CARTAS A TORA: 275

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana.

22 de julio, 2022 CARTAS A TORA

Querida Tora:

Hubo un asesinato en la vecindad. Todos lo presenciamos, pero no nos dimos cuenta. ¿Quieres saber cómo pasó eso? Aquí te va la historia.

En el 62 vivía un matrimonio de mediana edad, que se llevaban muy bien. Pero al 63 llegó a vivir una mujer más joven y bastante apetitosa (para los estándares de cierto tipo de hombres), y la vecindad se alborotó. Pero ella no le hizo caso a nadie. O eso creíamos todos.

La recién llegada se hizo muy amiga de su vecina del 62, y todo el día estaba en su vivienda. O viceversa (si no sabes lo que eso significa, búscate un buen diccionario). En realidad se hizo más amiga del marido que de la esposa, pero no nos dimos cuenta al principio. Y lo que tenía que pasar, pasó. Pero nadie se dio cuenta tampoco, porque supieron ocultarlo muy bien.

Luego, un día le dijo el marido a la esposa que estaba engordando un poco. La pobre se sintió la mujer más desdichada del mundo, y corrió al 62 en busca de ayuda. La amiga le dijo que no se preocupara, que hiciera una buena dieta. ¿Cuál? Le aconsejó una que consiste en comer solamente plátanos con crema. Esas son cosas engordadoras, pero le dijo que la combinación de los dos producía una substancia que quemaba la grasa del cuerpo. Y ahí estuvo la mujer, comiendo plátanos con crema todo el día y toda la noche. Pero lo que tenía que pasar, pasó (otra vez), y la mujer engordó unos kilitos.

Nuevo llanto, nueva dieta. La de la luna llena, que consiste en comer un poco de todo únicamente las noches de luna llena, totalmente desnuda, iluminada por los rayos del “astro de la noche”, como la llamó la del 62. Y allá va la del 63 a la azotea; pone un mantel en el suelo, distribuye los platos y se quita la ropa.

¡La que se armó! Los ninis se alborotaron toditos y se amontonaban en las rendijas de sus chozas para ver a la del 63, que no hacía nada más que comer parsimoniosamente. Pero conoce a los hombres, y en cuanto sentía algún movimiento cercano, sacaba la pistola del marido y disparaba. (Y éstas no eran chinampinas, como las de los guaruras). Se estaba en la azotea las dos horas que le recomendó la amiga que se bañara en los rayos de la luna, y se volvía a su vivienda, dejando a los ninis hundidos en su frustración y sin manera de darse duchas frías a esas horas. Pero como estaba desvelada, dormía casi todo el día siguiente, y la dieta no le funcionaba correctamente.

Después le recomendaron otra que consiste en no tomar durante una semana nada más que un refresco negro que se vende embotellado (no menciono la marca, porque no te dice nada). Eso era infalible, afirmó la amiga, contundente. Pues la mujer se compró una buena provisión de refresco y se estaba todo el día tomándolo. Pero lo único que logró fue que le diera asco el sabor, y se la pasaba vomitando. Vas a decir que eso la hacía perder peso. Sí, pero muy poquito, y no valía la pena el esfuerzo.

Por fin, la amiga le dijo que no le quedaba más remedio que dejar de comer totalmente. Que ya sabía que eso era muy difícil, pero era cuestión de unos días y luego ya podría comer normalmente. Pues la del 63 le hizo caso, y no probó bocado en una semana. Al cabo de ese tiempo sí bajó tres kilos, pero tenía que apoyarse en las paredes para caminar, porque estaba muy débil. Pero como el marido le dijo que “se estaba poniendo muy buena”, se pasó quince días más sin comer. Los perros no la perseguían en la calle porque ni asomarse a la puerta podía, pero ella estaba feliz porque había recuperado el amor de su marido. Es cierto que el hombre se mostraba muy cariñoso con ella y la llenaba de halagos; pero ella estaba cada día peor. Y, al fin, se murió.

El marido llenó varias cubetas de lágrimas, ayudado por las vecinas. Y al velorio fueron todos, incluyendo al portero y a la Flor. Y los guaruras se turnaron para poder asistir, pues también estaban impresionados por aquella mujer que, según dijo la señora del 34, “había muerto por amor”. Pero yo te diré la verdad: la mujer murió por idiota.

No te enojes. No soy insensible. Pero me da coraje que la del 63 fuera incapaz de darse cuenta de que todo fue un plan elaborado por el marido y la del 62 para quitarla de en medio sin matarla con sus manos. Yo lo supe porque oí a los criminales celebrar el éxito de su plan acostándose sobre el féretro de la difunta. Y la del 62 dijo que había cedido a la tentación tres o cuatro veces mientras la del 63 vivía, pero que no le gustaba vivir en pecado y le pidió matrimonio al viudo. Y se casaron. Y vivieron felices hasta que él empezó a echar panza, y ella le recomendó la dieta de la luna menguante para recobrar su primitiva esbeltez. Él fue más listo que su difunta, y se fue de la vecindad. No se volvió a saber de él.

Para que veas las consecuencias del miedo excesivo a la gordura.

Te quiere

Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#18050 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81323) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81323) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18047 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18014 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18007 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (81323) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18127 (24) { ["ID"]=> int(81894) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-08 13:31:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 18:31:27" ["post_content"]=> string(4180) "Querida Tora: Otra del portero. Hace unos días reunió a sus guaruras y les dijo que necesitaba dinero para un fondo de ayuda con propósitos humanitarios. Nadie entendió lo que eso era (sólo el guapito, el que sí terminó la Prepa, dijo que se daba cuenta más o menos de lo que quería decir); y que con ese fin, les iba a retener el diez por ciento de sus salarios (que no son muy altos). Todos protestaron; pero el que paga manda, y más si es el padre o padrino o figura de autoridad. De modo que en la primera semana, les retuvo el diez por ciento a todos. Pero cuando vio la cantidad reunida, se dio cuenta de que era muy pequeña. Es que no estudió más allá de tercero de primaria, y los porcentajes nunca los entendió. Entonces, se les ocurrió cobrar lo mismo a todos los trabajadores que llegaran a la vecindad a hacer algún trabajo. Un  electricista, un plomero, un albañil o cualquier otro que recibiera un pago, le tenía que entregar el diez por ciento, aunque fueran contratados por los vecinos en forma particular. Y para eso instaló una especie de aduana en la puerta, de modo que a las personas que querían entrar se les preguntaba a dónde iban, y por qué: y se les exigía el pago, que los vecinos no tardaron en bautizar como Impuesto que le Sale de las Narices al Portero. Hubo muchas protestas, y en todos los tonos. Pero el portero se mantuvo inconmovible, diciendo que era un mal para obtener un bien, pues los propósitos humanitarios era el fin último de la humanidad, y que así lo habían establecido la ONU y la Sociedad de las Naciones en Marcha Hacia la Gloria (que nunca ha existido, ni existirá). Es curioso, pero cuando la gente no entiende lo que le dicen, se somete. No sé si para que no se den cuenta de que no sabe nada del asunto o porque las palabras los atontan, pero siempre el que habla alto y fuerte se sale con la suya. (Esta es una reflexión mía que a lo mejor no viene al caso, pero no podía dejar de hacerla). Muchos de los trabajadores así asaltados (porque era un asalto en toda forma) se iban sin hacer el trabajo, con lo que los vecinos hacían unos berrinches horribles, porque se les inundaba la vivienda o estaban unos días sin televisión o se les caía el revoque de las paredes. Varios propusieron  emprender una acción legal contra el portero; pero los abogados que consultaron  les dijeron  que perdían el tiempo, que eso no iba a prosperar nunca, y solamente iban a gastar en balde. Total, que andaban desesperados. Empezaron a hacer juntas para hallar una solución al asunto; pero no podían ponerse de acuerdo en nada, y los problemas en las viviendas se acumulaban. Así estuvieron hasta que el chavo del 7, que es abogado y trabaja en el gobierno, les dijo que lo más práctico era que ellos pagaran el diez por ciento que exigía el portero. Todos gritaron “¡No!” con todas las fuerzas de sus pulmones. Pero el chavo insistió en que era lo más práctico y más sencillo, que así resolvían el problema de una vez y sin pleitos, y que eso era lo que habían hecho en otros lugares cuando se les había presentado un problema semejante. (Esto último era mentira, pero impresionó mucho a los vecinos). El caso es que después de mucho discutir, aceptaron la sugerencia del chavo del 7, y se sometieron a la voluntad del portero. A los pocos días, la Flor recibió de regalo, no sólo un fondo, sino unas pantaletas y unas medias de seda, que mucha falta le estaban haciendo. Y el portero quedó ante ella como un potentado. Yo, cada vez que veo al portero, me dan ganas de arañarlo. Pero siempre anda con sus guaruras, y son muchos contra un gato. Ya llegará la ocasión en que lo encuentre solo. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 277" ["post_excerpt"]=> string(182) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-277" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-08 13:31:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 18:31:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81894" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17944 (24) { ["ID"]=> int(81036) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-15 12:11:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 17:11:28" ["post_content"]=> string(4783) "Querida Tora: Hay un señor que vive en el 34, ya grande y casi impedido de caminar, que tiene muy mal humor y siempre está peleando con los vecinos, aunque casi no sale de su vivienda. Pues resulta que un día, cuando su hija y sus nietos regresaron lo encontraron de muy buen humor, cantando y riendo con cualquier cosa que dijeran los niños. A la hija le extrañó, pero no dijo nada. Pocos días después, la señora fue a buscar el dinero que guardaba en una olla de la cocina, y ¿qué crees? No encontró nada. Ni un centavo. Buscó por todas partes, hasta debajo de la alfombra, y no hubo nada; tuvo que pedir prestado para traer su mandado de ese día. Y (coincidencia tal vez) el señor estaba de un humor de los mil demonios. Pero la mujer guardó silencio también. Pero la cosa se repitió, y la mujer decidió hacer algo, porque no podía permitir que le robaran impunemente el poco dinero que ganaba. Pero no creas que le preguntó al padre o que hizo averiguaciones en la vecindad. ¿Y qué crees que hizo? Fue a ver a doña Sura para que le resolviera el problema. Pero doña Sura, después de consultar su bola de cristal, le dijo que en ese momento no podía decirle nada, que volviera en dos días. Dos días que la mujer vivió en la incertidumbre, pues no se atrevía a salir ni a trabajar, temerosa de otro robo. Pero escondió el dinero en la caja del excusado y se fue, más muerta que viva. Afortunadamente, cuando regresó el señor estaba más alegre que unas castañuelas; y el dinero, en su escondite. Por su lado, doña Sura se puso a trabajar. Pero no creas que consultó a los espíritus o a su bola de cristal, no. Se vistió de pordiosera y siguió al señor cuando salió de la vivienda. Y así, averiguó la verdad. El hombre había caído en las garras del vicio. Te lo digo así, en forma tan melodramática, para que te des cuenta de la gravedad de la situación, porque si te lo cuento en forma más sencilla vas a pensar que era poca cosa. Pero no: el señor se había aficionado a los juegos electrónicos, y se pasaba la mayor parte del día en un changarro que tiene ese tipo de juegos, apostando con los escuincles del barrio. ¿Y qué crees? Que a veces les ganaba, y era cuando se ponía de buen humor; y la murria le entraba cuando perdía. Y sí, era él quien le robaba a la hija. Doña Sura informó puntualmente de todo a la señora, y la pobre mujer quedó hecha un mar de lágrimas. ¿Cómo le iba a quitar a su papá la única diversión que tenía? Además de que, si lo hacía, se pondría de muy mal humor. Pero a la adivina se le ocurrió un plan bastante bueno. La mujer se vistió de fantasma amistoso, se metió al cuarto del señor una noche de tormenta y se le “apareció”. El señor estaba muerto de miedo, pero escuchó atentamente lo que el “espíritu” le decía, que era, palabras más palabras menos, lo siguiente: “Si sigues jugando así, si le sigues robando a tu hija, llegará el día en que no tendrán para comer, ni tus nietos irán a la escuela o tu hija a trabajar. ¿Quién los va a mantener?”. Pero llenó el discurso de efectos especiales: humo, ruidos extraños, ulular de espantos, descargas eléctricas, luces fantasmagóricas, etc. El pobre hombre no pudo dormir esa noche ni las siguientes, y andaba siempre pegado a las paredes para que no lo asaltaran los espíritus por detrás. La hija se conmovíó al verlo en ese estado, cada día más flaco, más amarillo y más asustado. Y entonces le dio unas monedas y le dijo que se fuera a dar una vuelta, que se gastara ese dinero, que a ella no le hacía tanta falta y que se divirtiera un poco, que buena falta le hacía. Ni corto ni perezoso, el señor corrió a los juegos, donde lo recibieron con una ovación, porque había faltado varios días, y se puso a jugar. Pero el susto le cayó tan bien que en cuanto perdía lo que llevaba se iba, pretextando un trabajo; y si ganaba, se ponía tan contento que regalaba parte de sus ganancias a los chavos que andaban por allí, y hasta guardaba algo para dárselo a los nietos. Te cuento ésto para que veas que no todo son dramas en la vecindad; y que las personas se entienden de muchas formas, cediendo un poco y recibiendo otro poco. ¿No crees que esa es la mejor forma de convivir? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 274" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-274" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-15 13:11:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 18:11:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81036" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18127 (24) { ["ID"]=> int(81894) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-08 13:31:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 18:31:27" ["post_content"]=> string(4180) "Querida Tora: Otra del portero. Hace unos días reunió a sus guaruras y les dijo que necesitaba dinero para un fondo de ayuda con propósitos humanitarios. Nadie entendió lo que eso era (sólo el guapito, el que sí terminó la Prepa, dijo que se daba cuenta más o menos de lo que quería decir); y que con ese fin, les iba a retener el diez por ciento de sus salarios (que no son muy altos). Todos protestaron; pero el que paga manda, y más si es el padre o padrino o figura de autoridad. De modo que en la primera semana, les retuvo el diez por ciento a todos. Pero cuando vio la cantidad reunida, se dio cuenta de que era muy pequeña. Es que no estudió más allá de tercero de primaria, y los porcentajes nunca los entendió. Entonces, se les ocurrió cobrar lo mismo a todos los trabajadores que llegaran a la vecindad a hacer algún trabajo. Un  electricista, un plomero, un albañil o cualquier otro que recibiera un pago, le tenía que entregar el diez por ciento, aunque fueran contratados por los vecinos en forma particular. Y para eso instaló una especie de aduana en la puerta, de modo que a las personas que querían entrar se les preguntaba a dónde iban, y por qué: y se les exigía el pago, que los vecinos no tardaron en bautizar como Impuesto que le Sale de las Narices al Portero. Hubo muchas protestas, y en todos los tonos. Pero el portero se mantuvo inconmovible, diciendo que era un mal para obtener un bien, pues los propósitos humanitarios era el fin último de la humanidad, y que así lo habían establecido la ONU y la Sociedad de las Naciones en Marcha Hacia la Gloria (que nunca ha existido, ni existirá). Es curioso, pero cuando la gente no entiende lo que le dicen, se somete. No sé si para que no se den cuenta de que no sabe nada del asunto o porque las palabras los atontan, pero siempre el que habla alto y fuerte se sale con la suya. (Esta es una reflexión mía que a lo mejor no viene al caso, pero no podía dejar de hacerla). Muchos de los trabajadores así asaltados (porque era un asalto en toda forma) se iban sin hacer el trabajo, con lo que los vecinos hacían unos berrinches horribles, porque se les inundaba la vivienda o estaban unos días sin televisión o se les caía el revoque de las paredes. Varios propusieron  emprender una acción legal contra el portero; pero los abogados que consultaron  les dijeron  que perdían el tiempo, que eso no iba a prosperar nunca, y solamente iban a gastar en balde. Total, que andaban desesperados. Empezaron a hacer juntas para hallar una solución al asunto; pero no podían ponerse de acuerdo en nada, y los problemas en las viviendas se acumulaban. Así estuvieron hasta que el chavo del 7, que es abogado y trabaja en el gobierno, les dijo que lo más práctico era que ellos pagaran el diez por ciento que exigía el portero. Todos gritaron “¡No!” con todas las fuerzas de sus pulmones. Pero el chavo insistió en que era lo más práctico y más sencillo, que así resolvían el problema de una vez y sin pleitos, y que eso era lo que habían hecho en otros lugares cuando se les había presentado un problema semejante. (Esto último era mentira, pero impresionó mucho a los vecinos). El caso es que después de mucho discutir, aceptaron la sugerencia del chavo del 7, y se sometieron a la voluntad del portero. A los pocos días, la Flor recibió de regalo, no sólo un fondo, sino unas pantaletas y unas medias de seda, que mucha falta le estaban haciendo. Y el portero quedó ante ella como un potentado. Yo, cada vez que veo al portero, me dan ganas de arañarlo. Pero siempre anda con sus guaruras, y son muchos contra un gato. Ya llegará la ocasión en que lo encuentre solo. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 277" ["post_excerpt"]=> string(182) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-277" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-08 13:31:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 18:31:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81894" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "468cb32972afeb09758d4f78b214b500" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Cartas a Tora 277

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

agosto 8, 2022
cartas a tora

CARTAS A TORA 274

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

julio 15, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 277

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 8, 2022

La Asociación de Historiadores, Cronistas y Escritores de Nuevo León “José Servando Teresa de Mier” A. C. presente en el 173º Aniversario de la Fundación de Mier y Noriega

“Existen diferentes maneras de celebrar un momento histórico. Una de ellas es la de utilizarlo como oportunidad para reflexionar...

agosto 4, 2022
Michigigantismo

Michigigantismo

Camino de milagro. Esta muleta me da movilidad  es el sostén único de mi pierna derecha. Si estoy con...

agosto 3, 2022
cartas

CARTAS A TORA 276

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 2, 2022