Carta abierta a Claudia Sheinbaum, Omar Garcia Harfuch y a todos los Alcaldes de la CDMX

En semanas pasadas he recibido comentarios de amigos, conocidos y familiares sobre la delincuencia: está más que desatada. Se habla de asaltos por maleantes que se transportan en bicicleta o en moto. Los robos van desde el...

24 de septiembre, 2020

En semanas pasadas he recibido comentarios de amigos, conocidos y familiares sobre la delincuencia: está más que desatada. Se habla de asaltos por maleantes que se transportan en bicicleta o en moto. Los robos van desde el celular hasta el total de las pertenencias.

Ante tal estado de indefensión y de falta de gobernabilidad, ¿qué están haciendo las autoridades de esta ciudad? Lamentablemente nada. Están totalmente rebasados. Con el pretexto del código de procedimientos penales actual y su demagogia –que si actúan conforme a derecho perderán votos y el poder político–, deciden no actuar y nos dejan a los ciudadanos en una total indefensión. 

De ello son cómplices, en su mayoría, los mismos agentes de seguridad (claro que no se puede generalizar, pero tristemente es la mayoría). Esto se debe a varios factores que van desde sueldos raquíticos, nulas prestaciones, ningún respaldo de sus superiores, amenazas de la misma delincuencia, falta de valores, falta de educación familiar, falta de educación académica… y así podría seguir enumerando los motivos de la incapacidad de nuestra policía.

Y como ustedes han visto en noticieros o en internet, todos los días escuchamos de robos, asaltos o crímenes, a transeúntes o negocios. De aquellos que les puedo comentar y verificar son los casos de personas muy cercanas a mí: el asesinato de un gran amigo en un asalto; robo a casa habitación de otro amigo; robo de autopartes de un vecino de un familiar; robo de un celular por dos tipos en motocicleta; un conocido presenció el robo en una tienda de autoservicio por un grupo de alrededor de 15 sujetos entre hombres y mujeres no mayores de 25 años, aunque el personal de seguridad los enfrentó, fueron rebasados por el número de delincuentes; robo de un vehículo al tío de un amigo; asalto de un conocido que acudió a un cajero (de igual manera, los ladrones usaron una motocicleta). 

Esta carta abierta a nuestras autoridades es para que implementen un programa permanente de revisión de todas las motocicletas o motonetas para verificar que estén debidamente registradas y emplacadas, y que el registro coincida con el conductor o por lo menos que ese conductor porte licencia de conducir. 

En una investigación que realicé, el registro del parque vehicular de motocicletas o motonetas es inferior al que realmente circula por la ciudad. ¿Y qué hace la autoridad? Nuevamente nada. Parece que están en un letargo infinito y sin ninguna empatía hacía los ciudadanos.

Siguen con su discurso de siempre: estamos actuando, estamos tomando cartas en el asunto, ya se está implementando operativos para combatir a la delincuencia. Creo que puedo hablar por muchos ciudadanos al referirme que ya  estamos hartos de su ineptitud e incapacidad para encontrar alguna solución.

Deben de iniciar este programa de registro de vehículos automotores de dos ruedas y los que no porten placas, remitirlos al corralón, verificar su alta e infraccionar al supuesto propietario de dicho vehículo. Además que el supuesto propietario tiene que demostrar la propiedad de éste.

Llevar un registro de venta tanto de la agencia que la vendió como si es cambio de propietario. Tal y como se hace con los vehículos de cuatro ruedas. ¿En serio es tan difícil replicar los procedimientos que se llevan a cabo para éstos? Y si nos vamos más lejos –hace ya muchos años atrás–  me acuerdo que había hasta registro y placas para las bicicletas. Igualmente no están exentas de ser utilizadas para fines delictivos.

Realmente es frustrante ver que día a día, no se nota ni se muestra que las autoridades estén haciendo algo.

Ya por último, me referiré a la policía de proximidad de las alcaldías. Estos cuerpos policiacos están conformados por elementos, en su mayoría, de la policía bancaria e industrial. Disculpen por mi expresión, pero estos elementos todavía están mucho menos capacitados y adiestrados que los de la policía capitalina. Y la situación no depende de ellos mismos, sino de las convocatorias que piden pocos requisitos para ingresar.

Y reafirmo que si las autoridades están llevando a cabo algunas medidas,  lamentablemente no se refleja en las calles y muchos ciudadanos no lo vemos. Se entiende que somos muchos habitantes en la Ciudad de México, pero eso no justifica la inoperancia o la incapacidad para poder resolver esta situación, done cada vez la ciudadanía, si puede, está tomando la justicia en sus manos. El  nivel de hartazgo es considerable, no aguantamos más. YA BASTA.

Por favor compartan este escrito, hagan eco a esta situación. No nos quedemos pasmados. Hay que exigir nuestros derechos.

Les dejo muchos saludos esperando que estén bien. Nos vemos en mi siguiente colaboración. Gracias.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17661 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29615) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-12-2021" ["before"]=> string(10) "17-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29615) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-12-2021" ["before"]=> string(10) "17-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17660 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17667 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17718 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-12-2021" ["before"]=> string(10) "17-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-17 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (29615) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(73821) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-23 14:15:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 19:15:08" ["post_content"]=> string(4574) "De la misma forma en la que el cuerpo, cuando es sobreestimulado, deja de sentir, los niños que reciben regalos a manos llenas pierden la capacidad de asombro, la emoción por recibir y desgraciadamente, empiezan a desarrollar rasgos de personalidad relacionados con la poca tolerancia a la frustración y la incapacidad para comprender el valor de las cosas. ”Quiero darles lo que yo no tuve” Un sinfín de razones se esconden detrás del hecho de colmar de regalos a nuestros hijos: compensar el tiempo que no podemos darles, hacer “trueques” con ellos para tratar de mejorar o controlar sus comportamientos o incluso premiarlos por logros alcanzados o simplemente por cumplir con sus responsabilidades. Pero, sin lugar a dudas, el común denominador en la mayoría de las familias es querer demostrarles amor proporcionándoles todos los bienes materiales que nosotros no pudimos tener y que creemos (sólo como creencia porque al final del día no nos hicieron falta) ellos necesitan. ”Que no los hagan menos”… Del otro lado del amplio espectro de motivos por los que hiperregalamos a nuestros pequeños, está la cuestión social: desde los padres que queremos demostrar lo pendientes que estamos de ellos, los que deseamos que nuestro hijo tenga “lo mejor” para que pueda pertenecer a cierto grupo social, hasta los padres divorciados que establecen una competencia de “poder-amor” “culpa/amor” a través de las cosas que cada uno obsequia o proporciona a los hijos. “¿Y mi futuro qué?”… Cuando perdemos el control sobre la cantidad (y/o precio) de lo que damos como padres dejamos de dimensionar no sólo el daño que hacemos en la formación de la identidad de los pequeños sino incluso a nuestro propio futuro: es tan sencillo como pensar que para un niño que a los 9-10 años tiene un teléfono o dispositivo que cuesta $15 000 pesos , a los 15-16 un traje que vale $30 000 y a los 18 un auto de $500 000 al salir de la Universidad no habrá trabajo para el que pueda sustentar su estilo de vida y mucho menos dejará nunca el seno familiar ya que no podrá ni pagar la renta del penthouse que “¡necesita!”. En resumidas cuentas, no encontrará trabajo que lo merezca, ni puesto que le pague lo que cree que vale, porque le han hecho sentir que vale más que todos, que es el más inteligente, el más creativo y el más guapo(a). Como padres tenemos la obligación de pensar también en su futuro a largo plazo. Y si lo hacemos con amor y seriedad, podremos estar seguros de que, el día de mañana, cuando ellos mismos quieran formar una familia, el mejor regalo que pudimos darles será contar con las herramientas y desarrollar las habilidades para poder lograrlo. “Entonces… ¿Cómo le hago?” El Dr. Santiago Duque, así como otros reconocidos especialistas sobre el tema, nos proponen algunas estrategias para que aprendamos a regalar de manera sana a nuestros hijos y de esta manera los ayudemos a crecer disfrutando de su infancia, valorando las cosas y sintiéndose afortunados de lo que reciben. Dar a nuestros hijos todo lo que nos piden y olvidar los límites para “hacerlos felices” no nos hace mejores padres ni aumenta el amor que sentimos por ellos. Si buscamos un poco en nuestro baúl de la memoria, encontraremos que los más hermosos recuerdos al lado de nuestros padres en la infancia, no están el día en que nos dieron una avalancha de juguetes y demás regalos, sino en los momentos que compartimos con ellos, aprendiendo a compartir, a amar y a fortalecer el corazón de nuestra familia.  Hoy podemos aprovechar para limpiar clósets, sacar juguetes que ya no usan, donarlos a fundaciones o ayudar a los que menos tienen, y de esta forma empezar a formar niños que sepan dar, desarrollando la empatía y aprendiendo a desprenderse de los objetos materiales. Conoce y descubre cómo logramos el equilibrio perfecto entre excelencia académica y sentido humano en la educación. " ["post_title"]=> string(45) "¿Niños hiperregalados = Adultos frustrados?" ["post_excerpt"]=> string(178) "La cercanía de la temporada navideña y el inicio de un nuevo año nos dan el pretexto perfecto para reflexionar acerca de la manera en la que estamos formando a nuestros hijos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "ninos-hiperregalados-adultos-frustrados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-23 14:32:39" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 19:32:39" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73821" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17618 (24) { ["ID"]=> int(73808) ["post_author"]=> string(2) "65" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-23 13:55:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 18:55:36" ["post_content"]=> string(3400) "Hola a todos los lectores, deseo que en estas fechas la pasen con sus seres queridos y que lo disfruten mucho.  Cierro esta última colaboración de 2021 recomendándoles algunas medidas para que todos terminen este año y también iniciemos el 2022 sin circunstancias que se presentan por estás fechas.  Primero les quiero recomendar que si van a tomarse algunas bebidas alcohólicas, pensemos primero en nuestros seres queridos para no hacerles pasar momentos incómodos o de angustia. Si para estos festejos llevan su vehículo y eres el único que conduce, por favor, que el regreso a casa sea en taxi, servicio de viajes por aplicación o que otro familiar o amigo te haga favor de llevarte o llevarlos. Debemos de tener conciencia, respeto hacía las demás personas qué conducen y sobre todo el respeto a tu familia. En pocas palabras, no te pongas impertinente ni necio. Evita cualquier tragedia por creerte superman. Lo menos que puede suceder en un accidente es un leve golpe para los vehículos involucrados, pero esto puede ir hasta la pérdida de la vida. Piénsalo bien si esto vale solo por ponerte “ALEGRE”. La siguiente recomendación es sobre esta pandemia que no acaba y por lo visto no tiene para cuándo terminar.  Es mejor acudir a festejos donde no haya demasiadas personas. Es preferible no acudir cuando son festejos que involucran a muchas personas. Y si son festejos familiares, que sean solo los más cercanos. Aunque sabemos que muchas familias mexicanas el número de integrantes cercanos son bastantes. Con todo esto, que todos tomen las medidas que ya todos conocemos: 1.- el uso se cubrebocas el mayor tiempo posible;  2.- usar gel y lavarse las manos frecuentemente; 3.- Si es posible usar careta;  4.- aunque sea reunión familiar, tratar de guardar la sana distancia en la medida de lo posible;  5.-  lo más importante: si tú o alguien de tu familia presenta síntomas de gripa o molestias que ya conocemos, no acudir a ningún festejo. Recuerda que aunque sea triste la situación, es más valiosa la vida de los tuyos.  Tomemos en cuenta que por mucho que queramos festejar y disfrutar con los nuestros, es mejor verlos después de este año  que perderlos.  Aunque en “el torito”  de la Ciudad de México va a haber una rica cena de Navidad y Año Nuevo, es mejor disfrutar esta cena en casa y en familia. Y recuerden que lo menos que les puede pasar es ir al “torito” y pagar la multa del corralón. Lo peor es perder la vida u ocasionar la muerte a terceros. Les deseo a todos ustedes que terminen este año con mucha felicidad, salud, amor y vida.  Espero que nos encontremos para el siguiente año y seguir disfrutando de su compañía. Les deseo lo mejor de la vida. Reciban un fuerte y caluroso abrazo. Feliz navidad y mucho mejor Año Nuevo." ["post_title"]=> string(48) "PASEMOS ESTAS FIESTAS CON SALUD, VIDA Y ALEGRÍA" ["post_excerpt"]=> string(89) "Manuel Tejeda nos comparte las medidas pertinentes para celebrar las fiestas próximas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "pasemos-estas-fiestas-con-salud-vida-y-alegria" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-23 13:57:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 18:57:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73808" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(73821) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-23 14:15:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 19:15:08" ["post_content"]=> string(4574) "De la misma forma en la que el cuerpo, cuando es sobreestimulado, deja de sentir, los niños que reciben regalos a manos llenas pierden la capacidad de asombro, la emoción por recibir y desgraciadamente, empiezan a desarrollar rasgos de personalidad relacionados con la poca tolerancia a la frustración y la incapacidad para comprender el valor de las cosas. ”Quiero darles lo que yo no tuve” Un sinfín de razones se esconden detrás del hecho de colmar de regalos a nuestros hijos: compensar el tiempo que no podemos darles, hacer “trueques” con ellos para tratar de mejorar o controlar sus comportamientos o incluso premiarlos por logros alcanzados o simplemente por cumplir con sus responsabilidades. Pero, sin lugar a dudas, el común denominador en la mayoría de las familias es querer demostrarles amor proporcionándoles todos los bienes materiales que nosotros no pudimos tener y que creemos (sólo como creencia porque al final del día no nos hicieron falta) ellos necesitan. ”Que no los hagan menos”… Del otro lado del amplio espectro de motivos por los que hiperregalamos a nuestros pequeños, está la cuestión social: desde los padres que queremos demostrar lo pendientes que estamos de ellos, los que deseamos que nuestro hijo tenga “lo mejor” para que pueda pertenecer a cierto grupo social, hasta los padres divorciados que establecen una competencia de “poder-amor” “culpa/amor” a través de las cosas que cada uno obsequia o proporciona a los hijos. “¿Y mi futuro qué?”… Cuando perdemos el control sobre la cantidad (y/o precio) de lo que damos como padres dejamos de dimensionar no sólo el daño que hacemos en la formación de la identidad de los pequeños sino incluso a nuestro propio futuro: es tan sencillo como pensar que para un niño que a los 9-10 años tiene un teléfono o dispositivo que cuesta $15 000 pesos , a los 15-16 un traje que vale $30 000 y a los 18 un auto de $500 000 al salir de la Universidad no habrá trabajo para el que pueda sustentar su estilo de vida y mucho menos dejará nunca el seno familiar ya que no podrá ni pagar la renta del penthouse que “¡necesita!”. En resumidas cuentas, no encontrará trabajo que lo merezca, ni puesto que le pague lo que cree que vale, porque le han hecho sentir que vale más que todos, que es el más inteligente, el más creativo y el más guapo(a). Como padres tenemos la obligación de pensar también en su futuro a largo plazo. Y si lo hacemos con amor y seriedad, podremos estar seguros de que, el día de mañana, cuando ellos mismos quieran formar una familia, el mejor regalo que pudimos darles será contar con las herramientas y desarrollar las habilidades para poder lograrlo. “Entonces… ¿Cómo le hago?” El Dr. Santiago Duque, así como otros reconocidos especialistas sobre el tema, nos proponen algunas estrategias para que aprendamos a regalar de manera sana a nuestros hijos y de esta manera los ayudemos a crecer disfrutando de su infancia, valorando las cosas y sintiéndose afortunados de lo que reciben. Dar a nuestros hijos todo lo que nos piden y olvidar los límites para “hacerlos felices” no nos hace mejores padres ni aumenta el amor que sentimos por ellos. Si buscamos un poco en nuestro baúl de la memoria, encontraremos que los más hermosos recuerdos al lado de nuestros padres en la infancia, no están el día en que nos dieron una avalancha de juguetes y demás regalos, sino en los momentos que compartimos con ellos, aprendiendo a compartir, a amar y a fortalecer el corazón de nuestra familia.  Hoy podemos aprovechar para limpiar clósets, sacar juguetes que ya no usan, donarlos a fundaciones o ayudar a los que menos tienen, y de esta forma empezar a formar niños que sepan dar, desarrollando la empatía y aprendiendo a desprenderse de los objetos materiales. Conoce y descubre cómo logramos el equilibrio perfecto entre excelencia académica y sentido humano en la educación. " ["post_title"]=> string(45) "¿Niños hiperregalados = Adultos frustrados?" ["post_excerpt"]=> string(178) "La cercanía de la temporada navideña y el inicio de un nuevo año nos dan el pretexto perfecto para reflexionar acerca de la manera en la que estamos formando a nuestros hijos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "ninos-hiperregalados-adultos-frustrados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-23 14:32:39" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-23 19:32:39" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73821" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "43a90ad224fcc474e08e3ac2b963b456" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Niños hiperregalados = Adultos frustrados?

La cercanía de la temporada navideña y el inicio de un nuevo año nos dan el pretexto perfecto para reflexionar acerca de...

diciembre 23, 2021

PASEMOS ESTAS FIESTAS CON SALUD, VIDA Y ALEGRÍA

Manuel Tejeda nos comparte las medidas pertinentes para celebrar las fiestas próximas. 

diciembre 23, 2021




Más de categoría

¿Quién controla tu vida?

¿Sabes por qué hay personas convencidas de que su existencia está determinada por factores externos como la suerte, mientras...

enero 12, 2022

Las pequeñas cosas: magia

La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que...

enero 10, 2022

El camino de la vida

La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra,...

enero 6, 2022

Cómo ser un líder de la era del conocimiento

No arrastres errores del siglo pasado y descubre cuáles son las exigencias del mundo actual.  

enero 5, 2022