Etiquetado claro: ¿es suficiente para reducir la obesidad?

El pasado martes recién se aprobó una reforma a la Ley General de Salud para que los alimentos procesados dispongan de un etiquetado frontal, adicional...

29 de octubre, 2019

El pasado martes recién se aprobó una reforma a la Ley General de Salud para que los alimentos procesados dispongan de un etiquetado frontal, adicional al que existe a la fecha, donde se advierta, a través de mensajes fáciles de entender, si el producto a consumir contiene altas cantidades de grasa, azúcares, sodio y calorías.[1] Ello tiene como fin que los consumidores tengan mayor información y, de ese modo, eviten la toma de decisiones que deriven en sobrepeso y obesidad.

Sin duda, en un país donde 1 de cada 3 adultos tiene altos índices de masa corporal, esto representa un paso importante de mejora. No obstante, esta medida sólo atiende uno de los cuatro pilares identificados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para evitar este problema. En particular estos son:

1) medidas para influir en el estilo de vida a través de información y educación,
2) ampliar el espectro de opciones saludables en alimentación, 

3) aumentar los costos de decisiones que dañen a la salud,

4)  regular la promoción de alimentos poco saludables.[2]

 

Obesidad en México




Actualmente, México tiene la prevalencia más alta de sobrepeso y obesidad en adultos dentro de los países de la OCDE, lo que tiene altas repercusiones en términos de salud pública y a nivel económico. En este sentido, la organización estima que este problema le resta en promedio 4 años de vida a la mexicanos y los hace propensos a la diabetes, el cáncer, la demencia y las enfermedades cardiovasculares. Dichas enfermedades, además, le cuestan al erario público un estimado del 8.9% del gasto en salud anual.[3]

En términos de población infantil y adolescente, el problema no es menor tampoco ya que 35 de cada 100 miembros de este grupo presenta sobrepeso y obesidad. Esto tiene como repercusiones un menor desempeño académico, baja autoestima en los infantes, exclusión y bullying en el ambiente escolar, problemas de conducta, ausentismo escolar, entre otros, que a largo plazo reduce sus posibilidades de una buena salud.

 

¿Qué se puede hacer?

Atender el problema es urgente y, como se mencionó en un inicio, existen diversas medidas además del etiquetado claro, que podrían ser más agresivas para remediarlo. De este modo, si bien México ha tenido avances en cada uno de estos pilares, todavía existen oportunidades de mejora en cada una de ellos:

  • Mejor información y educación.  A la fecha, estas estrategias han tenido resultados claroscuros. Por un lado, el etiquetado anterior ya existente, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino (ENSANUT) 2016, solamente era consultado por 1 de cada 10 consumidores, debido a su falta de claridad y al desconocimiento sobre información nutrimental (por ejemplo, cuántas calorías consumir al día). Al respecto, el etiquetado nuevo promete fuertes ventajas. En cuanto a las campañas de educación, durante el último sexenio estuvo activa la denominada “Chécate, mídete y muévete” que sólo a 1 de cada 3 mexicanos le llegó y entendió el mensaje .[4]
  • Aumentar el costo de los alimentos no saludables.   Para ello, se considera que la mejor estrategia es a través de los impuestos donde México ha destacado en el tema aunque aún falta por avanzar.  Actualmente, se cobra un impuesto de 1.17 pesos por cada litro de bebida azucarada y una tasa de 8% por cada 100 gramos a los alimentos no básicos con alta densidad energética.[5]  Aunque la evidencia muestra que al menos la cuota a las bebidas ha producido un consumo 6% menor[6], de acuerdo a los expertos, este impuesto debería ser de al menos 20%. Si bien en la iniciativa de la Miscelánea Fiscal se buscaba atender esta deficiencia, representantes de las industrias procesadas lograron frenar un aumento en estas proporciones.[7] 
  • Regular la promoción de alimentos poco saludables.   En México, a partir de 2014 se estableció un prohibición a la publicidad en horarios donde los menores de edad suele ver la televisión.[8] No obstante, esta regulación utiliza criterios laxos que están basados en parámetros usados por la industria.[9] Además, de que no considera que los más jóvenes suelen utilizar otros medios de comunicación, como videojuegos y redes sociales, donde no existe ningún tipo de regulación gubernamental, por lo que aún se encuentran expuestos.[10] Cabe señalar, que este tipo de publicidad se ha considerado de tipo engañosa.  
  • Más oferta de opciones saludables.  En México se regula el tipo de bebidas y alimentos que pueden venderse y distribuirse en las escuelas, para evitar la comida chatarra. Sin embargo, la implementación ha sido fallida como lo hace clara la organización Mi Escuela Saludable, donde a través de los reportes de los padres de familia, ha identificado que en 75% de las escuelas o más se sigue vendiendo comida no saludable, no se venden frutas ni verduras y no hay un Comité de Vigilancia de los alimentos ofrecidos a los estudiantes. Además, en menos de la mitad de estos centros existen bebederos. [11]

 

Por último, cabe decir que la OCDE considera que la mejor estrategia que puede adoptarse tiene que ser de carácter mixto donde, además de lo anterior, se etiqueten también los menús de los establecimientos que ofrecen alimentos, se implementen programas de activación física como parte de la atención médica integral y se impulse el bienestar físico en los lugares de trabajo.

 


[1] Senadores aprueban que etiquetas de alimentos muestren contenido en grasa, azúcar y calorías, Animal Político, 22 de octubre de 2019, disponible en https://bit.ly/366BmVK

[2] The Heavy Burden of Obesity: The Economics of Prevention, OECD Health Policy Studies, disponible en: https://doi.org/10.1787/67450d67-en

[3] The Heavy Burden of Obesity: Technical Country Notes, OECD Health Policy Studies, disponible en https://bit.ly/32Nu870

[4] Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, Instituto Nacional de Salud Pública, disponible en https://bit.ly/2BKZijn

[5] Ley del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios, Última reforma publicada el 15 de noviembre de 2016 con cuotas actualizadas el 28 de diciembre de 2018, disponible en https://bit.ly/2Jm7SJO

[6] Beverage purchases from stores in Mexico under the excise tax on sugar sweetened beverages: observational study, Colchero M Arantxa, Popkin Barry M, Rivera Juan A, Ng Shu Wen, BMJ 2016, disponible en  https://bit.ly/2MNDN87

[7] Ganan cabilderos, aumentarán enfermedades y muertes, Alejandro Calvillo, Poplab, 22 de octubre de 2019, disponible en https://bit.ly/32NkvoU

[8] Lineamientos por los que se dan a conocer los criterios nutrimentales y de publicidad que deberán observar los anunciantes de alimentos y bebidas no alcohólicas para publicitar sus productos en televisión abierta y restringida,  así como en salas de exhibición cinematográfica, Diario Oficial de la Federación, 15 de abril de 2014, disponible en:  https://bit.ly/31MdoM7

[9] Contra la obesidad y la diabetes: una estrategia secuestrada. Análisis de la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, Alianza por la Salud Alimentaria, abril 2015, disponible en https://bit.ly/2BJXozy

[10] Estudio exploratorio sobre la promoción y publicidad de alimentos y bebidas no saludables dirigida a niños en América Latina y el Caribe. Informe Completo,  UNICEF, Junio 2015, https://uni.cf/2Jn2BBQ

[11] Las estadísticas citadas se encuentran disponibles en: https://miescuelasaludable.org/

 

Comentarios

El pasado martes recién se aprobó una reforma a la Ley General de Salud para que los alimentos procesados dispongan de un...

enero 1, 1970

El pasado martes recién se aprobó una reforma a la Ley General de Salud para que los alimentos procesados dispongan de un...

enero 1, 1970




Más de categoría

El Capítulo Anticorrupción del T-MEC: entre la legalidad y la ilusión

El 1 de julio de 2020 entró en vigor el Tratado Comercial México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) para sustituir a su...

julio 21, 2020

Las respuestas frente a la problemática generada por la COVID-19 deben ser libres de corrupción e inclusivas

Diversos capítulos de la historia han mostrado que los problemas económicos, sociales, de seguridad o salud, se acentúan en...

julio 14, 2020

El Presupuesto de Gastos Fiscales: un instrumento fiscal de relevancia, aunque con poca visibilidad

Para entender al Presupuesto de Gastos Fiscales se requiere empezar por discutir qué son los gastos fiscales y por...

julio 7, 2020

Índice de Transparencia en la Ayuda 2020

En el contexto de la pandemia originada por el Covid-19, billones de dólares han sido desembolsados por organismos internacionales,...

junio 30, 2020