Barriga llena…

El cierre del programa Escuela de tiempo completo podría comprometer el futuro de los estudiantes y familias que se beneficiaban de ello. 

3 de marzo, 2022

Mi abuela, la sabia, me decía que uno no podía ir a la escuela sin desayunar, que eso era tanto como no ir porque barriga llena corazón contento y solo así era posible aprender algo. Como siempre, con sorpresas, el Diario Oficial de la Federación se va convirtiendo en una especie de cajita de Pandora, apenas hace unos días se dieron a conocer las nuevas reglas de operación del Programa La Escuela es Nuestra y nos enteramos que así, en lo simple y llano, el programa de escuelas de tiempo completo dejaron de existir.

El programa Escuela de Tiempo Completo tenía más de doce años de vida, en este país nuestro, dadaísta hasta las cachas donde nos gusta destruir para volver a partir de cero, la sobrevivencia del programa por varios sexenios podría interpretarse en el sentido de que algo hacía bien y es que la escuela tradicional cubre cuatro y media horas diarias, bueno, en realidad cuatro porque media es la del recreo como todos los mexicanos que estudiamos en primaria pública recordamos con cariño. La escuela de tiempo completo cubre seis y ocho horas, en la menor carga horaria incluye desayuno que provee el DIF y en la mayor desayuno y comida, esa sí dentro del programa; pero no solo eso, las horas extras incluían, lamentable hablar en pasado, educación física, artes y realización de las tareas.

Se dice que el dinero, entre doce y catorce mil millones de pesos, se destinará a obras de infraestructura urgentes. Uno se pregunta si no hay presupuesto para reparaciones de escuelas; más allá de eso, un pequeño cálculo de costo beneficio. Las escuelas que han cerrado privan del servicio a más de tres millones de alumnos en más de veintitrés mil establecimientos en toda la República, esos niños van a regresar al sistema de las cuatro horas y media y el resto del tiempo lo pasarán en la calle; me refiero a familias que no pueden proveer los alimentos de los pequeños, el fantasma de la desnutrición vuelve a asomarse en esos hogares. Pero demos un paso adelante, un niño en un barrio deprimido de una ciudad media de Sonora o de Sinaloa, de la Ciudad de México, con algo de hambre y tiempo libre es el candidato ideal para el reclutamiento del crimen organizado, vender la primogenitura por plato de lentejas es una broma, esto es serio. Cómo podrán aprender con el estómago vacío esos niños que habían sido beneficiados por un programa que de acuerdo con la UNICEF, daba resultados favorecedores como para pensar que todo el sistema educativo básico del país tuviera esos beneficios para el 2050 y esto nos lleva a una cruel, muy cruel realidad, esos niños no van a tener la capacidad física de aprender, experimentarán sentimientos y resentimientos derivados del abandono y quedarán a distancias astronómicas de los otros cuyos padres pudieron pagar su alimentación o incluso su educación privada, en un país donde salir de la pobreza toma dos generaciones. La verdadera acción social, la auténtica política pública de bienestar consiste en acortar esas brechas y garantizar, en la medida de lo posible la mayor cantidad posible de piso parejo para la vida.

Pero hay otras cosas que no pasaron por el tamiz de quien tomó la decisión. El retorno a la escuela ha sido un elemento de salud mental, los niños necesitan contención y afecto, contacto humano para reavivar su esperanza y recuperar lo perdido. La tristeza de la infancia no es tema menor porque determina de muchas formas la percepción de la realidad y conduce a formas de escape como la adicción o el suicidio, el fenómeno tiene muchas aristas; incluso, la enorme ventaja del sistema que se suprime era la educación en artes y cultura así como la educación física, son esos dos elementos los que nos permiten a todos los seres humanos y más a los niños, mantener nuestros equilibrios, nos hacen sentirnos mejor en nuestra piel y nos ayudan a mantener la claridad de nuestros pensamientos y sentimientos; estos estudiantes pertenecen a las áreas marginales de la sociedad, no van a encontrar sustituto para esas dos o cuatro horas que construían refugio y aliento; al contrario, la violencia y la calle serán el sustituto posible. No lo sé si lo pensaron, sobre todo porque sí que hay escuelas sin agua y sin baños decentes pero supondríamos que hay presupuesto para arreglarlas, pero los padres o cuidadores primarios de estos niños tienen que trabajar mucho más que otros para lograr un jornal lejano del mínimo y de esta manera será la calle la escuela y la delincuencia quien se ocupe de ellos.

En materia de infancia no se puede dejar de ser así de incisivo, sí, tal vez dramático; porque el hecho es que cuando William Golding escribió El Señor de las Moscas, esta distopia de una tribu de niños asilvestrados abandonados en una isla desierta, tenía razón: los seres humanos no somos civilizados por naturaleza. La educación y la cultura son las maneras que inventamos en un proceso de miles de años, para atar las manos a nuestros instintos de superioridad y sobrevivencia, esa es la esencia de la educación. Si hay vuelta atrás en la decisión esperemos que se realice, de lo contrario, tendremos que lamentarlo y no precisamente dentro de veinte años.

 

@cesarbc70

Comentarios


object(WP_Query)#17960 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(76132) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(76132) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18057 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17947 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17945 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (76132) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78357) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:01:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:01:29" ["post_content"]=> string(7553) "Oigan, sé que nos hemos divertido mucho últimamente (por ejemplo, con las recomendaciones para el Día Internacional del Libro). Sin embargo, hoy quisiera compartirles algunas reflexiones sobre uno de los temas centrales en la vida pública del país: la violencia contra las mujeres y los feminicidos. Comenzaré con una anécdota sobre algo que ocurrió el fin de semana pasado.  Mi hermana y yo llevamos a nuestra madre a la aplicación del refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 el fin de semana pasado. Yo me bajé para acompañar a mi mamá y ayudarla a caminar mientras mi hermana se quedó esperándonos en el automóvil, estacionada cerca de la entrada de la sede de vacunación. Un rato después, mi hermana tuvo que mover el coche en reversa. Al hacer este movimiento, su auto pegó, muy levemente, con otro que estaba detrás. Acto seguido, observé y escuché que un hombre se bajó de su auto para insultar a mi hermana, utilizando palabras altisonantes y misóginas, las cuales no replicaré aquí por respeto a ustedes. Corrí hacia el automóvil de mi hermana. Cuando llegué, me acerqué al hombre y le pregunté cuál era el problema más allá del golpe a su coche. Me insultó y me dijo que me fuera. Le pregunté “Tranquilo, ya viene el seguro a pagarte. ¿Por qué la agredes? Es una mujer y merece respeto”. La respuesta del hombre me dejó pasmado: “¿Y qué?”.  El daño al automóvil de este hombre no fue nada serio, todo sea dicho (si acaso existió daño alguno), y que no pudiese arreglarse con una engorrosa pero segura visita del seguro del automóvil de mi hermana. En cambio, el hombre nos gritó, en especial estaba ensañado con mi hermana, gritándole insulto misógino tras insulto misógino. Al final, el hombre golpeó la ventana del auto y amenazó a mi hermana, para después huir despavorido cuando vio que un policía estaba cerca. Al parecer, sólo era un sujeto que buscaba descargar su odio misógino con una mujer que aparentemente estaba sola.  La frase que me respondió el hombre se me quedó grabada: “¿Y qué?”. Me quedé pensando en que esa actitud es la misma que muchos agresores y feminicidas tienen: “Es una mujer. ¿Y qué? ¿Y qué que sea una mujer?”. Justo en esa frase aparentemente inocua, se encuentra la semilla de la misoginia y el desprecio por la vida de las mujeres.  Desgraciadamente, la semana pasada se confirmó que el cuerpo de Debanhi Escobar, quien apenas tenía 18 años, fue hallado sin vida en una cisterna de un motel de Nuevo León.  La violencia contra las mujeres es una plaga que permea desde asuntos triviales,  como el que les relaté, hasta la ola de desapariciones de mujeres en Nuevo León. Parece ser que, cuanto más se habla de la violencia que sufren las mujeres, más se exacerban los actos que atentan contra ellas. Por ello, mi corazón no es ajeno a la desgracia de Debanhi Escobar y el dolor y la impotencia que deben estar experimentando sus padres. Actualmente, el estado que gobierna Samuel García es azotado por una serie de feminicidios, situación digna de una serie de terror. No sé en qué momento perdimos todo el respeto por la vida humana, particularmente por la vida de las mujeres. Parece ser que ya olvidamos que todos los seres humanos, sin distinción alguna, entramos a este mundo por medio de una mujer, con todas las implicaciones biológicas y simbólicas de este hecho.  En este punto vale la pena reflexionar lo siguiente: ¿qué podríamos esperar que ocurra dentro de la sociedad si las conferencias presidenciales se utilizan como una jeringa llena de verborrea tóxica que nos inocula a diario? ¿Qué podríamos esperar si desde el púlpito presidencial se puede despreciar a las mujeres (hecho que además se aplaude), como ocurrió con Liz Vilchis, con eso de “no sabe leer, pero es honesta”?  Por ello, no es de extrañar que la reacción oficial del presidente Lopez al asesinato de Debanhi Escobar, desde su conferencia matutina (¿dónde más?), fue, por decir lo menos, tibia. Esta respuesta contrasta con los embates furibundos y constantes al INE, a periodistas y a miembros de la oposición. ¿Algún día veremos, por parte del presidente, una reacción tan apasionada ante los hechos que aquejan de facto a la sociedad mexicana? ¿O esa pasión únicamente está reservada para los asuntos prioritarios en la agenda del presidente? Claro, agarrar de punching bag a Loret de Mola reditúa mucho y es fácil. Ver al monstruo de la violencia contra las mujeres directo a los ojos, en cambio, es un asunto mucho más complicado y que requiere muchas más agallas. En este asunto, la mismísima alma de México está en juego.  Comprendo que a Debanhi Escobar no la mató ni el gobierno federal ni el gobierno local. También estoy consciente que los gobiernos no son los únicos actores públicos en el país. Pero también es cierto que el tipo de gobernantes que elegimos dice mucho sobre el tipo de sociedad que somos.  Sé que un breve texto como este poco cambiará las cosas. Pero si usted, por azares del destino, llegó a esta publicación, le dejo una pregunta que ojalá tenga el arrojo de hacerse. Es un asunto que no podemos dejar de encarar, porque mañana podría ser una hermana, una madre, una hija, una sobrina, una prima o una amiga.  ¿Qué haremos, como sociedad, para frenar la violencia contra las mujeres? Hagámoslo por Debanhi Escobar y por todas las mujeres que sufren la violencia y que son asesinadas. Hagámoslo por nuestra familia y por nosotros. Comencemos por nuestros círculos cercanos y sigamos con la reflexión de a quién elegimos para gobernarnos. No estoy seguro que deseemos un gobierno que sólo guarde su compasión para los delincuentes y para sus seguidores. No estoy seguro que deseemos una sociedad polarizada y en la que la violencia contra las mujeres crece y se normaliza. No estoy seguro que queramos ser una sociedad indiferente ante la violencia que sufren las mujeres.   Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento.   " ["post_title"]=> string(66) "La violencia contra las mujeres: la batalla por el alma de México" ["post_excerpt"]=> string(165) "Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "la-violencia-contra-las-mujeres-la-batalla-por-el-alma-de-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:02:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:02:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78357" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17891 (24) { ["ID"]=> int(78998) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-17 09:58:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 14:58:45" ["post_content"]=> string(5287) "“Un fascista y un supremacista blanco”. Así se describe a sí mismo Payton Gendrom de 18 años, acusado de matar a 10 personas en su mayoría afrodescendientes,  en un supermercado de Buffalo Nueva York. Según el documento de 180 páginas que él mismo redactó para explicar en sus palabras “La teoría del reemplazo” y otras razones por las que los de su grupo, los supremacistas blancos deben proteger a los de su especie de todos aquellos que amenazan con quitarles su trabajo y privilegios que ellos, en su concepción, deberían de tener por jerarquía racial como miembros del grupo étnico al que pertenecen. En 2019 Brenton Tarrant, un extremista australiano que transmitió en redes sociales su ataque a una de las mezquitas de Nueva Zelanda, publicó en Facebook un manifiesto de 74 páginas bajo ese nombre “El gran reemplazo”. Con esto trató de justificar un crimen que dejó más de 50 muertos entre Musulmanes y Judíos. El principio central de esta teoría de la conspiración es que los pueblos europeos se están extinguiendo y están siendo reemplazados por inmigrantes con una cultura diferente, inferior y peligrosa, explica Dominic Casciani, Corresponsal de Asuntos Internos de la BBC. Pero existen argumentos que se remontan a 1900, cuando el padre del nacionalismo francés, Maurice Barrés, habló de una nueva población que tomaría el poder y arruinaría nuestra patria. La verdad es que este tema no tiene origen ni fin. Desde que existimos en la faz de la Tierra, el odio nos ha movido en todas las direcciones y ha sido el principal artífice de todas las facetas de la historia, disfrazado de nacionalismo, de miedo, de defensa de los valores, de amor a una religión el odio nos ha hecho y deshecho. Lo que nos sobran son justificaciones y pretextos para sentirnos con la capacidad moral de decidir quién merece y quién no. El odio entre los seres humanos se dispara de manera lineal, ascendente y descendente, racional o inconsciente, heredado y adquirido. Según autores y filósofos de todos los tiempos, como Aristóteles, Luis Vives, Tomás de Aquino, Séneca, Spinoza o Descartes, el odio es una emoción humana que consiste en desear causar mal a una persona o un género de personas o animales; tiene tendencia a ser permanente, circunstancial temporal. Podría tener como causa la ira, la envidia, el resentimiento o el asco, y yo agregaría que el miedo injustificado. En un interesante análisis, Thiebaut en su ensayo titulado “Un odio que siempre nos acompañará”. Su ensayo sostiene que los odios definen a los individuos y a los grupos en que se incluyen, al reflejar las marcas de pertenencia social, de establecimiento jerárquico de los mejores y de los peores por medio de los gustos y los hábitos. En segundo lugar, Thiebaut hace suya la distinción de la escolástica cuando propone diferenciar el odium abominationis, que es, primariamente, el firme desprecio de alguna cualidad negativa y solo derivativamente de la persona que pudiera poseerla, del odium inimicitiae, que se dirige por el contrario a las personas. Odiar a personas concretas, desearles un mal sería algo malo, mientras que odiar conceptos abstractos podría ser aceptable. Thiebaut sostiene también que los odios políticos pueden nacer de un desprecio (a las mujeres, a los homosexuales, a las personas que profesan otras ideologías religiosas), pero se consolidan porque lo odiado se entiende como amenaza, como un peligro que a su vez nos odia. El odio es una emoción que puede ser manipulada, especialmente por demagogos, y ha tenido históricamente gran poder movilizador, precisamente por las vinculaciones con el binomio identidad /alteridad. Los odios públicos buscan causar mal a un colectivo concreto y suelen ser caldo de cultivo para diversas manifestaciones, como los delitos de odio y los genocidios. Aunque en los casos extremos de lenguaje del odio, el Derecho puede intervenir, la educación en derechos humanos es la clave para que las identidades y las alteridades tengan una relación armoniosa y lejos de acertar intensificando castigos y penas a los delitos por odio bien haríamos en darnos a la tarea de conocer los orígenes y razones por las que los seres humanos nos odiamos. Tal vez conociendo las causas podríamos tratar de resolver y amortiguar las manifestaciones que encubiertas de autodefensa y custodia de valores nos llevan a cometer crímenes en contra de nuestros semejantes, que por diferencia de opinión, color o preferencias vemos como oponentes, enemigos y depredadores." ["post_title"]=> string(42) "DIME A QUIÉN ODIAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES" ["post_excerpt"]=> string(177) "Por escalofriante que parezca, el objeto de nuestro odio es en muchos casos lo que nos identifica como parte de un algo, como miembros de un grupo, como empáticos de una causa." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "dime-a-quien-odias-y-te-dire-quien-eres" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-17 09:58:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-17 14:58:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78998" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78357) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:01:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:01:29" ["post_content"]=> string(7553) "Oigan, sé que nos hemos divertido mucho últimamente (por ejemplo, con las recomendaciones para el Día Internacional del Libro). Sin embargo, hoy quisiera compartirles algunas reflexiones sobre uno de los temas centrales en la vida pública del país: la violencia contra las mujeres y los feminicidos. Comenzaré con una anécdota sobre algo que ocurrió el fin de semana pasado.  Mi hermana y yo llevamos a nuestra madre a la aplicación del refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 el fin de semana pasado. Yo me bajé para acompañar a mi mamá y ayudarla a caminar mientras mi hermana se quedó esperándonos en el automóvil, estacionada cerca de la entrada de la sede de vacunación. Un rato después, mi hermana tuvo que mover el coche en reversa. Al hacer este movimiento, su auto pegó, muy levemente, con otro que estaba detrás. Acto seguido, observé y escuché que un hombre se bajó de su auto para insultar a mi hermana, utilizando palabras altisonantes y misóginas, las cuales no replicaré aquí por respeto a ustedes. Corrí hacia el automóvil de mi hermana. Cuando llegué, me acerqué al hombre y le pregunté cuál era el problema más allá del golpe a su coche. Me insultó y me dijo que me fuera. Le pregunté “Tranquilo, ya viene el seguro a pagarte. ¿Por qué la agredes? Es una mujer y merece respeto”. La respuesta del hombre me dejó pasmado: “¿Y qué?”.  El daño al automóvil de este hombre no fue nada serio, todo sea dicho (si acaso existió daño alguno), y que no pudiese arreglarse con una engorrosa pero segura visita del seguro del automóvil de mi hermana. En cambio, el hombre nos gritó, en especial estaba ensañado con mi hermana, gritándole insulto misógino tras insulto misógino. Al final, el hombre golpeó la ventana del auto y amenazó a mi hermana, para después huir despavorido cuando vio que un policía estaba cerca. Al parecer, sólo era un sujeto que buscaba descargar su odio misógino con una mujer que aparentemente estaba sola.  La frase que me respondió el hombre se me quedó grabada: “¿Y qué?”. Me quedé pensando en que esa actitud es la misma que muchos agresores y feminicidas tienen: “Es una mujer. ¿Y qué? ¿Y qué que sea una mujer?”. Justo en esa frase aparentemente inocua, se encuentra la semilla de la misoginia y el desprecio por la vida de las mujeres.  Desgraciadamente, la semana pasada se confirmó que el cuerpo de Debanhi Escobar, quien apenas tenía 18 años, fue hallado sin vida en una cisterna de un motel de Nuevo León.  La violencia contra las mujeres es una plaga que permea desde asuntos triviales,  como el que les relaté, hasta la ola de desapariciones de mujeres en Nuevo León. Parece ser que, cuanto más se habla de la violencia que sufren las mujeres, más se exacerban los actos que atentan contra ellas. Por ello, mi corazón no es ajeno a la desgracia de Debanhi Escobar y el dolor y la impotencia que deben estar experimentando sus padres. Actualmente, el estado que gobierna Samuel García es azotado por una serie de feminicidios, situación digna de una serie de terror. No sé en qué momento perdimos todo el respeto por la vida humana, particularmente por la vida de las mujeres. Parece ser que ya olvidamos que todos los seres humanos, sin distinción alguna, entramos a este mundo por medio de una mujer, con todas las implicaciones biológicas y simbólicas de este hecho.  En este punto vale la pena reflexionar lo siguiente: ¿qué podríamos esperar que ocurra dentro de la sociedad si las conferencias presidenciales se utilizan como una jeringa llena de verborrea tóxica que nos inocula a diario? ¿Qué podríamos esperar si desde el púlpito presidencial se puede despreciar a las mujeres (hecho que además se aplaude), como ocurrió con Liz Vilchis, con eso de “no sabe leer, pero es honesta”?  Por ello, no es de extrañar que la reacción oficial del presidente Lopez al asesinato de Debanhi Escobar, desde su conferencia matutina (¿dónde más?), fue, por decir lo menos, tibia. Esta respuesta contrasta con los embates furibundos y constantes al INE, a periodistas y a miembros de la oposición. ¿Algún día veremos, por parte del presidente, una reacción tan apasionada ante los hechos que aquejan de facto a la sociedad mexicana? ¿O esa pasión únicamente está reservada para los asuntos prioritarios en la agenda del presidente? Claro, agarrar de punching bag a Loret de Mola reditúa mucho y es fácil. Ver al monstruo de la violencia contra las mujeres directo a los ojos, en cambio, es un asunto mucho más complicado y que requiere muchas más agallas. En este asunto, la mismísima alma de México está en juego.  Comprendo que a Debanhi Escobar no la mató ni el gobierno federal ni el gobierno local. También estoy consciente que los gobiernos no son los únicos actores públicos en el país. Pero también es cierto que el tipo de gobernantes que elegimos dice mucho sobre el tipo de sociedad que somos.  Sé que un breve texto como este poco cambiará las cosas. Pero si usted, por azares del destino, llegó a esta publicación, le dejo una pregunta que ojalá tenga el arrojo de hacerse. Es un asunto que no podemos dejar de encarar, porque mañana podría ser una hermana, una madre, una hija, una sobrina, una prima o una amiga.  ¿Qué haremos, como sociedad, para frenar la violencia contra las mujeres? Hagámoslo por Debanhi Escobar y por todas las mujeres que sufren la violencia y que son asesinadas. Hagámoslo por nuestra familia y por nosotros. Comencemos por nuestros círculos cercanos y sigamos con la reflexión de a quién elegimos para gobernarnos. No estoy seguro que deseemos un gobierno que sólo guarde su compasión para los delincuentes y para sus seguidores. No estoy seguro que deseemos una sociedad polarizada y en la que la violencia contra las mujeres crece y se normaliza. No estoy seguro que queramos ser una sociedad indiferente ante la violencia que sufren las mujeres.   Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento.   " ["post_title"]=> string(66) "La violencia contra las mujeres: la batalla por el alma de México" ["post_excerpt"]=> string(165) "Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "la-violencia-contra-las-mujeres-la-batalla-por-el-alma-de-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:02:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:02:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78357" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(40) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6563008b2c7811a40e43044c97e3e7b7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La violencia contra las mujeres: la batalla por el alma de México

Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por...

abril 29, 2022

DIME A QUIÉN ODIAS Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

Por escalofriante que parezca, el objeto de nuestro odio es en muchos casos lo que nos identifica como parte de un algo,...

mayo 17, 2022




Más de categoría
imposibilidad de la libertad absoluta

La imposibilidad de la libertad absoluta

En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres.

mayo 27, 2022
¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

En México siempre hemos seguido la política de darle prioridad a lo urgente y desatender lo importante.

mayo 27, 2022

Nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 SEP: lo que sabemos, lo que podemos hacer y lo que debemos esperar…

Como colegios, nuestro trabajo debe enfocarse en tomar lo mejor de lo que los planes oficiales puedan ofrecer, aplicarlo...

mayo 26, 2022
CORRUPCIÓN EN LA 4T

De Frente Y Claro | LA ENORME CORRUPCIÓN EN LA 4T

La reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental destaca que los actos de corrupción ocasionaron pérdidas por 9...

mayo 26, 2022