La guerra suicida de la humanidad contra la naturaleza

“No se trata de salvar al planeta, se trata de salvarnos nosotros mismos”. -Sir David Attenborough “Estoy cansado de la humanidad, somos un virus con zapatos”. -H. P. Lovecraft “El mundo no será destruido por aquellos que...

7 de diciembre, 2020

“No se trata de salvar al planeta, se trata de salvarnos nosotros mismos”.

-Sir David Attenborough

“Estoy cansado de la humanidad, somos un virus con zapatos”.

-H. P. Lovecraft

“El mundo no será destruido por aquellos que hacen el mal, sino por aquellos que lo observan y no hacen nada”.

-Albert Einstein




No, no somos un virus. Somos una plaga, con la salvedad de que no solo destruimos todo lo que nos rodea, sino a nosotros mismos.  Estoy convencida de que esta pandemia puede ser la última oportunidad para despertar nuestra conciencia, pero esto requiere de desarrollar una gran capacidad de autocrítica y del restablecimiento de las verdaderas prioridades de la humanidad. Al mismo tiempo, coincido con muchos expertos en que estamos en un “momento bisagra”. Es quizás el momento más influyente de la historia de la humanidad. Lo que hagamos o dejemos de hacer ahora, es fundamental para garantizar nuestra supervivencia.

Durante estas semanas, los ojos del mundo han estado puestos en los resultados de las elecciones presidenciales de los EEUU. Yo en particular, no creo en ningún político (todos mienten), pero me gustaría creer en Joe Biden, por una sola razón: dentro de sus principales promesas de campaña incluyó reingresar al Acuerdo de París e impulsar el Green new deal. Pretende cambiar radicalmente la economía estadounidense (el segundo país con mayores emisiones de gas invernadero después de China) para luchar contra el cambio climático, sin dejar al mismo tiempo, de combatir la desigualdad y mantener los empleos.

El problema del cambio climático debería ser la principal preocupación de todos los gobiernos en el planeta. Si no se empieza a revertir de inmediato, el estado de nuestro medio ambiente en pocos años será totalmente inútil intentarlo. La biodiversidad se está deteriorando a un ritmo sin precedentes. Este deterioro se está intensificando exponencialmente. El aumento a 1.5 grados de la temperatura del planeta desde que inició la revolución industrial, ni en sus peores pesadillas lo hubieran imaginado los expertos en medio ambiente más pesimistas.

Se debe empezar por reducir la población, el consumo, migrar a energías renovables, cambiar hábitos alimenticios, métodos de explotación pesquera, agrícola y ganadera, llegar a emisiones ‘0’, y de ahí partir a restaurar la biodiversidad.  Esto requiere del compromiso y voluntad de todos, pero en especial de los que dirigen la industria, la economía, las finanzas, la política, la ciencia y la tecnología y que, por tanto, tienen en sus manos el futuro de nuestra especie.

Los bancos mundiales deben empezar a valorar la naturaleza y dejar de pagar para su destrucción. Las instituciones financieras están proporcionando ingentes cantidades en préstamos y créditos para la sobre explotación de la tierra y los mares, lo que pone a la biodiversidad en caída libre y exhibe una absoluta ignorancia o indiferencia ante las implicaciones medioambientales que la mayoría de la población ignora. Lo mismo ocurre con las grandes compañías que producen combustibles fósiles. 

Además, somos la sociedad de consumo más “contaminante” de la historia de la humanidad. Todos los productos que se venden, sean los que sean, son “de usar y tirar”, su vida útil es mínima y no es casual. A esto hay que agregar que la mercadotecnia provoca que se utilicen empaques totalmente innecesarios. 

Los “fenómenos naturales” ya son todo menos “naturales”.  Siempre han existido, pero su frecuencia e intensidad nos demuestra el desequilibrio del ecosistema. 2020 no solamente ha sido marcado por la pandemia del coronavirus, sino por devastadores incendios, huracanes y poderosas tormentas.

La escasez de agua, cada vez más preocupante, es provocada por la sobre explotación de fuentes naturales de agua, los patrones de consumo que no permiten su reutilización y uso razonable, su contaminación, su mala distribución y las sequías causadas por el calentamiento global. 

El derretimiento de los polos es sobrecogedor, prácticamente los científicos que monitorean su estado ya no tienen que usar ropa térmica y observan un paisaje desolador en el que encuentran entre otras cosas, osos polares famélicos canibalizándose.

La semana pasada, la OMM (Organización Mundial Meteorológica) publicó los datos que señalan que 2020 será unos de los tres años más calurosos en más de un siglo y medio de medición científica de las temperaturas; esto a pesar de los efectos de enfriamiento provocados por “La Niña”. 

A su vez, António Guterres, secretario general de la ONU, afirmó que la humanidad está librando una “guerra” suicida contra la naturaleza. Advirtió que esta guerra no tiene precedentes en la historia, y que el peligro es la destrucción de nuestro futuro antes de que comprendamos los alcances. Ante esta actitud suicida y destructiva de la humanidad, la naturaleza está contraatacando con fuerza y furia. 

La biodiversidad está colapsando. Un millón de especies están en peligro de extinción, ecosistemas, selvas y bosques enteros desaparecen, se está desertificando la tierra, los arrecifes de coral perecen, la contaminación ambiental está matando nueve millones de personas al año y están emergiendo enfermedades infecciosas que, como el Covid-19, proceden de los animales. Las futuras generaciones enfrentarán la ruina que provocan nuestras acciones hoy.

 

No obstante, Guterres vislumbra un atisbo de esperanza, que incluye a los mayores emisores de dióxido de carbono. China y el presidente electo de EEUU, Joe Biden, se han comprometido a alcanzar emisiones 0 alrededor de la mitad de este siglo. Las energías renovables son actualmente más baratas que el carbón, y nuevas tecnologías como los vehículos eléctricos están ganando terreno. Guterres afirmó que está convencido que 2021, puede ser un salto cuántico hacia la neutralidad de carbono. 

“Hacer las paces con la naturaleza es la tarea definitoria del siglo 21 (…) Las promesas y compromisos de los gobiernos, tienen que traducirse en políticas, planes y metas dentro de una cronología específica. Esto proporcionará certeza y confianza a los empresarios y al sector financiero para invertir en la consecución de 0 emisiones” concluyó. 

En algunos países del mundo se empiezan a hacer esfuerzos concretos aislados, pero estos son totalmente insuficientes. Por ser un problema global, la búsqueda de una solución también debe serlo. Esta puede ser la última llamada. Si no actuamos a la brevedad, en pocos años comenzarán a colapsar diferentes partes del planeta, y estaremos en la situación de los osos polares: luchando por sobrevivir.

Comentarios
object(WP_Query)#18138 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58773) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-04-2021" ["before"]=> string(10) "06-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58773) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-04-2021" ["before"]=> string(10) "06-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18146 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18177 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18647 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-04-2021" ["before"]=> string(10) "06-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (58773) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18161 (24) { ["ID"]=> int(64118) ["post_author"]=> string(2) "23" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-15 08:30:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-15 13:30:25" ["post_content"]=> string(4733) "El impacto de la pandemia del covid-19 ha sido significativo en todos los países, pero con efectos diferenciados por sectores poblacionales y económicos. Como siempre, los más empobrecidos y marginados han sido los más afectados. Día a día crecen las preocupaciones por el efecto desigual de la crisis sanitaria entre países y al interior de los mismos, lo cual dejó al desnudo un modelo de desarrollo que ya no es funcional y que está lejos de promover la justicia social. Además de ello, está claro que la recuperación también será desigual, dependiendo de los avances en los programas nacionales de vacunación y de las condiciones específicas de cada caso. En algunos grupos poblacionales ya se vislumbran consecuencias de gran trascendencia, como es el caso de los niños. Por su corta edad, un año de pandemia es un costo inmenso y difícil de dimensionar, pues impactaron las consecuencias en las restricciones de su vida llevada al confinamiento en el hogar, la escasa interacción con otros niños, los cambios y ajustes en la vida familiar repercutieron en ajustes de hábitos, y esto tuvo consecuencias en su desarrollo emocional, psicosocial y mental. A ello hay que añadir las limitaciones en diferentes aspectos, como el cambio de modelo de educación de presencial a distancia, que repercute en una baja en el nivel de adquisición de conocimientos en áreas básicas. Esto ha provocado que personajes como el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, diga que estamos ante una “catástrofe generacional”. En México, la encuesta elaborada por el INEGI sobre el Impacto del covid-19 en la educación, concluye que entre los ciclos escolares 2019-2020 y 2020-2021, han desertado 5.2 millones de niños y jóvenes del sistema educativo. ¡15% de la matrícula nacional! Estamos hablando de un doble efecto inaceptable: al no tener acceso a la educación, este grupo de niños verá seriamente limitada sus oportunidades futuras, y como país estaremos perdiendo importantes y necesarias capacidades productivas. A ello habría que agregarle las consecuencias de que más de 10 millones de familias han pasado a la pobreza, y sus efectos inevitables en los niños en materia de alimentación, salud y educación. También debemos considerar que las condiciones de desarrollo de los niños se han visto severamente afectadas en los casos de los cientos de miles de padres de familia que han perdido sus empleos. Estamos frente a un escenario muy delicado, que además de doloroso, compromete el futuro social y productivo del país. ¡Podemos perder una generación completa! Por ello considero de la mayor prioridad es proteger a los niños y el futuro del país a través de implementar un programa emergente de Cuidado Infantil Universal. Debemos proteger de manera inmediata a la niñez mexicana frente a los efectos de la crisis sanitaria y económica, y garantizarles condiciones mínimas para su desarrollo. Es un tema de justicia social y generacional prioritario. Este programa de Cuidado Infantil Universal, que tiene que apoyar a todos los niños que lo requieran, al menos debe considerar apoyos básicos en materia de alimentación y acceso a la salud para los menores, principalmente a los de la primera infancia (niños entre los 0 y 5 años); becas para estimular el reingreso y permanencia en el sistema educativo; y la implementación de una red de estancias para el cuidado de niños de padres de familia que tienen que trabajar. La pandemia ya nos ha costado muchas muertes y enfermos. Ha tenido costos importantes para nuestra economía con la pérdida de empleos y el cierre de empresas. Han sido meses de mucho dolor. Pero lo que no podemos permitir es que también nos dañe el futuro y el bienestar de una generación de niños que son nuestra responsabilidad. Estamos a tiempo de reaccionar. Si no actuamos rápido, de manera contundente y suficiente para defender a nuestros menores, los daños pueden ser irreversibles, y haríamos realidad la anunciada catástrofe generacional. Actuemos ya. Es un asunto de justicia básica y de responsabilidad mayor. Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.tv y www.ruizhealytimes.com" ["post_title"]=> string(26) "Cuidado infantil universal" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "cuidado-infantil-universal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-15 08:30:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-15 13:30:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64118" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18047 (24) { ["ID"]=> int(64571) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-27 08:56:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-27 13:56:04" ["post_content"]=> string(6136) "El sistema político mexicano se ha polarizado: en un extremo están los convencidos de una causa para los problemas del país, y en el opuesto, quienes creen justo lo contrario.  Así, nos enfrascamos en pleitos interminables, tanto en lo virtual como en lo real.  Siempre la culpa de lo que sucede queda del otro lado de la raya que hemos marcado entre ambas posturas. Tal vez por haber sido hija única por 10 años o por mi temperamento más hacia la contemplación que a la interacción con mis pares, conservo muchos recuerdos muy precisos de asuntos intrascendentes. Recuerdo lugares, personas, anécdotas. Y  así es como viene a mi memoria una plática entre dos madres de familia en la lejana población de Nuevo Casas Grandes (Chihuahua), cuando la zona arqueológica de Paquimé comenzaba a estudiarse. Mi padre fue ingeniero civil. Nos llevó a la construcción del tramo ferroviario que cruzaba por la sierra.  Todo ello lo anoto para encuadrar por qué en aquel pueblecito donde no conocíamos a nadie me tocó estar cerca de las familias de los obreros de la construcción.  Volviendo a lo que escuché, la madre de un adolescente que se portaba mal, atribuía a “las malas compañías” el comportamiento del jovenzuelo. Yo no tenía un marco ideológico para preguntarme específicamente cómo se portaba mal, pero sí me quedó muy claro –a mis siete años— que las malas compañías provocaban malos comportamientos en otros.  Ahora que repaso esos destellos de pensamiento tan básicos, descubro que en buena medida así nos manejamos en nuestro amado país: buscando a qué o a quién endilgarle la responsabilidad de los propios actos.  Freud llama a estos procesos de pensamiento “proyección de la culpa”, uno de los mecanismos de defensa –una falacia– que nos salva de tener que cargar con la culpa. Para no ir tan lejos, incluso los textos de historia  se han venido escribiendo, hasta la semana pasada, para no ir más lejos, atribuyendo siempre a “otros” lo que salió mal y colgándose para sí todas las medallitas al pecho. Cuando nos decidimos a contar una historia, está en nosotros el espíritu del historiador, quien se hace las grandes preguntas que armarán su narrativa.  El historiador se documentará en diversas fuentes para sostener lo que va contando: libros documentales; mapas; hemerotecas; semblanzas de personajes.  Así vaya a contar un evento por demás sencillo, si se carga al lado del historiador, irá en pos de la verdad.  Tal vez él se cuele en la historia como un personaje testigo, pero el cuerpo de la historia como tal, habrá de conservarse.  En el caso contrario, cuando hablamos de ficción, el escritor contestará también unas preguntas que irán hilando la trama, pero tiene mucha más libertad para crear sus personajes, escenarios, temporalidad y trama.  A fin de cuentas, una buena historia, ya sea cuento o novela, va a llevar incluido un cuestionamiento social que se expondrá al lector, dentro de una historia en la que los personajes van siendo impulsados por la narrativa  del creador. Dejando de lado estas minucias literarias, volvemos al asunto de la responsabilidad. Los problemas de nuestro país ocurren porque el presidente… porque los legisladores… porque los partidos políticos… porque los pleitos vecinales… porque el perro de la esquina… Invariablemente encontraremos a quien atribuir la causalidad, eximiéndonos a nosotros mismos de cualquier responsabilidad.  Los problemas se vuelven la comidilla en las mesas de café; en las columnas periodísticas; en las redes sociales: “Todos menos yo y mis afines, son  culpables de lo que sucede”. De las cosas que más he lamentado en estos últimos sexenios es la eliminación de Civismo como materia escolar.  Aunque fuera aburridísimo aprenderse al menos los primeros treinta artículos de la Constitución (lo que en secundaria fue mi “coco”), sí me ayudó a entender que todo derecho va aparejado con una responsabilidad;  que los mexicanos tenemos los mismos derechos por el solo hecho de haber nacido aquí, y que a cada uno de nosotros nos corresponde trabajar nuestra pequeña parcela en pro de un México mejor; que en lo relativo a  los problemas de los hijos, habrá que ponernos a revisar por qué ese muchacho de trece o catorce prefiere las “malas compañías”.  Y entender que el proceso entre unos y otros no es unidireccional, o sea, no es tan simple como pensar que las malas compañías influyen al muchacho, sin correspondencia de su parte.  Es entender por qué ese chico recurre a los amigos, por qué se aleja de casa, qué hay o qué no hay en casa, que lo lleva a salir, ya sea huyendo, ya buscando lo que aquí no tiene. El juego de la polarización es perverso y  ocioso.  Consume energías de los contendientes de uno y otro lado; mina la autoestima. Y finalmente no propicia resultados constructivos para nadie.  Es más bien una lucha de poder llevada al extremo, hasta que unos u otros perecen. El filósofo francés René Descartes, para referirse a la ley, exalta lo que él llama “bellas cadenas de razonamientos sencillos y fáciles de entender”, para sugerir cómo debía aplicarse el orden dentro de una sociedad.  Cuando enseñamos al niño que, de acuerdo con cómo actúe, habrá consecuencias agradables o desagradables para él mismo, se habrá sembrado el germen de la civilidad.  De manera ideal este mismo principio debe expandirse y funcionar en los distintos niveles del quehacer humano.  Con el grado de descomposición social que hemos alcanzado, por acción o por omisión, pasarán decenios antes de ver un cambio tangible.  Si empezamos hoy en vez de mañana, tardará menos. ¿No creen?  " ["post_title"]=> string(27) "¿Quién es el responsable?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "quien-es-el-responsable" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-27 08:56:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-27 13:56:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64571" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18161 (24) { ["ID"]=> int(64118) ["post_author"]=> string(2) "23" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-15 08:30:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-15 13:30:25" ["post_content"]=> string(4733) "El impacto de la pandemia del covid-19 ha sido significativo en todos los países, pero con efectos diferenciados por sectores poblacionales y económicos. Como siempre, los más empobrecidos y marginados han sido los más afectados. Día a día crecen las preocupaciones por el efecto desigual de la crisis sanitaria entre países y al interior de los mismos, lo cual dejó al desnudo un modelo de desarrollo que ya no es funcional y que está lejos de promover la justicia social. Además de ello, está claro que la recuperación también será desigual, dependiendo de los avances en los programas nacionales de vacunación y de las condiciones específicas de cada caso. En algunos grupos poblacionales ya se vislumbran consecuencias de gran trascendencia, como es el caso de los niños. Por su corta edad, un año de pandemia es un costo inmenso y difícil de dimensionar, pues impactaron las consecuencias en las restricciones de su vida llevada al confinamiento en el hogar, la escasa interacción con otros niños, los cambios y ajustes en la vida familiar repercutieron en ajustes de hábitos, y esto tuvo consecuencias en su desarrollo emocional, psicosocial y mental. A ello hay que añadir las limitaciones en diferentes aspectos, como el cambio de modelo de educación de presencial a distancia, que repercute en una baja en el nivel de adquisición de conocimientos en áreas básicas. Esto ha provocado que personajes como el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, diga que estamos ante una “catástrofe generacional”. En México, la encuesta elaborada por el INEGI sobre el Impacto del covid-19 en la educación, concluye que entre los ciclos escolares 2019-2020 y 2020-2021, han desertado 5.2 millones de niños y jóvenes del sistema educativo. ¡15% de la matrícula nacional! Estamos hablando de un doble efecto inaceptable: al no tener acceso a la educación, este grupo de niños verá seriamente limitada sus oportunidades futuras, y como país estaremos perdiendo importantes y necesarias capacidades productivas. A ello habría que agregarle las consecuencias de que más de 10 millones de familias han pasado a la pobreza, y sus efectos inevitables en los niños en materia de alimentación, salud y educación. También debemos considerar que las condiciones de desarrollo de los niños se han visto severamente afectadas en los casos de los cientos de miles de padres de familia que han perdido sus empleos. Estamos frente a un escenario muy delicado, que además de doloroso, compromete el futuro social y productivo del país. ¡Podemos perder una generación completa! Por ello considero de la mayor prioridad es proteger a los niños y el futuro del país a través de implementar un programa emergente de Cuidado Infantil Universal. Debemos proteger de manera inmediata a la niñez mexicana frente a los efectos de la crisis sanitaria y económica, y garantizarles condiciones mínimas para su desarrollo. Es un tema de justicia social y generacional prioritario. Este programa de Cuidado Infantil Universal, que tiene que apoyar a todos los niños que lo requieran, al menos debe considerar apoyos básicos en materia de alimentación y acceso a la salud para los menores, principalmente a los de la primera infancia (niños entre los 0 y 5 años); becas para estimular el reingreso y permanencia en el sistema educativo; y la implementación de una red de estancias para el cuidado de niños de padres de familia que tienen que trabajar. La pandemia ya nos ha costado muchas muertes y enfermos. Ha tenido costos importantes para nuestra economía con la pérdida de empleos y el cierre de empresas. Han sido meses de mucho dolor. Pero lo que no podemos permitir es que también nos dañe el futuro y el bienestar de una generación de niños que son nuestra responsabilidad. Estamos a tiempo de reaccionar. Si no actuamos rápido, de manera contundente y suficiente para defender a nuestros menores, los daños pueden ser irreversibles, y haríamos realidad la anunciada catástrofe generacional. Actuemos ya. Es un asunto de justicia básica y de responsabilidad mayor. Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.tv y www.ruizhealytimes.com" ["post_title"]=> string(26) "Cuidado infantil universal" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "cuidado-infantil-universal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-15 08:30:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-15 13:30:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64118" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(31) ["max_num_pages"]=> float(16) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a82f723a03b0c1ad31ec3b1445d77fce" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Cuidado infantil universal

El impacto de la pandemia del covid-19 ha sido significativo en todos los países, pero con efectos diferenciados por sectores poblacionales y...

abril 15, 2021

¿Quién es el responsable?

El sistema político mexicano se ha polarizado: en un extremo están los convencidos de una causa para los problemas del país, y...

abril 27, 2021




Más de categoría

Mi pesar… tu pesar… nuestro pesar

Mi corazón, como el tuyo, se encuentra desesperado. No hay ni para dónde voltear porque la desgracia, la tragedia...

mayo 6, 2021

¿Quién es Florencia Serranía Soto?

Después de la catástrofe de los vagones de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, que...

mayo 6, 2021

La austeridad mal entendida deja 23 muertos. Las trampas de la 4T

La política de austeridad generalizada puede provocar situaciones de negligencia criminal en materia de salud, transporte y seguridad, tal...

mayo 6, 2021

El naranja que es rojo, pero parece amarillo y aspira a ser verde

Desde el inicio de las campañas electorales al día de hoy, el país se ha movido de tener dos...

mayo 6, 2021