Albert Speer y su Ley de Ruinas

Yo no lo sé de cierto –decía Sabines– pero creo que hay que reflexionar un poquito sobre la idea de que son las grandes obras de una administración las que hacen historia; no lo sé de cierto...

29 de septiembre, 2020

Yo no lo sé de cierto –decía Sabines– pero creo que hay que reflexionar un poquito sobre la idea de que son las grandes obras de una administración las que hacen historia; no lo sé de cierto pero supongo que esto de “Chapultepec cultural” frente a la necesidad de reactivar la ya de por sí precaria economía de los creadores y difusores de cultura, merece una mirada de cerca, una llamada de atención sobre nuestro concepto de cultura. Vamos un ejemplo extremo, de verdad duro, pero es que son esos los únicos ejemplos que nos hacen pensar.

Hacia 1934, Adolf Hitler hizo su primer encargo de gran magnitud al entonces flamante nuevo arquitecto del Reich, Albert Speer. El edificador comprendió y asumió los valores fundamentales de la ideología nazi. Al emprender la construcción del Campo de los Congresos del Partido en Nuremberg, siguió la afirmación de su fürer: “Lo único que nos hacer recordar las grandes épocas son sus monumentos”. Pero fue más lejos. En sus memorias recuerda que alguna vez, mientras supervisaba la construcción del Zeppelinfeld en el Campo de los Congresos, se detuvo a observar la destrucción del hangar de los tranvías de Nuremberg, cuyo lugar sería ocupado por las tribunas del campo; su atención se detuvo ante “el amasijo que formaban los restos del hormigón armado del hangar tras su voladura; las barras de hierro asomaban por doquier y habían comenzado a oxidarse.” Desde luego, la decadente y desoladora imagen chocó de frente con la concepción de grandeza y posteridad que animaba no solo la arquitectura, sino también la postura social y cultural frente al poder del Reich. A partir de esta visión, construyó lo que denominó como la “teoría del valor como ruina” de una construcción. Según ese punto de vista, toda construcción debía constituir un puente de tradición hacia las generaciones por venir; pero los materiales de la época –cabe decir que todavía menos los de la nuestra– resultaban nada convincentes para ese fin y no podrían transmitir el carácter heroico y grandilocuente del régimen. Por esta razón, después del Zeppelinfeld, las construcciones encargadas o patrocinadas por el gobierno alemán deberían cumplir con estrictas prescripciones respecto de los materiales –el hormigón armado y la estructura de acero fueron proscritos hasta el límite– y respecto del diseño, los muros de gran altura debían resistir la presión de los vientos aun cuando ya no tuvieran un techo que los apuntalara. Así, al cabo de miles de años, según los propios cálculos de la burocracia nazi, las edificaciones guardarían una gran semejanza con sus modelos griegos y romanos.

Toda acción del Estado debía motivar a la construcción de esa utopía milenaria, como recuerda Speer: “Para ilustrar mis ideas, hice dibujar una imagen romántica del aspecto que tendría la tribuna del Zeppelinfeld después de varias generaciones de descuido: cubierta de hiedra, con los pilares derruidos y los muros rotos aquí y allá, pero todavía claramente reconocible”. El dibujo fue considerado una “blasfemia” en el entorno de Hitler. La sola idea de que hubiera pensado en un periodo de decadencia del imperio de mil años que acababa de fundarse parecía inaudita. Sin embargo, a Hitler aquella reflexión le pareció evidente y lógica. Ordenó que en lo sucesivo, las principales edificaciones de su Reich se construyeran de acuerdo con la “Ley de las Ruinas”.

Esta “locura lúcida”, como la llama Erasmo en su Elogio de la locura es sobre todo utopía; misma que se transforma en ordenamiento jurídico administrativo, pero sobre todo en razón de Estado. En efecto, el fenómeno histórico de la ideología Nazi es de lo más estudiado; sin embargo, la Ley de las Ruinas, nos enseña el grado de penetración que alcanza la ideología y la finalidad íntima de las construcciones utópicas. Discurso ideológico y utopía no son sinónimos. El primero anima a la segunda, la segunda es el epítome del primero; ambas se ensamblan en la perfección del concepto. Comparten, es cierto, algunos elementos esenciales y ambos tienen efectos reales en la vida política y en la construcción de las normas jurídicas, particularmente las constitucionales. Como parte de la vida de la sociedad y, con mayor especificidad, de la vida de la organización política, el discurso ideológico se consagra en el ejercicio del poder, la utopía entonces se convierte en un proyecto de nación; sin embargo, ni el discurso ideológico ni la utopía nacen necesariamente de la posesión del poder público, pueden nacer de la entraña de la vida comunitaria, de la pluma y la inteligencia de un grupo incluso minoritario; pueden mantenerse en la marginalidad o pueden ascender en la escala del poder hasta ocupar sus espacios. Ideología y utopía no son solo fenómenos del poder,  también son fenómenos del devenir político.

Así como la ideología no aspira a convertirse en lenguaje corriente –aunque su vocabulario sea utilizado por un sector importante de la sociedad, la ideología pretende siempre salvaguardar su terminología iniciática, su sentido apenas revelado a unos cuantos y con ello, la posesión del secreto del poder y la aspiración general de ingresar al círculo de quienes la comprenden y la manejan–, las utopías no necesariamente están llamadas a convertirse en sistemas vigentes, fácticos, terrenalmente ubicables; al contrario, una utopía fracasa y se diluye no cuando es inalcanzable, sino cuando deja de ser inspiradora. En fin, volviendo a Sabines, yo no lo sé de cierto, pero supongo… que lo que necesitamos en este momento es saber para dónde vamos, cuáles son nuestras prioridades y con qué reglas vamos a jugar en los próximos años.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17815 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29879) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-05-2021" ["before"]=> string(10) "19-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29879) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-05-2021" ["before"]=> string(10) "19-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17811 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17813 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17812 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-05-2021" ["before"]=> string(10) "19-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (29879) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17857 (24) { ["ID"]=> int(67077) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-18 13:28:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 18:28:45" ["post_content"]=> string(3823) "El ruido del tiempo (The noise of time) Julian Barnes (Reino Unido) Anagrama. 200p Mi calificación: 4 de 5 estrellas Muchas personas saben que uno de mis compositores favoritos es Dmitri Shostakovich. Lo considero el más grande de todos los compositores rusos, junto con Tchaikovsky. Sus obras tienen una fuerza tremenda y una expresividad que cimbra a cualquiera. El lenguaje musical es accesible y directo. Esta breve y espléndida novela de Barnes cubre la vida entera de Shostakovich, particularmente la censura que vivió bajo el aparato cultural estalinista, con la constante amenaza de ser asesinado, como cientos de artistas e intelectuales rusos. Desde que Stalin condenó su ópera “Lady Macbeth de Mtsensk”, Shostakovich vivió el terror y su música fue sacada del repertorio. Dormía con el traje puesto y la valija lista, porque sabía que a cualquier hora aparecerían los agentes del Estado para aprehenderlo y asesinarlo. La novela se divide en tres partes. En la primera (En el rellano), Shostakovich sufre la persecución luego de que Pravda –periódico oficial del Partido Comunista– denuncia su ópera Lady Macbeth como anti-soviética. Shostakovich es interrogado por la NKVD y sabe que en cualquier momento puede ser aprehendido, exiliado o asesinado. En la segunda parte (En el avión), el compositor es rehabilitado tras la Segunda Guerra Mundial gracias a su patriótica Sinfonía Leningrado, y es enviado a Estados Unidos como muestra viva de la grandeza del arte soviético. Shostakovich se ve forzado a leer discursos que no cree y en los que denuncia a Stravinsky y otros artistas rusos (Shostakovich admiraba la música de Stravinsky). El viaje de propaganda soviética a los Estados Unidos es un éxito para la URSS, pero constituye una humillación personal para Shostakovich. La tercera parte (En el coche) nos presenta a un Shostakovich ya en periodo post-Stalin, más entrado en años, y que goza de los privilegios aparejados a su status del más grande artista soviético vivo –privilegios como tener auto y chofer–. A pesar del enorme prestigio, el compositor sigue aplastado por el poder y se ve forzado a unirse al Partido Comunista y a dirigir la Federación de Compositores, herramienta del aparato cultural soviético. Una vez muerto Stalin, la situación cambió radicalmente en la Unión Soviética. El gobierno de Khrushchev denunció los excesos estalinistas y condenó el llamado “Culto a la personalidad”. Shostakovich se convirtió en el más grande compositor vivo y recibió el reconocimiento y los honores de su patria. Murió en agosto de 1975. Sin duda una vida fascinante: sus esposas, sus amantes, su angustia existencial, su silenciosa lucha contra el totalitarismo, su fantástico arte. La música de Shostakovich sintetiza la desigual relación entre el poder absoluto y opresor, por un lado, y la libertad del arte, por otro lado. A fin de cuentas lo que prevaleció fue la música de Shostakovich, no Stalin ni la Unión Soviética. He ahí la grandeza y la trascendencia del arte." ["post_title"]=> string(86) "Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(83) "somos-lo-que-leemos-el-ruido-del-tiempo-cuando-el-arte-se-enfrenta-al-totalitarismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-18 13:31:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 18:31:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67077" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17771 (24) { ["ID"]=> int(67017) ["post_author"]=> string(2) "10" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-18 08:08:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 13:08:56" ["post_content"]=> string(6071) "¿Quién es René Casados? Yo soy del trópico, de las selvas veracruzanas, del norte del estado y llego a la Ciudad de México. Uno es de donde nació, pero también de donde se hace y se deshace. Estudié Política en la Universidad Nacional Autónoma de México. ¿Y cómo empezaste en la actuación? Un día me llama por teléfono una señora que me hablaba para preguntarme si era yo actor, y me comenta que es representante del señor Ignacio López Tarso y de Ofelia Guilmáin, me dice que vienen a producir a México la película “Los hijos de Sánchez” con el señor Anthony Quinn. Le dije que yo no era actor, pero que a mí me gustaban las artes escénicas. Me dijo que había visto un corto mío, es que yo hice un comercial de Pepsi Cola, que habían visto en todo el mundo, la cuestión es que al día siguiente en el hotel María Isabel Sheraton entramos en una suite y ahí estaba el mismísimo Anthony Quinn. Finalmente me contrataron, aunque había otros candidatos. Total que de repente yo ya estaba en las calles de Tepito, actuando con Anthony Quinn. Pepe Bolaños luego me invitó a filmar la segunda versión de Pedro Páramo, porque el actor qué iba a hacer el hijo de Pedro Páramo ya no lo iba a poder hacer y necesitaba a alguien. Me preguntó si yo conocía la obra y le dije que sí, que no solamente Pedro Páramo sino muchas más. Total, que le leo el texto, le gusta cómo lo leo, le digo que estoy trabajando con Anthony Quinn en una película, me dijo que ya habló con ellos y que ya sabe cuándo tengo llamadas y que se van a coordinar. Todavía no terminaba esas películas, cuando un monstruo del guionismo, Felipe Cazals, estaba haciendo la película de “La Güera Rodríguez” y me ofrece el papel de Simón Bolívar; la hice con Fanny Cano.  Ese año hice 10 películas ininterrumpidamente. Así me inicié y muy agradecido, me cayó del cielo y uno nunca debe blasfemar. ¿Pero entonces nunca se te había ocurrido ser actor y de repente ya eras actor? No se me había ocurrido, pero me maravillaba el cine. Iba yo a todos los Cineclubs de la Ciudad de México. Total, que luego me invitaron a un musical: “West Side Story”. La verdad ni cantaba ni actuaba pero que acabo en la obra; nunca fui a la escuela a estudiar eso. También hice “El hombre de La Mancha”, donde hacía el caballero de los espejos, todo lo hice con desparpajo. ¿Cómo fue que diste el salto a Televisa? Por un accidente afortunado, un día yo fui a la fiesta de toros, tenía amigos matadores, total que me ofrece hacer Luis Becerril una Telenovela de pocos capítulos. A las pocas semanas yo estaba en el rancho de Curro Rivera filmando esa primera telenovela de 10 capítulos, “La hora del silencio”, pero resulta que Luis Becerril lo mandan a llamar a España se queda en el sexto capítulo y ya no regresa,  Luego me fui a Ginebra unos meses a vivir. Un día tomo un tren para ir a París y de repente veo al señor Ernesto Alonso. Él ya me había visto en los trabajos que había hecho. Total que me dice que necesitaba un actor para hacer el antagónico en su próxima telenovela, me pregunta que cuándo regreso a la Ciudad de México, le comento y me contrata. Hice “Muchacha de barrio”, con Ana Martín, Humberto Zurita y Sergio Jiménez. Esa telenovela fue la primera que pasaron de las 5 pm a las 7:30pm. Esta es la primera telenovela que el grupo Televisa manda a todo el mundo, y de ahí me pongo hacer telenovelas,  Total que estaba en una telenovela y me llaman para hacer XE-TU , estuvimos 7 años con 15 compañeras, primero iniciamos Érika Buenfil, Laura Flores y Victoria Ruffo, aquí fue el inicio de Carla Estrada. Yo puse la frase “Siempre sonríe y la fuerza estará contigo”, que decían que si me lo había plagiado de “La guerra de las galaxias”, fue una gran oportunidad, se hacían concursos, iban los cantantes principales, Shenna Easton, Luis Miguel, Lucero, Miguel Bosé y Emmanuel por ejemplo. La telenovela que está ahorita al aire es la telenovela “Qué le pasa a mi familia”.  ¿Cuál es tu personaje favorito? Pienso que todos ellos, me viene la impronta o en la memoria de algunas escenas que tuve el honor de protagonizar.  Saliste también en la serie “Mujeres asesinas”, cuéntanos. Si, salí con Edith González, es de los seres humanos, de las actrices, que debieron llegar a los 1000 años, en el mejor momento de su vida inicia la partida. Yo siempre me llevé muy bien con ella, hicimos teatro y otra telenovela; era una chava con muchas ansias por aprender, por saber, por estudiar, le encantaba el arte en todas sus manifestaciones. Un bello recuerdo. Otra cosa que haces es que vas al programa de López-Dóriga a hablar de política. Cuéntanos. Yo asistí a la UNAM, yo siempre combinaba mis trabajos como actor, conductor y consultor con el análisis político. Y un día platicando con Joaquín me invitó a su programa, y ya llevamos en La Mesa Política 15 años con Roy Campos y Don Pepe Fonseca. Para mí ha sido otro privilegio de vida, Artes Escénicas y análisis políticos: dos de mis pasiones. Lee: "Hermosa Venganza" Mi favorita para el Óscar 2021 | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)" ["post_title"]=> string(26) "Entrevista a René Casados" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "entrevista-a-rene-casados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-18 08:09:48" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 13:09:48" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67017" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17857 (24) { ["ID"]=> int(67077) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-18 13:28:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 18:28:45" ["post_content"]=> string(3823) "El ruido del tiempo (The noise of time) Julian Barnes (Reino Unido) Anagrama. 200p Mi calificación: 4 de 5 estrellas Muchas personas saben que uno de mis compositores favoritos es Dmitri Shostakovich. Lo considero el más grande de todos los compositores rusos, junto con Tchaikovsky. Sus obras tienen una fuerza tremenda y una expresividad que cimbra a cualquiera. El lenguaje musical es accesible y directo. Esta breve y espléndida novela de Barnes cubre la vida entera de Shostakovich, particularmente la censura que vivió bajo el aparato cultural estalinista, con la constante amenaza de ser asesinado, como cientos de artistas e intelectuales rusos. Desde que Stalin condenó su ópera “Lady Macbeth de Mtsensk”, Shostakovich vivió el terror y su música fue sacada del repertorio. Dormía con el traje puesto y la valija lista, porque sabía que a cualquier hora aparecerían los agentes del Estado para aprehenderlo y asesinarlo. La novela se divide en tres partes. En la primera (En el rellano), Shostakovich sufre la persecución luego de que Pravda –periódico oficial del Partido Comunista– denuncia su ópera Lady Macbeth como anti-soviética. Shostakovich es interrogado por la NKVD y sabe que en cualquier momento puede ser aprehendido, exiliado o asesinado. En la segunda parte (En el avión), el compositor es rehabilitado tras la Segunda Guerra Mundial gracias a su patriótica Sinfonía Leningrado, y es enviado a Estados Unidos como muestra viva de la grandeza del arte soviético. Shostakovich se ve forzado a leer discursos que no cree y en los que denuncia a Stravinsky y otros artistas rusos (Shostakovich admiraba la música de Stravinsky). El viaje de propaganda soviética a los Estados Unidos es un éxito para la URSS, pero constituye una humillación personal para Shostakovich. La tercera parte (En el coche) nos presenta a un Shostakovich ya en periodo post-Stalin, más entrado en años, y que goza de los privilegios aparejados a su status del más grande artista soviético vivo –privilegios como tener auto y chofer–. A pesar del enorme prestigio, el compositor sigue aplastado por el poder y se ve forzado a unirse al Partido Comunista y a dirigir la Federación de Compositores, herramienta del aparato cultural soviético. Una vez muerto Stalin, la situación cambió radicalmente en la Unión Soviética. El gobierno de Khrushchev denunció los excesos estalinistas y condenó el llamado “Culto a la personalidad”. Shostakovich se convirtió en el más grande compositor vivo y recibió el reconocimiento y los honores de su patria. Murió en agosto de 1975. Sin duda una vida fascinante: sus esposas, sus amantes, su angustia existencial, su silenciosa lucha contra el totalitarismo, su fantástico arte. La música de Shostakovich sintetiza la desigual relación entre el poder absoluto y opresor, por un lado, y la libertad del arte, por otro lado. A fin de cuentas lo que prevaleció fue la música de Shostakovich, no Stalin ni la Unión Soviética. He ahí la grandeza y la trascendencia del arte." ["post_title"]=> string(86) "Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(83) "somos-lo-que-leemos-el-ruido-del-tiempo-cuando-el-arte-se-enfrenta-al-totalitarismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-18 13:31:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 18:31:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67077" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "1a1583bc4dc8989f1016e3dc0f78ec71" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

El ruido del tiempo (The noise of time) Julian Barnes (Reino Unido) Anagrama. 200p Mi calificación: 4 de 5 estrellas Muchas personas...

junio 18, 2021

Entrevista a René Casados

¿Quién es René Casados? Yo soy del trópico, de las selvas veracruzanas, del norte del estado y llego a la Ciudad de...

junio 18, 2021




Más de categoría
Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

El ruido del tiempo (The noise of time) Julian Barnes (Reino Unido) Anagrama. 200p Mi calificación: 4 de 5...

junio 18, 2021
CARTAS A TORA 229

CARTAS A TORA 229

Querida Tora1: Hay un muchacho en el 48, que hace poco llegó en calidad de hijo único con mamá...

junio 18, 2021
ALCALDÍAS DE LA CDMX

LAS ALCALDÍAS DE LA CDMX , TROZOS DE CIUDAD INSEPARABLES

Este texto da cuenta de la conformación de la Capital de la República, desde su fundación como Ciudad de...

junio 18, 2021

Entrevista a René Casados

¿Quién es René Casados? Yo soy del trópico, de las selvas veracruzanas, del norte del estado y llego a...

junio 18, 2021