¿Y el derecho de piso?

EL DERECHO DE PISO es un cobro que realizan las bandas del crimen organizado que gobiernan México. Es una modalidad de extorsión por medio de la cual se exige al extorsionado el pago de una cantidad periódica...

20 de noviembre, 2020

EL DERECHO DE PISO es un cobro que realizan las bandas del crimen organizado que gobiernan México. Es una modalidad de extorsión por medio de la cual se exige al extorsionado el pago de una cantidad periódica de dinero a cambio de no ser víctima de delitos violentos tales como daño a sus propiedades,  ser asesinado o lesionado.

El insumo de ese negocio es una amenaza creíble que crea en el amenazado la percepción de estar en peligro inminente y a merced del extorsionador sin posibilidad alguna de defensa eficaz por parte de las fuerzas del Estado Mexicano. Aunque la Constitución Mexicana en ninguna parte garantiza seguridad, protección policial eficaz, prevención efectiva del delito, erradicación de la violencia y de la  impunidad,  son obligaciones implícitas del Estado cuya función  es cumplir y hacer cumplir la ley.

Se sabe que el cobro generalizado de DERECHO DE PISO por la delincuencia organizada,  tiene un impacto sustancial sobre la economía mexicana.

¿Qué hace el gobierno mexicano para contrarrestarlo y ponerle fin?

ABSOLUTAMENTE NADA.

Se supone que una de las principales obligaciones del gobierno federal, estatal o municipal es GARANTIZAR LA SEGURIDAD de la ciudadanía.




Se supone que todos tienen el derecho humano de vivir sin miedo, sin violencia, con libertad, con seguridad y demás condiciones indispensables para la vida diaria.

PERO ESO NO EXISTE EN MÉXICO.

En España la ETA cobraba DERECHO DE PISO a muchos empresarios, aunque nunca en la forma generalizada e imparable que ese delito tiene en el México actual. Existe una diferencia cuyo precedente deberían poner en marcha los mexicanos afectados por la extorsión impune de la que son víctimas indefensas en ausencia de cualquier vestigio de “Estado de derecho”.

Los empresarios y contribuyentes españoles, hartos de la ineficacia del Estado Español para ponerle fin a la extorsión al mayoreo que realizaba ETA,  discurrieron la idea de lo que se llamó IMPUESTO TERRORISTA. En pocas palabras,  las víctimas españolas de la extorsión que ahora se conoce como DERECHO DE PISO,  le informaron al fisco español que iban a deducir de los impuestos que les correspondería pagar, las cantidades de dinero que tuvieran que pagarle a ETA y otros grupos terroristas. Al Fisco Español no le gustó nada la idea, porque a todos los gobiernos les gusta cobrar como si fueran ellos los acreedores de los gobernados, a cambio de absolutamente nada.

Lo mismo sucede ahora en México donde un inepto corrupto y cínico como Alfonso Durazo,  tiene los tamaños para despedirse durante una mañanera ¡afirmándose satisfecho por sus  logros como secretario de seguridad pública federal! Si los  sonorenses lo convierten en su gobernador, van a disfrutar la misma seguridad pública que la que ha gozado todo el país desde la llegada del actual gobierno federal.

Los grupos empresariales que comprenden millares de pequeñas y medianas empresas,  deberían organizarse y DEDUCIR DEL PAGO DE SUS IMPUESTOS EL FAMOSO DERECHO DE PISO.

Como en México no existe tal cosa como la división de poderes,  lo más seguro es que Arturo Zaldívar y Lelo de Larrea atrajera los amparos promovidos por los contribuyentes que DEDUJERAN EL DERECHO DE PISO CONTRA SUS IMPUESTOS. Pero esas mismas víctimas de la delincuencia organizada, podrían acudir a instancias internacionales para pegarle a los parásitos presupuestívoros en lo único que les duele y les importa: EN LOS BOLSILLOS.

En una demanda de amparo, bastaría ofrecer como prueba los montos que supuestamente gasta el gobierno en seguridad pública SIN DAR RESULTADO  POSITIVO ALGUNO  contra la prueba de los altísimos costos que implica para las víctimas de extorsión pagar el DERECHO DE PISO.

¿Qué derecho podría alegar el Estado para exigir el pago de impuestos SIN QUE LE DEDUZCAN LOS PAGOS DE DERECHO DE PISO HECHOS A LA DELINCUENCIA ORGANIZADA? Yo sostengo que ningún gobierno puede cobrar por incumplir sus obligaciones básicas mínimas.

Se trata aquí de una sencilla operación de aritmética. Si alguien paga por la extorsión de DERECHO DE PISO 10 mil pesos mensuales o cualquier otra cantidad, tendría derecho a deducir 120 MIL PESOS de su declaración anual de IMPUESTO SOBRE LA RENTA o la cantidad que estuviera pagando a los extorsionadores.

Los contribuyentes tienen derecho a que se les deduzcan LOS PAGOS POR EXTORSIÓN  porque disminuyen sus  utilidades hasta hacer sus empresas incosteables. La obligación de pagar impuestos NO ES UNILATERAL;  el Estado no puede  cobrar por NO HACER NADA. El Estado está obligado a cambio del pago de los impuestos  a proporcionar todos los servicios públicos básicos, incluyendo desde luego LA SEGURIDAD, LA PROTECCION EFECTIVA Y LA PREVENCION DEL  DELITO. En México el gobierno NO CUMPLE con esa obligación.

¿Y aún así habría que pagarle por una seguridad que no brinda, por no proteger, no prevenir ni evitar el delito ni acabar con la impunidad?

YO CREO QUE NO.  Yo creo que “las aportaciones para la causa criminal” denominadas DERECHO DE PISO, deben ser cien 100% deducibles de impuestos.

A ningún gobierno le preocupan las marchas ni los plantones. A lo que le tienen pavor es a que los ciudadanos se organicen y logren que jueces federales los amparen PARA QUE EL DERECHO DE PISO SEA CIENTO  POR CIENTO DEDUCIBLE DE IMPUESTOS.

Basta con hacer un ejercicio de lógica elemental sustentado con una exposición aritmética sensata para que un juez de amparo declare que EL DERECHO DE PISO ES DEDUCIBLE DE IMPUESTOS EN SU TOTALIDAD. Ese día México comenzará a ver la disminución de la delincuencia que hoy reina soberana desde Mérida hasta Ensenada, como si nada.

Días vendrán.

[email protected]

Comentarios
object(WP_Query)#18175 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58152) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-04-2021" ["before"]=> string(10) "07-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58152) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-04-2021" ["before"]=> string(10) "07-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18138 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18154 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18166 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-04-2021" ["before"]=> string(10) "07-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (58152) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18067 (24) { ["ID"]=> int(64723) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-30 08:46:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-30 13:46:51" ["post_content"]=> string(6521) "El espectáculo de las campañas políticas previas a la elección del próximo 6 de junio es deplorable.  Que alguien les explique a los miles de candidatos que demoler los cimientos de la democracia puede resultar demasiado caro para las generaciones futuras… aunque reconozco mi ingenuidad al suponer que podría importarles.   No suelo escribir sobre política porque hay extraordinarios especialistas que saben más y mejor del tema; sin embargo, hoy interrumpo el hilo de mis temáticas habituales, movido por una profunda preocupación.  Como ciudadano, mucho más que entusiasmado con la fiesta democrática que debíamos celebrar el próximo domingo 6 de junio, estoy confundido e impactado ante el desarrollo y rumbo que toman las campañas, tanto federales como locales.  Si nuestra clase política se corresponde con el nivel del debate, propuesta y discusión mostrada hasta ahora, sin importar quien gane, de una cosa estoy seguro: el país está en peligro.   De cara a las elecciones del próximo junio, el escenario se percibe tan turbio, tan revuelto y tan confuso que no alcanzo discernir con claridad si de verdad está en riesgo la democracia  y la institucionalidad del país ante la amenaza inminente del regreso a un régimen autoritario, como asegura la oposición o si, por el contrario, lo que está en riesgo es la posibilidad de malograr la transformación nacional hacia un país próspero y sin corrupción como asegura el partido en el poder.  En gran medida no sabemos con certeza nada de lo anterior porque de nada de esto se habla en las campañas. Pensemos en el nivel Federal: no sabemos qué proyectos de ley piensan apoyar los de un bando u otro, no queda claro hasta dónde están dispuestos a llegar, qué instituciones respetan y cuáles no o qué clase de México tienen en la cabeza cuando aseguran encarnar la “transformación” o cuando afirman que buscan salvarnos de dicha “transformación”.  Más allá de frases y eslóganes huecos que prometen cambio, seguridad, “estar mejor” y generalidades por el estilo, promesas que la mayor parte de las veces ni siquiera depende de ellos, no hay nada más. Las campañas políticas se parecen cada vez más a un concurso de artistas aficionados en busca de followers y cada vez menos a una contienda de ideas donde se busca contrastar visiones diferentes de nación para que el votante pueda decidir.  No sé si está en riesgo la democracia, pero lo que sin duda está riesgo es la integridad, la inteligencia, la ética, el sentido común y la vergüenza. Candidatos que salen de ataúdes, bailes en los semáforos, videos con celebridades, candidato a gobernador que recrea con su esposa a Di Caprio en Titanic, drones pidiendo el voto, fotos comparándose con Obama… anuncios y promocionales en medios y redes sociales vacíos por completo de contenido, donde lo más que se puede discernir de ellos son “ideas” tan básicas como: “Está con madre ser de Monterrey”, “Yo soy progresista”,  “Todo va a estar mejor… ponte nuevo… ponte león… ponte puro Nuevo León” o “El profe trae el cambio”.  El país, sumergido aún en la pandemia, cruza el umbral de la que podría ser la peor crisis económica, social e institucional de las últimas décadas, y me deja atónito que a ninguno de los miles y miles de candidatos que buscan alguno de los más de 21 000 puestos de elección popular en disputa parezca importarles en lo absoluto.  El espectáculo abominable de las campañas políticas, de desinformación, de mentira, de encono, de resentimiento, de banalización, vulgarización, trivialización y frivolidad y de abierta y descarnada lucha por el poder, por el poder en sí, sin importar los medios, francamente aterra y alarma.  Quizá lo que más me asusta del tema es que, desde mi perspectiva, es mucho lo que está en juego, tanto para la democracia en sí como para el proyecto de país que habrá de desplegarse cuando menos la próxima década, mientras que la calidad de la contienda, de la propuesta y de los candidatos no se corresponde con el momento histórico.  Y también, hay que decirlo, como electores dejamos mucho que desear al evitar la exigencia de propuestas inteligentes y realizables y hacerles el juego celebrándoles el tono y el supuesto “ingenio”, como si las campañas políticas fueran parte de un festival de improvisación y comedia en busca de “talento” amateur, en vez de lo que deberían ser: la herramienta principal para exponer ideas, propuestas serias y proyectos de nación.  Tanto quienes son candidatos, como quienes participamos como electores, tenemos que ser conscientes de que de un ejercicio democrático tan limitado, muy poco puede salir. El futuro se articula a partir de la acumulación de pequeñas y grandes acciones. Con cada jornada como la del próximo 6 de junio se construye una nación. De lo que ocurra en pocas semanas tendremos, cada quien en su nivel, un grado de responsabilidad.   Dentro de unos años, cuando se manifieste en la vida de los ciudadanos lo que inevitablemente se manifestará, ante la pobreza a priori del material humano y político en contienda, no nos digamos sorprendidos. La democracia se construye ladrillo a ladrillo y no parece que de los 21 000 que vamos a poner este junio, haya demasiada calidad y consistencia.     Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(48) "El lamentable espectáculo de las campañas 2021" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "el-lamentable-espectaculo-de-las-campanas-2021" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-30 11:10:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-30 16:10:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64723" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18056 (24) { ["ID"]=> int(64887) ["post_author"]=> string(2) "78" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-04 13:31:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-04 18:31:45" ["post_content"]=> string(2789) "Tres grandes disputas ilustran la encrucijada en que se encuentra el mundo al iniciar el tercer decenio del siglo 21, de la solución que se encuentre para cada una de ellas surgirá el equilibrio geopolítico que dominará el siglo que vivimos. En 1989 la humanidad pensó que la primera disputa se había resuelto en favor de la democracia como forma de gobierno. Una vez que EEUU abandonara la defensa de la democracia en los años de presidencia de Donald Trump, el período 2016-2020 propició que regímenes autoritarios florecieran en el mundo encabezados por el éxito económico de China, el país más representativo de esta forma de gobierno. Al iniciar 2021, regímenes autoritarios florecen en el mundo, México es un ejemplo de ello.  Aprovechando la desigualdad económica producto de economías con mercados oligopólicos, la segunda disputa enfrenta a quienes creen que el mercado debe ser quien asigne recursos en una sociedad y quienes están convencidos que el Estado debe controlar dicha asignación cuestionando al sistema capitalista que dominó el ambiente económico durante la segunda mitad del siglo 20 y primeros años del 21. Encabezada por países como China y Rusia, esta disputa determinará si el siglo 21 es uno donde la innovación e individualismo prevalecen, u otro donde el resurgimiento de empresas monopólicas estatales restringe la libertad individual y la innovación que solo puede darse en economías con libertad de emprendimiento.  Magnificada por la crisis sanitaria y económica del Covid-19 y la disponibilidad mundial de vacunas para eliminarla, la tercera disputa se da entre defensores de la globalización o de la soberanía nacional para responder a los problemas que afrontará la humanidad en el resto de este siglo: crisis ambiental, desigualdad económica y crisis de salud Es difícil prever el resultado final de estas disputas.  De lo que no cabe duda es que en nuestro país, como en muchos otros, la discusión y análisis de sus posibles soluciones determinará si reanudamos el difícil sendero de libertad individual, justicia social y democracia que desde el año 1997 iniciamos. Hoy, más que nunca, es necesario que sea la razón y no la emoción la que domine el proceso electoral que pronto enfrentaremos. Solo así podremos garantizar que al final de este 6 de junio México será un país mejor.  ¿Podremos hacerlo? Hasta este día todo indica que no será así.      " ["post_title"]=> string(25) "Las tres grandes disputas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-tres-grandes-disputas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-04 13:31:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-04 18:31:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64887" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18067 (24) { ["ID"]=> int(64723) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-30 08:46:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-30 13:46:51" ["post_content"]=> string(6521) "El espectáculo de las campañas políticas previas a la elección del próximo 6 de junio es deplorable.  Que alguien les explique a los miles de candidatos que demoler los cimientos de la democracia puede resultar demasiado caro para las generaciones futuras… aunque reconozco mi ingenuidad al suponer que podría importarles.   No suelo escribir sobre política porque hay extraordinarios especialistas que saben más y mejor del tema; sin embargo, hoy interrumpo el hilo de mis temáticas habituales, movido por una profunda preocupación.  Como ciudadano, mucho más que entusiasmado con la fiesta democrática que debíamos celebrar el próximo domingo 6 de junio, estoy confundido e impactado ante el desarrollo y rumbo que toman las campañas, tanto federales como locales.  Si nuestra clase política se corresponde con el nivel del debate, propuesta y discusión mostrada hasta ahora, sin importar quien gane, de una cosa estoy seguro: el país está en peligro.   De cara a las elecciones del próximo junio, el escenario se percibe tan turbio, tan revuelto y tan confuso que no alcanzo discernir con claridad si de verdad está en riesgo la democracia  y la institucionalidad del país ante la amenaza inminente del regreso a un régimen autoritario, como asegura la oposición o si, por el contrario, lo que está en riesgo es la posibilidad de malograr la transformación nacional hacia un país próspero y sin corrupción como asegura el partido en el poder.  En gran medida no sabemos con certeza nada de lo anterior porque de nada de esto se habla en las campañas. Pensemos en el nivel Federal: no sabemos qué proyectos de ley piensan apoyar los de un bando u otro, no queda claro hasta dónde están dispuestos a llegar, qué instituciones respetan y cuáles no o qué clase de México tienen en la cabeza cuando aseguran encarnar la “transformación” o cuando afirman que buscan salvarnos de dicha “transformación”.  Más allá de frases y eslóganes huecos que prometen cambio, seguridad, “estar mejor” y generalidades por el estilo, promesas que la mayor parte de las veces ni siquiera depende de ellos, no hay nada más. Las campañas políticas se parecen cada vez más a un concurso de artistas aficionados en busca de followers y cada vez menos a una contienda de ideas donde se busca contrastar visiones diferentes de nación para que el votante pueda decidir.  No sé si está en riesgo la democracia, pero lo que sin duda está riesgo es la integridad, la inteligencia, la ética, el sentido común y la vergüenza. Candidatos que salen de ataúdes, bailes en los semáforos, videos con celebridades, candidato a gobernador que recrea con su esposa a Di Caprio en Titanic, drones pidiendo el voto, fotos comparándose con Obama… anuncios y promocionales en medios y redes sociales vacíos por completo de contenido, donde lo más que se puede discernir de ellos son “ideas” tan básicas como: “Está con madre ser de Monterrey”, “Yo soy progresista”,  “Todo va a estar mejor… ponte nuevo… ponte león… ponte puro Nuevo León” o “El profe trae el cambio”.  El país, sumergido aún en la pandemia, cruza el umbral de la que podría ser la peor crisis económica, social e institucional de las últimas décadas, y me deja atónito que a ninguno de los miles y miles de candidatos que buscan alguno de los más de 21 000 puestos de elección popular en disputa parezca importarles en lo absoluto.  El espectáculo abominable de las campañas políticas, de desinformación, de mentira, de encono, de resentimiento, de banalización, vulgarización, trivialización y frivolidad y de abierta y descarnada lucha por el poder, por el poder en sí, sin importar los medios, francamente aterra y alarma.  Quizá lo que más me asusta del tema es que, desde mi perspectiva, es mucho lo que está en juego, tanto para la democracia en sí como para el proyecto de país que habrá de desplegarse cuando menos la próxima década, mientras que la calidad de la contienda, de la propuesta y de los candidatos no se corresponde con el momento histórico.  Y también, hay que decirlo, como electores dejamos mucho que desear al evitar la exigencia de propuestas inteligentes y realizables y hacerles el juego celebrándoles el tono y el supuesto “ingenio”, como si las campañas políticas fueran parte de un festival de improvisación y comedia en busca de “talento” amateur, en vez de lo que deberían ser: la herramienta principal para exponer ideas, propuestas serias y proyectos de nación.  Tanto quienes son candidatos, como quienes participamos como electores, tenemos que ser conscientes de que de un ejercicio democrático tan limitado, muy poco puede salir. El futuro se articula a partir de la acumulación de pequeñas y grandes acciones. Con cada jornada como la del próximo 6 de junio se construye una nación. De lo que ocurra en pocas semanas tendremos, cada quien en su nivel, un grado de responsabilidad.   Dentro de unos años, cuando se manifieste en la vida de los ciudadanos lo que inevitablemente se manifestará, ante la pobreza a priori del material humano y político en contienda, no nos digamos sorprendidos. La democracia se construye ladrillo a ladrillo y no parece que de los 21 000 que vamos a poner este junio, haya demasiada calidad y consistencia.     Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(48) "El lamentable espectáculo de las campañas 2021" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "el-lamentable-espectaculo-de-las-campanas-2021" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-30 11:10:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-30 16:10:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64723" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(32) ["max_num_pages"]=> float(16) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "56fb041a7f5aabb6c67a9f6bda1b5db4" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El lamentable espectáculo de las campañas 2021

El espectáculo de las campañas políticas previas a la elección del próximo 6 de junio es deplorable.  Que alguien les explique a...

abril 30, 2021

Las tres grandes disputas

Tres grandes disputas ilustran la encrucijada en que se encuentra el mundo al iniciar el tercer decenio del siglo 21, de la...

mayo 4, 2021




Más de categoría
Colapsó la corrupción en la Línea Dorada - Eduardo Ruiz-Healy En Fórmula

Colapsó la corrupción en la Línea Dorada - Eduardo Ruiz-Healy En Fórmula

Con este accidente nos dimos cuenta de que además de la estructura hecha de cemento, también colapsó la corrupción,...

mayo 6, 2021

Mi pesar… tu pesar… nuestro pesar

Mi corazón, como el tuyo, se encuentra desesperado. No hay ni para dónde voltear porque la desgracia, la tragedia...

mayo 6, 2021

¿Quién es Florencia Serranía Soto?

Después de la catástrofe de los vagones de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, que...

mayo 6, 2021

La austeridad mal entendida deja 23 muertos. Las trampas de la 4T

La política de austeridad generalizada puede provocar situaciones de negligencia criminal en materia de salud, transporte y seguridad, tal...

mayo 6, 2021