Era Covid: Proxémica y Urbanismo: del hacinamiento obligado a un futuro incierto

La era Covid ha puesto de manifiesto algo que ya sabíamos, pero que habíamos decidido ignorar: la convivencia en espacios cerrados y reducidos, durante un tiempo indeterminado, así sea con la propia familia, produce problemas emocionales y...

5 de febrero, 2021

La era Covid ha puesto de manifiesto algo que ya sabíamos, pero que habíamos decidido ignorar: la convivencia en espacios cerrados y reducidos, durante un tiempo indeterminado, así sea con la propia familia, produce problemas emocionales y conductuales que muy fácilmente derivan en la violencia, el abuso y el maltrato.

Mientras que la población mundial se aglomera cada vez más en grandes ciudades, las tendencias en la edificación urbana se inclina por espacios progresivamente más reducidos y menos luminosos, donde debe habitar más gente, sin importar los efectos que dichas reducciones y hacinamientos producen en la salud física, emocional y mental del ser humano. 

Esto aplica tanto en vivienda como en oficinas y nunca antes como en esta Era Covid, de confinamientos obligatorios y distancia social, se había hecho tan evidente y preocupante. 

Hoy cerramos la revisión del trabajo de Edward T. Hall, aplicándolo en esta ocasión al diseño de espacios físicos, tanto públicos como privados y nuestra relación con ellos. Recordemos que Hall, en su libro La dimensión oculta1 hace un interesantísimo estudio acerca de los diferentes tipos de distancias que los seres humanos guardan entre sí en aras de relacionarse, sin dejar de tomar en cuenta los espacios físicos que compartimos.  

A este respecto Hall afirma: “Si uno considera los seres humanos del mismo modo que los consideraban los antiguos tratantes de esclavos y concibe sus necesidades de espacio sencillamente en función de los límites de su cuerpo, le importan poco los efectos del hacinamiento. Pero si uno ve al hombre rodeado de una serie de burbujas invisibles pero mesurables, la arquitectura aparece de otro modo. Entonces es posible imaginar que la gente se sienta apretada en los espacios donde tiene que vivir y trabajar2 ”. 

Es fundamental destacar que no se trata simplemente de un tema de comodidad o estética, sino del efecto pernicioso y perjudicial que los espacios reducidos, poco luminosos y sobre-habitados producen en los seres humanos. Ante la cohabitación sostenida en espacios reducidos y sobre-habitados, Hall afirma: “Es posible incluso que (la gente hacinada) se sienta obligada a comportamientos, relaciones o descargas emocionales en extremo estresantes. Como la gravedad, la influencia de dos cuerpos uno en otro es inversamente proporcional no sólo al cuadrado de la distancia entre ellos sino tal vez aún al cubo. Cuando aumenta el estrés aumenta con él la sensibilidad de hacinamiento (la gente se pone más irritable), de modo que hay cada vez menos espacio disponible cuanto más se necesita3”. 

Esta descripción retrata una escena recurrente, y cada vez más habitual, en los domicilios urbanos de la gran mayoría de las ciudades. Y ni siquiera hablamos en exclusiva del estrato de población más pobre, sino de amplios segmentos de clase media cuyos espacios habitacionales han entrado en un acelerado proceso de encogimiento desde hace décadas. Si ya de por sí esta sensación de claustrofobia compartida existía desde antes, en niveles progresivos y preocupantes –recordemos que el texto de Hall data de 1966 y ya entonces podía reconocerse y anticiparse dicho fenómeno–, a partir del confinamiento obligado por la Era Covid, las consecuencias se han multiplicado de forma alarmante, afectando en especial a las mujeres y a las poblaciones más vulnerables. No es casualidad que la violencia doméstica –particularmente la relacionada con el género– se haya disparado en prácticamente en todo occidente. 

Como hemos ido desentrañando en los últimos artículos, el problema de la distancia entre los seres humanos es un tema capital para construir vínculos y relaciones. De forma paradójica, mientras la pandemia nos ha obligado a mantener una distancia cada vez mayor con la gente que no forma parte de nuestro círculo personal e íntimo, la misma Era Covid, con sus prevenciones sanitarias y limitaciones de tránsito y convivencia ha provocado que aquellos que cohabitan en mismo domicilio deban traslapar sus espacios vitales por demasiadas horas al día, provocando con ello sensaciones de hacinamiento, asfixia colectiva, falta de intimidad y sobre abundancia de interacción. 

Si bien el aislamiento seca el alma y el espíritu ante la falta de contacto, cercanía e intimidad, la sobreexposición al contacto con el otro y la falta de espacios privados y personales produce irritación, ansiedad y violencia. En ambos casos, aislamiento y hacinamiento, los vínculos, las relaciones y las formas de relacionarse se modifican, alteran y distorsionan, con lo cual resulta cada vez más frecuente que el vínculo íntimo oscile con facilidad de la cercanía, el amor y la convivencia armónica, al estrés, la violencia y la intolerancia. Esto nos lleva a que los vínculos dentro del núcleo familiar se trastoquen, que las parejas exacerben sus diferencias, que los chicos en edad escolar tengan cada vez más dificultades para concentrarse y que en general el entorno familiar se deteriore.

También nuestra relación con los espacios públicos ha comenzado a deteriorarse. Si caminamos por la calle o visitamos un parque no sabemos a ciencia cierta qué distancia es la apropiada para evitar riesgos de contagio. Por su parte los espacios públicos cerrados, como el transporte público, estaciones de metro, de tren, aeropuertos, restaurantes, centros comerciales, etcétera, resultan los lugares más peligrosos en términos sanitarios, solo superados en riesgo por las reuniones de amigos y familiares no-convivientes que se organizan en los espacios privados. Es decir que la Era Covid y sus riesgos sanitarios están directamente relacionados con la cercanía que guardamos con el otro y el espacio físico en que dicha interacción tiene lugar. 

Si bien el proceso de vacunación masiva y universal contra el SARS-CoV-2 ha comenzado en un buen número de países, no parece que en casi ningún lugar los calendarios previstos terminen por cumplirse. Lo cierto es que, sumado a los problemas de producción y entrega de las propias farmacéuticas, el desafío económico, técnico, científico, social y logístico que implica ducha campaña global, así como la incertidumbre que conlleva el proceso en general no permite suponer que volveremos pronto a los niveles de movilidad y convivencia segura previos a diciembre de 2019. Y aún si esto ocurriera, las carencias sobre este tema puestas en evidencia por la Era Covid no habrán de desaparecer.  

Ante los inminentes cambios de hábitos, tanto laborales como educativos, se requerirán de espacios de trabajo y estudio en casa, lo que se traducirá en un mayor tiempo de convivencia. Al respecto nos dice Hall: “Como en la relación entre el tabaco y el cáncer, los efectos acumulativos del hacinamiento por lo general no se notan sino cuando el daño ya está hecho4”. Esto nos permite suponer que las preguntas que nos hacemos hoy persistirán aun cuando se haya erradicado el riesgo de contagio: ¿qué tanto habrá de transformarse la manera de concebir el urbanismo luego de las lecciones dejadas por la Era Covid?

El ser humano necesita, tanto para ser productivo como para alcanzar una convivencia pacífica y constructiva, de espacios apropiados y suficientes. La era Covid ha puesto de manifiesto algo que ya sabíamos, pero que habíamos decidido ignorar: la convivencia en espacios cerrados y reducidos, durante un tiempo indeterminado, así sea con la propia familia, produce problemas emocionales y conductuales que muy fácilmente derivan en la violencia, el abuso y el maltrato.

Al igual que en las entregas anteriores, más que respuestas, lo que surgen son preguntas: ¿cómo debe reinterpretarse el diseño de los espacios en las grandes ciudades? ¿Cómo resolver y equilibrar el problema de costo-espacio en las futuras construcciones habitacionales, cuando quizá la tendencia de los tiempos –con la educación y el trabajo a distancia– nos lleve a pasar más tiempo en casa acompañados de la familia completa? ¿Hasta qué punto cada miembro de la familia debe tener un espacio de privacidad que favorezca la convivencia armónica?    

Pero, más allá de lo complicado que resulta dar respuestas a interrogantes de este tipo, lo objetivamente cierto es que los riesgos sanitarios de esta Era Covid –y que han costado al mundo cientos de miles de muertos– debido a la etiología y modos de contagio del SARS-CoV-2, están directamente relacionados con dos factores: la distancia que guardamos los seres humanos entre nosotros al vincularnos y al espacio físico en que dicha interacción tiene lugar. Así de importante es para nuestros tiempos el tema de la proxémica, disciplina creada por Edward T. Hall, y esto nos obliga a encontrar alguna enseñanza a los tiempos por venir. 

El espacio en que nos movemos y la distancia que nos separa de nuestros semejantes, aun sin Era Covid es un asunto central para el desarrollo y la viabilidad humana. Así como en textos anteriores revisábamos las posibles formas óptimas de vinculación y contacto con el otro, hoy la reflexión nos lleva a preguntarnos acerca de cómo tendrán que ser los espacios laborales y los espacios de vivienda, así como los espacios públicos y privados que compartimos como sociedad para proveer de mayor salud y bienestar al ser humano del futuro. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

1 Hall, Edward T., La dimensión oculta, Primera Edición, Vigésimo séptima Reimpresión, México, Siglo Veintiuno, 2019, Págs. 255

2 Íbidem, P. 158

3 Idem.

4 Ibidem, P. 210

Comentarios


object(WP_Query)#17971 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61170) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61170) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17969 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17934 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17931 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61170) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79891) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-14 11:46:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 16:46:35" ["post_content"]=> string(4844) "Los mexicanos estamos más gordos que nunca. No lo digo yo, lo dice la OMS. En las últimas cuatro décadas hemos pasado de vivir en un país en el que el número de personas con bajo peso doblaba al de los obesos a uno en el que hay más obesos que personas con delgadez extrema. Así lo dice también el Imperial College de Londres (Reino Unido) en un estudio recientemente publicado en la revista científica The Lancet, y que alerta sobre la epidemia mundial de obesidad que tendrá consecuencias para la salud de magnitudes indescriptibles. México ocupa el 5to. lugar de obesidad en el mundo, se estima que la cifra aumente en 35 millones de adultos para la siguiente década, advirtió la federación mundial de obesidad. De acuerdo con el Atlas Mundial de Obesidad más de mil millones de personas en todo el mundo vivirán con obesidad para 2030, a su vez el 13% de los niños y adolescentes se verán afectados. La cifra se duplicará con creces en los países de bajos ingresos en dicho periodo. La pregunta del millón: ¿Por qué en un país multidiverso como lo es México, en el que se pueden consumir frutas, verduras y alimentos naturales todo el año, los mexicanos seguimos alimentándonos de comida procesada y alimentos chatarra? Si además la economía de las familias  apunta a que comer en la calle es mucho más caro que consumir alimentos preparados en casa. ¿A qué debemos nuestros malos hábitos alimenticios? Cuando la dieta de los mexicanos estaba basada en maíz, frijol, chile y verduras, todo de origen  natural y sin grasa. Desde hace ya varias décadas la única oferta alimenticia para los niños en las escuelas y la única fuente de hidratación son botanas chatarra y refrescos y bebidas azucaradas, eso ha repercutido gravemente en nuestra salud, el significativo aumento de peso, es mucho más grave de lo que suponemos y va mucho más allá de ser un problema estético, siendo esto algo aprendido; lo que no es aprendido es la repercusión en la mala circulación, la afectación a los huesos, la posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2, hipertensión, problemas de hígado, de corazón  y otras enfermedades además del bajo rendimiento que se sufre cuando la persona vive con obesidad. Tememos una dieta pobre y poco variada, no comemos lo suficiente en calidad ni en valor nutritivo, lo que nos ocasiona una deficiencia de calcio, hierro y por difícil que parezca de creer padecemos sobre peso y anemia al mismo tiempo. No tener dinero y a la vez sufrir sobrepeso puede resultar contradictorio. En México 7 de cada 10 adultos y 3 de cada 5 niños padecen sobrepeso. Según la organización mundial de la salud y la nutrición, las personas en condición de pobreza tienden a buscar alimentos de bajo contenido nutricional y altos en grasa y azúcares, para satisfacer el hambre de forma rápida y a un bajo costo. La desnutrición de los primeros años programa el metabolismo para toda la vida, para un ambiente de escasez y desnutrición. Los costos a la economía no son menos graves. Se estima que el costo por atender las enfermedades ocasionadas por la obesidad superan los 120 millones de pesos anuales, un dato gravísimo para un país que no sufre por problemas de clima ni por falta de oferta alimenticia saludable. No existen hambrunas sin desequilibrio social, siendo la gastronomía mexicana patrimonio de la humanidad, somos una de las sociedades peor alimentadas del mundo. Otro engaño al que nos enfrentamos en los últimos años es el mal llamado “Body Positive”, término acuñado a la filosofía de dejar de pelear contra tu cuerpo y aceptarlo tal y como es, esto se ha vuelto una peligrosa trampa, porque si bien es cierto que nuestro cuerpo es único y perfecto y debemos amarlo a pesar y por encima de sus “Defectos”, este término se refería en un principio más a dejar de buscar la perfección y sentirnos fatal por no tener un cuerpo con medidas perfectas, de tratar de esconder nuestros “Defectos” que no son otra cosa que características del cuerpo de cada quién. A este término nos debemos prácticamente el total de la población ya que ninguno de nosotros de alguna u otra manera  encajamos en los inalcanzables estándares de belleza perfecta que propone la industria de la moda y la publicidad. El problema es que disfrazando de positivismo y aceptación estamos disculpando problemas que mucho más allá de lo estético nos están condenando a problemas irreversibles de salud. No es lo mismo una talla  extra grande de ropa que una talla extragrande de intestino u estómago o un cuerpo curvy, que unas arterias o un corazón curvy. No se trata de no aceptarnos, amarnos es proveer la mejor alimentación a nuestro organismo a la vez que ver con cariño y admiración nuestro reflejo en el espejo." ["post_title"]=> string(35) "“BODY POSITIVE”  ¿UNA TRAMPA?" ["post_excerpt"]=> string(121) "México padece una crisis de obesidad que empieza desde la infancia. Las consecuencias a nuestra salud son incalculables." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "body-positive-una-trampa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-14 11:57:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 16:57:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79891" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17869 (24) { ["ID"]=> int(80414) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-30 13:18:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-30 18:18:49" ["post_content"]=> string(5641) " Me encuentro en mi alcoba preparándome para salir a un compromiso. Escucho un ruido fuera de lo normal como un murmullo de una voz desconocida. Volteo a mi alrededor. No encuentro nada, aparentemente todo está en orden.  Me paro frente al espejo observando mi traje negro muy elegante mientras doy unos ajustes para mi arreglo. Miro cada detalle de mi atuendo de pies a cabeza. Recorro mi persona de abajo hacia arriba. Al llegar a mi rostro mis ojos chocan con su reflejo; algo no está bien. La mirada en el espejo es penetrante impacta con un negro profundo en las pupilas. En conjunto una mirada intimidante y malévola hipnotiza mi atención.  Mi piel comenzó a enchinarse. Presiento entonces un mal que emana del reflejo de esa imagen. Sabía que no era yo el que miraba del otro lado. De pronto una sonrisa tenebrosa se pintó en la cara de aquel ser que no me explicaba quién era. Entonces, al percibir mi miedo, comenzó a reír con más fuerza hasta llegar a la carcajada burlona e intimidante. Podía escuchar su voz atravesando el cristal y se metía en mi mente invadiendo con su tono mi cuerpo entero. El terror en mí crecía, pero al mismo tiempo lo enfrentaba. Entendí que no había opción más que  encararlo como pudiera, aunque sabía de antemano que era imposible vencerlo, pues tenía poderes que desconocía, en otras palabras, no era humano.  Le grité que se callara y solo conseguía que se burlara más. Lo cuestioné con valor y voz firme, pero parecía no importarle. Podía sentir la seguridad que tenía él sobre mí. Intenté romper el espejo con un objeto, pero antes que eso sucediera desapareció la imagen: solo podía ver frente a mí  un pedazo de vidrio sin reflejo.  Creí que lo había alejado, pero de pronto sentí cómo se helaba poco a poco  el cuarto donde me hallaba. Sentía cómo subía el frío por mis pies, ese que no se quita con una frazada, uno que te invade por dentro… el frío de la muerte que acompaña el silencio.  A mis espaldas sentí una presencia,  volteé para ver qué era. Mi reflejo se había salido del espejo. Ahora estaba parado frente a mí: era mi propia imagen. Era yo, pero a la vez no lo aceptaba. Todo era muy confuso. Mi mente se desorbitaba al no entender que sucedía. Lo volví a enfrentar aunque mi otro yo tenía gran fuerza, la sentía sin haberlo tocado. Su figura era sólida con una mirada penetrante e intimidante y una sonrisa que te dice que estás a su merced.  Intenté atacarlo pero desapareció. Quería cantar victoria cuando de repente su risa se escuchaba en cada rincón de la casa como si estuviera en todos lados al mismo tiempo. El frio era intenso. Le grité que me enfrentara pero solo conseguía hacerlo más grande como si se alimentara de mi miedo y rabia. Parecía que eso le daba fuerza. Intenté salir. Corrí hacia la puerta pero entre más avanzaba, el pasillo era más largo y no tenía fin.  Lo volví a retar diciendo que peleara sin trucos. Apareció frente a mí y con gran fuerza empezó a aventarme como si fuera un muñeco de trapo. Pero una vez que sentí su poder, ya nada me importó: estaba decidido a todo. Contrarrestaba sus ataques, pero no lograba frenarlo. Me tiró al piso y allí empezó ahorcarme. Entendí que esa no era la manera de acabar con él, pues su fuerza me superaba.  Tomé un crucifijo tejido con hilo confeccionado en un convento que portaba yo en el cuello. Se lo puse en su rostro. Cuál fue mi sorpresa que desapareció de mis manos, lo que ocasionó nuevamente una risa burlona y me dijo: “Solo funciona si tienes fe y la tuya no existe”. Volvió a reír. Esa situación me hizo dudar de mis creencias. De pronto entendí que esa era la razón de su existencia. Mi escepticismo, el miedo que emanaba de mi ser lo alimentaba y le daba más fuerza; sin embargo, me faltaba entender por qué su imagen era idéntica a la mía. De pronto acepté la derrota, solo que esta vez no tuve miedo. Le dije: “Aquí estoy no puedo contigo, solo puedo aceptar mi destino, no lo forzaré, pero tampoco tendré miedo, pues al final todos moriremos, y si ya cumplí, estoy preparado”. Sonreí y suavicé mi mirada. Vi cómo perdió el aplomo con mis palabras. Con voz firme le dije en forma de reclamo y sin titubear que ya no quería pelear, que estaba cansado de pelear. Un silencio sepulcral invadió el cuarto. Poco a poco se fue desvaneciendo el frio. La calma llegó y mi alma se serenó.  ¿De dónde venía aquella presencia? No sé. ¿A dónde se fue? Tampoco. Pero lo más extraño es que fuera mi imagen. ¿Sería que mis monstruos y fantasmas me rondaban? Tal vez ya era tiempo de enfrentarlos y aceptarlos para poder domarlos.  A veces pienso que ese ente salió de mi interior y allí regresó, pero ahora está bajo mi control. Ya no soy esclavo de su ira ni me aconseja el miedo que me infundía. Vive dentro de mí: soy consciente de que en cada uno de nosotros debe haber un balance de lo bueno y lo malo. Ninguno se interpone al otro simplemente se complementan.  “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”.  " ["post_title"]=> string(22) "Enfrenta tus monstruos" ["post_excerpt"]=> string(157) "Cuando estamos solos,  el silencio nos obliga a enfrentarnos a nuestros propios pensamientos y a los miedos que alimentan a nuestros monstruos interiores. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "enfrenta-tus-monstruos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-30 13:22:41" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-30 18:22:41" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80414" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79891) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-14 11:46:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 16:46:35" ["post_content"]=> string(4844) "Los mexicanos estamos más gordos que nunca. No lo digo yo, lo dice la OMS. En las últimas cuatro décadas hemos pasado de vivir en un país en el que el número de personas con bajo peso doblaba al de los obesos a uno en el que hay más obesos que personas con delgadez extrema. Así lo dice también el Imperial College de Londres (Reino Unido) en un estudio recientemente publicado en la revista científica The Lancet, y que alerta sobre la epidemia mundial de obesidad que tendrá consecuencias para la salud de magnitudes indescriptibles. México ocupa el 5to. lugar de obesidad en el mundo, se estima que la cifra aumente en 35 millones de adultos para la siguiente década, advirtió la federación mundial de obesidad. De acuerdo con el Atlas Mundial de Obesidad más de mil millones de personas en todo el mundo vivirán con obesidad para 2030, a su vez el 13% de los niños y adolescentes se verán afectados. La cifra se duplicará con creces en los países de bajos ingresos en dicho periodo. La pregunta del millón: ¿Por qué en un país multidiverso como lo es México, en el que se pueden consumir frutas, verduras y alimentos naturales todo el año, los mexicanos seguimos alimentándonos de comida procesada y alimentos chatarra? Si además la economía de las familias  apunta a que comer en la calle es mucho más caro que consumir alimentos preparados en casa. ¿A qué debemos nuestros malos hábitos alimenticios? Cuando la dieta de los mexicanos estaba basada en maíz, frijol, chile y verduras, todo de origen  natural y sin grasa. Desde hace ya varias décadas la única oferta alimenticia para los niños en las escuelas y la única fuente de hidratación son botanas chatarra y refrescos y bebidas azucaradas, eso ha repercutido gravemente en nuestra salud, el significativo aumento de peso, es mucho más grave de lo que suponemos y va mucho más allá de ser un problema estético, siendo esto algo aprendido; lo que no es aprendido es la repercusión en la mala circulación, la afectación a los huesos, la posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2, hipertensión, problemas de hígado, de corazón  y otras enfermedades además del bajo rendimiento que se sufre cuando la persona vive con obesidad. Tememos una dieta pobre y poco variada, no comemos lo suficiente en calidad ni en valor nutritivo, lo que nos ocasiona una deficiencia de calcio, hierro y por difícil que parezca de creer padecemos sobre peso y anemia al mismo tiempo. No tener dinero y a la vez sufrir sobrepeso puede resultar contradictorio. En México 7 de cada 10 adultos y 3 de cada 5 niños padecen sobrepeso. Según la organización mundial de la salud y la nutrición, las personas en condición de pobreza tienden a buscar alimentos de bajo contenido nutricional y altos en grasa y azúcares, para satisfacer el hambre de forma rápida y a un bajo costo. La desnutrición de los primeros años programa el metabolismo para toda la vida, para un ambiente de escasez y desnutrición. Los costos a la economía no son menos graves. Se estima que el costo por atender las enfermedades ocasionadas por la obesidad superan los 120 millones de pesos anuales, un dato gravísimo para un país que no sufre por problemas de clima ni por falta de oferta alimenticia saludable. No existen hambrunas sin desequilibrio social, siendo la gastronomía mexicana patrimonio de la humanidad, somos una de las sociedades peor alimentadas del mundo. Otro engaño al que nos enfrentamos en los últimos años es el mal llamado “Body Positive”, término acuñado a la filosofía de dejar de pelear contra tu cuerpo y aceptarlo tal y como es, esto se ha vuelto una peligrosa trampa, porque si bien es cierto que nuestro cuerpo es único y perfecto y debemos amarlo a pesar y por encima de sus “Defectos”, este término se refería en un principio más a dejar de buscar la perfección y sentirnos fatal por no tener un cuerpo con medidas perfectas, de tratar de esconder nuestros “Defectos” que no son otra cosa que características del cuerpo de cada quién. A este término nos debemos prácticamente el total de la población ya que ninguno de nosotros de alguna u otra manera  encajamos en los inalcanzables estándares de belleza perfecta que propone la industria de la moda y la publicidad. El problema es que disfrazando de positivismo y aceptación estamos disculpando problemas que mucho más allá de lo estético nos están condenando a problemas irreversibles de salud. No es lo mismo una talla  extra grande de ropa que una talla extragrande de intestino u estómago o un cuerpo curvy, que unas arterias o un corazón curvy. No se trata de no aceptarnos, amarnos es proveer la mejor alimentación a nuestro organismo a la vez que ver con cariño y admiración nuestro reflejo en el espejo." ["post_title"]=> string(35) "“BODY POSITIVE”  ¿UNA TRAMPA?" ["post_excerpt"]=> string(121) "México padece una crisis de obesidad que empieza desde la infancia. Las consecuencias a nuestra salud son incalculables." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "body-positive-una-trampa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-14 11:57:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 16:57:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79891" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f3227fe8fce1e01bec44e4855c94e850" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

“BODY POSITIVE”  ¿UNA TRAMPA?

México padece una crisis de obesidad que empieza desde la infancia. Las consecuencias a nuestra salud son incalculables.

junio 14, 2022

Enfrenta tus monstruos

Cuando estamos solos,  el silencio nos obliga a enfrentarnos a nuestros propios pensamientos y a los miedos que alimentan a nuestros monstruos...

junio 30, 2022




Más de categoría

Enfrenta tus monstruos

Cuando estamos solos,  el silencio nos obliga a enfrentarnos a nuestros propios pensamientos y a los miedos que alimentan...

junio 30, 2022
¿Aún no sabes cómo el Smart Working puede mejorar tu vida laboral?

¿Aún no sabes cómo el Smart Working puede mejorar tu vida laboral?

La rigidez está quedando atrás para dar cabida a procesos más flexibles.

junio 30, 2022

Las pequeñas cosas | Barbecho

Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente...

junio 27, 2022

Sindrome de FOMO: ¿está afectando la vida de mis hijos?

Alejandra Ruiz Sánchez explica los riesgos de las redes sociales y los trastornos que pueden ocasionarnos cuando no se...

junio 27, 2022