Era Covid: Proxémica y Urbanismo: del hacinamiento obligado a un futuro incierto

La era Covid ha puesto de manifiesto algo que ya sabíamos, pero que habíamos decidido ignorar: la convivencia en espacios cerrados y reducidos, durante un tiempo indeterminado, así sea con la propia familia, produce problemas emocionales y...

5 de febrero, 2021

La era Covid ha puesto de manifiesto algo que ya sabíamos, pero que habíamos decidido ignorar: la convivencia en espacios cerrados y reducidos, durante un tiempo indeterminado, así sea con la propia familia, produce problemas emocionales y conductuales que muy fácilmente derivan en la violencia, el abuso y el maltrato.

Mientras que la población mundial se aglomera cada vez más en grandes ciudades, las tendencias en la edificación urbana se inclina por espacios progresivamente más reducidos y menos luminosos, donde debe habitar más gente, sin importar los efectos que dichas reducciones y hacinamientos producen en la salud física, emocional y mental del ser humano. 

Esto aplica tanto en vivienda como en oficinas y nunca antes como en esta Era Covid, de confinamientos obligatorios y distancia social, se había hecho tan evidente y preocupante. 

Hoy cerramos la revisión del trabajo de Edward T. Hall, aplicándolo en esta ocasión al diseño de espacios físicos, tanto públicos como privados y nuestra relación con ellos. Recordemos que Hall, en su libro La dimensión oculta1 hace un interesantísimo estudio acerca de los diferentes tipos de distancias que los seres humanos guardan entre sí en aras de relacionarse, sin dejar de tomar en cuenta los espacios físicos que compartimos.  

A este respecto Hall afirma: “Si uno considera los seres humanos del mismo modo que los consideraban los antiguos tratantes de esclavos y concibe sus necesidades de espacio sencillamente en función de los límites de su cuerpo, le importan poco los efectos del hacinamiento. Pero si uno ve al hombre rodeado de una serie de burbujas invisibles pero mesurables, la arquitectura aparece de otro modo. Entonces es posible imaginar que la gente se sienta apretada en los espacios donde tiene que vivir y trabajar2 ”. 

Es fundamental destacar que no se trata simplemente de un tema de comodidad o estética, sino del efecto pernicioso y perjudicial que los espacios reducidos, poco luminosos y sobre-habitados producen en los seres humanos. Ante la cohabitación sostenida en espacios reducidos y sobre-habitados, Hall afirma: “Es posible incluso que (la gente hacinada) se sienta obligada a comportamientos, relaciones o descargas emocionales en extremo estresantes. Como la gravedad, la influencia de dos cuerpos uno en otro es inversamente proporcional no sólo al cuadrado de la distancia entre ellos sino tal vez aún al cubo. Cuando aumenta el estrés aumenta con él la sensibilidad de hacinamiento (la gente se pone más irritable), de modo que hay cada vez menos espacio disponible cuanto más se necesita3”. 

Esta descripción retrata una escena recurrente, y cada vez más habitual, en los domicilios urbanos de la gran mayoría de las ciudades. Y ni siquiera hablamos en exclusiva del estrato de población más pobre, sino de amplios segmentos de clase media cuyos espacios habitacionales han entrado en un acelerado proceso de encogimiento desde hace décadas. Si ya de por sí esta sensación de claustrofobia compartida existía desde antes, en niveles progresivos y preocupantes –recordemos que el texto de Hall data de 1966 y ya entonces podía reconocerse y anticiparse dicho fenómeno–, a partir del confinamiento obligado por la Era Covid, las consecuencias se han multiplicado de forma alarmante, afectando en especial a las mujeres y a las poblaciones más vulnerables. No es casualidad que la violencia doméstica –particularmente la relacionada con el género– se haya disparado en prácticamente en todo occidente. 

Como hemos ido desentrañando en los últimos artículos, el problema de la distancia entre los seres humanos es un tema capital para construir vínculos y relaciones. De forma paradójica, mientras la pandemia nos ha obligado a mantener una distancia cada vez mayor con la gente que no forma parte de nuestro círculo personal e íntimo, la misma Era Covid, con sus prevenciones sanitarias y limitaciones de tránsito y convivencia ha provocado que aquellos que cohabitan en mismo domicilio deban traslapar sus espacios vitales por demasiadas horas al día, provocando con ello sensaciones de hacinamiento, asfixia colectiva, falta de intimidad y sobre abundancia de interacción. 

Si bien el aislamiento seca el alma y el espíritu ante la falta de contacto, cercanía e intimidad, la sobreexposición al contacto con el otro y la falta de espacios privados y personales produce irritación, ansiedad y violencia. En ambos casos, aislamiento y hacinamiento, los vínculos, las relaciones y las formas de relacionarse se modifican, alteran y distorsionan, con lo cual resulta cada vez más frecuente que el vínculo íntimo oscile con facilidad de la cercanía, el amor y la convivencia armónica, al estrés, la violencia y la intolerancia. Esto nos lleva a que los vínculos dentro del núcleo familiar se trastoquen, que las parejas exacerben sus diferencias, que los chicos en edad escolar tengan cada vez más dificultades para concentrarse y que en general el entorno familiar se deteriore.

También nuestra relación con los espacios públicos ha comenzado a deteriorarse. Si caminamos por la calle o visitamos un parque no sabemos a ciencia cierta qué distancia es la apropiada para evitar riesgos de contagio. Por su parte los espacios públicos cerrados, como el transporte público, estaciones de metro, de tren, aeropuertos, restaurantes, centros comerciales, etcétera, resultan los lugares más peligrosos en términos sanitarios, solo superados en riesgo por las reuniones de amigos y familiares no-convivientes que se organizan en los espacios privados. Es decir que la Era Covid y sus riesgos sanitarios están directamente relacionados con la cercanía que guardamos con el otro y el espacio físico en que dicha interacción tiene lugar. 

Si bien el proceso de vacunación masiva y universal contra el SARS-CoV-2 ha comenzado en un buen número de países, no parece que en casi ningún lugar los calendarios previstos terminen por cumplirse. Lo cierto es que, sumado a los problemas de producción y entrega de las propias farmacéuticas, el desafío económico, técnico, científico, social y logístico que implica ducha campaña global, así como la incertidumbre que conlleva el proceso en general no permite suponer que volveremos pronto a los niveles de movilidad y convivencia segura previos a diciembre de 2019. Y aún si esto ocurriera, las carencias sobre este tema puestas en evidencia por la Era Covid no habrán de desaparecer.  

Ante los inminentes cambios de hábitos, tanto laborales como educativos, se requerirán de espacios de trabajo y estudio en casa, lo que se traducirá en un mayor tiempo de convivencia. Al respecto nos dice Hall: “Como en la relación entre el tabaco y el cáncer, los efectos acumulativos del hacinamiento por lo general no se notan sino cuando el daño ya está hecho4”. Esto nos permite suponer que las preguntas que nos hacemos hoy persistirán aun cuando se haya erradicado el riesgo de contagio: ¿qué tanto habrá de transformarse la manera de concebir el urbanismo luego de las lecciones dejadas por la Era Covid?

El ser humano necesita, tanto para ser productivo como para alcanzar una convivencia pacífica y constructiva, de espacios apropiados y suficientes. La era Covid ha puesto de manifiesto algo que ya sabíamos, pero que habíamos decidido ignorar: la convivencia en espacios cerrados y reducidos, durante un tiempo indeterminado, así sea con la propia familia, produce problemas emocionales y conductuales que muy fácilmente derivan en la violencia, el abuso y el maltrato.

Al igual que en las entregas anteriores, más que respuestas, lo que surgen son preguntas: ¿cómo debe reinterpretarse el diseño de los espacios en las grandes ciudades? ¿Cómo resolver y equilibrar el problema de costo-espacio en las futuras construcciones habitacionales, cuando quizá la tendencia de los tiempos –con la educación y el trabajo a distancia– nos lleve a pasar más tiempo en casa acompañados de la familia completa? ¿Hasta qué punto cada miembro de la familia debe tener un espacio de privacidad que favorezca la convivencia armónica?    

Pero, más allá de lo complicado que resulta dar respuestas a interrogantes de este tipo, lo objetivamente cierto es que los riesgos sanitarios de esta Era Covid –y que han costado al mundo cientos de miles de muertos– debido a la etiología y modos de contagio del SARS-CoV-2, están directamente relacionados con dos factores: la distancia que guardamos los seres humanos entre nosotros al vincularnos y al espacio físico en que dicha interacción tiene lugar. Así de importante es para nuestros tiempos el tema de la proxémica, disciplina creada por Edward T. Hall, y esto nos obliga a encontrar alguna enseñanza a los tiempos por venir. 

El espacio en que nos movemos y la distancia que nos separa de nuestros semejantes, aun sin Era Covid es un asunto central para el desarrollo y la viabilidad humana. Así como en textos anteriores revisábamos las posibles formas óptimas de vinculación y contacto con el otro, hoy la reflexión nos lleva a preguntarnos acerca de cómo tendrán que ser los espacios laborales y los espacios de vivienda, así como los espacios públicos y privados que compartimos como sociedad para proveer de mayor salud y bienestar al ser humano del futuro. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

1 Hall, Edward T., La dimensión oculta, Primera Edición, Vigésimo séptima Reimpresión, México, Siglo Veintiuno, 2019, Págs. 255

2 Íbidem, P. 158

3 Idem.

4 Ibidem, P. 210

Comentarios


object(WP_Query)#17971 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61170) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-06-2022" ["before"]=> string(10) "29-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61170) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-06-2022" ["before"]=> string(10) "29-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17969 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17934 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17931 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-06-2022" ["before"]=> string(10) "29-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-06-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61170) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79606) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-06 09:24:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 14:24:32" ["post_content"]=> string(4309) "Muchos de nosotros alguna vez nos hemos preguntado qué hay después de la muerte, y pocas veces paramos para preguntarnos… ¿Vivimos antes de morir? La verdad es que nos da miedo pensar en la muerte o pensamos que eso no va a pasar con nosotros o con nuestros seres queridos o por lo menos ¡No ahora! Hablar sobre nuestra muerte es un tabú, es algo que preferimos evitar alejando ese pensamiento “tocando madera” o no pensando en eso para no atraer “mala suerte” pues todavía tenemos tantos planes en nuestra vida. Lo más irónico de todo esto es que es la única certeza que tenemos y que tarde o temprano todos vamos a morir. “Todos sabemos intelectualmente que vamos a morir un día, pero, en general, somos tan renuentes a pensar sobre nuestra muerte, que tal conocimiento no toca nuestro corazón, y vivimos la vida como si fuéramos a quedarnos para siempre en este mundo. Consecuentemente, las cosas de este mundo - como poses materiales, reputación, popularidad y placeres- asumen extrema importancia, de modo que dedicamos casi todo nuestro tiempo y energía para obtenerlas. Cuando la muerte llega, descubrimos que, por haberla ignorado durante toda la vida, no estamos en absoluto preparados para afrontarla” (Gyatso, 2016) (Gyatso, Novo Manual de Meditação, 2016). Recuerdo perfectamente un día en una ponencia de una monja budista al iniciar su discurso, la primera pregunta que nos hizo fue: ¿Sabían que van a morir? Fue unánime la cara de espanto de nuestros invitados que no estaban acostumbrados a hablar de la muerte tan abierta y naturalmente como se hace dentro de la filosofía budista. No quiero decir que los budistas seamos mejores para encarar la muerte, simplemente nos preparamos pensando que “Puede ser que muera hoy”.  “Prepararse para la muerte es una de las cosas más sabias y mejores que podemos hacer, tanto por nosotros como por los otros. Este mundo no es nuestra casa, somos viajantes, estamos de paso. Entramos en este mundo solos y de manos vacías y vamos a salir de la misma forma” (Gyatso, Viver significativamente, morrer com alegria, 2007). Y es aquí justamente donde cabe esta pregunta: ¿Vivimos antes de morir? Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo planes, trabajando árduamente para conseguir miles de cosas materiales, queriendo tener éxito, una posición social, etc. Dedicamos nuestra vida a lo que queremos para nuestro futuro, que nos olvidamos de vivir en el aquí y ahora. Muchas veces hasta la salud perdemos por esa lucha incansable. Cuando lo conseguimos, queremos más dinero, un mejor carro, una casa mayor, el viaje de mis sueños. Nunca estamos satisfechos. No que esto esté mal, pues es importante tener objetivos, sueños, esperanza; el problema es cuando vivimos para trabajar y no trabajar para vivir.  El problema es cuando la vida pasa por nosotros sin darnos cuenta y no pasamos nosotros por la vida. Cuando menos nos damos cuenta se pasaron los años, se pasó la vida y todavía estamos esperando el momento ideal para ser felices y hacer aquello que soñábamos cuando tuviéramos tiempo. Tal vez todo aquello que planeamos para mañana, para un corto o largo plazo nunca llegue, pues no sabemos cuánto tiempo tenemos por aquí.  Por eso lo más adecuado y sabio sería decirnos cada día: “Puede ser que muera hoy” Te invito a vivir cada día como si fuera el único y el mejor día de tu vida.  Solo por hoy. Referencias: “Novo Manual de Meditação”, Geshe Kelsang Gyatso, 2016, São Paulo, Ed. Tharpa Brasil. “Viver significativamente, morrer com alegria”, Geshe Kelsang Gyatso, 2007, São Paulo, Ed. Tharpa Brasil." ["post_title"]=> string(70) "¿Qué hay después de la muerte? O mejor… ¿Vivimos antes de morir?" ["post_excerpt"]=> string(108) "“La muerte sirve para hacernos pensar, pero no sobre la muerte sino sobre la vida” (Fernando Savater). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(59) "que-hay-despues-de-la-muerte-o-mejor-vivimos-antes-de-morir" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-06 09:24:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 14:24:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79606" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17869 (24) { ["ID"]=> int(80044) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-20 09:43:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-20 14:43:01" ["post_content"]=> string(5000) "“Un hombre que no sabe ser un buen padre, no es un auténtico hombre.”  –Mario Puzo (1920 – 1999).  Casi sin advertirlo estamos llegando al final del primer semestre del año en curso quizá con noticias poco alentadoras en un contexto fatídico y desesperanzador, pero con la certeza de que aquí seguimos y que es obligación plantar cara y seguir adelante a pesar de los pesares. Y si bien los efectos y el desarrollo de la pandemia aún no finalizan, la población en general se ha desbordado en festivales, celebraciones y fiestas en lugares públicos y privados para compartir, reencontrarse y sentirse libres o vivos. No me corresponde juzgar si se trata de una conducta buena o mala, pero lo cierto es que los contagios siguen y estamos viviendo la quinta ola por COVID-19 y sus variantes, aunque parece a nadie importarle o, posiblemente es que quieren olvidarse del tema y retomar la vida que dejaron en pausa hace dos años, sólo ellos lo saben. Este es el momento que nos toca vivir y este fin de semana tuvimos dos muestras claras de la necesidad de salir al espacio público y apropiarse de él con la realización de la Clase Masiva de Box en el zócalo capitalino y la 40ª. Carrera Día del Padre Dolo-Neurobión 2022 organizada por Corredores del Bosque de Tlalpan y Fhinix Sports a través del Instituto del Deporte de la Ciudad de México y las Federaciones correspondientes. Dos momentos aislados pero masivos por igual que dejan lugar a la duda ¿Y los contagios? El día de ayer se celebró el día del padre de lo cual escribí aquí como un homenaje al mío, a quien llevaré por siempre en mi recuerdo porque su esencia me acompaña cada día y no hace falta decir nada más porque “las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada” como escribió José Saramago (escritor portugués), quien falleció un 18 de junio de 2010. Para el resto de los padres de familia no tengo palabras, la paternidad es un vínculo que se construye con pequeñas acciones cada día y surge en el momento que un padre se hace consciente de la existencia de su hijo, es un acto que tiene que ver con salud mental y emocional, por lo que, cuando no surge de manera natural y espontánea, es que existen patologías que impiden la realización del vínculo porque las madres gestan a sus hijos en el vientre, pero los padres los albergan y protegen de por vida desde y con el corazón. Junio es también el mes del solsticio de verano que este año ocurrirá el martes 21 dando lugar al día más largo del año y un día antes tendrá lugar el llamado “yellow day” o lo que es lo mismo: el día más feliz del año en relación al momento en que se tiene más cantidad de luz solar coincidiendo con el cierre de ciclos y el inicio del periodo vacacional, factores que inciden en la sensación de mayor bienestar y alegría para las personas. El color amarillo se relaciona con la energía solar, el entusiasmo; en su tonalidad dorada representa riqueza y opulencia, el viejo dicho popular reza “Quien de amarillo se viste, en su belleza confía o de sinvergüenza se pasa” en referencia a lo radiante y la sensación de felicidad que transmite. Es probable que la felicidad hoy en día goce de mala reputación porque se piensa que es un estado por alcanzar; sin embargo, el estado de felicidad surge como resultado de #laspequeñascosas tan devaluadas actualmente a pesar de que hemos confirmado una vez más que no tenemos nada bajo control y que aún en las mejores condiciones de vida, la llegada de una amenaza como la pandemia por COVID-19 nos saca de equilibrio a todos poniendo en duda lo que somos como especie y llevándonos a reflexionar sobre nuestra existencia. A manera de colofón: “El verano se terminó. El verano que pronto pasó. Ella estaba loca por mí. Me rogaba y no resistí. La amistad que en el día empezó por la tarde amor se volvió.” Y ya que estamos en verano demos paso al romanticismo y la posibilidad del amor como en la ya clásica Grease (1978) protagonizada por la bellísima Olivia Newton-John y el entonces galán John Travolta porque la energía de la temporada es cálida, positiva, espléndida y vibrante y de paso, si confía en su belleza también vístase de amarillo a tono con lo que debería ser la vida: amar-y-ya." ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: Yellow" ["post_excerpt"]=> string(125) "El color amarillo se relaciona con la energía solar, el entusiasmo; en su tonalidad dorada representa riqueza y opulencia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-yellow" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-20 09:43:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-20 14:43:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80044" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79606) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-06 09:24:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 14:24:32" ["post_content"]=> string(4309) "Muchos de nosotros alguna vez nos hemos preguntado qué hay después de la muerte, y pocas veces paramos para preguntarnos… ¿Vivimos antes de morir? La verdad es que nos da miedo pensar en la muerte o pensamos que eso no va a pasar con nosotros o con nuestros seres queridos o por lo menos ¡No ahora! Hablar sobre nuestra muerte es un tabú, es algo que preferimos evitar alejando ese pensamiento “tocando madera” o no pensando en eso para no atraer “mala suerte” pues todavía tenemos tantos planes en nuestra vida. Lo más irónico de todo esto es que es la única certeza que tenemos y que tarde o temprano todos vamos a morir. “Todos sabemos intelectualmente que vamos a morir un día, pero, en general, somos tan renuentes a pensar sobre nuestra muerte, que tal conocimiento no toca nuestro corazón, y vivimos la vida como si fuéramos a quedarnos para siempre en este mundo. Consecuentemente, las cosas de este mundo - como poses materiales, reputación, popularidad y placeres- asumen extrema importancia, de modo que dedicamos casi todo nuestro tiempo y energía para obtenerlas. Cuando la muerte llega, descubrimos que, por haberla ignorado durante toda la vida, no estamos en absoluto preparados para afrontarla” (Gyatso, 2016) (Gyatso, Novo Manual de Meditação, 2016). Recuerdo perfectamente un día en una ponencia de una monja budista al iniciar su discurso, la primera pregunta que nos hizo fue: ¿Sabían que van a morir? Fue unánime la cara de espanto de nuestros invitados que no estaban acostumbrados a hablar de la muerte tan abierta y naturalmente como se hace dentro de la filosofía budista. No quiero decir que los budistas seamos mejores para encarar la muerte, simplemente nos preparamos pensando que “Puede ser que muera hoy”.  “Prepararse para la muerte es una de las cosas más sabias y mejores que podemos hacer, tanto por nosotros como por los otros. Este mundo no es nuestra casa, somos viajantes, estamos de paso. Entramos en este mundo solos y de manos vacías y vamos a salir de la misma forma” (Gyatso, Viver significativamente, morrer com alegria, 2007). Y es aquí justamente donde cabe esta pregunta: ¿Vivimos antes de morir? Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo haciendo planes, trabajando árduamente para conseguir miles de cosas materiales, queriendo tener éxito, una posición social, etc. Dedicamos nuestra vida a lo que queremos para nuestro futuro, que nos olvidamos de vivir en el aquí y ahora. Muchas veces hasta la salud perdemos por esa lucha incansable. Cuando lo conseguimos, queremos más dinero, un mejor carro, una casa mayor, el viaje de mis sueños. Nunca estamos satisfechos. No que esto esté mal, pues es importante tener objetivos, sueños, esperanza; el problema es cuando vivimos para trabajar y no trabajar para vivir.  El problema es cuando la vida pasa por nosotros sin darnos cuenta y no pasamos nosotros por la vida. Cuando menos nos damos cuenta se pasaron los años, se pasó la vida y todavía estamos esperando el momento ideal para ser felices y hacer aquello que soñábamos cuando tuviéramos tiempo. Tal vez todo aquello que planeamos para mañana, para un corto o largo plazo nunca llegue, pues no sabemos cuánto tiempo tenemos por aquí.  Por eso lo más adecuado y sabio sería decirnos cada día: “Puede ser que muera hoy” Te invito a vivir cada día como si fuera el único y el mejor día de tu vida.  Solo por hoy. Referencias: “Novo Manual de Meditação”, Geshe Kelsang Gyatso, 2016, São Paulo, Ed. Tharpa Brasil. “Viver significativamente, morrer com alegria”, Geshe Kelsang Gyatso, 2007, São Paulo, Ed. Tharpa Brasil." ["post_title"]=> string(70) "¿Qué hay después de la muerte? O mejor… ¿Vivimos antes de morir?" ["post_excerpt"]=> string(108) "“La muerte sirve para hacernos pensar, pero no sobre la muerte sino sobre la vida” (Fernando Savater). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(59) "que-hay-despues-de-la-muerte-o-mejor-vivimos-antes-de-morir" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-06 09:24:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-06 14:24:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79606" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5445610f279e99aaa95d1425a1b7c185" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Qué hay después de la muerte

¿Qué hay después de la muerte? O mejor… ¿Vivimos antes de morir?

“La muerte sirve para hacernos pensar, pero no sobre la muerte sino sobre la vida” (Fernando Savater).

junio 6, 2022
Las pequeñas cosas: Yellow

Las pequeñas cosas: Yellow

El color amarillo se relaciona con la energía solar, el entusiasmo; en su tonalidad dorada representa riqueza y opulencia.

junio 20, 2022




Más de categoría

Las pequeñas cosas | Barbecho

Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente...

junio 27, 2022

Sindrome de FOMO: ¿está afectando la vida de mis hijos?

Alejandra Ruiz Sánchez explica los riesgos de las redes sociales y los trastornos que pueden ocasionarnos cuando no se...

junio 27, 2022

Seis trucos para que el miedo sea tu aliado 

Con estas ideas lograrás que trabaje para ti en lugar de causar estragos en tu vida. 

junio 22, 2022
Las pequeñas cosas: Yellow

Las pequeñas cosas: Yellow

El color amarillo se relaciona con la energía solar, el entusiasmo; en su tonalidad dorada representa riqueza y opulencia.

junio 20, 2022