Por qué importa la democracia liberal

Hay un gran enojo y malestar popular que se alimenta de la incertidumbre económica.

8 de noviembre, 2022

Hay un evidente desencanto con la democracia liberal: ésta ha fallado y no ha resuelto los problemas fundamentales de las personas comunes. La democracia liberal ha estado vigente, al menos en las formas, durante el llamado periodo económico neoliberal, que ha concentrado el poder y la riqueza en muy pocas manos y ha generado la mayor desigualdad conocida en nuestros tiempos. 

Las elites que han ostentado el poder en los últimos 40 años se han valido de las instituciones y las reglas del juego democrático para acrecentar sus privilegios: un grupo minoritario capturó al Estado para su beneficio y se ha servido con la cuchara grande. En este periodo se han limitado o eliminado muchos de los bienes públicos, como la salud, la educación, la seguridad social, etc.

He ahí la causa del descontento popular. He ahí la causa de la desafección con la democracia liberal. La gente común no sabe qué significa esa entelequia ni para qué sirve. Ergo, hablar de democracia carece de sentido. Lo que la gente sabe es que esforzarse y trabajar hasta la exhaustividad no sirve para obtener un salario suficiente para comer, no digamos para vivir decorosamente. La gente sabe que no tiene acceso a agua potable, a transporte digno, y que la vivienda propia es una fantasía. La gente sabe que la educación de calidad no está al alcance de ella ni de sus hijos. La gente sabe que acceder a los servicios de salud es una pesadilla por su saturación, falta de medicamentos y materiales de curación. La gente sabe que jubilarse es ir a la miseria…

Hay un gran enojo y malestar popular. Este enojo y malestar es alimentado por la incertidumbre: hoy tienes trabajo, mañana quién sabe; hoy comes, mañana tal vez no… La revolución tecnológica en curso viene a precarizar más el trabajo y a incrementar la inseguridad. Hay miedo por perder lo poco que se tiene y caer en la desgracia. El miedo es una reacción instintiva de un animal acorralado, y deriva en agresión, en gran enojo y malestar: se activa su instinto de supervivencia para salvarse de la amenaza. Y la amenaza es el sistema de privilegios. Estamos ante los potentes motores del populismo. Es un fenómeno universal del cual se sirven personajes de todo el espectro ideológico y político, que ofrecen seguridad al volver a un pasado idílico. Por ello son tan potentes las ideas de Dios, Patria y Familia; ser grande otra vez; mandar al diablo a las instituciones… Es lo que las elites no entienden.

El resultado de la incomprensión del porqué el apego de la gente común con los líderes carismáticos provoca que las elites políticas e intelectuales arremetan contra los liderazgos populistas como si fueran la causa del gran malestar de nuestros tiempos. Se niegan a reconocer que los líderes populistas saben interpretar y aprovechar para su causa el temor y enojo de la mayoría de las personas. Dios, Patria y Familia significan el regreso a los valores tradicionales, a la comunidad (minada por un individualismo rampante), a la solidaridad, a una igualdad que permite restaurar los bienes comunes básicos para disfrute de todos. Es un regreso a la seguridad, aunque sea fantasía. Una luz de esperanza para los temerosos, acorralados y enojados…así quede en promesa.

No obstante, la democracia liberal es necesaria. Sí importa. Claro, la democracia requiere de una profunda reforma para que proporcione respuesta a las necesidades fundamentales de las personas, como hacer efectivo un salario suficiente para vivir con dignidad; un sistema de salud que garantice a todos servicios sanitarios oportunos y de calidad; un sistema de pensiones y jubilación universal; acceso a vivienda y a servicios urbanos dignos; una educación de calidad técnica y humanista, donde la técnica sirva al hombre y al bien común, y el humanismo enseñe la importancia de la libertad, pero también de la igualdad y la solidaridad, así como tolerar la diversidad y pluralidad de credos y razas; que valore y respete al individuo sin relegar a la comunidad, como animales gregarios que somos y nos necesitamos.

Todos estos beneficios del progreso sólo son accesibles y posibles bajo un sistema democrático liberal. Los líderes carismáticos se valen de la democracia para llegar al poder. Pero una vez empoderados, la democracia les estorba. Entonces, se afanan en concentrar todo el poder, político y económico. Cuando el poder se concentra en unos pocos, los demás padecen exclusión. Solamente los cercanos a los poderosos reciben beneficios. Se restablece el sistema de privilegios, así sean otros los privilegiados. Usualmente los perdedores son los de siempre: los que menos tienen, los que carecen de recursos para defenderse de la arbitrariedad de los poderosos. Es aquí cuando se echa de menos la ausencia de una democracia liberal.

El propósito de la democracia liberal es establecer un sistema que contrapese, equilibre al poder y le exija rendición de cuentas. Por eso divide al poder en Ejecutivo, Legislativo y Judicial, para que los tres poderes autónomos se vigilen mutuamente, se equilibren e impidan los abusos. Otro componente de la democracia liberal es el establecimiento de un sistema de leyes que obliga a los representantes, que ocupan temporalmente el poder, a cumplir con la ley. La ley importa porque es el medio para evitar que el poderoso abuse del débil, del menos fuerte. En otras palabras, la democracia liberal, basada en contrapesos a los poderes y en leyes se ideó para proteger a la gente común. Es el medio para garantizar su libertad, sus bienes (patrimonio) y la vida misma.

La democracia liberal se concibió para la supervivencia del más débil. En la antigüedad, el noble, el patriarca o el hacendado tenían derecho a los bienes, el trabajo y los servicios de sus sirvientes o plebeyos, así como de sus hijos. Y lo peor, eran dueños de sus vidas. Este régimen murió con la invención de la democracia liberal. Cierto, el camino fue tortuoso, con avances y retrocesos. En este largo peregrinar, surgieron los organismos autónomos como herramienta para impedir que los políticos y gobiernos se hicieran del control y se adueñaran de procesos políticos y económicos, para así garantizar las libertades personales y políticas. Por ello, su protección nos atañe y convoca a todos. Su destrucción favorece a los fuertes, a los ricos, a los dotados.

Hay que decir sí a la reforma y transformación de las leyes e instituciones democráticas, pero por conveniencia de los débiles cabe oponernos a su debilitamiento o, peor aún, a su destrucción, como pretenden los populismos, cualquiera que sea su signo. Ahora que una parte importante de las elites se siente en peligro, que es amenazada, debe entender que la democracia no sobrevivirá si no comprende que para vencer al populismo es necesario acotar, y en casos, eliminar los privilegios. Salvar la democracia implica limitar las prebendas y rentas de las que han gozado. Así que, en vez de luchar contra los molinos de viento, es decir los líderes populistas, deben proponer la reforma a la democracia para ganar los sentimientos y las simpatías de las personas.

Comentarios


object(WP_Query)#18808 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85446) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-01-2023" ["before"]=> string(10) "04-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85446) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-01-2023" ["before"]=> string(10) "04-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18812 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18810 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18811 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-01-2023" ["before"]=> string(10) "04-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (85446) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18809 (24) { ["ID"]=> int(88458) ["post_author"]=> string(3) "201" ["post_date"]=> string(19) "2023-02-02 12:33:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-02-02 17:33:17" ["post_content"]=> string(6976) "Con base en mentiras no es posible hacer nada que perdure. Lo falso no resiste la prueba del tiempo, que es el principal agente que desmonta mentiras y abre camino a la verdad. Escribía Juan Pablo II que la verdad es la condición para el desarrollo de la vida social y, de hecho, la condición de posibilidad para la vida toda. En ausencia del afán de verdad es imposible la confianza en las relaciones sociales e imposible la comunicación.  Sin verdad desaparece la justicia y se desvanece la posibilidad del entendimiento mutuo. Tampoco la ciencia ni la técnica de ninguna especie se pueden desarrollar sin la fundamentación de conocimientos verdaderos: ningún aparato funcionaría y los muros que sostienen nuestra realidad material y humana se vendrían abajo si estuvieran cimentados en mentiras. A propósito, recomiendo ver “The Dropout”, miniserie que expone con detalle la historia de Elizabeth Holmes, empresaria estadounidense que intentó levantar la empresa biotecnológica Theranos, con base en palabras sin sustento verdadero, hasta que su castillo de mentiras se derrumbó. Hoy paga una larga condena en prisión, después de hacer perder mucho dinero a muchos inversionistas que se tragaron sus cuentos con sus encantos. No está de más mencionar el caso de Bernie Madoff, considerado el mayor defraudador financiero de la historia y que murió en prisión, condenado a cadena perpetua (su historia también se ha llevado a la pantalla. Se sugiere: “The Wizard of Lies”, en HBO).  Las mentiras no son sostenibles. En el caso del mundo político, es larga la historia de los demagogos que se hacen del poder a base de mentiras, pretenden gobernar con cuentos y terminan llevando a sus pueblos a la ruina, tanto económica como moralmente. Por esto es de la mayor relevancia que una sociedad se defienda contra los cuentos de los estafadores y marrulleros antes que los daños que causan las mentiras sean graves. Proteger a la sociedad de los engaños y de la mala fe es parte esencial del quehacer del entramado institucional: tanto de las instituciones jurídicas y legislativas, como educativas –incluyendo los centros de investigación y de pensamiento– y de los medios de comunicación. La tarea de la construcción social comienza en casa: no es casual que los padres de familia seamos tan celosos para educar a nuestros hijos en no decir mentiras.  Las mentiras pudren el tejido social.  Un autor ya clásico en los estudios sobre liderazgo, Warren Bennis (1925-2014), no dejaba de señalar que, una y otra vez, en la historia se constataba que es la integridad (ética) la más relevante de las cualidades de un buen líder. Cuando la integridad falla, el liderazgo se desploma y el caos va ganando presencia en la dinámica social. Si las instituciones son ineficaces para exponer y combatir las mentiras y los actos deshonestos como ocurre, por ejemplo, en los regímenes totalitarios, más temprano que tarde, el orden público deviene en el horror. Debemos reconocer que la cultura mexicana, históricamente, se ha distinguido por los juegos de palabras que ocultan la verdad. Tal es el caso de los juegos de albures o aquellas legendarias “mentiras de los mexicanos”: “mañana te pago”; “la última y nos vamos”… Y nuestra clase política no ha destacado por su honorabilidad y su afán de verdad, sino más bien por los altos índices de corrupción. No es casual que seamos el país en el que “quien no tranza no avanza” o donde “la moral es un árbol que da moras” y en el que durante prácticamente todo el siglo XX vivíamos en un orden político simulado donde, pese a la letra del texto constitucional, no éramos propiamente ni república ni democrática ni representativa ni federal.  No obstante lo anterior, nunca habíamos estado tan mal como en estos aciagos días de la autodenominada “4ª. Transformación”. Los que llegaron al poder prometiendo ser, sobre todo, moralmente distintos, en efecto lo han sido, pero para mal. En estos cuatro años de gobierno “progresista”, la élite ahora gobernante ha demostrado que, en efecto, no son iguales a los de antes, sino mucho peores. Hemos pasado de las mentiras públicas disimuladas a las mentiras descaradas y abiertas, repetidas una y otra vez sin pudor alguno tanto por el Presidente como por sus seguidores.  Como nunca, se ha hecho realidad aquello de que, parafraseando el dicho original, si el de hasta arriba miente, todos los que le siguen también mienten. Adicionalmente, si en años previos habíamos los mexicanos logrado construir algunas instituciones cuyo propósito era precisamente sanear nuestra vida pública de mentiras, tranzas, desinformación y violaciones a la ley, el gobierno morenista ha hecho lo más posible para acabar con ellas: destruyéndolas, cooptándolas o anulándolas, como ilustran los casos de la CNDH, el INAI y ahora van con todo “para destrozar” al INE. Lo mismo se puede decir de los recurrentes ataques verbales y presiones diversas a casi todos aquellos periodistas e intelectuales que denuncian y desenmascaran las muchas mentiras de las que está hecha la llamada 4T. Prohibido decir que el emperador va desnudo y la transformación anunciada involuciona de fantasía a pesadilla. Entre tanto, al señor Presidente se le han contado ya casi 100 000 mentiras en sus conferencias mañaneras (¡100 000!), más las que se acumulen. Y va cada vez peor, porque ya no se trata de mostrar sencillamente “otros datos”: Acusar al INE de “embarazar urnas” o perpetrar fraudes electorales y a Lorenzo Córdova de ser “un farsante” ya va más allá de las mentiras: es canallada. Lo mismo que explicar los accidentes cada vez más frecuentes en el metro de la CDMX por “actos de sabotaje”. Ya no digamos dar por inaugurada una refinería que quién sabe cuándo pueda funcionar si es que algún día lo hace, o presumir de un sistema de salud tipo danés cuando el desabasto de medicinas es alarmante. Y tantos otros cuentos chinos.  En el gobierno más mentiroso de la historia de México, desde luego no es dato menor señalar que han plagiado sus tesis la ministra Yazmín Esquivel; el Fiscal General, Gertz y el director impuesto en el CIDE, Romero Tellaeche.  Lo que vivimos es muy grave. Tantas mentiras desde el gobierno no son irrelevantes ni meramente anecdóticas. Las mentiras destruyen. Como las drogas. Nuestra sociedad no debe permitir esto. Nos urge verdaderamente un México sin mentiras.    " ["post_title"]=> string(39) "Las mentiras destruyen, como las drogas" ["post_excerpt"]=> string(150) "“Cada mentira que contamos es una deuda con la verdad, y tarde o temprano hay que pagarla”. - Valeri Legásov (1936-1988), científico soviético." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "las-mentiras-destruyen-como-las-drogas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-02-02 12:37:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-02-02 17:37:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88458" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18775 (24) { ["ID"]=> int(88302) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-30 13:04:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-30 18:04:46" ["post_content"]=> string(7252) "Esto ya es noticia vieja. La semana antepasada, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, descartó invalidar el título de la ministra Yasmín Esquivel por el presunto plagio de su tesis. Sin embargo, este acto buenaondita no le resultó a al rector, ya que de todas formas se ha ganado el odio y desprecio de nuestro líder supremo, quien, continuando con la tradición de nuestra adorada Carmen Salinas, nunca jamás se queda callado.  Entiendo que es un tema complicado, con muchas personas involucradas y, por lo tanto, es difícil delimitar la responsabilidad de cada una. Pero, en ese pronunciamiento de la UNAM, ¿el rector ni siquiera pudo recomendar darle jalón de orejas a la ministra? ¿O acusarla con su abuelita, como lo recomienda el excelentísimo? Vaya, cuando menos la UNAM debería haberle dado una copia de la Cartilla Moral  a la ministra Esquivel para que la lea, reflexione y cambie su forma de ser, caray.  Todo este show puso a la UNAM bajo una luz no muy favorecedora. Uno sabe que está en problemas cuando hasta Vicente Fox te agarra de bajada. Ante esta reacción tan fría por parte de mi alma mater (para que no me acusen de echar hate nomás porque sí), investigué qué otras cosas son tan frías como la UNAM en este caso y he aquí lo que encontré.  La oposición En México se han descubierto dos lugares en donde, al parecer, no hay vida humana y están más fríos que la Antártida. Me refiero a los lugares de la oposición en la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores. La última vez que revisaron esos fríos y solitarios lugares, dicen, nomás había unos pingüinos bailando como la gobernadora Layda Sansores y fumando algo que les dejó Jesusa Rodríguez.  El ahuehuete de Reforma  El famoso árbol plantado por el gobierno de la mera mera petatera del presidente ya está muerto, solo falta que le avisen. El ahuehuete no imaginó enfriarse tan pronto (ni un año lleva el pobre). Algunos aún juran y perjuran que “sigue vivo”, pero si en algo es experta la 4T (y la doctora Sheinbaum) es en negar la realidad. Sin embargo, yo no apostaría porque el ahuehuete nos aplique un Lázaro y experimente una resurrección pronto. O quién sabe, a lo mejor sí revive o, ya de a perdis, veremos a un ahuehuete zombi en Reforma para el próximo Halloween.  Las fiestas de Martha Debayle  Después de la polémica que causó Martha Debayle al dar sus ya famosos consejos para tener reuniones elegantes, no me puedo imaginar algo más frío que una reunión en su casa. Díganme que tengo poca clase, pero ¿una reunión sin botellas de dos (o más) litros en la mesa y con latas cubiertas para que no sea posible ver qué cerveza está degustando cada invitado? Prefiero escuchar a Claudia Sheinbaum narrando golf, gracias. No quiero ni imaginar los improperios que me diría Debayle si llego a su hogar con una guajolota de tamal verde, unos dorilocos, una botella de vino tinto de dos litros (del supermercado, por supuesto) y unas chelas bien helodias.    El corazón de tu ex ¡Este es un digno contendiente para ganarle el lugar a la UNAM! Porque si hablamos acerca de entes helados, el corazón de tu ex (sea quien sea) es más frío que la Antártida y la oposición y de seguro nos ha dado más dolores de cabeza que un mero plagio. ¿O no? Mientras que en el caso de Yasmín Esquivel solo se juega la reputación de la Máxima Casa de Estudios, nuestro/nuestra ex nos aplicó sus jugadas chuecas y terminamos peor que Shakira y Piqué Las personas que te dejan en “visto” en WhatsApp No hay humanos más fríos que quienes utilizan una de las creaciones más terribles de la humanidad (¡la doble palomita azul!) para aplicarnos la ley del hielo (nunca mejor dicho). Especialmente después de que lanzas una pregunta de vital importancia (como “¿nos vamos a ver hoy?” o “¿quién era esa persona con la que ibas de la mano?”) y la susodicha o susodicho nos dejan en visto por días y días y días…hasta que, cuando te das cuenta, ya estamos en la Séptima Transformación (la llamada 7T en la que, dicen las escrituras morenistas, el mismísimo Robo-Tlatoani peleará contra los alienígenas opositores enviados por Claudio X-Terminator González).  Ahora díganme, ¿qué más agregarían a la lista?   Antes de irme, estimados lectores:  ¿Un oficinista suicida y un perro parlanchín podrán detener la destrucción causada por el Tlatoani? ¡Estos personajes no los tiene ni Dickens! Lee “El blues de Tláloc”, mi primera novela y encuentre esta y muchas más sorpresas.  " ["post_title"]=> string(66) "Cinco cosas más frías que la UNAM en el caso de Yasmín Esquivel" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(63) "cinco-cosas-mas-frias-que-la-unam-en-el-caso-de-yasmin-esquivel" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-30 13:04:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-30 18:04:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88302" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18809 (24) { ["ID"]=> int(88458) ["post_author"]=> string(3) "201" ["post_date"]=> string(19) "2023-02-02 12:33:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-02-02 17:33:17" ["post_content"]=> string(6976) "Con base en mentiras no es posible hacer nada que perdure. Lo falso no resiste la prueba del tiempo, que es el principal agente que desmonta mentiras y abre camino a la verdad. Escribía Juan Pablo II que la verdad es la condición para el desarrollo de la vida social y, de hecho, la condición de posibilidad para la vida toda. En ausencia del afán de verdad es imposible la confianza en las relaciones sociales e imposible la comunicación.  Sin verdad desaparece la justicia y se desvanece la posibilidad del entendimiento mutuo. Tampoco la ciencia ni la técnica de ninguna especie se pueden desarrollar sin la fundamentación de conocimientos verdaderos: ningún aparato funcionaría y los muros que sostienen nuestra realidad material y humana se vendrían abajo si estuvieran cimentados en mentiras. A propósito, recomiendo ver “The Dropout”, miniserie que expone con detalle la historia de Elizabeth Holmes, empresaria estadounidense que intentó levantar la empresa biotecnológica Theranos, con base en palabras sin sustento verdadero, hasta que su castillo de mentiras se derrumbó. Hoy paga una larga condena en prisión, después de hacer perder mucho dinero a muchos inversionistas que se tragaron sus cuentos con sus encantos. No está de más mencionar el caso de Bernie Madoff, considerado el mayor defraudador financiero de la historia y que murió en prisión, condenado a cadena perpetua (su historia también se ha llevado a la pantalla. Se sugiere: “The Wizard of Lies”, en HBO).  Las mentiras no son sostenibles. En el caso del mundo político, es larga la historia de los demagogos que se hacen del poder a base de mentiras, pretenden gobernar con cuentos y terminan llevando a sus pueblos a la ruina, tanto económica como moralmente. Por esto es de la mayor relevancia que una sociedad se defienda contra los cuentos de los estafadores y marrulleros antes que los daños que causan las mentiras sean graves. Proteger a la sociedad de los engaños y de la mala fe es parte esencial del quehacer del entramado institucional: tanto de las instituciones jurídicas y legislativas, como educativas –incluyendo los centros de investigación y de pensamiento– y de los medios de comunicación. La tarea de la construcción social comienza en casa: no es casual que los padres de familia seamos tan celosos para educar a nuestros hijos en no decir mentiras.  Las mentiras pudren el tejido social.  Un autor ya clásico en los estudios sobre liderazgo, Warren Bennis (1925-2014), no dejaba de señalar que, una y otra vez, en la historia se constataba que es la integridad (ética) la más relevante de las cualidades de un buen líder. Cuando la integridad falla, el liderazgo se desploma y el caos va ganando presencia en la dinámica social. Si las instituciones son ineficaces para exponer y combatir las mentiras y los actos deshonestos como ocurre, por ejemplo, en los regímenes totalitarios, más temprano que tarde, el orden público deviene en el horror. Debemos reconocer que la cultura mexicana, históricamente, se ha distinguido por los juegos de palabras que ocultan la verdad. Tal es el caso de los juegos de albures o aquellas legendarias “mentiras de los mexicanos”: “mañana te pago”; “la última y nos vamos”… Y nuestra clase política no ha destacado por su honorabilidad y su afán de verdad, sino más bien por los altos índices de corrupción. No es casual que seamos el país en el que “quien no tranza no avanza” o donde “la moral es un árbol que da moras” y en el que durante prácticamente todo el siglo XX vivíamos en un orden político simulado donde, pese a la letra del texto constitucional, no éramos propiamente ni república ni democrática ni representativa ni federal.  No obstante lo anterior, nunca habíamos estado tan mal como en estos aciagos días de la autodenominada “4ª. Transformación”. Los que llegaron al poder prometiendo ser, sobre todo, moralmente distintos, en efecto lo han sido, pero para mal. En estos cuatro años de gobierno “progresista”, la élite ahora gobernante ha demostrado que, en efecto, no son iguales a los de antes, sino mucho peores. Hemos pasado de las mentiras públicas disimuladas a las mentiras descaradas y abiertas, repetidas una y otra vez sin pudor alguno tanto por el Presidente como por sus seguidores.  Como nunca, se ha hecho realidad aquello de que, parafraseando el dicho original, si el de hasta arriba miente, todos los que le siguen también mienten. Adicionalmente, si en años previos habíamos los mexicanos logrado construir algunas instituciones cuyo propósito era precisamente sanear nuestra vida pública de mentiras, tranzas, desinformación y violaciones a la ley, el gobierno morenista ha hecho lo más posible para acabar con ellas: destruyéndolas, cooptándolas o anulándolas, como ilustran los casos de la CNDH, el INAI y ahora van con todo “para destrozar” al INE. Lo mismo se puede decir de los recurrentes ataques verbales y presiones diversas a casi todos aquellos periodistas e intelectuales que denuncian y desenmascaran las muchas mentiras de las que está hecha la llamada 4T. Prohibido decir que el emperador va desnudo y la transformación anunciada involuciona de fantasía a pesadilla. Entre tanto, al señor Presidente se le han contado ya casi 100 000 mentiras en sus conferencias mañaneras (¡100 000!), más las que se acumulen. Y va cada vez peor, porque ya no se trata de mostrar sencillamente “otros datos”: Acusar al INE de “embarazar urnas” o perpetrar fraudes electorales y a Lorenzo Córdova de ser “un farsante” ya va más allá de las mentiras: es canallada. Lo mismo que explicar los accidentes cada vez más frecuentes en el metro de la CDMX por “actos de sabotaje”. Ya no digamos dar por inaugurada una refinería que quién sabe cuándo pueda funcionar si es que algún día lo hace, o presumir de un sistema de salud tipo danés cuando el desabasto de medicinas es alarmante. Y tantos otros cuentos chinos.  En el gobierno más mentiroso de la historia de México, desde luego no es dato menor señalar que han plagiado sus tesis la ministra Yazmín Esquivel; el Fiscal General, Gertz y el director impuesto en el CIDE, Romero Tellaeche.  Lo que vivimos es muy grave. Tantas mentiras desde el gobierno no son irrelevantes ni meramente anecdóticas. Las mentiras destruyen. Como las drogas. Nuestra sociedad no debe permitir esto. Nos urge verdaderamente un México sin mentiras.    " ["post_title"]=> string(39) "Las mentiras destruyen, como las drogas" ["post_excerpt"]=> string(150) "“Cada mentira que contamos es una deuda con la verdad, y tarde o temprano hay que pagarla”. - Valeri Legásov (1936-1988), científico soviético." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "las-mentiras-destruyen-como-las-drogas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-02-02 12:37:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-02-02 17:37:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88458" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(48) ["max_num_pages"]=> float(24) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ff753b4f2b9d5641bb506fb75675ff7f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
amlo y sus mentiras

Las mentiras destruyen, como las drogas

“Cada mentira que contamos es una deuda con la verdad, y tarde o temprano hay que pagarla”. - Valeri Legásov (1936-1988), científico...

febrero 2, 2023
partido va por mexico

Cinco cosas más frías que la UNAM en el caso de Yasmín Esquivel

Esto ya es noticia vieja. La semana antepasada, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, descartó invalidar el título de la...

enero 30, 2023




Más de categoría
amlo y la justicia

¿Está la Justicia por encima del Derecho?

Los Juicios de Nuremberg establecieron de una vez por todas la posibilidad de leyes injustas y de regímenes injustos.

febrero 3, 2023
Anders Behring Breivik

Muchos mundos, un solo Ser Humano: Humanismo Multicultural Universal

El mundo es muchos mundos porque en él existen una inconmensurable cantidad de culturas, comprensiones de la vida y...

febrero 3, 2023
Cuidados paliativos

Cuidados paliativos y el principio del doble efecto

No debe olvidarse que los cuidados paliativos son una parte esencial de la atención de pacientes terminales y debe...

febrero 3, 2023
la Guardia Nacional

Cinco trabajos más que puede hacer la Guardia Nacional

Ya que la GN es multiusos, Octavio García nos menciona en qué otras tareas, además de las que ya...

febrero 3, 2023