¡A Correr, para Ganar la Avena de Cada Día…!! 

Después de 201 días de cuarentena por el maldito virus, el Hipódromo de las Américas vuelve a ofrecer carreras —sin público asistente y dicen, con estrictas medidas sanitarias— y así seguir disfrutando del terreno federal de 52...

2 de octubre, 2020

Después de 201 días de cuarentena por el maldito virus, el Hipódromo de las Américas vuelve a ofrecer carreras —sin público asistente y dicen, con estrictas medidas sanitarias— y así seguir disfrutando del terreno federal de 52 hectáreas que usufructúan (claro, sin pagar renta y otros privilegios que gozan). 

Debido a la pandemia, CODERE, la trasnacional española, que tiene el 85% de participación accionaria de la permisionaria Administradora Mexicana de Hipódromo, a la fecha reporta una pérdida de 183 millones de euros en lo que va del año. En México, su joya de la corona, seguramente han perdido algo, aunque han seguido disfrutando de los ingresos en apuestas deportivas y en varios de sus casinos —Raks es su nombre comercial— ofrecen carreras extranjeras y los aficionados pueden jugar maquinitas, que son un excelente ingreso para la empresa. Me han informado que en el Hipódromo tenían a su personal con el 35% de su sueldo y el mantenimiento de las instalaciones en la zona de caballerizas era prácticamente nulo.

Así pues, el viernes y sábado ofrecen 12 carreras cada día y el domingo participan los “gorditos” (los Cuarto de Milla con 10 carreras). Después de revisar los programas, veo que dicen muy poco; hay muchas carreras de dosañeros debutantes, las cuales son difíciles de acertar por la falta de información. Siempre he criticado que se ofrezcan tantas carreras —no es lo que dictan los cánones del negocio—, pero cuando menos, los dueños pueden compensar un poco sus pérdidas acumuladas con tanto tiempo de cuarentena.

Haciendo un análisis crítico y tomando solo en cuenta la función del viernes, la empresa repartirá, en números redondos, 750 mil pesos en premios, más las absurdas contribuciones que hacen los propietarios —la aportación mensual— que suman 83 mil pesos. De los otros días, se los dejo de tarea, como frecuentemente recomienda el presidente López Obrador a los periodistas que asisten a sus conferencias mañaneras.

Sí no hay retirados y van las carreras conforme al programa, 44 de los dueños de los caballos perderán 1250 pesos por ver a su caballo pasar la meta en sexto lugar o más atrás. La falta de imaginación para defender al gremio de los representantes de los dueños de los caballos, que negocian con la permisionaria, no me sorprende. Bien podrían tener una forma distinta de distribución de los premios mientras dejan de pagar la absurda “aportación”. Siempre se han dejado manipular por la empresa y su desconocimiento es también sabido. ¡Y conste, es una crítica sana…! 

¡Que los propietarios aporten para los premios es una aberración…! 

Mi pronóstico de los resultados para que la empresa tenga un buen desempeño es reservado. En mi opinión, la permisionaria no ha hecho el esfuerzo correcto para subir las carreras a las plataformas que se dedican a eso; en el portal de Caliente no veo que se pueda jugar por ese sitio. Si no hay “suficiente apuesta”, los pagos serán poco atractivos, sobre todo en las apuestas exóticas. Y a falta de incentivos, el aficionado se retira o juega otro hipódromo. Así de sencillo. 

Por cierto, el sábado se corre el Preakness Stakes, en Pilmico. ¿Qué prefiere, jugar el histórico hipódromo de Baltimore o el Clásico Rubí…? ¡Suerte!

En fin, veremos, dijo el ciego.

Comentarios


object(WP_Query)#17925 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30083) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30083) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17927 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17917 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17915 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30083) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17924 (24) { ["ID"]=> int(81909) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-09 10:21:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 15:21:18" ["post_content"]=> string(7539) "¿Por qué hay tanta discordia en el mundo que nos tocó vivir? Me parece que el origen lo encontramos en la convicción de que somos superiores moralmente unos de otros. ¿Cómo llegamos hasta ahí? A lo largo de nuestra vida conformamos lo que llamamos “personalidad”, constituida por un conjunto de ideas, creencias y valores. Estas ideas se originan en la visión que tenemos de nuestro mundo (cosmovisión), en la que intervienen la genética, la geografía y los efectos que el medio ambiente ocasiona en nuestro comportamiento, llamada epigenética. Para los occidentales, el cristianismo, influido por la cultura griega y latina y un sinfín de discusiones teológicas, integran nuestra visión del mundo, de lo bueno y lo malo, lo permitido y lo prohibido (cosmovisión). Pero no se trata de una visión única, uniforme. Al menos existen dos ramas principales de la filosofía cristiana, y están encontradas. Una de ellas pone en el centro al individuo y la autonomía personal que es casi ilimitada; la excepción a esta regla es evitar dañar a terceros. La otra corriente o visión del cristianismo da mayor peso a las jerarquías familiares y sociales (es patriarcal), así como a la libertad del capital. Como obra del hombre, la empresa es igual de libre (antropomorfismo). Ambos linajes del cristianismo comparten un tronco común, aunque tienen serias divergencias. Hasta recientemente había un acuerdo tácito de respeto y comprensión mutua de estas corrientes principales de pensamiento. Los agravios se acentuaron en las últimas décadas. El consenso fue roto a consecuencia de las enormes desigualdades que ocasionaron la revolución científica y tecnológica y la liberación de las restricciones a las grandes empresas manufactureras, tecnológicas y financieras (desregulación del capital). El efecto de la liberación del capital es que las personas perdimos el control de las decisiones económicas y políticas que más impactan en nuestra vida, y sobrevino un abismo entre quienes tienen mucho y los que carecen de lo elemental. Dejamos de dialogar y de entendernos. Los estudios recientes de metadatos a millones de usuarios de las redes sociales, en Estados Unidos, prueban que los estratos sociales de los de arriba, como los de abajo, se excluyen mutuamente: uno y otro grupo no se relacionan entre ellos. Cada parte ha creado sus propios bandos que no se hablan y, por tanto, no se comprenden. Las redes sociales han favorecido esta segregación social. Los menos favorecidos se sienten excluidos y agraviados. Los mejor posicionados en la escala social creen tener derecho a sus privilegios. A partir de ahí cada cofradía ha creado su propio relato y visión de su mundo. Ambas se creen poseedoras de la verdad absoluta. En Brain and Culture el neurólogo Bruce Wexler explica así el fenómeno: cuando nuestro cerebro conforma el relato del mundo particular que habitamos cada una de las personas, dejamos de atender al mundo exterior: nos enclaustramos. De modo que sólo damos cabida a lo que confirma nuestras creencias. Nuestro cerebro tiende a desechar la nueva información externa y crea y recrea su propia narrativa: rechaza aquello que no concuerda con nuestras creencias y solamente aceptamos lo que confirma nuestras ideas, nuestra forma de pensar. Así llegamos a que cada cabeza es un mundo. Un mundo habitado por las cabezas que piensan y sienten igual, y excluye a las que divergen del mismo sentir. Nos causa malestar aquello que no concuerda con nuestro modelo de realidad. De acuerdo con los estudios de Wexler, nos provoca estrés, tristeza e impotencia. Al sentir amenazadas nuestras creencias, ocurre un fenómeno parecido al que enfrentamos ante un peligro extremo: nos ponemos en estado de tensión y alerta máxima, tal como si estuviera en juego la supervivencia. Will Storr en la Ciencia de contar historias describe así el estado de ánimo que se suscita cuando cuestionan nuestras creencias: “… Una opción puede ser intentar convencer a nuestro oponente de que está equivocado y de que nosotros estamos en lo cierto. Cuando esta estrategia fracasa, como suele ser el caso, se convierte en una auténtica tortura. Le damos vueltas y más vueltas al conflicto, mientras nuestra mente, en estado de pánico, amplía la lista de agravios y las razones por la que los demás son idiotas, deshonestos o moralmente corruptos…”. Defendemos estas creencias porque han dado forma a nuestra identidad y personalidad. Son fundamentales para sentir que el mundo no es caótico, que tiene sentido y está bajo nuestro control. La defensa de estos modelos es lo que nos tiene enfrentados. Por ello suponemos que quien disiente, quien piensa diferente es una persona que enloqueció. Michael Foucault demostró que el disidente, el diferente, es considerado loco, anormal, malo, y merece ser castigado con rigor y excluido para evitar que contamine a las buenas conciencias. Es así como llegamos a concluir, en uno y otro bando de las dos visiones cristianas del mundo, que somos moralmente superiores. De esta manera, los dos extremos, avalados por su concepción de superioridad, exculpan su egoísmo, su crueldad y justifican las acciones más atroces. Y quienes lideran a estos bandos suelen ser personas con una autoestima fuera de lo común y un idealismo que los supone superiores. Los liderazgos de estos movimientos suelen ser memoriosos. Son aficionados a la memoria histórica. Ahora bien, ¿cómo construimos la memoria? La neurocientífica Giuliana Mazzoni dice que la memoria es un conjunto de recuerdos que selecciona nuestro cerebro o inclusive inventa para fortalecer nuestro yo y construir nuestra identidad. Es lo que guía y justifica nuestra conducta en la vida. El yo es el protagonista, el héroe que exculpa su actos y condena aquello con lo que está en desacuerdo. Es decir, la memoria es la fuente de autojustificación: al seleccionar los recuerdos nos exculpa, pero sobre todo olvida nuestros errores y fracasos, según los psicólogos Carol Tavris y Elliot Aronson. Ese mismo proceso ocurre con la memoria histórica de los países a la que recurren los liderazgos convencidos de su superioridad moral. Entre el panteón de los hombres ilustres se elige a los villanos y a los héroes. El objetivo es crear una visión común entre sus huestes de lo que debe hacerse, de quiénes son los buenos y quiénes los malos, del bien y del mal, de lo aceptable y de lo condenable. Son personajes que saben del enorme poder que tiene el relato para mover montañas, para redimir conciencias e intentar hacer el mundo a su imagen. El problema de esta concepción de las cosas es que, al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas, excluyentes. Nos asomamos al abismo. Si no queremos ese destino debemos dialogar y reformar las estructuras sociales que han segmentado y separado a las personas." ["post_title"]=> string(54) "El sentimiento de superioridad moral es origen del mal" ["post_excerpt"]=> string(168) "Al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas, excluyentes." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "el-sentimiento-de-superioridad-moral-es-origen-del-mal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-09 10:21:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 15:21:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81909" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18002 (24) { ["ID"]=> int(81326) ["post_author"]=> string(2) "55" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 14:25:43" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 19:25:43" ["post_content"]=> string(11940) "Como es sabido, el actual diputado Santiago Creel Miranda fue secretario de Gobernación en el sexenio de Vicente Fox. Su aspiración, legítima por cierto, fue ser precandidato de su partido (PAN) para la Presidencia de la República, apoyado fuertemente por doña Martha, la esposa del Vicentico. Felipe Calderón, ahora tan impugnado, hábilmente le ganó la partida y resultó electo para el período 2006-2012, en final de fotografía, por una cabeza, contra el actual presidente de todos los mexicanos. Entre sus logros, don Santiago, descubrió el sospechosismo, con lo cual consiguió que los mexicanos inquisitivos ―como lo es su servidor― cuestionaran la actuación de sus gobernantes. Don Santiago arguye que en el artículo que escribí la semana pasada, hago “afirmaciones sobre su persona que no concuerdan con la realidad, así como de hechos durante su gestión en la SEGOB que carecen por completo de certeza y autenticidad, por lo que resultan falsos”. Caray, si fuera así desde este momento le pido una disculpa pública, pero debo decir que tengo otros datos. ¡El sospechosismo me invade! Pudiera tener razón el señor Creel; los lectores de mi artículo anterior pudieran llegar a conclusiones equivocadas y tal vez, con esta larga nota logren aclarar su modo de pensar acerca del diputado que debiera estar consciente de que, al tomar protesta, tanto como secretario de Gobernación como Diputado Federal pronunció: "Y si así no lo hiciere, que la Nación me lo demande" y el gremio hípico es parte de esta gran Nación en que vivimos… Nunca he pensado ―ni he escrito― que don Santiago tenga negocios con la empresa permisionaria del Hipódromo de las Américas, cuando menos directamente. Pero infectado por el mentado sospechosismo, es probable que nos pueda aclarar por qué en 2004, me imagino estuvo de acuerdo con el presidente Fox y lo impulsó o convenció, para  expedir un “Reglamento de la Ley Federal de Juegos y Sorteos” en vez de redactar una nueva Ley, ya que la actual, vigente desde 1947, es la reina de la discrecionalidad, convirtiendo al Reglamento en un manjar para hacer negocios, entre empresarios y servidores públicos . Ahora, siendo Diputado Federal tal vez debería de impulsar una nueva Ley de Juegos para dar certidumbre a los participantes. ¡Buen falta hace! Ahora bien, vayamos al grano. La Industria hípica de carreras de caballos con apuesta se vigilan, en todo el mundo que conozco, por una “autoridad hípica”. Se denominan “Comisiones”. En nuestro país, por decreto del extinto presidente Luis Echeverría se creó la Comisión Nacional de Carreras, organismo que bajo la “Rectoría del Estado” era la encargada de vigilar y sancionar este espectáculo. Darle certidumbre. Durante los primeros años del sexenio de don Vicente, la “Comisión Nacional de Carreras” funcionó bajo la vigilancia de un individuo que conocía todos los aspectos de la actividad, el Dr. Carlos Guzmán Clark. Por allí del 2002, don Santiago, en una ceremonia llevada a cabo en el Palacio de Cobián dio posesión, como nuevo presidente de la “Comisión Nacional de Carreras” a su amigo Manuel Pacheco Hinojosa que, por solo el hecho de ser muy “su amigo” lo designó. Empezó a ejercer el cargo, sin realmente conocer el medio, el cual es muy especializado. Esto me consta porque fui invitado a la toma de posesión. “Ahora las patas de los caballos galoparán con certeza hacia la meta…” algo así decía el cursi discurso pronunciado por el señor secretario. Días después, dos amigos míos invitaron a Mr. Pacheco a comer para presentármelo con la idea de que, tal vez, podía asesorarlo en su función. Por supuesto, tenían otros planes. Y digo “tenían” otros planes por lo que relato a continuación. ¡Soy muy mal pensado! El Reglamento fue sujeto a una controversia constitucional promovida por la Cámara de Diputados, el cual, para entenderle, hay que ser doctor en derecho. Lo que sí logró es que un ente privado autorregulara la actividad de los caballos de carrera y en donde nuevamente el sospechosismo se hace presente. Y lo más importante ―y es el meollo del asunto― es que, con la creación del Reglamento en cuestión, se permitió el paso al establecimiento de las casas de juego: los casinos. Y así surgieron muchas empresas que manejan estos negocios, aprovechando la discrecionalidad, como he dicho, de la Ley y del mismo novel Reglamento.  Así pues, el flamante Reglamento en un transitorio, derogó el decreto que había creado la “Comisión Nacional de Carreras” y en su lugar creó un “Órgano Técnico de Consulta” denominado “Comisión Mexicana de Carreras” que, sin tener facultades para ejercer las funciones de la antigua Comisión Nacional ―dicho en un documento que conservo por la propia Dirección General de Juegos y Sorteos― sin embargo, hasta la fecha, todavía las ejerce, con un presupuesto anual millonario, al que habría que hacerle una auditoría para ver en dónde se gastan esos recursos. Existe el sospechosismo de que las pruebas antidoping no las hacen pues nunca se las presentan a los supuestos infractores, pero eso sí, les cobran multas excesivas… y todos ellos quedan en estado de indefensión y así, el negocio del señor Pacheco y sus socios goza de muchos recursos. Conociendo el problema y la angustia del señor Creel, que se siente vulnerado en su persona, un amigo, al que prefiero no identificarlo, pues tiene caballos de carrera y pudiera tener represalias. Aunque estoy pecando por repetitivo, aclara jurídicamente el asunto, lo cual le agradezco. Lo cito:  “Considerando que en relación con los efectos que atañen a los diversos sectores del juego con apuesta derivados del Reglamento de la ley adjetiva, promulgado durante su estancia como titular de la SEGOB, es de considerarse como único punto a aclarar sobre el mismo, y sobre el que versan mis artículos, el que atañe al gremio de caballistas del país, y la afectación que esta industria sufre derivada de su entrada en vigor. “Sin mayor preámbulo, baste decir que a partir de la promulgación y vigencia del citado reglamento, inexplicablemente, quedaron totalmente desregulada y en estado de indefensión  en escenarios permanentes , las carreras de caballos con apuestas , al derogarse vía transitorios con su promulgación ,el decreto por que fue creada la H. Comisión Nacional de Carreras de Caballos, organismo que durante 30 años funcionó regulando a nivel nacional y sin mayor queja, las carreras de caballos con apuestas en todo tipo de escenarios. “Este vacío legal fue substituido por una persona moral de carácter privado, cuya labor por decir lo menos, ha sido permanentemente cuestionada por diversas asociaciones de caballistas durante años, tanto por carecer de legitimización acorde a un marco legal como por imponer al margen de ello, todo tipo de sanciones laborales y pecuniarias a miembros de la comunidad, mediante procesos viciados y anárquicos que en repetidas ocasiones han sido recurridos por diversas vías legales, sin que hasta la fecha se haya puesto orden sobre este particular. Lo cierto es que en la comunidad hípica del Hipódromo es unánime la inconformidad con dicha situación, la que en su medida ha contribuido a la ruina de esta industria. “La asociación civil a que me refiero no es otra que la “Comisión Mexicana de Carreras”, propiedad del señor Manuel Pacheco Hinojosa, que recibe un fuerte presupuesto por parte de la permisionaria de 25 millones al año, más las fuertes multas que impone”. Por otro lado, Alfonso Lanzagorta a quién señalo en mi artículo anterior, y es experto en la materia, me comenta: “Los tomadores de decisiones deben ser evaluados por las consecuencias que estas tuvieron. Don Santiago tomó la decisión de nombrar a Manuel Pacheco. Lleva 18 años ahí. ¿Cómo va la industria después de eso? Sería bueno que don Santiago averiguara y nos respondiera. También sería bueno que revelara por qué firmó en su último día como secretario de Gobernación centenares de permisos para casinos, muchos de los cuales fueron beneficiarios directos varios dueños de medios de comunicación. Lo que anoto, se  puede leer en las ligas siguientes de La Jornada, Sin Embargo, Dinero en Imagen, Milenio, entre otros medios de comunicación. Mr. Google nos regaló esa información. Como he dicho en articulos anteriores, gracias a tanta insistencia, la actual Dirección de Juegos y Sorteos está comprometida para cambiar todo este desastre, para que volvamos a tener una autoridad hípica, como Dios manda.   Continuará… Gracias por sus comentarios.   *Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la postura editorial de este portal.  " ["post_title"]=> string(59) "Santiago Creel Miranda Solicita su Derecho de Réplica… " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "santiago-creel-miranda-solicita-su-derecho-de-replica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-26 10:05:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 15:05:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81326" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17924 (24) { ["ID"]=> int(81909) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-09 10:21:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 15:21:18" ["post_content"]=> string(7539) "¿Por qué hay tanta discordia en el mundo que nos tocó vivir? Me parece que el origen lo encontramos en la convicción de que somos superiores moralmente unos de otros. ¿Cómo llegamos hasta ahí? A lo largo de nuestra vida conformamos lo que llamamos “personalidad”, constituida por un conjunto de ideas, creencias y valores. Estas ideas se originan en la visión que tenemos de nuestro mundo (cosmovisión), en la que intervienen la genética, la geografía y los efectos que el medio ambiente ocasiona en nuestro comportamiento, llamada epigenética. Para los occidentales, el cristianismo, influido por la cultura griega y latina y un sinfín de discusiones teológicas, integran nuestra visión del mundo, de lo bueno y lo malo, lo permitido y lo prohibido (cosmovisión). Pero no se trata de una visión única, uniforme. Al menos existen dos ramas principales de la filosofía cristiana, y están encontradas. Una de ellas pone en el centro al individuo y la autonomía personal que es casi ilimitada; la excepción a esta regla es evitar dañar a terceros. La otra corriente o visión del cristianismo da mayor peso a las jerarquías familiares y sociales (es patriarcal), así como a la libertad del capital. Como obra del hombre, la empresa es igual de libre (antropomorfismo). Ambos linajes del cristianismo comparten un tronco común, aunque tienen serias divergencias. Hasta recientemente había un acuerdo tácito de respeto y comprensión mutua de estas corrientes principales de pensamiento. Los agravios se acentuaron en las últimas décadas. El consenso fue roto a consecuencia de las enormes desigualdades que ocasionaron la revolución científica y tecnológica y la liberación de las restricciones a las grandes empresas manufactureras, tecnológicas y financieras (desregulación del capital). El efecto de la liberación del capital es que las personas perdimos el control de las decisiones económicas y políticas que más impactan en nuestra vida, y sobrevino un abismo entre quienes tienen mucho y los que carecen de lo elemental. Dejamos de dialogar y de entendernos. Los estudios recientes de metadatos a millones de usuarios de las redes sociales, en Estados Unidos, prueban que los estratos sociales de los de arriba, como los de abajo, se excluyen mutuamente: uno y otro grupo no se relacionan entre ellos. Cada parte ha creado sus propios bandos que no se hablan y, por tanto, no se comprenden. Las redes sociales han favorecido esta segregación social. Los menos favorecidos se sienten excluidos y agraviados. Los mejor posicionados en la escala social creen tener derecho a sus privilegios. A partir de ahí cada cofradía ha creado su propio relato y visión de su mundo. Ambas se creen poseedoras de la verdad absoluta. En Brain and Culture el neurólogo Bruce Wexler explica así el fenómeno: cuando nuestro cerebro conforma el relato del mundo particular que habitamos cada una de las personas, dejamos de atender al mundo exterior: nos enclaustramos. De modo que sólo damos cabida a lo que confirma nuestras creencias. Nuestro cerebro tiende a desechar la nueva información externa y crea y recrea su propia narrativa: rechaza aquello que no concuerda con nuestras creencias y solamente aceptamos lo que confirma nuestras ideas, nuestra forma de pensar. Así llegamos a que cada cabeza es un mundo. Un mundo habitado por las cabezas que piensan y sienten igual, y excluye a las que divergen del mismo sentir. Nos causa malestar aquello que no concuerda con nuestro modelo de realidad. De acuerdo con los estudios de Wexler, nos provoca estrés, tristeza e impotencia. Al sentir amenazadas nuestras creencias, ocurre un fenómeno parecido al que enfrentamos ante un peligro extremo: nos ponemos en estado de tensión y alerta máxima, tal como si estuviera en juego la supervivencia. Will Storr en la Ciencia de contar historias describe así el estado de ánimo que se suscita cuando cuestionan nuestras creencias: “… Una opción puede ser intentar convencer a nuestro oponente de que está equivocado y de que nosotros estamos en lo cierto. Cuando esta estrategia fracasa, como suele ser el caso, se convierte en una auténtica tortura. Le damos vueltas y más vueltas al conflicto, mientras nuestra mente, en estado de pánico, amplía la lista de agravios y las razones por la que los demás son idiotas, deshonestos o moralmente corruptos…”. Defendemos estas creencias porque han dado forma a nuestra identidad y personalidad. Son fundamentales para sentir que el mundo no es caótico, que tiene sentido y está bajo nuestro control. La defensa de estos modelos es lo que nos tiene enfrentados. Por ello suponemos que quien disiente, quien piensa diferente es una persona que enloqueció. Michael Foucault demostró que el disidente, el diferente, es considerado loco, anormal, malo, y merece ser castigado con rigor y excluido para evitar que contamine a las buenas conciencias. Es así como llegamos a concluir, en uno y otro bando de las dos visiones cristianas del mundo, que somos moralmente superiores. De esta manera, los dos extremos, avalados por su concepción de superioridad, exculpan su egoísmo, su crueldad y justifican las acciones más atroces. Y quienes lideran a estos bandos suelen ser personas con una autoestima fuera de lo común y un idealismo que los supone superiores. Los liderazgos de estos movimientos suelen ser memoriosos. Son aficionados a la memoria histórica. Ahora bien, ¿cómo construimos la memoria? La neurocientífica Giuliana Mazzoni dice que la memoria es un conjunto de recuerdos que selecciona nuestro cerebro o inclusive inventa para fortalecer nuestro yo y construir nuestra identidad. Es lo que guía y justifica nuestra conducta en la vida. El yo es el protagonista, el héroe que exculpa su actos y condena aquello con lo que está en desacuerdo. Es decir, la memoria es la fuente de autojustificación: al seleccionar los recuerdos nos exculpa, pero sobre todo olvida nuestros errores y fracasos, según los psicólogos Carol Tavris y Elliot Aronson. Ese mismo proceso ocurre con la memoria histórica de los países a la que recurren los liderazgos convencidos de su superioridad moral. Entre el panteón de los hombres ilustres se elige a los villanos y a los héroes. El objetivo es crear una visión común entre sus huestes de lo que debe hacerse, de quiénes son los buenos y quiénes los malos, del bien y del mal, de lo aceptable y de lo condenable. Son personajes que saben del enorme poder que tiene el relato para mover montañas, para redimir conciencias e intentar hacer el mundo a su imagen. El problema de esta concepción de las cosas es que, al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas, excluyentes. Nos asomamos al abismo. Si no queremos ese destino debemos dialogar y reformar las estructuras sociales que han segmentado y separado a las personas." ["post_title"]=> string(54) "El sentimiento de superioridad moral es origen del mal" ["post_excerpt"]=> string(168) "Al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas, excluyentes." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "el-sentimiento-de-superioridad-moral-es-origen-del-mal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-09 10:21:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 15:21:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81909" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(58) ["max_num_pages"]=> float(29) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3a4b350511901a4d4ed8392981a7d2d8" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El sentimiento de superioridad moral es origen del mal

Al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas,...

agosto 9, 2022
carta creel 2022

Santiago Creel Miranda Solicita su Derecho de Réplica… 

Como es sabido, el actual diputado Santiago Creel Miranda fue secretario de Gobernación en el sexenio de Vicente Fox. Su aspiración, legítima...

julio 22, 2022




Más de categoría
Eutanasia: el principio de no tomar la vida del inocente

Eutanasia: el principio de no tomar la vida del inocente

La presencia de dolores, y otros síntomas, que se producen en pacientes con enfermedades crónicas y terminales, a veces...

agosto 18, 2022
balas

De Frente Y Claro | DE LOS ABRAZOS NO BALAZOS AL TERROR COTIDIANO

No ha existido una política consistente que lleve a fortalecer a las policías estatales, municipales, de ahí se derivan...

agosto 18, 2022

Alas para Emilio: impunidad y negligencia médica

Hablar de condición humana, ubicar nuestro ser en el planeta y en el universo, creer en nuestro ser común...

agosto 18, 2022

Puebla, décimo estado con mayor número de empleadoras: Economía

Al reunirse con la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias Capítulo Cholula, la secretaria de Economía, Olivia Salomón refirió que...

agosto 17, 2022