3 Puntos básicos del ahorro

Cuenta un anecdotario que “el camino hacia la riqueza depende de dos palabras fundamentalmente: trabajo y ahorro”. Esta frase se la atribuyen a Benjamín Franklin...

6 de julio, 2016

Cuenta un anecdotario que “el camino hacia la riqueza depende de dos palabras fundamentalmente: trabajo y ahorro”. Esta frase se la atribuyen a Benjamín Franklin. ¿Será cierta?

Como les contaba en la colaboración anterior, el ahorro es semilla de la inversión personal.  Bueno, es que por algún lado hay que empezar.

No sé si recuerdan historias de gente rica, o conocen ustedes gente que viva de manera muy cómoda económicamente hablando. En México hay muchas historias de familias españolas o judías que llegaron sin nada a nuestro país y que se forjaron desde abajo, como se dice popularmente. Muchos mexicanos también lo han logrado con todo su esfuerzo. Ellos trabajaron fuertemente para crear una fábrica de zapatos o una tienda de pinturas. Pero les apuesto que en un inicio no fue nada fácil. Por algún lado había que empezar.

Ese punto de partida es el ahorro.  Teniendo algo de dinero ya podemos invertir, pero primero hay que sembrar. Invertir es lo que multiplica el dinero. Ya lo comentamos antes. La idea de invertir es poner dinero esperando conseguir más con el tiempo tomando en cuenta ciertos riesgos.

Hoy comentaremos 3 puntos básicos sobre el ahorro.

1.- Ahorra con consciencia.




Ahorrar tienen que tener un propósito muy definido. Porque, si lo piensas un poquito, no tiene ningún sentido quitarte dinero a ti mismo hoy para que lo puedas usar mañana en quién sabe qué.  Haz un pequeño y bien pensado plan de ahorro. Decide conscientemente para qué vas a ahorrar.  ¿Para comprar casa? ¿Para tu retiro? ¿Para ese coche que tanto quieres? ¿Para viajar? ¿Para dar un regalo y sorprender a alguien? No sé, cada uno tenemos diferentes motivaciones. Diferentes gustos e ilusiones sobre cómo nos imaginamos en un futuro. Este futuro puede ser cercano o lejano, realmente no importa. Bien nos podemos imaginar cómo queremos nuestra casa o aquel lugar al que desde hace 15 años queremos regresar o conocer.

2.-Gasta menos.

Gastar menos es una forma de ahorro. Porqué vas a pagar $10 por algo que bien puedes conseguir por $7 si investigas un poquito. Por internet, no tienes que salir de tu casa y puedes comparar precios. Otra forma de gastar menos es postergar la gratificación.  No compres de inmediato, sopesa tu decisión. Si han pasado unos días y sigues muy interesado en ese objeto, ve y cómpralo pero no compres por impulso.  Ahorra de agosto a enero y en esa fecha compras boletos de avión para junio. De esa forma ni los comprarías a crédito y, con tanta anticipación, seguro te saldrán más baratos.  Ahora, si seguimos ahorrando y quieres ahorrar agua, como dicen por ahí, báñate junto con alguien y disfruta el momento. Bueno, ya en serio, gasta menos y el dinero que no ocupes durante ese mes ponlo en tu ahorro. Que tu balance mensual final sea cero pesos pero porque lo que te “sobró” lo pusiste a tu favor, no porque debes.

3.-Hazlo un hábito.

Muchos antes que yo le han puesto buenos nombres al hábito del ahorro. Dicen por ahí: págate a ti mismo primero o quítamelo que me lo gasto.

Hay personas que pueden desarrollar sus propios hábitos y otras que necesitamos chicote. El chicote es buenísimo hasta que ya podemos hacerlo por nosotros mismos. ¿A qué me refiero? Ya sabes que para adquirir un hábito se necesita de tiempo para que lo aprendas.  Así como tu mamá estuvo varios años recordándote que te lavaras los dientes a tales horas, así hay sistemas bancarios y de inversión que automáticamente te quitan dinero para ponerlo en tu cuenta de ahorro o inversión. Es un poco duro el principio porque será dinero que ya no podrás gastar, que tienes que dar por “perdido”. Lo mejor es que es para ti, para tu bienestar económico futuro. Hay muchas instituciones y plataformas digitales que ayudan súper bien con esto. Claro, tienes que optar por una institución sólida, no vayas a elegir a tu tío y que cuando le pidas el dinero, además de que no te pague intereses se haya ido con él al casino y tú pierdas todo. Ahorrar es un hábito y como todo hábito requiere de esfuerzo.

Una vez que tienes ahorrado un buen dinerito: tu capital, puedes pensar en invertir. Puedes seguir con instituciones financieras, puedes abrir un negocio o simplemente puedes gastártelo aprovechando el buen resultado de tu esfuerzo.

Recuerda diversificar tu ahorro, es decir, no ahorres para una sola cosa, no pongas tu ahorro en un solo lugar. Ahorra para tu retiro una partecita. Tienes más años para conseguir una buena cantidad. Y ahorra también para viajes, coches, casa, o para invertir y hacer tu patrimonio más grande.

No necesitas hacer una gran inversión, puedes empezar súper pequeño. Así como la taquería El huequito. ¿Sabes su historia?  Empezaron en el centro de la Ciudad de México en 1959 con un local de metro y medio y solo tacos al pastor. ¡¿Qué tal?! Se educaron, se certificaron y trabajaron un montón. Ahora tienen unas 6 taquerías, me parece. Si nunca habías oído hablar de esta taquería, ve y pruébala. Es una de mis favoritas. Pero volviendo al tema, hay muchas maneras de invertir pero siempre necesitas una semillita que te dará tu ahorro.

Y a todo esto, creo que le daré la razón a nuestro amigo Ben Franklin: trabajo y ahorro resultan en riqueza. Lo cierto es que la riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión, como dice Aristóteles. ¡Seamos ricos, ¿no?!

Cada día que te tardes en comenzar ese ahorro, para poderlo invertir, estás perdiendo dinero. ¿Tú, qué planes tienes de ahorro e inversión?

No te pierdas mi siguiente colaboración. Cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¿Aprendiste algo nuevo hoy? Déjanos un comentario o sigamos esta conversación por las redes sociales. Recuerda que educarte financieramente te ayuda a mejorar tu calidad de vida y tu futuro.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú.

Comentarios

Cuenta un anecdotario que “el camino hacia la riqueza depende de dos palabras fundamentalmente: trabajo y ahorro”. Esta frase se la atribuyen...

enero 1, 1970

Cuenta un anecdotario que “el camino hacia la riqueza depende de dos palabras fundamentalmente: trabajo y ahorro”. Esta frase se la atribuyen...

enero 1, 1970




Más de categoría

Sí sabes que tienes dinero en la Bolsa Mexicana de Valores, ¿verdad?

El mercado, o sea la bolsa de valores, tiene muchos beneficios para la economía. Aunque, los que no estamos...

junio 5, 2020

El coronavirus y otras cosas impactando a la economía mundial

Hay un coctel maravilloso de economía, psicología y sociología que se llama Economía Conductual. Dentro de ese licuado hay...

marzo 11, 2020

¿Tienes una hipoteca con Infonavit?

Tengo una cliente, que por razones de confidencialidad llamaremos Lola. Te quiero platicar su historia porque es de lo...

enero 17, 2020

El hábito no hace al monje, pero si al millonario

Se levanta a las 6:00 a.m. Medita por 20 minutos, lee por 20 minutos y escribe los siguientes 20...

septiembre 11, 2019