocasión tan esperada y anhelada. Y se lo compró: unos zapatos con un tacón altísimo, llenos de pedrería y tiritas de colores, que le costaron el salario de cuatro días de trabajo de su padre. Inmediatamente se los puso, y volvió a invitar a un café a todos los jóvenes que estaban en la vecindad, con la excepción de la chava del 12, a quien no puede ver ni en pintura. Lo malo fue que llovió, y al regresar a la vecindad los zapatos se le empaparon, y se les cayeron algunas de las piedritas que tanto la enorgullecían. Pero no le importó; salió a comprar piedritas, y se las pegó a los zapatos que, aunque no quedaron como eran, todavía causaban un gran impacto. Pero todavía le quedaba dinero. Ya no le alcanzaba para otros zapatos. Ni para un vestido (con las ganas que tenía de un vestido largo de colores negro y blanco que vio en una tienda de departamentos). Entonces dijo :”Para tortas”. Y se llevó al King’s a todos los chavos, incluyendo a los ninis que no habían ido las veces anteriores. Lo pasaron de maravilla, porque los ninis se pusieron a tocar la guitarra y a cantar, y estuvieron hasta las doce de la noche. Y cuando le presentaron la cuenta, la chava se dio cuenta de la terrible realidad: no le alcanzaba para pagar. Y era que todos comieron más tortas de las que les cabían normalmente en el estómago, y las tortas eran más gordas que de costumbre. Eso fue cosa del portero, que al ver el desfile al King’s quiso sacar raja, y ordenó a los cocineros que las llenaran de miga para que se vieran más grandes y las pintaran con colores vegetales para que parecieran más apetitosas. Los muchachos se las comieron sin fijarse ni en lo que les daban, entretenidos con  las música de los ninis y la plática entre ellos (sin contar con algunas caricias pasadas de tono que hubo). La chava se fue corriendo a su casa, a pedirle dinero a su papá, pero él no le quiso dar nada, diciéndole que era increíble que se hubiera gastado todo en tres o cuatro días, sin que le quedara nada a cambio. Ella le dijo que le quedaba la satisfacción de haber invitado a todos sus amigos; y además que, seguramente, el del 38 se le iba a declarar esa noche sin falta. Esto animó al padre, pues el del 38 tenía fama de riquillo, y le dio el dinero. Hubo varios enfermos esa noche, porque el portero ordenó a sus cocineros que pusieran  mucho chile a las tortas, para que no se distinguiera el sabor de los demás ingredientes y así poder engañar a los muchachos. Pero nadie le puso mucha atención al hecho, y al día siguiente todos estaban esperando la nueva invitación de la quinceañera. Pero la invitación no llegó, y los muchachos se sintieron desilusionados. Sobre todo los ninis, que ya se hacían  ilusiones de comer ese día también. Las del 37 se molestaron un poco, y cuando se encontraron  a la chava en el patio le sacaron la lengua; ella les contestó con una majadería, y todo volvió a la normalidad. Lo más triste, sobre todo para la chava y su padre, fue que el del 38 no se le declaró. Por el contrario, pareció ignorarla cuando se cruzó con ella en la escalera. Y más tarde se enteraron de que se le había declarado a la del 12. ¡Nada menos que a la del 12! Y después de comerse las tortas que ella le “disparó” en el King’s. La chava se pasó el día entero llorando, y el padre le dio un manazo por haber sido tan tonta, que ni siquiera con esos zapatos de mujer de Lecturala calle había logrado conquistarlo. En pocos días se olvidó todo el asunto en la vecindad, pero la madre de la chava se tuvo que poner a lavar ajeno para ayudar a su marido a pagar el dinero que le había regalado. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 271" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-271" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:49:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:49:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80008" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(7) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7d6076c26aab27ac51bc2b753da6d37b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 17, 2022

ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO

A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora su proceso creativo...

julio 1, 2022




Más de categoría

ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO

A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora...

julio 1, 2022

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022