Era Covid: Proxémica y Urbanismo: del hacinamiento obligado a un futuro incierto

La era Covid ha puesto de manifiesto algo que ya sabíamos, pero que habíamos decidido ignorar: la convivencia en espacios cerrados y reducidos, durante un tiempo indeterminado, así sea con la propia familia, produce problemas emocionales y...

5 de febrero, 2021

La era Covid ha puesto de manifiesto algo que ya sabíamos, pero que habíamos decidido ignorar: la convivencia en espacios cerrados y reducidos, durante un tiempo indeterminado, así sea con la propia familia, produce problemas emocionales y conductuales que muy fácilmente derivan en la violencia, el abuso y el maltrato.

Mientras que la población mundial se aglomera cada vez más en grandes ciudades, las tendencias en la edificación urbana se inclina por espacios progresivamente más reducidos y menos luminosos, donde debe habitar más gente, sin importar los efectos que dichas reducciones y hacinamientos producen en la salud física, emocional y mental del ser humano. 

Esto aplica tanto en vivienda como en oficinas y nunca antes como en esta Era Covid, de confinamientos obligatorios y distancia social, se había hecho tan evidente y preocupante. 

Hoy cerramos la revisión del trabajo de Edward T. Hall, aplicándolo en esta ocasión al diseño de espacios físicos, tanto públicos como privados y nuestra relación con ellos. Recordemos que Hall, en su libro La dimensión oculta1 hace un interesantísimo estudio acerca de los diferentes tipos de distancias que los seres humanos guardan entre sí en aras de relacionarse, sin dejar de tomar en cuenta los espacios físicos que compartimos.  

A este respecto Hall afirma: “Si uno considera los seres humanos del mismo modo que los consideraban los antiguos tratantes de esclavos y concibe sus necesidades de espacio sencillamente en función de los límites de su cuerpo, le importan poco los efectos del hacinamiento. Pero si uno ve al hombre rodeado de una serie de burbujas invisibles pero mesurables, la arquitectura aparece de otro modo. Entonces es posible imaginar que la gente se sienta apretada en los espacios donde tiene que vivir y trabajar2 ”. 

Es fundamental destacar que no se trata simplemente de un tema de comodidad o estética, sino del efecto pernicioso y perjudicial que los espacios reducidos, poco luminosos y sobre-habitados producen en los seres humanos. Ante la cohabitación sostenida en espacios reducidos y sobre-habitados, Hall afirma: “Es posible incluso que (la gente hacinada) se sienta obligada a comportamientos, relaciones o descargas emocionales en extremo estresantes. Como la gravedad, la influencia de dos cuerpos uno en otro es inversamente proporcional no sólo al cuadrado de la distancia entre ellos sino tal vez aún al cubo. Cuando aumenta el estrés aumenta con él la sensibilidad de hacinamiento (la gente se pone más irritable), de modo que hay cada vez menos espacio disponible cuanto más se necesita3”. 




Esta descripción retrata una escena recurrente, y cada vez más habitual, en los domicilios urbanos de la gran mayoría de las ciudades. Y ni siquiera hablamos en exclusiva del estrato de población más pobre, sino de amplios segmentos de clase media cuyos espacios habitacionales han entrado en un acelerado proceso de encogimiento desde hace décadas. Si ya de por sí esta sensación de claustrofobia compartida existía desde antes, en niveles progresivos y preocupantes –recordemos que el texto de Hall data de 1966 y ya entonces podía reconocerse y anticiparse dicho fenómeno–, a partir del confinamiento obligado por la Era Covid, las consecuencias se han multiplicado de forma alarmante, afectando en especial a las mujeres y a las poblaciones más vulnerables. No es casualidad que la violencia doméstica –particularmente la relacionada con el género– se haya disparado en prácticamente en todo occidente. 

Como hemos ido desentrañando en los últimos artículos, el problema de la distancia entre los seres humanos es un tema capital para construir vínculos y relaciones. De forma paradójica, mientras la pandemia nos ha obligado a mantener una distancia cada vez mayor con la gente que no forma parte de nuestro círculo personal e íntimo, la misma Era Covid, con sus prevenciones sanitarias y limitaciones de tránsito y convivencia ha provocado que aquellos que cohabitan en mismo domicilio deban traslapar sus espacios vitales por demasiadas horas al día, provocando con ello sensaciones de hacinamiento, asfixia colectiva, falta de intimidad y sobre abundancia de interacción. 

Si bien el aislamiento seca el alma y el espíritu ante la falta de contacto, cercanía e intimidad, la sobreexposición al contacto con el otro y la falta de espacios privados y personales produce irritación, ansiedad y violencia. En ambos casos, aislamiento y hacinamiento, los vínculos, las relaciones y las formas de relacionarse se modifican, alteran y distorsionan, con lo cual resulta cada vez más frecuente que el vínculo íntimo oscile con facilidad de la cercanía, el amor y la convivencia armónica, al estrés, la violencia y la intolerancia. Esto nos lleva a que los vínculos dentro del núcleo familiar se trastoquen, que las parejas exacerben sus diferencias, que los chicos en edad escolar tengan cada vez más dificultades para concentrarse y que en general el entorno familiar se deteriore.

También nuestra relación con los espacios públicos ha comenzado a deteriorarse. Si caminamos por la calle o visitamos un parque no sabemos a ciencia cierta qué distancia es la apropiada para evitar riesgos de contagio. Por su parte los espacios públicos cerrados, como el transporte público, estaciones de metro, de tren, aeropuertos, restaurantes, centros comerciales, etcétera, resultan los lugares más peligrosos en términos sanitarios, solo superados en riesgo por las reuniones de amigos y familiares no-convivientes que se organizan en los espacios privados. Es decir que la Era Covid y sus riesgos sanitarios están directamente relacionados con la cercanía que guardamos con el otro y el espacio físico en que dicha interacción tiene lugar. 

Si bien el proceso de vacunación masiva y universal contra el SARS-CoV-2 ha comenzado en un buen número de países, no parece que en casi ningún lugar los calendarios previstos terminen por cumplirse. Lo cierto es que, sumado a los problemas de producción y entrega de las propias farmacéuticas, el desafío económico, técnico, científico, social y logístico que implica ducha campaña global, así como la incertidumbre que conlleva el proceso en general no permite suponer que volveremos pronto a los niveles de movilidad y convivencia segura previos a diciembre de 2019. Y aún si esto ocurriera, las carencias sobre este tema puestas en evidencia por la Era Covid no habrán de desaparecer.  

Ante los inminentes cambios de hábitos, tanto laborales como educativos, se requerirán de espacios de trabajo y estudio en casa, lo que se traducirá en un mayor tiempo de convivencia. Al respecto nos dice Hall: “Como en la relación entre el tabaco y el cáncer, los efectos acumulativos del hacinamiento por lo general no se notan sino cuando el daño ya está hecho4”. Esto nos permite suponer que las preguntas que nos hacemos hoy persistirán aun cuando se haya erradicado el riesgo de contagio: ¿qué tanto habrá de transformarse la manera de concebir el urbanismo luego de las lecciones dejadas por la Era Covid?

El ser humano necesita, tanto para ser productivo como para alcanzar una convivencia pacífica y constructiva, de espacios apropiados y suficientes. La era Covid ha puesto de manifiesto algo que ya sabíamos, pero que habíamos decidido ignorar: la convivencia en espacios cerrados y reducidos, durante un tiempo indeterminado, así sea con la propia familia, produce problemas emocionales y conductuales que muy fácilmente derivan en la violencia, el abuso y el maltrato.

Al igual que en las entregas anteriores, más que respuestas, lo que surgen son preguntas: ¿cómo debe reinterpretarse el diseño de los espacios en las grandes ciudades? ¿Cómo resolver y equilibrar el problema de costo-espacio en las futuras construcciones habitacionales, cuando quizá la tendencia de los tiempos –con la educación y el trabajo a distancia– nos lleve a pasar más tiempo en casa acompañados de la familia completa? ¿Hasta qué punto cada miembro de la familia debe tener un espacio de privacidad que favorezca la convivencia armónica?    

Pero, más allá de lo complicado que resulta dar respuestas a interrogantes de este tipo, lo objetivamente cierto es que los riesgos sanitarios de esta Era Covid –y que han costado al mundo cientos de miles de muertos– debido a la etiología y modos de contagio del SARS-CoV-2, están directamente relacionados con dos factores: la distancia que guardamos los seres humanos entre nosotros al vincularnos y al espacio físico en que dicha interacción tiene lugar. Así de importante es para nuestros tiempos el tema de la proxémica, disciplina creada por Edward T. Hall, y esto nos obliga a encontrar alguna enseñanza a los tiempos por venir. 

El espacio en que nos movemos y la distancia que nos separa de nuestros semejantes, aun sin Era Covid es un asunto central para el desarrollo y la viabilidad humana. Así como en textos anteriores revisábamos las posibles formas óptimas de vinculación y contacto con el otro, hoy la reflexión nos lleva a preguntarnos acerca de cómo tendrán que ser los espacios laborales y los espacios de vivienda, así como los espacios públicos y privados que compartimos como sociedad para proveer de mayor salud y bienestar al ser humano del futuro. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

1 Hall, Edward T., La dimensión oculta, Primera Edición, Vigésimo séptima Reimpresión, México, Siglo Veintiuno, 2019, Págs. 255

2 Íbidem, P. 158

3 Idem.

4 Ibidem, P. 210

Comentarios
object(WP_Query)#18147 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61170) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-04-2021" ["before"]=> string(10) "07-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61170) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-04-2021" ["before"]=> string(10) "07-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18088 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18134 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18081 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-04-2021" ["before"]=> string(10) "07-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61170) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18140 (24) { ["ID"]=> int(64661) ["post_author"]=> string(2) "35" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-29 07:59:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-29 12:59:10" ["post_content"]=> string(4459) "En el año y medio de incertidumbre mundial que llevamos a cuestas, se han digitalizado los pensamientos, los acuerdos y desacuerdos, las bienvenidas y muchas despedidas. Se nos han quedado los brazos vacíos porque también los abrazos están en poder de la tecnología y las risas y sonrisas viven del otro lado de cada pantalla electrónica. Se inventó y ajustó la vida de todos con actividades distintas a aquellas conocidas en la otra normalidad, hasta que todo se volvió una rutina como parte de la nueva normalidad de la que hablaron. A los pequeños, a los adolescentes y jóvenes se les inventó de todo para evitar la apatía y seguir con la dinámica de desarrollo escolar y familiar. Los adultos armaron su propia rutina de actividades.  ¿Y los adultos mayores? No hablo de los mayores de 60 que ya se vacunaron y revelaron una edad que no habían dicho. Hablo de los mayores muy mayores, los activos físicamente, los que aún tienen la fortaleza para bailar y subir y bajar escaleras. Pregunto también por aquellos que no se pueden mover fácilmente o que tropiezan con recuerdos confusos en su mente. De los adultos mayores ancianos que vieron cómo los jóvenes se quejaban de la quietud en la que vivían sin pensar que ya sus abuelitos ancianos viven en quietud por dos razones: porque nadie les hace caso y ya se acostumbraron a ser parte de la casa o porque ya no pueden moverse, escuchar, ver o caminar. Esta es otra de las tantas crisis que nos acechan, una de las crisis más silenciosas y tristes. Evelina, que pasó de la lucidez al ofuscamiento en pocos meses, se preguntó por qué de repente todo cambió. Resulta difícil que una persona de 90 años entienda que el mundo de afuera se había detenido y que su Centro de Actividades para seniors estaba cerrado, que las tardeadas de baile y su convivencia diaria no existían más. Fue difícil que entendiera que no podía ir a Costco a comer un hotdog y sentarse a platicar con alguien; que no podía ir a caminar por los pasillos del centro comercial.  Su confusión de tiempo y espacio se acrecentaba con el paso de los días. Recibió sus vacunas y vino a pasar una temporada con nosotros. Después de más de un año salió de su casa para volar a otro estado y a otro país.  Como experimento y sin saber si funcionaría, en casa hice para ella un espacio de estudio con su escritorio, silla ejecutiva, libretas, lápices, colores, un rompecabezas de piezas grandes, libros y música. Verse en el espejo: quien ella fue, quien está siendo y quien será porque ella cree en su futuro y lo planea. Había que jugar a los olvidos y reírse de los disparates. Inventar historias del futuro e imaginar cosas que no existen. Sentirse completa con sus 90 y reírse porque guardó los dientes en el estuche de los lentes. Escribir con las manos en sentido contrario porque la artritis le desvió los dedos y leer en voz alta para escuchar la voz y sentir la respiración. Grabó un video leyendo “En Paz” de Amado Nervo. Y dejó de lado los mismos recuerdos de tiempos pasados y darle la bienvenida a los nuevos para todos los mañanas que le faltan.  La pandemia para ella sigue siendo, solo que ahora sabe que puede recorrer su tiempo escribiendo y leyendo; que a través de los recuerdos puede planear su futuro y sabe que su tiempo vale y que el tiempo que nos regaló ha sido una muy valiosa escuela.  Yo estoy esperando que ustedes que me leen, hagan algo parecido con sus mayores y sepan que la sabiduría no está en Internet, la tenemos cerca de las manitas arrugadas y los ojos nublados de tanto que supieron ver. La vejez no es igual para todos, no sabemos cómo será para cada uno.  Un día seremos ancianos. Por eso, ahora que podemos, debemos reforzar la amistad con los nuestros, para que un día quieran cuidar de nosotros." ["post_title"]=> string(26) "Otra crisis de la pandemia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "otra-crisis-de-la-pandemia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-29 08:01:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-29 13:01:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64661" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18141 (24) { ["ID"]=> int(63694) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-14 08:36:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-14 13:36:05" ["post_content"]=> string(6575) "Una crisis es un cambio brusco o una modificación importante en el desarrollo de algún suceso, y ésta puede ser tanto física como simbólica. Asimismo, crisis también es una situación complicada o de escasez. Una persona puede enfrentarse a diversas clases de crisis. Una de las más comunes es la de salud, que tiene lugar cuando se experimenta un cambio importante en el curso de una enfermedad. Se habla de crisis de nervios  cuando un sujeto pierde el control de sus emociones, esto ocurre por lo general ante una situación de estrés. Otro momento de crisis para una persona suele aparecer al alcanzar una cierta edad. Se habla de la crisis de los 30 años, o de los 40 o de los 50, y se refieren a la dificultad que conlleva enfrentar los cambios propios de cada etapa de la vida. Si bien es cierto que muchos envejecen sin prestar atención a estas cuestiones y disfrutando del día a día, el cuerpo y la mente sufren modificaciones progresivas irreversibles que afectan a aquéllos que no soportan desprenderse definitivamente de las cosas. Desde un punto de vista meramente fisiológico, por ejemplo, se dice que entre los 27 y los 30 años de edad la piel deja de producir colágeno, lo que explica que sea ésta la franja etaria en la que comienzan a aparecer arrugas. Desde un punto de vista psicológico, las crisis son tan comunes como necesarias para el desarrollo de una persona. Cualquier obstáculo que se nos presente en la vida, por pequeño e insignificante que parezca a simple vista, representa un desafío que, de ser resuelto y superado, nos llevará a una nueva etapa en el espiral de nuestro crecimiento, ya que cada una de sus vueltas representa una crisis. Cabe señalar que nunca se puede descender, lo cual podría ser entendido como una involución. La crisis implica quedarse estancado en un nivel, atrapado en un estado evolutivo y negarse al progreso. Las crisis sociales, que trascienden a una persona, están dadas por un proceso de cambios que amenaza a una estructura social. Dichos cambios generan incertidumbre, ya que no pueden determinarse sus consecuencias. Cuando los cambios son profundos y derivan en algo nuevo, se habla de revolución.  También se entiende  por crisis social al deterioro de los principales indicadores sociales en cuanto a las condiciones de vida y de trabajo de sectores proporcionalmente mayoritarios en la población. Una crisis económica es un momento en el cual la economía presenta indicadores negativos, con contracción de las actividades, altos niveles de desempleo y aumento de la pobreza. Si bien se trata de una etapa muy difícil para un país, este tipo de crisis representa la excusa perfecta para muchas personas que no desean esforzarse por conseguir un futuro mejor; el malestar general que se asocia con épocas de crisis en ciertos países demuestra que hay una gran tendencia a bajar los brazos ante el primer obstáculo, y a lamentarse en lugar de buscar soluciones.  Una crisis política, es la situación de conflicto que amenaza la continuidad de un gobierno, por ejemplo La renuncia de tres ministros ha producido una gran crisis política en el país. Por lo que podemos concluir que siempre estaremos expuestos a una crisis social ya que forma parte del cambio y evolución de nuestro entorno. Asumamos el compromiso de transformar  las crisis en áreas de oportunidad para propiciar el cambio con un impacto social. Referencias https://definicion.de/crisis/ Contacto [email protected]  https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9         https://www.facebook.com/RIEHMTY/  www.ruizhealytimes.com @DraElizabethCr1" ["post_title"]=> string(27) "¿Qué es la crisis social?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "que-es-la-crisis-social" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-14 08:36:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-14 13:36:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63694" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18140 (24) { ["ID"]=> int(64661) ["post_author"]=> string(2) "35" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-29 07:59:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-29 12:59:10" ["post_content"]=> string(4459) "En el año y medio de incertidumbre mundial que llevamos a cuestas, se han digitalizado los pensamientos, los acuerdos y desacuerdos, las bienvenidas y muchas despedidas. Se nos han quedado los brazos vacíos porque también los abrazos están en poder de la tecnología y las risas y sonrisas viven del otro lado de cada pantalla electrónica. Se inventó y ajustó la vida de todos con actividades distintas a aquellas conocidas en la otra normalidad, hasta que todo se volvió una rutina como parte de la nueva normalidad de la que hablaron. A los pequeños, a los adolescentes y jóvenes se les inventó de todo para evitar la apatía y seguir con la dinámica de desarrollo escolar y familiar. Los adultos armaron su propia rutina de actividades.  ¿Y los adultos mayores? No hablo de los mayores de 60 que ya se vacunaron y revelaron una edad que no habían dicho. Hablo de los mayores muy mayores, los activos físicamente, los que aún tienen la fortaleza para bailar y subir y bajar escaleras. Pregunto también por aquellos que no se pueden mover fácilmente o que tropiezan con recuerdos confusos en su mente. De los adultos mayores ancianos que vieron cómo los jóvenes se quejaban de la quietud en la que vivían sin pensar que ya sus abuelitos ancianos viven en quietud por dos razones: porque nadie les hace caso y ya se acostumbraron a ser parte de la casa o porque ya no pueden moverse, escuchar, ver o caminar. Esta es otra de las tantas crisis que nos acechan, una de las crisis más silenciosas y tristes. Evelina, que pasó de la lucidez al ofuscamiento en pocos meses, se preguntó por qué de repente todo cambió. Resulta difícil que una persona de 90 años entienda que el mundo de afuera se había detenido y que su Centro de Actividades para seniors estaba cerrado, que las tardeadas de baile y su convivencia diaria no existían más. Fue difícil que entendiera que no podía ir a Costco a comer un hotdog y sentarse a platicar con alguien; que no podía ir a caminar por los pasillos del centro comercial.  Su confusión de tiempo y espacio se acrecentaba con el paso de los días. Recibió sus vacunas y vino a pasar una temporada con nosotros. Después de más de un año salió de su casa para volar a otro estado y a otro país.  Como experimento y sin saber si funcionaría, en casa hice para ella un espacio de estudio con su escritorio, silla ejecutiva, libretas, lápices, colores, un rompecabezas de piezas grandes, libros y música. Verse en el espejo: quien ella fue, quien está siendo y quien será porque ella cree en su futuro y lo planea. Había que jugar a los olvidos y reírse de los disparates. Inventar historias del futuro e imaginar cosas que no existen. Sentirse completa con sus 90 y reírse porque guardó los dientes en el estuche de los lentes. Escribir con las manos en sentido contrario porque la artritis le desvió los dedos y leer en voz alta para escuchar la voz y sentir la respiración. Grabó un video leyendo “En Paz” de Amado Nervo. Y dejó de lado los mismos recuerdos de tiempos pasados y darle la bienvenida a los nuevos para todos los mañanas que le faltan.  La pandemia para ella sigue siendo, solo que ahora sabe que puede recorrer su tiempo escribiendo y leyendo; que a través de los recuerdos puede planear su futuro y sabe que su tiempo vale y que el tiempo que nos regaló ha sido una muy valiosa escuela.  Yo estoy esperando que ustedes que me leen, hagan algo parecido con sus mayores y sepan que la sabiduría no está en Internet, la tenemos cerca de las manitas arrugadas y los ojos nublados de tanto que supieron ver. La vejez no es igual para todos, no sabemos cómo será para cada uno.  Un día seremos ancianos. Por eso, ahora que podemos, debemos reforzar la amistad con los nuestros, para que un día quieran cuidar de nosotros." ["post_title"]=> string(26) "Otra crisis de la pandemia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "otra-crisis-de-la-pandemia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-29 08:01:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-29 13:01:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64661" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(11) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c43a1dd5d2a13011873385289e8f6ac7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Otra crisis de la pandemia

En el año y medio de incertidumbre mundial que llevamos a cuestas, se han digitalizado los pensamientos, los acuerdos y desacuerdos, las...

abril 29, 2021

¿Qué es la crisis social?

Una crisis es un cambio brusco o una modificación importante en el desarrollo de algún suceso, y ésta puede ser tanto física como simbólica. Asimismo, crisis también es una situación...

abril 14, 2021




Más de categoría

Otra crisis de la pandemia

En el año y medio de incertidumbre mundial que llevamos a cuestas, se han digitalizado los pensamientos, los acuerdos...

abril 29, 2021
buena influencia

La buena influencia

La influencia es la cualidad que otorga capacidad para ejercer un determinado control sobre el poder por alguien o algo. La...

abril 28, 2021

Las pequeñas cosas: infancia

“La única patria que tiene el hombre es su infancia.”  – Rainer María Rilke (1875 – 1926), poeta y...

abril 26, 2021

PEDAGOGÍA DE LA MUERTE, NECESARIA Y RADICAL

La pedagogía de la muerte es una disciplina científica cuyo objetivo es el estudio de la educación que incluye...

abril 26, 2021