Era Covid: Un par de enseñanzas de las muchas posibles

Al 2020 lo recordaremos como un año aciago, aunque si sabemos sacarle provecho, también podemos recibir grandes enseñanzas. Como ejemplo, sólo dos: Reconocer que el control sobre el entorno, los demás y nuestra propia vida es una...

25 de diciembre, 2020

Al 2020 lo recordaremos como un año aciago, aunque si sabemos sacarle provecho, también podemos recibir grandes enseñanzas. Como ejemplo, sólo dos:

Reconocer que el control sobre el entorno, los demás y nuestra propia vida es una ilusión. 

Encontrar maneras distintas de relacionarnos con nosotros mismos, con el entorno y con los demás.

Se termina –por fin– este extraño 2020. Un año que lo recordaremos por los enormes desafíos que nos planteó, y que en gran medida aún no están resueltos. Sin embargo, si sabemos sacarles provecho, pueden transformase en importantes enseñanzas.

Para no abrumar en una fecha como esta, me centraré sólo en dos posibles enseñanzas: 

La primera de ellas consiste en aprender a vivir en la incertidumbre. Nos rodeamos de bienes y de compromisos, hacemos planes y proyectos, nos sumergimos en relaciones poco saludables, saturamos nuestras agendas de tareas y quehaceres creyendo de ese modo tendremos control sobre los demás, sobre las circunstancias y sobre nuestra propia vida. Sin embargo, esa certeza no es otra cosa que una ilusión. No vayamos más lejos; si en la Navidad de hace un año alguien nos hubiese contado lo que ocurría en 2020, lo hubiésemos propuesto como candidato al psiquiátrico. 

Una pandemia, que si la vemos en abstracto es incluso de baja letalidad, nos restregó en la cara lo frágil que es nuestra supuesta vida segura, cómoda y organizada y lo sensible que son nuestras “poderosas” instituciones de salud, nuestros omnipotentes Estados y nuestra adorada sociedad capitalista de consumo. Nos permitió ver a nuestros líderes al desnudo, con sus contradicciones y sus miedos, nos quitó la venda de los ojos acerca de lo inútil y agotador que resulta luchar contra las fuerzas de la naturaleza.  

Ahora bien, todo lo anterior no es producto de un accidente aislado y extraordinario, de un castigo divino, de un “cisne negro” incomprensible que trastocó a la civilización humana, a la manera de las películas apocalípticas donde una invasión extraterrestre, un fenómeno natural imposible o un meteorito gigante destruye la paz mundial, hasta que la sagacidad, el valor y los talentos extraordinarios de Bruce Willis “desfacen el entuerto”. Lo ocurrido en 2020 no es equivalente al inverosímil escenario en el que se funda, por ejemplo, la serie de televisión The Walking Dead, donde de pronto, sin razón aparente –o cuando menos no desvelada aún hasta la temporada 8– los seres humanos que mueren, “resucitan” como zombies con la extravagante misión de morder a todos los humanos posibles con la intención de convertirlos también en zombies. 

Nada de eso tiene semejanza alguna con la aparición del SARS-CoV-2. Más allá de su origen, se trata simplemente de un nuevo virus, como han aparecido infinidad de ellos a lo largo de la historia humana, situación que da cuenta de la naturaleza cambiante, evolutiva y versátil de nuestro planeta, naturaleza mutable que, por cierto, permitió que de una remota bacteria unicelular pudiésemos devenir los seres humanos. 

Ése es el planeta en que vivimos, en el que hemos vivido siempre; un mundo incierto, imprevisto, uno donde la vida se abre camino sin que en ocasiones parezca importarle demasiado las reglas de la estadística y la probabilidad. 

Lo que nos enseña lo vivido en el 2020 es que la certeza que tanto añoramos es ilusoria y que la verdadera realidad planetaria está inmersa en el cambio, la transformación y la incertidumbre. Y con todo, para nada se trata de una enseñanza novedosa. Ya Heráclito, filósofo nacido en Éfeso en el siglo VI a.C., dejó cuenta de este conocimiento con su famosa conclusión de que jamás nos bañamos dos veces en el mismo río, haciendo referencia a que todo cambia, a que la realidad está inserta en un devenir en permanente transformación del que los seres humanos no tenemos el menor control. 

Si nos lo permitimos, la pandemia por Covid 19 nos puede enseñar que si bien el dominio de nuestro entorno y de nuestro devenir es imposible –y, por lo tanto, la certeza ilusoria–, no se trata de un castigo sino de una manera más profunda de entender la naturaleza del mundo que habitamos. 

La incertidumbre no es una anomalía sino una condición existencial inevitable y si asumimos nuestro papel de humanidad adulta y la aceptamos como es, vivir en lo incierto puede convertirse en una manera novedosa y creativa de contactar con la esencia más profunda de la realidad. 

Aprender a vivir y a confiar en los procesos evolutivos, escuchar a nuestro cuerpo y a quienes nos rodean, poner atención a las pequeñas señales que nos da la vida pueden ser brújulas más precisas y eficaces que el espejismo de pretender controlarlo todo a partir de nuestra visión limitada y parcial. 

Otra de las grandes lecciones que nos ha dejado la pandemia a partir de las restricciones y el confinamiento obligado está en la necesidad de abordar de manera distinta nuestra forma de relacionarnos, tanto con nosotros mismos, con el entorno y con los demás.

Si bien es cierto que hemos tenido que restringir y modificar nuestro modo de contacto con los demás tanto en el entrono laboral, como social, personal y familiar en aras de evitar contagios y reducir la propagación del virus, lo peor que podría pasarnos sería salir de esta crisis asumiendo al “otro” como una amenaza. 

No debemos olvidar que ese “otro” que nos rodea, que viaja a nuestro lado en el transporte público, que camina por la nuestra misma acera, que está en la mesa de junto en el restaurante, vive el mismo dilema y experimenta la misma vulnerabilidad y frustración que nosotros. Ese “otro” también tiene una familia que quiere proteger y tiene tanto miedo a enfermar, morir o contagiar a los suyos como lo tenemos cualquiera. 

Asumir nuevas formas de socialización, que velen por la seguridad y la salud, pero que al mismo tiempo contemplen maneras aceptables de convivencia y vinculación verdadera es un imperativo central. Ante este escenario la propuesta es buscar una “convivencia consciente”, que implica tomar las medidas apropiadas para reducir al máximo el riesgo de contagio, pero también cuidar de nosotros en todos los aspectos que nos componen: en lo físico, pero también en lo emocional, en lo mental, en lo psicológico, en lo energético y en lo relacional. Esta intención nos exige mantenernos presentes, informados y cuidadosos, pero también proactivos, empáticos y responsables. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios


object(WP_Query)#18053 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59469) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59469) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18051 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18020 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18018 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59469) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18054 (24) { ["ID"]=> int(82183) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-15 10:36:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:36:16" ["post_content"]=> string(4815) "Durante nuestro día a día vivimos corriendo, haciendo mil cosas diferentes, queriendo ganarle la corrida al reloj, siempre con prisa. Y nuestra mente no es diferente, nuestros pensamientos vienen y van de un lugar a otro, estos con la capacidad de ir del pasado al futuro en un abrir y cerrar de ojos. Cuando menos nos damos cuenta nuestra mente está totalmente descontrolada, pasamos de la realidad a la irrealidad o de repente está llena de expectativas o como se dice muchas veces: soñamos despiertos. No quiere decir que soñar con algo, o que tengamos un objetivo y que hagamos todo lo posible por alcanzarlo sea malo, al contrario, si no tuviéramos objetivos, nuestra vida no tendría ningún sentido. El problema es cuando vivimos fuera de la realidad, cuando nuestros pensamientos nos controlan y tenemos pensamientos recurrentes u obsesivos “pensamientos rumiativos” en determinado aspecto; cuando somos secuestrados por nuestros pensamientos y emociones. Cuando nuestra mente está totalmente descontrolada y damos rienda suelta a nuestros pensamientos e imaginación, es justo ahí que podemos perdernos entre la realidad y la fantasía, empezamos a crear historias en nuestra cabeza que única y exclusivamente existen en nuestra mente y nada más. Es cuando empezamos a vivir de expectativas de cualquier tipo: amorosas, profesionales o personales. “Los seres humanos tenemos la capacidad de planear o imaginar en nuestra mente y después responder como si fueran estímulos reales. La imaginación no es neutral desde un punto de vista fisiológico: las fantasías pueden activar los sistemas fisiológicos y producir respuestas. Los recuerdos emocionales y condicionamientos nos empujan a reaccionar rápidamente ante ciertas cosas, de forma que antes de ser conscientes de la situación que se presenta, el cuerpo reacciona y las emociones nos invaden, apoderándose de nuestros pensamientos y comportamientos, pudiéndose expresar en conductas reactivas”. Nuestros fantasmas empiezan a salir y a llevarnos por rumbos nada agradables: empezamos a crear historia en nuestra cabeza, que después de tanto imaginarlas, las vemos y sentimos como reales:
  • Una persona que teme que lo despidan de su trabajo porque piensa que no le cae bien a su jefe, sin ningún fundamento.
  • Una mujer/un hombre que muere de celos por su pareja y se imagina que lo está traicionando con su amigo porque se vieron de una manera diferente.
  • La obsesión de alcanzar algún objetivo y solo se vive para eso sin importar nada más.
  • - Etc…
Lo peor es que todo esto solo existe en nuestra mente y muchas veces si existe un tercero dentro de nuestras fantasías, ni siquiera está enterado, ni se imagina que él o ella sea la causa de nuestro sufrimiento o de nuestras expectativas. “Podemos aprender a estar atentos a las emociones y pensamientos en cuanto surgen, y a descubrir sus vínculos con nuestros recuerdos y condicionamientos emocionales. Dándonos cuenta y observando lo que ocurre en nuestro interior, evitamos ser capturados por ello. Al ser conscientes de cómo somos secuestrados por las preocupaciones internas, podemos calmar y reducir los bucles que retroalimentan la supuesta amenaza y la mantienen, que es la repetición de pensamientos reiterados a los que llamamos “pensamiento rumiativo”. Así podemos elegir otro tipo de respuestas: se trata de entrenar la mente de manera que nos permita afrontar, convivir y fluir con las realidades de la vida, sean las que sean”. Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no de la forma como nos gustaría, es fundamental para no crear falsas expectativas en nuestras vidas. La meditación es una herramienta muy poderosa para entrenar nuestra mente y poder tener una verdadera paz mental. Referencias: Material del curso Mindfulness Transpersonal, Escuela Española de Desarrollo Transpersonal, Madrid, España, 2018." ["post_title"]=> string(21) "Vivir de expectativas" ["post_excerpt"]=> string(197) "Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no de la forma como nos gustaría, es fundamental para no caer en falsas expectativas." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "vivir-de-expectativas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-15 13:25:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 18:25:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82183" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17956 (24) { ["ID"]=> int(81567) ["post_author"]=> string(2) "69" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-29 11:18:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-29 16:18:12" ["post_content"]=> string(5423) "Muchas son las razones por las que podemos estar estresados: situaciones, personales, familiares, económicas o de trabajo. El estrés en exceso puede producirnos ansiedad e incluso depresión.  Pero ¿qué es el estrés? El estrés no es una enfermedad mental, aunque puede tener efectos duraderos en la salud mental de un individuo. El estrés es, más bien, una respuesta física, mental y emocional del cuerpo a un agente externo. Frecuentemente, la raíz del estrés está en el cambio: cambios en la vida personal, en proyectos nuevos, en el trabajo… pero también puede ser ocasionado por el entorno de la persona: relaciones conflictivas, conversaciones tensas o ambiente laboral pesado. Si el cuerpo percibe algún tipo de amenaza, entonces liberamos hormonas como cortisol, epinefrina y norepinefrina con la finalidad de mantenernos alertas. Los músculos se tensan, la presión sanguínea se eleva y entramos en una fase que se denomina pelear o huir en la que nuestro cuerpo se alista para defenderse. Pero en la mayoría de las ocasiones, el estrés no es provocado por un ataque que podamos recibir, sino por el entorno y situaciones en las que nos desenvolvemos. Esto puede provocar dolores de cabeza, tensión muscular, insomnio y, si no se atiende adecuadamente, a la larga puede producir problemas cardiacos, gástricos y ansiedad. De los factores que pueden producir estrés, me voy a centrar en uno en particular: el tema laboral. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, tres de cada cuatro mexicanos padecemos de estrés laboral y aproximadamente 15 millones de mexicanos sufren de algún tipo de padecimiento mental gracias a su trabajo. Datos de la Organización Mundial de la Salud señalan a los trabajadores mexicanos como los de mayor incidencia en temas de estrés, síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado, ansiedad y depresión. El síndrome de burnout o del trabajador quemado se refiere al estrés laboral crónico que provoca estados de agotamiento físico y mental y llega a alterar la personalidad y autoestima del trabajador. Con la idea de combatir estos problemas en los lugares de trabajo se creó la Norma Oficial Mexicana (NOM) 035. Si se aplica correctamente en empresas y centros de trabajo, esta norma permite identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo para los trabajadores. Esta Norma es impulsada y vigilada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y hasta diciembre del año pasado, sólo 32% de las empresas cumplían con ella. El tema de la salud mental en México tiene un rezago de décadas. Entre el 2019 y 2022, solo se le ha dedicado el 2.1% del presupuesto de la Secretaría de Salud (aproximadamente 3000 millones de pesos) cuando la OMS recomienda que el presupuesto designado a salud mental debe estar entre el 5% y el 10% del gasto público en salud. A esto hay que sumarle que en México se está cambiando el modelo de atención. Se busca terminar con el sistema de aislamiento e internamiento y dirigir a los pacientes a clínicas mucho más chicas (niveles 1 y 2) en las que no habrá institucionalización.  Regresando a los temas de estrés laboral, síndrome de burnout, depresión y ansiedad, los expertos recomiendan lo siguiente para combatirlos:
  1. Evitar sobrecargas de trabajo.
  2. Buscar tener liderazgos bien enfocados.
  3. Implementar horarios laborales flexibles.
  4. Ser congruente entre las habilidades y funciones que se le dan al cargo.
  5. Contar con políticas de seguridad y salud bien definidas en materia de prevención y detección.
  6. Prácticas eficientes de gestión y de comunicación.
  7. Trabajar en la motivación de los empleados.
  8. Cuidar bien a los empleados.
  9. Contar con un buen salario emocional (beneficios tangibles o ventajas intangibles del puesto que no se ven reflejados en la nómina pero que proporcionan bienestar al empleado o su familia).
" ["post_title"]=> string(38) "Estrés laboral, ansiedad y depresión" ["post_excerpt"]=> string(111) "De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, tres de cada cuatro mexicanos padecemos de estrés laboral. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "estres-laboral-ansiedad-y-depresion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-29 11:18:12" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-29 16:18:12" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81567" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18054 (24) { ["ID"]=> int(82183) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-15 10:36:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:36:16" ["post_content"]=> string(4815) "Durante nuestro día a día vivimos corriendo, haciendo mil cosas diferentes, queriendo ganarle la corrida al reloj, siempre con prisa. Y nuestra mente no es diferente, nuestros pensamientos vienen y van de un lugar a otro, estos con la capacidad de ir del pasado al futuro en un abrir y cerrar de ojos. Cuando menos nos damos cuenta nuestra mente está totalmente descontrolada, pasamos de la realidad a la irrealidad o de repente está llena de expectativas o como se dice muchas veces: soñamos despiertos. No quiere decir que soñar con algo, o que tengamos un objetivo y que hagamos todo lo posible por alcanzarlo sea malo, al contrario, si no tuviéramos objetivos, nuestra vida no tendría ningún sentido. El problema es cuando vivimos fuera de la realidad, cuando nuestros pensamientos nos controlan y tenemos pensamientos recurrentes u obsesivos “pensamientos rumiativos” en determinado aspecto; cuando somos secuestrados por nuestros pensamientos y emociones. Cuando nuestra mente está totalmente descontrolada y damos rienda suelta a nuestros pensamientos e imaginación, es justo ahí que podemos perdernos entre la realidad y la fantasía, empezamos a crear historias en nuestra cabeza que única y exclusivamente existen en nuestra mente y nada más. Es cuando empezamos a vivir de expectativas de cualquier tipo: amorosas, profesionales o personales. “Los seres humanos tenemos la capacidad de planear o imaginar en nuestra mente y después responder como si fueran estímulos reales. La imaginación no es neutral desde un punto de vista fisiológico: las fantasías pueden activar los sistemas fisiológicos y producir respuestas. Los recuerdos emocionales y condicionamientos nos empujan a reaccionar rápidamente ante ciertas cosas, de forma que antes de ser conscientes de la situación que se presenta, el cuerpo reacciona y las emociones nos invaden, apoderándose de nuestros pensamientos y comportamientos, pudiéndose expresar en conductas reactivas”. Nuestros fantasmas empiezan a salir y a llevarnos por rumbos nada agradables: empezamos a crear historia en nuestra cabeza, que después de tanto imaginarlas, las vemos y sentimos como reales:
  • Una persona que teme que lo despidan de su trabajo porque piensa que no le cae bien a su jefe, sin ningún fundamento.
  • Una mujer/un hombre que muere de celos por su pareja y se imagina que lo está traicionando con su amigo porque se vieron de una manera diferente.
  • La obsesión de alcanzar algún objetivo y solo se vive para eso sin importar nada más.
  • - Etc…
Lo peor es que todo esto solo existe en nuestra mente y muchas veces si existe un tercero dentro de nuestras fantasías, ni siquiera está enterado, ni se imagina que él o ella sea la causa de nuestro sufrimiento o de nuestras expectativas. “Podemos aprender a estar atentos a las emociones y pensamientos en cuanto surgen, y a descubrir sus vínculos con nuestros recuerdos y condicionamientos emocionales. Dándonos cuenta y observando lo que ocurre en nuestro interior, evitamos ser capturados por ello. Al ser conscientes de cómo somos secuestrados por las preocupaciones internas, podemos calmar y reducir los bucles que retroalimentan la supuesta amenaza y la mantienen, que es la repetición de pensamientos reiterados a los que llamamos “pensamiento rumiativo”. Así podemos elegir otro tipo de respuestas: se trata de entrenar la mente de manera que nos permita afrontar, convivir y fluir con las realidades de la vida, sean las que sean”. Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no de la forma como nos gustaría, es fundamental para no crear falsas expectativas en nuestras vidas. La meditación es una herramienta muy poderosa para entrenar nuestra mente y poder tener una verdadera paz mental. Referencias: Material del curso Mindfulness Transpersonal, Escuela Española de Desarrollo Transpersonal, Madrid, España, 2018." ["post_title"]=> string(21) "Vivir de expectativas" ["post_excerpt"]=> string(197) "Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no de la forma como nos gustaría, es fundamental para no caer en falsas expectativas." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "vivir-de-expectativas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-15 13:25:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 18:25:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82183" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ade98fa3f23088e88612889372556cc3" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Vivir de expectativas

Vivir de expectativas

Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no...

agosto 15, 2022
Estrés laboral, ansiedad y depresión

Estrés laboral, ansiedad y depresión

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud, tres de cada cuatro mexicanos padecemos de estrés laboral.

julio 29, 2022




Más de categoría
Vivir de expectativas

Vivir de expectativas

Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos...

agosto 15, 2022

Cuando quiero

Es ideal hacer las cosas que nos gusten cuando queremos, pero esto no siempre es posible.

agosto 15, 2022

No le dejes todo al tiempo

Dicen que lo cura todo pero… la realidad es distinta…

agosto 10, 2022
¿Bailamos?

¿Bailamos?

Como cada lunes, Saúl Homero Montoya nos comparte una pequeña reflexión de vida.

agosto 8, 2022