Línea 12 del Metro: la “justicia restaurativa” no existe, la impunidad persiste

La justicia restaurativa es un término negociador para proteger a los responsables de la malograda Línea Dorada.

5 de mayo, 2022 Línea 12 del Metro: la “justicia restaurativa” no existe, la impunidad persiste

A un año de la tragedia, Gabriel Regino, representante legal de exfuncionarios acusados por el desplome, exigirá la comparecencia de Florencia Serranía, exdirectora del Sistema de Transporte Colectivo Metro que hasta el momento no ha sido llamada a declarar.

La fiscalía de Justicia de la CDMX imputará a 10 personas, ocho ex servidores públicos, incluido Enrique Horcasitas y 2 representantes de las empresas.

El Juez José Luis Palacios Fernández determinó este lunes diferir una vez más la audiencia de imputación a presuntos implicados en la tragedia de la Línea 12 del Metro, entre ellos Enrique Horcasitas, exdirector del Proyecto Metro.

Hoy se cumple un año de la tragedia en la que murieron 26 personas, y más de 100 heridos, y hay total impunidad. No hay nadie en la cárcel, la Fiscal General de la CDMX, Ernestina Godoy, dijo que se privilegia la justicia restaurativa, en lugar de meter a los responsables en prisión.

La “justicia restaurativa” no existe, es un bálsamo de demagogia política que utiliza el concepto de “indemnización”, para sacar de foco las responsabilidades penales en el colapso de la Línea 12 del Metro de la CDMX, en el tramo de Los Olivos. 

La justicia restaurativa es un término negociador para proteger a los responsables, a los directores de obra y los encargados de mantenimiento, y a los jefes de gobierno involucrados, los dos presidenciables más mencionados por Andrés Manuel López Obrador: Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum

Hace unas horas Marcelo Ebrard salió a Washington, a una cita muy oportuna, a miles de kilómetros del sitio de la tragedia, el día del primer aniversario de los 26 muertos (por supuesto que su vuelo no salió del Aeropuerto Felipe Ángeles, sino del aeropuerto de la Ciudad de México).

Este martes, lesionados y familiares de fallecidos por este accidente acudieron a la “zona cero” para colocar arreglos florales y exigir justicia a las autoridades. 

El primero en llegar fue el señor Sergio René Alvarado Hernández. Acompañado de su esposa, caminó desde la estación Olivos. Indicó que en las próximas semanas lo operarán de su mano, “yo estuve 44 días en coma inducido, pero realmente por la crisis que ponían en riesgo mi vida”. 

Comentarios


object(WP_Query)#17947 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(78672) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(78672) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17949 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17939 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17937 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (78672) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17958 (24) { ["ID"]=> int(79006) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-17 11:25:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 16:25:09" ["post_content"]=> string(6668) "No cabe duda que una crisis de salud mental entre adolescentes se ha hecho patente en Estados Unidos y el resto del mundo. El problema ha ido en aumento, pues datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CCPE) en Estados Unidos muestran un aumento del 60% de la incidencia de los trastornos de salud mental en 2019, con respecto a las cifras de 2007. A esto se suma que las tasas de suicidio entre dicha población, que estuvieron estables entre 2000 y 2007, aumentaron casi un 60% en 2018. Desafortunadamente, la pandemia ha agudizado todos estos problemas y se ha combinado con una escasez de centros de tratamiento para menores.  Las cifras son alarmantes, pues a nivel nacional (EU) la cantidad de centros para adolescentes registró una disminución del 30%, entre los años 2012 y 2020. Por esta razón, las salas de emergencia de los hospitales han intentado sustituir estos servicios, aunque sin demasiado éxito. Es importante entender que los adolescentes que acuden a urgencias por motivos de salud mental no deben permanecer allí más de cuatro horas, ya que una estadía prolongada puede poner en riesgo su seguridad, al exponerles a instrumental médico; retrasar el tratamiento y desviar recursos destinados a otro tipo de emergencias. Un adolescente que llega con cortaduras en el cuerpo o que ha tenido un intento de suicidio necesita un lugar en el que lo calmen y estabilicen. Requiere terapia grupal y otro tipo de cuidados y ayuda que no necesariamente se brindan en las salas de emergencia de los hospitales. Un estudio reciente evidenció que, de 88 hospitales pediátricos que se encuentran en Estados Unidos, 87 de ellos alojan regularmente a niños y adolescentes durante la noche en la sala de emergencias. En promedio, se recibe a 4 internos por día. La pandemia ha contribuido a intensificar esta situación, pues las reglas de distanciamiento social y la escasez de mano de obra propiciaron que no se abrieran centros de tratamiento adicionales. Además, los datos de una encuesta nacional levantada por los CCPE revelan que el confinamiento, la incertidumbre y el estrés generados por la emergencia de la COVID-19 tuvieron un impacto importante en la salud mental de estudiantes de secundaria, pues el 37% informó presentar síntomas de estrés y ansiedad generalizados, mientras que el 44% reportó sentirse persistentemente tristes o desesperanzados durante el 2020.1 Sin embargo, antes de la emergencia de la COVID-19, la crisis de salud mental pediátrica ya era un hecho en Estados Unidos. De acuerdo con diversos expertos, el incremento de los trastornos de salud mental en adolescentes comenzó a hacerse patente en 2009; es decir, en el mismo año en el que se registró el auge en el uso de internet y redes sociales en el país.2 Los estudios que buscan confirmar una correlación entre el uso constante de redes sociales y una salud mental deteriorada no son concluyentes, pero no hay duda de que la digitalidad ha contribuido a empeorar los hábitos que garantizan mayores malestares psicológicos, como horas de sueño adecuadas, ejercicio y actividades de socialización presencial.  El que los gobiernos no se ocupen de esta situación en la actualidad tendrá consecuencias graves a largo plazo, específicamente, en la vida adulta de las juventudes. No sólo por el hecho de que el suicidio representa la cuarta causa de muerte a nivel global entre jóvenes de 15 a 19 años, sino porque malestares como la ansiedad, la depresión y los trastornos del comportamiento se encuentran entre las principales causas de discapacidad entre los adolescentes, cuestión que restringe sus posibilidades de llevar una vida plena en el futuro.3  En México también se han registrado datos que reflejan una situación alarmante en materia de salud mental entre la población adolescente. En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión y las conductas suicidas en adolescentes aumentaron 2.1 puntos porcentuales con respecto a la cifra registrada en 2018. Además, los suicidios de adolescentes mujeres aumentaron en un 12% durante este mismo año.4 Estos datos reflejan un problema de salud pública, que no debe dejarse de lado si se pretende garantizar el bienestar y pleno potencial de los próximos ciudadanos mexicanos.   Es evidente que en ambos países la situación es crítica y tanto en Estados Unidos como en México son escasas las acciones que se han implementado para hacerle frente. De tal modo, resulta crucial continuar visibilizando sus implicaciones, con la finalidad de posicionar esta cuestión como un problema de salud pública, para motivar la toma de decisiones y así garantizar el adecuado tratamiento de las personas adolescentes que padecen trastornos de salud mental5  1Datos obtenidos de la página “Healthline”, disponible en: https://www.healthline.com/health-news/how-covid-19-has-affected-the-mental-health-of-teens  2Dato obtenido del artículo “On the Phone, Alone” del New York Times, obtenido de: https://www.nytimes.com/2022/05/10/briefing/adolescent-mental-health-crisis-us.html  3Dato obtenido del informe “Salud mental del adolescente” de la OMS, obtenido de: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/adolescent-mental-health  4Dato obtenido del informe de gobierno “Impacto de la pandemia en niñas y niños”, obtenido de: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/663012/CPM_Segob_Impacto_pandemia_en_nin_as_y_ninos_ok__19ago21.pdf  5Nota basada en el texto publicado por The Washington Post “Hundreds of Suicidal Teens Sleep in Emergency Rooms. Every Night”, disponible en: https://www.nytimes.com/2022/05/08/health/emergency-rooms-teen-mental-health.html" ["post_title"]=> string(85) "Una pandemia pediátrica de salud mental entre adolescentes acecha los Estados Unidos" ["post_excerpt"]=> string(83) "En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(84) "una-pandemia-pediatrica-de-salud-mental-entre-adolescentes-acecha-los-estados-unidos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-17 11:25:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 16:25:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79006" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17878 (24) { ["ID"]=> int(78914) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-13 11:09:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:09:00" ["post_content"]=> string(9605) "Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados resulta desesperanzador, pues convierte la existencia en un sinsentido.  Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, existen espacios de maniobra para que la voluntad humana sea ejercida.  Si pienso en la mera posibilidad de la existencia de un destino preestablecido, lo que me vienen son unas cuantas preguntas elementales:  ¿Por qué alguien determinó que naciera una Marie Curie, un Albert Einstein, un Pablo Picasso, un Lionel Messi, una Malala Yousafzai o una Sor Juana Inés de la Cruz… mientras que esa misma inteligencia cósmica determinó que yo fuese… “solamente” yo?  ¿Bajo qué criterio se le asignan a algunos seres humanos destinos ejemplares y transformadores de su entorno, a otros se les castiga con vidas miserables de profundo sufrimiento, mientras que a la mayoría se nos condena a existencias anodinas, caracterizadas por la trivialidad y la irrelevancia? Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados e inmutables no sólo me parece inverosímil sino sobre todo desesperanzador. Imaginar que mi vida está irremediablemente atada a un argumento inamovible y, escrito por algo o por alguien, con un  propósito oscuro y desconocido para mí en el cual, lejos de ser un participante activo en mi propio futuro, soy como el personaje de un videojuego que sube y baja a capricho de una fuerza controladora e incomprensible, me hace sentir que la existencia carece por completo de sentido y fundamento.  Esta manera prescriptiva de crear historias ni siquiera es una buena técnica para escribir una novela. Por más que se considere al autor como creador del universo literario que narra, incluso ahí es mucho más emocionante encararlo como descubridor de lo que los personajes hacen, respetando sus acciones y decisiones en función del carácter y temperamento del propio personaje,  que como preceptor que ordena las circunstancias y controla el futuro de todos según su capricho. A fin de cuentas, no olvidemos que el autor, por más “dios” de su mundo que se crea, depende del lector para que su trabajo tenga sentido, y éste sólo habrá de interesarse en lo que el autor dice en la medida en que las acciones y sentimientos descritos se correspondan con la lógica interna de la existencia en la que vive el lector. Si quien recibe la obra literaria no consigue mirarse en el espejo de lo narrado, el autor se quedará sólo con su creación, convirtiéndola en un paraje estéril y yermo. El autor requiere que sus personajes se expresen con verdad, aun cuando ésta no se corresponda con la “verdad” propia, tanto como los personajes necesitan del aliento de vida que les otorgan las palabras y artilugios narrativos de los que los provee el autor.    Para esa inteligencia cósmica, como quiera que cada quien decida llamarla, tendría que ser muy aburrido presenciar a lo largo de la eternidad miles de millones de películas que ya vio y vivir preso de un spoiler perpetuo.  Si no estoy habilitado para influir en lo que me sucede, si no soy capaz de aplicar en mi existencia y mi interacción con otros un poco de creatividad y si además las consecuencias de todos nuestros actos están ya predeterminadas, ¿qué sentido tiene cualquier experiencia?  En la Grecia clásica el destino lo marcaba todo. El oráculo expresaba de forma enigmática los retos que el individuo consultante habría de enfrentar de forma inevitable y en muchas ocasiones la vida entera era una lucha perdida de antemano contra ese destino del que no se podía escapar.  Tetis, diosa griega relacionada con el mar, recibió la profecía de que su hijo, Aquiles, podría tener una larga vida pero aburrida, o gloriosa pero corta, y por más que trató de protegerlo para que no muriese joven, tal y como el oráculo indicaba, no pudo evitar que el impetuoso guerrero marchase a la guerra de Troya en busca de su destino, donde efectivamente murió como consecuencia de una flecha envenenada que dio en su único punto vulnerable: el talón.  El caso más dramático del universo clásico es quizá el de Edipo, cuyos padres, Layo y Yocasta, recibieron la terrible profecía del Oráculo de Delfos de que su hijo mataría a su padre, se casaría con su madre y usurparía el trono de Tebas. Para evitar ese perturbador destino trataron de matar a Edipo siendo bebé, pero el destino inexorable conspiró para que sobreviviera y provocó que muchos años después, sin saber que lo era, Edipo matara a su padre en un duelo callejero, se casara con su madre y se convirtiera en rey de Tebas para terminar sacándose los ojos cuando se enteró de la verdad.   El destino para los griegos era ineludible; sin embargo, desde nuestra perspectiva actual, si el devenir traducido en infinidad de vivencias no deriva en un aprendizaje que influya en nuestras decisiones y resultados posteriores, ¿cuál podría ser la motivación para levantarse cada mañana? Si la conciencia que tengo de mi propio ser y de mis acciones no me faculta para participar en el diseño de mi ruta existencial, ¿qué sentido tiene que exista el concepto de bueno o malo, de correcto o incorrecto? Y, en última instancia, ¿qué sentido tendría existir?  Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, en efecto condicionan nuestra vida de manera muy importante. El país en que nacemos, la familia que nos acoge, el credo religioso e ideologías que estructuran nuestro carácter, las condiciones culturales, económicas y sociales en que estamos inmersos, todo ello nos ubica dentro de una serie de estructuras que muchas veces nos marcan de manera definitiva.  Sin embargo no estamos completamente indefensos ante esta manera de experimentar el destino y, como metáfora de ficción, me gustaría tomar como ejemplo a Coleman Silk, el personaje central de la novela de Philip Roth, La mancha humana.   Este personaje, aunque azarosamente de piel blanca, era descendiente de una genealogía de raza negra que en tiempos remotos habían llegado a América como esclavos. Ser de raza negra en los Estados Unidos de la primera mitad del siglo XX implicaba una amplia gama de limitaciones en todos los sentidos, desde el tipo de educación que podía recibir, la clase de parejas a las que podía aspirar, la calidad de trabajos que podría obtener, entre muchas otras. Por eso Coleman, que se siente preso de la realidad que le tocó vivir, decide desafiar ese destino para construirse uno alternativo: rompe con su pasado, rompe todo contacto con su familia –con sus padres, con sus hermanos, a quienes jamás vuelve a ver–, con su linaje negro y se inventa una vida nueva aprovechando su apariencia convencional a partir de la cual su secreto era imperceptible al grado de que ni esposa, Iris Gitterman, de origen ruso y judío, nunca supo la verdad.  De este modo Coleman, que de pronto comprendió “la facilidad con que la vida puede ser una cosa en vez de otra1”, asumió una identidad como blanco, huérfano, judío y catedrático universitario especializado en literatura griega clásica. Como afirma en alguna parte de la novela el propio narrador: no se podía tener una vida más de blanco, y gracias a ello consiguió derrotar a su destino, aunque, desde luego, no sin pagar un alto precio por ello.  Aun cuando todos hemos vivido momentos y circunstancias inexplicables que sólo parecen comprenderse desde la predestinación, no parece que la existencia esté realmente dictada a partir de un destino absoluto y predeterminado. Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, todo parece indicar que existe un espacio de maniobra en el cual la voluntad humana puede ser ejercida. Pero continuaremos con esta exploración en la próxima entrega, donde exploraremos las implicaciones del azar.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Roth, Philip, La mancha humana, Primera Edición, México, Debolsillo-Penguin Random House, 2018, Pág. 159" ["post_title"]=> string(37) "Desde la perspectiva del destino puro" ["post_excerpt"]=> string(189) "Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, condicionan nuestra vida de manera muy importante." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "desde-la-perspectiva-del-destino-puro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-13 11:13:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:13:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78914" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17958 (24) { ["ID"]=> int(79006) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-17 11:25:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 16:25:09" ["post_content"]=> string(6668) "No cabe duda que una crisis de salud mental entre adolescentes se ha hecho patente en Estados Unidos y el resto del mundo. El problema ha ido en aumento, pues datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CCPE) en Estados Unidos muestran un aumento del 60% de la incidencia de los trastornos de salud mental en 2019, con respecto a las cifras de 2007. A esto se suma que las tasas de suicidio entre dicha población, que estuvieron estables entre 2000 y 2007, aumentaron casi un 60% en 2018. Desafortunadamente, la pandemia ha agudizado todos estos problemas y se ha combinado con una escasez de centros de tratamiento para menores.  Las cifras son alarmantes, pues a nivel nacional (EU) la cantidad de centros para adolescentes registró una disminución del 30%, entre los años 2012 y 2020. Por esta razón, las salas de emergencia de los hospitales han intentado sustituir estos servicios, aunque sin demasiado éxito. Es importante entender que los adolescentes que acuden a urgencias por motivos de salud mental no deben permanecer allí más de cuatro horas, ya que una estadía prolongada puede poner en riesgo su seguridad, al exponerles a instrumental médico; retrasar el tratamiento y desviar recursos destinados a otro tipo de emergencias. Un adolescente que llega con cortaduras en el cuerpo o que ha tenido un intento de suicidio necesita un lugar en el que lo calmen y estabilicen. Requiere terapia grupal y otro tipo de cuidados y ayuda que no necesariamente se brindan en las salas de emergencia de los hospitales. Un estudio reciente evidenció que, de 88 hospitales pediátricos que se encuentran en Estados Unidos, 87 de ellos alojan regularmente a niños y adolescentes durante la noche en la sala de emergencias. En promedio, se recibe a 4 internos por día. La pandemia ha contribuido a intensificar esta situación, pues las reglas de distanciamiento social y la escasez de mano de obra propiciaron que no se abrieran centros de tratamiento adicionales. Además, los datos de una encuesta nacional levantada por los CCPE revelan que el confinamiento, la incertidumbre y el estrés generados por la emergencia de la COVID-19 tuvieron un impacto importante en la salud mental de estudiantes de secundaria, pues el 37% informó presentar síntomas de estrés y ansiedad generalizados, mientras que el 44% reportó sentirse persistentemente tristes o desesperanzados durante el 2020.1 Sin embargo, antes de la emergencia de la COVID-19, la crisis de salud mental pediátrica ya era un hecho en Estados Unidos. De acuerdo con diversos expertos, el incremento de los trastornos de salud mental en adolescentes comenzó a hacerse patente en 2009; es decir, en el mismo año en el que se registró el auge en el uso de internet y redes sociales en el país.2 Los estudios que buscan confirmar una correlación entre el uso constante de redes sociales y una salud mental deteriorada no son concluyentes, pero no hay duda de que la digitalidad ha contribuido a empeorar los hábitos que garantizan mayores malestares psicológicos, como horas de sueño adecuadas, ejercicio y actividades de socialización presencial.  El que los gobiernos no se ocupen de esta situación en la actualidad tendrá consecuencias graves a largo plazo, específicamente, en la vida adulta de las juventudes. No sólo por el hecho de que el suicidio representa la cuarta causa de muerte a nivel global entre jóvenes de 15 a 19 años, sino porque malestares como la ansiedad, la depresión y los trastornos del comportamiento se encuentran entre las principales causas de discapacidad entre los adolescentes, cuestión que restringe sus posibilidades de llevar una vida plena en el futuro.3  En México también se han registrado datos que reflejan una situación alarmante en materia de salud mental entre la población adolescente. En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión y las conductas suicidas en adolescentes aumentaron 2.1 puntos porcentuales con respecto a la cifra registrada en 2018. Además, los suicidios de adolescentes mujeres aumentaron en un 12% durante este mismo año.4 Estos datos reflejan un problema de salud pública, que no debe dejarse de lado si se pretende garantizar el bienestar y pleno potencial de los próximos ciudadanos mexicanos.   Es evidente que en ambos países la situación es crítica y tanto en Estados Unidos como en México son escasas las acciones que se han implementado para hacerle frente. De tal modo, resulta crucial continuar visibilizando sus implicaciones, con la finalidad de posicionar esta cuestión como un problema de salud pública, para motivar la toma de decisiones y así garantizar el adecuado tratamiento de las personas adolescentes que padecen trastornos de salud mental5  1Datos obtenidos de la página “Healthline”, disponible en: https://www.healthline.com/health-news/how-covid-19-has-affected-the-mental-health-of-teens  2Dato obtenido del artículo “On the Phone, Alone” del New York Times, obtenido de: https://www.nytimes.com/2022/05/10/briefing/adolescent-mental-health-crisis-us.html  3Dato obtenido del informe “Salud mental del adolescente” de la OMS, obtenido de: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/adolescent-mental-health  4Dato obtenido del informe de gobierno “Impacto de la pandemia en niñas y niños”, obtenido de: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/663012/CPM_Segob_Impacto_pandemia_en_nin_as_y_ninos_ok__19ago21.pdf  5Nota basada en el texto publicado por The Washington Post “Hundreds of Suicidal Teens Sleep in Emergency Rooms. Every Night”, disponible en: https://www.nytimes.com/2022/05/08/health/emergency-rooms-teen-mental-health.html" ["post_title"]=> string(85) "Una pandemia pediátrica de salud mental entre adolescentes acecha los Estados Unidos" ["post_excerpt"]=> string(83) "En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(84) "una-pandemia-pediatrica-de-salud-mental-entre-adolescentes-acecha-los-estados-unidos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-17 11:25:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 16:25:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79006" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(39) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "255a074c42ded5e77e776ad7c933de83" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Una pandemia pediátrica de salud mental entre adolescentes acecha los Estados Unidos

En 2020, el 64% de los adolescentes mexicanos presentaron síntomas de depresión.

mayo 17, 2022

Desde la perspectiva del destino puro

Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino,...

mayo 13, 2022




Más de categoría

La imposibilidad de la libertad absoluta

En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres.

mayo 27, 2022
¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

En México siempre hemos seguido la política de darle prioridad a lo urgente y desatender lo importante.

mayo 27, 2022

Nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 SEP: lo que sabemos, lo que podemos hacer y lo que debemos esperar…

Como colegios, nuestro trabajo debe enfocarse en tomar lo mejor de lo que los planes oficiales puedan ofrecer, aplicarlo...

mayo 26, 2022
CORRUPCIÓN EN LA 4T

De Frente Y Claro | LA ENORME CORRUPCIÓN EN LA 4T

La reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental destaca que los actos de corrupción ocasionaron pérdidas por 9...

mayo 26, 2022