La Cuarta Transformación y la Reforma Educativa

Con un importante trecho por negociar y legislar, pero en camino de concretarse, se encuentra la aprobación de la nueva ley educativa que abrogará de...

30 de abril, 2019

Con un importante trecho por negociar y legislar, pero en camino de concretarse, se encuentra la aprobación de la nueva ley educativa que abrogará de forma definitiva la actual que fue impulsada por el expresidente Enrique Peña Nieto en los tiempos del pacto por México. Ya sin necesidad de las controversias y desacatos constitucionales originados por el malogrado memorándum enviado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la nueva reforma educativa prometida en campaña será la que se implemente en el siguiente año escolar.

El líder de la amplia e histórica bancada de Morena, Mario Delgado, logró por fin negociar y hacer valer su mayoría legislativa en el congreso de la unión para poder aprobar el dictamen que fue consensuado con las fuerzas políticas y sindicatos que apoyaron el proyecto educativo del entonces candidato presidencial AMLO. Como siempre, en la historia de las izquierdas, la mayor oposición se originó con el aliado incomodo que es la CNTE a quien por diversas circunstancias nunca queda a gusto, ni entiende lo que es negociar. Sorprendió que en las votaciones los cuarenta legisladores emanados del sindicato disidente no votaron en contra de la reforma morenista y solo menos de un decena de diputados se mantuvieron en sus intransigentes posturas.

El secretario de educación, Esteban Moctezuma Barragán, se mostró satisfecho con los avances, aseguró que era una reforma emanada del consenso con los actores fundamentales de la educación que son los maestros y que se rompía con el carácter punitivo laboral que existía en la reforma peñista. Sobre todo hizo hincapié en que el estado es el único ente jurídico que proporciona las plazas de docentes mediante procesos de selección y el encargado de pagar los sueldos a los profesores que emplea.

Con esta acción se da fin a las aspiraciones de la CNTE para intentar controlar el 50 por ciento del número de plazas magisteriales de donde ha obtenido históricamente su poder político así como las huestes de la profesora Elba Esther Gordillo, quienes a pesar de sus intentos y amagos deberán conformarse con los métodos de selección impulsados desde el Estado mexicano.

Si bien es cierto que se logró una ley en congruencia con la ideología del actual régimen, existe el peligro de la operatividad y los detalles en las leyes secundarias (emanadas del proceso legislativo) pudieran originar rezagos educativos. Pero lo más trágico para la educación en México es que ninguna de las múltiples reformas impulsadas en diferentes etapas históricas del país han logrado consolidar la educación de calidad para los mexicanos.

Por diferentes causas la educación pública ha sido un botín político para grupos de poder y sindicatos, en detrimento de muchas generaciones de ciudadanos que saben leer y escribir, pero que son analfabetos funcionales de una realidad mundial que nos condena al estancamiento económico y el atraso tecnológico. Las pruebas internacionales nos continúan situando en lugares muy lejanos en comparación con países desarrollados e incluso distantes con países de Latinoamérica que hace apenas unas décadas atrás, eran más rezagados en muchos aspectos en comparación con México.




En materia de educación pública ningún régimen descubre el hilo negro, ni es innovador por arte de magia, las legislaciones aplicadas en materia de educación son exitosas con el paso de las décadas, no se puede inventar resultados positivos ni apresurarlos. La reforma del régimen peñista nunca fue impulsada con decisión, era engañosa y mucho de lo que predicaba como innovación, simplemente ya existía y ni por esa misma razón pudo ser implementada en forma correcta.

Al final la SEP del exsecretario Aurelio Nuño destinó más recursos a la fallida construcción de su candidatura presidencial que a la inversión en mobiliario, capacitación y certificación de sus docentes. Los aspectos positivos de esa reforma se perdieron con la reinvención sexenal de cada nuevo gobierno en turno, pero sobre todo por la incapacidad de implementar con decisión lo que se prometió como bondades y procesos del nuevo siglo.

Para ninguna familia mexicana es desconocida la realidad que las escuelas públicas no ofrecen la calidad educativa suficiente para que los niños y adolescentes puedan obtener herramientas necesarias para su formación profesional, que les permita ascender en la escala social y les brinde una mejor oportunidad de mejorar sus vidas. Los padres deben recurrir a los servicios educativos privados o ser coparticipes de la educación en casa, para lograr una educación completa, que rellene los enormes vacíos que se dejan la docencia impartida por un maestro que es incapaz. Quienes logran finalizar sus estudios en nivel básico y medio son estudiantes que se pueden considerar privilegiados, ya que los altos índices de deserción escolar son enormes y preocupantes en el país.

Desafortunadamente para los estudiantes quienes logran acceder a una educación superior deben batallar mucho para poder concluir sus estudios de forma correcta, pues arrastran lagunas en materias de conocimiento, no tienen estrategias de estudio y en una paradoja trágica, se están formando en profesiones condenadas a la extinción cuando la tecnología logré mandar al retiro a generaciones de contadores, abogados, obreros calificados y un sinnúmero de procesos destinados a la automatización robótica.

Mientras las revoluciones tecnológicas se dirigen al futuro ilustrado en las películas de ciencia ficción y la inteligencia artificial, en México aún debatimos si los derechos de las normales deben ser prioritarios en el sistema educativo o si la evaluación de los docentes les provoca algún estrés. En la carrera por la educación de calidad, el país transita de forma lenta, sin avances significativos y con enormes vicios que nos han condenado a la mediocridad como nación.

 

Comentarios

Con un importante trecho por negociar y legislar, pero en camino de concretarse, se encuentra la aprobación de la nueva ley educativa...

enero 1, 1970

Con un importante trecho por negociar y legislar, pero en camino de concretarse, se encuentra la aprobación de la nueva ley educativa...

enero 1, 1970




Más de categoría

Una coreografía populista

La primera gira de trabajo internacional del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue un encuentro binacional con el...

julio 14, 2020

Los heroicos profesionales de la salud

La curva de contagios por Covid-19 está aún en ascenso, el país estuvo muchas semanas en semáforo rojo en...

junio 30, 2020

Hasta siempre, papá Rosendo

El pasado mes de mayo falleció mi padre, Rosendo Aparicio, víctima de complicaciones renales y varias enfermedades que al...

junio 23, 2020

Surrealismos en la fase tres del coronavirus

El pasado 21 de abril se decretó la tercera fase en la contingencia sanitaria de la pandemia del coronavirus...

abril 28, 2020