La introspección: herramienta para gestionar tiempos difíciles 

Tras la educación y la economía, la interacción humana es el tercer ámbito más afectado como consecuencia de la Era Covid. Desarrollar la introspección nos permite mirarnos cara a cara, confrontarnos y reconfigurarnos de manera intencional y...

16 de octubre, 2020

Tras la educación y la economía, la interacción humana es el tercer ámbito más afectado como consecuencia de la Era Covid.

Desarrollar la introspección nos permite mirarnos cara a cara, confrontarnos y reconfigurarnos de manera intencional y ventajosa en nuestro vínculo con los demás.  

El ser humano está siempre en interacción con algo o con alguien. No existimos en la nada ni en el vacío y por ello tomar acciones conscientes acerca de la forma en que nos vinculamos con la existencia es central para entender la Era Covid e influir en la construcción de los tiempos post-pandemia, tanto en lo individual como en lo colectivo. 

La interacción de la que hablo se da en tres dimensiones: nos vinculamos con los demás seres humanos, con el entorno y con nostros mismos. Como consecuencia de los distintos niveles de confinamiento que hemos padecido y la distancia social que habremos de seguir experimentando por una buena cantidad de tiempo, nuestras maneras de relacionarnos en esas tres dimensiones se han visto trastocadas, y muy probablemente muchos de estos cambios habrán de permanecer en los tiempos post-covid, modificando para siempre nuestros parámetros de relación y contacto. 

Tras la economía y la educación, éste, la interacción, es el tercer ámbito de mayor, más profunda y duradera afectación para la civilización humana como consecuencia de la Era Covid. 

Es pronto aún para saber la forma y la profundidad en que habrá de modificarse nuestra manera de relacionarnos en todos los niveles. A lo largo de las últimas entregas he intentado reflexionar acerca de lo que podría significar la Era Covid para nuestro futuro y he intentado resaltar la importancia de que asumamos la responsabilidad para influir en el mundo que se está gestando ante nuestros ojos. Pero para que esto sea posible, resulta indispensable abordar la forma en que nos relacionamos con aquello que nos sucede internamente ante los acontecimientos que nos aquejan.

Como seres racionales-emocionales, cada uno de los acontecimientos que suceden a nuestro alrededor, en especial aquellos que trastocan de forma directa o indirecta nuestra vida, nos afectan, y no siempre ponemos la atención debida para considerar la profundidad e importancia de dicha afectación. 

Si nos permitimos funcionar internamente en “piloto automático”, en vez de detenernos, reflexionar y asimilar lo que nos sucede en aras de tomar decisiones que, además de la emocionalidad, pasen por el tamiz de la razón, caeremos en conductas impulsivas, nos carcomerá el estrés y tendremos cada vez menos claridad mental y una mayor sensación de ser devorados y gobernados por las circunstancias.     

  Desde luego que se trata de un tema demasiado amplio para ser tratado a profunidad en un espacio como éste, pero sí es posible plantear dos mecanismos fundamentales para llevar a cabo este proceso. Hoy nos enfocaremos en uno de ellos: en tiempos donde lo que destaca es el ruido, la información contradictoria y falsa, la crisis económica y sanitaria, una de las herramientas más importantes y útiles para tomar contacto con nosotros mismos y con la propia existencia es la introspección. 

Al existir en interacción con los otros y el entorno, nos suceden, tanto en lo externo como en lo interno, infinidad de cosas, y recibimos una innumerable cantidad de estímulos de la más amplia variedad. El problema es que toda esta información no se almacena en nuestra mente de forma neutra o inocua, sino que conlleva reacciones y consecuencias que se traducen en acciones y conductas que posteriormente condicionan y construyen nuestro futuro, tanto en el inmediato, como a mediano y largo plazo. Es por ello que detenernos a reflexionar seriamente acerca de todo ello es fundamental para nuestra vida.  

Es verdad que la introspección no ha tenido demasiada publicidad a lo largo de los años. De hecho, al contrario, todo conspira para que la dejemos de lado. Ante la velocidad con que la circunstancias nos obligan a movernos, detenerse a interiorizar suena casi anti-natura

El mundo pre-covid nos enseñó que la existencia consiste en la acumulación de objetos y experiencias, ambas debidamente inventariadas con fotos y videos para que quede constancia de nuestra vida a partir de que dichas pruebas, una vez que pasen por la aduana de ser compartidas, vistas y comentadas. Y una vez conseguido esto, el plan consiste en acumular más objetos y experiencias susceptibles de documentarse para que los otros comprueben que seguimos el camino “apropiado”.   

Sin embargo, paradójicamente la Era Covid nos ha obligado a tomar un respiro. A causa de la distancia social y la suspensión de actividades en espacios públicos, el catálogo de experiencias “memorables y compartibles” se ha reducido, al menos por un tiempo, a su mínima expresión. Las vidas aparentemente extraordinarias exhibidas en las redes sociales por aquellos “contactos” que consideramos referencias del buen-vivir se trasmutan en existencias tan ordinarias como la nuestra y por un espacio de tiempo, la competencia sin destino se ha suspendido. 

Por fin pudimos tomar un respiro, aunque la mayoría optó por engancharse en una nueva versión de la misma dinámica: llenar ese vacío de nuevas vivencias con fotos y recuerdos del pasado, con testimonios y videos de lo que significaba quedarse en casa, mostrar supuestas habilidades recién adquiridas, inscribirse en toda suerte de cursos, talleres y “webinars” de la más variada especie, en fin, cualquier cosa con tal de no dejarse alcanzar por el silencio y el autoexámen. 

Por eso no sorprendió la sobresaturación de publicaciones de gente desesperada mostrando sus rutinas de confinamiento, sus primeros acordes con una guitarra, su recién descubierta pasión por la repostería, sus novedosas y exóticas rutinas de ejercicio, la más desorbitada creatividad manifiesta en delirantes teorías de la conspiración y un largo y absurdo etcétera. Porque, de nuevo, no mostrar, no compartir, equivale a la inexistencia.  

Pero, a pesar de todo, en la intimidad de la pausa, no tuvimos más remedio que pasar una buena parte del tiempo con nostros mismos, y, ante la falta de costumbre, esa especie de soledad forzosa no tardó en resultarnos abrumadora. Muestra de ello está en lo ocurrido durante las semanas de confinamiento: aumento en el consumo de bebidas alcohólicas e incremento desmesurado de la violencia doméstica, en especial contra la mujer. 

Ante lo opresivo del aislamiento, siempre resulta más fácil abrir la puerta a los estímulos desordenados del exterior que nos “salvan” del silencio que, ante la falta de costumbre, confrontarnos con nuestra propia interioridad y asumir nuestra ebullición personal como parte de quienes somos. 

El problema está en que esta dinámica “salvadora” de permitir que nos inunde el exterior está muy lejos de ser inofensiva. Si esta cascada de información y acontecimientos descontrolados la dejamos penetrar en nuestro interior sin orden ni concierto, lo más probable es que, en lugar de alcanzar comprensiones útiles y provechosas para nuestra propia vida, nos sumerjamos en la confusión y el desconcierto. 

Justamente la introspección es un mecanismo a nuestro alcance para tomar contacto con el silencio, permitir que cada cosa se acomode en su sitio y de este modo mantenernos en un estado de mayor ecuanimidad que nos faculte para gestionar mejor nuestra propia existencia.     

Pero podemos ir más allá: si le damos una vuelta de tuerca más, podemos entender la introspección, esa reflexión profunda acerca de nostros mismos, no solo como una herramienta para descifrar la realidad desde una perspectiva más amplia y serena, sino también como mecanismo de transformación que nos acerque a nuestra mejor versión en los distintos aspectos de la existencia. 

La introspección invita a observar la propia consciencia, la propia existencia desde una mirada capaz de distanciarse, de asumirse como un observador que reconoce sus emociones, pensamientos y actos, sin identificarse en exclusiva con ellos. Quizá sentí esto o aquello, pensé una cosa o la otra, hice A o B, pero no soy eso, no estoy condicionado a repetir los mismos patrones por siempre y por eso, tanto emociones, como pensamientos y actos pueden ser transformados. 

Desarrollar la capacidad de introspección en tiempos tan aciagos como los presentes nos permite mirarnos cara a cara como si se tratase de un espejo, tomar consciencia de todos esos contenidos, emociones, impulsos que nos constituyen, confrontarlos y reconfigurarlos de manera intencional y ventajosa.  

Quizá la posibilidad de introspección sea uno de los pocos regalos que nos hizo la Era Covid: la necesidad imperiosa de detenerse y pensar, aunque sea por un momento, en lo que sigue, en lo que nos gustaría que siguiera, en lo que no seguirá por más que lo deseemos, en lo que podría o no seguir, con o sin nuestra anuencia. 

A partir del ejercicio serio y comprometido de la introspección podemos reconocer los límites que nos impone la realidad, al mismo tiempo que ejercemos la capacidad auténtica para influir en nuestra propia vida y en el mundo que nos rodea. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios


object(WP_Query)#18125 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30759) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30759) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18061 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18018 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-14 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-11 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30759) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18027 (24) { ["ID"]=> int(81721) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-03 09:29:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 14:29:06" ["post_content"]=> string(4043) "¡Hola! Antes que otra cosa deseo que este mes que está comenzando sea de mucha luz y provecho para ti.  Llevar una vida plena y satisfactoria no es tan difícil como parece, el primer paso es abrir tu conciencia. Hoy te propongo hacerlo para:
  1. Descubrir qué te hace avanzar en tus planes o proyectos y por lo tanto aporta a tu vida.
  2. Descubrir lo que contribuye a tu retroceso, a que te sientas estancado. 
Comencemos por el número uno. De manera general, pienso que lo siguiente siempre suma: a) Agradecer. Porque siempre que estás siendo agradecido entras al círculo de la abundancia, de la prosperidad. Agradece por todo: cuerpo funcionando, salud, alimentos, casa, trabajo, familia, amigos, etc. Incluso agradece los momentos adversos porque son los que te brindan herramientas para fortalecer tu interior, los que modifican tu escala de prioridades y te ayudan a valorar todo lo que tienes.  b) Ser empático con los otros. Ponerse en los zapatos de alguien más no es sencillo, pero al hacerlo comprendes que la vida es una rueda de la fortuna y que en cualquier momento puedes necesitar ayuda. La vida cambia rápido y cuando menos lo esperas. Apoyar a ese ser humano o a ese ser vivo que hoy lo está pasando mal contribuye a darle sentido a tu vida y por lo tanto te impulsa.  c) Sonreír. Una sonrisa siempre manda un mensaje positivo tanto al exterior como al interior. No se trata de fingir, habrá momentos en los que esta acción te resulte casi imposible, sin embargo, confía en que todo mejora porque en esta vida nada es permanente. Cuando tienes la certeza de eso también sabes que es posible dibujar nuevamente una sonrisa en tu rostro.  ¿Qué contribuye al estancamiento? a) Juzgar a los otros y a ti mismo. Cuando pones un adjetivo estás juzgando. Realmente no sabes cómo actuarías si estuvieras en las circunstancias de otra persona, ni conoces a detalle la vida de los demás. Enfócate en ti y no busques cambiar o entender a otros. El foco debe permanecer en tus acciones, en tu interior. Tampoco practiques el rol de juez contigo, tal vez pudiste haberlo hecho mejor, tal vez, lo cierto es que cada momento es ideal para comenzar de cero y ser mejor, no mejor que los demás sino mejor de lo que fuiste ayer.  b) No aceptar tu realidad. Siempre habrá cosas, personas y situaciones que te disgusten, pero lo mejor es fluir. Aunque te cueste trabajo trata de descubrir cómo puede fortalecerte eso que no te está gustando o que estás viendo como negativo, y piensa en por qué lo ves así. Lo que resistes persiste, dijo el psiquiatra suizo Carl G. Jung. Si quieres fluir y seguir avanzando tienes que aceptar. Si es algo que estás en posibilidad de transformar, ¡adelante! De lo contrario suelta y… ya sabes qué hacer.  c) Dejarte atrapar por el torbellino de la vida diaria. Haz un alto, toma unos minutos al día para reflexionar, ¿el camino por el que vas es el que realmente quieres, el que te llevará hasta donde están tus sueños cumplidos? Si no es así, ¿qué estás en posibilidad de hacer para meterte a la senda que te llevará a donde realmente deseas estar?  Estas son sólo algunas propuestas, estoy segura que tienes otras en mente, ¿te gustaría compartirlas? Es un placer contactar contigo.  https://nancy-fuentes.webnode.mx/" ["post_title"]=> string(36) "Una vida plena es posible y sencillo" ["post_excerpt"]=> string(98) "Aprende a descubrir qué suma y qué resta en tu camino, así te enfocas en lo que te engrandece. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "una-vida-plena-es-posible-y-sencillo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-03 10:41:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 15:41:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81721" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17952 (24) { ["ID"]=> int(81567) ["post_author"]=> string(2) "69" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-29 11:18:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-29 16:18:12" ["post_content"]=> string(5423) "Muchas son las razones por las que podemos estar estresados: situaciones, personales, familiares, económicas o de trabajo. El estrés en exceso puede producirnos ansiedad e incluso depresión.  Pero ¿qué es el estrés? El estrés no es una enfermedad mental, aunque puede tener efectos duraderos en la salud mental de un individuo. El estrés es, más bien, una respuesta física, mental y emocional del cuerpo a un agente externo. Frecuentemente, la raíz del estrés está en el cambio: cambios en la vida personal, en proyectos nuevos, en el trabajo… pero también puede ser ocasionado por el entorno de la persona: relaciones conflictivas, conversaciones tensas o ambiente laboral pesado. Si el cuerpo percibe algún tipo de amenaza, entonces liberamos hormonas como cortisol, epinefrina y norepinefrina con la finalidad de mantenernos alertas. Los músculos se tensan, la presión sanguínea se eleva y entramos en una fase que se denomina pelear o huir en la que nuestro cuerpo se alista para defenderse. Pero en la mayoría de las ocasiones, el estrés no es provocado por un ataque que podamos recibir, sino por el entorno y situaciones en las que nos desenvolvemos. Esto puede provocar dolores de cabeza, tensión muscular, insomnio y, si no se atiende adecuadamente, a la larga puede producir problemas cardiacos, gástricos y ansiedad. De los factores que pueden producir estrés, me voy a centrar en uno en particular: el tema laboral. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, tres de cada cuatro mexicanos padecemos de estrés laboral y aproximadamente 15 millones de mexicanos sufren de algún tipo de padecimiento mental gracias a su trabajo. Datos de la Organización Mundial de la Salud señalan a los trabajadores mexicanos como los de mayor incidencia en temas de estrés, síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado, ansiedad y depresión. El síndrome de burnout o del trabajador quemado se refiere al estrés laboral crónico que provoca estados de agotamiento físico y mental y llega a alterar la personalidad y autoestima del trabajador. Con la idea de combatir estos problemas en los lugares de trabajo se creó la Norma Oficial Mexicana (NOM) 035. Si se aplica correctamente en empresas y centros de trabajo, esta norma permite identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo para los trabajadores. Esta Norma es impulsada y vigilada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y hasta diciembre del año pasado, sólo 32% de las empresas cumplían con ella. El tema de la salud mental en México tiene un rezago de décadas. Entre el 2019 y 2022, solo se le ha dedicado el 2.1% del presupuesto de la Secretaría de Salud (aproximadamente 3000 millones de pesos) cuando la OMS recomienda que el presupuesto designado a salud mental debe estar entre el 5% y el 10% del gasto público en salud. A esto hay que sumarle que en México se está cambiando el modelo de atención. Se busca terminar con el sistema de aislamiento e internamiento y dirigir a los pacientes a clínicas mucho más chicas (niveles 1 y 2) en las que no habrá institucionalización.  Regresando a los temas de estrés laboral, síndrome de burnout, depresión y ansiedad, los expertos recomiendan lo siguiente para combatirlos:
  1. Evitar sobrecargas de trabajo.
  2. Buscar tener liderazgos bien enfocados.
  3. Implementar horarios laborales flexibles.
  4. Ser congruente entre las habilidades y funciones que se le dan al cargo.
  5. Contar con políticas de seguridad y salud bien definidas en materia de prevención y detección.
  6. Prácticas eficientes de gestión y de comunicación.
  7. Trabajar en la motivación de los empleados.
  8. Cuidar bien a los empleados.
  9. Contar con un buen salario emocional (beneficios tangibles o ventajas intangibles del puesto que no se ven reflejados en la nómina pero que proporcionan bienestar al empleado o su familia).
" ["post_title"]=> string(38) "Estrés laboral, ansiedad y depresión" ["post_excerpt"]=> string(111) "De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, tres de cada cuatro mexicanos padecemos de estrés laboral. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "estres-laboral-ansiedad-y-depresion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-29 11:18:12" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-29 16:18:12" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81567" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18027 (24) { ["ID"]=> int(81721) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-03 09:29:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 14:29:06" ["post_content"]=> string(4043) "¡Hola! Antes que otra cosa deseo que este mes que está comenzando sea de mucha luz y provecho para ti.  Llevar una vida plena y satisfactoria no es tan difícil como parece, el primer paso es abrir tu conciencia. Hoy te propongo hacerlo para:
  1. Descubrir qué te hace avanzar en tus planes o proyectos y por lo tanto aporta a tu vida.
  2. Descubrir lo que contribuye a tu retroceso, a que te sientas estancado. 
Comencemos por el número uno. De manera general, pienso que lo siguiente siempre suma: a) Agradecer. Porque siempre que estás siendo agradecido entras al círculo de la abundancia, de la prosperidad. Agradece por todo: cuerpo funcionando, salud, alimentos, casa, trabajo, familia, amigos, etc. Incluso agradece los momentos adversos porque son los que te brindan herramientas para fortalecer tu interior, los que modifican tu escala de prioridades y te ayudan a valorar todo lo que tienes.  b) Ser empático con los otros. Ponerse en los zapatos de alguien más no es sencillo, pero al hacerlo comprendes que la vida es una rueda de la fortuna y que en cualquier momento puedes necesitar ayuda. La vida cambia rápido y cuando menos lo esperas. Apoyar a ese ser humano o a ese ser vivo que hoy lo está pasando mal contribuye a darle sentido a tu vida y por lo tanto te impulsa.  c) Sonreír. Una sonrisa siempre manda un mensaje positivo tanto al exterior como al interior. No se trata de fingir, habrá momentos en los que esta acción te resulte casi imposible, sin embargo, confía en que todo mejora porque en esta vida nada es permanente. Cuando tienes la certeza de eso también sabes que es posible dibujar nuevamente una sonrisa en tu rostro.  ¿Qué contribuye al estancamiento? a) Juzgar a los otros y a ti mismo. Cuando pones un adjetivo estás juzgando. Realmente no sabes cómo actuarías si estuvieras en las circunstancias de otra persona, ni conoces a detalle la vida de los demás. Enfócate en ti y no busques cambiar o entender a otros. El foco debe permanecer en tus acciones, en tu interior. Tampoco practiques el rol de juez contigo, tal vez pudiste haberlo hecho mejor, tal vez, lo cierto es que cada momento es ideal para comenzar de cero y ser mejor, no mejor que los demás sino mejor de lo que fuiste ayer.  b) No aceptar tu realidad. Siempre habrá cosas, personas y situaciones que te disgusten, pero lo mejor es fluir. Aunque te cueste trabajo trata de descubrir cómo puede fortalecerte eso que no te está gustando o que estás viendo como negativo, y piensa en por qué lo ves así. Lo que resistes persiste, dijo el psiquiatra suizo Carl G. Jung. Si quieres fluir y seguir avanzando tienes que aceptar. Si es algo que estás en posibilidad de transformar, ¡adelante! De lo contrario suelta y… ya sabes qué hacer.  c) Dejarte atrapar por el torbellino de la vida diaria. Haz un alto, toma unos minutos al día para reflexionar, ¿el camino por el que vas es el que realmente quieres, el que te llevará hasta donde están tus sueños cumplidos? Si no es así, ¿qué estás en posibilidad de hacer para meterte a la senda que te llevará a donde realmente deseas estar?  Estas son sólo algunas propuestas, estoy segura que tienes otras en mente, ¿te gustaría compartirlas? Es un placer contactar contigo.  https://nancy-fuentes.webnode.mx/" ["post_title"]=> string(36) "Una vida plena es posible y sencillo" ["post_excerpt"]=> string(98) "Aprende a descubrir qué suma y qué resta en tu camino, así te enfocas en lo que te engrandece. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "una-vida-plena-es-posible-y-sencillo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-03 10:41:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 15:41:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81721" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "38bf4269c6f92618ddef5488378f1675" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Una vida plena es posible y sencillo

Una vida plena es posible y sencillo

Aprende a descubrir qué suma y qué resta en tu camino, así te enfocas en lo que te engrandece.

agosto 3, 2022
Estrés laboral, ansiedad y depresión

Estrés laboral, ansiedad y depresión

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, tres de cada cuatro mexicanos padecemos de estrés laboral.

julio 29, 2022




Más de categoría

No le dejes todo al tiempo

Dicen que lo cura todo pero… la realidad es distinta…

agosto 10, 2022
¿Bailamos?

¿Bailamos?

Como cada lunes, Saúl Homero Montoya nos comparte una pequeña reflexión de vida.

agosto 8, 2022
Las pequeñas cosas: Mnemósine

Las pequeñas cosas: Mnemósine

Valdría la pena hacer un recorrido por nuestra memoria y revisar qué secretos guarda, cuáles nos revela y cuáles...

agosto 8, 2022
Una vida plena es posible y sencillo

Una vida plena es posible y sencillo

Aprende a descubrir qué suma y qué resta en tu camino, así te enfocas en lo que te engrandece....

agosto 3, 2022