Una vida plena es posible y sencillo

Aprende a descubrir qué suma y qué resta en tu camino, así te enfocas en lo que te engrandece.

3 de agosto, 2022 Una vida plena es posible y sencillo

¡Hola! Antes que otra cosa deseo que este mes que está comenzando sea de mucha luz y provecho para ti. 

Llevar una vida plena y satisfactoria no es tan difícil como parece, el primer paso es abrir tu conciencia. Hoy te propongo hacerlo para:

  1. Descubrir qué te hace avanzar en tus planes o proyectos y por lo tanto aporta a tu vida.
  2. Descubrir lo que contribuye a tu retroceso, a que te sientas estancado. 

Comencemos por el número uno. De manera general, pienso que lo siguiente siempre suma:

a) Agradecer. Porque siempre que estás siendo agradecido entras al círculo de la abundancia, de la prosperidad. Agradece por todo: cuerpo funcionando, salud, alimentos, casa, trabajo, familia, amigos, etc. Incluso agradece los momentos adversos porque son los que te brindan herramientas para fortalecer tu interior, los que modifican tu escala de prioridades y te ayudan a valorar todo lo que tienes. 

b) Ser empático con los otros. Ponerse en los zapatos de alguien más no es sencillo, pero al hacerlo comprendes que la vida es una rueda de la fortuna y que en cualquier momento puedes necesitar ayuda. La vida cambia rápido y cuando menos lo esperas. Apoyar a ese ser humano o a ese ser vivo que hoy lo está pasando mal contribuye a darle sentido a tu vida y por lo tanto te impulsa. 

c) Sonreír. Una sonrisa siempre manda un mensaje positivo tanto al exterior como al interior. No se trata de fingir, habrá momentos en los que esta acción te resulte casi imposible, sin embargo, confía en que todo mejora porque en esta vida nada es permanente. Cuando tienes la certeza de eso también sabes que es posible dibujar nuevamente una sonrisa en tu rostro. 

¿Qué contribuye al estancamiento?

a) Juzgar a los otros y a ti mismo. Cuando pones un adjetivo estás juzgando. Realmente no sabes cómo actuarías si estuvieras en las circunstancias de otra persona, ni conoces a detalle la vida de los demás. Enfócate en ti y no busques cambiar o entender a otros. El foco debe permanecer en tus acciones, en tu interior. Tampoco practiques el rol de juez contigo, tal vez pudiste haberlo hecho mejor, tal vez, lo cierto es que cada momento es ideal para comenzar de cero y ser mejor, no mejor que los demás sino mejor de lo que fuiste ayer. 

b) No aceptar tu realidad. Siempre habrá cosas, personas y situaciones que te disgusten, pero lo mejor es fluir. Aunque te cueste trabajo trata de descubrir cómo puede fortalecerte eso que no te está gustando o que estás viendo como negativo, y piensa en por qué lo ves así. Lo que resistes persiste, dijo el psiquiatra suizo Carl G. Jung. Si quieres fluir y seguir avanzando tienes que aceptar. Si es algo que estás en posibilidad de transformar, ¡adelante! De lo contrario suelta y… ya sabes qué hacer. 

c) Dejarte atrapar por el torbellino de la vida diaria. Haz un alto, toma unos minutos al día para reflexionar, ¿el camino por el que vas es el que realmente quieres, el que te llevará hasta donde están tus sueños cumplidos? Si no es así, ¿qué estás en posibilidad de hacer para meterte a la senda que te llevará a donde realmente deseas estar? 

Estas son sólo algunas propuestas, estoy segura que tienes otras en mente, ¿te gustaría compartirlas? Es un placer contactar contigo. 

https://nancy-fuentes.webnode.mx/

Comentarios


object(WP_Query)#18048 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81721) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81721) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18046 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18022 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18012 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (81721) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18049 (24) { ["ID"]=> int(81872) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-08 09:59:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 14:59:25" ["post_content"]=> string(6654) "“Un talento profundo suele ir unido a una buena memoria”. – Friedrich Hegel (1770-1831), filósofo alemán.  Se dice que, durante el proceso de aprendizaje, la sinapsis entre neuronas se mantiene fuerte y activa estimulando una buena memoria como bien descubrió Santiago Ramón y Cajal a fines del siglo XIX: “las memorias están dadas por la conectividad entre las neuronas” pero estudios más actuales también han revelado que: “a partir de muy poca información, el cerebro genera una realidad y un pasado”; es decir, que: “además de ser un fenómeno de comportamiento, la memoria también es producto de la actividad de neuronas, por lo que existe una estrecha relación entre la psicología y la neurociencia”  (Rodrigo Quian Quiroga, Qué es la memoria, Ed. Paidós). A su vez, la neurociencia no explica que la memoria refleja el estado funcional del cerebro: depende de la edad, cambios hormonales, estado de ánimo, cansancio y enfermedades. Así que adentrarse en los recovecos de la memoria para tratar de entenderla no es poca cosa porque es recurso, técnica, herramienta, comportamiento, emociones y principalmente, actividad neuronal. De ella se ha escrito y dicho mucho por lo que ha sido materia de estudio desde tiempos antiguos y el primer acercamiento consciente que tenemos con ella puede que sea a través del divertido juego de memorama el cual consiste en encontrar pares de imágenes entre un montón de tarjetas similares pero más allá del juego, existen otros misterios en torno a ella. De la mitología griega heredamos a Mnemósine, que era la representación de la memoria. Quintiliano escribió al respecto: “Nunca nos habríamos dado cuenta de qué tan grande y qué tan divino es el poder de la memoria si no fuera por el hecho de que es la memoria la que ha llevado a la oratoria a su presente posición de gloria. Porque provee al orador no solo con el orden de sus pensamientos, sino hasta incluso de sus palabras”. Por esa época, la memoria (mnemotécnica) era sinónimo de virtud e indispensable para el ejercicio de la oratoria, lo cual se perdió con el paso del tiempo hasta la llegada del Renacimiento, cuando se retomó y se consideró como un arte. Quizá el concepto o imagen más cercano que tenemos actualmente de memoria sea el espacio virtual en el que se almacena la información de nuestros equipos tecnológicos y más aún, es muy probable que confiemos plenamente en dichos dispositivos dado que no necesitamos recurrir al ejercicio de memorizar nombres, números telefónicos, contraseñas o cualquier otro dato porque todo está debidamente resguardado en el mundo virtual.  ¿Por qué se hace necesario hablar de la memoria?  Nada más y nada menos, Gabriel García Márquez escribió: “Era todavía demasiado joven para saber que la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y que gracias a ese artificio logramos sobrellevar el pasado.” Mientras que para John Irving: “la memoria es un monstruo. Uno olvida, ella no. Simplemente archiva las cosas, las guarda, las esconde y las trae al recuerdo con voluntad propia. Se piensa que uno tiene una memoria… No es cierto… La memoria lo tiene a uno…”. ¿Qué hay con la memoria? Que hemos olvidado su existencia y que cada día nos enfrentamos con más casos de demencias seniles que afectan principalmente a la memoria además de perder cada día la oportunidad de ejercitarla gracias a la dependencia con los dispositivos electrónicos que hoy tienen la capacidad de recordarlo y hacerlo todo. Entonces ¿qué nos queda de la memoria? ¿Cuál es su utilidad? Quizá no lo tenemos tan claro porque es una de #laspequeñascosas que damos por hecho que existen y que están ahí pero sin valorarlas. Valdría la pena hacer un recorrido por nuestra memoria y revisar qué secretos guarda, cuáles nos revela y cuáles nos oculta, sus motivaciones, sus alcances y sus límites. ¿Cuánta información somos capaces de recordar? ¿Conocemos los nombres de todas las personas con las que tratamos habitualmente? ¿Tenemos la capacidad de citar a un autor de memoria? ¿Podemos repetir algún diálogo o fragmento de libro? ¿Qué uso le damos a nuestra memoria? ¿Es un verdugo o un aliado? Queda entonces mucho por reflexionar porque resulta que la memoria es un terreno inexplorado, una fuente inagotable de recursos para ser y hacer más y mejor como humanos y distinguirnos de los avanzados recursos tecnológicos.   A manera de colofón: la semana mundial de la lactancia materna se celebra cada año del 1 al 7 de agosto, en 2015 escribí en este mismo espacio al respecto: “Que la lactancia no sea un evento para tomarse la foto y aparecer en las redes sociales o en primera plana, que no sea una moda, que no se le considere un capricho de las madres, que no sea motivo de prejuicio o discriminación; sino un acto de conciencia que nos permita sensibilizarnos no sólo como madres sino como sociedad para crear los mecanismos y redes de apoyo necesarios en aras de garantizar una crianza natural y de calidad para nuestros hijos”. Y con enorme gusto puedo decir que la vida me ha brindado la satisfacción de ver cada día más difusión, información y sensibilización al respecto, aunque se sabe que, es una de las tantas formas y estilos de crianza que amenazan intereses particulares por lo que diré que entre los muchos beneficios de dar el pecho a nuestros hijos se encuentra la disminución de enfermedades y problemas de tipo diabetes y/o sobrepeso. Sigamos apoyando y educando para impulsar la lactancia materna (parafraseando el lema de este año). Mi memoria omitió recordarme el tema del mismo modo que olvidó que teníamos que enviar la colaboración semanal el pasado lunes; mi memoria está fallando pero estoy segura de que es falta de descanso, así que anhelo unos días de vacaciones antes de la vuelta al colegio del crío. " ["post_title"]=> string(31) "Las pequeñas cosas: Mnemósine" ["post_excerpt"]=> string(175) "Valdría la pena hacer un recorrido por nuestra memoria y revisar qué secretos guarda, cuáles nos revela y cuáles nos oculta, sus motivaciones, sus alcances y sus límites." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-mnemosine" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-08 09:59:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 14:59:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81872" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17954 (24) { ["ID"]=> int(81567) ["post_author"]=> string(2) "69" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-29 11:18:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-29 16:18:12" ["post_content"]=> string(5423) "Muchas son las razones por las que podemos estar estresados: situaciones, personales, familiares, económicas o de trabajo. El estrés en exceso puede producirnos ansiedad e incluso depresión.  Pero ¿qué es el estrés? El estrés no es una enfermedad mental, aunque puede tener efectos duraderos en la salud mental de un individuo. El estrés es, más bien, una respuesta física, mental y emocional del cuerpo a un agente externo. Frecuentemente, la raíz del estrés está en el cambio: cambios en la vida personal, en proyectos nuevos, en el trabajo… pero también puede ser ocasionado por el entorno de la persona: relaciones conflictivas, conversaciones tensas o ambiente laboral pesado. Si el cuerpo percibe algún tipo de amenaza, entonces liberamos hormonas como cortisol, epinefrina y norepinefrina con la finalidad de mantenernos alertas. Los músculos se tensan, la presión sanguínea se eleva y entramos en una fase que se denomina pelear o huir en la que nuestro cuerpo se alista para defenderse. Pero en la mayoría de las ocasiones, el estrés no es provocado por un ataque que podamos recibir, sino por el entorno y situaciones en las que nos desenvolvemos. Esto puede provocar dolores de cabeza, tensión muscular, insomnio y, si no se atiende adecuadamente, a la larga puede producir problemas cardiacos, gástricos y ansiedad. De los factores que pueden producir estrés, me voy a centrar en uno en particular: el tema laboral. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, tres de cada cuatro mexicanos padecemos de estrés laboral y aproximadamente 15 millones de mexicanos sufren de algún tipo de padecimiento mental gracias a su trabajo. Datos de la Organización Mundial de la Salud señalan a los trabajadores mexicanos como los de mayor incidencia en temas de estrés, síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado, ansiedad y depresión. El síndrome de burnout o del trabajador quemado se refiere al estrés laboral crónico que provoca estados de agotamiento físico y mental y llega a alterar la personalidad y autoestima del trabajador. Con la idea de combatir estos problemas en los lugares de trabajo se creó la Norma Oficial Mexicana (NOM) 035. Si se aplica correctamente en empresas y centros de trabajo, esta norma permite identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo para los trabajadores. Esta Norma es impulsada y vigilada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y hasta diciembre del año pasado, sólo 32% de las empresas cumplían con ella. El tema de la salud mental en México tiene un rezago de décadas. Entre el 2019 y 2022, solo se le ha dedicado el 2.1% del presupuesto de la Secretaría de Salud (aproximadamente 3000 millones de pesos) cuando la OMS recomienda que el presupuesto designado a salud mental debe estar entre el 5% y el 10% del gasto público en salud. A esto hay que sumarle que en México se está cambiando el modelo de atención. Se busca terminar con el sistema de aislamiento e internamiento y dirigir a los pacientes a clínicas mucho más chicas (niveles 1 y 2) en las que no habrá institucionalización.  Regresando a los temas de estrés laboral, síndrome de burnout, depresión y ansiedad, los expertos recomiendan lo siguiente para combatirlos:
  1. Evitar sobrecargas de trabajo.
  2. Buscar tener liderazgos bien enfocados.
  3. Implementar horarios laborales flexibles.
  4. Ser congruente entre las habilidades y funciones que se le dan al cargo.
  5. Contar con políticas de seguridad y salud bien definidas en materia de prevención y detección.
  6. Prácticas eficientes de gestión y de comunicación.
  7. Trabajar en la motivación de los empleados.
  8. Cuidar bien a los empleados.
  9. Contar con un buen salario emocional (beneficios tangibles o ventajas intangibles del puesto que no se ven reflejados en la nómina pero que proporcionan bienestar al empleado o su familia).
" ["post_title"]=> string(38) "Estrés laboral, ansiedad y depresión" ["post_excerpt"]=> string(111) "De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, tres de cada cuatro mexicanos padecemos de estrés laboral. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "estres-laboral-ansiedad-y-depresion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-29 11:18:12" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-29 16:18:12" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81567" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18049 (24) { ["ID"]=> int(81872) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-08 09:59:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 14:59:25" ["post_content"]=> string(6654) "“Un talento profundo suele ir unido a una buena memoria”. – Friedrich Hegel (1770-1831), filósofo alemán.  Se dice que, durante el proceso de aprendizaje, la sinapsis entre neuronas se mantiene fuerte y activa estimulando una buena memoria como bien descubrió Santiago Ramón y Cajal a fines del siglo XIX: “las memorias están dadas por la conectividad entre las neuronas” pero estudios más actuales también han revelado que: “a partir de muy poca información, el cerebro genera una realidad y un pasado”; es decir, que: “además de ser un fenómeno de comportamiento, la memoria también es producto de la actividad de neuronas, por lo que existe una estrecha relación entre la psicología y la neurociencia”  (Rodrigo Quian Quiroga, Qué es la memoria, Ed. Paidós). A su vez, la neurociencia no explica que la memoria refleja el estado funcional del cerebro: depende de la edad, cambios hormonales, estado de ánimo, cansancio y enfermedades. Así que adentrarse en los recovecos de la memoria para tratar de entenderla no es poca cosa porque es recurso, técnica, herramienta, comportamiento, emociones y principalmente, actividad neuronal. De ella se ha escrito y dicho mucho por lo que ha sido materia de estudio desde tiempos antiguos y el primer acercamiento consciente que tenemos con ella puede que sea a través del divertido juego de memorama el cual consiste en encontrar pares de imágenes entre un montón de tarjetas similares pero más allá del juego, existen otros misterios en torno a ella. De la mitología griega heredamos a Mnemósine, que era la representación de la memoria. Quintiliano escribió al respecto: “Nunca nos habríamos dado cuenta de qué tan grande y qué tan divino es el poder de la memoria si no fuera por el hecho de que es la memoria la que ha llevado a la oratoria a su presente posición de gloria. Porque provee al orador no solo con el orden de sus pensamientos, sino hasta incluso de sus palabras”. Por esa época, la memoria (mnemotécnica) era sinónimo de virtud e indispensable para el ejercicio de la oratoria, lo cual se perdió con el paso del tiempo hasta la llegada del Renacimiento, cuando se retomó y se consideró como un arte. Quizá el concepto o imagen más cercano que tenemos actualmente de memoria sea el espacio virtual en el que se almacena la información de nuestros equipos tecnológicos y más aún, es muy probable que confiemos plenamente en dichos dispositivos dado que no necesitamos recurrir al ejercicio de memorizar nombres, números telefónicos, contraseñas o cualquier otro dato porque todo está debidamente resguardado en el mundo virtual.  ¿Por qué se hace necesario hablar de la memoria?  Nada más y nada menos, Gabriel García Márquez escribió: “Era todavía demasiado joven para saber que la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y que gracias a ese artificio logramos sobrellevar el pasado.” Mientras que para John Irving: “la memoria es un monstruo. Uno olvida, ella no. Simplemente archiva las cosas, las guarda, las esconde y las trae al recuerdo con voluntad propia. Se piensa que uno tiene una memoria… No es cierto… La memoria lo tiene a uno…”. ¿Qué hay con la memoria? Que hemos olvidado su existencia y que cada día nos enfrentamos con más casos de demencias seniles que afectan principalmente a la memoria además de perder cada día la oportunidad de ejercitarla gracias a la dependencia con los dispositivos electrónicos que hoy tienen la capacidad de recordarlo y hacerlo todo. Entonces ¿qué nos queda de la memoria? ¿Cuál es su utilidad? Quizá no lo tenemos tan claro porque es una de #laspequeñascosas que damos por hecho que existen y que están ahí pero sin valorarlas. Valdría la pena hacer un recorrido por nuestra memoria y revisar qué secretos guarda, cuáles nos revela y cuáles nos oculta, sus motivaciones, sus alcances y sus límites. ¿Cuánta información somos capaces de recordar? ¿Conocemos los nombres de todas las personas con las que tratamos habitualmente? ¿Tenemos la capacidad de citar a un autor de memoria? ¿Podemos repetir algún diálogo o fragmento de libro? ¿Qué uso le damos a nuestra memoria? ¿Es un verdugo o un aliado? Queda entonces mucho por reflexionar porque resulta que la memoria es un terreno inexplorado, una fuente inagotable de recursos para ser y hacer más y mejor como humanos y distinguirnos de los avanzados recursos tecnológicos.   A manera de colofón: la semana mundial de la lactancia materna se celebra cada año del 1 al 7 de agosto, en 2015 escribí en este mismo espacio al respecto: “Que la lactancia no sea un evento para tomarse la foto y aparecer en las redes sociales o en primera plana, que no sea una moda, que no se le considere un capricho de las madres, que no sea motivo de prejuicio o discriminación; sino un acto de conciencia que nos permita sensibilizarnos no sólo como madres sino como sociedad para crear los mecanismos y redes de apoyo necesarios en aras de garantizar una crianza natural y de calidad para nuestros hijos”. Y con enorme gusto puedo decir que la vida me ha brindado la satisfacción de ver cada día más difusión, información y sensibilización al respecto, aunque se sabe que, es una de las tantas formas y estilos de crianza que amenazan intereses particulares por lo que diré que entre los muchos beneficios de dar el pecho a nuestros hijos se encuentra la disminución de enfermedades y problemas de tipo diabetes y/o sobrepeso. Sigamos apoyando y educando para impulsar la lactancia materna (parafraseando el lema de este año). Mi memoria omitió recordarme el tema del mismo modo que olvidó que teníamos que enviar la colaboración semanal el pasado lunes; mi memoria está fallando pero estoy segura de que es falta de descanso, así que anhelo unos días de vacaciones antes de la vuelta al colegio del crío. " ["post_title"]=> string(31) "Las pequeñas cosas: Mnemósine" ["post_excerpt"]=> string(175) "Valdría la pena hacer un recorrido por nuestra memoria y revisar qué secretos guarda, cuáles nos revela y cuáles nos oculta, sus motivaciones, sus alcances y sus límites." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-mnemosine" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-08 09:59:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 14:59:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81872" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "387c0caae953614212fa77305a3e3f18" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Las pequeñas cosas: Mnemósine

Las pequeñas cosas: Mnemósine

Valdría la pena hacer un recorrido por nuestra memoria y revisar qué secretos guarda, cuáles nos revela y cuáles nos oculta, sus...

agosto 8, 2022
Estrés laboral, ansiedad y depresión

Estrés laboral, ansiedad y depresión

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, tres de cada cuatro mexicanos padecemos de estrés laboral.

julio 29, 2022




Más de categoría
Vivir de expectativas

Vivir de expectativas

Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos...

agosto 15, 2022

Cuando quiero

Es ideal hacer las cosas que nos gusten cuando queremos, pero esto no siempre es posible.

agosto 15, 2022

No le dejes todo al tiempo

Dicen que lo cura todo pero… la realidad es distinta…

agosto 10, 2022
¿Bailamos?

¿Bailamos?

Como cada lunes, Saúl Homero Montoya nos comparte una pequeña reflexión de vida.

agosto 8, 2022