“Perro con hueso en la boca, ni muerde ni ladra”. Porfirio Díaz

Así los integrantes del Congreso del Estado en Baja California. La descomunal ambición de los diputados que se embolsaron lo que sea que les hayan...

30 de julio, 2019

Así los integrantes del Congreso del Estado en Baja California. La descomunal ambición de los diputados que se embolsaron lo que sea que les hayan dado a tragar, se llama hueso. Ninguno es tan bruto como para no haber sabido lo que provocaban con sus decisiones. Sabiendo desde 2014 que el gobierno entrante sería de dos años, los repugnantes se reeligieron en la consigna de “terminar lo que no alcanzaron” viéndose perdedores, accedieron a roer el hueso y cambiar sin más ni más, la ley.

Antes de la elección, se abrieron las páginas de los Partidos Políticos para registro de ciudadanos que deseaban ser militantes. En las oficinas, obligaron a todos los empleados a registrarse para después votar y favorecer a sus jefes en la reelección, cosa que no sucedió. Las campañas se llenaron de personas que recorrieron las calles promoviendo el voto sin pago alguno buscando que sus jefes fueran reelectos, cosa que no lograron.

Los partidos al borde de la tumba cayeron y con sus propias manos se echaron la tierra encima. Algunos militantes renunciaron a su partido y otros, tan astutos como las zorras, nunca se registraron como militantes dejando el agujero de las ratas abierto para salir a encontrarse con cualquier Morenista que les preste una silla. Pronto veremos a las zorras establecerse en las filas morenas.

El congreso convoca a los diputados y legisladores a reuniones extraordinarias en salas alternas con aviso de última hora, teniendo cuidado de no enviar el correo, justamente a quienes votaron en contra de la extensión del mandato. En esas juntas a puerta cerrada -aunque alegan que no fue a puerta cerrada porque lo grabaron en vivo- se tratan asuntos que conciernen solo a los asistentes sin pensar en la ciudadanía ya de por sí lastimada.

Transitamos por un basurero, por redes enredadas entre la mentira, el sarcasmo, la burla y como pepenadores, en busca de la verdad perdida. Vivir felices, recomienda el presidente que aboga por los pobres ¿quiénes son para él, los pobres? ¿Qué es para el presidente, ser feliz? Aunque algunos filósofos y otros pensadores digan que vivir feliz es la solución, no es verdad. La felicidad son momentos, sucesos y etapas. Vivir bien es tan simple como descubrir talentos y desarrollarlos para mantenerse contento todo el tiempo, aunque los talentos no tengan la remuneración económica que debieran.

La pobreza y la felicidad, como la ha pintado el presidente en su lienzo de primaria, no es la que todo un país identifica porque por todos lados, los políticos lanzan artimañas suficientes como para que, hasta el más contento y el más adinerado se enoje.




Si en Baja California se votó por un gobierno de dos años, se debe respetar la opinión de los electores. La razón y la elección de candidatos fue cosa de cada uno, lo que si es seguro es que el voto fue pensado para que cualquiera que ganara, funcionara solo por dos años; que el presidente diga que no tiene la culpa y que no puede meter las manos, vuelve a todo ser “feliz” un energúmeno, la humillación y la falta de respeto causan que cualquiera alce la voz.

¿Y los pobres? No son sus queridos delincuentes juveniles, señor López, son todos esos que con bandera Morenista, quieren aplastar cualquier decisión de los ciudadanos. Pobres son los diputados que accedieron a la burda encomienda en Baja California y que por ambiciosos tragarán su agria soledad millonaria. ¿Se siente usted agredido porque “le echan la culpa? Imagínese nosotros que ni culpa tenemos.

Cerrar, cancelar, olvidar y desaparecer instituciones sin contemplaciones, hacer caso omiso a las ineptitudes de las personas que deforman su gobierno, no hará ciudadanos “felices” como usted recomienda y seguir metiéndole en la boca un hueso al perro para que no ladre y no muerda, está convirtiendo a México en un país de gente desilusionada.

Comentarios

Así los integrantes del Congreso del Estado en Baja California. La descomunal ambición de los diputados que se embolsaron lo que sea...

enero 1, 1970

Así los integrantes del Congreso del Estado en Baja California. La descomunal ambición de los diputados que se embolsaron lo que sea...

enero 1, 1970




Más de categoría

Por eso estoy aquí

El discurso en general iba bien, aderezado con datos históricos que seguramente el presidente Trump no conocía. El cierre...

julio 10, 2020

Un fin de semana entre épocas distintas a través de dos libros y una película

La actualidad no es exclusiva de dimes y diretes, criticas, partes y contrapartes de lo que sucede en el...

junio 24, 2020

Lo que veo y escucho en Internet

Millones de opciones para todos los gustos, estados de ánimo, tiempos de ocio, de curiosidad y datos inútiles que...

junio 19, 2020

¡No sea cruel señora!

Si la señora Olga Sánchez Cordero está “blindada” contra el COVID-19, es cínico y cruel que lo haga público...

junio 5, 2020