La violencia al alza, el reclutamiento de menores de edad por los cárteles. ¿Qué hacer?

En los primeros seis meses del año, en el estado de Chihuahua, han ocurrido 1431 homicidios dolosos, lo que representa el 56 % de los registrados durante el año 2019 cuando se reportaron, según la Fiscalía estatal,...

29 de septiembre, 2020

En los primeros seis meses del año, en el estado de Chihuahua, han ocurrido 1431 homicidios dolosos, lo que representa el 56 % de los registrados durante el año 2019 cuando se reportaron, según la Fiscalía estatal, 2585 asesinatos.

No es noticia que Ciudad Juárez sea la ciudad del estado que más asesinatos reporta día con día. En los primeros seis meses de este año, son 879 de ellos. Suman más del 60% de los cometidos en el estado, que ocupa el cuarto lugar nacional en asesinatos.

A nivel nacional, Baja California sigue siendo el estado menos pacífico, seguido por Colima, Quintana Roo, Chihuahua y Guanajuato. Según los datos del Índice de Paz 2020, el homicidio es la causa principal de muerte entre personas de 15 a 44 años y la cuarta más frecuente entre niños de cinco a 14 años.

Gobiernos van, gobiernos vienen, pero la violencia sigue siendo la constante en ya más de una década. Todo lo que se ha “experimentado” o probado hasta el momento no ha dado el resultado esperado. Por más que las autoridades digan lo contrario, las cifras les exponen en sus deficiencias y carencias.

La cifra de menores de edad que forman parte de la delincuencia organizada en México es alarmante. De acuerdo con la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), entre 35 mil y 45 mil menores son reclutados de manera forzada por los diferentes cárteles.

Ante esta situación, Saskia Niño de Rivera, activista, psicóloga, cofundadora y presidenta de la asociación Reinserta, escribió el libro Un sicario en cada hijo te dio: Niñas, niños y adolescentes en la delincuencia organizada (también participan Mercedes Llamas, Fernanda Dorantes y Mercedes Castañeda).

En un plan para paliar esta situación, el actual régimen federal lleva a cabo un programa que presentó durante la campaña electoral del 2018. Lo dio a conocer como “La Democratización de la Familia”. 

De entrada y bajo ese título, se escucha algo novedoso, pero al mismo tiempo, un tanto incierto y  desconocido para los padres y madres de familia. La Secretaria de Gobernación lo describe como: la remoción de patrones culturales.

Y para remover esos patrones culturales, decía la hoy Secretaria de Gobernación, se debe “Empezar a democratizar a la familia, rompiendo con los roles determinados por los estereotipos (…) democratizar a nuestra familia nos llevará a reconocer que las niñas, niños y adolescentes no son propiedad de sus familias, sino titulares de derechos, con voz y voto; democratizar a la familia nos llevará a reconocer que todas las personas con discapacidad gozan —en todo lugar— de todos los derechos; democratizar a la familia permitirá que los adultos mayores sean cuidados y respetados, por todos. 

Democratizando a la familia se irá generando que algunos deberes morales, se vuelvan auténticos deberes jurídicos; con ello, se irán generando condiciones que permitan, de una vez por todas, ir ganando muchas batallas, incluida la batalla contra la violencia. Porque la recomposición del tejido social debe comenzar en cada familia; debemos rescatar a nuestra infancia de las auténticas levas del crimen organizado”. (Milenio.com 01.08.2018).

La solución que este régimen presenta es democratizar a la familia. Legislar para que los padres de familia dejen de tener y ejercer la Patria Potestad. La principal autoridad sobre los hijos e hijas y que la familia pase a ser conocida como la “Unidad Democrática Doméstica”.

Todo lo anterior suena más a una imposición ideológica, estilo Mao Zedong, que a un plan o programa para evitar que el crimen organizado reclute a los adolescentes mexicanos. 

Por otro lado, Eduardo Urrutia, combate el fenómeno de reclutamiento de adolescentes con el deporte. (Por: Eduardo Lara, Diario de Juárez):

A pesar de los rezagos en infraestructura deportiva y en materia de seguridad, la pasión por el futbol puede observarse en las diferentes colonias, eso motivó a Eduardo Urrutia, no sólo a buscar espacios de esparcimiento para sus tres hijos, sino también a fundar su propia escuela de balompié para enseñar a niños y jóvenes valores como la responsabilidad, disciplina, trabajo arduo y compañerismo.

 

“Lalo” es originario de esta ciudad, está casado y a sus 34 años es el entrenador y fundador de la escuela de futbol “Halcones FC”, ubicada al sur de la ciudad, en el fraccionamiento Roma, y desde ahí nos relata las satisfacciones y adversidades que ha implicado formar juarenses de bien a través del deporte.

“Una de las cosas que me motivó para hacer este proyecto fue la carencia de espacios deportivos en la ciudad; este parque donde estamos lo restauramos con mucho esfuerzo, después poco a poco fuimos extendiendo la invitación a los niños”, dijo.

“Esta idea nació hace seis años, en ese entonces empezamos la escuela con tres niños y hoy, tenemos 124 estudiantes, que van desde kínder hasta preparatoria, y ha sido una experiencia muy bonita porque vamos metiendo otra mentalidad al joven, invitándolo a que haga ejercicio y sea una persona de bien, porque como todos sabemos la violencia arrecia bastante fuerte aquí en la ciudad”,

 

Comentarios


object(WP_Query)#18015 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29903) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29903) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18019 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18017 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18018 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (29903) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18016 (24) { ["ID"]=> int(85688) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-15 10:58:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 15:58:17" ["post_content"]=> string(6056) "¿Soy yo? ¿Es Mercurio retrógrado? ¿O ya nos volvimos locos todos? Los IMECAS están altísimos y los Mexas andamos irritables a más no poder. Me duele la cabeza con solo respirar el aire contaminado, pero más me duele el corazón al leer y escuchar todo lo que tenemos para decirnos los mexicanos. Podría centrarme solo en el tema de la marcha por la defensa del INE, pero creo que esta manifestación, más que legítima, nos sirvió a los mexicanos una vez más para subirnos al cuadrilátero y manifestar la división y la polarización en que vivimos. Unos a otros nos echamos la culpa, nos insultamos con adjetivos por demás denostativos que van mucho más allá de nuestra forma de pensar o sentir. Ni siquiera hace falta debatir ni argumentar con criterios. Antes de empezar cualquier discusión la grosería ya se adelantó en el improbable diálogo. ¿Por qué estamos tan enojados? Que miles, decenas o cientos marchen en los diferentes estados para manifestar su apoyo al INE como institución, lo entiendo; que otros muchos más estén a favor de una reforma también lo entiendo. Cada quién habla desde su perspectiva y experiencia. Habrá a quien le resulte imposible siquiera pensar que el Instituto Nacional Electoral necesite alguna modificación y habrá quien piense que urge una reforma. No hay nada más genuino que la libertad de expresión y de manifestación y qué bueno que sea ya esto un derecho y una obligación de todos los ciudadanos. Lo que no entiendo –y perdón por la piel tan delgada – es a una señora gritando iracunda: ¡Indio Pata rajada de Macuspana! Mucho menos entiendo a un presidente que ignora que no es un ciudadano común y que califica a la marcha como un “striptease”, perdiendo cualquier tipo de objetividad y quedando muy por debajo de los insultos de sus opositores. Tampoco entiendo las discusiones interminables en redes sociales en las que uno insulta más que el otro. No se discute como si simplemente se tuvieran discrepancias en un tema que nos afecta de una forma u otra a todos, pero que tampoco nos mata. Pareciera que la ofensa debe ser personal, que debe ir directamente a cada quién, a lo más íntimo, importante y sagrado de cada persona. Los ánimos están fuera de sí. Como siempre que hay un encuentro de opiniones y preferencias, no nos damos cuenta, pero nuestro enojo busca solo un detonante para expresarse libremente. De otra forma no entiendo todo lo que leo en redes sociales y escucho en cualquier tipo de reunión. Me llamó poderosamente la razón una retahíla de insultos que recibió un periodista por externar que no estaba a favor de la marcha, desde insultos y cuestionamientos sobre su capacidad mental, hasta deseos explícitos de muerte. ¿Qué nos pasa? Y el resto de las noticias van por la misma temperatura. En un restaurante de tacos al pastor en la calle Presidente Mazarik, una de las más exclusivas de la capital mexicana, un grupo de jóvenes golpearon a una pareja homosexual hasta romperles varios huesos. La pareja simplemente estaba comiendo tacos en otra mesa ajena a los agresores. Un comediante, cuyo seudónimo es el diminutivo de plátano, cree que es gracioso incluir en su ejercicio de Stand up un chiste sobre la muerte de Debanhi Escobar, hecho lamentabilísimo y al que por más que le busque nadie encontraría un lado jocoso; pues hubo quien sí y hubo varias personas a las que les pareció graciosa la desgracia de esta joven, su familia y lo que representa para todas las mujeres. Extorsiones, balaceras, pleitos callejeros, ajustes de cuentas, una clienta en mi negocio (yo tengo un salón de belleza) no estaba conforme con el peinado que le hicieron, aunque era idéntico al de la foto que llevaba –a mi forma de ver estaba enojada por el evento al que tenía que asistir– así que por eso tuvo a la estilista durante dos horas y media batallando, sin dejar nunca de hablarle en forma déspota y prepotente, sin pagar lo que se había acordado y sin olvidarse de insultarnos a todas las presentes antes de irse llevándose a su hijita a jalones. En el tránsito no cesan  los cláxones; en las reuniones familiares los desacuerdos; entre las parejas las ofensas y las dudas, y lo peor es cuando la rabia que nos ocasionan otras personas o situaciones las descargamos en nuestros hijos, familiares o en las personas que están en menos capacidad de defenderse. Pareciera que un solo hecho sirve como hilo conductor para detonar la ira que todos tenemos dentro. Qué triste sería darnos cuenta de que no somos más que piezas de ajedrez de intereses que están muy por encima de nosotros, a los que muy poco les importamos y quienes aprovechan nuestra rabia para lograr sus objetivos personales. Hasta por seguir o no el Mundial en Qatar hay polémica; si hablamos del cambio climático porque hablamos; si nos quedamos callados porque tenemos la culpa de lo que nos pasa por nuestra apatía… El caso es que todo es un punto de quiebre en este país y en todo el mundo. Será de verdad que las predicciones de tantos magos y adivinos están por cumplirse. Yo solo espero una cosa, que el fin del mundo nos encuentre confesados. Porque poder vivir en paz es una encomienda que no hemos sido capaces de cumplir." ["post_title"]=> string(19) "El chiste es pelear" ["post_excerpt"]=> string(153) "A un par de meses de acabar el año, el ambiente social se percibe irritable. Cualquier pretexto es “bueno” para pelear entre nosotros los mexicanos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "el-chiste-es-pelear" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-15 10:58:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 15:58:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85688" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17992 (24) { ["ID"]=> int(85837) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-18 14:51:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-18 19:51:50" ["post_content"]=> string(9472) "Hace miles de años, antes de que conociéramos los aspectos más elementales del funcionamiento del planeta, el ser humano le atribuía a la naturaleza un cierto nivel de consciencia. Desde aquella perspectiva era posible suponer que un volcán tuviera “ánima”, una especie de vida interior que le permitía ejercer una determinada voluntad, con lo cual entregarle ofrendas para “mantenerlo contento” y así evitar que destruyera la aldea tenía sentido. Desde luego, a ningún vulcanólogo de hoy se le ocurría una solución semejante para salvar un poblado que se encuentra en la trayectoria de una inminente erupción. ¿Eso significa que la tribu del paradigma pre-científico estaba equivocada, que lo que suponían una verdad evidente, no lo era? La respuesta es: depende de cómo se quiera analizar. Si lo vemos desde la experiencia del mundo que se podía tener en aquella época, se trataba de una verdad incuestionable: si ellos estaban vivos y estaban conscientes de sí mismos, no había ninguna razón evidente para que no sucediera lo mismo con el resto del mundo que los rodeaba. Si lo vemos desde nuestra experiencia del mundo, no hay duda que se trata de un juicio erróneo. Pero nada impide que en el futuro, aún sin tratarse de un ánima de la forma en que lo pensaban en el paleolítico, se descubra que la Naturaleza en su conjunto en efecto posee un cierto grado de consciencia y que lo manifiesta y expresa de modos y bajo determinados códigos que hoy no estamos habilitados para descifrar. Lo cierto es que son muy pocas de las verdades consideradas incuestionables en cada etapa de desarrollo humano que lo continúen siendo para siempre. Eso nos lleva a la pregunta obvia: ¿cuántas y cuáles de las verdades que hoy nos parecen evidentes e irrefutables dejarán de serlo muy pronto? Pero esto no significa que no existan verdades a las cuales asirnos, tan sólo que debemos entender que se trata de las “verdades de hoy”, mismas que eventualmente serán desmentidas. La tribu que entregaba ofrenadas y sacrificios al volcán estaba tan en lo cierto como lo estaba Newton al publicar su obra: Philosophiae naturalis principia mathematica de 1687, en la que se describe la ley de gravitación universal y se establecen las leyes de la mecánica clásica como absolutas y aplicables en todos los tiempos y cada rincón del cosmos. Estas verdades indiscutibles lo fueron hasta la aparición de Einstein y el descubrimiento de la relatividad. Desde la perspectiva de la física clásica las leyes descubiertas explicaban el funcionamiento básico del cosmos y eran la llave para desentrañar el resto de los secretos que aun no habíamos desvelado. Hasta que, a principios del siglo XX, una nueva generación de científicos articuló un nuevo relato que defendía el hecho de que bajo ciertas circunstancias las leyes de la física tradicional dejaban de operar y eran sustituidas por otras cuyo funcionamiento encarna un cierto grado de misterio al tender a la indeterminación y la incertidumbre, paradigma opuesto al de la física clásica que se apoyaba en la estabilidad y predictibilidad. ¿Qué es un paradigma? Un paradigma no es otra cosa que una serie de parámetros que permiten “reconocer” e interpretar la realidad inmediata percibida articulándola en una serie de relatos y narraciones que le den forma y cohesión. Es una estructura de ideas, costumbres, conductas que confirman la existencia en ese mundo percibido. Cada uno de ellos busca, lucha y se impone a los otros en una búsqueda frenética por tener razón, por ser un espejo incuestionable de la verdad, lo que hace más complejo un acuerdo con paradigmas distintos. Si existe alguna característica auténticamente humana, que pareciera estar presente en todos los tiempos y todas las culturas, es la necesidad de explicarnos el universo en que vivimos. Desde luego, esta explicación, como sucedía tanto con la tribu del volcán como con Newton, se concreta a partir de las herramientas, recursos y conocimientos con que se cuenta en cada tiempo y circunstancia. Einstein y Newton encabezaron diferentes paradigmas dentro de la ciencia, y tanto ellos, como la tribu animista del ejemplo del volcán, habitaron mundos regidos por leyes distintas, aun cuando se tratara del mismo planeta Tierra. En cada etapa del desarrollo humano se han fijado las conclusiones inferidas en una serie de relatos que, al articularse entre sí, conforman una estructura, un andamiaje narrativo que le otorga sentido y dirección al grupo que lo ha elaborado y asumido como verdadero. Hasta que, de pronto, algo ocurre. De una forma súbita e inesperada emerge un nuevo conocimiento o se descubre algo que siempre había estado ahí pero que les resultaba invisible para el relato existente. Como si viniera de la nada, como si de pronto se hubiese descubierto un nuevo mundo, se consolida una comprensión que renueva el universo hasta entonces conocido y que permea en todos los ámbitos –económico, político, social, ético, moral, científico, etc.– Esta innovadora forma de explicar la realidad no sólo es incompatible con el metarrelato hegemónico previo sino que lo hace colapsar, con lo cual la narrativa emergente se cristaliza como la nueva vanguardia que no tardará en asumirse como la verdad que constituye los cimientos de un nuevo metarrelato dominante. Pensemos, como ejemplo, en un diminuto invento que detonó una revolución social y transformó los paradigmas de convivencia de su tiempo: la píldora anticonceptiva. En julio de 1961, el laboratorio Searle, con la venia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA– Food and Drug Administration) inició la comercialización del Enovid 5 mg, la primera píldora diseñada propiamente con fines anticonceptivos. Desde luego que una transformación del calado de la que experimentó el mundo en la década de los sesenta del siglo XX no ocurre como consecuencia de un sólo cambio o estímulo. Pareciera que cada paradigma consigue su plenitud y una vez que sus narrativas se consolidan y es entonces que se precipita en una lenta pero constante decadencia, donde las corrientes internas cambian poco a poco de dirección asumiendo una nueva tendencia general, una especie de caldo de cultivo que favorece la formación de nuevas comprensiones que paulatinamente se manifiesta en todos lo ámbitos, dando lugar a una nueva comprensión general, un nuevo metarrelato que sustituye al anterior. Mientras la píldora anticonceptiva se utilizó como la punta de lanza para una liberación sexual en ciernes, se construye un célebre muro en Berlín, los Beatles aseguran que “all you need is love”, una crisis de misiles amenaza la continuidad de nuestra especie, Marilyn Monroe canta las mañanitas a Kennedy, es asesinado Martin Luther King por tener un sueño de igualdad, Juan XXIII convoca al Concilio Vaticano II, aparecen las minifaldas y el bikini, toma forma una nueva variedad de conflicto global: la guerra fría, surge la contracultura como contrapeso a las convenciones de la tradición, entra en funcionamiento ARPANET –abuelo de nuestro actual Internet–, tienen lugar las protestas de mayo del 68 en París, la primavera de Praga y revolución cultural en China, se realiza el primer transplante de corazón, estallan las protestas antibélicas contra la guerra de Vietnam, se consolida el movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos, inicia la migración masiva del campo a las ciudades –lo que da lugar a nuevas formas de urbanismo– y se corona la  carrera espacial con la llegada del Apolo 11 a la Luna. Podríamos seguir por muchas páginas señalando los cambios que se dieron en todos los aspectos de lo humano durante esa década, y si bien es posible enumerarlos como si se tratara de eventos aislados, lo cierto es que si los observamos como hilos de un gran tapiz, podemos percibir un espíritu de conjunto que explica los potentes cambios paradigmáticos que tuvieron lugar en la década de los sesenta y se consolidaron en la siguiente. Luego de este periodo, el mundo jamás volvió a ser el mismo. Las verdades sólidas que dieron sentido y estructura a las décadas precedentes lucían de pronto caducas y anticuadas y parecían desmoronarse como castillos de arena. En apenas unos lustros la familia, la democracia, la política, el trabajo, las relaciones humanas, el ocio, la moda, y un larguísimo etcétera, comenzaron a conceptualizarse de manera diferente. Cuando un metarrelato se ha configurado se convierte en una manera general y totalizadora de entender el mundo, un pacto tácito que sus miembros –muchas veces de manera inconsciente– suscriben. Aún sin darnos cuenta, el entretejido de narrativas en que estamos inmersos moldea nuestra manera de relacionarnos, las normas morales que aceptamos como válidas, nuestra apariencia externa, el tipo de lugares a los que asistimos, el tipo de casa, coche y trabajo que deseamos tener y hasta la clase de persona de quien soñamos enamorarnos. Las metanarrativas funcionan como las grandes estructuras sobre las que ejercemos nuestra libertad: estructuran el pensamiento y limitan lo que consideramos posible y verdadero. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(41) "Construcción paradigmática de la verdad" ["post_excerpt"]=> string(306) "El ser humano tiene la necesidad existencial de explicarse el universo en que vive. Un paradigma es una serie de parámetros que permiten “reconocer” e interpretar la realidad inmediata percibida. Es una estructura de ideas, costumbres, conductas que confirman el funcionamiento de ese mundo percibido." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "construccion-paradigmatica-de-la-verdad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-18 14:51:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-18 19:51:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85837" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18016 (24) { ["ID"]=> int(85688) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-15 10:58:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 15:58:17" ["post_content"]=> string(6056) "¿Soy yo? ¿Es Mercurio retrógrado? ¿O ya nos volvimos locos todos? Los IMECAS están altísimos y los Mexas andamos irritables a más no poder. Me duele la cabeza con solo respirar el aire contaminado, pero más me duele el corazón al leer y escuchar todo lo que tenemos para decirnos los mexicanos. Podría centrarme solo en el tema de la marcha por la defensa del INE, pero creo que esta manifestación, más que legítima, nos sirvió a los mexicanos una vez más para subirnos al cuadrilátero y manifestar la división y la polarización en que vivimos. Unos a otros nos echamos la culpa, nos insultamos con adjetivos por demás denostativos que van mucho más allá de nuestra forma de pensar o sentir. Ni siquiera hace falta debatir ni argumentar con criterios. Antes de empezar cualquier discusión la grosería ya se adelantó en el improbable diálogo. ¿Por qué estamos tan enojados? Que miles, decenas o cientos marchen en los diferentes estados para manifestar su apoyo al INE como institución, lo entiendo; que otros muchos más estén a favor de una reforma también lo entiendo. Cada quién habla desde su perspectiva y experiencia. Habrá a quien le resulte imposible siquiera pensar que el Instituto Nacional Electoral necesite alguna modificación y habrá quien piense que urge una reforma. No hay nada más genuino que la libertad de expresión y de manifestación y qué bueno que sea ya esto un derecho y una obligación de todos los ciudadanos. Lo que no entiendo –y perdón por la piel tan delgada – es a una señora gritando iracunda: ¡Indio Pata rajada de Macuspana! Mucho menos entiendo a un presidente que ignora que no es un ciudadano común y que califica a la marcha como un “striptease”, perdiendo cualquier tipo de objetividad y quedando muy por debajo de los insultos de sus opositores. Tampoco entiendo las discusiones interminables en redes sociales en las que uno insulta más que el otro. No se discute como si simplemente se tuvieran discrepancias en un tema que nos afecta de una forma u otra a todos, pero que tampoco nos mata. Pareciera que la ofensa debe ser personal, que debe ir directamente a cada quién, a lo más íntimo, importante y sagrado de cada persona. Los ánimos están fuera de sí. Como siempre que hay un encuentro de opiniones y preferencias, no nos damos cuenta, pero nuestro enojo busca solo un detonante para expresarse libremente. De otra forma no entiendo todo lo que leo en redes sociales y escucho en cualquier tipo de reunión. Me llamó poderosamente la razón una retahíla de insultos que recibió un periodista por externar que no estaba a favor de la marcha, desde insultos y cuestionamientos sobre su capacidad mental, hasta deseos explícitos de muerte. ¿Qué nos pasa? Y el resto de las noticias van por la misma temperatura. En un restaurante de tacos al pastor en la calle Presidente Mazarik, una de las más exclusivas de la capital mexicana, un grupo de jóvenes golpearon a una pareja homosexual hasta romperles varios huesos. La pareja simplemente estaba comiendo tacos en otra mesa ajena a los agresores. Un comediante, cuyo seudónimo es el diminutivo de plátano, cree que es gracioso incluir en su ejercicio de Stand up un chiste sobre la muerte de Debanhi Escobar, hecho lamentabilísimo y al que por más que le busque nadie encontraría un lado jocoso; pues hubo quien sí y hubo varias personas a las que les pareció graciosa la desgracia de esta joven, su familia y lo que representa para todas las mujeres. Extorsiones, balaceras, pleitos callejeros, ajustes de cuentas, una clienta en mi negocio (yo tengo un salón de belleza) no estaba conforme con el peinado que le hicieron, aunque era idéntico al de la foto que llevaba –a mi forma de ver estaba enojada por el evento al que tenía que asistir– así que por eso tuvo a la estilista durante dos horas y media batallando, sin dejar nunca de hablarle en forma déspota y prepotente, sin pagar lo que se había acordado y sin olvidarse de insultarnos a todas las presentes antes de irse llevándose a su hijita a jalones. En el tránsito no cesan  los cláxones; en las reuniones familiares los desacuerdos; entre las parejas las ofensas y las dudas, y lo peor es cuando la rabia que nos ocasionan otras personas o situaciones las descargamos en nuestros hijos, familiares o en las personas que están en menos capacidad de defenderse. Pareciera que un solo hecho sirve como hilo conductor para detonar la ira que todos tenemos dentro. Qué triste sería darnos cuenta de que no somos más que piezas de ajedrez de intereses que están muy por encima de nosotros, a los que muy poco les importamos y quienes aprovechan nuestra rabia para lograr sus objetivos personales. Hasta por seguir o no el Mundial en Qatar hay polémica; si hablamos del cambio climático porque hablamos; si nos quedamos callados porque tenemos la culpa de lo que nos pasa por nuestra apatía… El caso es que todo es un punto de quiebre en este país y en todo el mundo. Será de verdad que las predicciones de tantos magos y adivinos están por cumplirse. Yo solo espero una cosa, que el fin del mundo nos encuentre confesados. Porque poder vivir en paz es una encomienda que no hemos sido capaces de cumplir." ["post_title"]=> string(19) "El chiste es pelear" ["post_excerpt"]=> string(153) "A un par de meses de acabar el año, el ambiente social se percibe irritable. Cualquier pretexto es “bueno” para pelear entre nosotros los mexicanos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "el-chiste-es-pelear" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-15 10:58:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-15 15:58:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85688" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b07c6b007c08c10654faaff6a50f15d0" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El chiste es pelear

A un par de meses de acabar el año, el ambiente social se percibe irritable. Cualquier pretexto es “bueno” para pelear entre...

noviembre 15, 2022

Construcción paradigmática de la verdad

El ser humano tiene la necesidad existencial de explicarse el universo en que vive. Un paradigma es una serie de parámetros que...

noviembre 18, 2022




Más de categoría
La Verdad revelada: paradigma Tradicional

La Verdad revelada: paradigma Tradicional

El pensamiento tradicional concibe la realidad de manera disciplinada, normativa y doctrinal. Basta con cumplir la ley terrestre y...

diciembre 2, 2022

Los riesgos de la egocracia

Los populismos se caracterizan en gran parte por debilitar las democracias y las instituciones que las sustentan. 

diciembre 2, 2022

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022