Era Covid: El poder de la pausa

Además de los elevados precios que está implicando, la Era Covid puede dejar también muchas enseñanzas. Una de ellas: el poder que otorga una pausa. Tomarnos el tiempo necesario para gestionar interna y externamente nuestras decisiones es...

23 de octubre, 2020

Además de los elevados precios que está implicando, la Era Covid puede dejar también muchas enseñanzas. Una de ellas: el poder que otorga una pausa. Tomarnos el tiempo necesario para gestionar interna y externamente nuestras decisiones es una herramienta de autogestión y poder personal invaluable.

En la entrega anterior abordamos la necesidad de construir una nueva relación con nostros mismos. Para ello se propuso la introspección como una de las herramientas posibles. 

Además de la “introspección”, hay otros mecanismos a nuestro alcance que nos habilitan para tener una mayor consciencia de lo que nos ocurre –mientras nos ocurre– y, con ello, ejercer nuestra voluntad de una forma más eficaz, aún cuando los contextos y circunstancias, casi siempre fuera de nuestro control, no nos favorezcan. 

Si nos lo permitimos, la Era Covid, además de hacernos pagar elevados precios en casi todos los ámbitos, puede también dejarnos muchas enseñanzas. Una de ellas es el poder que nos otorga el hecho de hacer una pausa en el momento oportuno. 

La importancia de tomarnos el tiempo necesario para gestionar interna y externamente nuestras decisiones es una herramienta de autogestión y poder personal invaluable, que en nuestro tiempo está claramente infrautilizada.

  Y cuando hablo de pausa no me refiero a los bloqueos o pasmos en que caemos cuando la realidad nos abruma ni mucho menos me refiero a procastinar, sino justamente lo opuesto: la capacidad para trascender esos bloqueos e impulsos al aplazamiento e inacción, para llevar a cabo –como acto de voluntad– una pausa deliberada que permita que la experiencia por la que atravesamos se decante y se asiente para comprenderla, y solo entonces actuar como producto de una decisión consciente y acorde con el momento y la situación.

Hacer una pausa tampoco significa rechazar la intuición, que nada tiene que ver con reacciones impulsivas o inercias propias del condicionamiento social, sino con actos que, sobreponiéndose al miedo, la duda, la comodidad o a la conveniencia aparente, responden a una intención profunda a la que solo podemos acceder desde el silencio introspectivo y el sosiego interior.

Una pausa personal de este tipo no está relacionada con un monto específico de tiempo. Por el contrario, se trata de una porción de existencia fuera de él y por eso su duración no está atada al reloj o al calendario, sino que es relativa al hecho, al momento y a la situación particular sobre la que debemos hacer una interpretación previa al acto más conveniente a realizar.

Es por ello que esta variedad de pausas puede implicar un instante, en medio de una junta de negocios o una tentativa de asalto, o varios meses, mientras encontramos la ubicación óptima o el socio más adecuado para lanzar un nuevo proyecto.

Se trata de tomarse el tiempo para actuar adecuadamente, y no para reaccionar. Entendiendo “adecuadamente” con lo que el momento o la situación requiera, teniendo como más deseable aquello que nos hace crecer, evolucionar o desarrollarnos, aun cuando no siempre sea lo más cómodo o lo más fácil.

Tomarse una pausa interior tiene que ver con la presencia consciente de nuestro “yo total” –cuerpo, mente, emocionalidad, sentimientos–, con la imagen de aquella o aquel en que nos queremos convertir, con la correcta evaluación de cada circunstancia en específico para darle el peso justo a cada cosa en su dimensión.

Pero nada de esto puede conseguirse cuando estamos inmersos en la inercia de una vida que cada vez se acelera más, en una experiencia cotidiana cada vez más y más llena de estímulos de todo tipo, con un flujo de información –mucha de ella irrelevante o falsa– imposible de gestionar, que nos abruma, nos satura y nos confunde.    

Desacelerar cuando corresponde hacerlo es una forma de expansión, una manera de asumir el poder sobre la propia vida. Y para juzgar adecuadamente cuando acelerar y cuando frenar se requiere estar plenamente presente en la situación –presencia que podría definirse como la conexión consciente cuerpo-mente-emoción en el aquí y ahora– y tener interiorizado el ejercicio de la introspección. 

Solemos responder precipitadamente ante las situaciones estresantes, pero este acto implica falta de poder y de control sobre uno mismo y falta de conexión con lo que está ocurriendo en el exterior. Y normalmente esta actitud, y los resultados de ella, terminan por ser contraproducentes. ¿Por qué apresurarse a tomar una decisión que muy probablemente será inadecuada? Si el estrés nos está impidiendo pensar con claridad, ¿qué nos hace creer que una decisión –y entre más importante peor– tomada en ese estado puede resultar apropiada? Reaccionar de este modo nada tiene que ver con el valor o la audacia, sino con la inercia, con las reacciones automáticas defensivas y con permitir que se exprese el estrés, el miedo y la duda.

Saber desacelerar es una manera de mostrar nuestro poder interior. Según las leyes de Newton, un objeto en movimiento solo se detendrá si una fuerza semejante y opuesta le es aplicada, de lo contrario por inercia continuará moviéndose para siempre. Es decir, sin una pausa consciente, lo que ocurrirá en nuestra vida será producto de la inercia y no de la voluntad. Pero no resulta fácil porque detenernos no solo es anticlimático para los estándares de nuestro tiempo, sino que además requiere esfuerzo, poder interior. Por eso las pausas de este tipo no son la opción natural.

Suena paradójico que una pausa requiera más esfuerzo que la acción continuada, pero así es: renunciar a la inercia es mucho más difícil que mantenerla. Bajar el ritmo, hacer una pausa, detenerse a reflexionar, interiorizar genuinamente son ejercicios que requieren no solo de entrenamiento sino de nuestro poder interior, pero que conforme más los llevamos a la práctica más los ejercitamos y, por lo tanto, más los fortalecemos. Somos más dueños de nosotros –y por lo tanto de los resultados que obtenemos en la vida– en tanto podemos ejercer mayor capacidad para controlar el ritmo y el sentido de nuestras decisiones y nuestras pausas. 

Cuando decidimos o actuamos precipitadamente, lejos de aparecer, nuestra voluntad desaparece, nos hacemos pequeños y nuestra necesidad y nuestros deseos genuinos se difuminan. Por eso es importante no confundir la precipitación inercial con el uso apropiado de la intuición. 

El ejercicio de la intuición es incompatible con la reactividad. Para que emerja la auténtica intuición necesitamos el silencio interno que nos permita escuchar lo que genuinamente dice nuestro yo más profundo, y dejarnos llevar por la presión externa está muy lejos de permitirnos contactar con nuestra auténtica intuición. Entendida ésta, la intuición, como ese conocimiento o esa respuesta interna que va más allá de lo racional y nos habilita para actuar de una manera acorde con quien somos en nuestro ser más profundo. De hecho, lo más común es decidir en contra de nuestra intuición: sabemos que no debemos hacerlo, sabemos en lo más hondo que no es la solución apropiada, pero, puesto que no podemos resistir la presión externa, optamos por tomar una decisión que aparentemente cumple con las expectativas de quienes nos rodean, pero que nos traiciona en la dimensión más profunda.

De la mano con la introspección, la pausa existencial es otra manera de relacionarnos con nosotros mismo, de conocernos, de gestionarnos. Controlar nuestro ritmo interno, hacer pausas, interiorizar antes de tomar decisiones importantes nos permite responder con la mente lúcida a las situaciones que encaramos, observando con claridad aquello que nos amenaza, evitando los altos precios de la reactividad, la procastinación o la parálisis.

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios


object(WP_Query)#16266 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31152) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31152) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16270 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16268 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16269 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (31152) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83171) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content"]=> string(5339) ""Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. -Aristóteles (384 a.C. – 322a.C). A riesgo de meterme en camisa de once varas, hurgaré en el recuerdo de aquellos días escolares de mi infancia, lejos de etiquetas, modismos, movimientos, discriminación y jarritos de Tlaquepaque, en los que recibir un sello en el cuaderno de trabajo era un mensaje claro: platica en clase, no trabaja, impuntual, buen trabajo y/o excelente cuando se cumplía con todos los criterios para obtener la mejor calificación. Pongo la lupa en el término excelencia (areté en griego antiguo = cualidad del que sobresale) que para los sofistas era el conjunto de cualidades cívicas, morales e intelectuales que llevan a pensar, hablar y obrar con éxito. El concepto es profundo y requiere de más espacio del que dispongo, pero lo retomo desde la perspectiva de lo que ocurre en la actualidad y esa percepción mía de que todo está “a medias” porque nos encontramos de frente a los estragos de una pandemia (que aún no desaparece) y al efecto avasallador de una crisis económica, social y política; así que parece que se vive en un ambiente de medio hacer, medio decir y medio parecer que no conduce sino al conformismo y la mediocridad en todos los sentidos, de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconsciente, pero al fin y al cabo es lo que permea en el ambiente día con día. Lejos están los momentos en que era obligado ser excelente como un hábito diario que se notaba en el vestir, el caminar, el hablar, el actuar y más importante aún: en el cumplir los compromisos. Y digo que han quedado lejos porque se ha confundido a la excelencia con la apariencia, la opulencia, la petulancia o la arrogancia sin dar paso a la reflexión del por qué conviene ser excelente y por qué se nos exigía con tanto ahínco desde las aulas escolares, así que parece que queda mejor quedarse a medias pues la exigencia ha quedado atrás. Al parecer, no tiene nada de raro que un acta de nacimiento recién expedida tenga como fecha de nacimiento el año 2042 en lugar de 1942, que un vuelo se retrase, que un tren se descarrile, que los políticos se vayan a los golpes, que se agreda a la autoridad policiaca, que se transgredan los derechos y tantos ejemplos más que denotan la falta de excelencia en el actuar porque todo se disfraza de una falsa consideración a la humanidad escondida detrás de cada acto, en cuyo caso pareciera ser mejor rodearnos de máquinas que se rigen por protocolos y programas que pueden ser inviolables y dar resultados magníficos siempre y cuando el propósito sea bueno. Parece también que nada tiene de malo que las grandes marcas transnacionales exploten a su fuerza trabajadora y desdeñen a sus clientes preferenciales con pedidos incompletos o que nunca llegan a su destino porque sus ganancias millonarias les dan el margen necesario para quedar mal con unos cuantos que les compran apenas lo que significa un pelo para un gato. Y por supuesto, menos malo será que un padre o madre de familia rete a la autoridad escolar a pesar de la formación académica que respalda dicha autoridad porque según parece, la excelencia es sinónimo de discriminación o superioridad injustificada. Es el mundo del revés. Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión, así que bienvenidos sean los mediocres, los perezosos, los descuidados, los irrespetuosos, los incumplidos, los ignorantes y los agresivos porque también tienes derechos y son humanos, así que tienen derecho a equivocarse cuantas veces quieran; mientras tanto, que el mundo siga sufriendo las consecuencias por olvidar que la excelencia es parte de #laspequeñascosas de la vida que le dan orden, formación, sentido, justicia, por mencionar sólo unas cuantas virtudes que hoy brillan por su ausencia. A manera de colofón: a propósito del deceso de la Reina Isabel II (1926-2022) del Reino Unido, me gustaron un par de reflexiones en torno no a la grandeza de su reinado y su posición en el imperio sino al peso de la corona que le impusieron a muy temprana edad y de las cuales, replico un fragmento: “Idéntica sonrisa de moneda, de timbre postal, jamás perturbada por una emoción impropia. La garantía de permanencia capaz de reiterase a través de divorcios, trágicos accidentes, abusos y escándalos, siempre tranquilizadora, cordial y distante, más allá y extremadamente lejos, incorrupta en su falta de contacto con las vidas, los deseos, las angustias y proyectos del común de los mortales” (Adriana González Mateos, Narradora y ensayista mexicana). Descanse en paz, su excelencia.   " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: areté" ["post_excerpt"]=> string(213) "Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-arete" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83171" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16242 (24) { ["ID"]=> int(83152) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-09 13:44:44" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 18:44:44" ["post_content"]=> string(4133) " Te contaré que la pandemia se ha llevado algunos seres queridos y amigos. Me atacó, pero finalmente superé la enfermedad y no solo eso, me favoreció porque he logrado algunas metas que en nuestras pláticas comenté que me gustaría realizar. Me da mucho gusto decirte que tenías razón cuando decías que podía cumplir lo que deseara siempre y cuando tuviera fe en mí que las cosas podían lograrse a cualquier edad. Pues te doy la sorpresa que soy columnista de un gran periódico digital. ¿Sabes cuál? RUIZ-HEALY TIMES. Sí, qué sorpresa ¿verdad? Además la tienda de artesanías mexicanas va creciendo cada día más.  He tenido la suerte de que Eduardo me diera un espacio en Radio Fórmula donde platicamos de la Talavera artesanal. Fue increíble: todos los amigos y parientes estuvieron al pendiente. En la televisión tus recetas son un éxito, pues cada semana las presento en un canal que se transmite en todo el estado. Recuerdo cómo disfrutaba la hora de cocinar a tu lado. Aprendí mucho de ti, aunque tu sazón es superior al mío.   Me gusta ponerte al tanto de mis días, los logros y las metas por cumplir. Sé lo contenta y orgullosa que te sientes, además  que te gusta presumir con las personas que te rodean a tus hijos.  Cambiando de tema, te diré que añoro esos días de juegos de dominó, aunque casi siempre ganabas tú. Cómo olvidar la música que compartíamos y descubrimos juntos. Y ser tu cómplice en las bromas a los demás. Tus nietas están cada día más grandes y, por cierto, gracias por la buena educación que les diste, ellas están agradecidas por haberlas enseñado a leer pues siempre fuiste una gran maestra en tu profesión y con tu familia. ¿Sabes? No puedo olvidar cuando tomé esa caja de mármol en mis manos. Es muy bonita, pero muy fría y pesada. Ha de ser porque llevaba mucho amor dentro, ese amor de madre incondicional… yo creo que sí, pues lleva tu nombre.    Y cómo no recordar la última vez que besé tu frente. Te veías tan hermosa recostada con ese traje blanco que tanto te gusta. De hecho es la última vez que te lo vi puesto.  Te confieso que regularmente entras en mis sueños: reímos, platicamos como siempre… Sí, allí en mi descanso también me haces compañía.   En la soledad estás en mi mente. Tu recuerdo me reconforta, aunque por momentos mis ojos se cristalizan y las lágrimas se cuelgan de mis párpados tratando de no caer en mis mejillas, para mitigar el dolor de tu ausencia.  Así, querida July, han sido estos ocho años en que repentinamente partiste, dejando un hermoso camino de huellas a seguir, pero que también dejó muchas cosas en el tintero. El vacío de tu ausencia a veces lo lleno con tu memoria, pero siempre está vigente. Y ahora te recuerdo entre líneas. Tu personalidad única te hizo una gran madre, por eso duele tanto ya no verte.  Imposible pasar un momento sin que estés presente en la cocina o al escuchar música, en mis propias palabras esas que adopte de ti, ¿quién dijo que te fuiste? si en cada rincón que recorro estas tú.   Marcaste nuestras vidas volviéndote inmortal en la mente de quien te conoció y convivió a tu lado. Dejaste un hueco que no se ha podido llenar porque sigues vigente aun en tu ausencia.   Me despido hoy pero mañana te reviviré nuevamente para que ilumines mi camino con la fuerza del amor que dejaste en tu presencia.  “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”.  " ["post_title"]=> string(27) "La presencia de tu ausencia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "la-presencia-de-tu-ausencia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-09 13:44:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 18:44:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83152" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83171) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content"]=> string(5339) ""Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. -Aristóteles (384 a.C. – 322a.C). A riesgo de meterme en camisa de once varas, hurgaré en el recuerdo de aquellos días escolares de mi infancia, lejos de etiquetas, modismos, movimientos, discriminación y jarritos de Tlaquepaque, en los que recibir un sello en el cuaderno de trabajo era un mensaje claro: platica en clase, no trabaja, impuntual, buen trabajo y/o excelente cuando se cumplía con todos los criterios para obtener la mejor calificación. Pongo la lupa en el término excelencia (areté en griego antiguo = cualidad del que sobresale) que para los sofistas era el conjunto de cualidades cívicas, morales e intelectuales que llevan a pensar, hablar y obrar con éxito. El concepto es profundo y requiere de más espacio del que dispongo, pero lo retomo desde la perspectiva de lo que ocurre en la actualidad y esa percepción mía de que todo está “a medias” porque nos encontramos de frente a los estragos de una pandemia (que aún no desaparece) y al efecto avasallador de una crisis económica, social y política; así que parece que se vive en un ambiente de medio hacer, medio decir y medio parecer que no conduce sino al conformismo y la mediocridad en todos los sentidos, de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconsciente, pero al fin y al cabo es lo que permea en el ambiente día con día. Lejos están los momentos en que era obligado ser excelente como un hábito diario que se notaba en el vestir, el caminar, el hablar, el actuar y más importante aún: en el cumplir los compromisos. Y digo que han quedado lejos porque se ha confundido a la excelencia con la apariencia, la opulencia, la petulancia o la arrogancia sin dar paso a la reflexión del por qué conviene ser excelente y por qué se nos exigía con tanto ahínco desde las aulas escolares, así que parece que queda mejor quedarse a medias pues la exigencia ha quedado atrás. Al parecer, no tiene nada de raro que un acta de nacimiento recién expedida tenga como fecha de nacimiento el año 2042 en lugar de 1942, que un vuelo se retrase, que un tren se descarrile, que los políticos se vayan a los golpes, que se agreda a la autoridad policiaca, que se transgredan los derechos y tantos ejemplos más que denotan la falta de excelencia en el actuar porque todo se disfraza de una falsa consideración a la humanidad escondida detrás de cada acto, en cuyo caso pareciera ser mejor rodearnos de máquinas que se rigen por protocolos y programas que pueden ser inviolables y dar resultados magníficos siempre y cuando el propósito sea bueno. Parece también que nada tiene de malo que las grandes marcas transnacionales exploten a su fuerza trabajadora y desdeñen a sus clientes preferenciales con pedidos incompletos o que nunca llegan a su destino porque sus ganancias millonarias les dan el margen necesario para quedar mal con unos cuantos que les compran apenas lo que significa un pelo para un gato. Y por supuesto, menos malo será que un padre o madre de familia rete a la autoridad escolar a pesar de la formación académica que respalda dicha autoridad porque según parece, la excelencia es sinónimo de discriminación o superioridad injustificada. Es el mundo del revés. Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión, así que bienvenidos sean los mediocres, los perezosos, los descuidados, los irrespetuosos, los incumplidos, los ignorantes y los agresivos porque también tienes derechos y son humanos, así que tienen derecho a equivocarse cuantas veces quieran; mientras tanto, que el mundo siga sufriendo las consecuencias por olvidar que la excelencia es parte de #laspequeñascosas de la vida que le dan orden, formación, sentido, justicia, por mencionar sólo unas cuantas virtudes que hoy brillan por su ausencia. A manera de colofón: a propósito del deceso de la Reina Isabel II (1926-2022) del Reino Unido, me gustaron un par de reflexiones en torno no a la grandeza de su reinado y su posición en el imperio sino al peso de la corona que le impusieron a muy temprana edad y de las cuales, replico un fragmento: “Idéntica sonrisa de moneda, de timbre postal, jamás perturbada por una emoción impropia. La garantía de permanencia capaz de reiterase a través de divorcios, trágicos accidentes, abusos y escándalos, siempre tranquilizadora, cordial y distante, más allá y extremadamente lejos, incorrupta en su falta de contacto con las vidas, los deseos, las angustias y proyectos del común de los mortales” (Adriana González Mateos, Narradora y ensayista mexicana). Descanse en paz, su excelencia.   " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: areté" ["post_excerpt"]=> string(213) "Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-arete" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83171" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "facc5393d4f55aa265ce013a85ed9cf8" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: areté

Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni...

septiembre 12, 2022

La presencia de tu ausencia

 Te contaré que la pandemia se ha llevado algunos seres queridos y amigos. Me atacó, pero finalmente superé la enfermedad y no...

septiembre 9, 2022




Más de categoría

¡Saca provecho de las malas experiencias!

Dale un giro a tu situación a partir de cuatro ideas. 

septiembre 28, 2022

Las pequeñas cosas: golpe de realidad

Con el tiempo de confinamiento y la pandemia, el mundo sin duda, cambió y también los hábitos consumistas de...

septiembre 26, 2022

Caliente o frío

Todos los días debemos tomar muchas decisiones en diferentes ámbitos. Esta es una de las tareas que exigen preparación...

septiembre 26, 2022

¿Por qué no sabemos escuchar?

“No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente”. -Charles Chaplin

septiembre 26, 2022