La Cuarta Transformación y el desabasto de combustible II

Se cumplen tres semanas desde que el gobierno federal decidió cerrar los ductos de combustible como parte de la estrategia para combatir el robo de...

15 de enero, 2019

Se cumplen tres semanas desde que el gobierno federal decidió cerrar los ductos de combustible como parte de la estrategia para combatir el robo de combustible por parte de bandas de la delincuencia organizada, mejor conocida como huachicoleo. Las largas filas y compras de pánico han sido el común denominador ante la insuficiente comunicación por parte del gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Destaca en esta crisis de distribución de gasolina la casi inexistencia del director de PEMEX, Octavio Romero, quien hasta el pasado lunes 14 de enero no había ofrecido conferencia de prensa alguna, ni había delegado esta delicada función en algún subalterno que si domine el tema, ya que el perfil de su formación académica está orientada a la agronomía. En la ciudad de México, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, explicó que no existía desabasto y que se perseguirían conductas especulativas. Por lo pronto se realizó una sugerencia para la carga de combustible inspirado en el color de los engomados de las placas de cada vehículo automotor de la ciudad.

Es de destacar las múltiples reacciones y malas interpretaciones de notas internacionales que señalaban que la compra de combustible y petróleo refinado habían descendido, lo que fue utilizado por periodistas contrarios al régimen de AMLO, para decir que no existía suficiente gasolina y que la denominada estrategia de combate al huachicol, no era más que una cortina de humo para disfrazar una crisis mayor de desabasto de combustible. Según la información oficial, las compras de gasolina aumentaron y solo una decena de terminales de almacenamiento y reparto de PEMEX tenían una baja de producto no mayor al 10 por ciento.

Las fobias en contra del gobierno de México tuvieron literalmente, combustible para esparcir en las redes sociales toda clase de rumores incendiarios, “Fake News”, información incorrecta sobre desabasto en tiendas de autoservicio, que luego fueron desmentidos, en algunos casos hasta por lo inverosímil de las tesis de las teorías de la conspiración bolivarianas. Este particular gusto por el presagio del desastre no distinguió a exmandatarios, periodistas incautos, no pocas “estrellitas” del Twitter y un sinfín de ingenuos usuarios que son afectos a compartir cualquier información sin verificar la veracidad de su fuente.

Se continuará con la estrategia de cerrar los ductos de gasolina cuando se detecten caídas de presión que indican el robo de gasolinas, o el continuo sabotaje, este uno de los ingredientes que ha ralentizado el abasto del combustible mediante ductos. Además de que el personal de la empresa productiva del estado, es insuficiente para vigilar los más de mil de kilómetros de ductos donde los delincuentes (aunque con mayores complicaciones ahora) regresan a robar gasolinas.

Muchos mexicanos esperan la captura y condena de todos los elementos de la enorme cadena que hicieron posible el huachicol, desde el líder sindical, Carlos Romero Deschamps (de quien trascendió tramitó un amparo para evitar ser detenido) así como los exdirectores de PEMEX que han condenado a la quiebra a la empresa pública, en contraparte con el aumento inexplicable de sus exorbitantes patrimonios. El congreso deberá legislar en materia de robo de combustibles para que el delito sea considerado como grave y se pueda detener con firmeza a los pocos o muchos ladrones que acuden impunemente a robar gasolina en bidones y cubetas de las tomas clandestinas.




Por lo pronto la PGR mediante el encargado de despacho, Alejandro Gertz Manero, aseguró que existen investigaciones en contra de un subdirector y tres funcionarios de PEMEX, tres políticos y 194 gasolineros, además  del decomiso de 4.5 millones de barriles de hidrocarburo ilegal. Por su parte el fiscal de Inteligencia Financiera de Hacienda, Santiago Nieto, explicó que se detectó lavado de dinero por 10 mil millones de pesos  y ya se investigan a empresas y funcionarios inmiscuidos.

Es innegable la buena voluntad del gobierno de AMLO por combatir el robo de combustible, sin embargo, sus estrategias pudieron estar mejor implementadas sobre todo en la comunicación social a los millones de mexicanos que han resultado afectados. La logística de distribución mediante el uso de pipas fue insuficiente, sobre todo el no haberse coordinado con el sector privado para el uso de carro tanques particulares que hubieran mejorado un poco los días de desabasto en varios estados de la república, que inevitablemente afectaron las actividades económicas y generaron perdidas millonarias.

Para el régimen actual es impensable que los recursos económicos generados por la principal empresa del estado PEMEX, sigan siendo robados por la delincuencia organizada, ya que gran parte de las millonarias ganancias generadas por la venta de combustibles se requieren para el presupuesto de los programas sociales que son pilares fundamentales del gobierno de AMLO. El combate al huachicol era una tarea impostergable en materia de justicia, pero sobre todo en el orden estratégico de recursos económicos que siempre son insuficientes para las múltiples carencias que tiene el país.

Aún así, a pesar de las molestias provocadas, enormes filas de automovilistas molestos, no pocas compras de pánico y polarizaciones eternas en las redes sociales, la medida para combatir el robo de combustible (que durante tres sexenios estuvo impune) al parecer sigue manteniendo el apoyo de la mayoría de los mexicanos.

El presidente López Obrador realiza importantes acciones de gobierno que hasta ahora llevan un rumbo aceptable en el logro de metas, pero no puede darse el lujo de dejar al azar aspectos importantes de la estrategia y buena implementación de cada política pública, ya que en los detalles está el éxito o el fracaso estrepitoso de cualquier medida gubernamental. Sino pregúntele al execrable expresidente Felipe Calderón, sobre las consecuencias de realizar acciones de gobierno en forma visceral y sin estrategia alguna.

Comentarios

Se cumplen tres semanas desde que el gobierno federal decidió cerrar los ductos de combustible como parte de la estrategia para combatir...

enero 1, 1970

Se cumplen tres semanas desde que el gobierno federal decidió cerrar los ductos de combustible como parte de la estrategia para combatir...

enero 1, 1970




Más de categoría

Una coreografía populista

La primera gira de trabajo internacional del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue un encuentro binacional con el...

julio 14, 2020

Los heroicos profesionales de la salud

La curva de contagios por Covid-19 está aún en ascenso, el país estuvo muchas semanas en semáforo rojo en...

junio 30, 2020

Hasta siempre, papá Rosendo

El pasado mes de mayo falleció mi padre, Rosendo Aparicio, víctima de complicaciones renales y varias enfermedades que al...

junio 23, 2020

Surrealismos en la fase tres del coronavirus

El pasado 21 de abril se decretó la tercera fase en la contingencia sanitaria de la pandemia del coronavirus...

abril 28, 2020