Por qué importa la democracia liberal

Hay un gran enojo y malestar popular que se alimenta de la incertidumbre económica.

8 de noviembre, 2022

Hay un evidente desencanto con la democracia liberal: ésta ha fallado y no ha resuelto los problemas fundamentales de las personas comunes. La democracia liberal ha estado vigente, al menos en las formas, durante el llamado periodo económico neoliberal, que ha concentrado el poder y la riqueza en muy pocas manos y ha generado la mayor desigualdad conocida en nuestros tiempos. 

Las elites que han ostentado el poder en los últimos 40 años se han valido de las instituciones y las reglas del juego democrático para acrecentar sus privilegios: un grupo minoritario capturó al Estado para su beneficio y se ha servido con la cuchara grande. En este periodo se han limitado o eliminado muchos de los bienes públicos, como la salud, la educación, la seguridad social, etc.

He ahí la causa del descontento popular. He ahí la causa de la desafección con la democracia liberal. La gente común no sabe qué significa esa entelequia ni para qué sirve. Ergo, hablar de democracia carece de sentido. Lo que la gente sabe es que esforzarse y trabajar hasta la exhaustividad no sirve para obtener un salario suficiente para comer, no digamos para vivir decorosamente. La gente sabe que no tiene acceso a agua potable, a transporte digno, y que la vivienda propia es una fantasía. La gente sabe que la educación de calidad no está al alcance de ella ni de sus hijos. La gente sabe que acceder a los servicios de salud es una pesadilla por su saturación, falta de medicamentos y materiales de curación. La gente sabe que jubilarse es ir a la miseria…

Hay un gran enojo y malestar popular. Este enojo y malestar es alimentado por la incertidumbre: hoy tienes trabajo, mañana quién sabe; hoy comes, mañana tal vez no… La revolución tecnológica en curso viene a precarizar más el trabajo y a incrementar la inseguridad. Hay miedo por perder lo poco que se tiene y caer en la desgracia. El miedo es una reacción instintiva de un animal acorralado, y deriva en agresión, en gran enojo y malestar: se activa su instinto de supervivencia para salvarse de la amenaza. Y la amenaza es el sistema de privilegios. Estamos ante los potentes motores del populismo. Es un fenómeno universal del cual se sirven personajes de todo el espectro ideológico y político, que ofrecen seguridad al volver a un pasado idílico. Por ello son tan potentes las ideas de Dios, Patria y Familia; ser grande otra vez; mandar al diablo a las instituciones… Es lo que las elites no entienden.

El resultado de la incomprensión del porqué el apego de la gente común con los líderes carismáticos provoca que las elites políticas e intelectuales arremetan contra los liderazgos populistas como si fueran la causa del gran malestar de nuestros tiempos. Se niegan a reconocer que los líderes populistas saben interpretar y aprovechar para su causa el temor y enojo de la mayoría de las personas. Dios, Patria y Familia significan el regreso a los valores tradicionales, a la comunidad (minada por un individualismo rampante), a la solidaridad, a una igualdad que permite restaurar los bienes comunes básicos para disfrute de todos. Es un regreso a la seguridad, aunque sea fantasía. Una luz de esperanza para los temerosos, acorralados y enojados…así quede en promesa.

No obstante, la democracia liberal es necesaria. Sí importa. Claro, la democracia requiere de una profunda reforma para que proporcione respuesta a las necesidades fundamentales de las personas, como hacer efectivo un salario suficiente para vivir con dignidad; un sistema de salud que garantice a todos servicios sanitarios oportunos y de calidad; un sistema de pensiones y jubilación universal; acceso a vivienda y a servicios urbanos dignos; una educación de calidad técnica y humanista, donde la técnica sirva al hombre y al bien común, y el humanismo enseñe la importancia de la libertad, pero también de la igualdad y la solidaridad, así como tolerar la diversidad y pluralidad de credos y razas; que valore y respete al individuo sin relegar a la comunidad, como animales gregarios que somos y nos necesitamos.

Todos estos beneficios del progreso sólo son accesibles y posibles bajo un sistema democrático liberal. Los líderes carismáticos se valen de la democracia para llegar al poder. Pero una vez empoderados, la democracia les estorba. Entonces, se afanan en concentrar todo el poder, político y económico. Cuando el poder se concentra en unos pocos, los demás padecen exclusión. Solamente los cercanos a los poderosos reciben beneficios. Se restablece el sistema de privilegios, así sean otros los privilegiados. Usualmente los perdedores son los de siempre: los que menos tienen, los que carecen de recursos para defenderse de la arbitrariedad de los poderosos. Es aquí cuando se echa de menos la ausencia de una democracia liberal.

El propósito de la democracia liberal es establecer un sistema que contrapese, equilibre al poder y le exija rendición de cuentas. Por eso divide al poder en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, para que los tres poderes autónomos se vigilen mutuamente, se equilibren e impidan los abusos. Otro componente de la democracia liberal es el establecimiento de un sistema de leyes que obliga a los representantes, que ocupan temporalmente el poder, a cumplir con la ley. La ley importa porque es el medio para evitar que el poderoso abuse del débil, del menos fuerte. En otras palabras, la democracia liberal, basada en contrapesos a los poderes y en leyes se ideó para proteger a la gente común. Es el medio para garantizar su libertad, sus bienes (patrimonio) y la vida misma.

La democracia liberal se concibió para la supervivencia del más débil. En la antigüedad, el noble, el patriarca o el hacendado tenían derecho a los bienes, el trabajo y los servicios de sus sirvientes o plebeyos, así como de sus hijos. Y lo peor, eran dueños de sus vidas. Este régimen murió con la invención de la democracia liberal. Cierto, el camino fue tortuoso, con avances y retrocesos. En este largo peregrinar, surgieron los organismos autónomos como herramienta para impedir que los políticos y gobiernos se hicieran del control y se adueñaran de procesos políticos y económicos, para así garantizar las libertades personales y políticas. Por ello, su protección nos atañe y convoca a todos. Su destrucción favorece a los fuertes, a los ricos, a los dotados.

Hay que decir sí a la reforma y transformación de las leyes e instituciones democráticas, pero por conveniencia de los débiles cabe oponernos a su debilitamiento o, peor aún, a su destrucción, como pretenden los populismos, cualquiera que sea su signo. Ahora que una parte importante de las elites se siente en peligro, que es amenazada, debe entender que la democracia no sobrevivirá si no comprende que para vencer al populismo es necesario acotar, y en casos, eliminar los privilegios. Salvar la democracia implica limitar las prebendas y rentas de las que han gozado. Así que, en vez de luchar contra los molinos de viento, es decir los líderes populistas, deben proponer la reforma a la democracia para ganar los sentimientos y las simpatías de las personas.

Comentarios


object(WP_Query)#18000 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85446) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-10-2022" ["before"]=> string(10) "26-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85446) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-10-2022" ["before"]=> string(10) "26-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18004 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18002 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18003 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-10-2022" ["before"]=> string(10) "26-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-10-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (85446) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18001 (24) { ["ID"]=> int(85569) ["post_author"]=> string(3) "148" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 13:06:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 18:06:45" ["post_content"]=> string(9003) "Se excluye a los niños, principalmente a las niñas; se excluye a los discapacitados, sea cual fuera su condición; se excluye a los migrantes sin dinero; a los pobres; a los indígenas, principalmente a la mujer indígena; se excluye a las mujeres simplemente por ser mujeres; se excluye a la gente grande, a los de la tercera edad; se excluye a los que prestan servicios básicos, como recolectores de basura, vendedores no formales, enfermeras, maestros, personal de mantenimiento, los viene-viene, policías de a pie o se seguridad, a los empacadores… Se excluye a la gente que está en la categoría de no consumista por que sus circunstancias no se lo permiten en un mundo donde las reglas las marca el mercado y todo tiene un valor monetario, listo para ser comprado; hasta el ser humano se subasta al mejor postor, pero no como subasta que aumenta el precio, sino se refiere al trabajo menor pagado, o casi no pagado, pero que ante la necesidad, siempre habrá alguien que necesite hasta ese ínfimo salario para medio sobrevivir: el mundo de la subasta invertida, de la esclavitud amparada por los estándares laborales que los fijan las propias empresas a su modo. Dice Galeano, este mundo, que ofrece el banquete a todos y cierra la puerta en las narices de tantos es, al mismo tiempo, igualador y desigual: igualador en las ideas y en las costumbres que impone, y desigual en las oportunidades que brinda. La publicidad manda consumir y la economía lo prohíbe. Las órdenes de consumo, obligatorias para todos, pero imposibles para la mayoría, se traducen en invitaciones al delito. Las páginas policiales de los diarios enseñan más sobre las contradicciones de nuestro tiempo que las páginas de información política y económica (Galeano en Bloghemia, nov 13, 2021).  La igualación, que nos uniformiza y nos emboba no se puede medir, dice Galeano. No hay computadora capaz de registrar los crímenes cotidianos que la industria de la cultura de masas comete contra el arcoíris humano y el humano derecho a la identidad. Pero sus demoledores progresos rompen los ojos. El tiempo se va vaciando de historia y el espacio ya no reconoce la asombrosa diversidad de sus partes. A través de los medios masivos de comunicación, los dueños del mundo nos comunican la obligación que todos tenemos de contemplarnos en un espejo único, que refleja los valores de la cultura de consumo (Galeano, en Bloghemia nov 13, 2021).  Se excluye a los viejos, por su edad, la percepción de su desgaste físico/biológico natural se considera como algo negativo. La sociedad del consumo y la productividad deja fuera a mucha gente, a los enfermos y a los viejos, inservibles, poco útiles. No hay seguro, no hay pensión, no hay servicios para ellos, no hay seguridad. Se excluye a los que no los ha alcanzado los “derechos universales” porque no tienen con qué pagarlos; a los que perdieron el derecho a comer bien, a tener un sistema de higiene mínimo de agua potable, suelo, techo, de diversión, de acceso a la recreación, aun gratis, porque por su condición son separados o se les prohíbe el acceso. La diversidad es visible, es enseñada, es reconocida, pero no significa que se acepte y se trabaje a su favor. La pobreza excluye naturalmente porque así conviene al sistema capitalista, el mundo que combate a la pobreza es el mismo que perpetúa la necesidad de los pobres: los que esclaviza para tener mano de obra barata y sin pensamiento crítico que los concientice a revelarse y entender su situación de explotados. No se les otorgan oportunidades, porque éstas les daría un margen de pensamiento más allá de lo que necesitan saber, obedecer y agradecer un salario de supervivencia, pero al fin, tener un salario significa no ser un mendigo. Como diría Bauman, respecto a la ética del trabajo, se esperaba que cuanto más se degradara la vida de esos desocupados, cuanto más profundamente cayeran en la indigencia, más tentadora o, al menos, menos insoportable les parecería la suerte de los trabajadores pobres, los que habían vendido su fuerza de trabajo a cambio de los más miserables salarios (Bauman en Bloghemia. Sep 12, 2022). A mayor necesidad, los estándares de salarios son más bajos.  Pero, ¿quién pone los estándares de salario? Los mismos empresarios/capitalistas que se acomodan a su situación (esto sin referencia al salario mínimo) sin importar el talento o las habilidades y hasta el conocimiento, se excluye porque así lo marca la norma, y crece la esclavitud por estándar. Como diría Galeano: “es una trampa más de la sociedad del consumo, los habitantes de las sociedades modernas -que piden créditos para sobrevivir o vivir – padecen la esclavitud por las deudas, ahora, nadie es, si no es digno de crédito. Ahora debo, luego soy” (Galeano, ser como soy, 1992). Y crece la informalidad, donde se disfraza la diversidad y se prefiere no ser. Y crece el narcotráfico, donde dentro de su crimen organizado está la más perfecta jerarquía de clases humanas respecto a la utilidad. Lo humano es una cosa, tiene precio y hay varios precios, depende su diversidad. La diferencia se hace evidente. La educación excluye, pero enseña la diversidad, una paradoja del mundo moderno. Enseña un programa homogéneo, único, a una sociedad diversa, en un país con tantas realidades diferentes, los diferentes contextos no son tomados en cuenta. Un currículo adaptado no es la realidad en aulas con más de 40 alumnos, ni de escuelas multigrado, ni aún en escuelas particulares, en los que “los diferentes”  (diversidad) son puntos rojos, brillantemente destacados del resto, cuando algún alumno con discapacidad es incluido, donde el maestro no está capacitado para atenderlo, es burla de sus compañeros, o si es un alumno becado, que no está a la altura del estatus de consumo de sus otros compañeros, o simplemente las escuelas particulares con sus colegiaturas exorbitantes, son el llamado de una sociedad excluyente con programas inclusivos. ¿Y los migrantes, los desplazados, las mujeres, las mujeres indígenas? Se les sigue negando el derecho a ser, se les sigue condenando a la negación de su identidad diferente, se les prohíbe vivir a su modo y manera. Pero se disfraza el discurso de la igualdad en las ideologías y políticas públicas que solo quieren ganar votantes. Las mujeres pobres, excluidas de los excluidos, pero necesarias, útiles al sistema. “La maquinaria de la igualación compulsiva actúa contra la más linda energía del género humano, que se reconoce en sus diferencias y desde ellas se vincula. Lo mejor que el mundo tiene está en los muchos mundos que el mundo contiene, las distintas músicas de la vida, sus dolores y colores: las mil y una maneras de vivir y decir, creer y crear, comer, trabajar, bailar, jugar, amar, sufrir y celebrar, que hemos ido descubriendo a lo largo de miles y miles de años” (Galeano, 1998). La igualdad que admite la diversidad, pero no la acepta; un concepto confuso, así debe ser, solo a ser usado cuando la utilidad de la situación económica/política lo requiera. Con definición ambigua, sin generalizaciones, sin aplicación, así es el discurso de la igualdad y la diversidad.   Referencias: Galeano E. (2021) La dictadura de la sociedad de consumo, publicado en Bloghemia, nov. 13, 2021. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2021/11/la-dictadura-de-la-sociedad-de-consumo.html    °1998, Patas arriba, la escuela del mundo al revés. Siglo XXI editores. Bauman S (2022) Fabrica de prisioneros y hospitales, publicado en Bloghemia, sep.14, 2022. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2022/09/fabricas-prisiones-hospitales-y.html    Bauman S. (2022) La función de los pobres en la actualidad, publicado en Bloghemia, Oct 24, 2022. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2022/10/la-funcion-de-los-pobres-en-la.html" ["post_title"]=> string(61) "La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también" ["post_excerpt"]=> string(169) "Se excluye justificando diversas “razones” que se vuelven “sinrazones”, producto de creencias, charlatanerías, ideologías, radicalismos, modelos económicos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "la-exclusion-empobrece-a-la-sociedad-la-diversidad-tambien" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 13:06:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 18:06:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85569" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17979 (24) { ["ID"]=> int(85219) ["post_author"]=> string(3) "145" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-01 14:33:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 19:33:58" ["post_content"]=> string(2654) "El viernes pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Recomendación General 46/2022 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. En su rubro se expone que esta recomendación nace por presuntas violaciones cometidas por el Estado mexicano entre 1951 y 1965, es decir, por hechos que ocurrieron hace más de 60 años (más de medio siglo). En este documento, se le recomienda al Congreso mexicano a:
  1. Modificar el marco normativo para garantizar el derecho pleno a la democracia. Fueron muchos años de lucha social, pero hoy, el INE y antes el IFE, llevan más de 30 años garantizando que cada voto cuente.
  2. Piden el recuento efectivo de votos. Aspecto que se cumple desde la reforma electoral de 2007.
  3. También quieren que se haga una reforma legal para que se elimine el control gubernamental de las elecciones.
Quizá está un poco desactualizada la CNDH, porque desde 1990, la Secretaría de Gobernación dejó de llevar los procesos electorales y hoy, contamos con un árbitro electoral imparcial y autónomo. Hay dos cosas que deben preocuparnos de esta recomendación: 1) que es ilegal porque el artículo 102 apartado B de la Constitución, estipula que la CNDH no tiene competencia tratándose de asuntos electorales y jurisdiccionales; 2) muestra la ideologización de la CNDH sobre la verdadera protección de los derechos humanos de los mexicanos. Aunque sin duda, lo más alarmante es el pronunciamiento que se emitió en los medios institucionales de difusión de la CNDH donde utilizan los mismos argumentos del gobierno en turno para atacar al INE. Incluso, se puede leer que proponen las mismas reformas de Morena, tales como:
  1. Reducción presupuestal para el INE.
  2. Que las autoridades encargadas de organizar y vigilar los procesos electorales se elijan por elección popular.
  3. Acotar los periodos de gestión de las autoridades electorales.
La titular de la CNDH debe renunciar a su encargo." ["post_title"]=> string(41) "Recomendación General 46/2022 de la CNDH" ["post_excerpt"]=> string(166) "El pronunciamiento que se emitió en los medios institucionales de difusión de la CNDH, se utilizan los mismos argumentos del gobierno en turno para atacar al INE. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "recomendacion-general-46-2022-de-la-cndh" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-01 14:33:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 19:33:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85219" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18001 (24) { ["ID"]=> int(85569) ["post_author"]=> string(3) "148" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-10 13:06:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 18:06:45" ["post_content"]=> string(9003) "Se excluye a los niños, principalmente a las niñas; se excluye a los discapacitados, sea cual fuera su condición; se excluye a los migrantes sin dinero; a los pobres; a los indígenas, principalmente a la mujer indígena; se excluye a las mujeres simplemente por ser mujeres; se excluye a la gente grande, a los de la tercera edad; se excluye a los que prestan servicios básicos, como recolectores de basura, vendedores no formales, enfermeras, maestros, personal de mantenimiento, los viene-viene, policías de a pie o se seguridad, a los empacadores… Se excluye a la gente que está en la categoría de no consumista por que sus circunstancias no se lo permiten en un mundo donde las reglas las marca el mercado y todo tiene un valor monetario, listo para ser comprado; hasta el ser humano se subasta al mejor postor, pero no como subasta que aumenta el precio, sino se refiere al trabajo menor pagado, o casi no pagado, pero que ante la necesidad, siempre habrá alguien que necesite hasta ese ínfimo salario para medio sobrevivir: el mundo de la subasta invertida, de la esclavitud amparada por los estándares laborales que los fijan las propias empresas a su modo. Dice Galeano, este mundo, que ofrece el banquete a todos y cierra la puerta en las narices de tantos es, al mismo tiempo, igualador y desigual: igualador en las ideas y en las costumbres que impone, y desigual en las oportunidades que brinda. La publicidad manda consumir y la economía lo prohíbe. Las órdenes de consumo, obligatorias para todos, pero imposibles para la mayoría, se traducen en invitaciones al delito. Las páginas policiales de los diarios enseñan más sobre las contradicciones de nuestro tiempo que las páginas de información política y económica (Galeano en Bloghemia, nov 13, 2021).  La igualación, que nos uniformiza y nos emboba no se puede medir, dice Galeano. No hay computadora capaz de registrar los crímenes cotidianos que la industria de la cultura de masas comete contra el arcoíris humano y el humano derecho a la identidad. Pero sus demoledores progresos rompen los ojos. El tiempo se va vaciando de historia y el espacio ya no reconoce la asombrosa diversidad de sus partes. A través de los medios masivos de comunicación, los dueños del mundo nos comunican la obligación que todos tenemos de contemplarnos en un espejo único, que refleja los valores de la cultura de consumo (Galeano, en Bloghemia nov 13, 2021).  Se excluye a los viejos, por su edad, la percepción de su desgaste físico/biológico natural se considera como algo negativo. La sociedad del consumo y la productividad deja fuera a mucha gente, a los enfermos y a los viejos, inservibles, poco útiles. No hay seguro, no hay pensión, no hay servicios para ellos, no hay seguridad. Se excluye a los que no los ha alcanzado los “derechos universales” porque no tienen con qué pagarlos; a los que perdieron el derecho a comer bien, a tener un sistema de higiene mínimo de agua potable, suelo, techo, de diversión, de acceso a la recreación, aun gratis, porque por su condición son separados o se les prohíbe el acceso. La diversidad es visible, es enseñada, es reconocida, pero no significa que se acepte y se trabaje a su favor. La pobreza excluye naturalmente porque así conviene al sistema capitalista, el mundo que combate a la pobreza es el mismo que perpetúa la necesidad de los pobres: los que esclaviza para tener mano de obra barata y sin pensamiento crítico que los concientice a revelarse y entender su situación de explotados. No se les otorgan oportunidades, porque éstas les daría un margen de pensamiento más allá de lo que necesitan saber, obedecer y agradecer un salario de supervivencia, pero al fin, tener un salario significa no ser un mendigo. Como diría Bauman, respecto a la ética del trabajo, se esperaba que cuanto más se degradara la vida de esos desocupados, cuanto más profundamente cayeran en la indigencia, más tentadora o, al menos, menos insoportable les parecería la suerte de los trabajadores pobres, los que habían vendido su fuerza de trabajo a cambio de los más miserables salarios (Bauman en Bloghemia. Sep 12, 2022). A mayor necesidad, los estándares de salarios son más bajos.  Pero, ¿quién pone los estándares de salario? Los mismos empresarios/capitalistas que se acomodan a su situación (esto sin referencia al salario mínimo) sin importar el talento o las habilidades y hasta el conocimiento, se excluye porque así lo marca la norma, y crece la esclavitud por estándar. Como diría Galeano: “es una trampa más de la sociedad del consumo, los habitantes de las sociedades modernas -que piden créditos para sobrevivir o vivir – padecen la esclavitud por las deudas, ahora, nadie es, si no es digno de crédito. Ahora debo, luego soy” (Galeano, ser como soy, 1992). Y crece la informalidad, donde se disfraza la diversidad y se prefiere no ser. Y crece el narcotráfico, donde dentro de su crimen organizado está la más perfecta jerarquía de clases humanas respecto a la utilidad. Lo humano es una cosa, tiene precio y hay varios precios, depende su diversidad. La diferencia se hace evidente. La educación excluye, pero enseña la diversidad, una paradoja del mundo moderno. Enseña un programa homogéneo, único, a una sociedad diversa, en un país con tantas realidades diferentes, los diferentes contextos no son tomados en cuenta. Un currículo adaptado no es la realidad en aulas con más de 40 alumnos, ni de escuelas multigrado, ni aún en escuelas particulares, en los que “los diferentes”  (diversidad) son puntos rojos, brillantemente destacados del resto, cuando algún alumno con discapacidad es incluido, donde el maestro no está capacitado para atenderlo, es burla de sus compañeros, o si es un alumno becado, que no está a la altura del estatus de consumo de sus otros compañeros, o simplemente las escuelas particulares con sus colegiaturas exorbitantes, son el llamado de una sociedad excluyente con programas inclusivos. ¿Y los migrantes, los desplazados, las mujeres, las mujeres indígenas? Se les sigue negando el derecho a ser, se les sigue condenando a la negación de su identidad diferente, se les prohíbe vivir a su modo y manera. Pero se disfraza el discurso de la igualdad en las ideologías y políticas públicas que solo quieren ganar votantes. Las mujeres pobres, excluidas de los excluidos, pero necesarias, útiles al sistema. “La maquinaria de la igualación compulsiva actúa contra la más linda energía del género humano, que se reconoce en sus diferencias y desde ellas se vincula. Lo mejor que el mundo tiene está en los muchos mundos que el mundo contiene, las distintas músicas de la vida, sus dolores y colores: las mil y una maneras de vivir y decir, creer y crear, comer, trabajar, bailar, jugar, amar, sufrir y celebrar, que hemos ido descubriendo a lo largo de miles y miles de años” (Galeano, 1998). La igualdad que admite la diversidad, pero no la acepta; un concepto confuso, así debe ser, solo a ser usado cuando la utilidad de la situación económica/política lo requiera. Con definición ambigua, sin generalizaciones, sin aplicación, así es el discurso de la igualdad y la diversidad.   Referencias: Galeano E. (2021) La dictadura de la sociedad de consumo, publicado en Bloghemia, nov. 13, 2021. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2021/11/la-dictadura-de-la-sociedad-de-consumo.html    °1998, Patas arriba, la escuela del mundo al revés. Siglo XXI editores. Bauman S (2022) Fabrica de prisioneros y hospitales, publicado en Bloghemia, sep.14, 2022. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2022/09/fabricas-prisiones-hospitales-y.html    Bauman S. (2022) La función de los pobres en la actualidad, publicado en Bloghemia, Oct 24, 2022. Recuperado de: https://www.bloghemia.com/2022/10/la-funcion-de-los-pobres-en-la.html" ["post_title"]=> string(61) "La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también" ["post_excerpt"]=> string(169) "Se excluye justificando diversas “razones” que se vuelven “sinrazones”, producto de creencias, charlatanerías, ideologías, radicalismos, modelos económicos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "la-exclusion-empobrece-a-la-sociedad-la-diversidad-tambien" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-10 13:06:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-10 18:06:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85569" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(48) ["max_num_pages"]=> float(24) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ee7d18de58d9aab671c8510fad18031f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también

La exclusión empobrece a la sociedad, la diversidad también

Se excluye justificando diversas “razones” que se vuelven “sinrazones”, producto de creencias, charlatanerías, ideologías, radicalismos, modelos económicos.

noviembre 10, 2022
Recomendación General 46/2022 de la CNDH

Recomendación General 46/2022 de la CNDH

El pronunciamiento que se emitió en los medios institucionales de difusión de la CNDH, se utilizan los mismos argumentos del gobierno en...

noviembre 1, 2022




Más de categoría

Verdad y cosmovisión

Considerar los hechos objetivos y confrontar las opiniones informadas de nuestros pares resulta medular para construir verdades legítimas y...

noviembre 25, 2022

¿Estamos Agusto? (¡Sic!) 

No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente...

noviembre 25, 2022

Se le va el Tren a AMLO. ¿Quedará inconclusa la obra insignia del sureste?

La construcción del Tren Maya ha resultado ser más caótica de lo que esperaba AMLO y su gobierno.

noviembre 24, 2022
El ISSSTE

De Frente Y Claro | El ISSSTE en caos y pésimo servicio

La semana pasada en este mismo espacio publiqué “ISSSTE en temible Caos”, donde destaqué la falsa promesa de López...

noviembre 24, 2022