Era Covid: El poder de la pausa

Además de los elevados precios que está implicando, la Era Covid puede dejar también muchas enseñanzas. Una de ellas: el poder que otorga una pausa. Tomarnos el tiempo necesario para gestionar interna y externamente nuestras decisiones es...

23 de octubre, 2020

Además de los elevados precios que está implicando, la Era Covid puede dejar también muchas enseñanzas. Una de ellas: el poder que otorga una pausa. Tomarnos el tiempo necesario para gestionar interna y externamente nuestras decisiones es una herramienta de autogestión y poder personal invaluable.

En la entrega anterior abordamos la necesidad de construir una nueva relación con nostros mismos. Para ello se propuso la introspección como una de las herramientas posibles. 

Además de la “introspección”, hay otros mecanismos a nuestro alcance que nos habilitan para tener una mayor consciencia de lo que nos ocurre –mientras nos ocurre– y, con ello, ejercer nuestra voluntad de una forma más eficaz, aún cuando los contextos y circunstancias, casi siempre fuera de nuestro control, no nos favorezcan. 

Si nos lo permitimos, la Era Covid, además de hacernos pagar elevados precios en casi todos los ámbitos, puede también dejarnos muchas enseñanzas. Una de ellas es el poder que nos otorga el hecho de hacer una pausa en el momento oportuno. 

La importancia de tomarnos el tiempo necesario para gestionar interna y externamente nuestras decisiones es una herramienta de autogestión y poder personal invaluable, que en nuestro tiempo está claramente infrautilizada.

  Y cuando hablo de pausa no me refiero a los bloqueos o pasmos en que caemos cuando la realidad nos abruma ni mucho menos me refiero a procastinar, sino justamente lo opuesto: la capacidad para trascender esos bloqueos e impulsos al aplazamiento e inacción, para llevar a cabo –como acto de voluntad– una pausa deliberada que permita que la experiencia por la que atravesamos se decante y se asiente para comprenderla, y solo entonces actuar como producto de una decisión consciente y acorde con el momento y la situación.

Hacer una pausa tampoco significa rechazar la intuición, que nada tiene que ver con reacciones impulsivas o inercias propias del condicionamiento social, sino con actos que, sobreponiéndose al miedo, la duda, la comodidad o a la conveniencia aparente, responden a una intención profunda a la que solo podemos acceder desde el silencio introspectivo y el sosiego interior.

Una pausa personal de este tipo no está relacionada con un monto específico de tiempo. Por el contrario, se trata de una porción de existencia fuera de él y por eso su duración no está atada al reloj o al calendario, sino que es relativa al hecho, al momento y a la situación particular sobre la que debemos hacer una interpretación previa al acto más conveniente a realizar.

Es por ello que esta variedad de pausas puede implicar un instante, en medio de una junta de negocios o una tentativa de asalto, o varios meses, mientras encontramos la ubicación óptima o el socio más adecuado para lanzar un nuevo proyecto.

Se trata de tomarse el tiempo para actuar adecuadamente, y no para reaccionar. Entendiendo “adecuadamente” con lo que el momento o la situación requiera, teniendo como más deseable aquello que nos hace crecer, evolucionar o desarrollarnos, aun cuando no siempre sea lo más cómodo o lo más fácil.

Tomarse una pausa interior tiene que ver con la presencia consciente de nuestro “yo total” –cuerpo, mente, emocionalidad, sentimientos–, con la imagen de aquella o aquel en que nos queremos convertir, con la correcta evaluación de cada circunstancia en específico para darle el peso justo a cada cosa en su dimensión.

Pero nada de esto puede conseguirse cuando estamos inmersos en la inercia de una vida que cada vez se acelera más, en una experiencia cotidiana cada vez más y más llena de estímulos de todo tipo, con un flujo de información –mucha de ella irrelevante o falsa– imposible de gestionar, que nos abruma, nos satura y nos confunde.    

Desacelerar cuando corresponde hacerlo es una forma de expansión, una manera de asumir el poder sobre la propia vida. Y para juzgar adecuadamente cuando acelerar y cuando frenar se requiere estar plenamente presente en la situación –presencia que podría definirse como la conexión consciente cuerpo-mente-emoción en el aquí y ahora– y tener interiorizado el ejercicio de la introspección. 

Solemos responder precipitadamente ante las situaciones estresantes, pero este acto implica falta de poder y de control sobre uno mismo y falta de conexión con lo que está ocurriendo en el exterior. Y normalmente esta actitud, y los resultados de ella, terminan por ser contraproducentes. ¿Por qué apresurarse a tomar una decisión que muy probablemente será inadecuada? Si el estrés nos está impidiendo pensar con claridad, ¿qué nos hace creer que una decisión –y entre más importante peor– tomada en ese estado puede resultar apropiada? Reaccionar de este modo nada tiene que ver con el valor o la audacia, sino con la inercia, con las reacciones automáticas defensivas y con permitir que se exprese el estrés, el miedo y la duda.

Saber desacelerar es una manera de mostrar nuestro poder interior. Según las leyes de Newton, un objeto en movimiento solo se detendrá si una fuerza semejante y opuesta le es aplicada, de lo contrario por inercia continuará moviéndose para siempre. Es decir, sin una pausa consciente, lo que ocurrirá en nuestra vida será producto de la inercia y no de la voluntad. Pero no resulta fácil porque detenernos no solo es anticlimático para los estándares de nuestro tiempo, sino que además requiere esfuerzo, poder interior. Por eso las pausas de este tipo no son la opción natural.

Suena paradójico que una pausa requiera más esfuerzo que la acción continuada, pero así es: renunciar a la inercia es mucho más difícil que mantenerla. Bajar el ritmo, hacer una pausa, detenerse a reflexionar, interiorizar genuinamente son ejercicios que requieren no solo de entrenamiento sino de nuestro poder interior, pero que conforme más los llevamos a la práctica más los ejercitamos y, por lo tanto, más los fortalecemos. Somos más dueños de nosotros –y por lo tanto de los resultados que obtenemos en la vida– en tanto podemos ejercer mayor capacidad para controlar el ritmo y el sentido de nuestras decisiones y nuestras pausas. 

Cuando decidimos o actuamos precipitadamente, lejos de aparecer, nuestra voluntad desaparece, nos hacemos pequeños y nuestra necesidad y nuestros deseos genuinos se difuminan. Por eso es importante no confundir la precipitación inercial con el uso apropiado de la intuición. 

El ejercicio de la intuición es incompatible con la reactividad. Para que emerja la auténtica intuición necesitamos el silencio interno que nos permita escuchar lo que genuinamente dice nuestro yo más profundo, y dejarnos llevar por la presión externa está muy lejos de permitirnos contactar con nuestra auténtica intuición. Entendida ésta, la intuición, como ese conocimiento o esa respuesta interna que va más allá de lo racional y nos habilita para actuar de una manera acorde con quien somos en nuestro ser más profundo. De hecho, lo más común es decidir en contra de nuestra intuición: sabemos que no debemos hacerlo, sabemos en lo más hondo que no es la solución apropiada, pero, puesto que no podemos resistir la presión externa, optamos por tomar una decisión que aparentemente cumple con las expectativas de quienes nos rodean, pero que nos traiciona en la dimensión más profunda.

De la mano con la introspección, la pausa existencial es otra manera de relacionarnos con nosotros mismo, de conocernos, de gestionarnos. Controlar nuestro ritmo interno, hacer pausas, interiorizar antes de tomar decisiones importantes nos permite responder con la mente lúcida a las situaciones que encaramos, observando con claridad aquello que nos amenaza, evitando los altos precios de la reactividad, la procastinación o la parálisis.

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios


object(WP_Query)#18125 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31152) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31152) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18052 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18018 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (31152) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18027 (24) { ["ID"]=> int(82183) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-15 10:36:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:36:16" ["post_content"]=> string(4815) "Durante nuestro día a día vivimos corriendo, haciendo mil cosas diferentes, queriendo ganarle la corrida al reloj, siempre con prisa. Y nuestra mente no es diferente, nuestros pensamientos vienen y van de un lugar a otro, estos con la capacidad de ir del pasado al futuro en un abrir y cerrar de ojos. Cuando menos nos damos cuenta nuestra mente está totalmente descontrolada, pasamos de la realidad a la irrealidad o de repente está llena de expectativas o como se dice muchas veces: soñamos despiertos. No quiere decir que soñar con algo, o que tengamos un objetivo y que hagamos todo lo posible por alcanzarlo sea malo, al contrario, si no tuviéramos objetivos, nuestra vida no tendría ningún sentido. El problema es cuando vivimos fuera de la realidad, cuando nuestros pensamientos nos controlan y tenemos pensamientos recurrentes u obsesivos “pensamientos rumiativos” en determinado aspecto; cuando somos secuestrados por nuestros pensamientos y emociones. Cuando nuestra mente está totalmente descontrolada y damos rienda suelta a nuestros pensamientos e imaginación, es justo ahí que podemos perdernos entre la realidad y la fantasía, empezamos a crear historias en nuestra cabeza que única y exclusivamente existen en nuestra mente y nada más. Es cuando empezamos a vivir de expectativas de cualquier tipo: amorosas, profesionales o personales. “Los seres humanos tenemos la capacidad de planear o imaginar en nuestra mente y después responder como si fueran estímulos reales. La imaginación no es neutral desde un punto de vista fisiológico: las fantasías pueden activar los sistemas fisiológicos y producir respuestas. Los recuerdos emocionales y condicionamientos nos empujan a reaccionar rápidamente ante ciertas cosas, de forma que antes de ser conscientes de la situación que se presenta, el cuerpo reacciona y las emociones nos invaden, apoderándose de nuestros pensamientos y comportamientos, pudiéndose expresar en conductas reactivas”. Nuestros fantasmas empiezan a salir y a llevarnos por rumbos nada agradables: empezamos a crear historia en nuestra cabeza, que después de tanto imaginarlas, las vemos y sentimos como reales:
  • Una persona que teme que lo despidan de su trabajo porque piensa que no le cae bien a su jefe, sin ningún fundamento.
  • Una mujer/un hombre que muere de celos por su pareja y se imagina que lo está traicionando con su amigo porque se vieron de una manera diferente.
  • La obsesión de alcanzar algún objetivo y solo se vive para eso sin importar nada más.
  • - Etc…
Lo peor es que todo esto solo existe en nuestra mente y muchas veces si existe un tercero dentro de nuestras fantasías, ni siquiera está enterado, ni se imagina que él o ella sea la causa de nuestro sufrimiento o de nuestras expectativas. “Podemos aprender a estar atentos a las emociones y pensamientos en cuanto surgen, y a descubrir sus vínculos con nuestros recuerdos y condicionamientos emocionales. Dándonos cuenta y observando lo que ocurre en nuestro interior, evitamos ser capturados por ello. Al ser conscientes de cómo somos secuestrados por las preocupaciones internas, podemos calmar y reducir los bucles que retroalimentan la supuesta amenaza y la mantienen, que es la repetición de pensamientos reiterados a los que llamamos “pensamiento rumiativo”. Así podemos elegir otro tipo de respuestas: se trata de entrenar la mente de manera que nos permita afrontar, convivir y fluir con las realidades de la vida, sean las que sean”. Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no de la forma como nos gustaría, es fundamental para no crear falsas expectativas en nuestras vidas. La meditación es una herramienta muy poderosa para entrenar nuestra mente y poder tener una verdadera paz mental. Referencias: Material del curso Mindfulness Transpersonal, Escuela Española de Desarrollo Transpersonal, Madrid, España, 2018." ["post_title"]=> string(21) "Vivir de expectativas" ["post_excerpt"]=> string(197) "Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no de la forma como nos gustaría, es fundamental para no caer en falsas expectativas." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "vivir-de-expectativas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-15 13:25:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 18:25:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82183" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17952 (24) { ["ID"]=> int(81468) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-27 10:12:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-27 15:12:58" ["post_content"]=> string(3234) "Nos pasamos la vida pidiendo a los demás y a nosotros mismos cambiar nuestros pensamientos, deshacernos de los negativos, de los que no nos hacen bien. Pero, ¿por qué nos cuesta tanto trabajo, por qué no lo logramos?  La respuesta está en estas dos frases:
  1. Aquello que recibe tu atención se magnifica
  2. Lo que resistes, persiste
Al empeñarte en deshacerte de los pensamientos que no te aportan en realidad sigues pensando en ellos, aunque sea para alejarlos; si haces esto una y otra vez lo único que consigues es darles poder pues todo aquello a lo que le das tu atención se magnifica ¿La solución? Deja de intentar sacar algo de tu mente y simplemente lleva tu atención hacia otra cosa que te cause agrado, sin una intención, solo ve a eso que te causa bienestar al pensarlo/hacerlo. ¿Recuerdas la técnica que se usa para distraer a los bebés cuando dan señales de que quieren comenzar a llorar o hacer berrinche? Le acercas algún juguete u objeto de su agrado y ¡ya está! el nene deja su intención primera para sonreír al ver y recibir eso que le está gustando. ¡Haz lo mismo! También enfócate en el punto dos, no te resistas, no te vuelvas loco queriendo “apagar” esos pensamientos que te sumergen en un estado caótico. Es imposible apagar la mente, esto solo sucede con la muerte. Cuando te descubras teniendo pensamientos que no te aportan o te arrastran hacia la tristeza, desesperación, etc., solo déjalos donde están y haz lo que expliqué arriba, entre más pronto lo hagas, mejor.  Para aplicar esta técnica simple es necesario un ingrediente más: ser conciente. Mantente alerta y vigila lo más seguido posible tu manera de pensar/actuar. Al inicio te costará trabajo pero poco a poco te acostumbrarás a supervisar lo que hay en tu mente. Recuerda: tú no eres tu mente. Visualízate como un supervisor que desde afuera vigila constantemente lo que hay ahí dentro; si logras cachar enseguida lo que no te gusta tienes la oportunidad de transformarlo para sentirte mucho mejor, pero no echándolo a patadas ni luchando, sino restándole importancia y poder para que solito se desvanezca.  Gracias por leerme, por darme una parte de tu atención y tiempo. Te animo a que compartas este texto para que más gente pueda aplicar estas ideas y sentirse mejor.  Te dejo un enlace para que conozcas más de mí: https://nancy-fuentes.webnode.mx/" ["post_title"]=> string(82) "¿Quieres deshacerte de tus pensamientos negativos pero solo te estalla la cabeza?" ["post_excerpt"]=> string(66) "Te comparto dos secretos para dar un giro positivo de 180 grados. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(79) "quieres-deshacerte-de-tus-pensamientos-negativos-pero-solo-te-estalla-la-cabeza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-27 10:15:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-27 15:15:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81468" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18027 (24) { ["ID"]=> int(82183) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-15 10:36:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:36:16" ["post_content"]=> string(4815) "Durante nuestro día a día vivimos corriendo, haciendo mil cosas diferentes, queriendo ganarle la corrida al reloj, siempre con prisa. Y nuestra mente no es diferente, nuestros pensamientos vienen y van de un lugar a otro, estos con la capacidad de ir del pasado al futuro en un abrir y cerrar de ojos. Cuando menos nos damos cuenta nuestra mente está totalmente descontrolada, pasamos de la realidad a la irrealidad o de repente está llena de expectativas o como se dice muchas veces: soñamos despiertos. No quiere decir que soñar con algo, o que tengamos un objetivo y que hagamos todo lo posible por alcanzarlo sea malo, al contrario, si no tuviéramos objetivos, nuestra vida no tendría ningún sentido. El problema es cuando vivimos fuera de la realidad, cuando nuestros pensamientos nos controlan y tenemos pensamientos recurrentes u obsesivos “pensamientos rumiativos” en determinado aspecto; cuando somos secuestrados por nuestros pensamientos y emociones. Cuando nuestra mente está totalmente descontrolada y damos rienda suelta a nuestros pensamientos e imaginación, es justo ahí que podemos perdernos entre la realidad y la fantasía, empezamos a crear historias en nuestra cabeza que única y exclusivamente existen en nuestra mente y nada más. Es cuando empezamos a vivir de expectativas de cualquier tipo: amorosas, profesionales o personales. “Los seres humanos tenemos la capacidad de planear o imaginar en nuestra mente y después responder como si fueran estímulos reales. La imaginación no es neutral desde un punto de vista fisiológico: las fantasías pueden activar los sistemas fisiológicos y producir respuestas. Los recuerdos emocionales y condicionamientos nos empujan a reaccionar rápidamente ante ciertas cosas, de forma que antes de ser conscientes de la situación que se presenta, el cuerpo reacciona y las emociones nos invaden, apoderándose de nuestros pensamientos y comportamientos, pudiéndose expresar en conductas reactivas”. Nuestros fantasmas empiezan a salir y a llevarnos por rumbos nada agradables: empezamos a crear historia en nuestra cabeza, que después de tanto imaginarlas, las vemos y sentimos como reales:
  • Una persona que teme que lo despidan de su trabajo porque piensa que no le cae bien a su jefe, sin ningún fundamento.
  • Una mujer/un hombre que muere de celos por su pareja y se imagina que lo está traicionando con su amigo porque se vieron de una manera diferente.
  • La obsesión de alcanzar algún objetivo y solo se vive para eso sin importar nada más.
  • - Etc…
Lo peor es que todo esto solo existe en nuestra mente y muchas veces si existe un tercero dentro de nuestras fantasías, ni siquiera está enterado, ni se imagina que él o ella sea la causa de nuestro sufrimiento o de nuestras expectativas. “Podemos aprender a estar atentos a las emociones y pensamientos en cuanto surgen, y a descubrir sus vínculos con nuestros recuerdos y condicionamientos emocionales. Dándonos cuenta y observando lo que ocurre en nuestro interior, evitamos ser capturados por ello. Al ser conscientes de cómo somos secuestrados por las preocupaciones internas, podemos calmar y reducir los bucles que retroalimentan la supuesta amenaza y la mantienen, que es la repetición de pensamientos reiterados a los que llamamos “pensamiento rumiativo”. Así podemos elegir otro tipo de respuestas: se trata de entrenar la mente de manera que nos permita afrontar, convivir y fluir con las realidades de la vida, sean las que sean”. Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no de la forma como nos gustaría, es fundamental para no crear falsas expectativas en nuestras vidas. La meditación es una herramienta muy poderosa para entrenar nuestra mente y poder tener una verdadera paz mental. Referencias: Material del curso Mindfulness Transpersonal, Escuela Española de Desarrollo Transpersonal, Madrid, España, 2018." ["post_title"]=> string(21) "Vivir de expectativas" ["post_excerpt"]=> string(197) "Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no de la forma como nos gustaría, es fundamental para no caer en falsas expectativas." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "vivir-de-expectativas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-15 13:25:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 18:25:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82183" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "302bf9d673f5feccba7ed90cf43ca1d6" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Vivir de expectativas

Vivir de expectativas

Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos presentan y no...

agosto 15, 2022
Quieres deshacerte de tus pensamientos negativos pero solo te estalla la cabeza

¿Quieres deshacerte de tus pensamientos negativos pero solo te estalla la cabeza?

Te comparto dos secretos para dar un giro positivo de 180 grados.

julio 27, 2022




Más de categoría
Vivir de expectativas

Vivir de expectativas

Dentro de la filosofía budista y el Mindfulness, el poder aceptar la vida y las cosas como se nos...

agosto 15, 2022

Cuando quiero

Es ideal hacer las cosas que nos gusten cuando queremos, pero esto no siempre es posible.

agosto 15, 2022

No le dejes todo al tiempo

Dicen que lo cura todo pero… la realidad es distinta…

agosto 10, 2022
¿Bailamos?

¿Bailamos?

Como cada lunes, Saúl Homero Montoya nos comparte una pequeña reflexión de vida.

agosto 8, 2022