¿Qué ocasiona la polarización?

Mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio.

6 de septiembre, 2022 ¿Qué ocasiona la polarización?

¿Por qué estamos tan profundamente enemistados, divididos? ¿Qué ocasionó el desarrollo de sectas irreconciliables? Este síntoma, ¿augura crisis política y social, como en los años que condujeron a guerras civiles y entre naciones? ¿Vamos al precipicio? Tal vez la pregunta inicial sea, ¿qué ocasionó nuestra polarización? El fenómeno no es privativo de México. En mayor o menor grado la mayoría de los países padecen un profundo enfrentamiento entre sus ciudadanos. Se nos dice que vivimos una era de irracionalidad, que las personas son movidas por sus sentimientos, que las razones pasan a segundo plano.

Los descubrimientos hechos por las neurociencias nos muestran que nuestras reacciones químicas neuronales son las que determinan nuestros estados de ánimo y voluntad. Y, en consecuencia, somos rehenes de nuestra bioquímica. Entonces, ¿qué tan libres somos para elegir o la biología nos determina? Está de regreso una antiquísima polémica. Pero quizá esta discusión no sea relevante para entender las abismales diferencias que nos separan y confrontan. Si el hombre antes y ahora ha sido el mismo, cabe inquirir, ¿por qué ahora regresa la animosidad? Si los sentimientos han primado, ¿por qué hoy polarizan?

Tal vez lo que ha cambiado y también ha ocurrido en otras épocas en las que ha aflorado la división, es el ambiente socioeconómico y político. Tal vez las condiciones sociales fracturaron la capacidad de las personas para estabilizar sus reacciones químicas y biopsicosociales (homeostasis) ante los cambios abruptos y permanentes de su entorno y expliquen la respuesta de intolerancia virulenta ante aquello que percibe diferente y una amenaza a su estatus. Ezra Klein escribió en The New York Times que el espíritu identitario se activa cuando se amenaza el estatus de las personas. Y esto causa su radicalización.

De acuerdo con los estudios neurocientíficos, la identidad de las personas la determina la posición, su papel y reconocimiento que tiene en la comunidad (Will Storr). A ello se le conoce como estatus. Los mismos trabajos establecen que los humanos dedicamos esfuerzos denodados para mantener la posición social, incluso al grado de incurrir en actos temerarios que atentan contra la salud o la vida, y disruptivos que pueden ocasionar grandes y graves daños sociales. ¿Qué nos empuja, nos incita, a esta lucha temeraria por mantener el estatus, el reconocimiento social? ¿Qué peligros acechan a nuestra posición en la sociedad que ha alterado permanentemente nuestro equilibrio químico?

La hipótesis principal que explica el malestar de nuestro tiempo es la inconmensurable desigualdad. La avalan los estudios históricos comparados. La desigualdad no se limita a la abismal riqueza que separa a unos de otros sino a dos factores genéricos: inseguridad y precariedad. Inseguridad y precariedad laboral por empleos inestables y mal pagados. Inseguridad y precariedad por servicios de salud y de educación que perpetúan la desigualdad, pues además de su calidad ínfima no son universales. Inseguridad y precariedad de los sistemas de pensiones e invalidez, mal financiados que condenan a la pobreza. Inseguridad y precariedad personal y patrimonial por una estructura legal que privilegia a quien tiene poder y el colapso del sistema judicial.

¿Por qué prima la inseguridad que destruye nuestro estatus y nivel de vida, al grado de que amplios grupos sociales se ven como enemigos irreconciliables, al punto de llevarlos a un enfrentamiento mortal? Buena parte de la respuesta se debe al desmantelamiento de los sistemas públicos de bienestar, que se les llama peyorativamente paternalismo. En mayor o menor medida igualaban las condiciones de arranque y de vida de las personas. Brindaban una seguridad mínima para evitar el miedo y la angustia ante poderes sociales y privados avasallantes, de modo que se permitía cierto equilibrio social y emocional. Tal paradigma fue sustituido por la ideología individualista. Así que las personas debieron hacerse cargo de sus vidas y de su entorno, aun cuando sus condiciones de poder asimétricos impidieran modificar su situación.

Se nos ha dicho hasta el cansancio que le echemos ganas, que el esfuerzo será compensado, que el mérito es la llave del éxito. No obstante, el trabajo esforzado y el mérito no han servido para conservar el estatus. Ha habido una degradación continua de las condiciones y niveles de vida y de salud de los ciudadanos. La meritocracia ha fallado. Decenas de universitarios encuentran, si tienen suerte, trabajos muy exigentes y mal remunerados. Ya no se diga de las condiciones laborales de quienes trabajan en oficios, en la agricultura y en los servicios. Y ni hablar de quienes se refugian en la economía informal.

Michael Sandel, profesor de la Universidad de Harvard, quien dedicó una obra monumental al estudio de la meritocracia, La tiranía del mérito, desmantela estos mitos. Dice que al centro de las políticas públicas deben estar las personas y se debe evitar la humillación (causa del malestar social) a consecuencia de sus diferentes habilidades, toda vez que dependen del azar, de la genética, o de la suerte de nacer en una familia acomodada y de las aptitudes heredadas. Al final del día el mérito depende de factores que trascienden el ámbito personal. El trabajo de este filósofo cobró relevancia a raíz de la pandemia. De pronto el mundo reconoce la importancia de las personas que realizan los trabajos esenciales, aquellos que permiten que los alimentos lleguen a nuestra mesa, como los que cultivan los campos o los transportan.

¿Por qué debe ganar más un futbolista que refinó el control de la pelota, que quien perfeccionó la técnica del cultivo… de fresas? En el fondo, está devuelta la también antigua polémica entre el trabajo manual y el trabajo intelectual. Son asuntos sensibles y trascendentes cuya discusión debe ser creativa para que, sin desincentivar la invención ni el esfuerzo, mejore las condiciones de remuneración y de vida de las personas que laboran en campos de “baja productividad”. Tampoco se trata de igualar a todos, cuestión por demás absurda. El quid es recrear condiciones básicas de seguridad que permitan que cada quien reafirme y asegure su estatus para cerrar la brecha que ocasiona la polarización, fruto de la segmentación que da cabida al sectarismo y discurso de odio.

En consecuencia, mientras no se modifiquen las condiciones de vida de las personas habrá combustible para propalar el discurso de odio. Asimismo, se requiere de un programa político valiente, cuyo objetivo sea cambiar las condiciones económicas para lograr una sociedad menos desigual. Ello requiere de la invención de un relato que cautive los sentimientos y conduzca las emociones de las personas para construir y también modificar las estructuras que nos han polarizado.

Comentarios


object(WP_Query)#18011 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82987) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2022" ["before"]=> string(10) "05-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82987) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2022" ["before"]=> string(10) "05-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18015 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18013 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18014 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-11-2022" ["before"]=> string(10) "05-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-05 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82987) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(85538) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 10:34:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:34:50" ["post_content"]=> string(6519) "Los asuntos políticos al interior de las universidades en México siempre han sido polémicos y generan muchas inquietudes y preguntas; de por sí, todo sistema que entra en una fase de transición genera incertidumbre. ¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos? ¿Bajo qué características reconstruir la dinámica cultural y política de estas instituciones?  Superando las distintas acepciones que pueda tener el concepto democratización, en el caso de las universidades públicas ésta debe ser pensada como un proceso integral, donde además de ampliar la base comunitaria para participar en la toma de decisiones mediante el voto o para integrar los órganos colegiados de dirección de forma más representativa, sea planeada como la posibilidad de generar acciones más concretas para la integración de sectores vulnerables a sus aulas y una mayor inclusión de los grupos sociales que componen una región específica o el país en general.  Espacios de traslado y universitarios seguros para mujeres en particular, programas específicos de licenciatura para atención a la comunidad silente e invidente, posibilidades de integración a programas para estudiantes adultos y de la tercera edad, programas bilingües para alumnos de grupos étnicos, así como revisión de las implicaciones financieras para los estudiantes, sin olvidar la construcción de espacios para la libre discusión de las ideas científicas, políticas e incluso del ámbito espiritual, serían en estos tiempos aspectos mínimos a involucrar en los procesos de democratización de las universidades públicas.  Actualmente democratización e inclusión tienden a ser sustantivos que se corresponden en el universo simbólico de la educación superior.  Limitar la democracia universitaria al parlamentarismo sería limitar de nuevo la posibilidad de recuperar el liderazgo social de las instituciones públicas de educación superior.  En esencia, dos son las líneas de trabajo a recuperar en las discusiones sobre la democratización de las instituciones públicas de educación superior: el problema de la participación de la comunidad en la toma de decisiones, y  el problema de la democratización del acceso, lo cual aplica para los costos de ingreso como para los programas internos que permitan que los estudiantes potenciales que forman parte de grupos vulnerables se queden y se integren posteriormente al mercado laboral. La primera de las líneas de trabajo presupone la existencia de un modelo elitista de toma de decisiones y de configuración de las instancias de dirección, tanto de las instancias personales como de los órganos colegiados. Este modelo autocrático sería del cual habría que partir para transitar hacia un modelo de participación más amplio.  La segunda de estas vertientes de trabajo, por otra parte, presupone que los sistemas de ingreso (colegiaturas y exámenes incluidos) los programas y planes de estudio, las estrategias didácticas, los mecanismos de evaluación del desempeño estudiantil y los criterios académicos y administrativos para lograr egresar, entre otros factores, se volvieron elitistas o clasistas, lo que escapa de lo puramente académico y lo coloca en el terreno de lo ideológico.  Es decir, son antidemocráticas en tanto excluyen o marginan a estudiantes a partir de no visibilizar realidades específicas de sectores sociales y estudiantiles particulares. Y sí, la reglamentación académica y los modelos de trabajo no están adecuados del todo a las condiciones de alumnos que tengan algún impedimento para el pleno desarrollo de la motricidad o sentidos.  Y adicionalmente, esta última línea de trabajo está correlacionada a su vez con dos aspectos que son ineludibles: los lineamientos de los organismos internacionales para asegurar la calidad de la educación superior y el problema del eternamente insuficiente recurso destinado a la investigación y a las cuestiones operativas de estas instituciones.  Si durante un tiempo la reconfiguración jurídica de la vida universitaria nacional promovió modelos autocráticos en la toma de decisiones y anuló la posibilidad de un voto universal, símbolo fundamental de la democracia participativa en las diferentes instituciones, hoy esto puede pasar a segundo término, porque lo importante no es de donde transitamos, sino hacia dónde, es decir, cual es el modelo democrático que se busca: el de la democracia como inclusión social o el de la democracia como ampliación del universo de personas que tomarán decisiones, y aunque se priorice uno, en realidad no debieran de ser excluyentes y en la democratización de estas instituciones debiéramos ir por “todas las canicas”.   En la discusión subyace un aspecto que tal vez no haya sido suficientemente abordado: el tema de lo generacional. Las características y el contexto social del estudiante actual ha cambiado, los niveles de interés en los asuntos públicos, su formas, niveles y espacios de interacción social, su formación para desarrollar su interés para participar en la toma de decisiones colectivas es asunto que le compete a la universidad pública, en tanto que el desarrollo que estos organismos educativos dan no solo es científico, sino social y cultural. Seriamente golpeada por la pandemia, por la nueva realidad mediática y por la inseguridad que se vive, la salud emocional del joven estudiante puede ser atendida a partir de modelos socioculturales donde la universidad jugaría un papel importante si se amplían los espacios para la interacción y participación.  Las condiciones internas, como el interés del gremio académico de reconfigurar las formas de participación están dadas; sin embargo, la dimensión de la democratización como inclusión social requiere de la participación de otros sectores, como el político y la revisión de lo presupuestal, que, creo, es el punto más débil de la red de factores involucrados. " ["post_title"]=> string(41) "Universidades Públicas: democratización" ["post_excerpt"]=> string(142) "¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "universidades-publicas-democratizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 10:34:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:34:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85538" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17990 (24) { ["ID"]=> int(85569) ["post_author"]=> string(3) "148" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 13:06:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 18:06:45" ["post_content"]=> string(9003) "Se excluye a los niños, principalmente a las niñas; se excluye a los discapacitados, sea cual fuera su condición; se excluye a los migrantes sin dinero; a los pobres; a los indígenas, principalmente a la mujer indígena; se excluye a las mujeres simplemente por ser mujeres; se excluye a la gente grande, a los de la tercera edad; se excluye a los que prestan servicios básicos, como recolectores de basura, vendedores no formales, enfermeras, maestros, personal de mantenimiento, los viene-viene, policías de a pie o se seguridad, a los empacadores… Se excluye a la gente que está en la categoría de no consumista por que sus circunstancias no se lo permiten en un mundo donde las reglas las marca el mercado y todo tiene un valor monetario, listo para ser comprado; hasta el ser humano se subasta al mejor postor, pero no como subasta que aumenta el precio, sino se refiere al trabajo menor pagado, o casi no pagado, pero que ante la necesidad, siempre habrá alguien que necesite hasta ese ínfimo salario para medio sobrevivir: el mundo de la subasta invertida, de la esclavitud amparada por los estándares laborales que los fijan las propias empresas a su modo. Dice Galeano, este mundo, que ofrece el banquete a todos y cierra la puerta en las narices de tantos es, al mismo tiempo, igualador y desigual: igualador en las ideas y en las costumbres que impone, y desigual en las oportunidades que brinda. La publicidad manda consumir y la economía lo prohíbe. Las órdenes de consumo, obligatorias para todos, pero imposibles para la mayoría, se traducen en invitaciones al delito. Las páginas policiales de los diarios enseñan más sobre las contradicciones de nuestro tiempo que las páginas de información política y económica (Galeano en Bloghemia, nov 13, 2021).  La igualación, que nos uniformiza y nos emboba no se puede medir, dice Galeano. No hay computadora capaz de registrar los crímenes cotidianos que la industria de la cultura de masas comete contra el arcoíris humano y el humano derecho a la identidad. Pero sus demoledores progresos rompen los ojos. El tiempo se va vaciando de historia y el espacio ya no reconoce la asombrosa diversidad de sus partes. A través de los medios masivos de comunicación, los dueños del mundo nos comunican la obligación que todos tenemos de contemplarnos en un espejo único, que refleja los valores de la cultura de consumo (Galeano, en Bloghemia nov 13, 2021).  Se excluye a los viejos, por su edad, la percepción de su desgaste físico/biológico natural se considera como algo negativo. La sociedad del consumo y la productividad deja fuera a mucha gente, a los enfermos y a los viejos, inservibles, poco útiles. No hay seguro, no hay pensión, no hay servicios para ellos, no hay seguridad. Se excluye a los que no los ha alcanzado los “derechos universales” porque no tienen con qué pagarlos; a los que perdieron el derecho a comer bien, a tener un sistema de higiene mínimo de agua potable, suelo, techo, de diversión, de acceso a la recreación, aun gratis, porque por su condición son separados o se les prohíbe el acceso. La diversidad es visible, es enseñada, es reconocida, pero no significa que se acepte y se trabaje a su favor. La pobreza excluye naturalmente porque así conviene al sistema capitalista, el mundo que combate a la pobreza es el mismo que perpetúa la necesidad de los pobres: los que esclaviza para tener mano de obra barata y sin pensamiento crítico que los concientice a revelarse y entender su situación de explotados. No se les otorgan oportunidades, porque éstas les daría un margen de pensamiento más allá de lo que necesitan saber, obedecer y agradecer un salario de supervivencia, pero al fin, tener un salario significa no ser un mendigo. Como diría Bauman, respecto a la ética del trabajo, se esperaba que cuanto más se degradara la vida de esos desocupados, cuanto más profundamente cayeran en la indigencia, más tentadora o, al menos, menos insoportable les parecería la suerte de los trabajadores pobres, los que habían vendido su fuerza de trabajo a cambio de los más miserables salarios (Bauman en Bloghemia. Sep 12, 2022). A mayor necesidad, los estándares de salarios son más bajos.  Pero, ¿quién pone los estándares de salario? Los mismos empresarios/capitalistas que se acomodan a su situación (esto sin referencia al salario mínimo) sin importar el talento o las habilidades y hasta el conocimiento, se excluye porque así lo marca la norma, y crece la esclavitud por estándar. Como diría Galeano: “es una trampa más de la sociedad del consumo, los habitantes de las sociedades modernas -que piden créditos para sobrevivir o vivir – padecen la esclavitud por las deudas, ahora, nadie es, si no es digno de crédito. Ahora debo, luego soy” (Galeano, ser como soy, 1992). Y crece la informalidad, donde se disfraza la diversidad y se prefiere no ser. Y crece el narcotráfico, donde dentro de su crimen organizado está la más perfecta jerarquía de clases humanas respecto a la utilidad. Lo humano es una cosa, tiene precio y hay varios precios, depende su diversidad. La diferencia se hace evidente. La educación excluye, pero enseña la diversidad, una paradoja del mundo moderno. Enseña un programa homogéneo, único, a una sociedad diversa, en un país con tantas realidades diferentes, los diferentes contextos no son tomados en cuenta. Un currículo adaptado no es la realidad en aulas con más de 40 alumnos, ni de escuelas multigrado, ni aún en escuelas particulares, en los que “los diferentes”  (diversidad) son puntos rojos, brillantemente destacados del resto, cuando algún alumno con discapacidad es incluido, donde el maestro no está capacitado para atenderlo, es burla de sus compañeros, o si es un alumno becado, que no está a la altura del estatus de consumo de sus otros compañeros, o simplemente las escuelas particulares con sus colegiaturas exorbitantes, son el llamado de una sociedad excluyente con programas inclusivos. ¿Y los migrantes, los desplazados, las mujeres, las mujeres indígenas? Se les sigue negando el derecho a ser, se les sigue condenando a la negación de su identidad diferente, se les prohíbe vivir a su modo y manera. Pero se disfraza el discurso de la igualdad en las ideologías y políticas públicas que solo quieren ganar votantes. Las mujeres pobres, excluidas de los excluidos, pero necesarias, útiles al sistema. “La maquinaria de la igualación compulsiva actúa contra la más linda energía del género humano, que se reconoce en sus diferencias y desde ellas se vincula. Lo mejor que el mundo tiene está en los muchos mundos que el mundo contiene, las distintas músicas de la vida, sus dolores y colores: las mil y una maneras de vivir y decir, creer y crear, comer, trabajar, bailar, jugar, amar, sufrir y celebrar, que hemos ido descubriendo a lo largo de miles y miles de años” (Galeano, 1998). La igualdad que admite la diversidad, pero no la acepta; un concepto confuso, así debe ser, solo a ser usado cuando la utilidad de la situación económica/política lo requiera. Con definición ambigua, sin generalizaciones, sin aplicación, así es el discurso de la igualdad y la diversidad.   Referencias: Galeano E. (2021) La dictadura de la sociedad de consumo, publicado en Bloghemia, nov. 13, 2021. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2021/11/la-dictadura-de-la-sociedad-de-consumo.html    °1998, Patas arriba, la escuela del mundo al revés. Siglo XXI editores. Bauman S (2022) Fabrica de prisioneros y hospitales, publicado en Bloghemia, sep.14, 2022. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2022/09/fabricas-prisiones-hospitales-y.html    Bauman S. (2022) La función de los pobres en la actualidad, publicado en Bloghemia, Oct 24, 2022. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2022/10/la-funcion-de-los-pobres-en-la.html" ["post_title"]=> string(61) "La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también" ["post_excerpt"]=> string(169) "Se excluye justificando diversas “razones” que se vuelven “sinrazones”, producto de creencias, charlatanerías, ideologías, radicalismos, modelos económicos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "la-exclusion-empobrece-a-la-sociedad-la-diversidad-tambien" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 13:06:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 18:06:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85569" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(85538) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 10:34:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:34:50" ["post_content"]=> string(6519) "Los asuntos políticos al interior de las universidades en México siempre han sido polémicos y generan muchas inquietudes y preguntas; de por sí, todo sistema que entra en una fase de transición genera incertidumbre. ¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos? ¿Bajo qué características reconstruir la dinámica cultural y política de estas instituciones?  Superando las distintas acepciones que pueda tener el concepto democratización, en el caso de las universidades públicas ésta debe ser pensada como un proceso integral, donde además de ampliar la base comunitaria para participar en la toma de decisiones mediante el voto o para integrar los órganos colegiados de dirección de forma más representativa, sea planeada como la posibilidad de generar acciones más concretas para la integración de sectores vulnerables a sus aulas y una mayor inclusión de los grupos sociales que componen una región específica o el país en general.  Espacios de traslado y universitarios seguros para mujeres en particular, programas específicos de licenciatura para atención a la comunidad silente e invidente, posibilidades de integración a programas para estudiantes adultos y de la tercera edad, programas bilingües para alumnos de grupos étnicos, así como revisión de las implicaciones financieras para los estudiantes, sin olvidar la construcción de espacios para la libre discusión de las ideas científicas, políticas e incluso del ámbito espiritual, serían en estos tiempos aspectos mínimos a involucrar en los procesos de democratización de las universidades públicas.  Actualmente democratización e inclusión tienden a ser sustantivos que se corresponden en el universo simbólico de la educación superior.  Limitar la democracia universitaria al parlamentarismo sería limitar de nuevo la posibilidad de recuperar el liderazgo social de las instituciones públicas de educación superior.  En esencia, dos son las líneas de trabajo a recuperar en las discusiones sobre la democratización de las instituciones públicas de educación superior: el problema de la participación de la comunidad en la toma de decisiones, y  el problema de la democratización del acceso, lo cual aplica para los costos de ingreso como para los programas internos que permitan que los estudiantes potenciales que forman parte de grupos vulnerables se queden y se integren posteriormente al mercado laboral. La primera de las líneas de trabajo presupone la existencia de un modelo elitista de toma de decisiones y de configuración de las instancias de dirección, tanto de las instancias personales como de los órganos colegiados. Este modelo autocrático sería del cual habría que partir para transitar hacia un modelo de participación más amplio.  La segunda de estas vertientes de trabajo, por otra parte, presupone que los sistemas de ingreso (colegiaturas y exámenes incluidos) los programas y planes de estudio, las estrategias didácticas, los mecanismos de evaluación del desempeño estudiantil y los criterios académicos y administrativos para lograr egresar, entre otros factores, se volvieron elitistas o clasistas, lo que escapa de lo puramente académico y lo coloca en el terreno de lo ideológico.  Es decir, son antidemocráticas en tanto excluyen o marginan a estudiantes a partir de no visibilizar realidades específicas de sectores sociales y estudiantiles particulares. Y sí, la reglamentación académica y los modelos de trabajo no están adecuados del todo a las condiciones de alumnos que tengan algún impedimento para el pleno desarrollo de la motricidad o sentidos.  Y adicionalmente, esta última línea de trabajo está correlacionada a su vez con dos aspectos que son ineludibles: los lineamientos de los organismos internacionales para asegurar la calidad de la educación superior y el problema del eternamente insuficiente recurso destinado a la investigación y a las cuestiones operativas de estas instituciones.  Si durante un tiempo la reconfiguración jurídica de la vida universitaria nacional promovió modelos autocráticos en la toma de decisiones y anuló la posibilidad de un voto universal, símbolo fundamental de la democracia participativa en las diferentes instituciones, hoy esto puede pasar a segundo término, porque lo importante no es de donde transitamos, sino hacia dónde, es decir, cual es el modelo democrático que se busca: el de la democracia como inclusión social o el de la democracia como ampliación del universo de personas que tomarán decisiones, y aunque se priorice uno, en realidad no debieran de ser excluyentes y en la democratización de estas instituciones debiéramos ir por “todas las canicas”.   En la discusión subyace un aspecto que tal vez no haya sido suficientemente abordado: el tema de lo generacional. Las características y el contexto social del estudiante actual ha cambiado, los niveles de interés en los asuntos públicos, su formas, niveles y espacios de interacción social, su formación para desarrollar su interés para participar en la toma de decisiones colectivas es asunto que le compete a la universidad pública, en tanto que el desarrollo que estos organismos educativos dan no solo es científico, sino social y cultural. Seriamente golpeada por la pandemia, por la nueva realidad mediática y por la inseguridad que se vive, la salud emocional del joven estudiante puede ser atendida a partir de modelos socioculturales donde la universidad jugaría un papel importante si se amplían los espacios para la interacción y participación.  Las condiciones internas, como el interés del gremio académico de reconfigurar las formas de participación están dadas; sin embargo, la dimensión de la democratización como inclusión social requiere de la participación de otros sectores, como el político y la revisión de lo presupuestal, que, creo, es el punto más débil de la red de factores involucrados. " ["post_title"]=> string(41) "Universidades Públicas: democratización" ["post_excerpt"]=> string(142) "¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "universidades-publicas-democratizacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 10:34:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 15:34:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85538" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b0b5a4c79e8e45bd7343697accb8a68d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Universidades Públicas: democratización

¿Qué significa democratizar a las instituciones públicas de educación superior? ¿Por qué es necesario impulsar procesos democráticos?

noviembre 10, 2022
La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también

La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también

Se excluye justificando diversas “razones” que se vuelven “sinrazones”, producto de creencias, charlatanerías, ideologías, radicalismos, modelos económicos.

noviembre 10, 2022




Más de categoría
La Verdad revelada: paradigma Tradicional

La Verdad revelada: paradigma Tradicional

El pensamiento tradicional concibe la realidad de manera disciplinada, normativa y doctrinal. Basta con cumplir la ley terrestre y...

diciembre 2, 2022

Los riesgos de la egocracia

Los populismos se caracterizan en gran parte por debilitar las democracias y las instituciones que las sustentan. 

diciembre 2, 2022

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022