Albert Speer y su Ley de Ruinas

Yo no lo sé de cierto –decía Sabines– pero creo que hay que reflexionar un poquito sobre la idea de que son las grandes obras de una administración las que hacen historia; no lo sé de cierto...

29 de septiembre, 2020

Yo no lo sé de cierto –decía Sabines– pero creo que hay que reflexionar un poquito sobre la idea de que son las grandes obras de una administración las que hacen historia; no lo sé de cierto pero supongo que esto de “Chapultepec cultural” frente a la necesidad de reactivar la ya de por sí precaria economía de los creadores y difusores de cultura, merece una mirada de cerca, una llamada de atención sobre nuestro concepto de cultura. Vamos un ejemplo extremo, de verdad duro, pero es que son esos los únicos ejemplos que nos hacen pensar.

Hacia 1934, Adolf Hitler hizo su primer encargo de gran magnitud al entonces flamante nuevo arquitecto del Reich, Albert Speer. El edificador comprendió y asumió los valores fundamentales de la ideología nazi. Al emprender la construcción del Campo de los Congresos del Partido en Nuremberg, siguió la afirmación de su fürer: “Lo único que nos hacer recordar las grandes épocas son sus monumentos”. Pero fue más lejos. En sus memorias recuerda que alguna vez, mientras supervisaba la construcción del Zeppelinfeld en el Campo de los Congresos, se detuvo a observar la destrucción del hangar de los tranvías de Nuremberg, cuyo lugar sería ocupado por las tribunas del campo; su atención se detuvo ante “el amasijo que formaban los restos del hormigón armado del hangar tras su voladura; las barras de hierro asomaban por doquier y habían comenzado a oxidarse.” Desde luego, la decadente y desoladora imagen chocó de frente con la concepción de grandeza y posteridad que animaba no solo la arquitectura, sino también la postura social y cultural frente al poder del Reich. A partir de esta visión, construyó lo que denominó como la “teoría del valor como ruina” de una construcción. Según ese punto de vista, toda construcción debía constituir un puente de tradición hacia las generaciones por venir; pero los materiales de la época –cabe decir que todavía menos los de la nuestra– resultaban nada convincentes para ese fin y no podrían transmitir el carácter heroico y grandilocuente del régimen. Por esta razón, después del Zeppelinfeld, las construcciones encargadas o patrocinadas por el gobierno alemán deberían cumplir con estrictas prescripciones respecto de los materiales –el hormigón armado y la estructura de acero fueron proscritos hasta el límite– y respecto del diseño, los muros de gran altura debían resistir la presión de los vientos aun cuando ya no tuvieran un techo que los apuntalara. Así, al cabo de miles de años, según los propios cálculos de la burocracia nazi, las edificaciones guardarían una gran semejanza con sus modelos griegos y romanos.

Toda acción del Estado debía motivar a la construcción de esa utopía milenaria, como recuerda Speer: “Para ilustrar mis ideas, hice dibujar una imagen romántica del aspecto que tendría la tribuna del Zeppelinfeld después de varias generaciones de descuido: cubierta de hiedra, con los pilares derruidos y los muros rotos aquí y allá, pero todavía claramente reconocible”. El dibujo fue considerado una “blasfemia” en el entorno de Hitler. La sola idea de que hubiera pensado en un periodo de decadencia del imperio de mil años que acababa de fundarse parecía inaudita. Sin embargo, a Hitler aquella reflexión le pareció evidente y lógica. Ordenó que en lo sucesivo, las principales edificaciones de su Reich se construyeran de acuerdo con la “Ley de las Ruinas”.

Esta “locura lúcida”, como la llama Erasmo en su Elogio de la locura es sobre todo utopía; misma que se transforma en ordenamiento jurídico administrativo, pero sobre todo en razón de Estado. En efecto, el fenómeno histórico de la ideología Nazi es de lo más estudiado; sin embargo, la Ley de las Ruinas, nos enseña el grado de penetración que alcanza la ideología y la finalidad íntima de las construcciones utópicas. Discurso ideológico y utopía no son sinónimos. El primero anima a la segunda, la segunda es el epítome del primero; ambas se ensamblan en la perfección del concepto. Comparten, es cierto, algunos elementos esenciales y ambos tienen efectos reales en la vida política y en la construcción de las normas jurídicas, particularmente las constitucionales. Como parte de la vida de la sociedad y, con mayor especificidad, de la vida de la organización política, el discurso ideológico se consagra en el ejercicio del poder, la utopía entonces se convierte en un proyecto de nación; sin embargo, ni el discurso ideológico ni la utopía nacen necesariamente de la posesión del poder público, pueden nacer de la entraña de la vida comunitaria, de la pluma y la inteligencia de un grupo incluso minoritario; pueden mantenerse en la marginalidad o pueden ascender en la escala del poder hasta ocupar sus espacios. Ideología y utopía no son solo fenómenos del poder,  también son fenómenos del devenir político.

Así como la ideología no aspira a convertirse en lenguaje corriente –aunque su vocabulario sea utilizado por un sector importante de la sociedad, la ideología pretende siempre salvaguardar su terminología iniciática, su sentido apenas revelado a unos cuantos y con ello, la posesión del secreto del poder y la aspiración general de ingresar al círculo de quienes la comprenden y la manejan–, las utopías no necesariamente están llamadas a convertirse en sistemas vigentes, fácticos, terrenalmente ubicables; al contrario, una utopía fracasa y se diluye no cuando es inalcanzable, sino cuando deja de ser inspiradora. En fin, volviendo a Sabines, yo no lo sé de cierto, pero supongo… que lo que necesitamos en este momento es saber para dónde vamos, cuáles son nuestras prioridades y con qué reglas vamos a jugar en los próximos años.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17815 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29879) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29879) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17811 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17813 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17812 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-22 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (29879) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17857 (24) { ["ID"]=> int(66778) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-11 09:03:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-11 14:03:49" ["post_content"]=> string(6669) "Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día más groseros e ineficientes. Los de la vecindad van porque no tienen más remedio, ya que los baños siguen sin funcionar completamente, y para usar los del King’s tienen que consumir algo (no sé si te acuerdas, pero el referido King’s es del portero, aunque nadie en la vecindad lo sabe). El caso es que se empezó a gestar una gran agitación. Y, para acabarla de amolar, los empleados del King’s se declararon en huelga. Ahora, los vecinos tienen que andar buscando fondas donde les dejen usar los baños. Y los más aventados se lanzaron a exigir al portero que ya se los arregle o que se atenga a las consecuencias. Y como el portero no estaba dispuesto a llegar a las “consecuencias”, decidió arreglar lo de la huelga. Para eso, mandó llamar al líder de los empleados. No a la vecindad, claro, porque todos se enterarían. Preguntó quién era el que había incitado la huelga, e hizo que lo citaran en un lugar alejado. Resultó que el líder era la cocinera principal; y los guaruras, ya de entrada, advirtieron al portero que ya había declarado que no aceptaría dinero para resolver el asunto. Total, que el portero tuvo que cambiar de plan, y se fue a ver a la lideresa muy confiado en el resultado de su gestión. Te diré que en cuanto la vio hizo un gesto de disgusto y emitió una queja que más parecía el estertor de un moribundo. Porque la tal lideresa es una vieja gorda, con una nariz. descomunal llena de granitos, cacariza y con dientes negros y cariados que parecen de cocodrilo. Pero no le quedaba más remedio que “platicar” con ella. Al cabo de un rato, quedaron en verse el día siguiente, a las ocho de la noche, para cenar en un exclusivo restaurant de un hotel supra-recontra-internacional del Paseo de la Reforma. En cuanto salió, el portero instruyó a sus guaruras para que bañaran a conciencia a la susodicha; que le lavaran y, si era necesario, le pintaran los dientes de blanco, que la maquillaran aunque fuera con albayalde, que le compraran un vestido decente y que quemaran los “jeans” y la playera con  que se presentó a la “plática”. Los muchachos se las vieron duras para cumplir con todas las órdenes del amo, y al día siguiente la lideresa ya casi parecía una mujer. De todas formas, el portero hizo un gesto de asco cuando se presentó en el restaurant. Pero había que tragar camote, como se dice vulgarmente, y la sentó a una mesa situada en un rincón medio oscuro del local y la obsequió con una cena totalmente francesa, especialidad del restaurant. Déjame decirte que la vieja, como buena cocinera de “antojitos”, encontró que todo era malo y estaba mal cocinado; pero se lo comió sin dejar ni migajas. Luego vino lo peor (para el portero): llevarla al cuarto que había reservado. Le tuvieron que ayudar dos guaruras, porque ella no podía ni tenerse en pie, y ya ni siquiera probó la champaña que había en la habitación, muy bien enfriada. Los guaruras tuvieron que desvestirla también porque al amo le daba asco tocar ese vestido tan manchado, y la dejaron en la cama, luciendo el esplendor de su abundancia de carnes. El portero volvió a tragar camote, y se le echó encima. Luego no supo lo que pasó, porque la botella de champaña (que no había que desperdiciar) se le subió a la cabeza. El caso es que despertaron el día siguiente, amodorrados y con los ojos rojos. Pero la vieja estaba feliz de verse allí, entre colores suaves y cortinas de muselina, con la luz del sol entrando a raudales por el ventanal. Lo malo fue que tuvo que bañarse. No quería, porque el día anterior ya se había bañado dos veces; pero el portero se puso firme, y le dijo que no bajarían a desayunar así como estaba, oliendo a alcohol regurgitado. Durante el desayuno, no sé qué le dijo, pero ella lo escuchaba con los ojos brillantes y la boca abierta (y no sólo para comer). El caso es que cuando regresó al King’s, ya “arreglada” como acostumbraba, convenció a los empleados de levantar la huelga, a cambio de dos pesos de aumento a su salario diario, que era lo más que la delicada situación económica de la empresa permitía. También les dijo, aunque eso no constó en el acta que levantaron, que el que no aceptara se podía ir ese mismo día, sin liquidación ni carta de recomendación, para no entretenerlo. ¿Y qué crees? A los diez minutos, se reabrieron las puertas del King’s (y de sus baños, que ese día estaban saturados por la gran afluencia de clientes). Por si te preguntas cómo supe todas estas cosas, te diré que me pegué a uno de los guaruras que llevó el portero a su expedición  (me quiere mucho, y muchas veces carga conmigo), y lo presencié todo. Así que todo es cierto. No sé lo que tú pienses, pero a mi me parece que hay mucho de corrupción en todo esto. Ah, me olvidaba. La lideresa quiso repetir la experiencia unos días después, con un nuevo emplazamiento a huelga. Pero ¿qué crees? El día anterior a la fecha señalada, le dijeron  que “un amigo” quería hablar con  ella en la esquina, y no se le ha vuelto a ver. No sabes cómo habla la gente del asunto, emitiendo teorías a cual más descabelladas. Pero yo creo que lo que pasó fue que el tal amigo la convenció de que se fuera a vivir con él, y como éste no la iba a obligar a bañarse (tampoco está acostumbrado), no quiso dejar pasar la oportunidad.
 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor
Bueno, te dejo. Pero sabe que te extraño, que tengo muchas ganas de volverte a ver. Te quiere Cocatú

Te puedde interesar:

CARTAS A TORA 227

" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 228" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-228" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-11 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-11 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66778" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17774 (24) { ["ID"]=> int(67057) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-18 10:16:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 15:16:27" ["post_content"]=> string(4873) "Querida Tora1: Hay un muchacho en el 48, que hace poco llegó en calidad de hijo único con mamá consentidora. Es muy serio; siempre anda con sus libros bajo el brazo, y ya hasta trabaja. La mamá (del papá no se sabe nada hace muchos años) está muy contenta con  él, y lo pondera como no sabes. En su trabajo ya ha tenido uno o dos ascensos (de puesto y de sueldo, imagínate), y todo marcha de lo mejor. Pero… Con esta gente siempre hay algún “pero” (o varios, que es lo peor). El que nos ocupa ahora es el siguiente: un día llegó el muchacho con una señora (ella dice que es señorita, pero vete tú a saber), y la presentó a su mamá como su novia. El “pero” es que la mujer le lleva al chavo como 20 años (las malas lenguas dicen que son 26). El otro “pero” es que es su jefa en la oficina. Y el tercero es que se peleó con su familia y no tiene dónde vivir, y el chavo quiere darle alojamiento en su vivienda. Pero (¡otro!) la vivienda solo tiene dos recámaras. Eso significa que el chavo y la señora tendrían que compartir habitación; y, lo que es peor, cama. La madre dijo inmediatamente que nones, que en su casa no tolera esas costumbres modernas; que si la mujer no tiene dónde vivir, que le rente un departamento, y allí hagan lo que les dé la gana, sin que ella se entere. Por primera vez en su vida, el chavo se insubordinó y le dijo que era una retrógrada, una antigua y una intransigente (lo que más le dolió fue lo de antigua). Pero la señora, firme en sus trece (¿en sus trece qué? Nadie me lo ha podido explicar). Total, que el hijo le dijo que se iba de la casa. La madre se calló por un momento, pero sólo uno; y luego le dijo que estaba bien, pero que su casa era un santuario que no admitía profanaciones de ninguna especie (no sabes lo contenta que se quedó cuando echó eso del pecho). Total, que el chavo se subió a la azotea y le dijo a uno de los ninis que le rentaran un cuarto. “Cuartos no tenemos”, le contestó el barbudo que, además, estaba desnudo dizque porque se iba a bañar, “Están todos ocupados. Te podemos rentar un rinconcito en el mío. Al fin que yo nunca veo ni oigo lo que hacen los demás”. El chavo no tuvo más remedio que aceptar. Pero cuando subió la señora y vio que tenía que compartir el rinconcito de atrás del armario con un perro y tres ratas, puso el grito en el cielo (hasta allí llegó el alarido), y dijo que ella no estaba acostumbrada a esas miserias; que podía aguantar mucho en aras del amor, pero lo menos que exigía era un colchón con buenos resortes y sábanas limpias. Y se fue, dejando al chavo con un palmo de narices y una carta de renuncia para que la firmara. El chavo no se echó a llorar porque lo estaban mirando todos los ninis con cara de risa. Nomás les dijo que él no era payaso de nadie, y se bajó a su vivienda. La madre lo recibió como si acabara de llegar de la oficina y le sirvió la cena. Sólo se molestó un poco cuando se enteró de la renuncia que tenía que firmar; pero le dijo que más vale así, que esas jefas que exigen tanto no valen la pena, y que ya encontraría otra más decente. El pobrecito no podía dormir del disgusto, y se pasó la noche viendo la televisión, sin enterarse de lo que veía. A las seis de la mañana se levantó del sillón en el que se había derrumbado, y se lanzó a la calle en busca de trabajo, porque decidió que la cara de renuncia no la iba a firmar (“Para que aprenda” dijo, haciendo un ademán semejante al de un capitán que se lanza al asalto de un castillo con unos cuantos soldados). Y sí. Sí consiguió el trabajo. Pero su jefe va a ser un señor un  poquito raro, que cada vez que pasa junto a él lo mira de arriba abajo y se relame los labios. A ver cómo le va. En la azotea todo está tranquilo. Hace mucho que no te cuento nada de mis compañeros, ¿verdad? No ha ocurrido nada que valga la pena mencionarse, y yo me mantengo en el estado en que llegué (o sea, soltero irredento). Te quiere  Cocatú

1Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor

" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 229" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-229" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-18 10:17:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 15:17:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67057" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17857 (24) { ["ID"]=> int(66778) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-11 09:03:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-11 14:03:49" ["post_content"]=> string(6669) "Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día más groseros e ineficientes. Los de la vecindad van porque no tienen más remedio, ya que los baños siguen sin funcionar completamente, y para usar los del King’s tienen que consumir algo (no sé si te acuerdas, pero el referido King’s es del portero, aunque nadie en la vecindad lo sabe). El caso es que se empezó a gestar una gran agitación. Y, para acabarla de amolar, los empleados del King’s se declararon en huelga. Ahora, los vecinos tienen que andar buscando fondas donde les dejen usar los baños. Y los más aventados se lanzaron a exigir al portero que ya se los arregle o que se atenga a las consecuencias. Y como el portero no estaba dispuesto a llegar a las “consecuencias”, decidió arreglar lo de la huelga. Para eso, mandó llamar al líder de los empleados. No a la vecindad, claro, porque todos se enterarían. Preguntó quién era el que había incitado la huelga, e hizo que lo citaran en un lugar alejado. Resultó que el líder era la cocinera principal; y los guaruras, ya de entrada, advirtieron al portero que ya había declarado que no aceptaría dinero para resolver el asunto. Total, que el portero tuvo que cambiar de plan, y se fue a ver a la lideresa muy confiado en el resultado de su gestión. Te diré que en cuanto la vio hizo un gesto de disgusto y emitió una queja que más parecía el estertor de un moribundo. Porque la tal lideresa es una vieja gorda, con una nariz. descomunal llena de granitos, cacariza y con dientes negros y cariados que parecen de cocodrilo. Pero no le quedaba más remedio que “platicar” con ella. Al cabo de un rato, quedaron en verse el día siguiente, a las ocho de la noche, para cenar en un exclusivo restaurant de un hotel supra-recontra-internacional del Paseo de la Reforma. En cuanto salió, el portero instruyó a sus guaruras para que bañaran a conciencia a la susodicha; que le lavaran y, si era necesario, le pintaran los dientes de blanco, que la maquillaran aunque fuera con albayalde, que le compraran un vestido decente y que quemaran los “jeans” y la playera con  que se presentó a la “plática”. Los muchachos se las vieron duras para cumplir con todas las órdenes del amo, y al día siguiente la lideresa ya casi parecía una mujer. De todas formas, el portero hizo un gesto de asco cuando se presentó en el restaurant. Pero había que tragar camote, como se dice vulgarmente, y la sentó a una mesa situada en un rincón medio oscuro del local y la obsequió con una cena totalmente francesa, especialidad del restaurant. Déjame decirte que la vieja, como buena cocinera de “antojitos”, encontró que todo era malo y estaba mal cocinado; pero se lo comió sin dejar ni migajas. Luego vino lo peor (para el portero): llevarla al cuarto que había reservado. Le tuvieron que ayudar dos guaruras, porque ella no podía ni tenerse en pie, y ya ni siquiera probó la champaña que había en la habitación, muy bien enfriada. Los guaruras tuvieron que desvestirla también porque al amo le daba asco tocar ese vestido tan manchado, y la dejaron en la cama, luciendo el esplendor de su abundancia de carnes. El portero volvió a tragar camote, y se le echó encima. Luego no supo lo que pasó, porque la botella de champaña (que no había que desperdiciar) se le subió a la cabeza. El caso es que despertaron el día siguiente, amodorrados y con los ojos rojos. Pero la vieja estaba feliz de verse allí, entre colores suaves y cortinas de muselina, con la luz del sol entrando a raudales por el ventanal. Lo malo fue que tuvo que bañarse. No quería, porque el día anterior ya se había bañado dos veces; pero el portero se puso firme, y le dijo que no bajarían a desayunar así como estaba, oliendo a alcohol regurgitado. Durante el desayuno, no sé qué le dijo, pero ella lo escuchaba con los ojos brillantes y la boca abierta (y no sólo para comer). El caso es que cuando regresó al King’s, ya “arreglada” como acostumbraba, convenció a los empleados de levantar la huelga, a cambio de dos pesos de aumento a su salario diario, que era lo más que la delicada situación económica de la empresa permitía. También les dijo, aunque eso no constó en el acta que levantaron, que el que no aceptara se podía ir ese mismo día, sin liquidación ni carta de recomendación, para no entretenerlo. ¿Y qué crees? A los diez minutos, se reabrieron las puertas del King’s (y de sus baños, que ese día estaban saturados por la gran afluencia de clientes). Por si te preguntas cómo supe todas estas cosas, te diré que me pegué a uno de los guaruras que llevó el portero a su expedición  (me quiere mucho, y muchas veces carga conmigo), y lo presencié todo. Así que todo es cierto. No sé lo que tú pienses, pero a mi me parece que hay mucho de corrupción en todo esto. Ah, me olvidaba. La lideresa quiso repetir la experiencia unos días después, con un nuevo emplazamiento a huelga. Pero ¿qué crees? El día anterior a la fecha señalada, le dijeron  que “un amigo” quería hablar con  ella en la esquina, y no se le ha vuelto a ver. No sabes cómo habla la gente del asunto, emitiendo teorías a cual más descabelladas. Pero yo creo que lo que pasó fue que el tal amigo la convenció de que se fuera a vivir con él, y como éste no la iba a obligar a bañarse (tampoco está acostumbrado), no quiso dejar pasar la oportunidad.
 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor
Bueno, te dejo. Pero sabe que te extraño, que tengo muchas ganas de volverte a ver. Te quiere Cocatú

Te puedde interesar:

CARTAS A TORA 227

" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 228" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-228" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-11 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-11 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66778" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a75940ea107f9c08e10213156a15f560" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 228

Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día más groseros e...

junio 11, 2021
CARTAS A TORA 229

CARTAS A TORA 229

Querida Tora1: Hay un muchacho en el 48, que hace poco llegó en calidad de hijo único con mamá consentidora. Es muy...

junio 18, 2021




Más de categoría
MAESTRO JUAN HERNÁNDEZ 3

La vida en rosa ⏐ La voz de los pueblos indígenas

Qué somos sino lengua, palabra con la que se crea todo, así como Dios al séptimo día o como...

junio 22, 2021
don Ignacio Ramírez Calzada

A 203 años del nacimiento de don Ignacio Ramírez Calzada

Juan Ignacio Paulino Ramírez Calzada nació en San Miguel el Grande, Guanajuato, el 22 de junio de 1818 y falleció en  la Ciudad...

junio 22, 2021
Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

El ruido del tiempo (The noise of time) Julian Barnes (Reino Unido) Anagrama. 200p Mi calificación: 4 de 5...

junio 18, 2021
CARTAS A TORA 229

CARTAS A TORA 229

Querida Tora1: Hay un muchacho en el 48, que hace poco llegó en calidad de hijo único con mamá...

junio 18, 2021