El Fallo de los Sistemas Dictatoriales

Muchos de los países con problemas gubernamentales actualmente son parte de un régimen totalitario...

28 de octubre, 2016

Muchos de los países con problemas gubernamentales actualmente son parte de un régimen totalitario ocasionado por una dictadura, donde una sola persona sostiene el control absoluto de la toma de decisiones de una nación en general. El sistema dictatorial surgió, como forma de gobierno, a raíz del fascismo, movimiento político totalitario creado por Mussolini en el periodo de entre guerras.

A lo largo de la historia, los sistemas dictatoriales han dejado un esquema que atenta contra la libertad y la soberanía de los individuos, sin mencionar las consecuencias sociales que ocasionan. Quizá, el dictador más famoso de la historia fue Adolf Hitler, quien llevó a cabo el mayor genocidio de la historia en contra de la comunidad judía. Sin embargo, existieron otros dictadores que con su imponencia ocasionaron descontento nacional e incluso, conflictos bélicos internacionales. Tal es el caso de Stalin, dictador de la Unión Soviética, quien implantó el sistema centralizado de economía cuyo régimentiene atribuido la muerte de aproximadamente 50 millones de personas.

Algunos casos más recientes son Sadam Hussein, ex presidente de Irak, quien castigó severamente la oposición a su régimen mediante la tortura o la fuerza armada militar. Otros casos fueron Hosni Mubarak en Egipto o Muammar al- Gadafi, en Libia. Uno de los sistemas más radicales es la “Última dictadura de Europa” que se da en Bielorrusia, con el xenofóbico sistema de Alexandr Lukashenko, empeñado en la extinción de los movimientos activistas o de causa social. Ha tratado, durante los 20 años en los que su gobierno ha tenido vigencia, de controlar a la élite del ejército para impedir una rebelión en su contra. Por otra parte, tenemos a Francisco Franco en España, uno de los principales exponentes del Golpe de Estado a la Segunda República en 1936.

No todos los sistemas dictatoriales se enfocaron tanto en la represión y los intereses personales. Ilham Aliyev, en Azerbaiyán, intentaba darle un giro a las funciones gubernamentales que mantuvo su padre durante muchos años. Sin considerarse a Azerbaiyán como una dictadura formal, El “Presidente” prometió la liberación de presos que no tuvieran cargos comprobables y la apertura de sus fronteras para facilitar el comercio exterior. Promesas que, claramente, no se han cumplido. No obstante, Ilham ha llamado a su gente a mantenerse firme a sus decisiones, las cuáles son sancionadas de no ser cumplidas.

Probablemente, el dictador más sonado en la actualidad es el de Corea del Norte, donde se vive en un miedo constante por su líder Kim Jong-Un, descendiente del también dictador Kim Jong-Il. El mandatario ha creado leyes ineficientes y sin sentido que todos los habitantes deben cumplir, como la imposición de un día de fiesta nacional dedicado a la memoria de su padre o la selección limitada de cortes de cabello para hombres. Adicionalmente, el mundo ha sido testigo de las amenazas del dictador norcoreano a países primermundistas con armas nucleares con las cuáles ha experimentado los últimos años.

En Latinoamérica también hemos sido testigos de dictadores con ideas extremistas y peligrosas. Cuba es un ejemplo clave de la violación al libre albedrío de las personas. Además de restringir el comercio transnacional, los habitantes de Cuba no tienen permiso de salir del país, lo que ha detonado uno de los índices más altos de inmigración ilegal a los Estados Unidos. Venezuela, por su parte, vive una de las peores etapas de su historia después de uno de los incrementos económicos más representativos que se suspendió con la crisis energética de 1980. Sus últimos dos gobernantes (Hugo Chávez y Nicolás Maduro) han convertido a Venezuela en una “dictadura no reconocida”, con la nacionalización de empresas de iniciativa privada y posterior venta a compañías extranjeras, así como la centralización del poder que consume día a día al país Latinoamericano.




Son muchos los ejemplos que demuestran que los sistemas dictatoriales son una medida gubernamental demasiado conservadora que se somete a los caprichos de una persona obsesionada con el poder, sin posibilitar la democracia o la diferencia de opiniones. Creo que este mundo necesita una reflexión individual y colectiva sobre las personas que suben a los estándares más altos del poder. Debemos ser conscientes de lo que queremos como nación e impedir que el poder recaiga en una sola persona, porque las consecuencias de una mala decisión podrían ser severas. Finalmente, debemos analizar la ideología y los sustentos metodológicos con los que se aspira gobernar un país. No podemos permitir que la historia se repita con propuestas mal fundamentadas o discriminatorias que pudieran detonar en un nuevo sistema dictatorial, como la deportación total de practicantes de una religión o la construcción de un muro fronterizo, por ejemplo…

Comentarios

Muchos de los países con problemas gubernamentales actualmente son parte de un régimen totalitario...

enero 1, 1970

Muchos de los países con problemas gubernamentales actualmente son parte de un régimen totalitario...

enero 1, 1970




Más de categoría

Kanye West ¿presidente?

Cada vez es más común escuchar que personalidades del mundo del entretenimiento mediático o similares tienen injerencia o intenciones...

julio 24, 2020

El Surrealismo de la Cuarta Transformación

“De ninguna manera volveré a México. No soporto estar en un país más surrealista que mis pinturas”. – Salvador...

julio 10, 2020

Los Primeros 100 Días. ¡Ya Fue Suficiente!

Hablando de política, la completa esperanza en un líder mesiánico que se siente (o se dice) capaz de solucionar...

marzo 15, 2019

Nominadas a “Mejor Película” en los Oscars. ¿De qué estamos hablando?

En medio de una serie de controversias y escándalos, este próximo domingo se llevará a cabo la 91 edición...

febrero 22, 2019