¡La Corrupción Descubierta…! Un Guion de Película Taquillera

Cuando el presidente de México no se va de gira los fines de semana, como parte de su estrategia de comunicación, informa los fines de semana, vía vídeos en sus redes sociales, hechos que le parecen relevantes....

25 de agosto, 2020

Cuando el presidente de México no se va de gira los fines de semana, como parte de su estrategia de comunicación, informa los fines de semana, vía vídeos en sus redes sociales, hechos que le parecen relevantes. En YouTube se pueden ver.

El sábado pasado (22) comentó de la lucha contra la corrupción, que trata de llevar acabo y, a partir de la inverosímil y extraña denuncia que hizo el exdirector de PEMEX, Emilio Lozoya —ahora una especie de testigo protegido—, conservadores y Obradoristas se preparan para pegarse con todo. ¡Ya empezaron!

Este individuo —Lozoya—, que, en mi opinión, es uno de los muchos delincuentes de cuello blanco que han gozado de los privilegios del poder y se hicieron multimillonarios, debiera estar declarando desde la cárcel y no en su lujosa casa de Bosques de las Lomas. Con tal de que declaré lo que sabe, han decidido confinarlo, como estamos todos por la pandemia: en casa. Tal vez la decisión sea para que en prisión no se enferme o para que las fuerzas del mal no lo maten, pero es donde debiera estar.

En su informe, el presidente propuso que “todos los mexicanos conozcamos cómo operaba el gobierno de corrupción, cómo eran los gobiernos neoliberales, cómo se hacían jugosos negocios al amparo del poder, conocer toda la verdad”.

“Sostuvo que deben recuperarse todos los bienes de la nación que fueron robados y aplicar castigos a los responsables”. 

¿Quién no puede estar de acuerdo?

Llama la atención que en YouTube tuvo, hasta el momento de escribir esta nota, 52 mil “me gusta” y solo 900 desaprobaciones.

Me parece que la exposición que hace el presidente estuvo clara. En la famosa denuncia que hace Lozoya hay muchos implicados, aunque principalmente Peña y Videgaray son los peces gordos. Ya empezaron algunos a defenderse. Me tocó ver la entrevista que Ciro Gómez Leyva le hace a David Penchyna, servidor público por 35 años, del cual, a propósito, el presidente ha señalado que ganaba mas de 700 mil pesos mensuales cuando fue director del Infonavit. ¿Será cierto? En la entrevista, señala las grandes diferencias que tenía con su acusador, el señor Lozoya sobre la reforma energética. Interesante que entre los equipos que gobiernan siempre hay disputas por debajo de la mesa…. Y no solo debajo.  ¿Habrá esas disputas en este gobierno?

Sostengo que el único presidente que no se ha enriquecido desde la tercera transformación, es decir de la Revolución, es Adolfo Ruiz Cortines, un auténtico austero. Sobresalen por su ambición y fortuna, Miguel Alemán y, sobre todo, se dice, comenta y rumora los más chaparritos: ¡Salinas y Peña…!

Ahora falta que se acredite la culpabilidad de algunos de los señalados, de los cuales, muchos, no tengo la menor duda que se hicieron multimillonarios, pues es cierto que hemos vivido un régimen de influyentísmo, impunidad y corrupción, la cual, por lo mismo, llevó al eterno opositor —Andrés Manuel— a ser electo presidente. Lo será por cuatro años más, cuando menos.

Así pues, el guion armado no puede ser más espectacular; solo lo podríamos ver en alguna película producida y dirigida por Martin Scorsese o tal vez por Guillermo del Toro, con sus estupendas fantasías trasladadas al celuloide.

Lo que es una realidad es que los acusados no están solos, tienen atrás sus grandes fortunas, lo que les da todavía una influencia gigante. Tienen experiencia, poder de compra… y tal vez maldad suficiente como para defenderse. ¡Cueste lo que cueste! Recordemos lo que pasó con Luis Donaldo… y todo lo que sucedió al final de ese fatídico sexenio: Ruiz Massieu, el cardenal Posadas, el levantamiento en Chiapas… ¡Aguas!

El presidente lo sabe y es claro que ya no lo está cuidando el pueblo bueno y sabio. Su seguridad personal es importante y pudieran atentar contra su vida o la de su familia. Realmente solo imaginar esa posibilidad me pone los pelos de punta.

Esperemos que la película que iremos viendo por capítulos sea solo una miniserie y el presidente se decida a dejar de opinar y deje que la Fiscalía haga su trabajo y quien se tenga que ir a la cárcel, lo encierren. Ah… y regresar lo robado que lo haga (lo cual me parece un poco ingenuo).

No basta que el Presidente diga que es virtuoso y que justifique las acciones de su hermano Pío… por ejemplo. ¡Se ve mal!

Claro, la película juega también en el terreno de la política y de las elecciones venideras, lo cual, al parecer, pueden sumarle votos a su causa.

Otra vez… ¡Veremos, dijo el ciego!

Comentarios
object(WP_Query)#17582 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28023) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2021" ["before"]=> string(10) "30-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28023) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2021" ["before"]=> string(10) "30-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17583 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17576 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17706 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "02-11-2021" ["before"]=> string(10) "30-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-02 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-11-30 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (28023) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17586 (24) { ["ID"]=> int(72262) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-05 11:04:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 16:04:13" ["post_content"]=> string(7161) "México no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos.  A partir del 31 de octubre y hasta el 12 de noviembre de este 2021 está teniendo lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26, organizada por el Reino Unido en asociación con Italia. El objetivo central de esta conferencia es dar seguimiento a los compromisos que cada nación ha adquirido a lo largo de las pasadas cumbres climáticas –y deseablemente adquirir nuevos y más ambiciosos– con el propósito de lograr la meta central que consiste en, a partir de la reducción de los gases de efecto invernadero producidos principalmente por el sector industrial y ganadero del mundo, limitar el aumento de temperatura promedio del planeta a un máximo de 1.5 C.  Habría mucho qué decir al respecto del evento, de las declaraciones y compromisos de los principales expositores y de las naciones hegemónicas y, por lo tanto, más contaminantes, de los proyecciones optimistas y pesimistas de lo que nos espera; sin embargo, toda esa información se decolora cuando trato de averiguar cuál ha sido la participación y las aportaciones de mi propio país a un problema que nos atañe a todos.  Aunque se tardó, porque antes que México firmaron la “Declaración de Glasgow para revertir los estragos de la deforestación global” otros 105 países, por fin la representación nacional se sumó a la iniciativa que, como afirma el boletín oficial del Gobierno de México: “La declaración es un compromiso de los líderes del mundo para trabajar de manera colectiva a fin de detener y revertir la pérdida de los bosques y la degradación de la tierra para el año 2030, a la vez de promover un desarrollo sostenible y promover una transformación rural inclusiva1”. Firma de esta declaración aparte –que sabiendo que el programa Sembrando Vidas es la carta principal de la agenda ecológica de gobierno actual no se puede entender la dilación en sumarse al acuerdo–, la asistencia por parte de México resulta, en el mejor de los casos, decepcionante.  Pareciera que asistimos al evento como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia, como si habitásemos un planeta distinto a los demás, con lo cual, si la Tierra se vuelve inviable para la vida humana bastara con emitir un comunicado lamentando la suerte de los afectados.  Pero hasta donde yo entiendo, no es así. México es una de las naciones asentadas sobre el planeta Tierra y, como tal, es corresponsable del problema, aún cuando cada nación deba actuar de forma proporcional a la huella que deja o dejado en la biosfera. Pero adicional a esa corresponsabilidad, y quizá esto sea lo más importante, somos igualmente susceptibles que todas las demás naciones a que nuestro territorio y nuestra gente sufra –como de hecho ya ocurre– los efectos del calentamiento global, con el enorme inconveniente de carecer de presupuestos millonarios para paliar las pérdidas ante desastres naturales súbitos y socorrer a los afectados, quienes, una vez más, tendrán(emos) que rascarse(arnos) con sus(nuestras) propias uñas.  México, ante el hecho objetivo de que el actual gobierno no tiene la ecología como agenda prioritaria, no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos. Tengo la impresión de que si la solidaridad existe, la más genuina y la más justificada se da cuando los resultados de no ser solidarios pueden caer sobre nosotros mismos. No se me ocurre una mejor razón y una más potente motivación para participar en este esfuerzo global de forma decidida.  Pero no solo es el miedo a los efectos lo que debería movernos a la acción, sino el hecho de que –estoy convencido– vamos a encontrar el modo de sobrevivir como especie y como civilización, y cuando esto ocurra las naciones que se hayan negado a acometer con decisión su papel en esta estrategia, serán también marginadas de los beneficios y penalizadas por su negligencia.  No participar en los cambios necesarios para detener el efecto del calentamiento global hipoteca el futuro en dos sentidos. El más obvio es que si la participación convencida de todos será más difícil y tardado lograrlo y la segunda, una vez que se logre, quienes no hayan colaborado estarán del lado equivocado de la historia, en el lado de los indiferentes, de los tibios, de los indolentes, lo que sin duda repercutirá en costos económicos, políticos y humanos para todos.    Ante un escenario semejante, lo menos que podemos hacer es cooperar, poner lo que esté en nosotros para que los efectos sean lo menos posibles, solidarizarnos con las naciones más afectadas, y colaborar con el resto de las naciones, para quien tampoco es fácil adquirir compromisos que afecten sus economías, pero ¿qué otra opción hay?  Tristemente, hemos perdido una nueva oportunidad de ponernos en el mapa de la comunidad internacional, de participar las grandes soluciones a los problemas humanos, de asumir de nuestra responsabilidad y enfocar nuestras baterías en políticas públicas que nos conviertan en una nación digna de los retos y necesidades que pone ante nosotros el siglo XXI.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir   1 Gobierno de México, Secretaría de Relaciones Exteriores, Comunicado No. 498: México se sumó hoy en la COP26 a la Declaración sobre bosques y uso de la tierra Publicación: 02 de noviembre de 2021 https://www.gob.mx/sre/prensa/mexico-se-sumo-hoy-en-la-cop26-a-la-declaracion-sobre-bosques-y-uso-de-la-tierra Consulta 3 de Nov 2021" ["post_title"]=> string(59) "México en la Conferencia sobre el Cambio Climático COP 26" ["post_excerpt"]=> string(205) "La asistencia de México a la COP 26 en Reino Unido resulta decepcionante. Pareciera que asistimos como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "mexico-en-la-conferencia-sobre-el-cambio-climatico-cop-26" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-05 15:22:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 20:22:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72262" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17641 (24) { ["ID"]=> int(72915) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-25 11:39:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:39:53" ["post_content"]=> string(8239) "El decreto que emitió hace unos días el presidente López Obrador para “blindar” sus proyectos estratégicos, es tan ilegal como los narcóticos ilegales. No se espante, estoy usando la hipérbole como recurso narrativo, pero el decreto es ilegal y voy explicar las razones. El pasado lunes 22 de noviembre se publicó este decreto en el Diario Oficial. El texto ordena que los proyectos y obras del gobierno federal (aeropuerto Felipe Ángeles, refinería Dos Bocas, Tren Maya y lo que el presidente añada y quiera) son declarados de “interés público” y “seguridad nacional”, “estratégicos” y “prioritarios”, y por tal motivo se “blindan” contra trabas administrativas. El presidente invoca la facultad reglamentaria que le confiere el artículo 89 constitucional en su fracción primera. ¿Qué lugar ocupa este “decreto” dentro de la jerarquía normativa nacional? Como usted sabe, el pináculo del sistema jurídico es la constitución y los tratados en materia de derechos humanos. En un segundo nivel están los tratados internacionales en general, y en un tercer nivel, ocupando la misma jerarquía, tenemos al derecho federal, por un lado, y a los derechos de los Estados, por otro lado. En un nivel todavía inferior estarían los reglamentos, que son emitidos por el presidente de la república o por los gobernadores, según se implementen para mejor proveer en la esfera administrativa federal o estatal.  El decreto del presidente Obrador no es ni siquiera un reglamento. Es un simple y vil acuerdo. No digo “vil” en sentido peyorativo, sino para hacer énfasis en su muy menor jerarquía normativa. Vaya, es prácticamente una circular. Y el problema no es ese. El problema es que a través de este “decreto” el presidente quiere dejar sin efecto el derecho administrativo de la federación. Eso es ilegal como las anfetaminas, o incluso más. ¿Por qué? Porque todo proyecto gubernamental requiere, por ley, permisos, revisiones y dictámenes en lo administrativo, en su viabilidad, en la cuestión ambiental, sanitaria, demográfica, etcétera, y además es susceptible de vulneran garantías y derechos de terceros y de comunidades enteras. Este “decreto” obliga a todas las dependencias y agencias federales a autorizar provisionalmente, “fast track”, y sin revisión alguna, en el plazo de cinco días hábiles, los dictámenes, permisos o licencias necesarias para iniciar los proyectos u obras del presidente. Si transcurre el plazo de cinco días sin que la autoridad resuelva, se entiende que autoriza. Desde el punto de vista jurídico esto es tan ridículo que nadie debería reír. Podría hacer nugatorio el juicio de garantías. Aclaro que lo que estoy diciendo no tiene que ver con las obras insignia de este gobierno. Personalmente veo con beneplácito el Tren Maya, tengo dudas sobre Dos Bocas y me parece un capricho la cancelación del aeropuerto de Texcoco, que supuestamente se canceló por tremenda corrupción, pero no hay nadie en prisión por esos hechos, sino, al contrario, muchos de los contratistas que construían Texcoco, además de ser prolijamente indemnizados, ahora están participando en los mega proyectos presidenciales. Pero eso es otro tema. Lo que me interesa destacar es el desprecio al Estado de Derecho que supone este “decretazo”. El presidente Obrador es muy dado a “decretar”. He visto decretos malos y chirriantes, como aquel de 23 de abril de 2020 (en su momento lo comenté), según el cual, para salir avante en la pandemia, se iban a crear “por decreto” al menos dos millones de empleos para antes de que terminara aquel año. Todos sabemos que no se crearon esos empleos. Al contrario, se perdieron millones. Aquel “decreto” fue producto de la fantasía y muestra lo ridículo que puede llegar a ser el presidencialismo mexicano (no lo digo por Obrador, sino por todos los presidentes mexicanos que son siempre abusivos y ególatras: nacionalizan por decreto, privatizan por decreto, “crean” empleos por decreto, regulan la paridad por decreto, se dan a sí mismos honores, pensiones y seguridad por decreto… etcétera).  Yo entiendo que el presidente Obrador sienta frustración al ver cómo las trabas administrativas y los amparos ralentizan sus proyectos, y tampoco soy tan ingenuo para pensar que muchas de esas trabas y amparos son utilizados por quienes se oponen a dichos proyectos, con la intención de que fracasen y para hacer ver mal al presidente. Pero la forma de combatir este, digamos, “boicot jurídico”, no es un “decretazo” al estilo de república bananera que rompa la jerarquía normativa. Ahí está la normatividad que rige la administración pública federal, y todas esas leyes no pueden ser pasadas por alto a través de una circular o acuerdo del presidente, pues la facultad reglamentaria nunca permite al jefe del ejecutivo ir más allá de las leyes. Y no solo este “decreto” va más allá de las leyes federales, a las cuales de facto deroga, sino también se alza contra la constitución. Mire usted que por mandato constitucional toda obra, todo proyecto, toda acción, todo lo que haga el gobierno federal debe ser absolutamente público y transparente, y solo podrá ser reservada información por razones de interés público y seguridad nacional (artículo 6, A, I). Este “decretazo” es un cheque en blanco, pues faculta al presidente para decir de manera discrecional y sin rendir cuentas a nadie, cuáles de sus obras, acciones y proyectos son de interés público y seguridad nacional, no solo Felipe Ángeles, Dos Bocas y Tren Maya, sino prácticamente cualquier obra o proyecto que el presidente quiera. El “decreto” es una estaca clavada en el corazón de la transparencia, y, por tanto, un salvoconducto a la corrupción, que, según el presidente, es lo más horrible que existe en el planeta. El presidente dice con mucha frecuencia algo que sus seguidores recitan de memoria: “al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”, pero el “decreto” mismo está al margen de la ley, y de facto ensalza a Obrador por encima de la ley. Es cuestión de tiempo para que la Suprema Corte de Justicia lo declare anticonstitucional.  Y para terminar, ¿se ha preguntado por qué México está desde siempre estancado, sumido en la violencia, la corrupción y la pobreza? Si es usted simpatizante de Obrador, en automático dirá que por culpa de los conservadores neoliberales, y si usted es de los que no soporta a Obrador dirá, también en automático, que es por culpa de él. A ese nivel está la discusión, la obcecación y la polarización. La historia de México muestra una y otra vez que siempre hay culpables del fracaso perenne: los realistas en la Independencia, los conservadores en la intervención francesa y en la Reforma, los extranjeros, terratenientes y empresarios en la Revolución; la oposición durante el régimen priísta; y ahora los malvados neo-liberales. Es muy fácil señalar culpables cuando tus políticas no funcionan. Insisto, no lo digo por el actual presidente, sino por todos.  En mi opinión, y ya escribiré sobre ello más adelante –estoy preparando un texto grande y sustancioso–, el verdadero problema de nuestro país es el régimen presidencial. La historia no se cansa de mostrarnos que cuando el poder político se concentra tanto en una persona, las posibilidades de abuso, estupidez y error crecen exponencialmente. El régimen presidencial permite a los sujetos que han sido presidentes “decretar” como dioses y gobernar como demonios. Mientras exista nuestro presidencialismo, los mexicanos seguiremos siendo víctimas del abuso, la sinrazón y la prepotencia, y el país seguirá sumido en la desgracia." ["post_title"]=> string(35) "El ilegal decreto de López Obrador" ["post_excerpt"]=> string(124) "El régimen presidencial permite a los sujetos que han sido presidentes “decretar” como dioses y gobernar como demonios." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(34) "el-ilegal-decreto-de-lopez-obrador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-25 11:39:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-25 16:39:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72915" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17586 (24) { ["ID"]=> int(72262) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-05 11:04:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 16:04:13" ["post_content"]=> string(7161) "México no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos.  A partir del 31 de octubre y hasta el 12 de noviembre de este 2021 está teniendo lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26, organizada por el Reino Unido en asociación con Italia. El objetivo central de esta conferencia es dar seguimiento a los compromisos que cada nación ha adquirido a lo largo de las pasadas cumbres climáticas –y deseablemente adquirir nuevos y más ambiciosos– con el propósito de lograr la meta central que consiste en, a partir de la reducción de los gases de efecto invernadero producidos principalmente por el sector industrial y ganadero del mundo, limitar el aumento de temperatura promedio del planeta a un máximo de 1.5 C.  Habría mucho qué decir al respecto del evento, de las declaraciones y compromisos de los principales expositores y de las naciones hegemónicas y, por lo tanto, más contaminantes, de los proyecciones optimistas y pesimistas de lo que nos espera; sin embargo, toda esa información se decolora cuando trato de averiguar cuál ha sido la participación y las aportaciones de mi propio país a un problema que nos atañe a todos.  Aunque se tardó, porque antes que México firmaron la “Declaración de Glasgow para revertir los estragos de la deforestación global” otros 105 países, por fin la representación nacional se sumó a la iniciativa que, como afirma el boletín oficial del Gobierno de México: “La declaración es un compromiso de los líderes del mundo para trabajar de manera colectiva a fin de detener y revertir la pérdida de los bosques y la degradación de la tierra para el año 2030, a la vez de promover un desarrollo sostenible y promover una transformación rural inclusiva1”. Firma de esta declaración aparte –que sabiendo que el programa Sembrando Vidas es la carta principal de la agenda ecológica de gobierno actual no se puede entender la dilación en sumarse al acuerdo–, la asistencia por parte de México resulta, en el mejor de los casos, decepcionante.  Pareciera que asistimos al evento como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia, como si habitásemos un planeta distinto a los demás, con lo cual, si la Tierra se vuelve inviable para la vida humana bastara con emitir un comunicado lamentando la suerte de los afectados.  Pero hasta donde yo entiendo, no es así. México es una de las naciones asentadas sobre el planeta Tierra y, como tal, es corresponsable del problema, aún cuando cada nación deba actuar de forma proporcional a la huella que deja o dejado en la biosfera. Pero adicional a esa corresponsabilidad, y quizá esto sea lo más importante, somos igualmente susceptibles que todas las demás naciones a que nuestro territorio y nuestra gente sufra –como de hecho ya ocurre– los efectos del calentamiento global, con el enorme inconveniente de carecer de presupuestos millonarios para paliar las pérdidas ante desastres naturales súbitos y socorrer a los afectados, quienes, una vez más, tendrán(emos) que rascarse(arnos) con sus(nuestras) propias uñas.  México, ante el hecho objetivo de que el actual gobierno no tiene la ecología como agenda prioritaria, no solo asumirá más compromisos ante la comunidad internacional, sino que es casi un hecho que no cumpliremos los ya prometidos. Tengo la impresión de que si la solidaridad existe, la más genuina y la más justificada se da cuando los resultados de no ser solidarios pueden caer sobre nosotros mismos. No se me ocurre una mejor razón y una más potente motivación para participar en este esfuerzo global de forma decidida.  Pero no solo es el miedo a los efectos lo que debería movernos a la acción, sino el hecho de que –estoy convencido– vamos a encontrar el modo de sobrevivir como especie y como civilización, y cuando esto ocurra las naciones que se hayan negado a acometer con decisión su papel en esta estrategia, serán también marginadas de los beneficios y penalizadas por su negligencia.  No participar en los cambios necesarios para detener el efecto del calentamiento global hipoteca el futuro en dos sentidos. El más obvio es que si la participación convencida de todos será más difícil y tardado lograrlo y la segunda, una vez que se logre, quienes no hayan colaborado estarán del lado equivocado de la historia, en el lado de los indiferentes, de los tibios, de los indolentes, lo que sin duda repercutirá en costos económicos, políticos y humanos para todos.    Ante un escenario semejante, lo menos que podemos hacer es cooperar, poner lo que esté en nosotros para que los efectos sean lo menos posibles, solidarizarnos con las naciones más afectadas, y colaborar con el resto de las naciones, para quien tampoco es fácil adquirir compromisos que afecten sus economías, pero ¿qué otra opción hay?  Tristemente, hemos perdido una nueva oportunidad de ponernos en el mapa de la comunidad internacional, de participar las grandes soluciones a los problemas humanos, de asumir de nuestra responsabilidad y enfocar nuestras baterías en políticas públicas que nos conviertan en una nación digna de los retos y necesidades que pone ante nosotros el siglo XXI.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir   1 Gobierno de México, Secretaría de Relaciones Exteriores, Comunicado No. 498: México se sumó hoy en la COP26 a la Declaración sobre bosques y uso de la tierra Publicación: 02 de noviembre de 2021 https://www.gob.mx/sre/prensa/mexico-se-sumo-hoy-en-la-cop26-a-la-declaracion-sobre-bosques-y-uso-de-la-tierra Consulta 3 de Nov 2021" ["post_title"]=> string(59) "México en la Conferencia sobre el Cambio Climático COP 26" ["post_excerpt"]=> string(205) "La asistencia de México a la COP 26 en Reino Unido resulta decepcionante. Pareciera que asistimos como una especie de observadores, como si los asuntos ahí expuestos no fuesen de nuestra incumbencia.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "mexico-en-la-conferencia-sobre-el-cambio-climatico-cop-26" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-05 15:22:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-05 20:22:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72262" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(41) ["max_num_pages"]=> float(21) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "df75856cb7c90159695a60b06180211d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

México en la Conferencia sobre el Cambio Climático COP 26

La asistencia de México a la COP 26 en Reino Unido resulta decepcionante. Pareciera que asistimos como una especie de observadores, como...

noviembre 5, 2021

El ilegal decreto de López Obrador

El régimen presidencial permite a los sujetos que han sido presidentes “decretar” como dioses y gobernar como demonios.

noviembre 25, 2021




Más de categoría

Fuerzas Armadas poderosas, multipropósito y manejando mucho dinero

Durante la actual administración, las Fuerzas Armadas se han dedicado a muchas cosas para las que no fueron creadas,...

noviembre 30, 2021

El tortuoso camino para erradicar la violencia contra la mujer

El progreso de una sociedad se mide en gran parte por la libertad que tienen las mujeres en su...

noviembre 30, 2021

Nuevo nombramiento de Banxico

El nombramiento de un integrante de la Junta de Gobierno de Banxico ha sido polémico y ha generado incertidumbre.

noviembre 30, 2021
TAMBIÉN HAY ACIERTOS DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

TAMBIÉN HAY ACIERTOS DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN

La SCJN suele estar en el ojo del huracán cuando se tocan temas polémicos; sin embargo, constantemente el máximo...

noviembre 29, 2021