Pepe y su banda

El mercado “Villas de Ecatepec” tiene una explanada cobijada por árboles de veinte años… El mercado “Villas de Ecatepec” tiene una explanada cobijada por árboles de veinte años, tres en jardineras y varios más en los prados....

13 de octubre, 2016 alcohol_botellon
Publicidad
Publicidad

El mercado “Villas de Ecatepec” tiene una explanada cobijada por árboles de veinte años…

El mercado “Villas de Ecatepec” tiene una explanada cobijada por árboles de veinte años, tres en jardineras y varios más en los prados.

Suple con timidez al área de donación destinada a jardín en la manzana contigua y que durante años fue utilizada como tal para los niños y jóvenes en sus actividades recreativas, lúdicas y formativas con grupos de Scouts y escolares, parroquiales y vecinales y que fue adjudicada a un grupo interdenominacional que la sustrajo del bien público, al bardearla y usarla como casa de oración y habitación. Queda la impresión de que algún político se benefició con ello en perjuicio de la comunidad.

La explanada ha sido testigo de la vida de la comunidad, los juegos de unos cuantos niños, una escuelita de pintura, juegos mecánicos, inflables y brincolines, ha escuchado las promesas de los enamorados, los cuidados de las jóvenes madres, con sus hijos en montables o en columpios, las amas de casa con su mandado, la vida floreciendo en su suelo.

Los árboles crecieron y ofrecieron tardes sombrías y noches oscuras, se hizo campo propicio para asaltos, drogadicción, violaciones, depósito de cadáveres, robos a diferentes locales del mercado, a ciencia y paciencia de las diferentes policías, a cuya sombra recibían las cuotas delincuenciales.

Es en ese marco donde floreció la banda de Pepe. Teporochitos y mariguanitos, rescoldos de tiempos idos, añorando familias, carreras, trabajos, puestos, vidas perdidas en aras de los diferentes vicios y que los unió en sus desdichas.


Publicidad
Publicidad


Buenas personas, mendigos amables, respetuosos, corteses; cinco, seis, hasta siete y, a veces, la presencia de una teporochita mostraba la igualdad de género. La presencia de la banda insuflaba cierta atmósfera de seguridad a la explanada que no proporcionaba la policía y en cambio sí retiraba a los malhechores.

Un “primo” (cuyo nombre omito a petición expresa) me comenta su relación con Pepe y su banda: fui al mercado con mi esposa y estaban cantando al calor de los alcoholes, pero lo hacían tan feo que tuve que llamarles la atención, me pidieron que les pusiera la muestra y al hacerlo me quedé con ellos un buen rato. El ejercicio se repitió varias veces hasta romper el hielo y lograr cierta cercanía con ellos; alguna vez discutí con el “Pastor” que les condicionaba ayuda a que dejaran de beber; yo les convidé recalentado de la Cena de Fin de Año, aunque fueron a pedirla en estado inconveniente; el remanente de sidra acabó con ellos.

Paulatinamente nuestras pláticas fueron profundizando y ellos alejándose de los vicios; empezaron a lavar coches, limpiar prados, pintar rejas y paredes, arreglar jardines, hasta que al fin Pepe aceptó integrarse a un grupo de AA. Al vivir su experiencia de quinto y sexto pasos, con su ejemplo, se llevó a parte de su grupo y hoy tres de ellos forman una cuadrilla de trabajadores que se mantienen sobrios y se retroalimentan en su lucha por la Vida.

Continúa el primo: extrañé a Pepe un par de semanas y hasta tuve que lavar mi coche, pero al volverlo a ver, me comentó que los contrataron para hacer los terminados de una casa en Tulancingo, que el cliente era muy exigente y que tardaron demasiado en darle gusto, por lo cual el dinero cobrado no les rindió como esperaban; además, el día que le tocaba ir a lavarle su coche se topó con uno de los viejos miembros de la banda, que le sigue pegando a la mariguana, Pepe se quedó con él tratando de convencerlo de dejar el vicio y en eso los cargó la patrulla, con la tranquilidad de estar limpio enfrentó la situación sabiendo que en la delegación lo soltarían de inmediato a él y tal vez por su intervención a su amigo.

No sucedió así, los pasearon durante un largo tiempo, varias veces les pidieron dinero para dejarlos ir hasta que se convencieron de que no tenían y que nadie habría de apoyarlos y al final, el de mayor rango le dijo al segundo: bájalos ya que tenemos que completar la cuota del jefe y éstos no van a cooperar con nada.

Este testimonio es verdadero y nos muestra que, a pesar de las dificultades, de políticos venales, policías corruptos, religiones intransigentes y cuanto hay, con auténtico interés por el prójimo podemos mejorar nuestra sociedad. Sin necesidad de pertenecer a organización alguna.

Se solicitan unos cuantos millones de “Primos” para sanear nuestro país.

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18581 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(12566) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-08-2021" ["before"]=> string(10) "19-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(12566) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-08-2021" ["before"]=> string(10) "19-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18563 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18600 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18570 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-08-2021" ["before"]=> string(10) "19-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (12566) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18594 (24) { ["ID"]=> int(69893) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-31 10:11:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-31 15:11:28" ["post_content"]=> string(5878) "Hace unos días falleció Caleb Wallace, uno de los más importantes activistas en contra del uso de cubrebocas en los Estados Unidos de Norteamérica. Y sí, falleció de COVID. Vivió de manera absoluta su libertad de no utilizarlo y asumió las consecuencias de sus actos.  El problema es que, con seguridad, se llevó a muchos de encuentro, y deja un problema a su esposa, madre de tres niños pequeños, embarazada del cuarto. Para determinados fines el libre albedrío abre las puertas del infierno. Digamos, en Corea del Norte, si a algún individuo le encuentran una dosis personal de drogas, se le impone la pena de muerte. Deben recordar, no hace más de un par de años, que dos mexicanos que pretendieron introducir cocaína a dicho país recibieron esa sentencia, y por más que la SRE intercedió por ellos, nada pudo hacerse. Ellos habían violado una ley muy severa en un país en el que las penas no son negociables. Tal vez algunos  me tachen de radical. Pero hay cuestiones de primer orden frente a  las que no debería existir la holgura para que cada ciudadano decida por cuenta propia. Norcorea no tiene problema de narcotráfico. Regreso a lo de Caleb Wallace. Ejerció su libertad. Pagó el precio con su vida. Tal vez nunca logremos precisar a cuántos se llevó de encuentro. Si hubiera una legislación que obligara al uso de mascarilla en sitios públicos, se evitarían casos como éste. Si alguien no quiere usar cubrebocas, que se quede en su casa.  En México tenemos nuestro estilo paternalista de aplicar la ley, con unos se ejerce de manera rigurosa, con otros se deja de lado por simpatía de las autoridades con el inculpado, y por eso el narcotráfico hace lo que quiere, pero eso es harina de otro costal. Centrémonos en  los riesgos en que nos pone a todos  la expresión pública de la libertad personal: Pasemos ahora a un caso que ocurrió el viernes 21 en Turquía: Kubra Dugan, tiktoker  de 23 años, acostumbraba a grabarse bailando en distintos escenarios. En esta ocasión se le ocurrió hacerlo desde la azotea de un edificio de 9 pisos. Brincó del pretil que rodeaba un tragaluz fabricado con una lámina de acrílico, cayó sobre la misma lámina y la traspasó por efecto de la gravedad, cayendo desde una altura de 50 metros. Obvio decirlo, falleció. Se suma a un buen número de gente joven que ha perdido la vida de maneras tan trágicas como absurdas, del todo previsibles, si hubiera imperado la sensatez sobre ese deseo irrefrenable de manifestarse de manera auténtica. Esta semana una buena parte de la población escolar mexicana, de todos los niveles, regresa a clases.  Imagino que debe de ser una carga severa para el personal docente, además de lo habitual, ahora andar cuidando que fulanito no se quite el cubrebocas o que zutanito no intercambie mascarillas con el vecino.  Evitar los trueques de comida en el recreo y vigilar que se mantengan seguros, tanto  dentro del aula, como en los patios y  pasillos.  Una carga adicional también para las familias; aunque ahora los padres no tienen al niño en casa, con toda seguridad estarán con la preocupación de que el retoño evite conductas de riesgo. Además del gasto de llevar a la escuela cubrebocas, productos desinfectantes y demás. Volvemos a lo mismo con que iniciamos esta columna: El regreso a clases implicará riesgos mínimos siempre y cuando se sumen medidas sanitarias. No es suficiente traer cubrebocas; éste tiene que cumplir con las especificaciones adecuadas, ser debidamente colocado y retirado. No basta con sanitizar los espacios cerrados, hay que hacer circular el aire, para evitar la concentración de aerosoles, máxime cuando esta nueva variedad delta, al igual que sus predecesoras, puede ser  transmitida por alguien aparentemente sano, o que ya haya tenido COVID en el pasado, o que ya esté vacunado. Las medidas sanitarias que se tomen no son para el Instagram. El contagio de COVID no se va a evitar mediante buenas intenciones. Se tiene que atender  un protocolo científico debidamente estructurado y supervisado.  Aquí se aplicaría una frase tan rudimentaria como cierta, que escuché por primera vez en boca de un directivo hospitalario, y que dice: “Orden dada y no supervisada, se la lleva la …” Me sorprende saber que Carmen Boullosa, viuda de Alejandro Aura, reconocida escritora mexicana, autora de varios libros, acostumbra a escribir sus textos a mano.  Refiere que le agrada ponerse a salvo de la tecnología para entrar más en contacto con ella misma. Yo no siento que fuera capaz de hacer lo mismo; me ha tocado desarrollar otro estilo de escritura. Mucho más allá de lo anterior, hay quienes vuelcan su vida en la pantalla digital, se graban, se manifiestan, apoyan o rechazan posturas  utilizando la tecnología, buscan definirse, pero a ratos como que se extravían en hacerlo. Pierden contacto con la realidad y pretenden vivir como si su existencia fuera tal como la que hacen aparecer en la pantalla después de un trabajo de edición. Es dificultoso en estos tiempos no perder de vista esa delgada línea roja que separa ambos mundos, el real y el virtual, para no ponernos en mayores riesgos. Que no nos gane el impulso del momento, la precipitación. Reflexionemos antes de lanzarnos a manifestar, apoyar o transgredir algo como si viviéramos en ese mundo virtual que nos seduce.  Mucho más ahora, cuando el regreso a clases pone a todo México en una situación de máximo riesgo.  " ["post_title"]=> string(22) "La delgada línea roja" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "la-delgada-linea-roja" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-31 10:11:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-31 15:11:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69893" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18415 (24) { ["ID"]=> int(69873) ["post_author"]=> string(2) "64" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-30 12:25:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-30 17:25:19" ["post_content"]=> string(10801) "Un estimado amigo, refugiado español, me compartió esta anécdota. Platicando con su abuelo, con quien pasaba sus vacaciones en el norte de España disfrutando de la vida campirana, preguntó por qué, después de la cosecha otoñal acostumbraban sembrar su trigo antes de que cayera la primera nevada del invierno. Le respondió que las semillas se preparaban para la primavera del año siguiente; meditaban en su futuro, aprendían a resistir las inclemencias del tiempo y se fortalecían para recibir las aguas del deshielo y germinar para la temporada siguiente. El frío del invierno las templaba y ellas se fortalecían con las aguas que las despertaban y entonces se reportaban para germinar y ofrecer una buena cosecha en la siguiente temporada. La cosecha del año pasado quedó en los libros de la hacienda; buena o mala, sequía, inundación o buen tiempo y trabajo ya son historia. Hay que prepararse para la siguiente, aceptar lo pasado y planear lo siguiente.  Tiempo similar es el que vivimos; estamos en un invierno histórico. Nuestra labor del momento se centra en fortalecernos en la crudeza de nuestro invierno planetario: primero sobrevivir, reforzar nuestro sistema inmunológico, repasar nuestra historia: mundial, nacional y personal, rememorar tantos recuerdos gratos que hemos vivido: la llegada del hombre a la Luna, la caída del muro de Berlín, los intentos postguerra de mejorar este mundo, la creación de la ONU, la guerra fría, la crisis de los misiles rusos en Cuba, la muerte de Kennedy, la época de las dictaduras; los grandes líderes: Juan Pablo II, Gorbachov, Ángela Merkel, Margaret Tatcher, Teresa de Calcuta, Salvador Allende, José Mújica; los desastres financieros de todos tipos, devaluaciones, inflaciones galopantes de hasta tres dígitos, derrumbe del comunismo y de la Cortina de Hierro; las reconstrucciones milagrosas de Japón y Alemania, las corruptas imitaciones de los populismos latinoamericanos que evaporaron tantos planes de ayuda a costa de tantas vidas, tantos martirios donde relumbran el Padre Pro y el obispo Romero. Los esfuerzos de tanta gente buena en todos los campos que poco han logrado porque es la necesidad demasiado grande y los auténticos trabajadores son muy pocos. Tal vez el campo deportivo traiga a nuestra mentes mejores motivos de alegría, Necaxa venciendo al Santos de Pelé, las campeonísimas Chivas, el América de Roca, la selección de Trelles en Chile; los Diablos Rojos de Ramón Arano, el Zurdo Ortiz y Aurelio López; Cóndores de UNAM, Águilas Blancas de Poli, las olimpiadas del 68, los grandes equipos mundiales: Real Madrid, Yanquis de Nueva York, Celtics de Boston, Santos de Brasil; los grandes héroes Pelé, Maradona, Di´stéfano, Valenzuela, Hugo Sánchez, Roger Federer, Florence Griffin, Nadia Comaneci, Michael Jordan Dick Fosbury, Michael Phelps mención especial a mi gusto para Jesse Owens. Y unas miríadas más. Aterrizando remembranzas con nuestro país, de Don Porfirio para acá, lo que vivimos y recordamos, lo que nos platicaron nuestros mayores y lo que hemos leído y escuchado de escritores y conocedores nos llevan a la actualidad, la sempiterna división de opiniones y actuaciones nuevamente se radicaliza y nos mantiene tan enfrentados como en los años finales de Don Porfirio, como en las disputas postrevolucionarias y en la guerra cristera y aunque ahora se publicita que el México Bronco se ha domado (tanto como la pandemia), la realidad nos muestra todo lo contrario al ver la Guardia Nacional que ni siquiera ha reducido los niveles de violencia, con incremento incontenible y sostenido de los asesinatos, invadiendo de manera alarmante esferas antes respetadas, haciéndome recordar el ambiente descrito por Agustín Yáñez en su novela “Al Filo del Agua” y hoy me siento al filo de la tormenta. En todas las crisis se presentas insospechadas áreas de oportunidad. La sociedad generará diferentes conductas, reacciones, relaciones, interacciones; repitiendo algunas pasadas, modificando algunas, inventando nuevas, la antigua normalidad jamás regresará y pasará un tiempo para llegar a una nueva normalidad, hoy impredecible, depende de lo que hagamos. El México con el que soñamos empieza con eso: soñar con un país utópico, diseñar idealmente un mundo nuevo donde podamos vivir, realizarnos y trascender, el mundo que queremos dejar a nuestros hijos y nietos, lo que esperábamos en nuestra juventud y buscamos en nuestra madurez; y después bajar el nivel hacia algo realizable. Planeado el edificio procederemos a fijar los cimientos, esos mismos que se han sacudido con el paso de los años y tenemos que asentarlos firmemente. La Nación requiere un refrendo de la axiología nacional fundamentar la jerarquía donde el mayor valor sea LA VIDA por encima del dinero, el poder, el placer, la apariencia y el lujo que en muchas áreas y ocasiones han venido a ponerse falsamente como principales y que han venido desvirtuando de manera lenta pero segura la vida cotidiana orientando nuestros pasos por senderos muchas veces equivocados. Preparado el terreno, compactado con la roca del valor de la vida procederemos a erigir el cuerpo del edificio sustentado por cuatro columnas principales: BONDAD, BELLEZA, VERDAD Y JUSTICIA.Y partir de esta estructura uniforme procederemos cada quien a construir su porción agregando el resto de valores y acomodándolos como nos parezca, integrándonos al resto de sociedad sobreviviente que ha vivido la misma experiencia y que seguramente será susceptible de poner manos a la obra. Requerimos para esto una actitud optimista, una mente abierta, dejando atrás todo lo pasado recordando que si queremos resultados diferentes tendremos que accionar de manera diferente. Dispuestos a no repetir los mismos errores, conscientes de que no somos infalibles y que cometeremos errores con la esperanza de que serán menos graves y menos trascendentes. Inspirados en una actitud de renovación y ambientándonos a esta nueva realidad iremos reanudando anteriores y nuevas relaciones, integrándonos a viejos y nuevos grupos, adquiriendo nuevos compromisos, buscando nuevas metas o las mismas con diferente óptica o metodología. Este proceso ya lo hemos vivido y no veo cómo modificarlo en la forma pero sí en el fondo, de esa manera se irán formando grupos de amigos con intereses comunes, asociaciones, clubes, sociedades, empresas, agrupaciones, institutos, cadenas, conglomerados, iglesias, gobiernos, naciones.  INSTITUCIONES El tamaño de las mismas dependerá del objetivo que se propongan, de la capacidad de sus integrantes y del esfuerzo coordinado de todos sus elementos, la permanencia y desarrollo de las mismas no depende del dinero que se emplee en ellas, sino del paulatino crecimiento de los resultados que se vayan obteniendo, de la permanente evaluación y rectificación de curso.  El objetivo de rediseñar un país no está al alcance de un solo hombre por muy carismático que sea ni por muy altas que sean sus miras, sino de un ideal claro y sencillo, constructivo, alcanzable, evaluable, integrador que motive a todo un pueblo a conseguirlo; con un líder que una y no divida, personas como Gandhi, Mandela, Luther King, Kennedy que llevaron a sus seguidores a conseguir la sal, a finalizar el apartheid, a defender sus derechos civiles o a conquistar la Luna.  Estamos muy lejos de conseguir algo así, pero cada uno de esos hombres son producto de una cultura que les dio bases para mejorar, y hoy tenemos la oportunidad de iniciar una nueva sociedad, integrando diferentes instituciones que arraiguen en nuestro inconsciente colectivo de tal manera que nos sea imposible vivir sin ellas y que no puedan ser destruidas con un plumazo ocurrente del mandatario en turno.Es a los legisladores a quienes corresponde iniciar reivindicándose del papel de oficialía de partes dependiente de un dictador que no admite ni una coma de corrección y que los ha dejado en el papel de mandaderos sin voz ni voto, aunque lo que se les pide sea inconstitucional desde un principio. Es con la REDINE, ya propuesta, que serviría de gimnasio de entrenamiento a todos los ciudadanos interesados en mejorar nuestro país. Se les daría una plataforma donde sus voces serían tomadas en cuenta ofreciendo un foro de debates a quienes quieren ocupar los puestos directivos y donde serían electos aquéllos que convenzan a sus electores y que en verdad representen sus intereses con prioridad, aunque en algunos casos difieran de los de sus partidos. Los miembros de cada chat distrital moderarían sus lenguajes y se obligarían a razonar, argumentar, convencer, arriesgándose a quedar mal con sus vecinos, familiares y amigos, con la experiencia vendría la oportunidad de dialogar, conocerse y terminarían por integrarse en una comunidad electoral y el representante sería realmente popular. Al rendir allí mismo sus cuentas, no solo de efectivo, sino de actuación en la Cámara y fuera de ella, dificultaría la corrupción siendo castigado adecuadamente por sus conciudadanos. Muchas zonas citadinas ya sufrieron las experiencias de las asociaciones de colonos, consejos de participación ciudadana, etc. y podrían aportar mucho; se conocerían e intercambiarían experiencias, comentando sus propósitos dándose cuenta de que quienes no votan igual que uno también están buscando el bien común y sólo difieren en el camino de búsqueda. Los partidos políticos dejarían de asignar candidaturas por compadrazgo o amiguismo y tendrían que dejar de nombrar impresentables para los puestos públicos, de la misma manera se reduciría el dispendio electoral muchas veces insultante para las mayorías, y al no disponer de dinero para campañas habría menos interés de fundar partidos espurios que sólo desangran el presupuesto nacional. No es un sueño de opio ni se lograría de un plumazo, pero podemos dar el primer paso.    " ["post_title"]=> string(13) "INSTITUCIONES" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(13) "instituciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-30 12:25:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-30 17:25:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69873" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18594 (24) { ["ID"]=> int(69893) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-31 10:11:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-31 15:11:28" ["post_content"]=> string(5878) "Hace unos días falleció Caleb Wallace, uno de los más importantes activistas en contra del uso de cubrebocas en los Estados Unidos de Norteamérica. Y sí, falleció de COVID. Vivió de manera absoluta su libertad de no utilizarlo y asumió las consecuencias de sus actos.  El problema es que, con seguridad, se llevó a muchos de encuentro, y deja un problema a su esposa, madre de tres niños pequeños, embarazada del cuarto. Para determinados fines el libre albedrío abre las puertas del infierno. Digamos, en Corea del Norte, si a algún individuo le encuentran una dosis personal de drogas, se le impone la pena de muerte. Deben recordar, no hace más de un par de años, que dos mexicanos que pretendieron introducir cocaína a dicho país recibieron esa sentencia, y por más que la SRE intercedió por ellos, nada pudo hacerse. Ellos habían violado una ley muy severa en un país en el que las penas no son negociables. Tal vez algunos  me tachen de radical. Pero hay cuestiones de primer orden frente a  las que no debería existir la holgura para que cada ciudadano decida por cuenta propia. Norcorea no tiene problema de narcotráfico. Regreso a lo de Caleb Wallace. Ejerció su libertad. Pagó el precio con su vida. Tal vez nunca logremos precisar a cuántos se llevó de encuentro. Si hubiera una legislación que obligara al uso de mascarilla en sitios públicos, se evitarían casos como éste. Si alguien no quiere usar cubrebocas, que se quede en su casa.  En México tenemos nuestro estilo paternalista de aplicar la ley, con unos se ejerce de manera rigurosa, con otros se deja de lado por simpatía de las autoridades con el inculpado, y por eso el narcotráfico hace lo que quiere, pero eso es harina de otro costal. Centrémonos en  los riesgos en que nos pone a todos  la expresión pública de la libertad personal: Pasemos ahora a un caso que ocurrió el viernes 21 en Turquía: Kubra Dugan, tiktoker  de 23 años, acostumbraba a grabarse bailando en distintos escenarios. En esta ocasión se le ocurrió hacerlo desde la azotea de un edificio de 9 pisos. Brincó del pretil que rodeaba un tragaluz fabricado con una lámina de acrílico, cayó sobre la misma lámina y la traspasó por efecto de la gravedad, cayendo desde una altura de 50 metros. Obvio decirlo, falleció. Se suma a un buen número de gente joven que ha perdido la vida de maneras tan trágicas como absurdas, del todo previsibles, si hubiera imperado la sensatez sobre ese deseo irrefrenable de manifestarse de manera auténtica. Esta semana una buena parte de la población escolar mexicana, de todos los niveles, regresa a clases.  Imagino que debe de ser una carga severa para el personal docente, además de lo habitual, ahora andar cuidando que fulanito no se quite el cubrebocas o que zutanito no intercambie mascarillas con el vecino.  Evitar los trueques de comida en el recreo y vigilar que se mantengan seguros, tanto  dentro del aula, como en los patios y  pasillos.  Una carga adicional también para las familias; aunque ahora los padres no tienen al niño en casa, con toda seguridad estarán con la preocupación de que el retoño evite conductas de riesgo. Además del gasto de llevar a la escuela cubrebocas, productos desinfectantes y demás. Volvemos a lo mismo con que iniciamos esta columna: El regreso a clases implicará riesgos mínimos siempre y cuando se sumen medidas sanitarias. No es suficiente traer cubrebocas; éste tiene que cumplir con las especificaciones adecuadas, ser debidamente colocado y retirado. No basta con sanitizar los espacios cerrados, hay que hacer circular el aire, para evitar la concentración de aerosoles, máxime cuando esta nueva variedad delta, al igual que sus predecesoras, puede ser  transmitida por alguien aparentemente sano, o que ya haya tenido COVID en el pasado, o que ya esté vacunado. Las medidas sanitarias que se tomen no son para el Instagram. El contagio de COVID no se va a evitar mediante buenas intenciones. Se tiene que atender  un protocolo científico debidamente estructurado y supervisado.  Aquí se aplicaría una frase tan rudimentaria como cierta, que escuché por primera vez en boca de un directivo hospitalario, y que dice: “Orden dada y no supervisada, se la lleva la …” Me sorprende saber que Carmen Boullosa, viuda de Alejandro Aura, reconocida escritora mexicana, autora de varios libros, acostumbra a escribir sus textos a mano.  Refiere que le agrada ponerse a salvo de la tecnología para entrar más en contacto con ella misma. Yo no siento que fuera capaz de hacer lo mismo; me ha tocado desarrollar otro estilo de escritura. Mucho más allá de lo anterior, hay quienes vuelcan su vida en la pantalla digital, se graban, se manifiestan, apoyan o rechazan posturas  utilizando la tecnología, buscan definirse, pero a ratos como que se extravían en hacerlo. Pierden contacto con la realidad y pretenden vivir como si su existencia fuera tal como la que hacen aparecer en la pantalla después de un trabajo de edición. Es dificultoso en estos tiempos no perder de vista esa delgada línea roja que separa ambos mundos, el real y el virtual, para no ponernos en mayores riesgos. Que no nos gane el impulso del momento, la precipitación. Reflexionemos antes de lanzarnos a manifestar, apoyar o transgredir algo como si viviéramos en ese mundo virtual que nos seduce.  Mucho más ahora, cuando el regreso a clases pone a todo México en una situación de máximo riesgo.  " ["post_title"]=> string(22) "La delgada línea roja" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "la-delgada-linea-roja" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-31 10:11:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-31 15:11:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69893" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(45) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d7c72dfaf547794300816ddc864ebc6f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La delgada línea roja

Hace unos días falleció Caleb Wallace, uno de los más importantes activistas en contra del uso de cubrebocas en los Estados Unidos...

agosto 31, 2021

INSTITUCIONES

Un estimado amigo, refugiado español, me compartió esta anécdota. Platicando con su abuelo, con quien pasaba sus vacaciones en el norte de...

agosto 30, 2021




Más de categoría
Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Isabel Arvide: “Viva López Obrador” vs “Él no va ahí”

Cada país tiene sus propias características, así como ideologías políticas. Isabel Arvide Limón, Cónsul de México en Estambul (Turquía),...

septiembre 17, 2021
Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Nuestras creencias se convierten en referentes “sólidos” de la realidad y siempre buscamos confirmar aquello que “sabemos” acerca de...

septiembre 17, 2021
De Frente Y Claro | EL COMBATE A LOS SECUESTROS, OTRO FRACASO MÁS EN LA 4T

De Frente Y Claro | EL COMBATE A LOS SECUESTROS, OTRO FRACASO MÁS EN LA 4T

La Impotencia, el Coraje, la Frustración que se siente cuando enfrentas el secuestro de un familiar, un amigo, es...

septiembre 16, 2021
Vacunas a menores y el regreso a clases | El Meollo del Asunto

El Meollo del Asunto | Vacunas a menores y el regreso a clases

El pasado 30 de agosto, los niños, niñas y adolescentes en el país regresaron a clases presenciales después de...

septiembre 16, 2021