El Hipódromo de las Américas… ¿Se debe rescatar…?

A finales 1995 el permiso para operar el Hipódromo de las Américas fue revocado por el gobierno del presidente Ernesto Zedillo siendo secretario de Gobernación Emilio Chauyfett Chemor. La empresa… A finales 1995 el permiso para operar...

17 de septiembre, 2014

A finales 1995 el permiso para operar el Hipódromo de las Américas fue revocado por el gobierno del presidente Ernesto Zedillo siendo secretario de Gobernación Emilio Chauyfett Chemor. La empresa…

A finales 1995 el permiso para operar el Hipódromo de las Américas fue revocado por el gobierno del presidente Ernesto Zedillo siendo secretario de Gobernación Emilio Chauyfett Chemor.

La empresa permisionaria anterior no pudo soportar los errores cometidos y la llevaron a la quiebra. Su pasivo sumaba más de 50 millones de dólares y aunado a lo que había perdido —por la ocurrencia de construir y operar un hipódromo en Nuevo Laredo — que le ocasionó la pérdida, a lo largo de los años, de más de 200 millones de dólares y con ello se arrastró toda la operación del centro hípico de la ciudad de México que por años y años fue exitosa.

Realmente, los errores de la empresa se cometieron con el consentimiento de los funcionarios de la Secretaría de Gobernación de ese entonces y permitió que la fuente de empleo se perdiera, además del perjuicio que se causó a toda la industria hípica.

Así las cosas, el gobierno federal presentó a finales de 1996 una convocatoria de licitación para otorgar un nuevo permiso y en la cual participaron grupos empresariales importantes, entre otros, uno formado por Germán Larrea, el grupo CIE, un grupo de italianos y el grupo formado por la empresa texana Maxxam y su socio mexicano ECE, de un hijo de Claudio X. González a la que se les otorgó el permiso y en el cual participé como asesor de esa empresa en formación. Luego los mexicanos se rajaron con el consecuente entripado que les causó a los gringos. 

El permiso fue asignado al presunto segundo lugar, una empresa subsidiaria del Grupo CIE, (Corporación Interamericana de Entretenimiento) de Alejandro Soberón Kuri y administrada por el ingeniero José Manuel Alavés González.




La convocatoria era clara y dictaba "el Hipódromo de las Américas debe constituirse en el detonador del resurgimiento de esta importante industria aprovechando su enorme potencial y su inigualable tradición".

Y agregaba: "La rehabilitación del Hipódromo de las Américas debe fundarse en bases de óptima solidez para garantizar el éxito…(sic); asegurando que su operación rinda un espectáculo de calidad similar a los espectáculos internacionales de su misma naturaleza y para que…(sic), permita la generación de recursos y acredite un mayor monto en los premios y para el desarrollo y fortalecimiento de la cría caballar y mejores condiciones a caballistas, jinetes y demás sectores involucrados, incluyendo la participación que se ofrezca al Gobierno Federal”.

Trece años después de que CIE-CODERE operan el Hipódromo de las Américas no se ha cumplido con lo establecido ni las bases de la licitación, ni en su permiso y ninguna autoridad los ha obligado a cumplirlo.

Para dicha licitación, la Dirección General de Gobierno de la SEGOB, se vio en la necesidad de contratar a un asesor externo, Castañeda y Asociados, S.A. de C.V., para que determinara la elegibilidad de los postores y la evaluación de los proyectos, determinando que "la actual permisionaria no podía ser objeto del otorgamiento del permiso". Sin embargo, se les otorgó…

Y así empezó la segunda debacle del centro hípico. Las instalaciones de la tribuna central y de la preferente se redujeron sustancialmente para dar acomodo a las oficinas del grupo concesionario en terrenos de la propiedad federal —y que nada tienen que ver con las carreras de caballos—, disminuyendo considerablemente el aforo de la planta hípica a menos de la mitad de su capacidad original.

En la otrora tribuna preferente ahora operan un gran casino, y más grave, se apoderaron de las instituciones que vigilan y regulan la operación hípica logrando la autorización a los cambios en su permiso cuantas veces quisieron. Tuvieron a la SEGOB de Santiago Creel en su bolsillo. 

Después de varios años de operación y con una deuda que se fue acumulando la empresa de Alejandro Soberón Kuri (ahora se anuncia que tiene a su cargo la concesión del Autódromo de la Ciudad de México) vendió, en 2007 el 49% de su acciones al grupo español CODERE y luego en 2012 le vendió un restante 38.5% en contra de lo que señala el permiso original que limita claramente que extranjeros no pueden participar con más de un 49%. No es raro que en México sucedan estas "anomalías" ¿Qué así va ser con el petróleo?

Hoy la empresa española CODERE está en preconcurso mercantil de acreedores y aunque en México sí generan utilidades, la operación del Hipódromo de las Américas todos los días se deteriora. Este año bajaron los raquíticos premios ofrecidos a los caballistas en un 25% y la autoridad hípica sigue siendo parte de la empresa. Obedece a sus mandatos e intereses.

Ahora, el diputado Fernando Zárate, presidente de la Comisión de Juegos y Sorteos, creada para indagar el funcionamiento del otorgamiento de los permisos para Juegos y Sorteos declara en una entrevista periodística (Alexia Barrios Gómez) que la nueva La Ley de Juegos y Sorteos prevé "el fomento y protección de la Industria Hípica y de manera específica el Instituto deberá emitir política pública detallada al respecto".

También declaró que "Sólo existe un hipódromo en funcionamiento en el país, que opera con pérdidas y asegura,  "en realidad la pregunta sobre caballos y galgos la determina por un lado el mercado y por otro definir si es prioridad para nuestro país (y gobierno) mantener (fondear, subsidiar, incentivar) una actividad que desde hace años a trabajado con pérdidas…(sic).

Y cabe preguntarse ¿Por qué el único Hipódromo que opera en el país dicen, presenta pérdidas?

La respuesta es sencilla, lo operan mal con el beneplácito de los funcionarios de la Secretaría de Gobernación — léase Marcela González Salas— directora general de la Dirección de Juegos y Sorteos de la SEGOB que es la responsable de que los permisos otorgados se cumplan a cabalidad.

Se debe saber que el gobierno no subsidia las carreras de caballos y me parece que es su obligación el rescate de una industria que crea empleos y puede generar una derrama económica importante por lo que se requiere de una política pública adecuada para desarrollarla a todo su potencial.

Así, se ha vuelto a permitir, como en la primera debacle, que la fuente de empleo se vaya perdiendo, además del serio perjuicio que se está causado a toda la industria hípica mexicana. Los caballos Pura Sangre mexicanos están en peligro de extinción.

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel” y por delante)...

·

A finales 1995 el permiso para operar el Hipódromo de las Américas fue revocado por el gobierno del presidente Ernesto Zedillo siendo...

·




Más de categoría

Viene, Viene… On behalf of: “Savior Hundred Fires”

H.H. Cortes de Justicia de los Estados Unidos de América: Presentes. Con fundamento en el “T-Mec” (¡México! “Siempre fiel”...

·
Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés,...

·

El Meollo del Asunto | Divide y Vencerás, no siempre

La máxima con su variante, “divide e impera”, fueron frases utilizadas por el gobernante romano Julio César y el...

·

De nuevo: yo tengo otros datos

“Yo propuse que iba a ser un efecto de caída pronta, pero también de recuperación rápida, que iba a...

·