¡Dale, dale, dale no pierdas el tino!

En pleno ambiente navideño no podía faltar en nuestra cápsula del tiempo de cada cinco semanas...

15 de diciembre, 2015

En pleno ambiente navideño no podía faltar en nuestra cápsula del tiempo de cada cinco semanas recordar aquéllas coloridas y alegres celebraciones que reunían a familiares y amigos con el único fin de divertirse y continuar con una tradición que poco a poco se ha ido diluyendo en manos del mundo consumista que habitamos: las posadas.

En nombre del cielo os pido posada, pues no puede andar mi esposa amada.

[[{“fid”:”5625″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”posadas3.jpg”,”title”:”posadas3.jpg”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]

Faroles de papel colgados con heno a lo ancho de los patios en las casas o en las calles, nacimientos, adornos navideños, aguinaldos (canastitas con dulces, fruta y colación), luces de bengala, velitas y dulce olor a ponche, buñuelos y tamales eran tan sólo algunos de elementos que no podían faltar en las tradicionales posadas (fiesta popular que conmemora el peregrinar de María y José desde Nazaret hasta Belén para esperar el nacimiento del niño Jesús) que celebraban las familias mexicanas y que han ido perdiendo la raíz tradicional por diversas razones; entre otras, la inseguridad en las calles, el alto costo de los alimentos y objetos de ornato, la diversidad de religiones, la falta de convivencia vecinal, la disminución de fieles católicos, etc.

El camino que lleva a Belén baja hasta el valle que la nieve cubrió. Los pastorcillos quieren ver a su Rey, le traen regalos en su humilde zurrón rom pom pom, rom pom pom.

[[{“fid”:”5622″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”posadas5.jpg”,”title”:”posadas5.jpg”,”style”:”font-size: 13.008px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]




La tradición nos dice que las posadas se realizan del dieciséis al veinticuatro de diciembre y la celebración de cada una inicia con una procesión en la que los invitados recorren un pequeño camino cantando los párrafos de la letanía y llevando los Santos Peregrinos al frente, después se dividen en dos grupos con el fin de que una parte sea la que pida posada y la otra sea quien responda los cantos y brinde la posada. Una vez que los peregrinos ingresan a la casa se reza un rosario y  al concluir esta parte se reparten las luces de bengala para dar lugar a otro de los momentos clave: la piñata.

Dale, dale, dale no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino, ya le diste una, ya le diste dos, ya le diste tres y  tu tiempo se acabó. Dale, dale, dale, no pierdas el tino, mide la distancia que hay en el camino. Dale, dale, dale y ya no le dio, quítale la venda porque sigo yo.

[[{“fid”:”5623″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”posadas2.jpg”,”title”:”posadas2.jpg”,”style”:”font-size: 13.008px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]

El acto de romper la piñata desde el aspecto religioso simboliza la forma en que debemos vencer las tentaciones para obtener las bendiciones de Dios. Originalmente, la piñata se realizaba con una olla de barro cubierta con papel de colores llamativos y en forma de estrella con siete picos que representan los siete pecados capitales (gula, avaricia, ira, pereza, lujuria, envidia y soberbia). La piñata se rellena con fruta y dulces y representa al demonio una vez lista.

Con mi burrito sabanero voy camino de Belén. Si me ven, si me ven voy camino de Belén.

[[{“fid”:”5624″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”posadas4.jpg”,”title”:”posadas4.jpg”,”style”:”font-size: 13.008px; line-height: 18.2112px; margin-left: 10px; margin-right: 10px; float: left;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]Al romper la piñata se reparte entre los invitados aguinaldos y un poco de fruta para los que no alcanzaron en la rebatinga, se sirve ponche o atole y se ofrecen tamales y buñuelos.

Campana sobre campana y sobre campana una, asómate a la ventana, verás al Niño en la cuna. Belén, campanas de Belén, que los ángeles tocan ¿qué nueva me traes?

Después de la peregrinación, la piñata y la comilona el baile no se hacía esperar a ritmo de mambo, danzón y para los de la generación de finales de los cuarenta, el rock and roll. Era un momento de sano divertimento que no sólo cumplía con la tradición religiosa sino que daba lugar a la interacción entre amigos y vecinos, era donde se conquistaban corazones o también donde se rompían porque las damas no desperdiciaban la oportunidad de bailar aunque los novios se pusieran celosos. Sin duda, era otra época, otro momento histórico de mayor fe e incluso de cierta inocencia en el ambiente, algo que los avatares de la vida nos han ido quitando y que valdría la pena recuperar en aras de incluir a nuestros hijos y enseñarles la raíz de una tradición que nos puede ayudar a retomar la festividad y el contacto directo con los demás al margen de la religión que se tenga.

¡Felices posadas!

_______________________________________________________

Fuentes

Las Posadas: ¿qué significan y cómo hacer una?

http://www.mexicolindoyquerido.com.mx/mexico/index.php?option=com_content&view=article&id=348:historia-de-las-posadas&catid=190:tradiciones-mexicanas&directory=100004

http://www.navidaddigital.com/villancicos/burrito-sabanero/

Imágenes tomadas de Google

Comentarios

En pleno ambiente navideño no podía faltar en nuestra cápsula del tiempo de cada cinco semanas...

enero 1, 1970

En pleno ambiente navideño no podía faltar en nuestra cápsula del tiempo de cada cinco semanas...

enero 1, 1970




Más de categoría

Gracias COVID-19 (Parte 3)

“Hay lugares desolados sin gente caminando por las calles, hay hogares felices y otros que han aumentado el infierno...

abril 14, 2020

Gracias COVID-19 (Parte II)

“Estamos frente a una situación grave a nivel mundial que no nos había tocado vivir en muchas generaciones pero...

marzo 31, 2020

Gracias COVID-19 (Parte 1)

Y fue así que el ambiente cambió de tonos rojos y morados por el alto índice de violencia y...

marzo 24, 2020

Classic Blue: Calma, confianza y conexión

Así se define el “color del año” que como ya es costumbre desde hace 20 años, anuncia el instituto...

enero 7, 2020