Los coronavirus: mucha plática, poca acción

La gran mayoría de la ciudadanía necesita una buena dosis de confianza y un liderazgo positivo que fomenten un esfuerzo común para enfrentar la pandemia.

28 de octubre, 2021

Los epidemiólogos deben haber sido engendrados por un mago y una experta en la bolsa de valores ya que tienen un trabajo difícil: la predicción. Desde hace 25 años han estado diciendo que estábamos próximos a una epidemia de proporciones gigantescas y miren lo que nos ha aparecido a finales de 2019.

Ciertamente no son magos ni venden boletos para la rifa de un avión, pero lo que realizan no es nada fácil: analizar la información y estudiar la dinámica de las epidemias en sus ambientes naturales. En varios de los artículos anteriores se ha explicado el brutal efecto que tienen los virus en las poblaciones humanas. Sin lugar a duda, las bacterias y los virus son nuestros enemigos principales. 

Sin embargo, la verdadera historia nos reclama y nos invita a reconsiderar que los auténticos enemigos somos nosotros mismos a través de nuestros hábitos y cultura depredadora. Tengamos un poco de paciencia y consideremos que la gran mayoría de las enfermedades infecciosas tienen sus orígenes en algún animal salvaje a quien hemos desplazado de su hábitat con nuestros modales de vida licenciosa y disruptiva.

¿Acaso no hemos aumentado considerablemente el número de vuelos hacia países que antes no habíamos visitado? ¿No hemos contribuido a llevar el progreso y la explotación de recursos a lugares extraños y salvajes? ¿No hemos influido en el cambio climático con nuestros abusos en el uso de combustibles? ¿No hemos seguido contaminando nuestro medio ambiente con moléculas recalcitrantes? ¿No hemos invadido los hábitats y modificado los nichos de muchas especies de plantas y animales? 

Recordemos que el Ébola, el SARS y otros virus se incuban en los murciélagos, el HIV en los monos, el H5N1 en las aves exóticas, etc. por decir algo; nosotros hemos removido y alterado los hábitats y luego nos quejamos.  Un ejemplo importante, ¿alguien se ha preguntado por el nombre científico del coronavirus que aún nos sigue atacando? Todos sabemos que es el SARS CoV-2, pero entonces ¿dónde quedó el CoV-1? Éste apareció en China en 2003 y rápidamente causó 775 decesos, luego se expandió como el fuego a otros 37 países. Posteriormente, casi no supimos de él, simplemente desapareció; sin embargo los virólogos que trabajan en el Global Viral no lo olvidaron y nos lo han recordado todo el tiempo. La historia, la verdadera, no miente: recibimos una advertencia y la ignoramos… Aún estamos pagando las consecuencias. Además, apenas estamos empezando a entender que los enemigos somos nosotros, pero no existe la seguridad de que hayamos aprendido la lección. Nuestro afán es tan soberbio que todavía pensamos que descubrimos al virus, cuando en realidad el virus nos descubrió a nosotros al andar cazando y comiendo los murciélagos.

La segunda parte de esta pesadilla se plantea con la incógnita: es ésta la pandemia que los virólogos del Global Viral se estaban refiriendo o es el anuncio de que vienen otras cepas patógenas ante las cuales no tenemos la más mínima oportunidad. Nadie lo sabe, ni siquiera las dos lumbreras mexicanas que han contribuido con el surgimiento de un nuevo plan de estudios que trata acerca de la epidemiología política; están por publicar otro libro.  

La triste realidad es que este coronavirus ha causado grandes desgracias a la población mundial, las cuales han resultado extremas por la misma naturaleza de la pandemia y porque nadie estaba preparado con lo mínimo necesario para enfrentarla, simplemente, nos arrolló en toda la extensión de la palabra. Además de las enormes pérdidas económicas, la atmósfera cargada de dolor y el vacío de nuestros deudos todavía queda pendiente la incertidumbre y la desconfianza de nuestra respuesta ante una nueva pandemia.  Nuestro desafío es mucho mayor porque hemos tenido una pésima e infumable respuesta de nuestras autoridades que se han dedicado a ponderar y exacerbar sus sueños políticos y han dejado atrás las actividades y cuidados básicos de la salud pública. Su descuido y negligencia han sido tan criminales que gran parte de la población está sumida en la confusión acerca de los cuidados básicos elementales como la vacunación y el uso del cubrebocas. No es exagerado afirmar que una gran mayoría de la ciudadanía necesita una buena dosis de confianza y un liderazgo positivo que impulse un esfuerzo común y una energía que nos aligere la tragedia.

En marzo y abril de 2020 cuando la pandemia estaba llegando a Inglaterra y el caos y la desolación eran la escena común en las principales ciudades, los epidemiólogos, especialistas en salud pública y virólogos británicos enviaron a sus representantes a una sesión extraordinaria del Parlamento donde entregaron sendos documentos y esperaron la respuesta. La petición de los científicos era muy simple: reclamaban su participación en la toma de decisiones y exigían fungir como la autoridad sanitaria del país mientras durara la pandemia. Todo les fue concedido casi de inmediato: la autoridad, el financiamiento, las comunicaciones y los locales para establecerse. Rápidamente se formaron los grupos de trabajo y se establecieron los liderazgos, desde entonces todos trabajan para la misma causa con gran éxito, inclusive produjeron su propia vacuna.

Nosotros no podemos aspirar a esos niveles de organización y solidaridad, pero por lo menos considero que sería muy positivo el tratar de emularlos y actuar con la confianza y el carácter que hemos mostrado en otras ocasiones difíciles. Ignoramos si tendremos otra pandemia, no sabemos si continuaremos con esta abominable administración circense o vendrán otros herederos que pudieran ser peores. Existen muchas cosas que son desconocidas y que no tenemos manera de predecirlas, por eso es tan importante que empecemos desde ahora a prepararnos para enfrentar otras pandemias en circunstancias mejores. Se sugieren las siguientes actividades para empezar:

Personal

En la actualidad contamos con toda clase de personal profesional y de apoyo con la capacidad técnica y la experiencia necesaria para resolver cualquier situación. Tal vez sería adecuado y prudente reactivar algunos cursos/ejercicios de organización, responsabilidades y cadenas de mando.

Estrategia

Organizar grupos de trabajo profesional estableciendo una Junta Central con Directores que atiendan los siguientes Programas:

  • Pruebas de diagnóstico, análisis clínicos y vacunaciones. Incluye la expedición de certificados únicos y la documentación digital.
  • Clínicas y hospitales (ingreso y tratamiento de pacientes).  Vacunación a domicilio.
  • Existencias de medicinas, utensilios, equipo. Logística y mantenimiento.
  • Uniformes, desinfección y esterilización. Disponibilidad y existencias.
  • Defunciones. Logística y documentación.
  • Sistema Digital Nacional
  • Auditores administrativos (compra/venta/almacén, transporte, etc.)
  • Estadística/Documentación. (existen Actuarios y Técnicos Especialistas en Estadística). Nivel profesional, no mercenarios.

Activar a la población en la elaboración de censos (cuadra, manzana, etc.), establecimiento de auxilio para ancianos, minusválidos, incapacitados, etc. (ropa, comida, comunicaciones, transporte, etc.).

Comunicaciones

  • Entrenar/instruir voceros autorizados, no mercenarios (lenguaje simple y directo, mensajes simples y cortos, etc) para la radio y la TV. Evitar lenguajes y situaciones confusas como las que hemos tenido en las estaciones de radio y TV, mostrar tablas y gráficas con números y letras visibles.
  • Mantener listas de clínicas y hospitales, acceso a listas de internos en la internet
  • Teléfono y websites abiertos para el público.

Existen otras muchas sugerencias que otros especialistas pueden presentar o sugerir en forma más adecuada. El propósito de este ejercicio es mostrar que la comunidad es capaz de intervenir y resolver muchos incidentes en forma práctica y objetiva, el sentirse partícipe de un esfuerzo común que se convierte en el éxito de una comunidad. Eso es lo que necesitaremos para enfrentar la próxima desgracia, llámese pandemia o epidemiología política.

Confía solo en los que te hablen con la verdad.

Contacto: octopus_[email protected]

Comentarios
object(WP_Query)#17661 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72011) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72011) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(20) "ciencia-y-tecnologia" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17660 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17667 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17669 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (72011) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (2) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(73050) ["post_author"]=> string(2) "57" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-30 10:55:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-30 15:55:07" ["post_content"]=> string(7710) "Las historias increíbles suelen advertirse al público para aliviar el impacto emocional o la sorprendente verdad de lo que van a presenciar. Esta es una de esas historias asombrosas donde el espectador ya fue participante pero nunca se dio cuenta de ello ni nadie se lo hizo saber.  Obviamente, todo ha sido una formidable realidad que empezó hace mucho tiempo y que aún se repite día con día. Cada vez que un ser humano nace tiene que descender por el canal vaginal para poder ver las primeras luces. El trayecto es arduo y a veces difícil, lleno de riesgos. Durante el descenso, el rostro del pequeño se impregna de una sustancia viscosa y pegajosa que de inmediato es aspirada por la nariz y la boca para después pasar al canal digestivo hasta llegar a los intestinos. Esta densa sustancia es en realidad una mezcla de cultivos bacterianos del género Lactobacillus que la madre produce en su mucosa vaginal antes del alumbramiento. Las bacterias, una vez establecidas en el intestino del recién nacido se reproducen activamente produciendo diversas enzimas digestivas.  Al poco tiempo, el pequeño tiene hambre y en forma natural se empieza a saciar con la leche materna rica en azúcares, donde predomina la lactosa. La acción enzimática de los Lactobacillus es fragmentar la molécula de lactosa en azúcares más simples que son rápidamente incorporados al metabolismo del pequeño y así este obtiene la energía contenida en el alimento. Durante el crecimiento, el intestino del pequeño sigue desarrollando diversas biomasas bacterianas con poderosas acciones enzimáticas capaces de degradar las proteínas, grasas y otros carbohidratos contenidos en la dieta alimenticia. De tal manera que el pequeño cada vez está más capacitado para digerir un número variado de alimentos ya que ha desarrollado una serie de diversas biomasas bacterianas que le auxilian en las funciones específicas en cada uno de sus órganos. Todos estos cultivos bacterianos viven en perfecto equilibrio en su cuerpo y producen substancias que el cuerpo del pequeño no es capaz de sintetizar, tales como las vitaminas del complejo B, algunos agregados moleculares de importancia inmunológica y lo más importante, actúan como una eficiente defensa contra los variados microorganismos patógenos que tratan de invadirlo. Fuera de su cuerpo, también se encuentran cientos de diferentes tipos microbianos que lo protegen de las heridas y accidentes que pudiera sufrir. De tal manera que, en un momento determinado, él está conviviendo con millones de microorganismos desde el día en que nació, lo más inverosímil es que dichos cultivos no lo abandonaran hasta el día de su muerte. Es muy difícil puntualizar el número y el tipo de microorganismos que viven con él en esa relación de equilibrio casi perfecta.  Todos los microorganismos que conviven con él son seres vivos dotados de ácidos nucleicos que realizan sus propias actividades fisiológicas, al igual que nosotros; de tal manera que no hay nada extraño, todo es natural.  El microbioma es la gran variedad de genomas de todos esos microorganismos que en forma natural conviven dentro y fuera de un individuo. De manera automática, nosotros contenemos los ácidos nucleicos de todos esos microorganismos, donde cada especie bacteriana de todo ese universo se denomina microbiota.   Después, cada individuo va desarrollando su dieta al crecer, de tal manera que su microbiota se modificara dependiendo del tipo de alimentos de mayor consumo. Así, una persona vegetariana desarrollara una alta concentración de bacterias sacarolíticas en comparación con las bacterias degradadoras de proteínas. La gran mayoría de estas bacterias realizan sus funciones en los intestinos delgado y grueso, en el primero se realizan las funciones de degradación y absorción de los nutrientes que en forma molecular terminan disueltos al torrente circulatorio que irriga todos nuestros órganos. En el intestino grueso se efectúa otra digestión de nutrientes más difíciles y la biosíntesis de una gama de agentes neurotransmisores que se disuelven en la sangre y emigrarán hacia el cerebro, principalmente. Es importante considerar que cada individuo va a determinar una gran diferencia en sus hábitos personales y su conducta, dependiendo de su dotación genética, su ingestión de alimentos favoritos y su microflora intestinal. El concepto del microbioma es relativamente nuevo, se inicio en 2001 a través del proyecto PMH (Proyecto del Microbioma Humano) que involucró a más de 80 laboratorios en diferentes partes del mundo, coordinados por el National Institute of Health que resolvieron dilucidar esta serie de incógnitas tan interesantes.    Aunque ya existían sospechas acerca de todas estas peculiaridades, no había evidencias suficientes para confirmar una estrecha relación entre los hábitos alimenticios y el carácter y la personalidad de los individuos. El estudio del microbioma es un campo nuevo dentro de la investigación científica y abarca muchos temas muy interesantes, como la conducta humana, la psicología, la respuesta inmunológica, la promoción de nuevos tratamientos y estrategias para solucionar enfermedades o disfunciones difíciles como el Alzheimer, la esclerosis múltiple, el Parkinson y muchos otros males que aquejan a pacientes en todo el mundo. La medicina del futuro tendrá que tratar al paciente en forma individual, tomando en cuenta sus características y condiciones personales para obtener mejores resultados Mientras tanto, recientes hallazgos en gastroenterología y biología molecular han empezado a esclarecer que existe una estrechísima relación entre el microbioma y las funciones cerebrales de los individuos, en cuanto a la conducta, la respuesta inmunológica, la obesidad, etc.  Desafortunadamente, hemos estado acostumbrados a pensar que nuestra genética y el medio ambiente son los factores fundamentales de nuestra conducta y tal vez eso sea suficiente, por ahora; sin embargo, nuestros cuerpos están sujetos a miles de reacciones químicas, bioeléctricas y magnéticas que ocurren a diario en lapsos determinados que todavía no están entendidas en forma satisfactoria. Esta situación induce a pensar: ¿dónde y cómo surgen nuestras respuestas que manifestamos al exterior? ¿Existen otras posibilidades para el tratamiento de enfermedades y/o disfunciones basadas en las propiedades y características de los microbiomas?  Las preguntas son ambiciosas y abren las posibilidades de explorar algunas alternativas que atenderemos en el próximo artículo.   Dirección electrónica:[email protected]    " ["post_title"]=> string(13) "EL MICROBIOMA" ["post_excerpt"]=> string(171) "La medicina del futuro tendrá que tratar al paciente en forma individual, tomando en cuenta sus características y condiciones personales para obtener mejores resultados." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(13) "el-microbioma" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-30 10:55:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-30 15:55:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73050" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17611 (24) { ["ID"]=> int(72855) ["post_author"]=> string(2) "23" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-24 09:50:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-24 14:50:12" ["post_content"]=> string(5317) "De acuerdo a la opinión de diversos expertos en prospectiva y salud, el siglo XXI será el siglo de la salud mental. Hay dos grandes tendencias que impulsan este hecho: la baja de la mortalidad y la compleja vida actual. Y dentro de la salud mental, un hecho que preocupa es una de sus crecientes consecuencias, el suicidio. En México, en 2020, un total de 7896 personas se quitaron la vida, una cifra histórica. De 2010 a 2020 se han suicidado el mismo número de personas que en las dos décadas anteriores, 69 809 y 69 472, respectivamente. La tasa incidencia de suicidios por cada 100 000 habitantes en 2020 fue de 6.2, casi el doble de lo registrado en 2000 (3.5) o en 1990 (2.3). Estas cifras deben de dimensionarse en su verdadero impacto. La Organización Mundial de la Salud afirma que cada suicidio supone un impacto emocional en al menos seis personas del entorno de la víctima. Una alternativa para atender el fenómeno del suicidio, ante las limitadas y rebasadas capacidades institucionales para atender la salud mental, es el uso de la tecnología y de la inteligencia artificial para identificar de manera oportuna conductas de posibles suicidas. Aquí algunos ejemplos:
  • Proyecto STOP P (Suicide Prevention in Social Platforms o prevención del suicidio en plataformas sociales). Con el apoyo de un grupo multidisciplinario conformado por investigadores, psicólogos y psiquiatras, se han desarrollado una serie de algoritmos de inteligencia artificial que analizan de forma constante textos, fotos, imágenes y actividades en las redes sociales, como Twitter, y detectan patrones de comportamiento suicida con una efectividad de alrededor de 85%. Los creadores de esta herramienta sostienen que las redes sociales ofrecen información útil para identificar problemas y trastornos de enfermedades como la depresión o trastornos alimentarios, y hasta probables suicidios. Además, esta plataforma tecnológica permite recopilar información de manera anónima para respetar la privacidad de las personas, para aprender sobre conductas de “alto riesgo” de suicidio y “libre de riesgo”.
Han detectado, por ejemplo, que “el primer grupo tiende a hablar más en primera persona y a utilizar negaciones y términos relacionados con sentimientos, entre los que destaca la ansiedad. Suelen tener menor cantidad de amigos (cuentas que siguen), escriben textos con menor cantidad de caracteres y tienen mayor actividad durante los fines de semana y por la noche” (https://bit.ly/3r4YBwu).
  • Tree Hole Rescue. Esta herramienta desarrollada en China rastrea mensajes con tendencias suicidas en las redes sociales y alerta a un grupo de voluntarios que apoyan en los casos más graves. Una vez que se identifica un mensaje de riesgo de suicidio, la plataforma le otorga una puntuación de 1 al 10, que genera un informe cuando la puntuación superan los 6 puntos. Según los creadores de este software, “82% de los comentarios que el programa cataloga como peligrosos son planes reales sobre suicidio. De acuerdo con los datos del sistema, la mayoría de los usuarios que publica mensajes suicidas son mujeres de 18 a 23 años que sufren acoso, una fuerte presión en sus estudios o problemas sentimentales” (https://bit.ly/3FIJSeI).
  • Prevención de suicidios en puentes en Corea del Sur. Los servicios de emergencia de este país utilizan inteligencia artificial para analizar e identificar de manera oportuna patrones y comportamientos a partir de revisar las imágenes de las cámaras de video-vigilancia (CCTV), para evitar suicidios en los puentes desde abril de 2020. Los algoritmos aprenden de las imágenes proporcionadas por las cámaras (https://bit.ly/3oU5Ww7).
La salud mental será un reto muy importante para la salud humana en los próximos años, cuyas posibilidades de atender con éxito son bastante limitadas ante un sistema de salud público y privado desarticulado, limitado, desorganizado, y rebasado por la demanda. Así que parece que la opción disponible es la tecnología. Esperemos que nos ofrezca una solución porque mucha gente está padeciendo y sufriendo en estos complicados y complejos momentos. Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter: @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.tv y www.ruizhealytimes.com." ["post_title"]=> string(21) "Suicido y tecnología" ["post_excerpt"]=> string(106) "Durante 2020, año pandémico, 7896 personas se quitaron la vida en nuestro país, una cifra histórica. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "suicido-y-tecnologia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-24 14:51:21" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-24 19:51:21" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72855" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(73050) ["post_author"]=> string(2) "57" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-30 10:55:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-30 15:55:07" ["post_content"]=> string(7710) "Las historias increíbles suelen advertirse al público para aliviar el impacto emocional o la sorprendente verdad de lo que van a presenciar. Esta es una de esas historias asombrosas donde el espectador ya fue participante pero nunca se dio cuenta de ello ni nadie se lo hizo saber.  Obviamente, todo ha sido una formidable realidad que empezó hace mucho tiempo y que aún se repite día con día. Cada vez que un ser humano nace tiene que descender por el canal vaginal para poder ver las primeras luces. El trayecto es arduo y a veces difícil, lleno de riesgos. Durante el descenso, el rostro del pequeño se impregna de una sustancia viscosa y pegajosa que de inmediato es aspirada por la nariz y la boca para después pasar al canal digestivo hasta llegar a los intestinos. Esta densa sustancia es en realidad una mezcla de cultivos bacterianos del género Lactobacillus que la madre produce en su mucosa vaginal antes del alumbramiento. Las bacterias, una vez establecidas en el intestino del recién nacido se reproducen activamente produciendo diversas enzimas digestivas.  Al poco tiempo, el pequeño tiene hambre y en forma natural se empieza a saciar con la leche materna rica en azúcares, donde predomina la lactosa. La acción enzimática de los Lactobacillus es fragmentar la molécula de lactosa en azúcares más simples que son rápidamente incorporados al metabolismo del pequeño y así este obtiene la energía contenida en el alimento. Durante el crecimiento, el intestino del pequeño sigue desarrollando diversas biomasas bacterianas con poderosas acciones enzimáticas capaces de degradar las proteínas, grasas y otros carbohidratos contenidos en la dieta alimenticia. De tal manera que el pequeño cada vez está más capacitado para digerir un número variado de alimentos ya que ha desarrollado una serie de diversas biomasas bacterianas que le auxilian en las funciones específicas en cada uno de sus órganos. Todos estos cultivos bacterianos viven en perfecto equilibrio en su cuerpo y producen substancias que el cuerpo del pequeño no es capaz de sintetizar, tales como las vitaminas del complejo B, algunos agregados moleculares de importancia inmunológica y lo más importante, actúan como una eficiente defensa contra los variados microorganismos patógenos que tratan de invadirlo. Fuera de su cuerpo, también se encuentran cientos de diferentes tipos microbianos que lo protegen de las heridas y accidentes que pudiera sufrir. De tal manera que, en un momento determinado, él está conviviendo con millones de microorganismos desde el día en que nació, lo más inverosímil es que dichos cultivos no lo abandonaran hasta el día de su muerte. Es muy difícil puntualizar el número y el tipo de microorganismos que viven con él en esa relación de equilibrio casi perfecta.  Todos los microorganismos que conviven con él son seres vivos dotados de ácidos nucleicos que realizan sus propias actividades fisiológicas, al igual que nosotros; de tal manera que no hay nada extraño, todo es natural.  El microbioma es la gran variedad de genomas de todos esos microorganismos que en forma natural conviven dentro y fuera de un individuo. De manera automática, nosotros contenemos los ácidos nucleicos de todos esos microorganismos, donde cada especie bacteriana de todo ese universo se denomina microbiota.   Después, cada individuo va desarrollando su dieta al crecer, de tal manera que su microbiota se modificara dependiendo del tipo de alimentos de mayor consumo. Así, una persona vegetariana desarrollara una alta concentración de bacterias sacarolíticas en comparación con las bacterias degradadoras de proteínas. La gran mayoría de estas bacterias realizan sus funciones en los intestinos delgado y grueso, en el primero se realizan las funciones de degradación y absorción de los nutrientes que en forma molecular terminan disueltos al torrente circulatorio que irriga todos nuestros órganos. En el intestino grueso se efectúa otra digestión de nutrientes más difíciles y la biosíntesis de una gama de agentes neurotransmisores que se disuelven en la sangre y emigrarán hacia el cerebro, principalmente. Es importante considerar que cada individuo va a determinar una gran diferencia en sus hábitos personales y su conducta, dependiendo de su dotación genética, su ingestión de alimentos favoritos y su microflora intestinal. El concepto del microbioma es relativamente nuevo, se inicio en 2001 a través del proyecto PMH (Proyecto del Microbioma Humano) que involucró a más de 80 laboratorios en diferentes partes del mundo, coordinados por el National Institute of Health que resolvieron dilucidar esta serie de incógnitas tan interesantes.    Aunque ya existían sospechas acerca de todas estas peculiaridades, no había evidencias suficientes para confirmar una estrecha relación entre los hábitos alimenticios y el carácter y la personalidad de los individuos. El estudio del microbioma es un campo nuevo dentro de la investigación científica y abarca muchos temas muy interesantes, como la conducta humana, la psicología, la respuesta inmunológica, la promoción de nuevos tratamientos y estrategias para solucionar enfermedades o disfunciones difíciles como el Alzheimer, la esclerosis múltiple, el Parkinson y muchos otros males que aquejan a pacientes en todo el mundo. La medicina del futuro tendrá que tratar al paciente en forma individual, tomando en cuenta sus características y condiciones personales para obtener mejores resultados Mientras tanto, recientes hallazgos en gastroenterología y biología molecular han empezado a esclarecer que existe una estrechísima relación entre el microbioma y las funciones cerebrales de los individuos, en cuanto a la conducta, la respuesta inmunológica, la obesidad, etc.  Desafortunadamente, hemos estado acostumbrados a pensar que nuestra genética y el medio ambiente son los factores fundamentales de nuestra conducta y tal vez eso sea suficiente, por ahora; sin embargo, nuestros cuerpos están sujetos a miles de reacciones químicas, bioeléctricas y magnéticas que ocurren a diario en lapsos determinados que todavía no están entendidas en forma satisfactoria. Esta situación induce a pensar: ¿dónde y cómo surgen nuestras respuestas que manifestamos al exterior? ¿Existen otras posibilidades para el tratamiento de enfermedades y/o disfunciones basadas en las propiedades y características de los microbiomas?  Las preguntas son ambiciosas y abren las posibilidades de explorar algunas alternativas que atenderemos en el próximo artículo.   Dirección electrónica:[email protected]    " ["post_title"]=> string(13) "EL MICROBIOMA" ["post_excerpt"]=> string(171) "La medicina del futuro tendrá que tratar al paciente en forma individual, tomando en cuenta sus características y condiciones personales para obtener mejores resultados." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(13) "el-microbioma" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-30 10:55:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-30 15:55:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73050" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(9) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ca60bf125ddfd182cf01e82ef1a3f59c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
EL MICROBIOMA

EL MICROBIOMA

La medicina del futuro tendrá que tratar al paciente en forma individual, tomando en cuenta sus características y condiciones personales para obtener...

noviembre 30, 2021

Suicido y tecnología

Durante 2020, año pandémico, 7896 personas se quitaron la vida en nuestro país, una cifra histórica. 

noviembre 24, 2021




Más de categoría
Los robots llegaron para quedarse

Los robots llegaron para quedarse

Los robots pasaron de ser iconos de la cultura popular a ser parte integral de nuestra vida cotidiana.

diciembre 3, 2021
Los nuevos activos digitales: NFT

Los nuevos activos digitales: NFT

Nos estamos acercando de manera acelerada a un nuevo mundo digital, con nuevos modelos de valor y de mercado,...

diciembre 1, 2021
EL MICROBIOMA

EL MICROBIOMA

La medicina del futuro tendrá que tratar al paciente en forma individual, tomando en cuenta sus características y condiciones...

noviembre 30, 2021
Educación y STEAM: la tecnología es el cómo, el ser humano es el porqué

Educación y STEAM: la tecnología es el cómo, el ser humano es el porqué

Dejemos que los niños hagan grandes preguntas para que sean capaces de hallar grandes respuestas.

noviembre 30, 2021