,

La música de mi vida II

“Sin la música la vida sería un error” Friedrich Nietzsche Ya hablaba hace unas semanas de mi pasión por la música, de mi obsesión por… “Sin la música la vida sería un error” Friedrich Nietzsche Ya hablaba...

13 de agosto, 2015
musica

“Sin la música la vida sería un error” Friedrich Nietzsche Ya hablaba hace unas semanas de mi pasión por la música, de mi obsesión por…

“Sin la música la vida sería un error” Friedrich Nietzsche

Ya hablaba hace unas semanas de mi pasión por la música, de mi obsesión por poner orden a mi biblioteca. Tarea muy difícil y que tal vez nunca terminaré.

La música tiene el poder de alegrarnos o entristecernos, de relajarnos o activarnos, de emocionarnos, de hacernos recordar y transportarnos en el tiempo.

Mi segunda etapa musical llega alrededor de los ocho años. Por aquella época pasaba fines de semana y vacaciones en casa de mis abuelos. Muy seguido venían mis primos de San Luis Potosí. Sin querer ellos me dieron el primer acercamiento al rock en español, género en que me clavé para siempre y del que probablemente más conozco. Recuerdo muy bien estar viendo tele cuando empezaba el ritual de meter la grabadora al baño, abrir la regadera y escuchar a todo volumen “Cuando seas grande” (Zas. Solos en América, 1986). Con esta canción el grupo Zas, comandado por Miguel Mateos se da a conocer en México, para ese entonces ya tenía cuatro años de haber sido lanzada pero se me quedó clavada en la cabeza hasta la fecha. No lo sabía entonces, pero Miguel Mateos/Zas ya era uno de los grupos más influyentes del rock argentino y el rock en español. La canción reproducida en un cassette era seguida de “Atado a un sentimiento” (Zas. Atado a un sentimiento, 1987) y de “Obsesión” (Miguel Mateos. Obsesión, 1990), la canción que más sonaba en la radio en esos momentos y era el lanzamiento del argentino como solista. A la fecha estas canciones son parte esencial de mi lista de reproducción y escucharlas me transporta inmediatamente a las vacaciones con los primos.

Ya metidos en el género y con algunos años más se me ocurrió que sería bueno aprender a tocar guitarra. Nunca lo logré, el talento musical es una de las cosas que de ninguna manera heredé de la familia. Mi papá y todos mis tíos tocaron piano, entre mis primos hay quien toca la guitarra, mandolina, marimba, tío instrumentista, sobrino que da sus primeros pasos en el violín, pero yo no. Músico frustrado y destalentado. Pero entonces no lo sabía aún. Tomé clases, intenté hacerle al autodidacta, seguí partituras de Guitarra Fácil y sólo aprendí dos cosas: el círculo de sol y la introducción de “Martha tiene un marcapasos” (Hombres G. La cagaste… Burt Lancaster. 1986) sólo la introducción, pero una de las canciones que he escuchado una y otra vez y siempre logra ponerme de buenas . Con guitarra en mano nos juntábamos los primos alrededor de la sala a cantar a los Hombres G y, sin saber por qué, llegaron a nosotros canciones como “Corazón de rocas” y “Wendoline” (Rondalla de Saltillo). Estoy seguro que no sabíamos ni lo que cantábamos, pero lo hacíamos a todo pulmón y desentonando en cada momento mientras los torturados tíos cenaban o se atragantaban con nuestros berridos. Muy divertido.




Eso sí, en navidades la cosa era muy distinta. Nos juntábamos a fin de año a festejar el cumpleaños del menor de mis tíos. Sus amigos y él, músicos y multi instrumentistas, tocaban año con año música andina. “El canaval”, “Cóndor Pasa”, “El pájaro campana”. Canciones que a fuerza de repetición se quedan en el gusto y la memoria con la imagen de los primos embobados escuchando en la escalera.

Y hablando de vacaciones me vienen más recuerdos. Tengo a Veracruz clavada en el corazón y la sangre. Cada año pasamos una o dos semanas allá con los abuelos. Estoy seguro que en algún momento en el que no me importaba escuché la canción escrita por Agustín Lara, Veracruz, pero qué va a saber un mocoso imberbe de eso. Fue muchos años después, en mis veinte, cuando la volví a escuchar y me llenó de recuerdos. Volver a vivir, al menos en la imaginación, los momentos que pasamos allá, caminar por el malecón, escuchar la marimba en el Café de la Parroquia (el verdadero, no el de ahora), la sonrisa callada y el abrazo protector de mi abuelo son cosas que no cambio por nada. Algún día hasta sus playas lejanas tendré que volver…

Mientras tanto seguiré recordando con mi música.

Voy vengo.

Comentarios
object(WP_Query)#17841 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(6715) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-07-2021" ["before"]=> string(10) "31-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(6715) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-07-2021" ["before"]=> string(10) "31-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17843 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17828 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17819 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-07-2021" ["before"]=> string(10) "31-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-07-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-07-31 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (6715) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17838 (24) { ["ID"]=> int(67717) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-06 07:58:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 12:58:55" ["post_content"]=> string(5793) "Hubo un hombre que tuvo un sueño en el que se le revelaba una fuente donde, en su profundidad, había oculto un tesoro inimaginable; al despertar el obsesionado soñador salió al camino en cuanto despertó, buscaba el pozo para hallar el tesoro; recorrió el mundo, abandonó a sus hijos que crecieron sin padre, arriesgó su vida y luego de muchos años, volvió cubierto de las amargas memorias del fracaso, había visitado todo el mundo conocido, violentado hogares y tratado por todos los medios de encontrar su fortuna; cuando volvió, al cruzar el umbral de su casa, ya abandonada y casi derruida, cayó de rodillas, sus ojos bañados en lágrimas habían descubierto el pozo de sus sueños y en efecto, en el fondo estaba el tesoro que lo había llevado a andar el mundo. Esta historia, narrada en una de las Mil y una noches, tiene muchas lecturas, no todas gratas; pero ahora que muchos pensamos en la manera como habremos de reconstruirnos después de la debacle que hemos vivido, que nos reinventamos y cambiamos nuestras maneras de hacer las cosas, de intentar nuevos caminos, me encuentro con uno de esos tesoros que vemos morir de inanición frente a nuestras narices. En la zona de Tehuacán está Zapotitlán Salinas, un rincón que ha producido sal por dos mil años, su fama hizo en alguna época que Moctezuma visitara el área para conocer el proceso; sus panecillos de sal, oro blanco, fue moneda de cambio en el trueque y resistieron cambios y transformaciones hasta que la sal refinada, industrial, hizo casi inviable su sobrevivencia. Sin embargo, ahí siguen, tirando, apostando la vida y la tradición para lograr un magro salario -valga el juego de palabras-, así es como nos devanamos los sesos buscando el tesoro sobre el que estamos sentados. Juan Diego Hernández Cortés, es un artesano de la sal, un hombre que conoce y ama el producto del que han vivido su familia y sus antepasados por generaciones; es, sin ánimo ni exageración bíblica, la sal del mundo. Se ha propuesto, con necedad irredenta que y esta manera de hacer las cosas pueda seguir y crecer; busca crear una marca colectiva avanza con quienes creen en él y su proyecto, con quienes nunca lo hemos visto en persona pero sabemos que existe y lo que hace. A finales del siglo XIX, los liberales, como los que escribieron el Himno Nacional con aquello de retiemble en sus centros la tierra, se dieron a la tarea de crear el imaginario nacional, nuestra mitología; ya se sabe, las leyendas de los héroes de la independencia, El Pípila y aquello de que “los valientes no asesinan”; ellos nos hicieron creer, conforme a la tradición de su tiempo, que la gloria correspondía a las naciones que habían surgido a la vida como Italia y Alemania, que se habían afianzado como Francia y España generando el proyecto del Estado Nación, un Estado, una Nación, una religión, un idioma, como signos de identidad una unidad de origen y destino; como parte de esa mitología nos hicieron creer que éramos un pueblo guerrero y en ello fincaron nuestro honor; pero el mito es solo uno más que uno puede creer o no y la rudeza y elegancia de su enunciado oculta otra realidad que hemos preferido ocultar y disimular.  Nunca hemos sido una unidad de origen ni de destino; somos y siempre hemos sido un grupo enorme, hegemónico, no siempre el mismo, que le ha puesto las reglas a los demás habitantes; somos una abigarrada colección de grupos humanos que decidimos estar juntos a través de pactos fundamentales como el Estado laico, la República, la búsqueda de la igualdad y la convivencia de manifestaciones culturales; no somos un pueblo guerrero, a veces de rencores o de peleas sin sentido, largas como nuestras culpas, somos aficionados a la violencia criminal, pero eso no nos hace valientes. Somos, eso sí, el pueblo que ha hecho de la resistencia y la persistencia un arte. Sabemos que el que resiste triunfa, el que no se mete en problemas que no requiere y que en silencio, sigue haciendo su actividad con fe irredenta, a despecho hasta de las autoridades; los que nos levantamos de los terremotos aunque sepamos que las autoridades ya se birlaron las colectas de apoyo, los que hacemos cultura porque nos da la gana aunque tengamos que pasar la vergüenza de ver nuestras tradiciones caricaturizadas por Disney y que luego nos digan que eso es el progreso y la inversión y no las muñecas de trapo que no quieren convivir con una Barbie disfrazada de deportista y ejecutiva embarazada, siempre rubia y bien peinada, o afro pero con rasgos que la hacen socialmente aceptable. Lo que somos es la Nación que aprendió a resistir para seguir existiendo. Si no es casual que los salineros de Zapotitlán emprendan campañas de buena voluntad con los restauranteros de Puebla, los blogueros y youtubers que les hacen el juego con la misma esperanza. Esto es una razón de cultura porque cultiva la identidad que es el mayor de sus frutos. En fin, como ya no tenemos nada que esperar de la Secretaría de Cultura y vamos a tener que esperar, como siempre, a que llegue una nueva a ver si algo se les ocurre; lo que podemos hacer es hurgar en nuestro jardín, en el arcón de nuestros recuerdos y como la sal de Zapotitlán, hacernos de un mañana a partir de las añejas y antiguas raíces de nuestra cultura. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(26) "Las salinas de Zapotitlán" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-salinas-de-zapotitlan" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-06 07:58:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 12:58:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67717" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17774 (24) { ["ID"]=> int(68126) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-16 07:26:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-16 12:26:40" ["post_content"]=> string(4851) "Querida Tora1 El chavo del 47 creció, y ya no es tan chavo. Ya hasta empezó a trabajar. Y lo primero que hizo fue comprarse una moto para ir y venir; pero no una moto cualquiera, sino la más grande y vistosa que encontró. Claro, en la vecindad se armó un rebumbio el primer día que llegó con ella: la metió al patio y allí la estacionó. El portero protestó, diciendo que ese lugar era para los habitantes de la vecindad, Pero ellos, emocionados por la vista del poderoso vehículo, le dijeron  que la moto era como un habitante más, y que se podía quedar allí. Ese día el portero estaba de buenas o desayunó solamente rompope de Santa Engracia, porque accedió sin dificultad. Los vecinos lo festejaron como no tienes idea. Pero durante la noche se disparó la alarma de la moto, emitiendo un ruido estridente  que despertó a todos los vecinos. El del 47 se levantó y corrió a apagarla. Pues un rato después se volvió a disparar. El chavo fue a desconectarla, al tiempo que pedía excusas. Pero la tercera vez, ya no se quiso levantar; y cuando lo fueron a llamar, contestó que tenía derecho a dormir, porque ya era “un hombre que trabaja”. Los vecinos se quedaron como quien  ve visiones; y eso que están acostumbrados a verse por las noches en ropa de dormir (los que la tienen) o en ropa interior (los que la tienen, también). Y se pusieron a conferenciar. El resultado fue nombrar a tres vecinos que pidieran al chavo que fuera tan bondadoso de apagar su alarma, porque molestaba a todos los vecinos, entre los que había enfermos y bebés. La respuesta fue la misma. Entonces, la del 38 fue a ver a la madre del chavo (son comadres, amigas y enemigas cuando se tercia) a pedirle que hablara con su hijo. La mujer lo intentó, pero recibió una respuesta que la mandó a meterse en su cama y no asomar ni la cabeza. Los vecinos, no queriendo causar un problema familiar,  recurrieron a un altavoz, y se pusieron a gritar delante de la ventana del 47. Pero lo único que lograron fue que a la abuela, de 94 años y medio, le diera un infarto, porque el chavo ni siquiera abrió los ojos. Con el correr de las horas la alarma cambió de sonido: y lo que al principio era un rugido era ya un pitido delgado y agudo. “como el de una contralto”, dijo el del 13, que presume de conocer mucho de ópera y odia a las contraltos. En consecuencia, el hombre subió a la azotea, tomó una cuerda y se descolgó por la azotehuela hasta la recámara del chavo. Pero la cuerda se rompió, y el del 13 se quedó encerrado en la azotehuela hasta que por la mañana despertó la familia y lo dejaron salir. Los vecinos se declararon derrotados y se fueron a dormir (mejor dicho, a acostarse; porque lo que se dice dormir, pocos lo lograron). Pero cuando el chavo se levantó y quiso tomar la moto para ir a su trabajo, se encontró con que el aparato estaba bañado en aguas pestilentes. “Es la venganza de la plebe”, se dijo, airado. Echando pestes por la boca, tomó una cubeta y se puso a lavar el aparato. Pero no solo había agua, sino también restos un poco más sólidos; y tuvo que tallarlo todo con fuerza para que salieran de las ranuras y agujeritos donde están los tornillos. Pero quedó más apestoso todavía que la moto y tuvo que volverse a bañar; pero ya había perdido su turno, y tuvo que esperar a que toda la familia se bañara para poder volver a usar la regadera. Con tan mala suerte, que el agua se le acabó a la mitad, y su mamá tuvo que enjuagarlo con una manguera que le prestó una vecina, la cual conectó en la cocina del 46, a los que tuvo que pagar una buena cantidad por el consumo exagerado que hizo de agua. Total, que el chavo llegó tarde a su trabajo, y lo corrieron. En consecuencia, no pudo pagar las letras de la moto y la tuvo que entregar. Eso fue lo que pasó por no haber aprendido a manejar bien la alarma del aparato. ¿No te parece que hay toda una filosofía en este incidente? Te quiere Cocatú 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 233" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-233" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-16 12:00:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-16 17:00:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=68126" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17838 (24) { ["ID"]=> int(67717) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-06 07:58:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 12:58:55" ["post_content"]=> string(5793) "Hubo un hombre que tuvo un sueño en el que se le revelaba una fuente donde, en su profundidad, había oculto un tesoro inimaginable; al despertar el obsesionado soñador salió al camino en cuanto despertó, buscaba el pozo para hallar el tesoro; recorrió el mundo, abandonó a sus hijos que crecieron sin padre, arriesgó su vida y luego de muchos años, volvió cubierto de las amargas memorias del fracaso, había visitado todo el mundo conocido, violentado hogares y tratado por todos los medios de encontrar su fortuna; cuando volvió, al cruzar el umbral de su casa, ya abandonada y casi derruida, cayó de rodillas, sus ojos bañados en lágrimas habían descubierto el pozo de sus sueños y en efecto, en el fondo estaba el tesoro que lo había llevado a andar el mundo. Esta historia, narrada en una de las Mil y una noches, tiene muchas lecturas, no todas gratas; pero ahora que muchos pensamos en la manera como habremos de reconstruirnos después de la debacle que hemos vivido, que nos reinventamos y cambiamos nuestras maneras de hacer las cosas, de intentar nuevos caminos, me encuentro con uno de esos tesoros que vemos morir de inanición frente a nuestras narices. En la zona de Tehuacán está Zapotitlán Salinas, un rincón que ha producido sal por dos mil años, su fama hizo en alguna época que Moctezuma visitara el área para conocer el proceso; sus panecillos de sal, oro blanco, fue moneda de cambio en el trueque y resistieron cambios y transformaciones hasta que la sal refinada, industrial, hizo casi inviable su sobrevivencia. Sin embargo, ahí siguen, tirando, apostando la vida y la tradición para lograr un magro salario -valga el juego de palabras-, así es como nos devanamos los sesos buscando el tesoro sobre el que estamos sentados. Juan Diego Hernández Cortés, es un artesano de la sal, un hombre que conoce y ama el producto del que han vivido su familia y sus antepasados por generaciones; es, sin ánimo ni exageración bíblica, la sal del mundo. Se ha propuesto, con necedad irredenta que y esta manera de hacer las cosas pueda seguir y crecer; busca crear una marca colectiva avanza con quienes creen en él y su proyecto, con quienes nunca lo hemos visto en persona pero sabemos que existe y lo que hace. A finales del siglo XIX, los liberales, como los que escribieron el Himno Nacional con aquello de retiemble en sus centros la tierra, se dieron a la tarea de crear el imaginario nacional, nuestra mitología; ya se sabe, las leyendas de los héroes de la independencia, El Pípila y aquello de que “los valientes no asesinan”; ellos nos hicieron creer, conforme a la tradición de su tiempo, que la gloria correspondía a las naciones que habían surgido a la vida como Italia y Alemania, que se habían afianzado como Francia y España generando el proyecto del Estado Nación, un Estado, una Nación, una religión, un idioma, como signos de identidad una unidad de origen y destino; como parte de esa mitología nos hicieron creer que éramos un pueblo guerrero y en ello fincaron nuestro honor; pero el mito es solo uno más que uno puede creer o no y la rudeza y elegancia de su enunciado oculta otra realidad que hemos preferido ocultar y disimular.  Nunca hemos sido una unidad de origen ni de destino; somos y siempre hemos sido un grupo enorme, hegemónico, no siempre el mismo, que le ha puesto las reglas a los demás habitantes; somos una abigarrada colección de grupos humanos que decidimos estar juntos a través de pactos fundamentales como el Estado laico, la República, la búsqueda de la igualdad y la convivencia de manifestaciones culturales; no somos un pueblo guerrero, a veces de rencores o de peleas sin sentido, largas como nuestras culpas, somos aficionados a la violencia criminal, pero eso no nos hace valientes. Somos, eso sí, el pueblo que ha hecho de la resistencia y la persistencia un arte. Sabemos que el que resiste triunfa, el que no se mete en problemas que no requiere y que en silencio, sigue haciendo su actividad con fe irredenta, a despecho hasta de las autoridades; los que nos levantamos de los terremotos aunque sepamos que las autoridades ya se birlaron las colectas de apoyo, los que hacemos cultura porque nos da la gana aunque tengamos que pasar la vergüenza de ver nuestras tradiciones caricaturizadas por Disney y que luego nos digan que eso es el progreso y la inversión y no las muñecas de trapo que no quieren convivir con una Barbie disfrazada de deportista y ejecutiva embarazada, siempre rubia y bien peinada, o afro pero con rasgos que la hacen socialmente aceptable. Lo que somos es la Nación que aprendió a resistir para seguir existiendo. Si no es casual que los salineros de Zapotitlán emprendan campañas de buena voluntad con los restauranteros de Puebla, los blogueros y youtubers que les hacen el juego con la misma esperanza. Esto es una razón de cultura porque cultiva la identidad que es el mayor de sus frutos. En fin, como ya no tenemos nada que esperar de la Secretaría de Cultura y vamos a tener que esperar, como siempre, a que llegue una nueva a ver si algo se les ocurre; lo que podemos hacer es hurgar en nuestro jardín, en el arcón de nuestros recuerdos y como la sal de Zapotitlán, hacernos de un mañana a partir de las añejas y antiguas raíces de nuestra cultura. @cesarbc70" ["post_title"]=> string(26) "Las salinas de Zapotitlán" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-salinas-de-zapotitlan" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-06 07:58:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 12:58:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67717" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "507e06b211785dd798bd0cfe933ba0df" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las salinas de Zapotitlán

Hubo un hombre que tuvo un sueño en el que se le revelaba una fuente donde, en su profundidad, había oculto un...

julio 6, 2021
CARTAS A TORA 229

CARTAS A TORA 233

Querida Tora1 El chavo del 47 creció, y ya no es tan chavo. Ya hasta empezó a trabajar. Y lo primero que...

julio 16, 2021




Más de categoría

El Axolote Ilustrado Revista Cultural Iberoamericana retrata la "Diversidad cultural de México e Hispanoamérica"

 Norberto Rodríguez Carrasco y Gregorio Martínez Moctezuma, editores de la Revista “El Axolote Ilustrado Revista Cultural Iberoamericana“, iniciaron este...

julio 29, 2021

Sombras y despertares

Tuve la fortuna de escuchar una plática de la escritora Lola Ancira. Habló de los escenarios dentro de los...

julio 27, 2021
Lo que la esgrima me ha enseñado

Lo que la esgrima me ha enseñado

Desde que era niño espero cada cuatro años los Juegos Olímpicos, es cierto que nunca he sido deportista y...

julio 27, 2021
CARTAS A TORA 232

CARTAS A TORA 234

Querida Tora1: La vecindad anduvo muy alborotada unos días porque al portero se le ocurrió que debíamos tener una...

julio 23, 2021