Sin humo pero con riesgo: así afectan a la salud los cigarrillos electrónicos

Autor: Antoni Baena García  | Director del Programa del Máster Universitario en Salud Digital (UOC). Autor: Esteve Fernández Muñoz | Catedrático de Salud Pública de la Universitat de Barcelona. La industria tabaquera es la única que vende un...

13 de marzo, 2023 Sin humo pero con riesgo: así afectan a la salud los cigarrillos electrónicos

Autor: | Director del Programa del Máster Universitario en Salud Digital (UOC).

Autor: | Catedrático de Salud Pública de la Universitat de Barcelona.

La industria tabaquera es la única que vende un producto de consumo que mata a la mitad de sus usuarios. Sus principales objetivos, pues, están dirigidos a reemplazar a los clientes que mueren prematuramente por culpa del hábito y a retrasar al máximo el abandono del tabaco. Por eso necesita reinventarse constantemente, crear ilusión de seguridad y baja percepción de riesgo.

En la década de 1910, la publicidad ensalzaba las virtudes de un “tabaco natural”, y en los años 20 incluyó la idea de que había marcas menos irritantes, utilizando incluso la imagen de médicos en los anuncios.

Pero el gran hito tuvo lugar en los 60 con la introducción del filtro. Los primeros tenían asbesto o amianto, por lo que incluso aumentaban el riesgo de cáncer en lugar de reducirlo, como aseguraban.

Durante los años 70, el siguiente paso en esta tarea de atraer y retener consumidores fue lanzar al mercado los cigarrillos bajos en nicotina y alquitrán, los llamados lightSu uso se prohibió en la UE en 2001. Y en los 80 se podía leer en los paquetes de tabaco “sin aditivos”, aunque 17 años después se obligó a eliminar el mensaje por engañoso.

Con el tiempo, la tecnología también se ha utilizado para crear productos supuestamente más seguros, como los dispositivos que calientan el tabaco, que se empezaron a comercializar hace 35 años. Los actuales son su evolución lógica.

Paralelamente, la industria tabaquera ha entrado en los últimos años de forma masiva en el mercado del cigarrillo electrónico. ¿Es una buena estrategia de reducción de riesgo para los fumadores?

¿Es tan perjudicial como el tabaco?

Una intervención que reduzca el peligro para la salud de un colectivo tiene que valorarse a nivel poblacional, con todos sus pros y contras. No debemos caer en el reduccionismo de creer que los resultados de los ensayos clínicos controlados se pueden trasladar a un uso generalizado del cigarrillo electrónico.

Dado que hablamos de un producto muy heterogéneo cuyo uso frecuente es relativamente nuevo, no disponemos de datos a largo plazo que podamos comparar con el consumo de tabaco. Puede que la toxicidad de los vapeadores sea menor, pero no está claro que esta reducción resulte significativa o no perjudicial.

De hecho, la repetida afirmación de que es un producto un 95 % menos tóxico que el tabaco carece de evidencia científica y confunde la concentración de sustancias con el posible riesgo de su consumo a esas concentraciones.

En relación al cáncer, usar únicamente el cigarrillo electrónico, algo realmente infrecuente, sí reduce los biomarcadores de exposición a las sustancias cancerígenas. En cambio, aumenta las posibilidades de padecer un trastorno cardiovascular y una enfermedad grave del aparato respiratorio, además de aumentar la actividad bronquial y las secreciones o favorecer las enfermedades inflamatorias, entre otras consecuencias.

Las sustancias que se encuentran en los cartuchos para favorecer la vaporización y que producen estos efectos son el polientilenglicol, el glicerol o glicerina vegetal y/o el propilenglicol. Al calentarlos generan formaldehídos, acetaldehídos y acroleínas (reconocidos tóxicos pulmonares y cancerígenos), sin tener en cuenta la nicotina.

También se han registrado intoxicaciones, principalmente en niños, al manipular las recargas de nicotina, riesgo inexistente con el tabaco. Puede provocar mareos, vómitos, taquicardia, hipertensión y respiración rápida.

¿Y ayuda a dejar de fumar?

Los últimos estudios publicados dejan claro que no solo no ayuda, sino que favorece las recaídas. No se da un salto real entre el consumo de tabaco y el de cigarrillos electrónicos, sino que hay un uso alternativo del cigarrillo electrónico en entornos donde está prohibido fumar y obstaculiza los intentos de abandonar este hábito.

Pero además se ha registrado un aumento de uso entre los jóvenes no fumadores, con lo que en realidad no es una puerta de salida del tabacosino más bien la vía de entrada para muchos jóvenes. Este hecho es favorecido por el desconocimiento de sus efectos.

Más daños que beneficios

En suma, el cigarrillo electrónico no ayuda a dejar de fumar, favorece un uso dual, desalienta el abandono, fomenta el consumo de nicotina, es una puerta de entrada al tabaquismo y contribuye a su renormalización. Está claro que si se persigue una reducción de daños, difícilmente se conseguirá si la publicidad va dirigida a atraer nuevos consumidores que nunca han fumado, como sucede actualmente.

El cigarrillo electrónico provoca más daños que beneficios a nivel poblacional. Por esta razón debería incluirse en las campañas de prevención de la salud y regular su disponibilidad, uso, publicidad, promoción, venta y reciclado de la misma forma que el tabaco.

Comentarios


object(WP_Query)#18464 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(8667) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(90089) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-03-2023" ["before"]=> string(10) "29-03-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(8667) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(90089) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-03-2023" ["before"]=> string(10) "29-03-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(17) "salud-y-bienestar" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18460 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(8667) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(8667) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18462 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18461 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-03-2023" ["before"]=> string(10) "29-03-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(505) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-03-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-03-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (90089) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (8667) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18463 (24) { ["ID"]=> int(90813) ["post_author"]=> string(3) "202" ["post_date"]=> string(19) "2023-03-28 12:42:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-03-28 17:42:04" ["post_content"]=> string(6883) " Profesora Contratada Doctora en el área de Didáctica de la Expresión Corporal, Universidade da Coruña Assistant lecturer, Universidade da Coruña Profesora Ayudante Doctora, Universidade da Coruña Associate professor, Universidade da Coruña Cuando imaginamos el día a día durante la infancia solemos pensar en carreras, gritos y juegos, en una vitalidad y dinamismo que los adultos recordamos con cierta nostalgia. En los patios escolares, en los parques, en las calles, niños y niñas en movimiento, reticentes a estarse quietos o volver a casa… Sin embargo, hace tiempo que las alarmas se han encendido. Esta imagen idealizada de la infancia parece no corresponderse con la realidad diaria que viven nuestros hijos e hijas. Las calles y plazas de pueblos y ciudades nos gritan a través de su silencio y los investigadores nos advierten de un descenso del tiempo de juego y movimiento, de horas y horas frente a pantallas diversas, de jornadas escolares interminables porque permanecen sentados en el pupitre. ¿Se está desdibujando ese espacio infantil? ¿Impide la escuela que los niños y niñas se muevan lo que necesitan? Para responder a estas preguntas, hemos medido la actividad física cotidiana de 126 escolares de 10 años (aproximadamente el mismo número de niños y niñas) de cuatro escuelas de Educación Primaria de la ciudad de A Coruña. Para ello, los participantes llevaron una pulsera de actividad (un acelerómetro) que registró sus pasos durante una semana completa.

¿Cuánta actividad física necesitan?

Para tener una referencia de cuánta actividad física deben realizar en estas edades se ha recurrido a las recomendaciones de las agencias internacionales de salud y a los expertos en evaluación objetiva de la actividad física cotidiana en edades tempranas. Aunque en algunos casos se ofrecen umbrales distintos para niños y niñas, se acepta la cifra de 13 000 pasos como el número mínimo a realizar diariamente. Según nuestros resultados, los niños monitorizados quedan lejos de alcanzar los pasos recomendados y, por lo tanto, no se mueven lo suficiente para desarrollarse de forma sana y equilibrada. La media de pasos semanales está próxima a los 9 000, casi 4 000 pasos por debajo de los mínimos recomendados.

La escuela, ¿una ayuda o un problema?

Para valorar el papel de la jornada escolar sobre la actividad de la infancia se compara la actividad física realizada durante los días de clase (de lunes a viernes) con los fines de semana (sábados y domingos). Los resultados favorecen a los días de clase, con una media de 9 600 pasos frente a menos de 7 000 durante los fines de semana. La imagen idílica de una infancia jugando libre y plena de actividad durante los fines de semana choca frontalmente con los modelos urbanos actuales y con los hábitos y disponibilidad de los adultos. En estas edades, el tiempo de ocio de los más pequeños depende casi exclusivamente de la disponibilidad de los adultos. El resultado son fines de semana con una actividad muy reducida, casi la mitad de lo recomendado para estas edades. ¿Qué hace la infancia durante este tiempo? Shutterstock Sergey Novikov

Shutterstock Sergey Novikov

¿Ayuda la asignatura de Educación Física?

Los días que tienen la asignatura de Educación Física se incrementa de forma significativa el número de pasos (1 300 pasos más), llegando a una media de más de 10 700, frente a los algo menos de 9 400 pasos los días de clase sin Educación Física. Aunque el objetivo principal de la materia de Educación Física no es aumentar directamente los niveles de actividad física del alumnado, sin duda ayuda a hacer más activos los días del alumnado.

¿Hay diferencias entre niños y niñas?

La práctica de actividad física es uno de los ámbitos donde existe una brecha de género a favor de los hombres en casi cualquier etapa vital. La diferencia también se mantiene en la infancia: los datos de este estudio indican que, tomando como referencia los siete días de la semana, los niños dan 2 100 pasos más que las niñas. Esta diferencia asciende hasta los 2 400 pasos los días de clase. Solo durante los fines de semana, cuando la actividad física está más condicionada por los ritmos familiares, esta diferencia no es significativa y se reduce a 900 pasos menos para las niñas.

Una infancia inmóvil

La escuela tiene que mejorar sus dinámicas para favorecer el juego y el movimiento de su alumnado para contribuir en mayor medida a alcanzar los niveles saludables de actividad física. A pesar de ello, acudir a clase y adaptarse a las rutinas escolares implica más actividad física que un fin de semana de tiempo libre: las familias deben también realizar un esfuerzo para ser más activas y ayudar así a reducir la gran brecha existente entre lo que necesita moverse la infancia y lo que realmente se mueve. Si la situación es preocupante para la infancia en general, las niñas son un colectivo especialmente vulnerable, con menor práctica de actividad física que los niños y más dificultades para alcanzar los niveles deseables (y saludables) de movimiento. Sí, la infancia se está deteniendo. Les estamos dejando sin tiempos ni espacios para moverse." ["post_title"]=> string(79) "Una infancia sedentaria: los niños y las niñas ya no se mueven como deberían" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "una-infancia-sedentaria-los-ninos-y-las-ninas-ya-no-se-mueven-como-deberian" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-03-28 12:42:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-03-28 17:42:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=90813" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18491 (24) { ["ID"]=> int(90729) ["post_author"]=> string(2) "37" ["post_date"]=> string(19) "2023-03-25 00:38:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-03-25 05:38:29" ["post_content"]=> string(3957) "La vida fértil de la mujer disminuye con el paso del tiempo. Las mujeres nacen con un determinado número de óvulos cuya eficacia de generar un embarazo va disminuyendo con la edad. Teniendo en cuenta esta realidad biológica ¿Cúal es la mejor edad para quedar embarazada? Para responder esta pregunta debemos tener en cuenta distintos puntos de vista. En primer lugar cuál edad es óptima para la mujer; cuál es la edad óptima para el desarrollo del embarazo y sus posibles complicaciones y, por último, cuál es la edad óptima desde el punto de vista de la salud reproductiva. Te podría interesar: Autismo, TDAH, dislexia… La importancia de diagnosticar los trastornos del aprendizaje (ruizhealytimes.com) Atendiendo al primer punto, evidentemente, será la edad en que la mujer haya adquirido la suficiente madurez, tanto personal como laboral, para afrontar la experiencia de tener un hijo (con las consecuencias que ello supone). Con respecto al segundo punto, la edad ideal desde el punto de vista estrictamente obstétrico, es entre los 20 y los 30 años, edad en la que el organismo está preparado para asumir la sobrecarga metabólica y cardiovascular que un embarazo supone para afrontarlo con los menores riesgos posibles. Por debajo de los 20 años el organismo materno aún está adquiriendo madurez biológica y, por tanto, embarazos por debajo de esta edad se asocian con mayor riesgo de morbimortalidad materna y neonatal (como consecuencias de trastornos hipertensivos, mayor tasa de prematuridad y crecimiento intrauterino retardado). Por encima de los 40 años existe una mayor dificultad de asumir la sobrecarga metabólica que supone un embarazo y por tanto existe mayor riesgo de complicaciones, sin olvidar que aumenta en esta edad la incidencia de trastornos cromosómicos. Con respecto al momento óptimo de fertilidad de una mujer, éste se sitúa a los 20 años, decreciendo paulatinamente la tasa de fecundidad propia a partir de este momento, con un primer escalón de descenso de fertilidad a los 35 años y otro más importante a partir de los 40 años. Te podría interesar: Opiáceos, un medicamento natural o sintético que puede causar adicción (ruizhealytimes.com) En resumen, teniendo en cuenta todos los puntos de vista, debemos recomendar evitar el embarazo por debajo de los 20 años (educación sexual adecuada a los adolescentes para afrontar las relaciones sexuales con responsabilidad) y, en caso de deseo de retrasar el momento de embarazo por encima de los 30 años, recurrir a la crioconservación de ovocitos, para conservar la tasa de fertilidad con el paso de los años y poder dedicarse a adquirir la madurez personal y profesional deseada. Las circunstancias sociales hacen que cada vez más mujeres decidan retrasar la maternidad por encima de los 40. Nosotros, como profesinales, no desaconsejamos el embarazo, pero si nos gusta informar a nuestras pacientes de que hay una clase de situaciones con las que se puede encontrar. En EGOM disponemos de una Unidad de Alto Riesgo Obstétrico con todos los medios técnicos y humanos, para que todas aquellas mujeres que deciden tener hijos a partir de cierta edad, tengan todas las garantías de que el embarazo pueda desarrollarse correctamente.

Egom

" ["post_title"]=> string(50) "¿Cuál es la edad óptima para quedar embarazada?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(45) "cual-es-la-edad-optima-para-quedar-embarazada" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-03-25 00:40:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-03-25 05:40:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=90729" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18463 (24) { ["ID"]=> int(90813) ["post_author"]=> string(3) "202" ["post_date"]=> string(19) "2023-03-28 12:42:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-03-28 17:42:04" ["post_content"]=> string(6883) " Profesora Contratada Doctora en el área de Didáctica de la Expresión Corporal, Universidade da Coruña Assistant lecturer, Universidade da Coruña Profesora Ayudante Doctora, Universidade da Coruña Associate professor, Universidade da Coruña Cuando imaginamos el día a día durante la infancia solemos pensar en carreras, gritos y juegos, en una vitalidad y dinamismo que los adultos recordamos con cierta nostalgia. En los patios escolares, en los parques, en las calles, niños y niñas en movimiento, reticentes a estarse quietos o volver a casa… Sin embargo, hace tiempo que las alarmas se han encendido. Esta imagen idealizada de la infancia parece no corresponderse con la realidad diaria que viven nuestros hijos e hijas. Las calles y plazas de pueblos y ciudades nos gritan a través de su silencio y los investigadores nos advierten de un descenso del tiempo de juego y movimiento, de horas y horas frente a pantallas diversas, de jornadas escolares interminables porque permanecen sentados en el pupitre. ¿Se está desdibujando ese espacio infantil? ¿Impide la escuela que los niños y niñas se muevan lo que necesitan? Para responder a estas preguntas, hemos medido la actividad física cotidiana de 126 escolares de 10 años (aproximadamente el mismo número de niños y niñas) de cuatro escuelas de Educación Primaria de la ciudad de A Coruña. Para ello, los participantes llevaron una pulsera de actividad (un acelerómetro) que registró sus pasos durante una semana completa.

¿Cuánta actividad física necesitan?

Para tener una referencia de cuánta actividad física deben realizar en estas edades se ha recurrido a las recomendaciones de las agencias internacionales de salud y a los expertos en evaluación objetiva de la actividad física cotidiana en edades tempranas. Aunque en algunos casos se ofrecen umbrales distintos para niños y niñas, se acepta la cifra de 13 000 pasos como el número mínimo a realizar diariamente. Según nuestros resultados, los niños monitorizados quedan lejos de alcanzar los pasos recomendados y, por lo tanto, no se mueven lo suficiente para desarrollarse de forma sana y equilibrada. La media de pasos semanales está próxima a los 9 000, casi 4 000 pasos por debajo de los mínimos recomendados.

La escuela, ¿una ayuda o un problema?

Para valorar el papel de la jornada escolar sobre la actividad de la infancia se compara la actividad física realizada durante los días de clase (de lunes a viernes) con los fines de semana (sábados y domingos). Los resultados favorecen a los días de clase, con una media de 9 600 pasos frente a menos de 7 000 durante los fines de semana. La imagen idílica de una infancia jugando libre y plena de actividad durante los fines de semana choca frontalmente con los modelos urbanos actuales y con los hábitos y disponibilidad de los adultos. En estas edades, el tiempo de ocio de los más pequeños depende casi exclusivamente de la disponibilidad de los adultos. El resultado son fines de semana con una actividad muy reducida, casi la mitad de lo recomendado para estas edades. ¿Qué hace la infancia durante este tiempo? Shutterstock Sergey Novikov

Shutterstock Sergey Novikov

¿Ayuda la asignatura de Educación Física?

Los días que tienen la asignatura de Educación Física se incrementa de forma significativa el número de pasos (1 300 pasos más), llegando a una media de más de 10 700, frente a los algo menos de 9 400 pasos los días de clase sin Educación Física. Aunque el objetivo principal de la materia de Educación Física no es aumentar directamente los niveles de actividad física del alumnado, sin duda ayuda a hacer más activos los días del alumnado.

¿Hay diferencias entre niños y niñas?

La práctica de actividad física es uno de los ámbitos donde existe una brecha de género a favor de los hombres en casi cualquier etapa vital. La diferencia también se mantiene en la infancia: los datos de este estudio indican que, tomando como referencia los siete días de la semana, los niños dan 2 100 pasos más que las niñas. Esta diferencia asciende hasta los 2 400 pasos los días de clase. Solo durante los fines de semana, cuando la actividad física está más condicionada por los ritmos familiares, esta diferencia no es significativa y se reduce a 900 pasos menos para las niñas.

Una infancia inmóvil

La escuela tiene que mejorar sus dinámicas para favorecer el juego y el movimiento de su alumnado para contribuir en mayor medida a alcanzar los niveles saludables de actividad física. A pesar de ello, acudir a clase y adaptarse a las rutinas escolares implica más actividad física que un fin de semana de tiempo libre: las familias deben también realizar un esfuerzo para ser más activas y ayudar así a reducir la gran brecha existente entre lo que necesita moverse la infancia y lo que realmente se mueve. Si la situación es preocupante para la infancia en general, las niñas son un colectivo especialmente vulnerable, con menor práctica de actividad física que los niños y más dificultades para alcanzar los niveles deseables (y saludables) de movimiento. Sí, la infancia se está deteniendo. Les estamos dejando sin tiempos ni espacios para moverse." ["post_title"]=> string(79) "Una infancia sedentaria: los niños y las niñas ya no se mueven como deberían" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(75) "una-infancia-sedentaria-los-ninos-y-las-ninas-ya-no-se-mueven-como-deberian" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-03-28 12:42:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-03-28 17:42:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=90813" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(24) ["max_num_pages"]=> float(12) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e11bf54d2f75d4eda58e8fac24b80341" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Una infancia sedentaria: los niños y las niñas ya no se mueven como deberían

Una infancia sedentaria: los niños y las niñas ya no se mueven como deberían

Lara Varela Garrote Profesora Contratada Doctora en el área de Didáctica de la Expresión Corporal, Universidade da Coruña Luisa Losada Puente Assistant...

marzo 28, 2023
¿Cuál es la edad óptima para quedar embarazada?

¿Cuál es la edad óptima para quedar embarazada?

La vida fértil de la mujer disminuye con el paso del tiempo. Las mujeres nacen con un determinado número de óvulos cuya...

marzo 25, 2023




Más de categoría
El problema de la sumisión química y las agresiones sexuales

El problema de la sumisión química y las agresiones sexuales

Según datos del Instituto Nacional de Toxicología de los últimos cinco años, en una de cada tres agresiones sexuales en...

marzo 28, 2023
Combinar medicamentos con cafeína

¿Es bueno mezclar medicamentos con cafeína?

El consumo constante de cafeína puede ocasionar una dependencia a esta y más si se consume con algún medicamento....

marzo 28, 2023
Una infancia sedentaria: los niños y las niñas ya no se mueven como deberían

Una infancia sedentaria: los niños y las niñas ya no se mueven como deberían

Lara Varela Garrote Profesora Contratada Doctora en el área de Didáctica de la Expresión Corporal, Universidade da Coruña Luisa...

marzo 28, 2023
Golpe de calor

Golpes de calor: ¿qué son y cómo afectan al cuerpo?

Con la llegada de la primavera llega el aumento de las temperaturas y los golpes de calor, de los...

marzo 28, 2023