Era Covid: el hábito como motor del cambio verdadero

Conocer nuestras limitaciones y áreas de oportunidad es el primer paso hacia el desarrollo personal, pero el mero conocimiento de nuestras deficiencias no implica un cambio verdadero. Éste sólo llegará si se acompaña de un cambio de...

13 de noviembre, 2020

Conocer nuestras limitaciones y áreas de oportunidad es el primer paso hacia el desarrollo personal, pero el mero conocimiento de nuestras deficiencias no implica un cambio verdadero. Éste sólo llegará si se acompaña de un cambio de hábitos, de lo contrario todo quedará en una buena intención.

En semanas anteriores decíamos que el controlar nuestros ritmos internos, desarrollando la capacidad de hacer pausas, realizar una buena dieta cultural y el llevar a cabo procesos apropiados de introspección antes de tomar decisiones importantes nos habilita para responder mejor a los retos y situaciones que la existencia nos obliga a encarar. Esta clase de herramientas nos permiten conocernos mejor y, en última instancia, nos dan las armas para detectar carencias, defectos y áreas de oportunidad que por una razón u otra nos lastran o constriñen.

Conocer nuestras limitaciones y potencialidades es sin duda el primer paso para desarrollo personal, pero el mero conocimiento de ellas no implica por sí solo que emerja un cambio verdadero. Darnos cuenta de nuestras deficiencias no conlleva de manera automática subsanarlas.

Para autores como Anthony Robbins el cambio existencial puede ocurrir en un instante. Según su visión, es producto de decidirlo de manera comprometida y controlar los estados emocionales que lo impiden.

Lo cierto es que para la inmensa mayoría de las personas cambiar de forma duradera y consistente aspectos internos que nos han limitado por años no resulta tan simple. Lo más frecuente es que a las pocas semanas de recibir una fuerte lección de vida, al sumergirnos nuevamente en las actividades cotidianas, terminamos por volver a las mismas conductas de siempre.

Sin embargo, para bien o para mal, la Era Covid se está encargando de “ayudarnos” –esto dicho de forma tanto irónica como literal– a no poder volver a esa normalidad indeseable tan fácilmente. Esta imposibilidad, si decidimos que así sea, puede convertirse en una coyuntura única para llevar a cabo cabo cambios sustantivos internos y externos que en otra época no podíamos permitirnos.




Por ello, el proceso de cambio en sí se vuelve fundamental. Es posible que para algunos el cambio emerja de manera súbita y se estabilice de inmediato. Pero en mi caso y en el de muchos otros, aun cuando en diversos momento de la vida recibamos comprensiones existenciales profundas y repentinas acerca de diversos temas, la transformación en sí, cuando llega a suceder, tiene lugar casi siempre de una forma lenta y progresiva.

Para el cambio duradero la paciencia y la persistencia se convierten en activos invaluables. Lo mismo que asumir una actitud compasiva (que no complaciente) con nosotros mismos cuando las cosas no se dan del todo como esperamos o la velocidad que nos gustaría.

Más allá de milagros y satoris –instante de comprensión suprema para el budismo zen–, la forma más eficaz de generar cambios consiste en tomar acciones pequeñas, posibles y realizables dentro de nuestra vida cotidiana, muchas veces de consecuencias imperceptibles en principio, pero que, al ser realizadas con intención y constancia, nos ponen en la dirección en la que deseamos encaminarnos. Esto, en lenguaje simple, se puede resumir en que el verdadero motor del cambio, tanto interno como externo, es la construcción de hábitos.

 

El poder del hábito

 

La Era Covid se caracteriza por ser un periodo de cambio y estancamiento al mismo tiempo, de adaptación, de proyectos truncados y nuevas soluciones, de afectaciones y oportunidades en casi todos los ámbitos de la vida. Se trata de una era paradójica que, al mismo tiempo que nos ha permitido toparnos cara a cara con nuestras limitaciones y debilidades, nos ha mostrado también nuestras fortalezas y potencialidades.

Por eso se trata de un momento muy oportuno para afrontar el hecho de que, aun cuando las circunstancias extremas en que vivimos nos permitan acceder a comprensiones profundas acerca de la vida, de nosotros mismos, o de aquellos con que nos relacionamos, casi nunca estos “veintes que nos caen” derivarán por sí mismos en cambios verdaderos y sostenibles en el tiempo a menos de que se acompañen de una transformación de nuestros hábitos.

En su origen etimológico la palabra “hábito” viene del latín “habitus”, participio pasivo del verbo tener. Un hábito es “algo que se tiene”, con lo cual, dejando de lado la compresión materialista, podemos entender el término como una habilidad, una costumbre, una destreza o una capacidad.

Nuestra vida está constituida por los días transcurridos en ella. Cada una de las experiencias que nos hacen ser quienes somos tienen lugar durante nuestro tiempo concreto de existencia. Y cada uno de esos días están hechos de 24 horas. Para que algo –relación, competencia, actividad, costumbre, etc.– forme parte de nuestra vida, necesariamente tendría que estar inserto en nuestro tiempo vital. De lo contrario podríamos estar hablando de las mejores intenciones, de las más sabias comprensiones, de las más avanzadas teorías, pero, de no ir acompañados de un cambio de rutinas, hábitos y conductas que tengan lugar en el tiempo, no serán más que eso: buenas intenciones.

Centrarnos en los hábitos es centrarnos en el proceso y no en el resultado. Centrarnos en el proceso nos anima a seguir trabajando, a mantenernos avanzando, y a observar día con día cómo los retos y las oportunidades para progresar se presentan y se aprovechan, con lo cual dejamos de tomarlas como amenazas de fracaso.

El ejemplo paradigmático de las buenas intenciones fracasadas son los conocidos propósitos de Año Nuevo. Casi nunca se consiguen, y esto se debe esencialmente a dos motivos:

El primero, porque están centrados en el resultado. Una conducta o aspecto personal no nos gusta y lo queremos cambiar; es decir, escogemos algo de connotación negativa de lo que nos gustaría librarnos –como por ejemplo, fumar– sin tomar en cuenta que si está en nuestra vida es porque algún beneficio nos otorga –en el caso de fumar, por ejemplo, liberar ansiedad–. Además, este tipo de propósitos son de “todo o nada”: cualquier cosa que no sea erradicar dicha conducta es un fracaso, con lo cual todo esfuerzo parcial se considera inútil y a esto se suma el hecho de que no solemos tomar en cuenta que debemos obtener de alguna forma el beneficio que esa actividad “aparentemente negativa” nos aportaba, de lo contrario, volveremos a ella, con lo cual las posibilidades de éxito son muy estrechas y demandantes.

El segundo motivo es porque la nueva actividad –ir al gimnasio diariamente, por ejemplo– no cabe en nuestras rutinas. De algún modo nuestros días ya están estructurados de alguna manera y para que entre un nuevo hábito debe desplazarse alguno de los existentes que libere ese tiempo vital, de lo contrario, esa nueva actividad literalmente “no cabrá” en nuestras 24 horas, lo que la convertirá en irrealizable.

Los hábitos se asientan y perfeccionan con la repetición, y, nos guste o no, esta dinámica es la materia prima central del cambio verdadero. No hay milagros ni magia, simplemente se trata de sustituir unas conductas por otras, de preferencia de forma paulatina, y sostener dicho cambio en el tiempo.

Así como en lo individual la auténtica transformación emerge a partir de los nuevos hábitos, lo mismo sucede en lo colectivo. Solo por citar un ejemplo: podemos reconocer toda la corrupción que queramos en las instituciones públicas y gubernamentales. Podemos meter a la cárcel aisladamente a tantos funcionarios como se quiera, pero en tanto no se modifiquen (y se sostengan en el tiempo) nuevos hábitos administrativos –transparencia en asignación y gasto de recursos, rendición de cuentas, eliminar la impunidad, etc.– será casi imposible que el fenómeno cese, por más evidente y deplorable que nos parezca y por claras y elocuentes que sean las diatribas en su contra. Para de verdad erradicarla, los servidores públicos deberán “habituarse” a prácticas obligatorias que limiten paulatinamente la discrecionalidad y la opacidad en las decisiones y actos, con las sanciones claramente señaladas por el incumplimiento y solo así, con el paso del tiempo, el problema se reducirá de modo gradual y progresivo. La mera decisión ejecutiva de “no ser corruptos” no basta. Sin importar cuantos memorandos se escriban, cuantos discursos de den y lo mucho que los individuos parezcan convencidos, para que esa “buena intención” se convierta en práctica cotidiana, requiere ir acompañada de procedimientos, metodologías, criterios, sistemas… en una palabra: hábitos, que fomenten el objetivo de transparencia, honestidad, aprovechamiento de recursos y eficacia. “Erradicar la corrupción” se parece mucho a esos buenas intenciones de inicio de año que jamás se cumplen. Pero mejorar los procedimientos de forma paulatina pero sostenida permite conseguir éxitos intermedios mesurables que alienten a sostener el esfuerzo.

Lo mismo ocurre con el cambio individual. Ya sea empezar una rutina de ejercicio, sujetar nuestros gastos a un presupuesto mensual, hacer dieta o terminar la tesis para por fin titularnos aprovechando la pausa a que nos forza la Era Covid, nada de esto se concretará sin acciones específicas sostenidas en el tiempo que los hagan posibles. Y eso es justamente un hábito: una acción voluntaria con un propósito específico que se hace repetidamente en el tiempo.

El habito, del mismo modo que la introspección, la pausa y la dieta cultural, es otra forma eficaz de relacionarnos con nosotros mismos. Con la combinación apropiada de las herramientas mencionadas es posible una gestión más consciente y eficaz de nuestra propia vida.

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

 

 

 

Comentarios
object(WP_Query)#17833 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57817) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-05-2021" ["before"]=> string(10) "17-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57817) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-05-2021" ["before"]=> string(10) "17-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17798 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17786 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17791 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-05-2021" ["before"]=> string(10) "17-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-17 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (57817) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17828 (24) { ["ID"]=> int(65909) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-26 12:55:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-26 17:55:48" ["post_content"]=> string(7325) "Hoy en día podemos ver a una sociedad que enfrenta diversos problemas de violencia, abusos y vicios, que la degenera ocasionando problemas mayores. Todo esto proviene de la falta de apoyo familiar, es decir, por la formación de familias disfuncionales que impactan a la sociedad de manera notable, por lo que es imperante abordar el tema. En estos tiempos de crisis emocional generados por la pandemia, las familias han sido afectadas principalmente en la economía lo que ha causado cambios drásticos a sus integrantes. Una familia es mucho más que la suma de individualidades, es un sistema dinámico y flexible de interrelaciones entre sus miembros que se dan para cubrir las necesidades materiales, sociales, culturales, espirituales y afectivas de sus miembros. En una familia funcional están satisfechas todas esas necesidades. Si hay conflictos o crisis, sus integrantes se complementan y apoyan para hallar las soluciones, alcanzar el desarrollo pleno y, en esencia, ser felices. En la familia disfuncional la situación es diametralmente opuesta. Al hablar de familias disfuncionales podemos mencionar que si una familia funcional es aquella que está compuesta por padre, madre e hijos que se desarrollan en un ambiente de completa armonía, la familia disfuncional, en cambio, es aquella en la que se presenta la ausencia de alguno de los padres, no se vive en un ambiente de armonía, existe mucha violencia, los hijos viven con otros familiares, no hay comunicación, etc. Para solucionar el problema de la sociedad, es necesario, primero, atender los problemas que surgen en las familias. Como sabemos, la familia es el núcleo de la sociedad por lo tanto, si ella se estropea, toda la sociedad queda corrompida.  Los padres son los gestores principales y más importantes de la formación en la familia, tienen la gran responsabilidad de educar adecuadamente a sus hijos, quienes serán los jefes de las futuras familias que integren la sociedad. Promover el amor a la vida es el punto de partida. Si los padres no saben valorar la importancia de la vida humana, nunca podrán enseñarles a sus hijos a hacerlo; esto suele degenerarse a lo largo del tiempo, por lo que hoy lo vemos con mayor frecuencia en temas de aborto, suicidios, etc. Es indispensable desarrollar medidas que promuevan la vida familiar, para ello es necesario tomar acciones concretas con respecto a los horarios de trabajo, hobbies de los padres entre otros aspectos que impiden la unión familiar. Además es urgente ser conscientes que cuando formamos una familia, ésta debe convertirse en nuestra prioridad, por lo tanto debemos dejar en un segundo plano nuestros objetivos personales pues ahora tenemos a cargo a una persona que ocupa el lugar primordial de nuestra vida, y es necesario centrar nuestros esfuerzos en ella y dejar de lado el egoísmo. De igual manera, es de vital importancia que los padres prediquen con el ejemplo, ya que no pueden exigir valores y cualidades a sus hijos que ellos no poseen. Por lo tanto, los padres deben vigilar sus propios actos pues de esta forma, están construyendo la base moral de sus hijos. Crear un ambiente familiar de comunicación, donde se respeten las opiniones y los hijos tengan participación en las decisiones, es necesario. Para ello el padre o los padres deben enseñar y empezar por ellos mismos a comunicar sus emociones, brindar un espacio de confianza donde los hijos puedan hablar sobre sus dudas y problemas. Para lograr un ambiente como tal, es necesario tener confianza en la manera en que se ha criado a los hijos y darles la libertad necesaria para ir tomando decisiones personales, lo que no quiere decir dejarlos hacer lo que quieran, siempre debe haber un control y guía. Esto los ayudará a desenvolverse adecuadamente en una sociedad cargada de tentaciones y a tener responsabilidad sobre sus actos. Las familias disfuncionales están presentes en todos los niveles socioeconómicos y que éstas afectan la convivencia en la sociedad. La familia, como núcleo de la sociedad, tiene una gran responsabilidad y un importante compromiso con los hijos y la sociedad. El rol del padre y de la madre es fundamental para la educación de los hijos, ya que ellos representan el modelo de comportamiento a seguir para vivir de manera coherente. La falta de uno, o el mal ejemplo de alguno de los padres, será un modelo de comportamiento que en el futuro imitarán y verán como normal. Está comprobado que la crianza que reciben los hijos en un futuro es la que darán a sus propios hijos, y se convertirá en un ciclo sin fin. Como conclusión, la familia es un ente educador que permite la convivencia en la sociedad. Las herramientas que debe utilizar para formar a mejores personas son el  ejemplo y la comunicación, pues los hijos aprenden de los padres mediante el ejemplo, y son los padres quienes deben orientar a sus hijos en la toma de decisiones asertivas. Es importante que trabajen en conjunto tanto el padre como la madre, los dos unidos para el mejor desarrollo de la familia y de los hijos. La sociedad necesita de familias funcionalmente estables y felices. Referencias:  https://mejorconsalud.as.com/familia-disfuncional-como-afecta-a-los-hijos/ https://cuestionessociales.wordpress.com/2011/05/23/impacto-de-las-familias-disfuncionales-en-la-sociedad/#:~:text=Generalmente%20el%20impacto%20negativo%20que,actitud%20responsable%20frente%20a%20ella. Contacto [email protected]  https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9         https://www.facebook.com/RIEHMTY/  www.ruizhealytimes.com @DraElizabethCr1" ["post_title"]=> string(53) "Impacto de las familias disfuncionales en la sociedad" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "impacto-de-las-familias-disfuncionales-en-la-sociedad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-26 12:55:48" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-26 17:55:48" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65909" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17768 (24) { ["ID"]=> int(66356) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-04 05:24:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 10:24:50" ["post_content"]=> string(6794) "En México como en otros países latinoamericanos urge delinear una política nacional de movilidad dado que en nuestro país el 88% del transporte público es informal. La informalidad en el transporte es el desplazamiento no autorizado y fuera de norma a través de las vías terrestres del país, sean urbanas o carreteras. Una de las causas la origina el desempleo que en todos los ámbitos manda cada día a más personas a buscar actividad en el sector informal a falta de oportunidades en el sector formal. Esto ocasiona, sobre todo en las áreas urbanas más pobres, que se recurra a servicios “piratas” o “tolerados” como taxis, bicitaxis o las combis o microbuses. Lo que resulta impactante es que este fenómeno se acrecienta porque los usuarios han perdido la confianza en el sistema de transporte formal. Como ejemplo, las condiciones en que opera el Sistema Colectivo Metro, con las trágicas consecuencias del colapso ocurrido el 3 de mayo en la Línea 12, los incendios del “Cerebro” del Metro PCCI ocurrido el 9 de enero que paralizó 6 líneas, los choques de trenes por falta de modernización de los sistemas de control computarizado. Así las cosas, el resultado es que el 74% de los viajes persona/día en la ZMVM se dan a través del transporte informal. La pandemia favoreció aún más la informalidad en el transporte porque los sistemas formales vieron una caída importante en la demanda, que no les permitió recuperar sus costos; la baja rentabilidad, sumada al deterioro de las unidades, tarifas no remunerativas generan la contracción del sistema formal y hacen propicio el crecimiento del transporte informal con unidades en peor estado, más inseguras, más contaminantes que los de tipo “formal”.   ¿Cómo definir el transporte informal? Es aquel que opera sin autorización oficial y que generalmente tiene alguna de estas características:
  • Son principalmente autos o minivans.
  • No pertenecen a ninguna empresa.
  • Son de una antigüedad igual o mayor a 20 años.
  • No entregan recibo, ni boleto, ni comprobante fiscal.
  • Recogen al pasaje donde les viene en gana o instalan sus propias paradas.
  • Las unidades carecen de cinturones de seguridad, sistema GPS y por supuesto no tienen ningún tipo de seguro contra accidentes. 
  • Los conductores en la mayoría de los casos carecen de licencia de chofer, exceden por mucho sus horas laborales y por supuesto nunca respetan los límites de velocidad. 
  • Por su antigüedad la operación de las unidades, resultan altamente contaminantes.
  Las consecuencias para el usuario pueden ser:
  • Alto riesgo en los traslados por las condiciones de las unidades.
  • Asaltos o ataques a los usuarios (en ocasiones impulsados o perpetrados por los conductores).
  • Congestionamiento vial (inducido por el transporte informal al no respetar las normas).
  • Riesgo por accidentes viales agravados por fallas mecánicas. 
  • Unidades sin documentación que acredite la legitima propiedad. (muchos vehículos robados participan en la informalidad).
Ante este panorama, surgen preguntas obligadas sin respuestas claras: ¿Quién autoriza y protege la operación de estos transportes piratas? ¿Quién fiscaliza sus operaciones? ¿Cuánto dinero se pierde por la vía fiscal con su operación? ¿Quién apoya a las víctimas de accidentes por colisión o por atropellamiento?   Qué hacer para enfrentar el problema Hay varias opciones, entre las cuales están:
  • Mejorar la calidad de la oferta del transporte público formal
  • Dar incentivos al transporte público en zonas marginadas que garanticen la seguridad de los usuarios.
  • Aplicar las sanciones que correspondan por prestar un servicio público sin autorización, sin garantías, sin seguridad, sin verificación vehicular y sin la debida documentación 
  • Mejorar las condiciones de operación de los transportes públicos formales.
  • Actualizar el parque vehicular concesionado revisando: rutas, tarifas y condiciones de operación. 
  • Confiscar las unidades que no cumplan con programas de regularización. 
  • Aplicar sanciones a quienes infringen las normas y reglas de operación vehicular.
La necesidad de contar en todos los municipios importantes y zonas metropolitanas del país con planes y estrategias de movilidad sustentable no puede seguirse posponiendo. La pérdida de vidas humanas por negligencia y atropellamientos sigue creciendo." ["post_title"]=> string(31) "EL TRANSPORTE PÚBLICO INFORMAL" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "el-transporte-publico-informal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-04 05:24:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 10:24:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66356" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17828 (24) { ["ID"]=> int(65909) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-26 12:55:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-26 17:55:48" ["post_content"]=> string(7325) "Hoy en día podemos ver a una sociedad que enfrenta diversos problemas de violencia, abusos y vicios, que la degenera ocasionando problemas mayores. Todo esto proviene de la falta de apoyo familiar, es decir, por la formación de familias disfuncionales que impactan a la sociedad de manera notable, por lo que es imperante abordar el tema. En estos tiempos de crisis emocional generados por la pandemia, las familias han sido afectadas principalmente en la economía lo que ha causado cambios drásticos a sus integrantes. Una familia es mucho más que la suma de individualidades, es un sistema dinámico y flexible de interrelaciones entre sus miembros que se dan para cubrir las necesidades materiales, sociales, culturales, espirituales y afectivas de sus miembros. En una familia funcional están satisfechas todas esas necesidades. Si hay conflictos o crisis, sus integrantes se complementan y apoyan para hallar las soluciones, alcanzar el desarrollo pleno y, en esencia, ser felices. En la familia disfuncional la situación es diametralmente opuesta. Al hablar de familias disfuncionales podemos mencionar que si una familia funcional es aquella que está compuesta por padre, madre e hijos que se desarrollan en un ambiente de completa armonía, la familia disfuncional, en cambio, es aquella en la que se presenta la ausencia de alguno de los padres, no se vive en un ambiente de armonía, existe mucha violencia, los hijos viven con otros familiares, no hay comunicación, etc. Para solucionar el problema de la sociedad, es necesario, primero, atender los problemas que surgen en las familias. Como sabemos, la familia es el núcleo de la sociedad por lo tanto, si ella se estropea, toda la sociedad queda corrompida.  Los padres son los gestores principales y más importantes de la formación en la familia, tienen la gran responsabilidad de educar adecuadamente a sus hijos, quienes serán los jefes de las futuras familias que integren la sociedad. Promover el amor a la vida es el punto de partida. Si los padres no saben valorar la importancia de la vida humana, nunca podrán enseñarles a sus hijos a hacerlo; esto suele degenerarse a lo largo del tiempo, por lo que hoy lo vemos con mayor frecuencia en temas de aborto, suicidios, etc. Es indispensable desarrollar medidas que promuevan la vida familiar, para ello es necesario tomar acciones concretas con respecto a los horarios de trabajo, hobbies de los padres entre otros aspectos que impiden la unión familiar. Además es urgente ser conscientes que cuando formamos una familia, ésta debe convertirse en nuestra prioridad, por lo tanto debemos dejar en un segundo plano nuestros objetivos personales pues ahora tenemos a cargo a una persona que ocupa el lugar primordial de nuestra vida, y es necesario centrar nuestros esfuerzos en ella y dejar de lado el egoísmo. De igual manera, es de vital importancia que los padres prediquen con el ejemplo, ya que no pueden exigir valores y cualidades a sus hijos que ellos no poseen. Por lo tanto, los padres deben vigilar sus propios actos pues de esta forma, están construyendo la base moral de sus hijos. Crear un ambiente familiar de comunicación, donde se respeten las opiniones y los hijos tengan participación en las decisiones, es necesario. Para ello el padre o los padres deben enseñar y empezar por ellos mismos a comunicar sus emociones, brindar un espacio de confianza donde los hijos puedan hablar sobre sus dudas y problemas. Para lograr un ambiente como tal, es necesario tener confianza en la manera en que se ha criado a los hijos y darles la libertad necesaria para ir tomando decisiones personales, lo que no quiere decir dejarlos hacer lo que quieran, siempre debe haber un control y guía. Esto los ayudará a desenvolverse adecuadamente en una sociedad cargada de tentaciones y a tener responsabilidad sobre sus actos. Las familias disfuncionales están presentes en todos los niveles socioeconómicos y que éstas afectan la convivencia en la sociedad. La familia, como núcleo de la sociedad, tiene una gran responsabilidad y un importante compromiso con los hijos y la sociedad. El rol del padre y de la madre es fundamental para la educación de los hijos, ya que ellos representan el modelo de comportamiento a seguir para vivir de manera coherente. La falta de uno, o el mal ejemplo de alguno de los padres, será un modelo de comportamiento que en el futuro imitarán y verán como normal. Está comprobado que la crianza que reciben los hijos en un futuro es la que darán a sus propios hijos, y se convertirá en un ciclo sin fin. Como conclusión, la familia es un ente educador que permite la convivencia en la sociedad. Las herramientas que debe utilizar para formar a mejores personas son el  ejemplo y la comunicación, pues los hijos aprenden de los padres mediante el ejemplo, y son los padres quienes deben orientar a sus hijos en la toma de decisiones asertivas. Es importante que trabajen en conjunto tanto el padre como la madre, los dos unidos para el mejor desarrollo de la familia y de los hijos. La sociedad necesita de familias funcionalmente estables y felices. Referencias:  https://mejorconsalud.as.com/familia-disfuncional-como-afecta-a-los-hijos/ https://cuestionessociales.wordpress.com/2011/05/23/impacto-de-las-familias-disfuncionales-en-la-sociedad/#:~:text=Generalmente%20el%20impacto%20negativo%20que,actitud%20responsable%20frente%20a%20ella. Contacto [email protected]  https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9         https://www.facebook.com/RIEHMTY/  www.ruizhealytimes.com @DraElizabethCr1" ["post_title"]=> string(53) "Impacto de las familias disfuncionales en la sociedad" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "impacto-de-las-familias-disfuncionales-en-la-sociedad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-26 12:55:48" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-26 17:55:48" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65909" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(5) ["max_num_pages"]=> float(3) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "87b1e0024e5d082f25d97360c8069466" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Impacto de las familias disfuncionales en la sociedad

Hoy en día podemos ver a una sociedad que enfrenta diversos problemas de violencia, abusos y vicios, que la degenera ocasionando problemas...

mayo 26, 2021

EL TRANSPORTE PÚBLICO INFORMAL

En México como en otros países latinoamericanos urge delinear una política nacional de movilidad dado que en nuestro país el 88% del...

junio 4, 2021




Más de categoría
el futuro del trabajo

Reinventar el futuro del trabajo

En la medida que avanza la vacunación contra el covid-19 se impone la necesidad de regresar a la normalidad...

junio 17, 2021
falta de previsión

La red: Verdades y mentiras

Rodrigo es papá de un pequeñito con diabetes mellitus tipo I.  A su niño le modificaron el esquema de...

junio 15, 2021
cerebro

¿El cerebro construye la realidad?

La realidad no es otra cosa que la capacidad que tienen de engañarse nuestros sentidos  –Albert Einstein ¿Quién construye...

junio 9, 2021

EL TRANSPORTE PÚBLICO INFORMAL

En México como en otros países latinoamericanos urge delinear una política nacional de movilidad dado que en nuestro país...

junio 4, 2021