VER CON LOS OJOS DEL CORAZÓN

“El 13 de agosto de 1521, heroicamente defendido por Cuauhtémoc, cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortés. No fue triunfo ni derrota; fue el doloroso nacimiento del pueblo mestizo, que es el México de hoy”.

24 de septiembre, 2021

No todos los mexicanos pueden darse una vuelta por Tlaltelolco para leer la placa cuyo texto inicia estas líneas, pero lo que sí podemos todos los mexicanos es leerla desde donde estemos, y comprender su significado con el corazón en la mano.

¿De verdad los españoles nada más trajeron la viruela?

¿De verdad la llamada Conquista de México fue un fracaso?

¿Y  el Colegio Nacional?

¿Y el exilio republicano acogido por Cárdenas? 

Para poder tener un mínimo de congruencia, el actual gobierno, que quiere ser recordado como LA CUARTA TRANSFORMACIÓN, debería comenzar por derogar las disposiciones legales que establecen que el idioma CASTELLANO es la lengua oficial del Estado Mexicano.

La que todavía se conoce como LA PLAZA DE LAS TRES CULTURAS, tendría que  cambiar de nombre y llamarse en lo sucesivo LA PLAZA DE LAS MASACRES 1521-1968…

La plaza en la que se encuentran desterrados Izcoatl y Ahuizotl al norte de la ciudad de México, debe dejar de llamarse PLAZA DEL MESTIZAJE, y renombrarse PLAZA DE LAS VIOLACIONES.

NO PODRÍA BASTAR que el presidente López Obrador espere pacientemente a que el rey de España se disculpe con México por las atrocidades cometidas por sus tropas durante la invasión de México en 1521.

Si lo afirmado por el presidente López Obrador sobre la Conquista de México es cierto,  estaría  obligado a  demandar y denunciar al Estado Español por los crímenes de genocidio, guerra de agresión, adquisición violenta de territorios y crímenes de lesa humanidad QUE NO PRESCRIBEN.

La candidata presidencial Claudia Sheinbaum Yoselevitz podría secundar las acciones judiciales contra el Estado Español, procediendo contra el Estado Italiano por los crímenes cometidos por Cristóbal Colón.

La estatua ecuestre del genocida monarca español  CARLOS IV, debe ser fundida y vaciar su bronce para la estatua ecuestre del General Felipe Ángeles y que así  engalane el lugar principal DEL MEJOR AEROPUERTO DE TODO EL MUNDO EN SANTA LUCÍA. 

NO BASTA remover su monumento del Paseo de la Reforma; hay que enjuiciarlo haciendo valer que los crímenes de lesa humanidad NO PRESCRIBEN.

Si hemos de ser congruentes, ¡hay que derogar las disposiciones legales que establecen al idioma CASTELLANO como la lengua oficial del Estado Mexicano!

El presidente López Obrador debe decretar que antes que termine su sexenio solamente puedan hablarse en México las lenguas originarias. López Obrador debe convocar a un gran consejo de pueblos  originarios, para que con base en el artículo 2º de la Constitución Federal, decidan cuál debe ser en adelante la lengua oficial del Estado bajo el cual debamos organizarnos.

López Obrador debe convocar un congreso constituyente indígena, para que nos rijamos por usos, costumbres y demás normas originarias de esta tierra.

Incluso debe decidirse si  la capital del país debe seguir siendo México-Tenochtitlan o Azcapotzalco, Tlaltelolco, Xochimilco, Chichen Itzá, Raramuri, Aztlán o la sede que los originarios elijan.

También tendrían que poder elegir a los gobernantes que sustituyan al actual gobierno criollo y mestizo, decidiendo si la autóctona Doctora Sheinbaum Yoselevitz Pardo Cemo debe ser la próxima líder indígena de una vez o a partir del 2024.

LA ÚNICA FORMA DE HACERLES JUSTICIA A LOS PUEBLOS ORIGINARIOS, ES QUE VOLVAMOS AL ORIGEN; EN LAS NORMAS, LAS COSTUMBRES, LA CULTURA,  LAS LEYES QUE NOS RIJAN.

¿TODO ESTO LE PARECE ABSURDO?

A mí también.

Yo no soy español ni tarahumara aunque mis raíces estén en Chihuahua; SOY MEXICANO; Guadalupano,  mestizo, mezcla de bronce y barro.

MÉXICO NO SE  PUEDE TRANSFORMAR A PARTIR DEL ODIO Y EL RESENTIMIENTO; DE LA ENVIDIA Y EL RENCOR.

Yo prefiero que los mexicanos leamos con los ojos del corazón el mensaje de esa placa que permanece en la PLAZA DE LAS TRES CULTURAS velando por nuestra patria, orgullosa de nuestro pasado y confiada en nuestro porvenir.

Somos hijos de la cultura originaria, de la que vino del otro lado del mar, y de su encuentro generador de la RAZA CÓSMICA descrita por José Vasconcelos en su libro del mismo nombre PUBLICADO EN MADRID, ESPAÑA en 1925.

 

Yo prefiero creer que el 13 de agosto de 1521, no fuimos derrotados sino que dimos a luz una raza nueva cuya voz nos habla desde el lema universitario que acaba de cumplir ciento diez años. 

¡POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU!

¡VIVA MÉXICO!  ¡VIVA ESPAÑA! 

PATRIAS HERMANAS.

    ______________________________

Stahringen am Bodensee

Baden Wurttemberg, Alemania

Otoño de 2021.

Dedicado en homenaje a mis hijos.

Comentarios
object(WP_Query)#17414 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70815) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2021" ["before"]=> string(10) "07-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70815) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2021" ["before"]=> string(10) "07-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17415 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17408 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17405 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-11-2021" ["before"]=> string(10) "07-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70815) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17418 (24) { ["ID"]=> int(72956) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-26 12:08:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-26 17:08:04" ["post_content"]=> string(9719) "Mientras los contextos a los que pertenecemos estructuran y moldean nuestra vida, al mismo tiempo cada uno los interpretamos de una forma tan particular que ni siquiera dos hermanos gemelos experimentan la existencia de forma idéntica.  El desarrollo gradual de la empatía está estrechamente relacionado con los contextos que moldean nuestra experiencia de existir. Un contexto es un conjunto de elementos, instituciones o circunstancias interrelacionadas que funcionan sistemáticamente y que solo a partir de observarlo completo es posible comprender los patrones y características que mueven, articulan y transforman dicho sistema.   Desde que nacemos estamos insertos en infinidad de ellos. Unos son más amplios y complejos, y, aunque influyentes sin duda, menos determinantes de nuestra personalidad o de la forma de entender nuestra existencia, como la nacionalidad, el idioma o la cultura.  Algunos otros son más simples y constreñidos, pero también más profundos e influyentes en nuestra manera de ver y entender el mundo, y por lo tanto mucho más determinantes en nuestra manera de actuar y relacionarnos con los demás y el entorno. Pertenecemos a una familia, vivimos en una zona geográfica específica, formamos parte de un estrato socioeconómico, vamos a ciertas escuelas, nos relacionamos con cierto tipo de personas y un largo etcétera.   Cada uno de esos contextos, tanto los más generales como los más íntimos, aparecieron en nuestra vida sin pedirlos, desde el propio nacimiento y resultan tan estructurales de nuestra personalidad y nos particularizan y configuran de tal modo nuestra experiencia de vida que, a menos que hagamos un esfuerzo por observarlos y entenderlos, nos resultan invisibles. Lo paradójico es que, mientras los contextos a los que pertenecemos estructuran y moldean nuestra vida de un modo en apariencia más o menos determinista, al mismo tiempo cada uno, desde una individualidad única, los interpretamos de una forma tan particular y los traducimos en comportamientos tan personales, que ni siquiera dos hermanos gemelos, aun compartiendo contextos de nacimiento e información genética, experimentan la existencia –y son experimentados por sus pares– de forma idéntica, obteniendo, a lo largo de su devenir en la vida resultados distintos.  Mientras que ideologías como el marxismo le dan un enorme peso a la realidad material para determinar el curso de la historia, otras, como el existencialismo, le atribuyen un enorme peso al libre albedrío individual; la paradoja señalada en el párrafo anterior deja entrever una especie de tensión dinámica entre la realidad material y la subjetividad individual para determinar la forma en que habrá de interactuar con el mundo y las expectativas que tendrá de su existencia. Lo cierto es que, debido a la individualidad subjetiva de cada uno en interacción continua con la realidad material, nadie experimenta la misma combinación y en la misma proporción de cada uno de los contextos que habita. Y por eso entre individuos que habitan el mismo contexto pueden existir diferencias monumentales, como las ideológicas y políticas, que pueden llevar incluso a guerras civiles, donde luchan individuos que comparten infinidad de contextos, pero que los interpretan y experimentan de formas radicalmente distintas. Sin un desarrollo apropiado y funcional de la empatía estas diferencias tienden a polarizarse cada vez más.  Pero no solo los contextos influyen en nosotros, sino que también nosotros influimos en ellos, por eso no estamos condenados a que “las cosas sean como son” sin que podamos transformarlas. Es verdad que las estructuras y contextos materiales son tremendamente sólidos, pero no son inamovibles. Si conseguimos entender esta dinámica de interacción y cambio en los sistemas, tanto materiales como subjetivos podremos acelerar y reconducir las tendencias reconfigurando valores e ideologías, promoviendo la aceptación, la comunicación asertiva, la cooperación y el consenso. Pensemos en un ejemplo: si las corrientes dominantes de la política de un país están de acuerdo que la democracia es el valor superior del sistema político nacional, entonces, tanto derechas como izquierdas, tanto neoliberales como socialdemócratas tendrían, si estuvieran dispuestos a negociar y ceder parte de sus agendas, una meta común. Y este escenario no es una mera ingenuidad, pues existe una entidad como la Unión Europea que, con todas sus limitaciones y desacuerdos, ha conseguido construir un espacio común e integrado entre participantes muy diversos, muchos de ellos históricamente en conflicto entre sí (apenas en 1940 las tropas alemanas invadieron Francia).   Es por ello que dejar parcialmente de lado las diferencias y centrarse en lo que nos une, en lo que tenemos en común, en las metas compartidas será siempre el modo más eficaz de conseguir una transformación constructiva y una colaboración eficaz. Los tiempos de revoluciones armadas y de pretender demoler el mundo existente para construir uno nuevo han quedado atrás, en especial por su inoperancia.  Un poderoso ejemplo de que esta vía funciona lo vivimos durante los primeros meses de la pandemia por covid-19. El que en menos de un año hayamos sido capaces de desarrollar una batería de vacunas aceptablemente eficaces y haya sido posible la fabricación, distribución y aplicación masiva y global –con todo y los errores, limitaciones, inequidades y vicios en el proceso– no tiene precedentes en la historia humana. Nuevamente se trata de un fenómeno que sólo fue posible a través del acuerdo y la cooperación entre laboratorios y gobiernos antagónicos. Esta es una muestra de que la empatía consciente es posible, de que, cuando lo que nos une es una meta en común lo suficientemente fuerte y deseable para todas las partes, somos capaces de poner de lado –así sea temporalmente– las diferencias que nos han separado durante siglos.  La voluntad no lo es todo, pero es un potente combustible cuando se une con un propósito común que se encara con transparencia, equidad y perseverancia. Sin embargo, para manifestar las condiciones que hagan posible este escenario de cooperación futuro se requiere inevitablemente de replantearnos nuevas jerarquías de valor que podamos aceptar colectivamente y sobre las que podamos pactar. El movimiento posmoderno se centró en demoler –aunque solo fuera en el discurso– toda jerarquía de valor: ninguna idea es más valiosa que otra ni ninguna cultura está por encima de las demás. En aras de un multiculturalismo bien intencionado, se buscó, al mismo tiempo que erradicar todas las metanarrativas, imponer la igualdad como valor supremo y universal (idea que es, en sí misma, una metanarrativa).  Si bien la intención era loable, el resultado ha sido catastrófico: la aceptación acrítica de que toda idea, toda costumbre y manera de entender el mundo es igualmente válida nos ha puesto en un callejón sin salida. Desde esta comprensión anarquía, democracia y tiranía son equivalentes y desde este marco teórico no hay forma de determinar cuál es ética y moralmente superior. Y en su grado máximo de delirio, propicia que el individuo construya su realidad de tal modo que solo acepta como verdadero aquello que comulga con su ideología, con sus prejuicios.  Esa igualdad irreflexiva y forzada, que se planteó en un principio como mecanismo para alcanzar la aceptación mutua, ha conducido a su opuesto: la descalificación automática y la invalidación de todo aquello que no sea mi igual. Por supuesto, desde este lugar donde la verdad del individuo está disociada del resto de los humanos no hay empatía ni cooperación posible.  Esta universalización de un nihilismo que se escuda en la supuesta defensa de la libertad y los derechos súbitamente adquiridos, se mueve en sentido contrario a la colaboración, el consenso, la participación y la empatía. Es tiempo de detenernos a mirar al otro, a escucharlo, a esforzarnos genuinamente por entenderlo, pero escuchar y validar las opiniones del otro no implica igualarlas en valor. Empatizar no significa aceptarlo todo acríticamente. Es tiempo de defender con lealtad y respeto los argumentos fundados para que priven sobre los prejuicios. Son tiempos difíciles, donde no siempre es sencillo separar la paja del trigo y en esa búsqueda de lo valioso y lo verdadero, pero ante el apremio por alcanzar acuerdos y cooperar para la supervivencia común, la genuina empatía es quizá el más valioso de los recursos a nuestro alcance.       Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(55) "La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad" ["post_excerpt"]=> string(104) "Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "la-empatia-como-catalizadora-de-la-autentica-igualdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-26 12:08:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-26 17:08:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72956" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17478 (24) { ["ID"]=> int(72879) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-24 14:18:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-24 19:18:09" ["post_content"]=> string(3339) "La propuesta de Reforma eléctrica pareciera ser la madre de las batallas legislativas del sexenio. Al tratarse de una enmienda constitucional, al oficialismo le faltan unas decenas de votos en la Cámara de Diputados para su aprobación. Estos votos faltantes, en teoría, provendrían de los legisladores del priistas.  El Partido Revolucionario Institucional debe recordar su talante histórico enmarcado en el nacionalismo revolucionario mexicano, emanado de una convulsión social verdadera y profunda, que dio lugar al Estado mexicano moderno regido por la Constitución de 1917. El PRI surge como consecuencia de la primera revolución social del Siglo XX, y para bien y para mal fue constructor  del México de hoy. Y así fue hasta que a Salinas le explotó, por sus enfermizas ambiciones, el país en las manos en aquel fatídico año 1994. Pese a todo lo anterior, por más que el presidente les recuerda la naturaleza se su origen nacionalista y patriótico desde sus conferencias de prensa, giras, o por medio de su Director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz. A los legisladores priistas les gana su nueva (y tristemente real) naturaleza, que es la de servir a intereses privados nacionales y hasta extranjeros, por medio de los tercos dogmas neoliberales que, desde hace larga data, profesan. En virtud de lo anterior, lo más viable es ya no apelar más al glorioso origen del partido tricolor; sus militantes, la mayoría, han ido abandonado el partido, desde la escisión llamada "corriente democrática" en 1987, que devino en el año 88 en el Frente cardenista de reconstrucción nacional y al el año siguiente, el PRD, hasta los abandonos en desbandada más recientes.  El PRI es ya de extrema derecha. Sus militantes no tienen pudor ni siquiera en haberse convertido en un penoso apéndice de su otrora máximo opositor: Acción Nacional. No queda más remedio que, como afirmó explícitamente hace algunos años Porfirio Muñoz Ledo, el fenómeno de la corrupción sea utilizado como instrumento (o arma) político de control vía expedientes a manera de "calambres" a priistas que se envalentonen. No por nada regresó la exsecretaria de Gobernación al Senado, Olga Sánchez Cordero para operar la discusión de dicha Reforma, en parte con información de sobra, la mayoría proveniente de la Unidad de Inteligencia Financiera, que seguro comprometen seriamente a actuales Diputados del PRI en muy delicados asuntos de corrupción.  De esta forma, si no es por medio de la figura ejemplar del presidente Adolfo López Mateos, quien nacionalizó la industria eléctrica, tendrá que ser mediante amagos de judicialización de dichos expedientes. Y por si alguno pensara que este gobierno solo es "mucho ruido y pocas nueces", ahí está Emilito Lozoya, durmiendo en una fría, pequeña y dura celda en el Reclusorio Norte. La Reforma eléctrica, en los términos en los que la envió el ejecutivo al Congreso, será aprobada y publicada en el DOF (Diario Oficial de la Federación) para su posterior implementación.  " ["post_title"]=> string(102) "Reforma eléctrica: más que con López Mateos, al PRI se le debe “convencer” mediante expedientes" ["post_excerpt"]=> string(124) "¿Será mediante la coerción que los legisladores priistas voten a favor de la Reforma eléctrica enviada por el Ejecutivo?" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(91) "reforma-electrica-mas-que-con-lopez-mateos-al-pri-se-le-debe-convencer-mediante-expedientes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-24 14:47:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-24 19:47:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72879" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17418 (24) { ["ID"]=> int(72956) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-26 12:08:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-26 17:08:04" ["post_content"]=> string(9719) "Mientras los contextos a los que pertenecemos estructuran y moldean nuestra vida, al mismo tiempo cada uno los interpretamos de una forma tan particular que ni siquiera dos hermanos gemelos experimentan la existencia de forma idéntica.  El desarrollo gradual de la empatía está estrechamente relacionado con los contextos que moldean nuestra experiencia de existir. Un contexto es un conjunto de elementos, instituciones o circunstancias interrelacionadas que funcionan sistemáticamente y que solo a partir de observarlo completo es posible comprender los patrones y características que mueven, articulan y transforman dicho sistema.   Desde que nacemos estamos insertos en infinidad de ellos. Unos son más amplios y complejos, y, aunque influyentes sin duda, menos determinantes de nuestra personalidad o de la forma de entender nuestra existencia, como la nacionalidad, el idioma o la cultura.  Algunos otros son más simples y constreñidos, pero también más profundos e influyentes en nuestra manera de ver y entender el mundo, y por lo tanto mucho más determinantes en nuestra manera de actuar y relacionarnos con los demás y el entorno. Pertenecemos a una familia, vivimos en una zona geográfica específica, formamos parte de un estrato socioeconómico, vamos a ciertas escuelas, nos relacionamos con cierto tipo de personas y un largo etcétera.   Cada uno de esos contextos, tanto los más generales como los más íntimos, aparecieron en nuestra vida sin pedirlos, desde el propio nacimiento y resultan tan estructurales de nuestra personalidad y nos particularizan y configuran de tal modo nuestra experiencia de vida que, a menos que hagamos un esfuerzo por observarlos y entenderlos, nos resultan invisibles. Lo paradójico es que, mientras los contextos a los que pertenecemos estructuran y moldean nuestra vida de un modo en apariencia más o menos determinista, al mismo tiempo cada uno, desde una individualidad única, los interpretamos de una forma tan particular y los traducimos en comportamientos tan personales, que ni siquiera dos hermanos gemelos, aun compartiendo contextos de nacimiento e información genética, experimentan la existencia –y son experimentados por sus pares– de forma idéntica, obteniendo, a lo largo de su devenir en la vida resultados distintos.  Mientras que ideologías como el marxismo le dan un enorme peso a la realidad material para determinar el curso de la historia, otras, como el existencialismo, le atribuyen un enorme peso al libre albedrío individual; la paradoja señalada en el párrafo anterior deja entrever una especie de tensión dinámica entre la realidad material y la subjetividad individual para determinar la forma en que habrá de interactuar con el mundo y las expectativas que tendrá de su existencia. Lo cierto es que, debido a la individualidad subjetiva de cada uno en interacción continua con la realidad material, nadie experimenta la misma combinación y en la misma proporción de cada uno de los contextos que habita. Y por eso entre individuos que habitan el mismo contexto pueden existir diferencias monumentales, como las ideológicas y políticas, que pueden llevar incluso a guerras civiles, donde luchan individuos que comparten infinidad de contextos, pero que los interpretan y experimentan de formas radicalmente distintas. Sin un desarrollo apropiado y funcional de la empatía estas diferencias tienden a polarizarse cada vez más.  Pero no solo los contextos influyen en nosotros, sino que también nosotros influimos en ellos, por eso no estamos condenados a que “las cosas sean como son” sin que podamos transformarlas. Es verdad que las estructuras y contextos materiales son tremendamente sólidos, pero no son inamovibles. Si conseguimos entender esta dinámica de interacción y cambio en los sistemas, tanto materiales como subjetivos podremos acelerar y reconducir las tendencias reconfigurando valores e ideologías, promoviendo la aceptación, la comunicación asertiva, la cooperación y el consenso. Pensemos en un ejemplo: si las corrientes dominantes de la política de un país están de acuerdo que la democracia es el valor superior del sistema político nacional, entonces, tanto derechas como izquierdas, tanto neoliberales como socialdemócratas tendrían, si estuvieran dispuestos a negociar y ceder parte de sus agendas, una meta común. Y este escenario no es una mera ingenuidad, pues existe una entidad como la Unión Europea que, con todas sus limitaciones y desacuerdos, ha conseguido construir un espacio común e integrado entre participantes muy diversos, muchos de ellos históricamente en conflicto entre sí (apenas en 1940 las tropas alemanas invadieron Francia).   Es por ello que dejar parcialmente de lado las diferencias y centrarse en lo que nos une, en lo que tenemos en común, en las metas compartidas será siempre el modo más eficaz de conseguir una transformación constructiva y una colaboración eficaz. Los tiempos de revoluciones armadas y de pretender demoler el mundo existente para construir uno nuevo han quedado atrás, en especial por su inoperancia.  Un poderoso ejemplo de que esta vía funciona lo vivimos durante los primeros meses de la pandemia por covid-19. El que en menos de un año hayamos sido capaces de desarrollar una batería de vacunas aceptablemente eficaces y haya sido posible la fabricación, distribución y aplicación masiva y global –con todo y los errores, limitaciones, inequidades y vicios en el proceso– no tiene precedentes en la historia humana. Nuevamente se trata de un fenómeno que sólo fue posible a través del acuerdo y la cooperación entre laboratorios y gobiernos antagónicos. Esta es una muestra de que la empatía consciente es posible, de que, cuando lo que nos une es una meta en común lo suficientemente fuerte y deseable para todas las partes, somos capaces de poner de lado –así sea temporalmente– las diferencias que nos han separado durante siglos.  La voluntad no lo es todo, pero es un potente combustible cuando se une con un propósito común que se encara con transparencia, equidad y perseverancia. Sin embargo, para manifestar las condiciones que hagan posible este escenario de cooperación futuro se requiere inevitablemente de replantearnos nuevas jerarquías de valor que podamos aceptar colectivamente y sobre las que podamos pactar. El movimiento posmoderno se centró en demoler –aunque solo fuera en el discurso– toda jerarquía de valor: ninguna idea es más valiosa que otra ni ninguna cultura está por encima de las demás. En aras de un multiculturalismo bien intencionado, se buscó, al mismo tiempo que erradicar todas las metanarrativas, imponer la igualdad como valor supremo y universal (idea que es, en sí misma, una metanarrativa).  Si bien la intención era loable, el resultado ha sido catastrófico: la aceptación acrítica de que toda idea, toda costumbre y manera de entender el mundo es igualmente válida nos ha puesto en un callejón sin salida. Desde esta comprensión anarquía, democracia y tiranía son equivalentes y desde este marco teórico no hay forma de determinar cuál es ética y moralmente superior. Y en su grado máximo de delirio, propicia que el individuo construya su realidad de tal modo que solo acepta como verdadero aquello que comulga con su ideología, con sus prejuicios.  Esa igualdad irreflexiva y forzada, que se planteó en un principio como mecanismo para alcanzar la aceptación mutua, ha conducido a su opuesto: la descalificación automática y la invalidación de todo aquello que no sea mi igual. Por supuesto, desde este lugar donde la verdad del individuo está disociada del resto de los humanos no hay empatía ni cooperación posible.  Esta universalización de un nihilismo que se escuda en la supuesta defensa de la libertad y los derechos súbitamente adquiridos, se mueve en sentido contrario a la colaboración, el consenso, la participación y la empatía. Es tiempo de detenernos a mirar al otro, a escucharlo, a esforzarnos genuinamente por entenderlo, pero escuchar y validar las opiniones del otro no implica igualarlas en valor. Empatizar no significa aceptarlo todo acríticamente. Es tiempo de defender con lealtad y respeto los argumentos fundados para que priven sobre los prejuicios. Son tiempos difíciles, donde no siempre es sencillo separar la paja del trigo y en esa búsqueda de lo valioso y lo verdadero, pero ante el apremio por alcanzar acuerdos y cooperar para la supervivencia común, la genuina empatía es quizá el más valioso de los recursos a nuestro alcance.       Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(55) "La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad" ["post_excerpt"]=> string(104) "Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "la-empatia-como-catalizadora-de-la-autentica-igualdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-26 12:08:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-26 17:08:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72956" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "0c1cac53c9a6437e271b072a3cde9be0" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La empatía como catalizadora de la auténtica igualdad

Sin una empatía consciente y eficaz, el entendimiento entre humanos está condenado a la imposibilidad.

noviembre 26, 2021

Reforma eléctrica: más que con López Mateos, al PRI se le debe “convencer” mediante expedientes

¿Será mediante la coerción que los legisladores priistas voten a favor de la Reforma eléctrica enviada por el Ejecutivo?

noviembre 24, 2021




Más de categoría
LA DENSA TRAMITOLOGÍA PARA HACER LAS OBRAS EN MÉXICO

LA DENSA TRAMITOLOGÍA PARA HACER LAS OBRAS EN MÉXICO

Llevar a cabo un desarrollo inmobiliario o una modesta obra de ampliación en México, trae consigo un proceso de...

diciembre 7, 2021
¿El triunvirato?

¿El triunvirato?

Si hay algo que le molesta al presidente de la República son los juicios de amparo y las suspensiones...

diciembre 6, 2021
AMLO quiere eliminar al INAI, pero no es necesario: la SCJN le puede hacer el trabajo de ocultar cualquier información incómoda

AMLO quiere eliminar al INAI, pero no es necesario: la SCJN le puede hacer el trabajo de ocultar cualquier información incómoda

El gobierno federal ha encontrado en la “seguridad nacional” el pretexto ideal para ocultar información de interés público. Con...

diciembre 6, 2021

Alimentación y libertad en menores de edad

¿Cuál es el límite para restringir o limitar el acceso a ciertos bienes reales o aparentes debido a los...

diciembre 3, 2021