El desastre que se evitó con el no abuso del cubrebocas

Mucho se ha discutido acerca de la indicación de la autoridad sanitaria federal  en torno al uso del cubrebocas, sobre todo durante los tres meses de más rígidas medidas en cuanto a la reducción de la movilidad...

5 de agosto, 2020

Mucho se ha discutido acerca de la indicación de la autoridad sanitaria federal  en torno al uso del cubrebocas, sobre todo durante los tres meses de más rígidas medidas en cuanto a la reducción de la movilidad y los confinamientos.

 Si se hubiese recomendado el uso del cubrebocas como algo muy seguro y eficaz (como de hecho, sí lo es), habría significado una suerte de permiso tácito para poder salir a la calle, hacer reuniones, prácticamente como si se hubiera estado en días plenamente “normales”, creyendo que con el uso de las mascarillas se obtendría una suerte de inmunidad hacia el nuevo virus SARS-CoV-2 que causa la pandemia de Covid-19. Y no, el cubrebocas famoso está lejos de serlo, mucho antes está la máxima reducción de movilidad posible (el recordado por siempre “¡quédate en casa!”), y, en caso de tener que salir a la calle, la “sana distancia” y otras recomendaciones que se solicitaron encarecidamente a diario durante esos tristemente recordados tres meses.

 Si ahora, ya con cierta normalidad recobrada, podemos constatar el pésimo uso que se le da al cubrebocas, por las calles vemos gente que se lo quita, que lo trae colgado de una o dos orejas, que se van de fiesta con él (aunque ya ahí poco se acuerden de él), vemos gente que, incluso, lo usa a manera de collar; cubrebocas hechos de materiales de mala calidad y un larguísimo etcétera.

   De ahí que la autoridad federal desestimó el uso de dichas mascarillas: la recomendación de su uso habría sido, pero sin duda alguna, un completo desastre para el país a causa del Covid-19.

En México, en particular, la responsabilidad es de todos, sociedad y gobierno, pero la gente ha mostrado mucha irresponsabilidad, al grado de ser suicida y/u homicida; el mercado negro de alcohol que surgió es mucho más grande de lo que la mayoría cree, y si no, hay que revisar los casos que hubo en todo el país por intoxicación con alcohol adulterado, ese seria, solo, un pequeño ejemplo. Con la inclusión del cubrebocas al mismo nivel del “Susana Distancia” y el “Quédate en Casa”, estaríamos hablando de una crisis sanitaria de proporciones mucho mayores a lo que aún México vive, en éste apocalíptico año 2020.

Pese a todo lo anterior dicho, sumado a que era inevitable que un buen porcentaje de mexicanos salieran a la calle a buscarse el pan y con la disyuntiva de morir de hambre, en Acapulco, ciudad donde vivo, aún se ven escenas como las de la “gran depresión” en los años 20 del siglo pasado en los Estados Unidos: comedores públicos en cada rincón y filas interminables de personas en ellos. No es casualidad que el poema que recitó el Dr. Hugo López-Gatell, a invitación expresa de Paco Ignacio Taibo II, haya sido “EL HAMBRE” de Miguel Hernández.

Comentarios


object(WP_Query)#18013 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(26791) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(26791) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18017 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18015 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (26791) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85853) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content"]=> string(7585) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? La siguiente historia es una prueba que me convence, de nuevo, de que gran parte del problema somos nosotros, los ciudadanos de a pie.  Esto que contaré le ocurrió a una amiga. Ella trabaja en una empresa en la que estuve hace tiempo (excelente ubicación, pero con un ambiente más tóxico que el amor entre nuestro Tlatoani Deluxe y Ricardo Monreal). Como en muchos trabajos, “Camila” (llamémosla así) debe cumplir con ciertos parámetros de productividad cada mes: aproximadamente, ocho horas al día, con entregables (textos de diversa índole, en su mayoría) que deben ser verificados, revisados y aprobados por sus coordinadores con una tenacidad digna de un agente fronterizo. Uno de esos coordinadores es “Alejandra” (obviamente, no es su nombre real).  Hace unos meses, un rayo de luz se asomó a través de las grietas de dicha organización dura como el granito. El gerente general le avisó a “Camila” y a los demás miembros de la empresa que podían hacerse acreedores a un día de descanso al mes si, además de cubrir con su productividad mensual, cumplían con un día extra más de trabajo. Si en un mes típicamente deben cumplir con 160 horas de productividad, lograr 168 (es decir, hacer más cosas en menos tiempo) te hacen el ganador de dicho premio.  Pero, en un vuelco para nada sorpresivo, dicha dinámica estaba abierta a todos los niveles jerárquicos. Lo cual no está mal per se: lo turbio comenzó cuando “Alejandra” comenzó a hacer de las suyas. Una de las funciones de “Alejandra”, según lo que recuerdo y lo que me contó “Camila”, es llevar el control de las métricas de productividad de todos los empleados. Es decir, al final de cada mes, ella es la responsable de decidir quién puede tomar ese día de descanso.  Todo fluyó bien por un mes. “Camila”, siendo la profesional que es, obtuvo ese añorado y muy merecido día de descanso, todo con el respaldo debido. Pero también lo ganó “Alejandra”, para sorpresa de nadie. Oigan, nadie tenía problema con ello: lo raro fue que lo ganó por “auto anotarse” 11.5 horas al día. “¡OMG, eso es mucho trabajo, llévenla directamente con Elon Musk y Jeff Bezos!”, podría pensar uno. Pero no había ningún archivo, entregable ni nada que respaldaran esas horas extras más que “la equivalencia que ella misma hizo” de sus actividades. Esto fue posible porque nadie la supervisa. Nadie la pone a escrutinio. Hay una razón para esto: “Alejandra” hace gran parte del trabajo del gerente general. Después de esto, ella se ganó el derecho a no tener que rendir cuentas de la misma forma que otros.  Llegó el segundo mes. Todo cambió. Sin previo aviso, “Alejandra” cambió las métricas de las tareas que hace “Camila”. El mes anterior, elaborar un texto equivalía a 2 horas de productividad. Ahora, el mismo texto equivalía a 1.5 horas. Al notar esto, “Camila” cuestionó las razones. ¡Oh, esto fue un error tan grande como cuando Rodión Románovich Raskólnikov decidió pedir dinero prestado! Lo que siguió fue una respuesta arbitraria por parte de “Alejandra” (“son órdenes directas”), lo cual podría ser entendible; sin embargo, y cada mes subsecuente, el tiempo que “Camila” tenía para hacer dichos textos se reducía a razón de 0.25 horas. Cabe destacar que esto sólo se aplicó a ella: ninguno de sus compañeros vio un cambio en sus métricas.  “Camila” decidió ir a tratar el tema con el gerente general. Esto fue un error tan grande como cuando el capitán Ahab decidió dedicarse a cazar ballenas. Lo que “Camila” obtuvo fue una respuesta sin sentido, del tipo Catch 22: el gerente no podía hacer nada porque la encargada de las métricas es “Alejandra”. Al ir con “Alejandra”, ella responde que las métricas son “una orden directa de la gerencia”.  A partir de aquí, con la reducción de sus tiempos, “Camila” no sólo dejó de ser más productiva, si no que, además, resultó que “debía tiempo” cada mes. Todo esto mientras “Alejandra” se tomaba, religiosamente, su día de descanso al mes, sin tener que demostrar nada. Por su “baja productividad”, “Camila” fue la única de su equipo de trabajo que tuvo que recibir, por órdenes del gerente general, cursos de capacitación. ¡Nomás faltó que le pusieran unas orejitas de burro y la enviaran a la esquina! Por levantar su voz contra un trato injusto (o “ser un quejoso” en el argot “empresarial”), “Camila” fue señalada y ridiculizada, lo cual derivó en que ya no hace su trabajo con la misma calidad ni entusiasmo, pero, lo peor de todo, es que ahora lo hace con miedo de decir cualquier cosa por miedo a represalias. Esto, por lo que conozco del medio, es una anécdota más entre muchas otras similares.  Lamentablemente, esto habla más profundamente sobre cuál es una de las verdaderas raíces de la corrupción: nosotros mismos, los ciudadanos de a pie, quienes, dada la oportunidad, aprovechamos para tomar ventaja desde nuestras (relativas) posiciones de poder.  Es cuestionable que, siendo uno de los superiores (con uno de los mayores sueldos) y la persona que lleva las métricas de la organización, entres a dicha dinámica para ganar un día de descanso: no puedes ser juez y parte.  Es un descaro, por supuesto, sumarse el trabajo equivalente a 11.5 horas (sin tener la forma de demostrarlo) cuando en realidad trabajas solamente ocho.  Sin embargo, es una verdadera sinvergüenzada (López dixit) cuando, además, aprovechas tu posición para afectar a alguien más, con el manto cómplice de tus superiores.  Así las cosas, estimables lectores. Podría terminar esta anécdota en una nota negativa, comparando a México con una selva o con el viejo oeste, pero sería falso: sé que personas como “Alejandra” son la excepción y no la regla. Pero eso sí, esta historia contiene una moraleja que vale la pena mencionar: no seamos como “Alejandra”. Si en algo amamos a nuestro país, seamos honestos, justos, íntegros y coherentes. Luego no nos sorprendamos si tenemos gobernantes tan corrompidos como un archivo de música descargado ilegalmente. Porque, para parafrasear una canción de The Beatles (ustedes, admiradores del cuarteto, seguramente saben cuál canción es), “al final, la corrupción que recibes es igual a la corrupción que das”. " ["post_title"]=> string(66) "Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)" ["post_excerpt"]=> string(113) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "somos-la-corrupcion-o-una-triste-cronica-de-la-vida-oficinista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85853" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17989 (24) { ["ID"]=> int(86153) ["post_author"]=> string(3) "145" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-29 10:30:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-29 15:30:50" ["post_content"]=> string(2626) "Hay dos versiones sobre las causas que originaron la marcha del día de ayer. La primera, que fue una contra respuesta a la marcha del 13 de noviembre en defensa de la democracia;  la segunda, para dar un informe sobre cómo llegamos a los cuatro años de gobierno de Morena. Cualquiera que haya sido la causa, ayer hubo un dispendio de recursos públicos para movilizar a la gente y que asistieran a la marcha del presidente. Hay tres puntos que hoy, quisiera destacar sobre el informe que dio en el zócalo:
  • Reducción de la incidencia delictiva.
  • Que su gobierno no permite el influyentismo, el nepotismo, el amiguismo, ni mucho menos la corrupción y la impunidad.
  • Que existe un gobierno cuya prioridad son los pobres.
La realidad que veo es otra. En el primer punto, durante este gobierno, más de 135 mil personas han sido asesinadas. Mayo de este año, fue el mes con más homicidios dolosos y octubre, fue el segundo mes. Datos del INEGI muestran una tendencia al alza desde 2018 a la fecha. 10 mujeres son asesinadas diariamente en nuestro país. Más de 37 mil personas se encuentran desaparecidas. En el segundo punto, basta recordar los contratos que recibió y sigue recibiendo la prima del Presidente por parte de varias dependencias del gobierno, así como los contratos del hijo de Bartlett con el IMSS. Incluso, los nexos que se hicieron públicos entre Baker Hughes (empresa contratista de Pemex) con la nuera de López Obrador. Por último, este gobierno ha generado casi 4 millones más de nuevos pobres (3.8 millones según datos del CONEVAL). Son los más castigados con la toma de decisión de este gobierno: no tienen acceso a servicios de salud dignos, no hay medicamentos, la inflación hace que cada día les alcance para menos. Ante lo ocurrido este domingo, donde se hizo público en diversos medios cómo pasaban lista, usaron vehículos oficiales como los metrobuses para trasladar a la gente a la marcha, presentaré ante el INE, una queja por desvío de recursos públicos federales y locales con fines electorales." ["post_title"]=> string(14) "Marcha de AMLO" ["post_excerpt"]=> string(75) "El dispendio de recursos para la marcha del domingo no pasó inadvertido. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(14) "marcha-de-amlo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-29 10:30:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-29 15:30:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86153" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18014 (24) { ["ID"]=> int(85853) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content"]=> string(7585) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? La siguiente historia es una prueba que me convence, de nuevo, de que gran parte del problema somos nosotros, los ciudadanos de a pie.  Esto que contaré le ocurrió a una amiga. Ella trabaja en una empresa en la que estuve hace tiempo (excelente ubicación, pero con un ambiente más tóxico que el amor entre nuestro Tlatoani Deluxe y Ricardo Monreal). Como en muchos trabajos, “Camila” (llamémosla así) debe cumplir con ciertos parámetros de productividad cada mes: aproximadamente, ocho horas al día, con entregables (textos de diversa índole, en su mayoría) que deben ser verificados, revisados y aprobados por sus coordinadores con una tenacidad digna de un agente fronterizo. Uno de esos coordinadores es “Alejandra” (obviamente, no es su nombre real).  Hace unos meses, un rayo de luz se asomó a través de las grietas de dicha organización dura como el granito. El gerente general le avisó a “Camila” y a los demás miembros de la empresa que podían hacerse acreedores a un día de descanso al mes si, además de cubrir con su productividad mensual, cumplían con un día extra más de trabajo. Si en un mes típicamente deben cumplir con 160 horas de productividad, lograr 168 (es decir, hacer más cosas en menos tiempo) te hacen el ganador de dicho premio.  Pero, en un vuelco para nada sorpresivo, dicha dinámica estaba abierta a todos los niveles jerárquicos. Lo cual no está mal per se: lo turbio comenzó cuando “Alejandra” comenzó a hacer de las suyas. Una de las funciones de “Alejandra”, según lo que recuerdo y lo que me contó “Camila”, es llevar el control de las métricas de productividad de todos los empleados. Es decir, al final de cada mes, ella es la responsable de decidir quién puede tomar ese día de descanso.  Todo fluyó bien por un mes. “Camila”, siendo la profesional que es, obtuvo ese añorado y muy merecido día de descanso, todo con el respaldo debido. Pero también lo ganó “Alejandra”, para sorpresa de nadie. Oigan, nadie tenía problema con ello: lo raro fue que lo ganó por “auto anotarse” 11.5 horas al día. “¡OMG, eso es mucho trabajo, llévenla directamente con Elon Musk y Jeff Bezos!”, podría pensar uno. Pero no había ningún archivo, entregable ni nada que respaldaran esas horas extras más que “la equivalencia que ella misma hizo” de sus actividades. Esto fue posible porque nadie la supervisa. Nadie la pone a escrutinio. Hay una razón para esto: “Alejandra” hace gran parte del trabajo del gerente general. Después de esto, ella se ganó el derecho a no tener que rendir cuentas de la misma forma que otros.  Llegó el segundo mes. Todo cambió. Sin previo aviso, “Alejandra” cambió las métricas de las tareas que hace “Camila”. El mes anterior, elaborar un texto equivalía a 2 horas de productividad. Ahora, el mismo texto equivalía a 1.5 horas. Al notar esto, “Camila” cuestionó las razones. ¡Oh, esto fue un error tan grande como cuando Rodión Románovich Raskólnikov decidió pedir dinero prestado! Lo que siguió fue una respuesta arbitraria por parte de “Alejandra” (“son órdenes directas”), lo cual podría ser entendible; sin embargo, y cada mes subsecuente, el tiempo que “Camila” tenía para hacer dichos textos se reducía a razón de 0.25 horas. Cabe destacar que esto sólo se aplicó a ella: ninguno de sus compañeros vio un cambio en sus métricas.  “Camila” decidió ir a tratar el tema con el gerente general. Esto fue un error tan grande como cuando el capitán Ahab decidió dedicarse a cazar ballenas. Lo que “Camila” obtuvo fue una respuesta sin sentido, del tipo Catch 22: el gerente no podía hacer nada porque la encargada de las métricas es “Alejandra”. Al ir con “Alejandra”, ella responde que las métricas son “una orden directa de la gerencia”.  A partir de aquí, con la reducción de sus tiempos, “Camila” no sólo dejó de ser más productiva, si no que, además, resultó que “debía tiempo” cada mes. Todo esto mientras “Alejandra” se tomaba, religiosamente, su día de descanso al mes, sin tener que demostrar nada. Por su “baja productividad”, “Camila” fue la única de su equipo de trabajo que tuvo que recibir, por órdenes del gerente general, cursos de capacitación. ¡Nomás faltó que le pusieran unas orejitas de burro y la enviaran a la esquina! Por levantar su voz contra un trato injusto (o “ser un quejoso” en el argot “empresarial”), “Camila” fue señalada y ridiculizada, lo cual derivó en que ya no hace su trabajo con la misma calidad ni entusiasmo, pero, lo peor de todo, es que ahora lo hace con miedo de decir cualquier cosa por miedo a represalias. Esto, por lo que conozco del medio, es una anécdota más entre muchas otras similares.  Lamentablemente, esto habla más profundamente sobre cuál es una de las verdaderas raíces de la corrupción: nosotros mismos, los ciudadanos de a pie, quienes, dada la oportunidad, aprovechamos para tomar ventaja desde nuestras (relativas) posiciones de poder.  Es cuestionable que, siendo uno de los superiores (con uno de los mayores sueldos) y la persona que lleva las métricas de la organización, entres a dicha dinámica para ganar un día de descanso: no puedes ser juez y parte.  Es un descaro, por supuesto, sumarse el trabajo equivalente a 11.5 horas (sin tener la forma de demostrarlo) cuando en realidad trabajas solamente ocho.  Sin embargo, es una verdadera sinvergüenzada (López dixit) cuando, además, aprovechas tu posición para afectar a alguien más, con el manto cómplice de tus superiores.  Así las cosas, estimables lectores. Podría terminar esta anécdota en una nota negativa, comparando a México con una selva o con el viejo oeste, pero sería falso: sé que personas como “Alejandra” son la excepción y no la regla. Pero eso sí, esta historia contiene una moraleja que vale la pena mencionar: no seamos como “Alejandra”. Si en algo amamos a nuestro país, seamos honestos, justos, íntegros y coherentes. Luego no nos sorprendamos si tenemos gobernantes tan corrompidos como un archivo de música descargado ilegalmente. Porque, para parafrasear una canción de The Beatles (ustedes, admiradores del cuarteto, seguramente saben cuál canción es), “al final, la corrupción que recibes es igual a la corrupción que das”. " ["post_title"]=> string(66) "Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)" ["post_excerpt"]=> string(113) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "somos-la-corrupcion-o-una-triste-cronica-de-la-vida-oficinista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85853" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "df7f1145e89a07f68244119653eb5fd9" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)

Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)

¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos?

noviembre 21, 2022
Marcha de AMLO

Marcha de AMLO

El dispendio de recursos para la marcha del domingo no pasó inadvertido.

noviembre 29, 2022




Más de categoría
La Verdad revelada: paradigma Tradicional

La Verdad revelada: paradigma Tradicional

El pensamiento tradicional concibe la realidad de manera disciplinada, normativa y doctrinal. Basta con cumplir la ley terrestre y...

diciembre 2, 2022

Los riesgos de la egocracia

Los populismos se caracterizan en gran parte por debilitar las democracias y las instituciones que las sustentan. 

diciembre 2, 2022

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022