El tóxico legado de Trump continuará mucho tiempo

La euforia en Estados Unidos de América se desbordó desde el mediodía del pasado 7 de noviembre cuando se informó que el candidato demócrata Joe Biden logró imponerse de forma cerrada a la candidatura del presidente Donald...

10 de noviembre, 2020

La euforia en Estados Unidos de América se desbordó desde el mediodía del pasado 7 de noviembre cuando se informó que el candidato demócrata Joe Biden logró imponerse de forma cerrada a la candidatura del presidente Donald Trump en una histórica votación por los altos niveles de participación, lo apretada de la contienda y por el contexto mundial de la pandemia por
coronavirus.

Cuando se culminó el conteo del icónico estado de Pensilvania a favor del demócrata, los mercados acompañaron la buena noticia mundial de la derrota del presidente republicano que durante su mandato llevó al mundo al borde del precipicio.

En la noche del pasado sábado, Biden, ya con la figura presidente electo, aseguró que trabajaría en favor de la reconciliación estadounidense. Aseveró que la tarea principal es la atención adecuada de la pandemia de COVID-19 para poder volver a reactivar la economía.

Informó del regreso de EEUU a la OMS y la agenda ambientalista y pidió usar el cubrebocas como instrumento útil y de unidad. Asimismo dijo entender los sentimientos de quienes votaron
por el presidente Trump. En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador se abstuvo de felicitar al ganador de las elecciones hasta que concluyera el proceso.

Así lodijo en un mensaje dado desde Tabasco, donde se dirigió para coordinar los trabajos de rescate a la población por las terribles inundaciones. Las tensiones por una elección que fue más competida de lo esperado provocaron un hecho inédito en la televisión norteamericana.

El pasado 6 de noviembre, las cadenas CNBC, ABC y la CBS sacaron del aire un discurso del presidente Trump cuando, sin fundamentos, acusaba de ser víctima de un fraude electoral.




Este grave acontecimiento atentó contra la libertad de expresión por más que fuera cierto el sucio intento del republicano por manipular la información, ya que para que la posición de los editores
televisivos fuera coherente, tendrían que haber censurado desde el inicio del periodo presidencial, todos los mensajes llenos de odio, medias verdades, ataques personales y mensajes falsos vertidos por el mandatario populista.

En las primeras horas del cierre de casillas del denominado supermartes, los primeros resultados electorales parecían inclinar la balanza a favor del presidente xenófobo, demostrando que el discurso de odio y segregación fue bien recibido y adoptado por sus bases electorales que ya no ocultan su supremacismo, ni les importa tener un sentido acrítico.

Trump logró el mayor número de votos históricos para un presidente republicano, pero no le alcanzará al parecer para reelegirse. Su base electoral no le dio importancia a la irresponsable forma en que trató la pandemia de COVID-19 que sobrepasa las 250 mil muertes y los casi 10 millones de infectados en la Unión Americana.

La pandemia es la razón principal por la que el republicano perdió la presidencia, pues en datos previos a la crisis sanitaria, las encuestas marcaban como probable su reelección gracias al buen desempeño económico del país.

Para los 70 millones de norteamericanos que sufragaron a favor de Trump, poco les importó su irracionalidad política, su enfermizo protagonismo, además de su desprecio por la ciencia y la nula empatía por los enfermos y muertos por el nuevo coronavirus.

Cuando Trump se contagió, recibió un trato privilegiado, inaccesible para millones de estadounidenses, además de tener nulos escrúpulos para lucrar políticamente con su recuperación.

Trump es hombre de negocios acostumbrado a las triquiñuelas legaloides que no dudo en beneficiar a las clases privilegiadas, además de coquetear y tener acercamientos por los regímenes mundiales tiránicos y dictatoriales.

A los seguidores de Trump tampoco les importaron las protestas masivas ante el segregacionismo negro que históricamente afecta a la nación norteamericana.

Gracias a estas posiciones, los grupos supremacistas se empoderaron como nunca en medio de una contienda polarizada, que amenazaron con provocar disturbios y caos en lo que parecía un proceso electoral digno de una república bananera.

Los votos por correo y anticipados fueron determinantes para alta participación, con más de cien millones emitidos en un país que es tradicionalmente apático. Los resultados demostraron que la sociedad norteamericana está profundamente dividida, como hacía mucho tiempo no se recordaba.

Para Trump podría no ser el fin de su meteórica carrera política; trascendió que podría conceder el triunfo del demócrata, pero que estaría considerando volver a competir por la presidencia en el año 2024, además de buscar crear una cadena de televisión con su nombre.

Para México es un bálsamo la victoria de Biden en los Estados Unidos, aun cuando el mandatario mexicano AMLO apostará disimuladamente por Trump al considerar que podría manejar al peligroso republicano.

La realidad es que para EEUU no existen amigos sino simples intereses y en el caso de Trump: intereses tiránicos. Con la llegada del futuro presidente demócrata desde la cancillería se podrán reactivar los contactos que realizó Marcelo Ebrard a partir de los tiempos de la malograda candidata presidencial Hillary Clinton.

Si bien la agenda política del poderoso vecino y socio comercial, seguirá imponiéndose como ocurre en la relación bilateral totalmente desigual, al menos en el mandato de Biden imperará la lógica política y comercial.

Gracias al tratado de libre comercio, los Estados Unidos podrán apretar las tuercas para que se cumplan las obligaciones de cuestiones laborales y agendas productivas que privilegien energías limpias, en contra de la visión de la 4T que no le gusta la agenda ambiental.

La noticia de la derrota de Trump es buena para México, para EEUU y para el mundo indiscutiblemente, pero su legado supremacista, xenófobo y clasista tardará mucho en desaparecer en la psique norteamericana y planetaria. Incluso podría regresar al poder luego de haber logrado aprovecharse de los odios y resentimientos de millones de ciudadanos que siguen sin percibir la
pujanza económica del neoliberalismo.

Comentarios
object(WP_Query)#17581 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57640) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-05-2021" ["before"]=> string(10) "24-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57640) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-05-2021" ["before"]=> string(10) "24-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17555 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17541 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17548 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "27-05-2021" ["before"]=> string(10) "24-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-27 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-24 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (57640) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17573 (24) { ["ID"]=> int(67047) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-18 09:58:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 14:58:03" ["post_content"]=> string(7287) "Con el surgimiento de cada nueva ideología creemos haber descubierto la auténtica VERDAD, pero cada una de ellas ha acabado por derrumbarse.  Es tiempo de aprender del patrón y reconocer que aquello que hoy asumimos como Verdadero con mayúscula, casi seguro los es solo con minúscula. Reconocer la verdad (con minúscula) que hay en el otro es el primer paso para la auténtica civilización.  En el artículo anterior1 hablábamos de tres ejemplos de narrativas muy distintas que en determinados momentos históricos fueron la verdad dominante en occidente: la visión bíblica de la creación y expulsión del paraíso; la nueva conciencia impulsada por René Descartes que con su “pienso, luego existo” inventó la modernidad, dio vida al individuo al resaltar su importancia dentro del grupo y dio lugar al pensamiento crítico con todo el desarrollo tecnológico y científico que detonó de él; y por último aquella narrativa fundada en el concepto de “big-bang” que se retrotrae millones de años, en que a partir de una misteriosa explosión surge el universo y gracias a una combinación de tiempo y azar dio lugar a la existencia humana.  Estas distintas maneras de mirar la realidad han producido muy distintas instituciones humanas, formas de gobierno, normas éticas y morales, sistemas económicos, modalidades de justicia, de desarrollo tecnológico, de relaciones interpersonales, y un largo etcétera. Y como consecuencia de estas diferencias podemos afirmar que los residentes de cada una de esas cosmovisiones habitan, literalmente, mundos distintos. Y todo ello como consecuencia de los relatos que, en cada caso, se articulan para explicarse a sí mismos y el entorno; así de importante son las narrativas con que nos explicamos la existencia. Y desde luego que este mosaico de realidades dominantes explica por qué es tan complicado alcanzar acuerdos de fondo y maneras eficaces y duraderas para articular el tejido social de tal modo que las interacciones sean constructivas en vez de destructivas.  Aunque con el surgimiento de cada nueva cosmovisión lo hemos pensado así, no hemos descubierto aún una auténtica VERDAD eterna, permanente, universal e incuestionable. Luego de tantos siglos y tantas experiencias de todo tipo, es tiempo de aprender del patrón y reconocer que aquello que hoy asumimos como Verdadero con mayúscula, es decir, eterno, universal e indiscutible, casi seguro es solo verdadero con minúscula, es decir, eterno, universal e indiscutible, pero solo durante un tiempo concreto y dentro de un contexto específico. Dicho tiempo y contexto se mantienen hasta la llegada de una crisis profunda que cuestiona existencialmente la cosmovisión dominante; es entonces que aquellas “Verdades Absolutas” se reconocen como “verdades relativas”, con lo cual debe renovarse el mundo en busca de un desarrollo, de una evolución que nos permita alcanzar un nuevo peldaño de verdad un poco más profunda y amplia, como de hecho ha sucedido siempre con la progresión de verdades que se sustituyen unas a otras.   Sin embargo, en esta ocasión el reto parece más grande que nunca, pues implica la posibilidad real de que, como consecuencia de nuestra propia devastación, dejemos de ser viables como especie en el planeta. Nunca una sola especie había influido tanto en la biósfera como el ser humano en los últimos trescientos años. El daño fue llevado a cabo de forma inconsciente; ahora corresponde revertirlo –o cuando menos intentarlo– a partir de una serie de estrategias, replanteamientos y decisiones, a partir de optar por un modo de vida que renuncie voluntariamente a bienes y actividades a las que nos hemos habituado.   Lo cierto es que hay una complicación añadida: las cosmovisiones que derivan de las tres maneras de entender al ser humano señaladas siguen vigentes de forma simultánea y cada una defiende sus propios intereses, creando con ello una parte de los problemas y desafíos. Así, millones de personas en Occidente vivimos inmersos en alguna de ellas o en una combinación particular formada por los elementos de cada una de las que más nos acomodan. Imaginar un solo planeta donde cohabitan tres mundos tan distintos, con sus infinitas variantes intermedias y con semejantes desafíos por encarar facilita comprender por qué existen tantas tensiones sociales y culturales y por qué es tan difícil encontrar puntos en común que conduzcan a acuerdos satisfactorios y duraderos.  Cada cosmovisión habita literalmente un mundo propio, y casi siempre está inhabilitada para entender, y mucho menos para empatizar, con las reglas y constantes de los otros mundos con los que se encuentra en permanente colisión. Un luterano sajón natural del medio oeste norteamericano vive en un mundo radicalmente distinto que una científica atea germánica que vive en Berlín y trabaja en el laboratorio de una farmacéutica trasnacional, quien a su vez comprende la vida de modo por completo diferente que un ecologista franco-africano graduado de la Sorbona que trabaja para Greenpeace saboteando plataformas petroleras contaminantes.    Puesto que no es posible vivir sin ningún relato, sin ninguna narrativa que nos explique quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde nos dirigimos, la que escojamos como verdadera para los tiempos que vienen será determinante a la hora de pararnos en el mundo e interactuar con él.  Reconocer lo que hay de verdad en la visión del otro, así sea minúscula –igual que lo es la nuestra–, es el primer paso para construir una auténtica civilización. El problema es que el tiempo se agota, que la estabilidad ecológica, social, política y económica en que se sostiene la humanidad está al borde del colapso simultáneo, y de ello la crisis por la pandemia por Covid-19 ha sido un extraordinario ejemplo.  Necesitamos con urgencia recomponer nuestras narrativas de tal modo que sean más realistas, actuales e incluyentes, donde quepamos todos, incluida la Gaia con toda su diversidad y complejidad. Cualquier logro inferior será insuficiente.    1https://ruizhealytimes.com/opinion-y-analisis/tres-ejemplos-de-narrativas-occidentales/  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(53) "Las narrativas Fundacionales: Universos que envejecen" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "las-narrativas-fundacionales-universos-que-envejecen" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-18 10:01:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 15:01:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67047" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17651 (24) { ["ID"]=> int(67116) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-21 12:50:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-21 17:50:56" ["post_content"]=> string(10093) "El 1 de julio de 2018, además de elegirse al actual titular del Ejecutivo, también se conformó el nuevo Congreso de la Unión. MORENA y sus aliados obtuvieron la mayoría en ambas Cámaras para aprobar cualquier tipo de ley general, mas no así para aprobar reformas a la Constitución. En ambas cámaras, que unidas conforman al Congreso de la Unión, con la mayoría referida se han promulgado varias leyes a iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador. Gran parte de esas reformas, que se presentaron como fundamentales para el actual gobierno, han sido declaradas inconstitucionales o se encuentran en vía de serlo al haberse admitido varios amparos en los que se han concedido suspensiones provisionales e incluso definitivas para que tales normas no surtan efectos jurídicos. Como ejemplo de lo anterior, tenemos la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos del 5 de noviembre de 2018, respecto de la cual la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró la invalidez de varios de sus artículos por ser contrarios a nuestra Carta Magna. Además se declaró la invalidez de disposiciones del entonces Código Penal Federal, que consideraba como delito "la remuneración ilícita", tema íntimamente relacionado con la Ley aquí mencionada.  Otro ejemplo es la reforma a diversas disposiciones de la Ley Federal de la Industria Eléctrica, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 9 de marzo del año 2021. Esta reforma evidentemente pretende regresar al Estado el monopolio de las actividades de ese sector energético, con o cual se afecta a la inversión privada, y más grave aún, al medio ambiente por privilegiar el uso de combustibles fósiles en lugar de energías limpias, lo que necesariamente perjudicará a la población tanto en su salud como en el costo de los insumos eléctricos.  Respecto de esta Ley, los jueces competentes para conocer de los amparos promovidos en contra de las reformas a diversos artículos, a saber, los Jueces de Distrito Primero y Segundo, ambos en Materia Administrativa Especializados en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones de la Ciudad de México, licenciados Juan Pablo Gómez Fierro y Rodrigo de la Peza López, han concedido suspensiones valientes y definitivas a los solicitantes de amparo para que no se apliquen dichas reformas. Y en su momento dictarán sentencias definitivas en las que seguramente concederán los amparos por la violación flagrante a la Constitución Política de los Estados Unidos Méxicanos. Sobre estas reformas, ambos jueces otorgaron suspensiones con efectos generales para que no se apliquen las reformas; advirtieron que los efectos de esa ley pueden ser muy graves y perniciosos, tanto para la población en su salud como de efectos nocivos y devastadores en la economía de los inversionistas, así como por la ilegal posibilidad de devolverle al Estado el monopolio en ese sector. Cabe destacar que las suspensiones otorgadas protegen inclusive a quienes no hayan presentado demanda de amparo. Es una decisión novedosa y, reitero, valiente en nuestro Derecho, ya que se sostiene en la ponderación o valoración que hicieron los jueces de amparo para proteger no nada más a los demandantes sino también al pueblo en general, al sector inversionista y al medio ambiente, bajo las premisas de sustentabilidad ecológica y económica. Por lo anterior, resolvieron suspender la aplicación de los artículos reformados, considerando que existía una manifiesta violación a nuestro máximo marco legal (artículos 25, 27 y 28 constitucionales).  Lo mismo sucedió con las reformas a diversas disposiciones de la Ley de Hidrocarburos, publicadas en el Diario Oficial de la Federación el día 4 de mayo del año 2021, en el que también se han otorgado suspensiones con los mismos efectos generales y bajo razones similares por los Jueces antes mencionados. Y qué decir de la Nueva Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, en la que, además, de no moverle a la iniciativa "ni una coma", tal y como les ordenó el presidente López Obrador a sus legisladores (subrayo la palabra "sus”), atendiendo a la incondicionalidad con la que cumplen los del partido del poder las instrucciones presidenciales, en una jugada desaseada, por no decir cochina, introdujeron un artículo transitorio, el décimo tercero, por el que se amplía el periodo en que el ministro presidente de la SCJN, Arturo Zaldívar Lelo de la Rea, debe durar en su cargo. Esto implica que en lugar de concluir el 31 de diciembre de 2022 como se lo ordena la Constitución, ahora, con ese transitorio terminaría dos años después, es decir, en diciembre de 2024, coincidiendo con los tiempos en el que el titular del Ejecutivo debe concluir su cargo. Por cierto, no solo se le amplió el plazo al ministro presidente, sino también a todos los integrantes del Consejo de la Judicatura Federal. Bueno, pues esta reforma, específicamente en cuanto al artículo décimo tercero transitorio, es a todas luces inconstitucional, contraviniendo el Artículo 97 de nuestra Ley Fundamental, que establece un periodo como presidente de la SCJN de cuatro años, plazo que al concluir da lugar al nombramiento del sucesor, sin posibilidad expresa de reelección inmediata del saliente. La “Ley Zaldívar”  es nombrada así en razón de que el presidente ha manifestado que solo el ministro Zaldívar es capaz de implementar las reformas a la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial, denostando así a los restantes diez ministros que componen nuestro Máximo Tribunal, tachándolos de ineptos, incapaces y hasta corruptos, si "se atreven" a no votar en favor de la ampliación del plazo. Ante la fuerte crítica de la mayoría de los sectores sociales, políticos y económicos, se ha promovido una acción de inconstitucionalidad por una fracción de oposición del Senado de la República. A su vez, la Suprema Corte ha iniciado un procedimiento denominado "Consulta a Trámite" para que a la brevedad, los once ministros que componen el Pleno de ese Máximo Tribunal resuelvan si la "Ley Zaldívar" debe acatarse o no. Asimismo, en los últimos días, nuestro más alto tribunal ha declarado la invalidez de diversos artículos de la Ley Nacional de Extinción de Dominio, publicada en fecha 9 de agosto del año 2019, la cual es contraria al espíritu constitucional que, si bien prevé dicha figura, que tiene por objeto que los bienes y derechos de las personas pasen a dominio del Estado cuando no se pueda acreditar su legítima procedencia y estén relacionados con los delitos que menciona la propia Constitución (Artículo 22), no permite que se afecten la propiedad y derechos del gobernado por otras causas diversas, como sí lo permitía inconstitucionalmente esta Ley. También hay otras reformas  que resultan a todas luces inconstitucionales, como aquella en que se ordena sean tomados y registrados nuestros datos biométricos ante los concesionarios de servicios telefónicos, aprobada por los Diputados y Senadores de MORENA y sus aliados. Ante tal situación ya han sido promovidos amparos y acciones de inconstitucionalidad.  Y no sólo ello, sino que además el Máximo Órgano del Poder Judicial, a quien le corresponde el control constitucional y de equilibrio entre todos los Poderes de la Unión, le ha instruido al Congreso que cumpla con la orden del Constituyente, éste es el Congreso por mayoría de sus dos terceras partes más la votación favorable de la mayoría de las legislaturas de los estados de la Federación, para que emita un nuevo Código Nacional de Procedimientos Civiles y Familiares. En efecto, el Congreso, en su mayoría integrado por Diputados y Senadores del partido oficialista y sus aliados, ha incumplido con su trabajo legislativo y ha omitido crear dicha Ley procesal, no obstante que tenían la obligación constitucional de emitirla en un plazo fatal que concluyó en marzo de 2018. Ante la grave omisión, la SCJN le ordenó a ambas Cámaras que hicieran su trabajo y emitieran esta ley que resulta necesaria para que en todas las entidades federativas se lleven a cabo los mismos procedimientos para impartir justicia, de aquélla que se conoce como cotidiana en materia civil y familiar.  En suma, legislan mal, en contra de preceptos claros de la Constitución; hacen un trabajo deplorable y, a veces, ni siquiera lo hacen, es decir, omiten por completo crear las leyes que nuestra propia Carta Magna les ordena. Para eso están y no lo hacen. Me pregunto sobre el inútil trabajo legislativo del Congreso de la Unión y las fútiles iniciativas de reformas, una gran parte de ellas presentadas por el titular del Ejecutivo con la orden a los legisladores de que las aprueben "sin moverles una sola coma". Todo esto nos cuesta y bastante a los habitantes de este país, por la pérdida de tiempo en su preparación, propuesta, estudio (?), discusión, aprobación y promulgación, sin ningún resultado ni beneficio para el pueblo que les paga sus salarios. Empleados así, cuya función es inútil y que además nos cuestan mucho, no deberían mantener sus cargos. " ["post_title"]=> string(21) "LO INÚTIL NOS CUESTA" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "lo-inutil-nos-cuesta" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-21 12:50:56" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-21 17:50:56" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67116" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17573 (24) { ["ID"]=> int(67047) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-18 09:58:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 14:58:03" ["post_content"]=> string(7287) "Con el surgimiento de cada nueva ideología creemos haber descubierto la auténtica VERDAD, pero cada una de ellas ha acabado por derrumbarse.  Es tiempo de aprender del patrón y reconocer que aquello que hoy asumimos como Verdadero con mayúscula, casi seguro los es solo con minúscula. Reconocer la verdad (con minúscula) que hay en el otro es el primer paso para la auténtica civilización.  En el artículo anterior1 hablábamos de tres ejemplos de narrativas muy distintas que en determinados momentos históricos fueron la verdad dominante en occidente: la visión bíblica de la creación y expulsión del paraíso; la nueva conciencia impulsada por René Descartes que con su “pienso, luego existo” inventó la modernidad, dio vida al individuo al resaltar su importancia dentro del grupo y dio lugar al pensamiento crítico con todo el desarrollo tecnológico y científico que detonó de él; y por último aquella narrativa fundada en el concepto de “big-bang” que se retrotrae millones de años, en que a partir de una misteriosa explosión surge el universo y gracias a una combinación de tiempo y azar dio lugar a la existencia humana.  Estas distintas maneras de mirar la realidad han producido muy distintas instituciones humanas, formas de gobierno, normas éticas y morales, sistemas económicos, modalidades de justicia, de desarrollo tecnológico, de relaciones interpersonales, y un largo etcétera. Y como consecuencia de estas diferencias podemos afirmar que los residentes de cada una de esas cosmovisiones habitan, literalmente, mundos distintos. Y todo ello como consecuencia de los relatos que, en cada caso, se articulan para explicarse a sí mismos y el entorno; así de importante son las narrativas con que nos explicamos la existencia. Y desde luego que este mosaico de realidades dominantes explica por qué es tan complicado alcanzar acuerdos de fondo y maneras eficaces y duraderas para articular el tejido social de tal modo que las interacciones sean constructivas en vez de destructivas.  Aunque con el surgimiento de cada nueva cosmovisión lo hemos pensado así, no hemos descubierto aún una auténtica VERDAD eterna, permanente, universal e incuestionable. Luego de tantos siglos y tantas experiencias de todo tipo, es tiempo de aprender del patrón y reconocer que aquello que hoy asumimos como Verdadero con mayúscula, es decir, eterno, universal e indiscutible, casi seguro es solo verdadero con minúscula, es decir, eterno, universal e indiscutible, pero solo durante un tiempo concreto y dentro de un contexto específico. Dicho tiempo y contexto se mantienen hasta la llegada de una crisis profunda que cuestiona existencialmente la cosmovisión dominante; es entonces que aquellas “Verdades Absolutas” se reconocen como “verdades relativas”, con lo cual debe renovarse el mundo en busca de un desarrollo, de una evolución que nos permita alcanzar un nuevo peldaño de verdad un poco más profunda y amplia, como de hecho ha sucedido siempre con la progresión de verdades que se sustituyen unas a otras.   Sin embargo, en esta ocasión el reto parece más grande que nunca, pues implica la posibilidad real de que, como consecuencia de nuestra propia devastación, dejemos de ser viables como especie en el planeta. Nunca una sola especie había influido tanto en la biósfera como el ser humano en los últimos trescientos años. El daño fue llevado a cabo de forma inconsciente; ahora corresponde revertirlo –o cuando menos intentarlo– a partir de una serie de estrategias, replanteamientos y decisiones, a partir de optar por un modo de vida que renuncie voluntariamente a bienes y actividades a las que nos hemos habituado.   Lo cierto es que hay una complicación añadida: las cosmovisiones que derivan de las tres maneras de entender al ser humano señaladas siguen vigentes de forma simultánea y cada una defiende sus propios intereses, creando con ello una parte de los problemas y desafíos. Así, millones de personas en Occidente vivimos inmersos en alguna de ellas o en una combinación particular formada por los elementos de cada una de las que más nos acomodan. Imaginar un solo planeta donde cohabitan tres mundos tan distintos, con sus infinitas variantes intermedias y con semejantes desafíos por encarar facilita comprender por qué existen tantas tensiones sociales y culturales y por qué es tan difícil encontrar puntos en común que conduzcan a acuerdos satisfactorios y duraderos.  Cada cosmovisión habita literalmente un mundo propio, y casi siempre está inhabilitada para entender, y mucho menos para empatizar, con las reglas y constantes de los otros mundos con los que se encuentra en permanente colisión. Un luterano sajón natural del medio oeste norteamericano vive en un mundo radicalmente distinto que una científica atea germánica que vive en Berlín y trabaja en el laboratorio de una farmacéutica trasnacional, quien a su vez comprende la vida de modo por completo diferente que un ecologista franco-africano graduado de la Sorbona que trabaja para Greenpeace saboteando plataformas petroleras contaminantes.    Puesto que no es posible vivir sin ningún relato, sin ninguna narrativa que nos explique quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde nos dirigimos, la que escojamos como verdadera para los tiempos que vienen será determinante a la hora de pararnos en el mundo e interactuar con él.  Reconocer lo que hay de verdad en la visión del otro, así sea minúscula –igual que lo es la nuestra–, es el primer paso para construir una auténtica civilización. El problema es que el tiempo se agota, que la estabilidad ecológica, social, política y económica en que se sostiene la humanidad está al borde del colapso simultáneo, y de ello la crisis por la pandemia por Covid-19 ha sido un extraordinario ejemplo.  Necesitamos con urgencia recomponer nuestras narrativas de tal modo que sean más realistas, actuales e incluyentes, donde quepamos todos, incluida la Gaia con toda su diversidad y complejidad. Cualquier logro inferior será insuficiente.    1https://ruizhealytimes.com/opinion-y-analisis/tres-ejemplos-de-narrativas-occidentales/  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(53) "Las narrativas Fundacionales: Universos que envejecen" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "las-narrativas-fundacionales-universos-que-envejecen" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-18 10:01:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 15:01:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67047" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(75) ["max_num_pages"]=> float(38) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "51cebe526a24cb2a133bc3015bb1e61c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Las narrativas Fundacionales: Universos que envejecen

Las narrativas Fundacionales: Universos que envejecen

Con el surgimiento de cada nueva ideología creemos haber descubierto la auténtica VERDAD, pero cada una de ellas ha acabado por derrumbarse. ...

junio 18, 2021
LO INÚTIL NOS CUESTA

LO INÚTIL NOS CUESTA

El 1 de julio de 2018, además de elegirse al actual titular del Ejecutivo, también se conformó el nuevo Congreso de la...

junio 21, 2021




Más de categoría

Ganaron las mujeres, ¿y ahora?

Las históricas elecciones del pasado 6 de junio, por la cantidad de cargos de representación en disputa y las...

junio 23, 2021
Nacidos para perder, ganan de nuevo a la sombra del fraude

Nacidos para perder, ganan de nuevo a la sombra del fraude

En el siguiente texto, el autor enumera los distintos tropiezos políticos de Felipe Calderón y Margarita Zavala (nota del...

junio 23, 2021
Hablar en tiempos de violencia

Hablar en tiempos de violencia

Desde tiempos antiguos, la nuestra ha sido una región habitada por una violencia ancestral, hasta inocente a veces, gratuita...

junio 22, 2021
LO INÚTIL NOS CUESTA

LO INÚTIL NOS CUESTA

El 1 de julio de 2018, además de elegirse al actual titular del Ejecutivo, también se conformó el nuevo...

junio 21, 2021