La Familia se deteriora

Cuando se habla de familia, casi siempre se refiere a una gran institución que es base para la sociedad que conformamos. Difícilmente alguien se atreverá a decir lo contrario. Es cierto que el modelo padre-hombre, madre-mujer e...

14 de septiembre, 2020

Cuando se habla de familia, casi siempre se refiere a una gran institución que es base para la sociedad que conformamos. Difícilmente alguien se atreverá a decir lo contrario. Es cierto que el modelo padre-hombre, madre-mujer e hijos, ha dejado de ser el hegemónico y existen otros modelos que reclaman vivir en la sociedad de la que forman parte. Tienen de derecho a ello.

La semana pasada escribí al respecto. El artículo lo puede leer aquí mismo, en esta sección. Hoy solo le comento que, según un análisis de ONU Mujeres y El Colegio de México, con base en los censos de población de 1990 a 2010, el modelo de familia tradicional conformada por mamá, papá e hijos, si bien continúa siendo el más común, ya no es el mayoritario. “Cayó 12.3 puntos porcentuales, al pasar de 57.7 a 45.4 por ciento en los hogares mexicanos”.

La familia es la base de la sociedad, sí, pero es la base desde donde las personas se fortalecen para desarrollarse y desarrollar la sociedad. Así se forma un círculo virtuoso. Eso está perfectamente bien definido y establecido. No obstante, es inverosímil cómo en un país como el nuestro, que pondera la familia de la forma como lo hace, no se tengan políticas públicas con una perspectiva de Familia, que fortalezcan la Institución, sino que se tienen unas que la han mermado de una manera en que se ve amenazada su existencia.

Tal vez no ahora mismo. Tal vez no la veamos algunos de nosotros, pero en dos o tres décadas más, la familia que exista en ese tiempo habrá cambiado tanto que difícilmente habremos de reconocerla. Esto ya sucede. Le aseguro que si mi bisabuela, mi abuela o mi madre estuvieran con vida, no reconocerían lo que verían. De la misma forma y como consecuencia de esto, la sociedad ha cambiado y seguirá cambiando en sus principios, sus valores, su ética, su moral y su espiritualidad. 

La Cultura se forma por los principios y comportamientos que hacen que se entrelace una comunidad. Son las reglas del juego. Es el significado oculto que hay entre las líneas del reglamento que sostiene un grupo. Todas las organizaciones tienen su propia cultura. El alma de la sociedad es inherente al lenguaje que habla.

Cada uno adquiere energía de la sociedad en que se mantiene ligado en su espíritu, puede no percibirlo, como al Coronavirus, pero ahí está. La sociedad tiene algunos “intermediarios” entre ella y cada uno de nosotros. La profesión o actividad a la que nos dedicamos, donde vivimos, la iglesia a la que vamos, el club al que pertenecemos, el equipo deportivo con el jugamos y la Familia, por supuesto. 




Son estos “intermediarios” en donde estamos insertos en la sociedad y es a través de ellos que pagamos nuestra deuda con la sociedad que nos auxilia, nos apoya, nos nutre, nos protege. El no entenderlo o al no haber tomado esto en cuenta, ha ocasionado que la sociedad haya dejado de ser solidaria y empática, que el prójimo haya dejado de valer lo que valía hace un siglo.

Cada quién vive su vida sin voltear a ver a los demás, pero aún se pondera quién o quiénes lo hacen. Se reconocen las acciones que se ven. Se usan expresiones como hermano o somos familia para agradecer el gesto solidario, la empatía. ¿Por qué? Porque sabemos bien que la Familia es no solo la base de la sociedad, es la institución de beneficencia social más importante que ha existido jamás. Pero hoy está en peligro.

Estamos de acuerdo que la Familia es un bien para la persona y para la sociedad. Mas su consolidación en esta posmodernidad no ha sido afianzada mediante políticas públicas que tengan como base una perspectiva de familia. Sean políticas, de géneros, económicas, se pondera una diversidad de conceptos y la diversidad misma. Sin tomar en cuenta que lo diverso termina por trastocar lo común, que no lo corriente.

El capital social es el conjunto de relaciones sociales caracterizadas por actitudes de confianza y comportamientos de cooperación y reciprocidad. El desarrollo se tiene que plantear con mucha inteligencia. Lo que no se hace. Como ejemplo de ello está la lactancia materna o lactancia exclusiva durante los primeros seis meses de la vida del bebé. México tiene los índices de lactancia más bajos del mundo.

Como consecuencia, no hay un buen desarrollo en los niños y por ello en México uno de cada cuatro niños de entre 12 y 24 meses, padece anemia y medio millón de niños padece desnutrición crónica. Lo que afecta a áreas del desarrollo de niños, como la educación.

Las políticas pro aborto han dado como resultado que cada día haya más adultos mayores, lo que desbalance la pirámide demográfica. Para ejemplo más amplio, veamos lo que sucede ya con las pensiones. Cada día que pasa hay menos jóvenes que sustituyan a las personas que se van retirando y generen los suficientes recursos para que se pueda sostener la pirámide. Es solo cuestión de tiempo para que todo se desmorone. Y no mucho. 2024 dará la primera muestra grave y fuerte.

El problema que se viene en México es mucho más grande. Por ello, el gobierno y las instituciones financieras deberían resolver en esta situación. Ya que de seguir así México no tendrá viabilidad y quizá México pierda el relevo generacional.

Estos, entre otros, son los principales desafíos de la familia. Así lo expresó la vicepresidente internacional del instituto de política familiar Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre Matrimonio y Familia, Dolores Velarde, en congreso internacional celebrado en la CDMX, la semana pasada. Ella tiene otra perspectiva para sus premisas diferente a la del gobierno. Y el hecho de que sea así, diversa o diferente no significa que esté equivocada.

Es una desgracia que, por fanatismos y animadversión, quienes dirigen el país, no de ahora, sino casi de siempre, no las tomen en cuenta. ¿Por qué? Porque lo que han realizado hasta hoy quienes detentan o han detentado el poder, no ha producido el fruto esperado, sino todo lo contrario. 

Ahí están en las estadísticas del INEGI. Todas son adversas y todas muestran El Meollo del Asunto.

La historia de la Dirección General de Juegos y Sorteos de Gobernación

Desde que la Unión Mexicana de Propietarios de Caballos de Competencia, A.C., en 2012, me contrató como su apoderado para representarlos ante...

·

Poseidón y Lévi-Strauss

El antropólogo e intelectual francés Claude Lévi-Strauss (1908-2009) dejó un enorme legado en no pocas disciplinas. Se le relaciona con el “estructuralismo”,...

·




Más de categoría

Cuarto de Crisis | Corrupción que mata

Según el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) de 2019 publicado por Transparencia Internacional, de 180 países en...

·

Festejos de Independencia y Rifa del Avión

Lea aquí el PDF de Juan Azcárraga

·

Más impuestos a telecom, mala idea

Una vez publicada la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación para 2021, podemos ver que, contrario a...

·

Cuando gana el presidente, México pierde

“El odio no es lo más peligroso. Es la indiferencia.”  -Lauren Oliver Extremadamente preocupado debe estar el presidente después...

·