El origen religioso de libertad e igualdad

Libertad e igualdad se necesitan y condicionan. Una sin la otra conduce a sociedades disfuncionales y a la infelicidad colectiva.

16 de agosto, 2022 gente en juicio dibujo

La libertad y la igualdad son valores, como hoy los entendemos, con raigambre religiosa, al menos en la tradición y cosmogonía (relato del origen y comprensión del mundo) judeocristiana. Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza. Luego, los hombres nacen libres e iguales. Este punto de partida o principio origina el constitucionalismo. La independencia de Estados Unidos y la Revolución Francesa fueron pioneras en la adopción de los derechos del hombre y del ciudadano. En 1789 la Asamblea Nacional de Francia “reconoce y declara, en presencia del Ser Supremo y bajo sus auspicios, los siguientes derechos del Hombre y del Ciudadano…”. Y su primer artículo dice así: “Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común”.

El concepto moderno de libertad tiene una larga historia. Quizá su primer balbuceo fue aquella sentencia de Jesús cuando los maestros de la Ley lo cuestionaron acerca de si un denario (antigua moneda romana de plata), que traía esculpida la esfinge de César, pertenecía a Dios o al César. El hijo del hombre respondió: ¿de quién es la imagen de la moneda? El fariseo reconoció, “es del César”. La respuesta del nazareno fue lapidaria: “dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Los asuntos de Dios y del César son de orden diferentes. Se trata de la idea primigenia que separa los asuntos de Dios y del Estado o, si se prefiere, de la Iglesia y del Estado. A su vez, es el punto de partida de la libertad de conciencia: si bien el César es dueño y señor de los dominios terrenales, carece de autoridad en mi fuero interno.

La historia de las ideas se cuece a fuego lento. Su evolución es pausada e incierta. En estos artículos hemos dado cuenta de que siglos después, en el IV de nuestra era, tuvo lugar una intensa polémica entre dos grandes teólogos cristianos Agustín de Hipona (mejor conocido como san Agustín; Hipona fue la ciudad donde oficiaba de obispo, y en la antigüedad las personas recibían el apellido del lugar de nacimiento) y Pelagio. La esencia de su discusión versa sobre la salvación y el pecado original. La cuestión parece trivial, pero involucra algo muy caro para la gente del mundo occidental. El quid es la libertad. ¿Es libre el hombre para decidir y responder sobre sus actos o su destino ya está determinado? Si el hombre nace con la mancha del pecado original y sólo Dios puede salvarlo, su destino está escrito. Nada puede hacer.

En cambio, si el hombre es, a imagen y semejanza de Dios, puede alcanzar la salvación mediante sus decisiones, su libertad de actuar de una manera o de otra. Agustín de Hipona sostuvo que el hombre sólo tenía salvación por la gracia divina. En tanto, Pelagio argumentó que, gracias a su libre albedrío, el hombre podría elegir acciones buenas o malas que le ganaran la salvación o lo condenaran al Averno. Está en manos del hombre cambiar y redimir sus pecados. La salvación pende de su voluntad: es responsabilidad de cada persona. A esa conclusión llega a partir de las escrituras que señalan que Dios creó al hombre a su imagen (Génesis 1:27). Luego, el hombre igual que Dios, es capaz de elegir. Actualmente el concepto de libertad, como lo entendemos, es cuestionado por los descubrimientos de la biología y la neurociencia.

Sabemos que las reacciones químicas, neuronales y hormonales determinan nuestra conducta y elecciones. La ciencia de los datos nos ha mostrado que nuestra conducta sigue determinados patrones, sujetos a manipulación. Si nuestra química, hormonas y neuronas determinan nuestras reacciones y elecciones, así como los algoritmos permiten saber y anticipar lo que elegimos, y alterar esas decisiones, entonces, ¿qué tan libres somos? ¿Existe el libre albedrío, como lo conceptualizaron los antiguos? La discusión sigue. No obstante, hay indicios que sugieren que la libertad, entendida como la establece el constitucionalismo estadounidense y francés, es relevante y vigente en el ámbito político y social, pese a nuestras limitaciones para elegir libremente, a conciencia y voluntad. Es un medio invaluable para contener la tiranía: el dominio y poder del más fuerte sobre la vida y bienes de otros. La libertad arraiga en el instinto de supervivencia

Ahora bien, ¿qué podemos decir de la igualdad, también de raíz religiosa? Hace algunos años dos investigadores, los epidemiólogos Richard Wilkinson y Kate Pickett, en un libro señero, Desigualdad. Un análisis de la (in) felicidad colectiva, desvelan que muchos de los males de nuestra sociedad actual provienen de las desigualdades sociales, tales como descontento creciente, criminalidad, violencia y sus manifestaciones en la salud como ansiedad, insomnio, obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, la disminución de la calidad y esperanza de vida de millones de personas, así como la pobreza, a pesar de la abundancia de bienes. No se trata de especulación filosófica sino de ciencia, de acuerdo con los estudios citados en este párrafo, el libro mencionado y otras investigaciones.

La desigualdad se mete por la piel, demuestran Wilkinson y Pickett. La ansiedad que provoca la desigualdad por intentar imitar los patrones y estilos de vida de los más pudientes produce un estado constante de alerta en el cuerpo por la liberación continua de cortisol. Esta sustancia eleva la presión arterial y, para mitigar el estrés, la angustia causada por tratar de imitar y obtener los inalcanzables patrones de consumo, socializados por la publicidad, se recurre a la ingesta de alimentos y bebidas ricas en grasas saturadas y carbohidratos, que son a las que se tiene acceso. El consumo de estos productos alivia momentáneamente la angustia por la liberación de dopamina, pero al poco tiempo se repite el ciclo. Así descubrieron el porqué de la epidemia mundial de obesidad y diabetes, que se presenta y azota particularmente a los sectores de bajas rentas económicas.

Ante esta problemática global de salud pública, se recomienda comer menos y ejercitarse. Si bien es deseable, esta propuesta tiende a responsabilizar al individuo, a culparlo de una problemática que lo rebasa, pues no se trata de una cuestión personal sino un asunto de políticas públicas que tienen que ver con la producción y elaboración de alimentos, su acceso, su precio y distribución, así como a la provisión de servicios públicos, de empleos estables y remunerados con salario suficiente, vivienda digna y lugares de recreación y deporte. De acuerdo con el estudio Social inequities in cardiovascular risk factors in women and men by autonomous regions in Spain, la relación entre desigualdad y obesidad es mayor en mujeres de bajos recursos (23%) que en las de altos ingresos (8%). En Obesity and inequities Guidance for addressing inequities in overweight and obesity, la OMS muestra que la desigualdad educativa explica 26% de la obesidad en hombres y 50% en mujeres.

La conclusión de responsabilizar a las personas de su sobrepeso y obesidad -que desencadenan males cardiovasculares y cerebrales, y ciertos tipos de cáncer-, equivale a decir, estás gordo porque quieres, porque careces de fuerza de voluntad; comes en exceso “vitamina T” (tacos, tamales, tortas…). Es tu libre albedrío, tus elecciones, las que te enferman. Esta teoría olvida convenientemente o ignora que los distintos metabolismos, por razones hormonales y bioquímicas, ocasionan que la saciedad individual requiera de mayor o menor ingesta de alimentos, y que la ansiedad, ocasionada por el estrés (niveles muy altos de cortisol) que ocasiona el ambiente en el que viven los individuos (desvelos, largos trayectos en transporte, acceso exclusivo a “vitamina T”, los bajos salarios, sistemas de salud precarios o inaccesibles, educación de mala calidad, violencia intrafamiliar, servicios públicos deficientes o inexistentes, son los condicionantes sociales que determinan tu masa corporal y bienestar.

Como se aprecia, somos menos libres de lo que sostiene la idea de libre albedrío y estamos altamente condicionados por las influencias orgánicas y sociales. Sin embargo, requerimos de libertades políticas y económicas para evitar la tiranía. Y necesitamos igualdad para eludir el malestar, la angustia y la polarización consecuente que ocasionan las brechas que separan a los sectores privilegiados de los que carecen de lo elemental. El abismo que separa a unos y otros grupos sociales ha causado que dejen de comunicarse. Hemos perdido la capacidad de entender al otro, en detrimento de la pluralidad y la diversidad, de la tolerancia y de la convivencia pacífica. En suma, libertad e igualdad son valores cardinales de la sociedad moderna, arraigados en el mismo instinto de supervivencia. Pero ninguno de los valores es absoluto, como enseñó Isaiah Berlin. Conviven en equilibrio, delicado, precario, fugaz.

Este filósofo inglés preguntaba en Árbol que crece torcido: qué tanta igualdad queremos para qué tanta libertad. Su conclusión es que la libertad absoluta de los coyotes implica el exterminio del gallinero, y la igualdad absoluta aniquila la libertad: es el camino del totalitarismo. En resumen, responsabilizar al individuo del control de su entorno social, económico y político es una doble trampa y una aberración. La primera trampa consiste en eximir al Estado y a las corporaciones de su responsabilidad e igualar el poder personal con el de los grandes grupos económicos cuando la democracia ha degenerado en plutocracia; es decir, pesa menos el voto del ciudadano común que el voto de las élites económicas: con sus vastos recursos inclinan a un lado u otro la decisión política, salvo excepciones. Una de ellas es cuando un potente relato moviliza a los indignados y encumbra a hombres providenciales.

La segunda trampa es una aberración: si todo depende de la voluntad personal del individuo, de su libre elección, y cuando enfrenta sus problemas y malestares se siente y se sabe impotente, se frustra. Alimenta el malestar social saberse incapaz de controlar y cambiar el entorno. Se condena a la impotencia y a la inmovilidad porque el individuo solitario es incapaz de cambiar el statu quo. Estamos ante un nuevo determinismo. La libertad que conduce a la impotencia termina por aceptar como inamovible el orden de cosas. Una sociedad de personas frustradas e impotentes se convierte en una olla de presión que eleva la inconformidad y la frustración a grados quizá explosivos.

Libertad e igualdad se necesitan y condicionan. Una sin la otra conduce a sociedades disfuncionales y a la infelicidad colectiva.

 

Comentarios


object(WP_Query)#16263 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82209) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82209) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16267 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16265 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16266 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82209) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(83376) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content"]=> string(6878) "Un duelo a muerte ha de llevarse a cabo.  El escenario son los parajes que se extienden desde el glaciar Beardmore hasta el mar de Ross, un horizonte yermo, tan hostil como el desierto, pero éste recubierto de nieve.  Los rivales que se enfrentan, al estilo del salvaje oeste, son un caballero y explorador inglés llamado Russell E. Swift y un marino y explorador noruego llamado Rjoa Andersen. Ambos tienen sobrada experiencia y están conscientes que el nombre del vencedor permanecerá escrito, por siempre, en los anales de la historia.  La elección de las armas resultará preponderante. El inglés y su equipo eligen ropa de lana, cortavientos, trineos motorizados y amurskis (ponis de Manchuria); el noruego, pieles y trineos tirados por perros con arneses dispuestos en forma de abanico (contrario a la guía central que se utiliza en Alaska).  La gloria y la muerte aguardan para ser repartidas, aunque de manera caprichosa.   Prima Pars: 80 grados S.  La tierra es blanca y llana, cubierta de una densa niebla hasta donde alcanza la vista, con algunos manchones oscuros esparcidos aleatoriamente sobre la superficie. Unos cuantos picos se asoman en el horizonte y los gélidos vientos azotan piernas, brazos y rostros con extrema violencia.  El combate se intuye equilibrado en primera instancia. Los británicos establecen su base invernal donde colocan alimentos (harina de avena, manteca de cerdo, proteína de res, proteína vegetal, whisky y azúcar) y diversos suministros mecánicos en un sitio por demás propicio y el camino que han de recorrer es desde hace años conocido. El noruego y su grupo (abastecidos de filetes de foca, grasa animal y vegetal, vodka, margarina y chocolate) se encuentran varios kilómetros al este y su trayectoria los llevará por tierras, hasta ese momento, desconocidas.  Pero esto pronto cambia. Los caballos, débiles e incapaces de adaptarse al clima polar comienzan a generar problemas para Swift, ralentizando la marcha. Se sobrevienen discusiones entre los miembros del equipo y alguien realiza la sugerencia de sacrificarlos y almacenar su carne. El capitán escucha, se niega y ordena seguir adelante.  Andersen y su grupo, mientras tanto, han comenzado su periplo y les llevan ahora una ventaja de trescientos cuarenta kilómetros. Parece probable, y posible, que logren evitar durante el camino de regreso el mal tiempo que comienza a gestarse.  Pars Secunda: 87 grados, 34” sur Seis meses después, cinco de los ponis han muerto por el frío y uno de los trineos motorizados se ha perdido. A pesar de los aciagos incidentes, los ingleses mantienen el buen ánimo.  El capitán Swift, desde el interior de su tienda a la que azotan los furibundos vientos y con los miembros entumecidos, bebe un sorbo de destilado y ordena que sean sólo cuatro (Watson, Yeats, Foster y Owens) los hombres que le acompañen durante el trayecto final mientras los otros deberán volver hasta la base. La marcha que emprenden ambos contingentes, después de despedirse, es lenta y fatigosa, con un clima que empeora con cada hora transcurrida.  Cuando los cinco alcanzan el punto fijado trece días más tarde, el duelo termina. Se encuentran con que el grupo liderado por Andersen ha conquistado el polo un mes antes y deben estar ya recorriendo el camino de vuelta. Ahora derrotados, sin fuerzas y con los pies muy cerca del congelamiento, deben recorrer los mil trescientos kilómetros de regreso.   Pars Tertia: 82 grados 30” Sur.  Los británicos levantan su último campamento con más de seiscientos kilómetros aún por recorrer. Foster ha muerto al pie del glaciar, tras una aparatosa caída.  Es el marzo más frío del que se tiene registro, el termómetro marca los -47 grados centígrados y la tormenta hace imposible dar un sólo paso, por lo que los cuatro se atrincheran en su tienda con apenas combustible para preparar una jarra de té. A todos, el cuerpo los martiriza.  Les aqueja el escorbuto, la ceguera de las nieves, la gangrena y aún y cuando no lo mencionen a viva voz, el desánimo.   Yeats, incapaz de caminar debido a una vieja herida de guerra a la que las gélidas temperaturas transfiguran en insoportable dolor, se dirige a los demás para decirles que va a salir y quizás lo haga por algún tiempo. Todos comprenden a qué se refiere.  Pocos días más tarde el capitán, con gran esfuerzo, dedica sus últimas horas a escribir cartas de despedida dirigidas a todos aquellos involucrados en la expedición: sus superiores en la marina, familiares, etc. Cuando el aceite del mechero se agota, la oscuridad se cierne sobre ellos y lo único que resta es esperar.  Recuperarán sus cuerpos ocho meses después.  Post data El funeral en Gran Bretaña de Swift, Watson y Owens gozará de toda la pompa y circunstancia que se otorga a aquellos que fracasan grandiosamente, convirtiendo su travesía en una tragedia de carácter nacional. No hay júbilo, pero si condecoraciones póstumas y cañonazos de honor.   A Russell Swift le corresponden pues la muerte y la gloria; a Rjoa Andersen, tras su regreso, sólo el desdén a pesar de su innegable victoria. En los brindis de la Geographical Society donde se celebra su hazaña, se mencionará insistentemente a los canes y poco, su experiencia o pericia.  Los historiadores revisarán el actuar del capitán inglés a lo largo de las décadas posteriores, tachándole a veces de héroe, por su valentía y otras de villano, por sus elecciones, sin llegar a un acuerdo.  El explorador noruego, por otro lado, habita desde el año de 1913 en los libros de historia.   " ["post_title"]=> string(10) "TERRA NOVA" ["post_excerpt"]=> string(54) "“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "terra-nova" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83376" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16241 (24) { ["ID"]=> int(83156) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-09 14:06:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 19:06:09" ["post_content"]=> string(6692) "¿Cuánto tiempo nos resta? Nos desplazamos al descubierto, sin tener conocimiento de lo que nos aguarda más adelante, el ejército está cerca, muy cerca de nosotros y los campesinos se convierten rápidamente en informantes y delatores. Ni uno solo se ha sumado a nosotros. Luchamos por ellos, morimos por ellos y, aun así, nos traicionan a la primera oportunidad, reflexionaba el comandante, mientras intentaba llenar de aire, con grandes bocanadas, sus maltrechos pulmones. Tosió un poco, hizo un ademán con la mano a sus hombres indicándoles que el receso había terminado y juntos, reanudaron la marcha cuesta abajo. Oscurecía. Varios días llevaban ya siguiendo aquella ruta. La altura del terreno donde se encontraban ahora debía rondar los dos mil metros sobre el nivel del mar, adelgazando el aire y otorgando peso adicional a los fatigados cuerpos que, tras meses de incesantes vómitos y diarreas, trabajosamente luchaban por seguir descendiendo. Durante los últimos meses el clima y la vegetación habían variado enormemente, dificultando el trayecto; el paraje yermo y polvoriento donde habían asentado su campamento base, de a poco se había transformado en una jungla espesa, húmeda y de rocosos acantilados, cada vez más escarpados e inhóspitos. Únicamente algunos ínfimos asentamientos humanos con sus respectivos animales domésticos habían logrado sobrevivir ahí. Aquella, pues, era la realidad de Latinoamérica. Sólo pobreza. Gente jodida, jodida y solitaria, viviendo en medio de la nada. Carajo, pensaba el comandante Ramón, ¿cómo es posible que el gobierno, los gobiernos puedan permitir algo así, una existencia infrahumana y miserable, sin ningún propósito, sin ninguna aspiración? Justo algunas horas antes, él y los dieciséis hombres que componían aquella primera columna del llamado Ejército de Liberación Nacional se habían topado, accidentalmente, con una anciana desdentada que conservaba, a su avanzada edad, el buen talante y cuyo tiempo se dividía entre pastorear a sus cabras y cuidar a sus dos hijas, una enana y otra que yacía postrada en el interior de la pequeña choza construida con paja y adobe a la que las tres denominaban hogar. Habían intercambiado algunas escuetas palabras acerca de la distancia con respecto a las poblaciones más cercanas y después, poco antes de ponerse en marcha nuevamente, le habían dado cincuenta pesos, mucho considerando la cantidad que les restaba, no sin antes hacerle prometer que no hablaría con ninguno de los soldados que rondaban la zona. Una anciana y dos hijas enfermas. Algunos campesinos y sus familias. Una casa solitaria aquí, un caserío allá. Todos, en medio de aquel territorio agreste y perdido. En medio de la nada. Peor aún, dado los recientes acontecimientos, resultaba poco probable que fuera a cumplir con la palabra empeñada. El recuerdo de la segunda columna, cuya posición debió de haber sido informada al ejército por alguno de los campesinos locales, disparó de pronto imágenes dentro de la cabeza de Ramón; comenzaron a aparecer frente a sus ojos, claramente, los rostros de sus compañeros caídos. Muertos, todos muertos. Jóvenes. Buenos compañeros. Valientes y leales. Emboscados, sin oportunidad alguna de defenderse, asesinados como animales por unos soldados de mierda, sin ningún rastro de honor. Lo tenían todo y ahora ni siquiera podía saber él, con certeza, qué suerte correrían sus cuerpos. Julio y Manuel también habían muerto, ellos apenas dos semanas atrás. ¿Qué hay de aquellos que los amaban, de sus amigos, de sus compañeros, de su familia? ¿Qué será de la mía, si corro con la misma suerte? A mis hijos les costará trabajo recordarme, sobre todo a los más pequeños, pero mi mujer se encargará de criarlos como hombres y mujeres de bien, preocupados por su patria y por su gente. Aún y cuando no lo había expresado hasta ese momento, y jamás lo haría, era consciente de que el exterminio de aquella segunda columna marcaba el precipitado fin de la odisea. Durante algunos meses, el balance de fuerzas había presentado un saldo positivo; habían logrado abastecerse de cuantioso parque y provocado numerosas bajas enemigas. Pero la caída de la segunda columna era un golpe difícil de ignorar. Salir de allí con vida era, ahora, el único propósito, el único objetivo. La luz de la luna resultaba apenas perceptible dada la cantidad de nubes que pululaban el cielo aquella noche de octubre, de modo que el grupo avanzaba lentamente, entre penumbras. Continuaron la penosa marcha en silencio, bordeando un pequeño arroyo y atravesaron unos cuantos sembradíos de papas, dejando un notorio rastro entre la hierba.  Cada paso representaba un auténtico desafío y cerca de las 2 a.m. Ramón decidió que había sido suficiente. A pesar de la inconveniencia estratégica que representaba el instalarse entre aquellos peñascos, era inútil seguir avanzando. Los combatientes, no sin esfuerzo, lograron acomodarse en la boscosa hondonada y trataban de dormir un poco, debilitados por la fatiga, las infecciones, el hambre, la falta de vitaminas y la permanente tensión. Su comandante, recostado contra un árbol y respirando con sumo esfuerzo, aprovechaba el aparente sosiego para reponerse del arduo trayecto. Durante la madrugada, una compañía de flamantes rangers se apostó en los riscos que dominaban aquel desfiladero. Un campesino, como tantos otros que se habían encontrado a lo largo de aquella fatídica campaña, los había delatado. Tanto Ramón como los demás guerrilleros notaron, al despertar, el movimiento y la agitación que se producía en la parte alta de la hondonada; después de intercambiar algunas indicaciones, a través de señas y en silencio, tomaron en sus manos los fusiles semiautomáticos, desenfundaron las pistolas y comenzaron a avanzar, sigilosamente, a través de la profusa vegetación. Seis de los combatientes, formados en grupos de a dos, abrían el paso. Nacía el alba.  " ["post_title"]=> string(16) "Adiós muchachos" ["post_excerpt"]=> string(202) "“Irse a cruzar el desierto / lo mesmo que un forajido, / dejando aquí en el olvido, / como dejamos nosotros, / su mujer en brazos de otro / y sus hijitos perdidos”. -José Hernández (1834-1886). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "adios-muchachos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-09 14:08:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 19:08:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83156" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(83376) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content"]=> string(6878) "Un duelo a muerte ha de llevarse a cabo.  El escenario son los parajes que se extienden desde el glaciar Beardmore hasta el mar de Ross, un horizonte yermo, tan hostil como el desierto, pero éste recubierto de nieve.  Los rivales que se enfrentan, al estilo del salvaje oeste, son un caballero y explorador inglés llamado Russell E. Swift y un marino y explorador noruego llamado Rjoa Andersen. Ambos tienen sobrada experiencia y están conscientes que el nombre del vencedor permanecerá escrito, por siempre, en los anales de la historia.  La elección de las armas resultará preponderante. El inglés y su equipo eligen ropa de lana, cortavientos, trineos motorizados y amurskis (ponis de Manchuria); el noruego, pieles y trineos tirados por perros con arneses dispuestos en forma de abanico (contrario a la guía central que se utiliza en Alaska).  La gloria y la muerte aguardan para ser repartidas, aunque de manera caprichosa.   Prima Pars: 80 grados S.  La tierra es blanca y llana, cubierta de una densa niebla hasta donde alcanza la vista, con algunos manchones oscuros esparcidos aleatoriamente sobre la superficie. Unos cuantos picos se asoman en el horizonte y los gélidos vientos azotan piernas, brazos y rostros con extrema violencia.  El combate se intuye equilibrado en primera instancia. Los británicos establecen su base invernal donde colocan alimentos (harina de avena, manteca de cerdo, proteína de res, proteína vegetal, whisky y azúcar) y diversos suministros mecánicos en un sitio por demás propicio y el camino que han de recorrer es desde hace años conocido. El noruego y su grupo (abastecidos de filetes de foca, grasa animal y vegetal, vodka, margarina y chocolate) se encuentran varios kilómetros al este y su trayectoria los llevará por tierras, hasta ese momento, desconocidas.  Pero esto pronto cambia. Los caballos, débiles e incapaces de adaptarse al clima polar comienzan a generar problemas para Swift, ralentizando la marcha. Se sobrevienen discusiones entre los miembros del equipo y alguien realiza la sugerencia de sacrificarlos y almacenar su carne. El capitán escucha, se niega y ordena seguir adelante.  Andersen y su grupo, mientras tanto, han comenzado su periplo y les llevan ahora una ventaja de trescientos cuarenta kilómetros. Parece probable, y posible, que logren evitar durante el camino de regreso el mal tiempo que comienza a gestarse.  Pars Secunda: 87 grados, 34” sur Seis meses después, cinco de los ponis han muerto por el frío y uno de los trineos motorizados se ha perdido. A pesar de los aciagos incidentes, los ingleses mantienen el buen ánimo.  El capitán Swift, desde el interior de su tienda a la que azotan los furibundos vientos y con los miembros entumecidos, bebe un sorbo de destilado y ordena que sean sólo cuatro (Watson, Yeats, Foster y Owens) los hombres que le acompañen durante el trayecto final mientras los otros deberán volver hasta la base. La marcha que emprenden ambos contingentes, después de despedirse, es lenta y fatigosa, con un clima que empeora con cada hora transcurrida.  Cuando los cinco alcanzan el punto fijado trece días más tarde, el duelo termina. Se encuentran con que el grupo liderado por Andersen ha conquistado el polo un mes antes y deben estar ya recorriendo el camino de vuelta. Ahora derrotados, sin fuerzas y con los pies muy cerca del congelamiento, deben recorrer los mil trescientos kilómetros de regreso.   Pars Tertia: 82 grados 30” Sur.  Los británicos levantan su último campamento con más de seiscientos kilómetros aún por recorrer. Foster ha muerto al pie del glaciar, tras una aparatosa caída.  Es el marzo más frío del que se tiene registro, el termómetro marca los -47 grados centígrados y la tormenta hace imposible dar un sólo paso, por lo que los cuatro se atrincheran en su tienda con apenas combustible para preparar una jarra de té. A todos, el cuerpo los martiriza.  Les aqueja el escorbuto, la ceguera de las nieves, la gangrena y aún y cuando no lo mencionen a viva voz, el desánimo.   Yeats, incapaz de caminar debido a una vieja herida de guerra a la que las gélidas temperaturas transfiguran en insoportable dolor, se dirige a los demás para decirles que va a salir y quizás lo haga por algún tiempo. Todos comprenden a qué se refiere.  Pocos días más tarde el capitán, con gran esfuerzo, dedica sus últimas horas a escribir cartas de despedida dirigidas a todos aquellos involucrados en la expedición: sus superiores en la marina, familiares, etc. Cuando el aceite del mechero se agota, la oscuridad se cierne sobre ellos y lo único que resta es esperar.  Recuperarán sus cuerpos ocho meses después.  Post data El funeral en Gran Bretaña de Swift, Watson y Owens gozará de toda la pompa y circunstancia que se otorga a aquellos que fracasan grandiosamente, convirtiendo su travesía en una tragedia de carácter nacional. No hay júbilo, pero si condecoraciones póstumas y cañonazos de honor.   A Russell Swift le corresponden pues la muerte y la gloria; a Rjoa Andersen, tras su regreso, sólo el desdén a pesar de su innegable victoria. En los brindis de la Geographical Society donde se celebra su hazaña, se mencionará insistentemente a los canes y poco, su experiencia o pericia.  Los historiadores revisarán el actuar del capitán inglés a lo largo de las décadas posteriores, tachándole a veces de héroe, por su valentía y otras de villano, por sus elecciones, sin llegar a un acuerdo.  El explorador noruego, por otro lado, habita desde el año de 1913 en los libros de historia.   " ["post_title"]=> string(10) "TERRA NOVA" ["post_excerpt"]=> string(54) "“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "terra-nova" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83376" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8afcc0175c9650403a66d7088c43eddf" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

TERRA NOVA

“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale

septiembre 15, 2022

Adiós muchachos

“Irse a cruzar el desierto / lo mesmo que un forajido, / dejando aquí en el olvido, / como dejamos nosotros, /...

septiembre 9, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we...

septiembre 22, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022