Pláticas de pandemia

Los temas de plática, además del clima, giran normalmente alrededor de la pandemia, el virus o las conspiraciones, con tono experto como si en verdad supiéramos todo. Otro tema que se toca y se retoca es la...

1 de septiembre, 2020

Los temas de plática, además del clima, giran normalmente alrededor de la pandemia, el virus o las conspiraciones, con tono experto como si en verdad supiéramos todo. Otro tema que se toca y se retoca es la sensación de pérdida por la vida que se llevaba antes de la pandemia: los lugares y la gente que se extrañan. También se habla de lo molesto que resulta llevar el cubrebocas y del enojo, muchos enojos, dependiendo de la limitación que cada uno tenga o se haya inventado.

¿Qué extrañas más? me han preguntado. Tengo que hacer una búsqueda en mi cerebro para encontrar algo y no aparece nada; sin embargo, como la sociedad manda y ordena que se debe extrañar algo, digo que extraño mi mesa de café para ir a escribir en mi libreta o las vacaciones de verano que terminaron y no tuvimos campamento de natación.

Para resolver lo de la mesa de café para escribir, me hice una en el patio. Lo de la alberca, me contrataron para dar clases particulares con seis niños y somos muy felices, y sí, me gusta usar el cubrebocas.

“El verano ya se fue” dice la canción de Roberto Jordán, entonces hago como que nunca sucedió. Dejo de extrañar y no le cumplo a la sociedad, no extraño nada porque nada he perdido. Lo que tengo en este momento está bien.

Cuando en las respuestas, aunque yo no haya preguntado, escucho que extrañan a su manicurista, a su estilista, su paseo al Valle de Guadalupe o andar de tiendas,  se me sacude la entraña, y me amarro la lengua y me trago la opinión. El Valle, las tiendas y la gente de arreglos estéticos no van a desaparecer, ahí están.  ¡Qué te importa! –me digo a mí misma– cada uno sus “extrañadurías”. 

¿En dónde te gustaría estar? Es otra pregunta dentro de las pláticas. Lo que escucho normalmente es: en la playa, en el campo, en la ciudad aquella que ni conocen, con la familia lejana (que siempre ha estado lejana) o la familia con la que se puede hablar por teléfono en cualquier momento. Quieren estar en cualquier lugar que no sea en el que están. Yo quisiera estar, ahorita mismo, en un lugar en donde no haya internet ni televisión y que haya personas que quieran aprender a leer y a escribir. Me gustaría estar ahí, con ellos compartiendo lo que yo sé y aprendiendo de ellos lo que no conozco. (Ojalá me alcanzara el dinero que tengo para ir).

¿Estás trabajando? Sí, en una clase en línea que me deja totalmente deprimida con una sensación de un abandono en el que no estoy, una especie de soledad en grietas y un silencio denso que no lo puede borrar una canción bonita. Y en casa escribiendo, armando rompecabezas, leyendo, inventando cosas, escuchando música o el silencio de mis pasos y el ritmo de mi respiración. Sí, en la alberca con los seis peques y me pone muy contenta. 

La pandemia y la extensa cuarentena no es una novedad en mi vida, me he inventado tiempos iguales. Me he alejado de repente de todo y he vuelto cuando quiero; y si después de alejarme vuelvo y no hay nadie, camino sola y encuentro novedades. 

El mundo siempre tiene secretos guardados, personas bonitas a la vuelta de la esquina, sonrisas escondidas en los árboles y sonidos que se pueden encontrar cuando no hay nadie, cuando caminas sin rumbo, cuando el sol se despierta antes de tiempo y también en tiempos de pandemia mundial.

Comentarios


object(WP_Query)#18809 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28523) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "11-01-2023" ["before"]=> string(10) "08-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28523) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "11-01-2023" ["before"]=> string(10) "08-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18813 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18811 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18812 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "11-01-2023" ["before"]=> string(10) "08-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-11 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-08 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (28523) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18810 (24) { ["ID"]=> int(88083) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-24 10:36:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-24 15:36:18" ["post_content"]=> string(15286) "Resulta innegable que existe una buena cantidad de ciudadanos inconformes con las decisiones y el actuar del ejecutivo y los gobiernos estatales de Morena, misma que ha mostrado su sentir en las elecciones de la capital del país, así como durante la marcha en defensa del INE, por mencionar sólo dos eventos específicos y recientes. Gran parte de la clase media mexicana ha visto una merma notoria en sus bolsillos como consecuencia de las decisiones gubernamentales y ha escuchado el ataque a sus aspiraciones y convicciones desde el púlpito presidencial un día sí y otro también. Al mismo tiempo, miembros del sector empresarial, así como algunos políticos de oposición y numerosos medios se han encargado de poner en entredicho las palabras que emanan de boca del ejecutivo cada mañana con respecto al “avance” del país.   Hay que mencionar también las derrotas que ha sufrido el presidente y su séquito en sus empresas más recientes: la imposición de la plagiadora Yasmín Esquivel para ocupar el lugar que dejaba vacante el otro incondicional del ejecutivo que es Arturo Saldívar en la SCJN, la Reforma Electoral, etc.  Si bien lo anterior es cierto y hay millones de inconformes, hay más, muchos más, que avalan y defienden al presidente y su partido. Ahora bien, poniendo atención a las condiciones, encuestas, señales y momentos de cara al proceso electoral del año que viene, ¿resulta posible que Morena deje la presidencia en 2024? La respuesta es no. Morena llegó y como la humedad, deshacerse de ellos no será nada fácil. Y aquí están las razones:  1) Comencemos por el principio: López será muchas, muchísimas cosas, pero un demócrata o un hombre apegado a lo que dicta la ley, jamás; los hechos que lo sustentan van desde la expropiación de un predio privado cuando era jefe del gobierno capitalino, la clasificación de asignaciones y obras en la Ciudad de México durante su mandato hasta su autoproclamación como “presidente legítimo” en el 2006. Lo que dicta la constitución, las leyes y reglamentos le quedan “guangos” al actual ejecutivo y sirven sólo cuando le acomoda, como por ejemplo cuando el INE corrobora su triunfo electoral. Cuando pierde, acusa fraude. ¿Y es que acaso un hombre que buscó activamente la presidencia del 2006 al 2018, que dejó al PRD y a sus mentores al borde de la extinción en aras de su propósito, va a permitir que Morena se haga a un lado en la próxima elección, sabiendo de que el área, dependencia e institución que se revise será un hervidero de irregularidades y corrupción? No, no hay manera. Tomando en consideración lo que se encuentra en juego en el 2024, podemos no sólo prever sino tener la certeza de que el Estado, con todas sus herramientas, instituciones e influencia estarán ahí, para salvaguardar el principio fundamental del poder: no perderlo. Y aquí entran todas las trampas imaginables en materia electoral: campañas anticipadas, desvío de recursos, compra de votos, amenazas, acarreo y demás prácticas conocidas. ¿Seis meses de becas anticipadas, un año? Para eso sirve el presupuesto no ejercido y los guardaditos de la actual administración. Dinero sobra para ello, aunque en materia de educación, salud, seguridad, infraestructura, el país se esté cayendo a pedazos.    2) Popularidad: Aún para los menos interesados en los vericuetos de la política (que es la mayoría de la población) el presidente resulta un personaje identificable y no sólo eso, también cercano. Millones de mexicanos se ven representados en sus formas, maneras, en cómo se viste, en cómo actúa y sobre todo, en aquello que dice. Aunque no sea más que una burda pantomima, el presidente interpreta bien su papel:  habla mal, desdeña a los ricos, los estudiados, los privilegiados, come garnachas, saca estampas de santos para “protegerse” de la COVID, y demás etcéteras. Nadie en la oposición se acerca a los números de Morena (desde Sheinbaum hasta Adán Augusto, todos ellos duplican o triplican las preferencias de Lily Téllez, Luis Donaldo Colosio e incluso Mariana Rodríguez). Ni qué decir del presidente, que cuenta con un porcentaje cercano al 60%. No hay duda de que si se les pregunta a 10 mexicanos al azar: ¿con quién se identifica más, con el presidente o con digamos, Enrique de la Madrid o Ildefonso Guajardo? La respuesta será clara. El que salga día a tras día a soltar una cháchara interminable e inconexa no hace sino incrementar su presencia y mantiene su discurso vigente, resonando en aquellos que lo siguen por la radio, la televisión o por medios digitales, sin ir más allá. Peor aún, muchísima gente es capaz de perdonar o pasar por alto la eliminación de estancias infantiles, escuelas de tiempo completo, refugios para mujeres, de dejar sin medicamentos a niños con tal de “creer” que ese tipo que les cae bien está haciendo algo distinto de los gobiernos anteriores. Lo cual nos lleva al punto siguiente.  3) La gran mayoría de la población mexicana está condicionada no sólo por un enorme desconocimiento, sino también por numerosos sesgos y no, no me refiero únicamente a aquella con menos oportunidades (educativas y laborales). La realidad es que en nuestro país nunca permeó el pensamiento crítico y hasta el día de hoy, en pleno siglo XXI, tanto los hechos como los mitos, las supersticiones y las creencias conviven con total naturalidad, aún entre la población con un mayor grado de escolaridad, sin distinción de tonos de piel o estratos sociales. Dado lo anterior a nuestra sociedad la conforman tanto algunos especialistas médicos de alto nivel como miles que recetan Herbalife y remedios homeopáticos o productos “milagro”. También científicos de renombre así como coaches de vida que creen en los duendes y el mal de ojo e individuos con doctorados en el extranjero que creen que el aumento al salario mínimo, como medida gubernamental, realmente habrá de incrementar el poder adquisitivo de los ciudadanos en un entorno inflacionario. Los sesgos acumulados a través del tiempo no permiten generar una conciencia crítica de las cosas y la inmediatez de las redes, las fake news y otros eventos similares no han hecho sino diluir la brecha entre realidad y fantasía.  Los mexicanos en lo general no somos gente atraída por la racionalidad, por contrastar datos precisos, es más, ni por leer ni por las matemáticas ni nada que se le parezca; la navaja de Ockham, el método científico y hasta el más elemental sentido común nos hacen lo que el viento a Juárez.  Debido a ello y la política no es excepción, poco nos importan la viabilidad y la probabilidad y dejamos de lado lo complejo y riguroso por lo fácil e inverosímil: por los Chapuceros, las Mañaneras, la uña de gato, los horóscopos, los amarres, el Santo Niño Futbolero, los geles “chupa panza”, el dinero “gratis” y los políticos de izquierda que se convierten, más pronto que tarde, en tiranos. En resumen, elegimos siempre algo que se asemeje a lo que queremos o quisiéramos creer, aunque ello se oponga a la realidad misma.  4) Oposición: Simplemente no hay quién. Lo cierto es que absolutamente todos los políticos de todos los partidos han brincado de acá para allá y tienen un largo historial tras de sí, tanto los del PRI como los del PAN y por supuesto, los de MORENA. Ninguno de los miembros de la oposición, salvo tibiamente, han salido a enfrentar al presidente en estos cuatro años puesto que todos tienen esqueletos en el clóset, aún aquellos que apenas incursionaron en la política de alto nivel, de manera independiente o como parte de un partido de reciente creación. Pero aún si no los tuvieran, saben que quien resulte el ganador de la rifa del tigre de cara a la elección presidencial tendrá que verse las caras con la FGR que comanda Gertz Manero (que ahora aparentemente tiene Adán Augusto) y la UIF de Pablo Gómez, sobradamente capaces de inventar cualquier excusa y sembrar cualquier cantidad de evidencia (como pasó con Rosario Robles) para amedrentarlos y/o quitarlos del camino.  Los mismos gobernadores salientes de la oposición, sabiendo lo débiles que son sus liderazgos partidistas, han buscado la salvación personal y optado por la vía de la concordia con el ejecutivo, recibiendo la promesa de un retiro sin persecución o incluso de una embajada o un consulado a cambio de entregar sus entidades al partido del presidente.  La única posibilidad sería que algún paladín solitario e impoluto emergiera espontáneamente de la sociedad civil; si lo hiciera y lograra sobrevivir los embates de la prisión preventiva de la FGR y la UIF, aún tendría que evitar tanto él como su familia, los del narco, punto que trataremos en el punto 6, para lograr colocarse a la cabeza de las preferencias y obtener la mayor votación de la historia del país, con excepción de la de Obrador, que lo logró con 20 años de campaña ininterrumpida. Todo esto en escasos doce meses (o menos) acorde con los tiempos electorales.  5) El INE: Como bien sabemos, el intento de Reforma Electoral del presidente y Morena no llegó a buen término al no contar con la mayoría calificada, pero su alternativa si lo hizo, el llamado “Plan B” (con la ayuda del Partido Verde y del Partido del Trabajo). El paquete de leyes compacta la estructura del instituto (desaparecen las secretarias ejecutivas y el servicio profesional de carrera), limita su alcance territorial (sus órganos distritales pasan de 300 a 260 y serán temporales, no permanentes) y suaviza las sanciones contra partidos y servidores públicos (quitar candidaturas y limita las facultades del Tribunal Electoral para castigar actos anticipados de campaña) al mismo tiempo que busca eliminar el famoso PREP (Programa de Resultados Electorales Preliminares). Para peor, las dos figuras más importantes del Instituto, mismas que se han encargado de ponerle el pecho a las balas y proteger no sólo lo que el INE es y representa sino los cimientos más elementales de la democracia per se, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, salen en este 2023.  Sabedor de lo anterior, el presidente hará todo lo posible por imponer en el Instituto a sus incondicionales (como lo hizo en el Conacyt, la Suprema Corte, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, etc). El árbitro imparcial que garantizó la legalidad en el 2018 llegará disminuido a las próximas elecciones presidenciales.  5) Por último, pero no menos importante, Morena y el presidente tienen de su lado la FUERZA necesaria para utilizarla si así se requiere: a su diestra al Ejército Mexicano y a su siniestra, a los Cárteles del narcotráfico. A los primeros, en lugar de emplearlos en el combate de los grupos delictivos que azotan el país, los mantiene ocupados y satisfechos mediante jugosos contratos y actividades que van desde la construcción de aeropuertos hasta la “vigilancia” del Metro de la Ciudad de México. A los segundos, permitiéndoles operar sin inconveniente alguno a lo largo y ancho del país no sólo en lo referente al trasiego de droga sino también a las múltiples actividades relacionadas: trata, secuestro, extorsión, huachicol, etc. Cabe hacer mención que hay entidades donde, como en las elecciones del 2021, los distintos grupos delictivos ya operaron a favor de Morena donde resultaron vencedores. Hoy en día, 21 entidades son controladas por Morena, entre ellas Guerrero, Sinaloa, Veracruz y Tamaulipas. Ya sea por la vía legal o la ilegal, el presidente tiene la fuerza suficiente para apretar a cuántos quiera, en el momento que quiera y como mejor convenga.  Con suficiente anticipación (2016-2017) escribí y publiqué en numerosos artículos la debacle en que se vería inmerso el país en caso de ganar el “voto masivo” que pedía Obrador; lo anterior lo abordé desde distintos ángulos: lo que representaba el voto joven, que no había conocido épocas de entornos deficitarios o de alza inflacionaria constante, con políticas retrógradas y un partido hegemónico, como lo planteaba López en su Proyecto de Nación. Lo hice también mencionando los antecedentes específicos de Obrador y su paso por la capital del país, el PRD y el PRI e incluso más atrás. También escribí acerca del marketing político y el efecto de los sesgos cognitivos en las campañas electorales, que funcionaban a favor de un candidato repleto de premisas falsas o llanamente equivocadas, pero “diferente” con respecto al sistema. Y muchos otros.  Sobra decir que mis advertencias y las de muchos otros cayeron en oídos sordos. A casi siete años de distancia de aquellos escritos y a poco más de un año de la elección presidencial, a menos que se presente un evento catastrófico que logre mermar al presidente (y por consiguiente a su partido) y confluyan varios golpes de suerte simultáneos, no resulta viable la victoria en el 2024, sobre todo porque las condicionantes antes expuestas no harán sino dificultar la consecución del objetivo con cada día y mes transcurrido. Desearía equivocarme, pero lo cierto es que Morena llegó, infestó y exterminarlos no será tarea fácil, ni ahora ni en el futuro.  El ejemplo está esparcido por toda Latinoamérica.  

Te puede gustar:

¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes

" ["post_title"]=> string(26) "¿Morena se va en el 2024?" ["post_excerpt"]=> string(61) " ¿Resulta posible que Morena deje la presidencia en 2024? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "morena-se-va-en-el-2024" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-24 10:36:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-24 15:36:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88083" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18782 (24) { ["ID"]=> int(88633) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2023-02-07 13:12:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-02-07 18:12:48" ["post_content"]=> string(18927) "Durante las primeras horas del 26 de abril de 1986, el reactor RBMK no. 4 de la planta de energía nuclear de ChernóbilVladimir Ilich Lenin”, estalló tras una imprevista concentración de xenón durante la realización de una serie de pruebas para corroborar la fiabilidad operativa del mismo durante condiciones de bajo nivel de energía, lo que provocó que el edificio colapsara parcialmente y el núcleo quedara expuesto, vertiendo millones de partículas radiactivas a la atmósfera durante los días subsecuentes.  Lo que pasó aquella madrugada era un hecho sin precedentes; jamás una planta nuclear habría sufrido un daño semejante y jamás volvería a pasar, hasta hoy. Lo que inicialmente era incertidumbre y caos pronto tomó tintes trágicos y conforme los minutos transcurrieron, el incidente se transformó en una potencial catástrofe a escala global.  Los responsables de las pruebas eran el ingeniero en jefe de la planta Anatoly Dyatlov, de 55 años y quien contaba con más de 20 años de experiencia, el supervisor en turno Aleksandr Akimov de 33 y el ingeniero en jefe, Leonid Toptunov, de 25. Las mismas debían haberse realizado durante el turno anterior, pero derivado de distintos factores tuvieron que verse postergadas durante las 10 horas siguientes; les tocaría a ellos completar el procedimiento, aún y cuando, sin saberlo, los bajos niveles de energía eléctrica habían ya producido desequilibrio en el reactor.  A lo largo de las tranquilas horas que les proporcionaba el turno nocturno, los tres realizaron, paso por paso, la secuencia operativa estipulada hasta que a la 1:23 am el reactor, que minutos antes se encontraba a un nivel de actividad mínimo, sufrió un súbito incremento de la presión y temperatura del núcleo que les hizo notar que algo había salido mal. Intentaron aplicar el procedimiento de emergencia (inserción de las varillas de control) pero justo en aquel momento sobrevino el estallido que cambiaría todo en apenas una fracción de segundo. La tapa del reactor, de 1200 toneladas, voló por los aires y miles de toneladas de cesio, yodo, plomo, circonio, cadmio, berilio, plutonio, uranio y grafito serían expulsados a la atmósfera.  Tras la explosión, con el tablero de la sala inutilizable y poca luz, incrédulos ante lo que había pasado, buscaron el único dosímetro que tenían a la mano para conocer el nivel de radiación circundante: la lectura arrojó 3.6 roentgens (unidad de medida para la exposición de rayos x y gamma) por hora, lo que permitía suponer que el núcleo estaba intacto y que la explosión podría tratarse de una fuga de vapor, alguna parte de instalación eléctrica u otra cosa, por lo que Akimov y Toptunov siguieron intentando contener el daño aplicando las medidas habituales (enfriamiento del núcleo vertiendo agua a presión en el mismo), abriendo válvulas y revisando el dosímetro para vigilar sus posibles variaciones. Aquello duró hasta bien entrada la mañana.  Más tarde se enterarían de que la lectura máxima del dosímetro con el que contaban (otro al interior de la sala de control estaba descompuesto) era esa justamente: 3.6 roentgens por hora; existía otro dosímetro de mayor alcance, pero aquel estaba resguardado fuera de la sala de operación del reactor y guardado bajo llave. Los niveles de radiación ionizante superaron en algunas zonas cercanas al reactor el equivalente a 32 000 roentgens por hora. Una dosis fatal ronda los 400. En apenas un minuto, el destino de muchos de los operadores e ingenieros que estuvieron expuestos a dichos niveles de radiación, como Toptunov y Akimov, estaría sellado.  Conforme transcurre el tiempo, un cierto gusto metálico en la boca y el enrojecimiento de la piel (bronceado nuclear) así como los fragmentos de granito impulsados por la explosión que se asientan en los alrededores de la planta les indican que algo mucho más grave está en marcha. Aun así, los dirigentes locales del partido hablaron con Dyatlov, quien les contó su versión del incidente y después se fue directo al hospital; los dirigentes del partido comunista decidieron entonces enviar un grupo de bomberos para sofocar el fuego. Después hablaron con el Comité Central para informar que, en efecto, un incendio había comenzado hace un rato pero que ya se estaban ocupando del asunto.  Los dirigentes locales llamaron a la brigada de bomberos estacionada en Chernóbil al mando del teniente Volodymir Pravyk, pero nadie les comunica algo más, salvo la existencia de fuego en la planta, probablemente de carácter eléctrico. Llevan sus trajes de lona, sin máscaras especiales o protección adicional alguna. Nadie menciona radioactividad, gases, iones, nada. Se abren paso entre los escombros y retiran algunos de los bloques del grafito ardiente utilizado para estabilizar el núcleo del reactor. Hacia las 5 de la mañana concluirían con su labor, evitando que el fuego se propagara al reactor no. 3.  No pasarían muchas horas antes de que los efectos de la radiación comenzasen a manifestarse y los bomberos empezaran a ser trasladados a distintos hospitales en Moscú. La agonía de los bomberos durará días en algunos casos, semanas en otros.  Los habitantes de la ciudad de Prípiat, a escasos 4 kilómetros de distancia de la planta, son testigos de lo que sucede: el fuego en la planta, el calor, el efecto de los iones liberados en la atmósfera que hacen que la luz resplandezca de un modo particular, pero al no haber noticias oficiales, se preparan para continuar con sus rutinas habituales.   A lo largo de las horas siguientes, durante la mañana del 26 de abril, docenas de los habitantes de Prípiat comenzaron a manifestar síntomas de intoxicación tales como dolores de cabeza, tos, vómitos y diarreas. Alrededor de las 9 am el ministro de Asuntos Internos, Vasyl Durdynets, telefoneó al dirigente local en Ucrania para comentar que hubo un incidente, pero que “todo está bien” y que las actividades deben seguir su curso normal. Los adultos en Prípiat acuden a sus trabajos, los niños a la escuela.  A las 10 am, se establece desde la base del Estado soviético en Moscú la necesidad de crear una comisión que investigue la realidad del incidente, ante las contradicciones de las distintas partes; para ello se elige a Boris Shcherbina, el encargado del Consejo de Ministros de la URSS para liderarla. Lo acompaña uno de los hombres que será clave en lo que viene: Valery Legasov, el director del Instituto Kurchatov de Energía Atómica y otros muchos especialistas en física, meteorología y radiología. Todos ellos acuden ese mismo día al sitio de la explosión sólo para corroborar aquello que algunos pocos temían: la planta semidestruida, el núcleo expuesto y los millones de partículas radioactivas que se esparcían a través del viento, amenazando la vida no sólo de Ucrania y Bielorrusia, sino también de Europa e incluso, parte de Occidente. ¿De cuánto era la vida media de aquellos componentes radioactivos? Más de 400 veces la radiación producida por la detonación de la bomba en Hiroshima salió de aquel núcleo en la frontera ucraniana durante los días siguientes a la explosión. La nube radioactiva se extendió por 162 000 kilómetros, desde Europa hasta Norteamérica.    Te puede interesar: Precios y poder adquisitivo   Alrededor del mediodía del 27 de abril finalmente se toma la decisión de proceder a la evacuación de los habitantes de Prípiat, esto es, 36 horas después del accidente. Todo se hace con suma celeridad. Para las 3 de la tarde, más de 53,000 personas habían sido evacuadas de las zonas circundantes, sin posibilidad de empacar absolutamente ninguna de sus pertenencias. Al mismo tiempo, Legasov, Shcherbina y los demás comisionados comienzan a buscar la manera de mitigar los efectos del accidente, lo que implicaría verter 5 mil toneladas de boro, dolomita, plomo y arena al interior del núcleo, el reforzamiento de la base de la planta a través de un trabajo de minería, el retiro de material radiactivo en los diversos niveles de la planta nuclear, la remoción de 30 kilómetros de tierra (tanto de siembra como boscosa) de la zona de exclusión, el sacrificio de animales domésticos y salvajes de la misma y mucho más a lo largo de las semanas siguientes.  Durante la mañana del 28 de abril, la planta nuclear de Forsmark en Suecia (ubicada a más de 1000 kilómetros de distancia de Chernóbil) detectó niveles inusuales de radionúclidos, lo cual fue informado a la autoridad de seguridad radioactiva sueca, misma que contactó al gobierno soviético acerca del asunto. Inicialmente la URSS lo negó y sólo cuando la misma refirió la necesidad de dar parte a la Agencia Internacional de Energía Atómica, fue que los soviéticos aceptaron que un accidente (menor) había sucedido en Chernóbil.   Aunque a partir este momento la noticia comenzó a circular por el mundo (incluidas las cadenas americanas como ABC News), al interior, la orden era clara: no había sucedido nada grave y todo lo que pudiera hacerse para ocultar la realidad, debía hacerse.  El festejo del 1 de mayo (día de los trabajadores) que incluía desfiles en zonas tan cercanas al incidente como Kiev no se canceló, las labores y actividades siguieron su curso y sólo aquellos involucrados directamente con las operaciones de emergencia pudieron hacerse cierta idea de la magnitud del accidente. Al final lo sucedido en el reactor de Chernóbil mostró, más allá de cualquier otra cosa, la incontable cantidad de mentiras, incongruencias e ineficiencia que permeaban no sólo el sector nuclear sino todo el aparato de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas; cada palabra, cada omisión, pronunciada y solapada por absolutamente todos los miembros del Estado.  Tras el ascenso de los bolcheviques al poder, la denominada clase obrera tomó el control del Estado y del Partido; los dirigentes locales y regionales eran antiguos empleados de fábricas de tractores, zapatos, envasados, cuyos únicos atributos para el servicio público y administrativo eran la lealtad y la obediencia. Bajo su mando y decisión oscilaban las vidas de científicos, médicos, soldados, físicos, agricultores, adultos, ancianos y niños. Para 1986, lo anterior no había cambiado en absoluto.  Y la orden que venía de arriba, siempre de alguien más arriba, era minimizar el incidente, mantener la normalidad y que nadie supiera la realidad de lo ocurrido.  Uno de los testigos de aquello, narró años después:  Durante los primeros días después del accidente, desaparecieron de las bibliotecas los libros sobre radiaciones, sobre Hiroshima y Nagasaki, hasta los que trataban de radiografías y rayos X. Corrió el rumor de que había sido una orden de arriba, para no sembrar el pánico. Para nuestra tranquilidad”.  Pero la realidad no se puede ocultar, no por siempre, ni con toda la fuerza del Estado.  Los casos de cáncer de la tiroides en la población infantil se incrementaron exponencialmente como resultado del yodo radioactivo entre las décadas de los noventa y los 2000, así como las mutaciones y malformaciones entre los bebés recién nacidos. La estimación de distintos tipos de cáncer entre aquellos que participaron en las labores de mitigación supera los 100,000 casos. El número de ucranianos que recibían apoyos económicos derivado de algún tipo de alteración por radiación superaba, en el año 2000, los 3.5 millones.  Una madre ucraniana describiría lo siguiente con respecto a su hija pequeña:  A sus cuatro años no juega a las compras ni a la escuela, sino que juga con sus muñecas al hospital, les pone inyecciones, les coloca el termómetro, les prescribe un gota a gota; la muñeca se le muere y ella lo cubre con una sábana blanca. Ya van para cuatro años que vivimos con ella en el hospital. No se le puede dejar allí sola, tampoco sabe que lo normal es vivir en casa. Nació sin vulva de modo que cada media hora he de exprimir la orina con las manos, a través de unos orificios puntuales en la zona donde ésta debería estar. Si no le hago esto, se le parará su único riñón. ¿Cuánto tiempo se puede resistir algo así?” El recuento que hace Irina Ignatenko, la esposa de uno de los bomberos de nombre Vasili, quien acudió al llamado aquella madrugada del 26 de abril, narra:  “Tenía el cuerpo deshecho. Todo él era una llaga sanguinolienta. En el hospital, los últimos dos días..le levantaba la mano y el hueso se le movía, le bailaba, se le había separado de la carne. Le salían por la boca pedacitos de pulmón, de hígado. Se ahogaba con sus propias vísceras. Me envolvía la mano con una gasa y la introducía en su boca para sacarle todo aquello de dentro. ¡Es imposible contar esto! Lo colocaron en el ataúd descalzo y con la ropa cortada de tan hinchado que estaba, lo metieron en una bolsa de plástico y lo ataron, para después enterrarlo en un féretro de zinc bajo unas planchas de hormigón. Nos dijeron: no podemos darles los cuerpos de sus esposos, de sus hijos porque son muy radioactivos de modo que serán enterrados en un cementerio de Moscú de una manera especial”.   En las labores de emergencia y descontaminación participaron más de 600,000 “liquidadores” (bomberos, soldados, médicos, policías, pilotos, etc.) de los cuales 60,000 morirían poco tiempo después y más de 170,000 sufrirían algún tipo de padecimiento incapacitante por el resto de su vida. Sus familias, amigos, todos se vieron afectados. A pesar de ello, el gobierno soviético continuó intentando impedir que la realidad se conociera, aún en un evento de tal magnitud. No hubo profilaxis para la población evacuada. Ni equipos especiales para muchos de los liquidadores. Muchos de los militares utilizaban su uniforme habitual, aún dentro de la zona de exclusión. Ni qué decir de los médicos y bomberos.  Todo por órdenes superiores.  Del 25 al 29 de agosto de 1986 Valery Legasov presentó un informe sobre el desastre ocurrido en Chernóbil en la reunión extraordinaria de la Agencia Internacional de la Energía Atómica en Viena, donde además de subrayar los problemas en la configuración y operación del reactor RBMK (algunos desconocidos para los operadores de la planta), también habló con la verdad: de las mentiras, la corrupción y negligencia del Estado soviético como factores preponderantes en lo que había sucedido durante los meses anteriores, con la finalidad de prevenir más muertes en el futuro. Aquel informe le granjeó el descrédito y la alienación en la URSS durante el resto de su vida. Vigilado estrechamente por la KGB, enfermo, dado los altos niveles de radiación a los que se había visto expuesto y atormentado por el recuerdo de los liquidadores que ofrecieron su vida para llegar donde ni las máquinas ni los robots pudieron, se suicidaría el 26 de abril de 1988, justo en el segundo aniversario del fatídico evento.  Toptunov y Akimov, los operadores del reactor morirían menos de tres semanas después del accidente. Boris Shcherbina lo haría el 22 de agosto de 1990, casi exactamente cuatro años después del mismo. Un destino compartido por muchos, muchos otros. Todo gobierno que es capaz de mentir abierta y públicamente a sus ciudadanos ha dejado de preocuparse por estos, por sus tragedias, por sus anhelos, por sus vidas. Para un Estado semejante, la gente es sólo una cifra que puede emplearse o manipularse a conveniencia. Mil, diez mil, cien mil, un millón de víctimas no representan nada.  Pero cada mentira tiene un costo.  Y el precio a pagar no será otro que carencias, enfermedades, sufrimiento y vidas. Así fue con Gorbachov y Chernóbil. Con las de Stalin y su “nuevo hombre soviético”, que sumaron entre 7 y 10 millones. Las de Mao y su “gran salto adelante”, que sumaron más de 50 millones. Las de la lucha contra el “imperialismo” de Chávez y Maduro y sus 6.8 millones de desplazados. Mentiras en Rusia. En Cuba. En Chile. En Bolivia. En Nicaragua. En Colombia. En México. Y muchos otros.  El mundo actualmente tiene sus propios gobiernos que, con base en mentiras sistemáticas, hace años que dejaron de ocuparse y preocuparse por los seres humanos que supuestamente gobiernan.  Sólo les interesa el poder y el control. La lealtad y la obediencia.  Desde hace ya algunos años, varios países alrededor del mundo se asemejan, quizás demasiado, a aquel abril de 1986.  *Información obtenida del Informe del Grupo Internacional de Seguridad Nuclear de la Organización Internacional de Energía Atómica (iaea.org) 1987. Testimonios obtenidos de Voces de Chernóbil, de Svetlana Alexiévich, publicado originalmente en el año de 1997.   " ["post_title"]=> string(8) "Mentiras" ["post_excerpt"]=> string(166) "“El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esa primera”. -Alexander Pope " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(8) "mentiras" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-02-07 13:12:48" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-02-07 18:12:48" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88633" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18810 (24) { ["ID"]=> int(88083) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-24 10:36:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-24 15:36:18" ["post_content"]=> string(15286) "Resulta innegable que existe una buena cantidad de ciudadanos inconformes con las decisiones y el actuar del ejecutivo y los gobiernos estatales de Morena, misma que ha mostrado su sentir en las elecciones de la capital del país, así como durante la marcha en defensa del INE, por mencionar sólo dos eventos específicos y recientes. Gran parte de la clase media mexicana ha visto una merma notoria en sus bolsillos como consecuencia de las decisiones gubernamentales y ha escuchado el ataque a sus aspiraciones y convicciones desde el púlpito presidencial un día sí y otro también. Al mismo tiempo, miembros del sector empresarial, así como algunos políticos de oposición y numerosos medios se han encargado de poner en entredicho las palabras que emanan de boca del ejecutivo cada mañana con respecto al “avance” del país.   Hay que mencionar también las derrotas que ha sufrido el presidente y su séquito en sus empresas más recientes: la imposición de la plagiadora Yasmín Esquivel para ocupar el lugar que dejaba vacante el otro incondicional del ejecutivo que es Arturo Saldívar en la SCJN, la Reforma Electoral, etc.  Si bien lo anterior es cierto y hay millones de inconformes, hay más, muchos más, que avalan y defienden al presidente y su partido. Ahora bien, poniendo atención a las condiciones, encuestas, señales y momentos de cara al proceso electoral del año que viene, ¿resulta posible que Morena deje la presidencia en 2024? La respuesta es no. Morena llegó y como la humedad, deshacerse de ellos no será nada fácil. Y aquí están las razones:  1) Comencemos por el principio: López será muchas, muchísimas cosas, pero un demócrata o un hombre apegado a lo que dicta la ley, jamás; los hechos que lo sustentan van desde la expropiación de un predio privado cuando era jefe del gobierno capitalino, la clasificación de asignaciones y obras en la Ciudad de México durante su mandato hasta su autoproclamación como “presidente legítimo” en el 2006. Lo que dicta la constitución, las leyes y reglamentos le quedan “guangos” al actual ejecutivo y sirven sólo cuando le acomoda, como por ejemplo cuando el INE corrobora su triunfo electoral. Cuando pierde, acusa fraude. ¿Y es que acaso un hombre que buscó activamente la presidencia del 2006 al 2018, que dejó al PRD y a sus mentores al borde de la extinción en aras de su propósito, va a permitir que Morena se haga a un lado en la próxima elección, sabiendo de que el área, dependencia e institución que se revise será un hervidero de irregularidades y corrupción? No, no hay manera. Tomando en consideración lo que se encuentra en juego en el 2024, podemos no sólo prever sino tener la certeza de que el Estado, con todas sus herramientas, instituciones e influencia estarán ahí, para salvaguardar el principio fundamental del poder: no perderlo. Y aquí entran todas las trampas imaginables en materia electoral: campañas anticipadas, desvío de recursos, compra de votos, amenazas, acarreo y demás prácticas conocidas. ¿Seis meses de becas anticipadas, un año? Para eso sirve el presupuesto no ejercido y los guardaditos de la actual administración. Dinero sobra para ello, aunque en materia de educación, salud, seguridad, infraestructura, el país se esté cayendo a pedazos.    2) Popularidad: Aún para los menos interesados en los vericuetos de la política (que es la mayoría de la población) el presidente resulta un personaje identificable y no sólo eso, también cercano. Millones de mexicanos se ven representados en sus formas, maneras, en cómo se viste, en cómo actúa y sobre todo, en aquello que dice. Aunque no sea más que una burda pantomima, el presidente interpreta bien su papel:  habla mal, desdeña a los ricos, los estudiados, los privilegiados, come garnachas, saca estampas de santos para “protegerse” de la COVID, y demás etcéteras. Nadie en la oposición se acerca a los números de Morena (desde Sheinbaum hasta Adán Augusto, todos ellos duplican o triplican las preferencias de Lily Téllez, Luis Donaldo Colosio e incluso Mariana Rodríguez). Ni qué decir del presidente, que cuenta con un porcentaje cercano al 60%. No hay duda de que si se les pregunta a 10 mexicanos al azar: ¿con quién se identifica más, con el presidente o con digamos, Enrique de la Madrid o Ildefonso Guajardo? La respuesta será clara. El que salga día a tras día a soltar una cháchara interminable e inconexa no hace sino incrementar su presencia y mantiene su discurso vigente, resonando en aquellos que lo siguen por la radio, la televisión o por medios digitales, sin ir más allá. Peor aún, muchísima gente es capaz de perdonar o pasar por alto la eliminación de estancias infantiles, escuelas de tiempo completo, refugios para mujeres, de dejar sin medicamentos a niños con tal de “creer” que ese tipo que les cae bien está haciendo algo distinto de los gobiernos anteriores. Lo cual nos lleva al punto siguiente.  3) La gran mayoría de la población mexicana está condicionada no sólo por un enorme desconocimiento, sino también por numerosos sesgos y no, no me refiero únicamente a aquella con menos oportunidades (educativas y laborales). La realidad es que en nuestro país nunca permeó el pensamiento crítico y hasta el día de hoy, en pleno siglo XXI, tanto los hechos como los mitos, las supersticiones y las creencias conviven con total naturalidad, aún entre la población con un mayor grado de escolaridad, sin distinción de tonos de piel o estratos sociales. Dado lo anterior a nuestra sociedad la conforman tanto algunos especialistas médicos de alto nivel como miles que recetan Herbalife y remedios homeopáticos o productos “milagro”. También científicos de renombre así como coaches de vida que creen en los duendes y el mal de ojo e individuos con doctorados en el extranjero que creen que el aumento al salario mínimo, como medida gubernamental, realmente habrá de incrementar el poder adquisitivo de los ciudadanos en un entorno inflacionario. Los sesgos acumulados a través del tiempo no permiten generar una conciencia crítica de las cosas y la inmediatez de las redes, las fake news y otros eventos similares no han hecho sino diluir la brecha entre realidad y fantasía.  Los mexicanos en lo general no somos gente atraída por la racionalidad, por contrastar datos precisos, es más, ni por leer ni por las matemáticas ni nada que se le parezca; la navaja de Ockham, el método científico y hasta el más elemental sentido común nos hacen lo que el viento a Juárez.  Debido a ello y la política no es excepción, poco nos importan la viabilidad y la probabilidad y dejamos de lado lo complejo y riguroso por lo fácil e inverosímil: por los Chapuceros, las Mañaneras, la uña de gato, los horóscopos, los amarres, el Santo Niño Futbolero, los geles “chupa panza”, el dinero “gratis” y los políticos de izquierda que se convierten, más pronto que tarde, en tiranos. En resumen, elegimos siempre algo que se asemeje a lo que queremos o quisiéramos creer, aunque ello se oponga a la realidad misma.  4) Oposición: Simplemente no hay quién. Lo cierto es que absolutamente todos los políticos de todos los partidos han brincado de acá para allá y tienen un largo historial tras de sí, tanto los del PRI como los del PAN y por supuesto, los de MORENA. Ninguno de los miembros de la oposición, salvo tibiamente, han salido a enfrentar al presidente en estos cuatro años puesto que todos tienen esqueletos en el clóset, aún aquellos que apenas incursionaron en la política de alto nivel, de manera independiente o como parte de un partido de reciente creación. Pero aún si no los tuvieran, saben que quien resulte el ganador de la rifa del tigre de cara a la elección presidencial tendrá que verse las caras con la FGR que comanda Gertz Manero (que ahora aparentemente tiene Adán Augusto) y la UIF de Pablo Gómez, sobradamente capaces de inventar cualquier excusa y sembrar cualquier cantidad de evidencia (como pasó con Rosario Robles) para amedrentarlos y/o quitarlos del camino.  Los mismos gobernadores salientes de la oposición, sabiendo lo débiles que son sus liderazgos partidistas, han buscado la salvación personal y optado por la vía de la concordia con el ejecutivo, recibiendo la promesa de un retiro sin persecución o incluso de una embajada o un consulado a cambio de entregar sus entidades al partido del presidente.  La única posibilidad sería que algún paladín solitario e impoluto emergiera espontáneamente de la sociedad civil; si lo hiciera y lograra sobrevivir los embates de la prisión preventiva de la FGR y la UIF, aún tendría que evitar tanto él como su familia, los del narco, punto que trataremos en el punto 6, para lograr colocarse a la cabeza de las preferencias y obtener la mayor votación de la historia del país, con excepción de la de Obrador, que lo logró con 20 años de campaña ininterrumpida. Todo esto en escasos doce meses (o menos) acorde con los tiempos electorales.  5) El INE: Como bien sabemos, el intento de Reforma Electoral del presidente y Morena no llegó a buen término al no contar con la mayoría calificada, pero su alternativa si lo hizo, el llamado “Plan B” (con la ayuda del Partido Verde y del Partido del Trabajo). El paquete de leyes compacta la estructura del instituto (desaparecen las secretarias ejecutivas y el servicio profesional de carrera), limita su alcance territorial (sus órganos distritales pasan de 300 a 260 y serán temporales, no permanentes) y suaviza las sanciones contra partidos y servidores públicos (quitar candidaturas y limita las facultades del Tribunal Electoral para castigar actos anticipados de campaña) al mismo tiempo que busca eliminar el famoso PREP (Programa de Resultados Electorales Preliminares). Para peor, las dos figuras más importantes del Instituto, mismas que se han encargado de ponerle el pecho a las balas y proteger no sólo lo que el INE es y representa sino los cimientos más elementales de la democracia per se, Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, salen en este 2023.  Sabedor de lo anterior, el presidente hará todo lo posible por imponer en el Instituto a sus incondicionales (como lo hizo en el Conacyt, la Suprema Corte, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, etc). El árbitro imparcial que garantizó la legalidad en el 2018 llegará disminuido a las próximas elecciones presidenciales.  5) Por último, pero no menos importante, Morena y el presidente tienen de su lado la FUERZA necesaria para utilizarla si así se requiere: a su diestra al Ejército Mexicano y a su siniestra, a los Cárteles del narcotráfico. A los primeros, en lugar de emplearlos en el combate de los grupos delictivos que azotan el país, los mantiene ocupados y satisfechos mediante jugosos contratos y actividades que van desde la construcción de aeropuertos hasta la “vigilancia” del Metro de la Ciudad de México. A los segundos, permitiéndoles operar sin inconveniente alguno a lo largo y ancho del país no sólo en lo referente al trasiego de droga sino también a las múltiples actividades relacionadas: trata, secuestro, extorsión, huachicol, etc. Cabe hacer mención que hay entidades donde, como en las elecciones del 2021, los distintos grupos delictivos ya operaron a favor de Morena donde resultaron vencedores. Hoy en día, 21 entidades son controladas por Morena, entre ellas Guerrero, Sinaloa, Veracruz y Tamaulipas. Ya sea por la vía legal o la ilegal, el presidente tiene la fuerza suficiente para apretar a cuántos quiera, en el momento que quiera y como mejor convenga.  Con suficiente anticipación (2016-2017) escribí y publiqué en numerosos artículos la debacle en que se vería inmerso el país en caso de ganar el “voto masivo” que pedía Obrador; lo anterior lo abordé desde distintos ángulos: lo que representaba el voto joven, que no había conocido épocas de entornos deficitarios o de alza inflacionaria constante, con políticas retrógradas y un partido hegemónico, como lo planteaba López en su Proyecto de Nación. Lo hice también mencionando los antecedentes específicos de Obrador y su paso por la capital del país, el PRD y el PRI e incluso más atrás. También escribí acerca del marketing político y el efecto de los sesgos cognitivos en las campañas electorales, que funcionaban a favor de un candidato repleto de premisas falsas o llanamente equivocadas, pero “diferente” con respecto al sistema. Y muchos otros.  Sobra decir que mis advertencias y las de muchos otros cayeron en oídos sordos. A casi siete años de distancia de aquellos escritos y a poco más de un año de la elección presidencial, a menos que se presente un evento catastrófico que logre mermar al presidente (y por consiguiente a su partido) y confluyan varios golpes de suerte simultáneos, no resulta viable la victoria en el 2024, sobre todo porque las condicionantes antes expuestas no harán sino dificultar la consecución del objetivo con cada día y mes transcurrido. Desearía equivocarme, pero lo cierto es que Morena llegó, infestó y exterminarlos no será tarea fácil, ni ahora ni en el futuro.  El ejemplo está esparcido por toda Latinoamérica.  

Te puede gustar:

¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes

" ["post_title"]=> string(26) "¿Morena se va en el 2024?" ["post_excerpt"]=> string(61) " ¿Resulta posible que Morena deje la presidencia en 2024? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "morena-se-va-en-el-2024" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-24 10:36:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-24 15:36:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88083" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(46) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "18e54c7e110bfeb0aac6994aa8f46321" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Morena se va en el 2024

¿Morena se va en el 2024?

¿Resulta posible que Morena deje la presidencia en 2024?

enero 24, 2023
Chernóbil

Mentiras

“El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza...

febrero 7, 2023




Más de categoría
Crece en más del 10% actividad industrial de Puebla

Crece en más del 10% actividad industrial de Puebla

El repunte fue impulsado por manufacturas y construcción

febrero 8, 2023
En “Martes Ciudadano”, Economía brinda asesoría y vinculación a pequeños empresarios

En “Martes Ciudadano”, Economía brinda asesoría y vinculación a pequeños empresarios

· El subsecretario, Jaime Orozco Guzmán refrendó que la dependencia impulsa negocios...

febrero 8, 2023
En enero, crece empleo con seguridad social en Puebla Economía

En enero, crece empleo con seguridad social en Puebla

La entidad aportó 2.93 por ciento del total de empleo registrado ante el IMSS

febrero 8, 2023
Coahuila: ¿el oficialismo usó ese estado como moneda de cambio?

Coahuila: ¿el oficialismo usó ese estado como moneda de cambio?

En política, se suele afirmar, no existen las casualidades, y en dicho supuesto entraría la coyuntura electoral actual que...

febrero 8, 2023