México siempre fiel

Hoy Viernes Santo, quiero recordar al México de 1926 a 1929; el México de ¡Viva Cristo Rey! Hoy quiero recordar las procesiones de Semana Santa en la colonia Roma, donde viví  mi infancia. Juan Pablo II no...

15 de abril, 2022

Hoy Viernes Santo, quiero recordar al México de 1926 a 1929; el México de ¡Viva Cristo Rey!

Hoy quiero recordar las procesiones de Semana Santa en la colonia Roma, donde viví  mi infancia.

Juan Pablo II no se equivocó cuando se refirió al México SIEMPRE FIEL.

Parecería que los mexicanos hemos olvidado el sentido CRISTIANO de la Navidad; que hemos sustituido la Semana Santa con el “spring break”.

No es así.

Aunque las iglesias pudieran estar vacías y las playas repletas; aunque la globalización parezca haberse adueñado de las vidas de todos, no es así.

Somos el México en el que reina Santa Maria de Guadalupe, desde su casa del Tepeyac; Guadalupe que cuida de sus hijos, estemos donde estemos.

Recordemos hoy, que todos somos hermanos; que Jesucristo vino a ofrendar su vida por todos y cada uno de nosotros, sin excepciones ni preferencias.

Recordemos que el sacrificio supremo es el de aquel que da la vida por sus amigos.

Eso es lo más importante.

La imagen que ilustra este reconocimiento, es del Padre Francisco Vera,  un sacerdote católico fusilado por órdenes de Álvaro Obregón, por haber oficiado la Santa Misa.

Ese sacerdote no derramó su  sangre en vano; nuestro suelo esta regado por la sangre de muchísimos mártires; México es tierra de hombres y mujeres santos ofrendados al amor de Dios con total generosidad y valentía.

Una patria con hijos como esos, no puede perderse jamás.

¡Viva Cristo Rey!

 

Comentarios


object(WP_Query)#17690 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77924) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-04-2022" ["before"]=> string(10) "28-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77924) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-04-2022" ["before"]=> string(10) "28-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17692 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17682 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17679 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-04-2022" ["before"]=> string(10) "28-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (77924) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17696 (24) { ["ID"]=> int(79006) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-17 11:25:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 16:25:09" ["post_content"]=> string(6668) "No cabe duda que una crisis de salud mental entre adolescentes se ha hecho patente en Estados Unidos y el resto del mundo. El problema ha ido en aumento, pues datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CCPE) en Estados Unidos muestran un aumento del 60% de la incidencia de los trastornos de salud mental en 2019, con respecto a las cifras de 2007. A esto se suma que las tasas de suicidio entre dicha población, que estuvieron estables entre 2000 y 2007, aumentaron casi un 60% en 2018. Desafortunadamente, la pandemia ha agudizado todos estos problemas y se ha combinado con una escasez de centros de tratamiento para menores.  Las cifras son alarmantes, pues a nivel nacional (EU) la cantidad de centros para adolescentes registró una disminución del 30%, entre los años 2012 y 2020. Por esta razón, las salas de emergencia de los hospitales han intentado sustituir estos servicios, aunque sin demasiado éxito. Es importante entender que los adolescentes que acuden a urgencias por motivos de salud mental no deben permanecer allí más de cuatro horas, ya que una estadía prolongada puede poner en riesgo su seguridad, al exponerles a instrumental médico; retrasar el tratamiento y desviar recursos destinados a otro tipo de emergencias. Un adolescente que llega con cortaduras en el cuerpo o que ha tenido un intento de suicidio necesita un lugar en el que lo calmen y estabilicen. Requiere terapia grupal y otro tipo de cuidados y ayuda que no necesariamente se brindan en las salas de emergencia de los hospitales. Un estudio reciente evidenció que, de 88 hospitales pediátricos que se encuentran en Estados Unidos, 87 de ellos alojan regularmente a niños y adolescentes durante la noche en la sala de emergencias. En promedio, se recibe a 4 internos por día. La pandemia ha contribuido a intensificar esta situación, pues las reglas de distanciamiento social y la escasez de mano de obra propiciaron que no se abrieran centros de tratamiento adicionales. Además, los datos de una encuesta nacional levantada por los CCPE revelan que el confinamiento, la incertidumbre y el estrés generados por la emergencia de la COVID-19 tuvieron un impacto importante en la salud mental de estudiantes de secundaria, pues el 37% informó presentar síntomas de estrés y ansiedad generalizados, mientras que el 44% reportó sentirse persistentemente tristes o desesperanzados durante el 2020.1 Sin embargo, antes de la emergencia de la COVID-19, la crisis de salud mental pediátrica ya era un hecho en Estados Unidos. De acuerdo con diversos expertos, el incremento de los trastornos de salud mental en adolescentes comenzó a hacerse patente en 2009; es decir, en el mismo año en el que se registró el auge en el uso de internet y redes sociales en el país.2 Los estudios que buscan confirmar una correlación entre el uso constante de redes sociales y una salud mental deteriorada no son concluyentes, pero no hay duda de que la digitalidad ha contribuido a empeorar los hábitos que garantizan mayores malestares psicológicos, como horas de sueño adecuadas, ejercicio y actividades de socialización presencial.  El que los gobiernos no se ocupen de esta situación en la actualidad tendrá consecuencias graves a largo plazo, específicamente, en la vida adulta de las juventudes. No sólo por el hecho de que el suicidio representa la cuarta causa de muerte a nivel global entre jóvenes de 15 a 19 años, sino porque malestares como la ansiedad, la depresión y los trastornos del comportamiento se encuentran entre las principales causas de discapacidad entre los adolescentes, cuestión que restringe sus posibilidades de llevar una vida plena en el futuro.3  En México también se han registrado datos que reflejan una situación alarmante en materia de salud mental entre la población adolescente. En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión y las conductas suicidas en adolescentes aumentaron 2.1 puntos porcentuales con respecto a la cifra registrada en 2018. Además, los suicidios de adolescentes mujeres aumentaron en un 12% durante este mismo año.4 Estos datos reflejan un problema de salud pública, que no debe dejarse de lado si se pretende garantizar el bienestar y pleno potencial de los próximos ciudadanos mexicanos.   Es evidente que en ambos países la situación es crítica y tanto en Estados Unidos como en México son escasas las acciones que se han implementado para hacerle frente. De tal modo, resulta crucial continuar visibilizando sus implicaciones, con la finalidad de posicionar esta cuestión como un problema de salud pública, para motivar la toma de decisiones y así garantizar el adecuado tratamiento de las personas adolescentes que padecen trastornos de salud mental5  1Datos obtenidos de la página “Healthline”, disponible en: https://www.healthline.com/health-news/how-covid-19-has-affected-the-mental-health-of-teens  2Dato obtenido del artículo “On the Phone, Alone” del New York Times, obtenido de: https://www.nytimes.com/2022/05/10/briefing/adolescent-mental-health-crisis-us.html  3Dato obtenido del informe “Salud mental del adolescente” de la OMS, obtenido de: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/adolescent-mental-health  4Dato obtenido del informe de gobierno “Impacto de la pandemia en niñas y niños”, obtenido de: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/663012/CPM_Segob_Impacto_pandemia_en_nin_as_y_ninos_ok__19ago21.pdf  5Nota basada en el texto publicado por The Washington Post “Hundreds of Suicidal Teens Sleep in Emergency Rooms. Every Night”, disponible en: https://www.nytimes.com/2022/05/08/health/emergency-rooms-teen-mental-health.html" ["post_title"]=> string(85) "Una pandemia pediátrica de salud mental entre adolescentes acecha los Estados Unidos" ["post_excerpt"]=> string(83) "En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(84) "una-pandemia-pediatrica-de-salud-mental-entre-adolescentes-acecha-los-estados-unidos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-17 11:25:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 16:25:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79006" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17764 (24) { ["ID"]=> int(79320) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-27 08:42:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-27 13:42:01" ["post_content"]=> string(6996) "Por más libres que nos sintamos, no podemos volar ni respirar bajo el agua ni correr más rápido que un caballo. Pero son esas estructuras limitantes las que generan los espacios para ejercer la libertad y para dar rienda suelta a nuestra creatividad e intención. No existe un acto libre sin contexto ni límites.  Si bien en los artículos anteriores negamos la posibilidad de que nos rija un destino cerrado o una contingencia total, tampoco queda claro que estemos en posibilidad de elegir nuestra vida con libertad absoluta.  Está claro que existen infinidad de condicionamientos materiales, sociales, económicos, políticos, culturales e incluso la propia interacción con los demás, que nos limitan. La libertad, pensada como la facultad para de ejercer ilimitadamente la voluntad es una ilusión, pero eso no significa que no podamos participar en alguna medida de nuestra propia existencia.  Gozamos de una franja de libertad, pero siempre dentro de una serie muy clara de estructuras de todo tipo –físicas, químicas, sociales, culturales, etc.– de las que no podemos escapar y el espacio de creatividad y libre albedrío que ejerzamos, tendrá que moverse dentro de esos espacios dados.  En tanto seres humanos, la existencia sólo tiene sentido dentro de esas estructuras y de los límites que naturalmente nos imponen. Por más libres que nos sintamos, no podemos volar ni respirar bajo el agua ni correr más rápido y por más tiempo que un caballo. Nuestras neuronas tienen limitaciones materiales y por ello también las tienen nuestras capacidades cerebrales y cognitivas. Lo mismo nuestra energía vital. Estamos circunscritos a las posibilidades de nuestro cuerpo-mente inserto en un contexto ecológico, social, económico, político y cultural.  Sin embargo, esas mismas estructuras que en cierto sentido nos limitan y condicionan son las que generan los espacios para ejercer la libertad que somos capaces, para dar rienda suelta a nuestra creatividad y a nuestra intención. No existe un acto libre sin contexto. Decidir una cosa o la otra requiere de que exista la disyuntiva. En abstracto, la libertad carece de sentido. Un monje budista que, tras décadas de meditación, alcanza el Nirvana, ni es libre ni deja de serlo. En ese estado de fusión con la Totalidad, en esa condición de ser que trasciende las estructuras y los límites, la libertad es un concepto vacío: no hay nada por hacer ni sitio alguno donde ir. La libertad, así como la voluntad, sólo puede ejercerse en escenarios donde existen límites, marcos de acción y alternativas, y donde optar por una opción implica renunciar a las demás.   El ejercicio de la libertad como mecanismo para diseñar y desarrollar la propia existencia está estrechamente relacionado con la voluntad que nos habilita para construirnos un propósito existencial que estamos en posibilidad de concretar a partir de realizar acciones deliberadas. Nos trazamos una meta, una serie de objetivos, diseñamos estrategias, llevamos a cabo acciones, adquirimos hábitos, sorteamos inconvenientes inesperados y, eventualmente conseguimos (o no) lo que nos propusimos.  En este caso, ya sea que logremos los objetivos, como si no, se trata de un enfoque centrado en la idea de que tenemos un cierto grado de libertad y que nuestras decisiones son, en alguna medida, producto de nuestra voluntad. Por lo tanto, lo que nos ocurra será el resultado de nuestras acciones y decisiones, lo que lleva aparejado un altísimo grado de responsabilidad en aquello que nos ocurra.  Tenemos un cuerpo y una biología que nos habilitan para hacer ciertas cosas y nos impiden otras. No podemos elegir tener genes distintos a los que tenemos, pero sí decidir la mejor manera de sacarles provecho, según nuestros contextos y propósitos. Habitamos un planeta sujeto a leyes físicas, químicas y biológicas que ni podemos pasar por alto ni mucho menos controlar. Formamos parte de una serie de contextos que no escogimos: la nación, ciudad y familia en que nacimos, el entorno socio-económico-cultural y político en que estamos inmersos e incluso la forma de interacción con los demás está condicionada por todos esos contextos. Es, por ejemplo, muy distinto como nos relacionamos en entornos urbanos en Occidente que cómo lo hacen en un país islámico de Oriente, sin calificar como intrínsecamente mejor o peor a una forma que otra, simplemente, para efectos de este tema, son realidades distintas y los espacios de libertad exigen maneras de ejercerlos radicalmente diferentes.  En resumen, no es posible, en abstracto, hacer lo que se quiera. Hay un margen de acción posible dentro del que debemos movernos para ejercer la libertad y que nos habilita para llevar a cabo ciertas actividades y pensar ciertas cosas, impidiéndonos otras. De hecho esas “limitaciones” constituyen estructuralmente la realidad en que habitamos y sirven como estructuras sobre las que se asientan los actos libres.  Es por eso que idealizar la libertad considerándola una facultad absoluta es erróneo. ¿Cómo podríamos jugar al futbol en total libertad? La esencia del juego mismo, su distinción central la marca su límite: futbol = balón/pie. Se trata de un juego cuya esencia consiste en meter la pelota en la portería contraria sin utilizar las manos. Sin esa condición limitante de la libertad de los jugadores el juego no existe; su esencia misma se basa en que todos los participantes asuman “libremente” esa restricción.  Si los acontecimientos de nuestra existencia no están totalmente predeterminados, ni tampoco son por completo accidentales ni tenemos la potestad para ejercer una libertad absoluta ¿Cómo es que se construye el futuro? ¿Qué tanto participamos de esa construcción? ¿Qué tanto podemos influir en nuestro destino? Y lo más importante, en caso de sí poder influir en él ¿cómo se logra conducirlo por el cauce que nos gustaría, en vez de andar al capricho de una predeterminación externa? De esto y más hablaremos en la entrega de la semana próxima.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(40) "La imposibilidad de la libertad absoluta" ["post_excerpt"]=> string(83) "En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "la-imposibilidad-de-la-libertad-absoluta" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-27 13:09:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-27 18:09:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79320" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17696 (24) { ["ID"]=> int(79006) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-17 11:25:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 16:25:09" ["post_content"]=> string(6668) "No cabe duda que una crisis de salud mental entre adolescentes se ha hecho patente en Estados Unidos y el resto del mundo. El problema ha ido en aumento, pues datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CCPE) en Estados Unidos muestran un aumento del 60% de la incidencia de los trastornos de salud mental en 2019, con respecto a las cifras de 2007. A esto se suma que las tasas de suicidio entre dicha población, que estuvieron estables entre 2000 y 2007, aumentaron casi un 60% en 2018. Desafortunadamente, la pandemia ha agudizado todos estos problemas y se ha combinado con una escasez de centros de tratamiento para menores.  Las cifras son alarmantes, pues a nivel nacional (EU) la cantidad de centros para adolescentes registró una disminución del 30%, entre los años 2012 y 2020. Por esta razón, las salas de emergencia de los hospitales han intentado sustituir estos servicios, aunque sin demasiado éxito. Es importante entender que los adolescentes que acuden a urgencias por motivos de salud mental no deben permanecer allí más de cuatro horas, ya que una estadía prolongada puede poner en riesgo su seguridad, al exponerles a instrumental médico; retrasar el tratamiento y desviar recursos destinados a otro tipo de emergencias. Un adolescente que llega con cortaduras en el cuerpo o que ha tenido un intento de suicidio necesita un lugar en el que lo calmen y estabilicen. Requiere terapia grupal y otro tipo de cuidados y ayuda que no necesariamente se brindan en las salas de emergencia de los hospitales. Un estudio reciente evidenció que, de 88 hospitales pediátricos que se encuentran en Estados Unidos, 87 de ellos alojan regularmente a niños y adolescentes durante la noche en la sala de emergencias. En promedio, se recibe a 4 internos por día. La pandemia ha contribuido a intensificar esta situación, pues las reglas de distanciamiento social y la escasez de mano de obra propiciaron que no se abrieran centros de tratamiento adicionales. Además, los datos de una encuesta nacional levantada por los CCPE revelan que el confinamiento, la incertidumbre y el estrés generados por la emergencia de la COVID-19 tuvieron un impacto importante en la salud mental de estudiantes de secundaria, pues el 37% informó presentar síntomas de estrés y ansiedad generalizados, mientras que el 44% reportó sentirse persistentemente tristes o desesperanzados durante el 2020.1 Sin embargo, antes de la emergencia de la COVID-19, la crisis de salud mental pediátrica ya era un hecho en Estados Unidos. De acuerdo con diversos expertos, el incremento de los trastornos de salud mental en adolescentes comenzó a hacerse patente en 2009; es decir, en el mismo año en el que se registró el auge en el uso de internet y redes sociales en el país.2 Los estudios que buscan confirmar una correlación entre el uso constante de redes sociales y una salud mental deteriorada no son concluyentes, pero no hay duda de que la digitalidad ha contribuido a empeorar los hábitos que garantizan mayores malestares psicológicos, como horas de sueño adecuadas, ejercicio y actividades de socialización presencial.  El que los gobiernos no se ocupen de esta situación en la actualidad tendrá consecuencias graves a largo plazo, específicamente, en la vida adulta de las juventudes. No sólo por el hecho de que el suicidio representa la cuarta causa de muerte a nivel global entre jóvenes de 15 a 19 años, sino porque malestares como la ansiedad, la depresión y los trastornos del comportamiento se encuentran entre las principales causas de discapacidad entre los adolescentes, cuestión que restringe sus posibilidades de llevar una vida plena en el futuro.3  En México también se han registrado datos que reflejan una situación alarmante en materia de salud mental entre la población adolescente. En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión y las conductas suicidas en adolescentes aumentaron 2.1 puntos porcentuales con respecto a la cifra registrada en 2018. Además, los suicidios de adolescentes mujeres aumentaron en un 12% durante este mismo año.4 Estos datos reflejan un problema de salud pública, que no debe dejarse de lado si se pretende garantizar el bienestar y pleno potencial de los próximos ciudadanos mexicanos.   Es evidente que en ambos países la situación es crítica y tanto en Estados Unidos como en México son escasas las acciones que se han implementado para hacerle frente. De tal modo, resulta crucial continuar visibilizando sus implicaciones, con la finalidad de posicionar esta cuestión como un problema de salud pública, para motivar la toma de decisiones y así garantizar el adecuado tratamiento de las personas adolescentes que padecen trastornos de salud mental5  1Datos obtenidos de la página “Healthline”, disponible en: https://www.healthline.com/health-news/how-covid-19-has-affected-the-mental-health-of-teens  2Dato obtenido del artículo “On the Phone, Alone” del New York Times, obtenido de: https://www.nytimes.com/2022/05/10/briefing/adolescent-mental-health-crisis-us.html  3Dato obtenido del informe “Salud mental del adolescente” de la OMS, obtenido de: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/adolescent-mental-health  4Dato obtenido del informe de gobierno “Impacto de la pandemia en niñas y niños”, obtenido de: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/663012/CPM_Segob_Impacto_pandemia_en_nin_as_y_ninos_ok__19ago21.pdf  5Nota basada en el texto publicado por The Washington Post “Hundreds of Suicidal Teens Sleep in Emergency Rooms. Every Night”, disponible en: https://www.nytimes.com/2022/05/08/health/emergency-rooms-teen-mental-health.html" ["post_title"]=> string(85) "Una pandemia pediátrica de salud mental entre adolescentes acecha los Estados Unidos" ["post_excerpt"]=> string(83) "En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(84) "una-pandemia-pediatrica-de-salud-mental-entre-adolescentes-acecha-los-estados-unidos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-17 11:25:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 16:25:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79006" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(39) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e7f8ccb968c327509260b99b055580ed" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Una pandemia pediátrica de salud mental entre adolescentes acecha los Estados Unidos

En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión.

mayo 17, 2022

La imposibilidad de la libertad absoluta

En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres.

mayo 27, 2022




Más de categoría

La imposibilidad de la libertad absoluta

En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres.

mayo 27, 2022
¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

En México siempre hemos seguido la política de darle prioridad a lo urgente y desatender lo importante.

mayo 27, 2022

Nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 SEP: lo que sabemos, lo que podemos hacer y lo que debemos esperar…

Como colegios, nuestro trabajo debe enfocarse en tomar lo mejor de lo que los planes oficiales puedan ofrecer, aplicarlo...

mayo 26, 2022
CORRUPCIÓN EN LA 4T

De Frente Y Claro | LA ENORME CORRUPCIÓN EN LA 4T

La reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental destaca que los actos de corrupción ocasionaron pérdidas por 9...

mayo 26, 2022