OLGA SÁNCHEZ CORDERO SE ATRIBUYE FUNCIONES DE LA SCJN PARA IMPEDIR EL EJERCICIO DE DERECHOS CONSTITUCIONALES DE LOS SENADORES

Con tal de proteger los intereses de López Obrador, la presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, bloqueó una controversia constitucional; la SCJN es quien debería decidir si la controversia es improcedente.     

13 de diciembre, 2021

El pasado 7 de diciembre Olga Sánchez Cordero, en su carácter de Presidenta de la Cámara de Senadores, rechazó promover la controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en contra del Acuerdo emitido por Andrés Manuel López Obrador en el que se declaró de interés público y de seguridad nacional las obras de infraestructura del gobierno. Fueron 53 legisladores de las fracciones del PRI, PAN, PRD, MC y los cinco del denominado Grupo Plural quienes pretenden impugnar el mencionado Acuerdo. 

Añorando su tiempo en la Corte, Sánchez Cordero se imaginó tener puesto el birrete de Ministra, que ya no lo es, y con una evidente malévola intención de bloquear la controversia pretendida por sus colegisladores, sostuvo que la SCJN no admitiría la Controversia al considerara que la Cámara Alta carece de interés legítimo para promoverla. 

La Senadora expuso varias opiniones, a su parecer, jurídicas y no políticas, para rechazar la  presentación de la Controversia. Manifestó, por ejemplo, que el Acuerdo del Presidente no le causa agravio al Senado de la República, pues tiene por objeto instruir a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal en relación a diversas obras y proyectos del Gobierno Federal y que tal es una atribución del Ejecutivo.

En fin, Olga Sánchez Cordero añadió otras ideas por las que, en su afán de sentirse Juez, dictó una resolución en la que negó presentar la Controversia Constitucional solicitada por los Senadores, bajo la premisa de improcedencia de la controversia, siendo que, a quien le corresponde decidir si es o no procedente es a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y a nadie más.

Las funciones administrativas del Senado de la República, al igual que las de la Cámara de Diputados, se encuentran reguladas por la Ley Orgánica del Congreso de la Unión de los Estados Unidos Mexicanos, en la que se establece que el Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores también lo es de la misma Cámara, y como tal es su representante. 

En dicha ley, en su Artículo 67, se le ordena hacer de lado sus intereses particulares o de grupo, pero parece que a la ex Secretaria de Gobernación no le interesa cumplir tal disposición.

Así lo señala tal disposición legal:

“ARTÍCULO 67. 

Sección Tercera De su Presidente 

  1. El Presidente de la Mesa Directiva es el Presidente de la Cámara y su representante jurídico; en él se expresa la unidad de la Cámara de Senadores. En su desempeño, deberá hacer prevalecer el interés general de la Cámara por encima de los intereses particulares o de grupo, para lo cual, además de las facultades específicas que se le atribuyen en el artículo anterior, tendrá las siguientes atribuciones:”  (…)

El bloqueo que hace Olga Sanchez Cordero a los legisladores que tienen interés de llevar a la SCJN el Acuerdo de AMLO, tiene su fundamento en que la ley que regula el trámite para promover las controversias constitucionales, a saber, la Ley Reglamentaria de las Fracciones I y II del Artículo 105 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que establece los procedimientos relativos tanto a la Acción de Inconstitucionalidad como a la Controversia Constitucional. Dicha Ley indica en su Artículo 11 que tales controversias deben de promoverse por conducto de los representantes que rigen a los promoventes y es por ello que se requiere que la representante de la Cámara de Senadores sea quien la presente ante la Corte.

El artículo dice así:

“ARTICULO 11. El actor, el demandado y, en su caso, el tercero interesado deberán comparecer a juicio por conducto de los funcionarios que, en términos de las normas que los rigen, estén facultados para representarlos. En todo caso, se presumirá que quien comparezca a juicio goza de la representación legal y cuenta con la capacidad para hacerlo, salvo prueba en contrario.

En las controversias constitucionales no se admitirá ninguna forma diversa de representación a la prevista en el párrafo anterior…”.

De los artículos transcritos de las leyes citadas en párrafos anteriores se determina que le corresponde a la morenista, Presidenta de la Cámara de Senadores Olga Sánchez Cordero, la facultad de presentar la Controversia Constitucional en su carácter de representante, siendo tajante el Artículo 11 arriba expuesto en que “no se admitirá ninguna forma diversa de representación”.

Lo mismo puede suceder con el Presidente de la Cámara de Diputados, a cargo del tambíen morenista Sergio Carlos Gutiérrez Luna, para el caso de que algún grupo de Diputados pretenda promover Controversia Constitucional en contra del ya citado Acuerdo de López Obrador del 22 de noviembre, que ordena prácticamente a sus Dependencias ignorar varias disposiciones legales para que autoricen, en forma casi inmediata, todos sus proyectos de infraestructura.

Obviamente las leyes citadas, en la forma en que están redactadas, no permiten que una sola persona impida el ejercicio de una facultad constitucional, que se da a ambas Cámaras del Congreso de la Unión, toda vez que esto daría como consecuencia que el partido político que ocupe la Presidencia de cada una de ellas será el que decida si se promueven o no esas Controversias, resultando claro que MORENA lo ha evitado, hasta el momento, protegiendo con ello los intereses del presidente de México. La facultad de Sánchez Cordero es la de representar a los senadores, pero no la de negar sus derechos constitucionales.

Ante la negativa de la Presidenta de la Cámara de Senadores de presentar la controversia, los legisladores que la solicitaron deberán de buscar los medios de impugnación adecuados y no bajar los brazos ante esa dolosa negativa de Sánchez Cordero, quien no está cumpliendo con el servicio o cargo encomendado, siendo su obligación abstenerse de cualquier acto o, como en el caso, omisión que cause la suspensión o deficiencia de dicho servicio público con un claro abuso y ejercicio indebido de su cargo en el Senado, es decir, podría existir hasta una responsabilidad en su omisión.

No veo en ninguna parte de las atribuciones de la Presidencia de la Cámara de Senadores, y de paso, tampoco en la de Diputados, que permita emitir una resolución que impida el ejercicio legal de promover o no controversias constitucionales.

Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila tiene la representación jurídica de la Cámara Alta. Ella es quien firma en nombre de los Senadores, pero carece de facultades legales para negarse a cumplir con su obligación de representar a los que acaso promuevan una Controversia Constitucional. También carece de facultades jurisdiccionales para emitir resoluciones que le corresponden únicamente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como lo es decidir si es procedente o no, de antemano, esa Controversia.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17659 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73492) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-12-2021" ["before"]=> string(10) "19-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73492) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-12-2021" ["before"]=> string(10) "19-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17658 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17665 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17667 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-12-2021" ["before"]=> string(10) "19-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (73492) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(73845) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-24 12:54:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-24 17:54:01" ["post_content"]=> string(6875) "Estar consciente de los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) es, sin duda, complejo, pero la alternativa sería vivir en piloto automático, sin ser capaces de diferenciarlas y decidir desde cada una.  El gran reto consiste en utilizar estos mecanismos y decidir así con mayor amplitud y libertad. En los artículos anteriores hablamos acerca de cómo, ante cada situación que debemos enfrentar, la experimentamos desde distintos estratos de presencia (sensorial, emocional, sentimental, intuitivo, racional) y cada uno de ellos nos da información fundamental acerca de nuestra experiencia de vivir, aunque casi siempre los ignoramos, rechazando conocimiento muy valioso acerca de lo que nos pasa, convencidos de que la existencia se gestiona exclusivamente a partir de nuestro pensamiento racional.  A lo largo de las semanas recibí una serie de comentarios que agradezco infinitamente, pero me gustaría centrarme en una de las preguntas que me pareció central. Ante la complejidad que implica atender todos esos estratos de presencia simultáneamente… “¿no crees que sería todavía más complicado tomar cualquier decisión?”. La única respuesta posible es: sin ninguna duda; entre mayor número de variables debamos tomar en cuenta y mayor atención sobre cada una, la gestión consciente de los acontecimientos se vuelve cada vez más compleja.  Pero la cuestión no es si se vuelve más complejo, sino cuál sería entonces la alternativa. Al final de cuentas se trata de una serie de facultades y recursos que efectivamente tenemos y cuya existencia influye en la manera en que experimentamos la vida, los queramos observar o no. Y más allá de nuestra atención o desidia, de cualquier modo cada uno de esos estratos terminan por ser centrales en la forma y el tipo de decisiones que tomamos.  Es verdad que estar consciente y atento a tantos estratos es complejo, pero de lo contrario, la alternativa sería vivir perpetuamente en piloto automático, o permanecer en la etapa previa donde no éramos capaces de diferenciar entre cada una de ellas.  Mi impresión es que en otras etapas de la historia humana podíamos vivir sin diferenciarlas porque el cuerpo central de las decisiones de nuestra vida se tomaba a partir de criterios señalados por el entorno y no solo interveníamos muy poco en las circunstancias de nuestra existencia, sino que ni siquiera lo notábamos.  Con el surgimiento de la modernidad y la invención del individuo como lo conocemos hoy todo cambió. Hasta hace unas cuántas generaciones trabajo, profesión, matrimonio, y un largo etcétera, eran decididos por las circunstancias y los condicionamientos sociales. Si habíamos nacido en una familia de médicos, abogados o carpinteros, nosotros seríamos médico, abogado o carpintero. Si las mujeres de nuestro entorno se casaban a los dieciocho años, nosotras así lo haríamos. Si los varones de nuestro círculo debían ser proveedores, fuertes e insensibles para manifestar “correctamente” la virilidad, seríamos proveedores, fuertes e insensibles. Si se trataba de una mujer cuya todas las generaciones previas habían sido ama de casa, ella, casi sin vacilar, sería ama de casa.  Podríamos decir que en general, más que producto de una decisión personal basada en los propios deseos, gustos y necesidades, se “hacía lo que había que hacer” sin entrar en demasiados dilemas. En ese mundo, donde las decisiones están “pre-tomadas” la emocionalidad, la sensorialidad, el sentimentalismo y la propia razón no requerían de ser demasiado diferenciados; sabíamos que teníamos todo eso y, aun cuando no sabíamos cómo gestionarlos del todo, las propias situaciones nos iban marcando el rumbo “apropiado”. En conjunto, todas ellas nos dejaban una sensación general positiva o negativa acerca de las condiciones que la vida nos había impuesto, pero fuera de un modo u otro, no había más remedio que seguir adelante tan bien como se pudiera y adaptarse de la mejor forma posible para abatir la incomodidad.      Sin embargo, conforme avanzan los tiempos, la individualidad se ha ido consolidando y, contrario a aceptar lo que la vida puso ante nosotros, la idea es, a partir de los recursos con que se cuenta, buscar las condiciones que más se acerquen a aquello que sentimos como la auténtica manifestación de nuestra personalidad única.  Para ello, durante muchas décadas supusimos que la clave era la racionalidad, pero hoy podemos estar seguros de que no es así. De que la razón sirve para muchas cosas, pero no para suplantar a las emociones, los sentimiento o las sensaciones. Y es entonces que nuestras facultades, estratos de presencia y recursos personales se convierten en activos útiles para gestionar nuestra vida de forma más eficaz y diversa pero, desde luego, también exigidos por una mayor complejidad.  Las decisiones existenciales importantes son efectivamente más complejas cada vez porque conllevan una mayor cantidad y una sutileza más profunda de factores y variables. Los tiempos invitan a que con cada decisión tomemos en cuenta nuestra salud, nuestro equilibrio psicológico y emocional, el bienestar de quienes nos rodean, nuestros sentimientos, la realización personal, la ecología tanto social como natural, por citar solo algunas aristas. Pero no debemos olvidar que si bien cada vez el mundo es más complejo, al grado de que hasta hace no mucho la mayor parte de estos estrato ni siquiera se podían pensar de forma independiente de la razón, también es cierto que, cada vez tenemos más herramientas, más recursos, más referentes, con lo cual cada vez estamos más capacitados para gestionar esa complejidad. El gran reto consiste en hacerse consciente de todos estos mecanismos para así tomarlos en cuenta, cada uno en su proporción y nivel, poder decidir con más amplitud y libertad. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(51) "La complejidad práctica de decidir con consciencia" ["post_excerpt"]=> string(166) "Los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) nos permiten tomar dacisiones con mayor amplitud y libertad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "la-complejidad-practica-de-decidir-con-consciencia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-24 12:57:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-24 17:57:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17620 (24) { ["ID"]=> int(74448) ["post_author"]=> string(3) "145" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-11 12:11:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-11 17:11:22" ["post_content"]=> string(1535) "La Secretaría de Relaciones Exteriores informó que no se enviaría a ningún representante de México a la toma de protesta de Daniel Ortega como Presidente de Nicaragua; sin embargo, ayer el presidente de la República desde Palacio Nacional fijó una posición contraria: “Vamos a ver si da tiempo de que llegue, porque nosotros tenemos buenas relaciones con todos, con todos, y no queremos ser imprudentes”. Aquí es necesario hacer varias reflexiones. ¿Quién es Daniel Ortega? Es el presidente que ha estado 20 años en el poder; ha sido reelecto en cinco ocasiones; ha encarcelado a sus opositores; su gobierno ha estado marcado por la corrupción; su mandato ha sumido en una terrible violencia a Nicaragua, lo que obliga a que miles de personas emigren a otros países diariamente. Dice un dicho: “dime con quién andas y te diré quién eres”. Que el gobierno mexicano no haya aceptado el triunfo de Joe Biden después de un mes, pero en cambio sí acude a la toma de protesta de este señor denunciado por violar derechos humanos, es algo preocupante y nos obliga a levantar la voz como mexicanos.  Hay que estar más cerca de los demócratas, no de los autoritarios. Hay que estar cerca de gobiernos eficientes, no de los que vulneran los derechos de sus connacionales." ["post_title"]=> string(74) "Representación de México en toma de protesta del Presidente de Nicaragua" ["post_excerpt"]=> string(94) "Sobre la postura de enviar a un representante mexicano a la toma de protesta de Daniel Ortega." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(72) "representacion-de-mexico-en-toma-de-protesta-del-presidente-de-nicaragua" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-11 14:56:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-11 19:56:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74448" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17655 (24) { ["ID"]=> int(73845) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-24 12:54:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-24 17:54:01" ["post_content"]=> string(6875) "Estar consciente de los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) es, sin duda, complejo, pero la alternativa sería vivir en piloto automático, sin ser capaces de diferenciarlas y decidir desde cada una.  El gran reto consiste en utilizar estos mecanismos y decidir así con mayor amplitud y libertad. En los artículos anteriores hablamos acerca de cómo, ante cada situación que debemos enfrentar, la experimentamos desde distintos estratos de presencia (sensorial, emocional, sentimental, intuitivo, racional) y cada uno de ellos nos da información fundamental acerca de nuestra experiencia de vivir, aunque casi siempre los ignoramos, rechazando conocimiento muy valioso acerca de lo que nos pasa, convencidos de que la existencia se gestiona exclusivamente a partir de nuestro pensamiento racional.  A lo largo de las semanas recibí una serie de comentarios que agradezco infinitamente, pero me gustaría centrarme en una de las preguntas que me pareció central. Ante la complejidad que implica atender todos esos estratos de presencia simultáneamente… “¿no crees que sería todavía más complicado tomar cualquier decisión?”. La única respuesta posible es: sin ninguna duda; entre mayor número de variables debamos tomar en cuenta y mayor atención sobre cada una, la gestión consciente de los acontecimientos se vuelve cada vez más compleja.  Pero la cuestión no es si se vuelve más complejo, sino cuál sería entonces la alternativa. Al final de cuentas se trata de una serie de facultades y recursos que efectivamente tenemos y cuya existencia influye en la manera en que experimentamos la vida, los queramos observar o no. Y más allá de nuestra atención o desidia, de cualquier modo cada uno de esos estratos terminan por ser centrales en la forma y el tipo de decisiones que tomamos.  Es verdad que estar consciente y atento a tantos estratos es complejo, pero de lo contrario, la alternativa sería vivir perpetuamente en piloto automático, o permanecer en la etapa previa donde no éramos capaces de diferenciar entre cada una de ellas.  Mi impresión es que en otras etapas de la historia humana podíamos vivir sin diferenciarlas porque el cuerpo central de las decisiones de nuestra vida se tomaba a partir de criterios señalados por el entorno y no solo interveníamos muy poco en las circunstancias de nuestra existencia, sino que ni siquiera lo notábamos.  Con el surgimiento de la modernidad y la invención del individuo como lo conocemos hoy todo cambió. Hasta hace unas cuántas generaciones trabajo, profesión, matrimonio, y un largo etcétera, eran decididos por las circunstancias y los condicionamientos sociales. Si habíamos nacido en una familia de médicos, abogados o carpinteros, nosotros seríamos médico, abogado o carpintero. Si las mujeres de nuestro entorno se casaban a los dieciocho años, nosotras así lo haríamos. Si los varones de nuestro círculo debían ser proveedores, fuertes e insensibles para manifestar “correctamente” la virilidad, seríamos proveedores, fuertes e insensibles. Si se trataba de una mujer cuya todas las generaciones previas habían sido ama de casa, ella, casi sin vacilar, sería ama de casa.  Podríamos decir que en general, más que producto de una decisión personal basada en los propios deseos, gustos y necesidades, se “hacía lo que había que hacer” sin entrar en demasiados dilemas. En ese mundo, donde las decisiones están “pre-tomadas” la emocionalidad, la sensorialidad, el sentimentalismo y la propia razón no requerían de ser demasiado diferenciados; sabíamos que teníamos todo eso y, aun cuando no sabíamos cómo gestionarlos del todo, las propias situaciones nos iban marcando el rumbo “apropiado”. En conjunto, todas ellas nos dejaban una sensación general positiva o negativa acerca de las condiciones que la vida nos había impuesto, pero fuera de un modo u otro, no había más remedio que seguir adelante tan bien como se pudiera y adaptarse de la mejor forma posible para abatir la incomodidad.      Sin embargo, conforme avanzan los tiempos, la individualidad se ha ido consolidando y, contrario a aceptar lo que la vida puso ante nosotros, la idea es, a partir de los recursos con que se cuenta, buscar las condiciones que más se acerquen a aquello que sentimos como la auténtica manifestación de nuestra personalidad única.  Para ello, durante muchas décadas supusimos que la clave era la racionalidad, pero hoy podemos estar seguros de que no es así. De que la razón sirve para muchas cosas, pero no para suplantar a las emociones, los sentimiento o las sensaciones. Y es entonces que nuestras facultades, estratos de presencia y recursos personales se convierten en activos útiles para gestionar nuestra vida de forma más eficaz y diversa pero, desde luego, también exigidos por una mayor complejidad.  Las decisiones existenciales importantes son efectivamente más complejas cada vez porque conllevan una mayor cantidad y una sutileza más profunda de factores y variables. Los tiempos invitan a que con cada decisión tomemos en cuenta nuestra salud, nuestro equilibrio psicológico y emocional, el bienestar de quienes nos rodean, nuestros sentimientos, la realización personal, la ecología tanto social como natural, por citar solo algunas aristas. Pero no debemos olvidar que si bien cada vez el mundo es más complejo, al grado de que hasta hace no mucho la mayor parte de estos estrato ni siquiera se podían pensar de forma independiente de la razón, también es cierto que, cada vez tenemos más herramientas, más recursos, más referentes, con lo cual cada vez estamos más capacitados para gestionar esa complejidad. El gran reto consiste en hacerse consciente de todos estos mecanismos para así tomarlos en cuenta, cada uno en su proporción y nivel, poder decidir con más amplitud y libertad. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(51) "La complejidad práctica de decidir con consciencia" ["post_excerpt"]=> string(166) "Los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) nos permiten tomar dacisiones con mayor amplitud y libertad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "la-complejidad-practica-de-decidir-con-consciencia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-24 12:57:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-24 17:57:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f0d087d518d7ee0dd8ccdd13c1abfc2d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La complejidad práctica de decidir con consciencia

Los estratos de presencia (sensorialidad, emocionalidad, sentimentalismo, intuición, racionalidad, etc.) nos permiten tomar dacisiones con mayor amplitud y libertad.

diciembre 24, 2021

Representación de México en toma de protesta del Presidente de Nicaragua

Sobre la postura de enviar a un representante mexicano a la toma de protesta de Daniel Ortega.

enero 11, 2022




Más de categoría
El Licenciado Vs. La Covitis, CITI sin BANAMEX, Delfina la fina y un bebé rentado

El Licenciado Vs. La Covitis, CITI sin BANAMEX, Delfina la fina y un bebé rentado

Como cada semana, Fernando Navarrete comenta los acontecimientos más importantes a nivel nacional, con su singular estilo.

enero 18, 2022

Luis Echeverría ha cumplido 100 años: las caras feas del populismo

Luis Echeverría fue un hombre cegado por el narcisismo, engreído, déspota, prepotente. Se vio como el salvador de México,...

enero 18, 2022

AMLO, Novak Djokovic y el Ómicron

El caso de Djokovic es un perfecto ejemplo del debate sobre la solidaridad nacional y mundial que se debe...

enero 17, 2022

Resiliencia y resignificación

El cierre y superación de ciclos depende en gran medida de dos atributos fundamentales: la resiliencia y la resignificación. 

enero 14, 2022