Carta abierta a Claudia Sheinbaum, Omar Garcia Harfuch y a todos los Alcaldes de la CDMX

En semanas pasadas he recibido comentarios de amigos, conocidos y familiares sobre la delincuencia: está más que desatada. Se habla de asaltos por maleantes que se transportan en bicicleta o en moto. Los robos van desde el...

24 de septiembre, 2020

En semanas pasadas he recibido comentarios de amigos, conocidos y familiares sobre la delincuencia: está más que desatada. Se habla de asaltos por maleantes que se transportan en bicicleta o en moto. Los robos van desde el celular hasta el total de las pertenencias.

Ante tal estado de indefensión y de falta de gobernabilidad, ¿qué están haciendo las autoridades de esta ciudad? Lamentablemente nada. Están totalmente rebasados. Con el pretexto del código de procedimientos penales actual y su demagogia –que si actúan conforme a derecho perderán votos y el poder político–, deciden no actuar y nos dejan a los ciudadanos en una total indefensión. 

De ello son cómplices, en su mayoría, los mismos agentes de seguridad (claro que no se puede generalizar, pero tristemente es la mayoría). Esto se debe a varios factores que van desde sueldos raquíticos, nulas prestaciones, ningún respaldo de sus superiores, amenazas de la misma delincuencia, falta de valores, falta de educación familiar, falta de educación académica… y así podría seguir enumerando los motivos de la incapacidad de nuestra policía.

Y como ustedes han visto en noticieros o en internet, todos los días escuchamos de robos, asaltos o crímenes, a transeúntes o negocios. De aquellos que les puedo comentar y verificar son los casos de personas muy cercanas a mí: el asesinato de un gran amigo en un asalto; robo a casa habitación de otro amigo; robo de autopartes de un vecino de un familiar; robo de un celular por dos tipos en motocicleta; un conocido presenció el robo en una tienda de autoservicio por un grupo de alrededor de 15 sujetos entre hombres y mujeres no mayores de 25 años, aunque el personal de seguridad los enfrentó, fueron rebasados por el número de delincuentes; robo de un vehículo al tío de un amigo; asalto de un conocido que acudió a un cajero (de igual manera, los ladrones usaron una motocicleta). 

Esta carta abierta a nuestras autoridades es para que implementen un programa permanente de revisión de todas las motocicletas o motonetas para verificar que estén debidamente registradas y emplacadas, y que el registro coincida con el conductor o por lo menos que ese conductor porte licencia de conducir. 

En una investigación que realicé, el registro del parque vehicular de motocicletas o motonetas es inferior al que realmente circula por la ciudad. ¿Y qué hace la autoridad? Nuevamente nada. Parece que están en un letargo infinito y sin ninguna empatía hacía los ciudadanos.

Siguen con su discurso de siempre: estamos actuando, estamos tomando cartas en el asunto, ya se está implementando operativos para combatir a la delincuencia. Creo que puedo hablar por muchos ciudadanos al referirme que ya  estamos hartos de su ineptitud e incapacidad para encontrar alguna solución.

Deben de iniciar este programa de registro de vehículos automotores de dos ruedas y los que no porten placas, remitirlos al corralón, verificar su alta e infraccionar al supuesto propietario de dicho vehículo. Además que el supuesto propietario tiene que demostrar la propiedad de éste.

Llevar un registro de venta tanto de la agencia que la vendió como si es cambio de propietario. Tal y como se hace con los vehículos de cuatro ruedas. ¿En serio es tan difícil replicar los procedimientos que se llevan a cabo para éstos? Y si nos vamos más lejos –hace ya muchos años atrás–  me acuerdo que había hasta registro y placas para las bicicletas. Igualmente no están exentas de ser utilizadas para fines delictivos.

Realmente es frustrante ver que día a día, no se nota ni se muestra que las autoridades estén haciendo algo.

Ya por último, me referiré a la policía de proximidad de las alcaldías. Estos cuerpos policiacos están conformados por elementos, en su mayoría, de la policía bancaria e industrial. Disculpen por mi expresión, pero estos elementos todavía están mucho menos capacitados y adiestrados que los de la policía capitalina. Y la situación no depende de ellos mismos, sino de las convocatorias que piden pocos requisitos para ingresar.

Y reafirmo que si las autoridades están llevando a cabo algunas medidas,  lamentablemente no se refleja en las calles y muchos ciudadanos no lo vemos. Se entiende que somos muchos habitantes en la Ciudad de México, pero eso no justifica la inoperancia o la incapacidad para poder resolver esta situación, done cada vez la ciudadanía, si puede, está tomando la justicia en sus manos. El  nivel de hartazgo es considerable, no aguantamos más. YA BASTA.

Por favor compartan este escrito, hagan eco a esta situación. No nos quedemos pasmados. Hay que exigir nuestros derechos.

Les dejo muchos saludos esperando que estén bien. Nos vemos en mi siguiente colaboración. Gracias.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18013 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29615) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29615) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18017 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18015 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (29615) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85391) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-07 11:15:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 16:15:05" ["post_content"]=> string(4244) "¿Te acuerdas cuando eras niño y tenías una emoción que no podías controlar como rabia, miedo o tristeza e inmediatamente eras reprendido por alguien? La mayoría de nosotros fuimos reprimidos por expresar esas emociones en alguna fase de nuestras vidas. Si estábamos enojados y lo expresábamos, éramos reprendidos, pues no era de buena educación. Si estábamos con miedo, nos decían que no teníamos de qué temer; y si estábamos tristes, que no teníamos por qué llorar. De una u otra forma siempre fuimos reprendidos cuando manifestábamos nuestras emociones. Difícilmente alguno de nosotros fue acogido y recibió orientación sobre cómo encarar lo que estábamos sintiendo. De esta forma inicia una gran confusión porque nos sentimos culpados por lo que sentimos y por no saber cómo reaccionar o controlarnos. La diferencia entre las emociones y los sentimientos son las siguientes: -Las emociones son reacciones fisiológicas (acciones) programadas y coordinadas por regiones específicas del cerebro.  -Los sentimientos son percepciones conscientes y parciales de la emoción. -Las emociones están presentes en los seres humanos y en los animales -Los sentimientos envuelven diferentes circuitos cerebrales. -Las emociones pueden ser activadas por estímulos externos o internos. -Los sentimientos son influenciados por creencias, valores, educación, cultura, experiencia de vida, por el pasado, presente o futuro. -Las emociones son automáticas, no controlables y pueden ser reguladas por medio de la respiración, de la atención plena. -Los sentimientos son conclusiones a partir de la percepción e interpretación de situaciones, estímulos internos o externos y pueden generar más emociones o intensificarlas. Si las emociones son reacciones fisiológicas, automáticas y no controlables ¿cómo podemos cambiar nuestro patrón de respuesta comportamental?  Es posible regular las emociones al entrar en un estado de presencia y observar qué pasa con nuestro cuerpo (la cara se pone roja de rabia, las manos sudan por nervios, dolor de estómago por tensión, nudo en la garganta por tristeza, etc.); luego hay que poner atención en la respiración y así, poco a poco la emoción irá disminuyendo, incluso hasta puede desaparecer dependiendo de la situación.  Sin embargo, si luchamos para controlar o no sentir las emociones, ganan más fuerza, ya que el proceso de “lucha o fuga” desencadena más emociones. Por otra parte, los pensamientos también pueden intensificar o ablandar las emociones. Los sentimientos envuelven otros procesos como creencias, aprendizaje, cultura, interpretaciones, juicios, etc. O sea, la forma como pensamos está directamente relacionada a nuestros sentimientos. Es posible controlar la reacción comportamental a partir de la elección consciente, la voluntad, la empatía y una práctica constante para entender que nuestros juicios pueden estar equivocados y que es importante entender el punto de vista del otro, para no correr el riesgo de ser violentos en la comunicación verbal o no verbal. ¡Te invito a practicar la Comunicación no Violenta, expresándonos con autenticidad generando un ambiente seguro y acogedor en cualquier ambiente en el que nos encontremos!   REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS: Material del Posgrado de Mindfulness e Terapias Integrativas. “Comunicação não Violenta” Child Behavior Institute of Miami, 2022  " ["post_title"]=> string(50) "Las emociones no son lo mismo que los sentimientos" ["post_excerpt"]=> string(73) " Los pensamientos son capaces de intensificar o ablandar las emociones. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "las-emociones-no-son-lo-mismo-que-los-sentimientos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-07 11:15:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 16:15:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85391" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17987 (24) { ["ID"]=> int(85857) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-21 10:45:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:45:03" ["post_content"]=> string(5776) ""Chango, chino, chiflador… Ya no chifles a tu china changa…”. -Valentín Rincón, Artista musical  Seguimos por la ruta del dígrafo “ch” porque decidí darle un matiz diferente de todo lo que se lee en redes sociales, porque el año se nos termina y corre como agua entre los dedos pero además y porque conviene distraernos un poco de la nota roja, politiquerías, dimes y diretes entre líderes de opinión además de la enorme falta de sentido crítico para equilibrar las posturas radicales que permea en el ambiente y porque ser madre también implica una responsabilidad social con las infancias “en tanto raíces de nuestra sociedad futura” (Yo, Mamá. Ed. Acribus). Y por ello es importante revisar las opciones que se tienen para brindar más y mejores herramientas a los niños, pues son ellos los que deberían importar en las agendas de las políticas públicas. Afortunadamente, el arte y la cultura se abren camino desde la autogestión y la colaboración ofreciendo diversas propuestas para todos los públicos y es ahí donde las infancias encuentran aliados a través de lo lúdico que representa para ellos el juego natural, como los trabalenguas que les permiten una mayor agilidad lingüística y los prepara para la comprensión lectora, además de aportarles herramientas para desarrollar la memoria. El trabajo de Valentín Rincón inició en la década de los setenta con la formación del grupo los Hermanos Rincón, arropados por Radio UNAM y su prolífica carrera dio a luz diversos materiales de divulgación. De su autoría es el tema “Chango, chino chiflador” (la frase que encabeza la presente colaboración) porque las cosas chiquitas, chidas y chulas están en todas partes si se les aprende a mirar. Chiflados (persona que ha perdido el juicio o que está muy enamorada de una persona o le gusta mucho una cosa) están los políticos que sólo persiguen sus intereses y aspiraciones personales, pero más lo están todos aquéllos que les hacen “más gordo el caldo” porque ya nadie les cree, todos están cortados por la misma tijera y no aceptan que la clase política ha perdido credibilidad y ser político hoy ya no es motivo de orgullo porque se olvidaron de quienes les entregan su voto. Cada día hay más y más fallas en los servicios públicos: transporte, salud, educación, vialidades. No entraré en camisa de once varas porque suficiente polaridad existe ya por todas partes; no me siento representada, punto. Chanchullo (Acción de una persona o acuerdo secreto entre varias personas para, de forma poco clara, conseguir un beneficio sobre un asunto en perjuicio de otros) el que hicieron con la línea 12 del metro al no enjuiciar a los responsables de tal acto de corrupción. Hace unos días se nos informó que se espera la reapertura del tramo subterráneo para el mes de enero 2023, ojalá que nos cumplan aunque eso no borra el daño provocado ni las pérdidas humanas pero aquí nos tocó vivir. El chiste (Dicho, ocurrencia o historia breve, narrada o dibujada, que encierra un doble sentido, una burla, una idea disparatada, etc., y cuya intención es hacer reír) en tiempos de Freud fue su punto de partida para analizar los comportamientos de represión tanto del individuo como de la sociedad, escribió: “Todo chiste, en el fondo, encubre una verdad”, lo cual me remite al dicho popular: “Entre broma y broma, la verdad se asoma”. Vivimos en la era de las redes sociales, rodeados de memes en torno a la realidad que nos aqueja, todo es motivo de un meme porque es la forma en que expresamos la hostilidad respecto a una situación o persona en particular, por medio de la risa descargamos tensión y distraemos la atención. Los chistes se albergan en el inconsciente y son a la vez, un mecanismo de defensa. ¿Para qué llorar si podemos reír? Jodorowsky escribe: “Un perro hambriento encuentra un hueso. Éste está tan viejo, duro y lleno de esquirlas, que le hiere las encías, las cuales sangran abundantemente. Saciado, el perro piensa: “¡Qué delicioso hueso! Es un regalo”. Y cuanto más come, más sangra” (La sabiduría de los chistes. Ed. Grijalbo Mondadori). A manera de colofón: no tengo espíritu deportivo pero me declaro seguidora de la NFL y sus equipos sin tener uno favorito. Mi padre seguía todos los partidos en cada temporada y en mi recuerdo de la más temprana infancia tengo las voces de Pepe Segarra, Toño de Valdes y Enrique Burak fijas como parte del ritual que era el partido de los lunes por la noche. Uno nunca sabe la trascendencia de un acto cotidiano hasta que no existe más. Papá murió en 2019 y desde entonces, no miraba un solo partido de futbol americano, no tenían sentido. Este año, el sentido regresó y amo que sea así, hay una emoción nueva cada fin de semana y a eso, le llamo vida. La vida es cíclica y algo debe morir para que lo nuevo nazca y lo nuevo está aquí y ahora. ¡Gracias vida! " ["post_title"]=> string(62) "Las pequeñas cosas: chiquitas, chidas y chulas (Parte 2 de 7)" ["post_excerpt"]=> string(195) "Chiflados (persona que ha perdido el juicio o que está muy enamorada de una persona o le gusta mucho una cosa) están los políticos que solo persiguen sus intereses y aspiraciones personales. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "las-pequenas-cosas-chiquitas-chidas-y-chulas-parte-2-de-7" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-21 12:46:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 17:46:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85857" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85391) ["post_author"]=> string(3) "190" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-07 11:15:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 16:15:05" ["post_content"]=> string(4244) "¿Te acuerdas cuando eras niño y tenías una emoción que no podías controlar como rabia, miedo o tristeza e inmediatamente eras reprendido por alguien? La mayoría de nosotros fuimos reprimidos por expresar esas emociones en alguna fase de nuestras vidas. Si estábamos enojados y lo expresábamos, éramos reprendidos, pues no era de buena educación. Si estábamos con miedo, nos decían que no teníamos de qué temer; y si estábamos tristes, que no teníamos por qué llorar. De una u otra forma siempre fuimos reprendidos cuando manifestábamos nuestras emociones. Difícilmente alguno de nosotros fue acogido y recibió orientación sobre cómo encarar lo que estábamos sintiendo. De esta forma inicia una gran confusión porque nos sentimos culpados por lo que sentimos y por no saber cómo reaccionar o controlarnos. La diferencia entre las emociones y los sentimientos son las siguientes: -Las emociones son reacciones fisiológicas (acciones) programadas y coordinadas por regiones específicas del cerebro.  -Los sentimientos son percepciones conscientes y parciales de la emoción. -Las emociones están presentes en los seres humanos y en los animales -Los sentimientos envuelven diferentes circuitos cerebrales. -Las emociones pueden ser activadas por estímulos externos o internos. -Los sentimientos son influenciados por creencias, valores, educación, cultura, experiencia de vida, por el pasado, presente o futuro. -Las emociones son automáticas, no controlables y pueden ser reguladas por medio de la respiración, de la atención plena. -Los sentimientos son conclusiones a partir de la percepción e interpretación de situaciones, estímulos internos o externos y pueden generar más emociones o intensificarlas. Si las emociones son reacciones fisiológicas, automáticas y no controlables ¿cómo podemos cambiar nuestro patrón de respuesta comportamental?  Es posible regular las emociones al entrar en un estado de presencia y observar qué pasa con nuestro cuerpo (la cara se pone roja de rabia, las manos sudan por nervios, dolor de estómago por tensión, nudo en la garganta por tristeza, etc.); luego hay que poner atención en la respiración y así, poco a poco la emoción irá disminuyendo, incluso hasta puede desaparecer dependiendo de la situación.  Sin embargo, si luchamos para controlar o no sentir las emociones, ganan más fuerza, ya que el proceso de “lucha o fuga” desencadena más emociones. Por otra parte, los pensamientos también pueden intensificar o ablandar las emociones. Los sentimientos envuelven otros procesos como creencias, aprendizaje, cultura, interpretaciones, juicios, etc. O sea, la forma como pensamos está directamente relacionada a nuestros sentimientos. Es posible controlar la reacción comportamental a partir de la elección consciente, la voluntad, la empatía y una práctica constante para entender que nuestros juicios pueden estar equivocados y que es importante entender el punto de vista del otro, para no correr el riesgo de ser violentos en la comunicación verbal o no verbal. ¡Te invito a practicar la Comunicación no Violenta, expresándonos con autenticidad generando un ambiente seguro y acogedor en cualquier ambiente en el que nos encontremos!   REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS: Material del Posgrado de Mindfulness e Terapias Integrativas. “Comunicação não Violenta” Child Behavior Institute of Miami, 2022  " ["post_title"]=> string(50) "Las emociones no son lo mismo que los sentimientos" ["post_excerpt"]=> string(73) " Los pensamientos son capaces de intensificar o ablandar las emociones. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "las-emociones-no-son-lo-mismo-que-los-sentimientos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-07 11:15:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 16:15:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85391" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c19d69d4f3db3a3d15db0523df71dc53" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Las emociones no son lo mismo que los sentimientos

Las emociones no son lo mismo que los sentimientos

Los pensamientos son capaces de intensificar o ablandar las emociones.

noviembre 7, 2022
Las pequeñas cosas: chiquitas, chidas y chulas (Parte 2 de 7)

Las pequeñas cosas: chiquitas, chidas y chulas (Parte 2 de 7)

Chiflados (persona que ha perdido el juicio o que está muy enamorada de una persona o le gusta mucho una cosa) están...

noviembre 21, 2022




Más de categoría

El dragón dormido 

Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso...

diciembre 2, 2022

La reflexión: un camino para crecer

Diciembre es un buen mes para establecer nuevas metas y objetivos, pero también para cuestionarte sobre el rumbo de...

noviembre 30, 2022
Lo “prometistes”

Lo “prometistes”

A veces por egoísmo desaprovechamos a quienes hacen notar nuestros errores.

noviembre 28, 2022

Bajar de peso en tiempos de sedentarismo

Es clásico el anuncio que vemos en la televisión de máquinas, aditamentos, dietas milagrosas, superfoods, suplementos y demás pastillas...

noviembre 25, 2022