Las cajas dentro de otras cajas

Vivimos en un país, quizá en un mundo, donde todo lo que queremos hacer parece imposible. Las decisiones que van desde nuestro propio sentir, la… Vivimos en un país, quizá en un mundo, donde todo lo que...

24 de agosto, 2018 el-cuarto-poder

Vivimos en un país, quizá en un mundo, donde todo lo que queremos hacer parece imposible. Las decisiones que van desde nuestro propio sentir, la…

Vivimos en un país, quizá en un mundo, donde todo lo que queremos hacer parece imposible. Las decisiones que van desde nuestro propio sentir, la forma en que pensamos, la perspectiva desde la cual vemos las cosas y las entendemos, hasta las que tienen que ver con las leyes y situaciones de ámbito social, deben hacerse espacio a través de la lucha: marchas, peticiones airadas, enfrentamientos con la policía (y no hay que olvidar que ellos, también habitan las mismas calles que nosotros, comen lo mismo, tienen los mismos problemas para sobrevivir y sin embargo, les han hecho creer que forman parte de un bando distinto, el del poder: vaya malentendido) y, en los casos extremos, guerras.

Es decir, las rupturas, eso que llamamos modernidad, no se instala de pronto; no llega mágicamente a cambiar las sociedades, no, son batallas en las que también –y siempre- hay sangre.

Veamos las luchas por los derechos civiles, por los derechos humanos; veamos lo que sucede con los temas del aborto, de las garantías a la libertad sexual, la legalización de las drogas y demás temas que poco a poco se abren paso, tratando de hacer entender a unos cuantos que, con un traje y un ceño pedante crean o mantienen leyes, muchas veces, rígidas, cuadradas y rancias, que no permiten el desarrollo de sociedades mejor pensantes y por consiguiente modernas.

Y esto ocurre porque no se entienden los contextos; es decir, ¿cómo puedes hablar de la pobreza si nunca la haz visto, si solo tienes alguna idea de ella, si crees que la pobreza solamente se ejemplifica con una mujer indígena, sentada al medio de un puente peatonal, pidiendo limosna y que carga a un pequeño niño en su rebozo?

¿Cómo puedes hablar en contra del aborto si ni siquiera tienes una idea de cuándo y cómo inicia eso que se llama vida?

¿Cómo vamos a decidir temas de la legalización de las drogas si la seguimos pensando como blanco y negro, buena o mala sin tomar en cuenta que, entre más nos tardemos, no solo habrá más muertes provocadas por ello sino que estamos perdiendo tiempo, que otros países como Estados Unidos ya están ganando en temas de investigación y comercialización legal de la mariguana, por ejemplo? –hay quienes dicen que legalizar las drogas no evitará que los delincuentes sigan delinquiendo, pues claro, ahí no hay nada qué descubrir, pero no todos: muchos de ellos están por necesidad, otros por las circunstancias, otros por el simple hecho de obtener dinero; es decir, si legalmente compites contra ese mercado, ganarás terreno y eso se traduce en personas fuera de la delincuencia o del campo fértil que te hará acercarte a ella (no olviden la prohibición del alcohol en Estados Unidos en los años 20, la famosa Ley seca, para darnos cuenta de que la prohibición crea mercados negros, genera delincuencia organizada, pero sobre todo, hay que poner particular atención al siguiente hecho: todas las muertes relacionadas con ello no sirvieron para algo: hoy no importa esa violencia, y menos cuando vamos a comprar bebidas alcohólicas casi en cualquier lugar).

¿Cómo entender las necesidades de las minorías si se sigue creyendo que las diferencias deben “respetarse” pero de lejos, en sus zonas bien especificadas? Estados Unidos es el ejemplo más claro de exclusión y segregación: con los Native americans no tuvieron una política de inclusión; es decir, de acercarse a ellos de tal manera que fueran parte de su sociedad sino que los arrasaron: ante lo desconocido es mejor alejarse, hacerlo a un lado o exterminarlo.

Y esta tradición de segregar se ve cada día en Estados Unidos: los mexicanos por un lado, los chinos por otro, los italianos por otro, los rusos, los afroamericanos, etcétera.

Desafortunadamente, esta forma de crear sociedades provoca la poca empatía entre los demás y ocasiona la pérdida de riqueza en ideas, tradiciones, pensamientos y maneras de hacer las cosas de aquellos diferentes que, en resumidas cuentas, somos todos.

Somos diferentes a todos, siempre, lo que ocurre es que creemos que nuestras diferencias son las correctas, son las que deben prevalecer y por ende, hacemos todo lo necesario por imponerlas.

Por sentido común deberían aceptarse y, en todo caso, discutirse pero no para saber si se otorgarán derechos y libertades sino para crear estrategias de concientización, de tal manera que la sociedad vea con otros ojos –mucho más sensatos-, tales libertades.

Nos creemos modernos y no lo somos. Se creen modernos los que dictan las leyes y no lo son.

Ahora, ¿cuál es el problema de entendernos superiores o distintos a los demás, de no aceptar las diferencias, de no entender los contextos? Que creemos que nuestra forma de ver la vida y vivirla es la correcta –ahí la cuadratura, ahí la imposibilidad de cambiar, ahí el enfrentamiento para romper ese cuadrado donde nos quieren encerrar a todos-, y a quien no se adapta a los acuerdos sociales establecidos se le llama inadaptado y se le aísla o se le asesina.  

Pensamos que las decisiones que tomamos en nuestra vida son las mismas que deben tomar nuestros hijos –con sus variantes-, y así los contaminamos: no los guiamos, no los preparamos con las herramientas para que hagan su propio camino, sino que les señalamos con el dedo el camino que deben seguir –y este camino casi siempre está lleno de trampas, de errores ya cometidos, de precipicios que nos llevan a los mismos vacíos.

Pensamos que las leyes que actualmente prevalecen son las ideales según nuestro ideario imaginativo –el de las mayorías-, las creencias y por ello los políticos prefieren obviarlo o dejarlo a “consultas”.

Y cuando tenemos una serie de cajas cuadradas dentro de otras cajas cuadradas dentro de otras cajas cuadradas, entonces parecería que cualquier punto que necesitemos cambiar en nosotros mismos y en las sociedades es tarea aparentemente imposible. Sí, el romper cada una de esas cajas para poder asomarnos a la libertad y respirar, implica una tarea muy difícil y muchas veces de sacrificio, pero no hay más alternativas en muchos casos.

Cajas que hemos ayudado a construir y que los gobernantes, con esa facilidad pragmática y demagógica que los caracteriza a la hora de dar carpetazo a los temas, entierran en lo más profundo de los archiveros.

Así, el no se puede, es imposible, no es viable, no es correcto y el “no” tajante se instalan en las sociedades y las aceptamos.

Y a los que piensan distinto se les señala o se les ningunea con la facilidad y osadía que da la ignorancia.

Y no, no hay imposibles (¿quién sabe lo que es imposible?): cuando alguien o muchos les digan que lo que usted quiere hacer o cambiar es imposible, no haga caso, son mentiras.

Urge mirar las situaciones individuales y colectivas desde varios puntos para poder estar más cerca de entender los porqués; con ello estaremos un poco más cerca de lo real, de la verdad, de las soluciones.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17354 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22421) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-12-2021" ["before"]=> string(10) "23-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22421) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-12-2021" ["before"]=> string(10) "23-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17355 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17348 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17708 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "26-12-2021" ["before"]=> string(10) "23-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-26 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22421) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17358 (24) { ["ID"]=> int(74208) ["post_author"]=> string(2) "92" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-04 12:19:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-04 17:19:55" ["post_content"]=> string(5126) "Un problema que se presenta en la atención sanitaria es qué acciones deben realizarse con las personas que requieren atención médica urgente, pero cuyas dolencias derivan de las decisiones que las pusieron en riesgo. Por supuesto, no es un problema nuevo y por ello se plantea en las instituciones públicas de salud, principalmente, si debe o no restringirse la atención de pacientes, por ejemplo con diabetes, que sufren complicaciones derivadas de un mal cuidado y que suelen costar recursos de la atención médica.  Este debate resurge para el caso de los negacionistas del COVID 19. En algunos países, como en España, se ha planteado que los pacientes que requieren hospitalización por complicaciones del coronavirus, pero que se negaron a vacunarse, no deberían atenderse o al menos, deberían pagar parte de los costos. Señala una nota de la situación en España en julio de 2021 (pero que bien puede aplicarse hasta el día de hoy): “Según la información difundida por varias comunidades, de hecho, más del 70% de los ingresados en unidades de cuidados intensivos son mayores de 50 años que no se han vacunado. Algunos porque no han podido y otros —antivacunas o negacionistas— porque no han querido. Una decisión estrictamente individual que es legítima y también legal…”. (1) Así, la evidencia empírica muestra que la falta de vacunación explica o al menos está correlacionada con complicaciones de salud. La duda no es la negligencia o imprudencia de las personas, sino qué debe hacerse. En principio, por la naturaleza absoluta de la dignidad humana en donde la vida es un valor primario se deben de atender a las personas necesitadas, sobre todo en caso de urgencias. Pero eso no significa que no haya algún correctivo posterior. En algunas comunidades españolas cuando un montañista imprudentemente se pierde en la montaña, la Comunidad le cobra el uso del helicóptero de rescate. ¿Debería aplicarse una medida análoga? ¿Y si alguien resulta que no dispone de recursos? Sería desproporcionado embargar sus bienes, aunque podría quizás plantearse el cobro de una multa por imprudencia, semejante a las que se cobran por daños provocados por accidentes de tránsito, lo que resultaría más razonable. En la nota aludida la Dra. Ana Zapatero: “... reconoce que no le gusta ver a la gente saltándose las medidas y que es injusto que haya personas ingresadas por culpa de la imprudencia de otros... Ella optaría por hacer que la vacuna sea obligatoria o, al menos, restringir la libertad de movimientos de quienes la hayan rechazado”. (2) Así, puede insistirse que el camino es más bien de contención: se instauran límites a las conductas imprudentes y fomentamos políticas que premian la acción de mayor beneficio como el permitir la libre circulación al estar vacunados. Otro problema con las sanciones es que no siempre es fácil descubrir los motivos por lo que las personas no se vacunan. A veces es miedo o ignorancia invencible, es decir, donde no existe responsabilidad por no saber acerca del tema sobre el cual debe decidirse. Ciertamente, en el caso del Covid 19, la persona puede y debe informarse adecuadamente acerca de los beneficios individuales y colectivos de la vacunación. ¿Qué hacer en los casos en que los pacientes que utilizan recursos públicos -pagados por todos los contribuyentes, incluidos ellos, que son negacionistas- y se rehúsan a informarse sobre una pandemia como la que hemos vivido los últimos dos años y contribuyen a la propagación del virus de manera irresponsable? ¿Qué sucede cuando un negacionista hace uso de recursos públicos que podrían asignarse a una persona que ha cumplido con las disposiciones y que ha sido infectada por la irresponsabilidad de los antivacunas? Como conclusión me parece que en estado de emergencia no es posible negarle los servicios a ninguna persona, pero deben implementarse medidas, en primer lugar, para combatir la ignorancia y las actitudes anticientíficas y solo en casos muy graves aplicar sanciones a los que perjudiquen con sus omisiones.   Referencias:
  1. Cano C. ¿Deberían pagar por su ingreso en UCI los negacionistas de la COVID que no han querido vacunarse? SER. 19/07/2021. Disponible en: https://cadenaser.com/ser/2021/07/19/sociedad/1626727349_565489.html
  2. ibid.
 " ["post_title"]=> string(32) "Atención médica a no vacunados" ["post_excerpt"]=> string(163) "Para que la inmunidad de rebaño sea efectiva al menos un 70% de la población debe estar vacunada; sin embargo, este escenario se complica ante los antivacunas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "atencion-medica-a-no-vacunados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-04 12:21:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-04 17:21:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74208" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17414 (24) { ["ID"]=> int(74355) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-07 11:07:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 16:07:22" ["post_content"]=> string(9277) "En nuestra existencia experimentamos dos tipos de ciclos vitales: los preestablecidos y los existenciales.  Gracias a ellos podemos construir nuestras vidas, elaborar planes, proyectos y desplegar nuestros propósitos.  Pero también es central tener la sabiduría para concluirlos y cerrarlos cuando estos han terminado, porque de lo contrario se convertirán en un lastre que nos impedirá continuar evolucionando.   En el artículo anterior decíamos que los ciclos vitales por los que atraviesa el ser humano tienen la característica de ser circulares y de estar hechos de tiempo; sin embargo ese transcurrir se percibe de forma muy distinta según el lugar y la dimensión cósmica desde donde se le observe. Mientras que para la Vía Láctea un milenio es apenas un instante, para una bacteria unas cuantas horas equivale a la existencia entera. Por eso, más allá de la dimensión humana, que ha diseñado una medición convencional y arbitraria como referente existencial, el tiempo como lo comprendemos carece por completo de sentido si lo suponemos como una forma universal de medir “el transcurrir de la evolución”, pero resulta de la mayor relevancia si aprendemos a utilizarlo como una herramienta de desarrollo. Decíamos también que existen distintas maneras de entender el tiempo y mencionamos la cronológica o lineal, la cíclica o estacional y la extática, y dejamos claro que las tres, en tanto son construcciones humanas que solo tienen sentido para nosotros, resultan útiles dependiendo para qué se les use. Y tengo la impresión de que dividir nuestra existencia en etapas que se suceden e interrelacionan, y atribuirle significado y aprendizaje a cada una de ellas es la manera más eficaz de analizar y entender nuestra existencia, y esto es precisamente lo que para los humanos es un ciclo vital: una unidad existencial de sentido.  La mera cronología sirve muy bien para contemplar de forma ordenada, objetiva y esquemática los acontecimientos de nuestra vida y del mundo en general, pero es poco eficaz para entender el significado que cada uno de esos acontecimientos tiene, a menos que se le relacione con otros que, más que parte de una enumeración progresiva, construyen una etapa, un conjunto de intenciones que conducen a un objetivo.  Además, debido a nuestra diversidad de facetas –profesional, relacional, afectiva, etc.– los ciclos, en tanto periodos vitales, se superponen, cohabitan, se relacionan entre sí, son interdependientes: alguien que, por ejemplo, mientras estudia su doctorado conoce al amor de su vida. En ese caso coinciden dos ciclos que se retroalimentan sinérgicamente sin que sea capital el orden cronológico estricto de cada uno de los acontecimientos que constituyen dichos ciclos.   Por ello, distinguiría dos principales tipos de ciclos: el preestablecido y el existencial. El primero, al que llamaría ciclo-preestablecido, es una combinación entre el tiempo cronológico y el circular y su existencia se debe, por un lado, a las condiciones naturales y materiales del planeta en combinación con una serie de convenciones culturales. Debido a la rotación y traslación terrestre, estamos condicionados por una buena cantidad de ciclos preestablecidos, y con el transcurso de los siglos y la acumulación de conocimiento, el ser humano ha sabido acomodar la propia existencia sobre ellos. Cada 365 días –al mismo tiempo que el planeta le da una vuelta al sol, nos parezca bien o no– nosotros celebramos Navidad, año Nuevo, día de la Constitución, nuestro cumpleaños, etc. De ahí decidimos –en Occidente– dividir el año en 12 meses y éstos a su vez en semanas de siete días.  Todos estos ciclos –amalgama entre las condiciones naturales y los condicionamientos culturales– ocurren con independencia de nuestros planes y proyectos y, de hecho, lo más sensato es aprovecharlos adaptando a ellos nuestros planes y proyectos particulares.  Si los vemos con objetividad son muy útiles porque generan naturalmente estructura sobre nuestros actos: nos dan tiempos determinados, formas concretas y convencionales en que ocurren con lo cual se convierten en formas compartidas por todo el grupo social. Gracias a su regularidad y caracterización nos permiten hacer planes, diseñar y concretar proyectos de todo tipo. Por ejemplo, de cada siete días, siempre habrá un lunes, un martes, un miércoles… y así hasta el domingo y cada uno de ellos, aun siendo cronológicamente idénticos – todos están constituidos por veinticuatro horas, de sesenta minutos cada una, de sesenta segundos cada uno– les hemos atribuido una serie de características que nos permiten comportarnos distinto en cada caso –a menos que estemos de vacaciones (fuera del tiempo), nunca será igual un domingo que un miércoles– y asignar actividades diferentes en cada caso, y esa estructura se sostiene de forma idéntica cincuenta y dos veces por año.  Ese armazón, que a primera vista puede parecer esquemático y rígido, en realidad nos permite desplegar sobre él toda nuestra creatividad. Es gracias a esta red de ciclos interconectados e interdependientes que podemos diseñar nuestra vida. Es decir, que sobre los periodos natural y culturalmente periódicos, sucesivos y constantes del tipo cíclico-preestablecido montamos nuestros planes y proyectos, y la mera existencia de esos marcos temporales de referencia nos permite administrar nuestras agendas, elaborar estrategias y conseguir lo deseado. Justo lo opuesto de lo que hacemos en la segunda variedad: los ciclos-existenciales. Como seres humanos sociales, vivimos insertos en una buena variedad de ámbitos y ejercemos una diversa serie de roles. Al mismo tiempo que desempeñamos una actividad profesional o formativa, somos hijos, padres, parejas, amigos, tenemos hobbies, del mismo modo que tenemos aspiraciones, deseos, propósitos, planes, proyectos que deseamos concretar en una o varios de los ámbitos señalados y para conseguirlo llevamos a cabo una serie de actividades concretas en cada uno de los casos. Cada uno de ellos podemos considerarlo un ciclo existencial. Y además, cada ciclo existencial puede constar de varias etapas. El ejemplo más obvio: nuestro rol como pareja. Comenzamos una relación afectiva y romántica con alguien y ese ámbito se convierte, aun cuando conviva con el resto de nuestros roles, en una realidad completa por sí misma y si por alguna causa la pareja se disolviera, ese ciclo existencial terminaría. Pero quizá lejos de terminar, pase a una segunda fase y los miembros de la pareja decidan vivir juntos, para, quizá, alcanzar más adelante una etapa posterior que consista en tener descendencia.   Es difícil exagerar la importancia de cerrar completa y categóricamente un ciclo existencial antes de abrir otro en el mismo ámbito. Aceptar y digerir las pérdidas, asumir los aprendizajes, resignificar el sufrimiento que implica el final de cada uno de estos ciclos, que suele ser de importancia capital para la vida tanto cotidiana como interior y psicológica del individuo, es casi siempre la diferencia entre construir un nuevo presente con una nueva perspectiva de futuro o quedarse estancado física, emocional, sentimental o profesionalmente. Quedarse atorado en ciclo caduco se experimenta en muchos casos como un lastre, como un peso que se lleva sobre las espaldas que nos impide movernos y evolucionar.  Cerrar consciente, simbólica y de forma decidida y saludable cada ciclo que termina –amoroso, profesional, pérdida familiar, etc.– asumiendo de manera adulta los aprendizajes y pérdidas que haya implicado, equivale a la curación de una herida. Limpiarla, retirarle la pus, desinfectarla, produce dolor, inflamación, hipersensibilidad y requiere de acciones y cuidados que la conduzcan a cicatrizar por completo.  Cerrar correctamente un ciclo existencial equivale a sanar, a cicatrizar y, respondiendo a su carácter circular y temporal, generar entonces las condiciones para volver a abrir uno nuevo, pero desde un lugar distinto, fortalecidos por la experiencia y la sabiduría que el proceso nos dejó.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(47) "Tipos de ciclo: preestablecidos y existenciales" ["post_excerpt"]=> string(196) "Cerrar correctamente un ciclo nos permite generar condiciones para abrir uno nuevo, pero desde un lugar distinto, fortalecidos por la experiencia y la sabiduría que el proceso anterior nos dejó." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "tipos-de-ciclo-preestablecidos-y-existenciales" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-07 11:07:22" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 16:07:22" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74355" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17358 (24) { ["ID"]=> int(74208) ["post_author"]=> string(2) "92" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-04 12:19:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-04 17:19:55" ["post_content"]=> string(5126) "Un problema que se presenta en la atención sanitaria es qué acciones deben realizarse con las personas que requieren atención médica urgente, pero cuyas dolencias derivan de las decisiones que las pusieron en riesgo. Por supuesto, no es un problema nuevo y por ello se plantea en las instituciones públicas de salud, principalmente, si debe o no restringirse la atención de pacientes, por ejemplo con diabetes, que sufren complicaciones derivadas de un mal cuidado y que suelen costar recursos de la atención médica.  Este debate resurge para el caso de los negacionistas del COVID 19. En algunos países, como en España, se ha planteado que los pacientes que requieren hospitalización por complicaciones del coronavirus, pero que se negaron a vacunarse, no deberían atenderse o al menos, deberían pagar parte de los costos. Señala una nota de la situación en España en julio de 2021 (pero que bien puede aplicarse hasta el día de hoy): “Según la información difundida por varias comunidades, de hecho, más del 70% de los ingresados en unidades de cuidados intensivos son mayores de 50 años que no se han vacunado. Algunos porque no han podido y otros —antivacunas o negacionistas— porque no han querido. Una decisión estrictamente individual que es legítima y también legal…”. (1) Así, la evidencia empírica muestra que la falta de vacunación explica o al menos está correlacionada con complicaciones de salud. La duda no es la negligencia o imprudencia de las personas, sino qué debe hacerse. En principio, por la naturaleza absoluta de la dignidad humana en donde la vida es un valor primario se deben de atender a las personas necesitadas, sobre todo en caso de urgencias. Pero eso no significa que no haya algún correctivo posterior. En algunas comunidades españolas cuando un montañista imprudentemente se pierde en la montaña, la Comunidad le cobra el uso del helicóptero de rescate. ¿Debería aplicarse una medida análoga? ¿Y si alguien resulta que no dispone de recursos? Sería desproporcionado embargar sus bienes, aunque podría quizás plantearse el cobro de una multa por imprudencia, semejante a las que se cobran por daños provocados por accidentes de tránsito, lo que resultaría más razonable. En la nota aludida la Dra. Ana Zapatero: “... reconoce que no le gusta ver a la gente saltándose las medidas y que es injusto que haya personas ingresadas por culpa de la imprudencia de otros... Ella optaría por hacer que la vacuna sea obligatoria o, al menos, restringir la libertad de movimientos de quienes la hayan rechazado”. (2) Así, puede insistirse que el camino es más bien de contención: se instauran límites a las conductas imprudentes y fomentamos políticas que premian la acción de mayor beneficio como el permitir la libre circulación al estar vacunados. Otro problema con las sanciones es que no siempre es fácil descubrir los motivos por lo que las personas no se vacunan. A veces es miedo o ignorancia invencible, es decir, donde no existe responsabilidad por no saber acerca del tema sobre el cual debe decidirse. Ciertamente, en el caso del Covid 19, la persona puede y debe informarse adecuadamente acerca de los beneficios individuales y colectivos de la vacunación. ¿Qué hacer en los casos en que los pacientes que utilizan recursos públicos -pagados por todos los contribuyentes, incluidos ellos, que son negacionistas- y se rehúsan a informarse sobre una pandemia como la que hemos vivido los últimos dos años y contribuyen a la propagación del virus de manera irresponsable? ¿Qué sucede cuando un negacionista hace uso de recursos públicos que podrían asignarse a una persona que ha cumplido con las disposiciones y que ha sido infectada por la irresponsabilidad de los antivacunas? Como conclusión me parece que en estado de emergencia no es posible negarle los servicios a ninguna persona, pero deben implementarse medidas, en primer lugar, para combatir la ignorancia y las actitudes anticientíficas y solo en casos muy graves aplicar sanciones a los que perjudiquen con sus omisiones.   Referencias:
  1. Cano C. ¿Deberían pagar por su ingreso en UCI los negacionistas de la COVID que no han querido vacunarse? SER. 19/07/2021. Disponible en: https://cadenaser.com/ser/2021/07/19/sociedad/1626727349_565489.html
  2. ibid.
 " ["post_title"]=> string(32) "Atención médica a no vacunados" ["post_excerpt"]=> string(163) "Para que la inmunidad de rebaño sea efectiva al menos un 70% de la población debe estar vacunada; sin embargo, este escenario se complica ante los antivacunas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "atencion-medica-a-no-vacunados" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-04 12:21:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-04 17:21:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74208" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(45) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f46ddd307f7ea115e23d1607e773e41a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Atención médica a no vacunados

Para que la inmunidad de rebaño sea efectiva al menos un 70% de la población debe estar vacunada; sin embargo, este escenario...

enero 4, 2022

Tipos de ciclo: preestablecidos y existenciales

Cerrar correctamente un ciclo nos permite generar condiciones para abrir uno nuevo, pero desde un lugar distinto, fortalecidos por la experiencia y...

enero 7, 2022




Más de categoría

¿Algún día meterán en orden a los mal llamados Centros de Rehabilitación Social?

Siempre hemos sabido de la gran corrupción que impera en las cárceles. No es nuevo. Es un problema tan...

enero 21, 2022

Quadri, Quadri TV

A propósito del reciente escándalo de Gabriel Quadri en una televisora estadounidense, Israel Aparicio reflexiona sobre la trayectoria de...

enero 21, 2022

Nuevos ciclos, nuevos hábitos

La labor que desempeña el hábito consiste en sistematizar la cotidianidad de tal manera que las acciones inmediatas estén...

enero 21, 2022

Se retrae el mar en la Playa Bagdad de Matamoros

El martes pasado, aproximadamente, se reiteró unos 20 metros el mar en la Playa Bagdad ubicada en la ciudad...

enero 20, 2022