Ineptitud gubernamental y contaminación

Hace tres días, en Ginebra, Suiza, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó su segunda edición del informe...

18 de marzo, 2016

Hace tres días, en Ginebra, Suiza, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó su segunda edición del informe, Ambientes saludables y prevención de enfermedades: Hacia una estimación de la carga de morbilidad atribuible al medio ambiente. El comunicado de prensa emitido por la organización al presentar el informe señala que “se estima que en 2012 perdieron la vida 12.6 millones de personas por vivir o trabajar en ambientes poco saludables: casi una cuarta parte del total mundial de muertes. Los factores de riesgo ambientales, como la contaminación del aire, el agua y el suelo, la exposición a los productos químicos, el cambio climático y la radiación ultravioleta, contribuyen a más de 100 enfermedades o traumatismos… las muertes por enfermedades no transmisibles que pueden atribuirse a la contaminación del aire (incluida la exposición al humo de tabaco de segunda mano) han aumentado hasta la cifra de 8.2 millones”.

En 2012, la misma OMS estimo que 7 millones de personas morían cada año por la contaminación del aire, lo que significa que en solo 3 años el número de fallecimientos por esta causa aumentó 17%, un incremento anual promedio de 5.7%. Según diversas fuentes, por la contaminación del aire cada año mueren entre 15,000 y 25,000 habitantes de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

El reporte, que puede verse en www.who.int/phe/en/, anota diversas enfermedades que causan esas 8.2 millones de muertes y son: 1. Infecciones respiratorias (contaminación del aire de los hogares y del ambiente, humo de tabaco de segunda mano); 2. Tuberculosis (exposición de mineros y otros grupos ocupacionales a partículas aerotransportadas como el polvo de sílice o carbón; posible exposición al humo de la combustión de combustibles domésticos y humo de tabaco de segunda mano; exposición en lugares como cárceles, hospitales y viviendas sobre pobladas); 3. Males neonatales (contaminación del aire de los hogares, exposición de la madre a humo de tabaco de segunda mano, mala calidad de agua y drenaje en los lugares del parto); 4. Cánceres (contaminación del aire de los hogares y del ambiente, humo de tabaco de segunda mano, radiación ionizante, radiación ultravioleta, químicos, agua desprotegida); 5. Cataratas (radiación ultravioleta, contaminación del aire en los hogares); 6. Enfermedades cardiovasculares (contaminación del aire de los hogares y del ambiente, humo de tabaco de segunda mano, exposición a plomo); 7. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (contaminación del aire de los hogares y del ambiente, exposición a polvos en el lugar del trabajo); 8. Asma (contaminación del aire de los hogares y del ambiente, humo de tabaco de segunda mano, exposición interior a mohos y humedad, exposición ocupación a alérgenos); 9. Anomalías congénitas (exposición de la madre a humo de tabaco de segunda mano, químicos).

Lo anterior viene a cuento porque durante los últimos cuatro días los habitantes del Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM) nos vimos forzados a dejar estacionados nuestros vehículos debido a la contingencia ambiental que se decretó el lunes en la tarde después de que la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came) calificara como “extremadamente malas” las condiciones en la calidad del aire, algo que no ocurría desde 2002.

Durante estos cuatro días los habitantes de la ZMCM sufrimos debido a la ineptitud e irresponsabilidad de las autoridades de la Ciudad de México y del Estado de México que han permitido la proliferación de vehículos que contaminan, de baches y topes que obligan a los conductores de los vehículos a detenerse constantemente para reiniciar la marcha en primera o segunda velocidad, de toda una economía subterránea de contamina el aire de diversas maneras.

Los vehículos que contaminan circulan porque mediante un pago de 500 pesos son aprobados por los verificentros que son propiedad de influyentes empresarios que ni el jefe de gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, o el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, se atreven a meter en orden; muchos de los vehículos que contaminan circulan porque son propiedad de los gobiernos del DF, del Edomex, de las delegaciones y municipios y no hay autoridad de tránsito que los detenga y envíe al corralón. Hasta los vehículos que cumplen con la norma contaminan porque constantemente van en primera o segunda velocidad después de pasar sobre un tope o bache. Hasta el nuevo reglamento de tránsito que fija la velocidad máxima en 50 K/h contribuye a que los vehículos emitan más contaminantes.




De la manera en que la economía ilegal contribuye a empeorar la calidad del aire que respiramos escribiré otro día.

Comentarios

Hace tres días, en Ginebra, Suiza, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó su segunda edición del informe...

enero 1, 1970

Hace tres días, en Ginebra, Suiza, la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó su segunda edición del informe...

enero 1, 1970




Más de categoría

La explotación sexual infantil, en auge”

Mi columna del 20 de enero de 2011 se tituló “La explotación sexual infantil, en auge” y entre otras...

julio 24, 2020

¡Cuidado con los mensajes vía WhatsApp!

A través de WhatsApp recibo mensajes de personas que no se detienen ni un momento para analizar su contenido....

julio 23, 2020

Diálogo Nocturno de Eduardo Ruiz-Healy con Ramsés Pech

Grabado en vivo Eduardo J Ruiz-Healy

julio 22, 2020

¿Es necesario creer en Dios para ser moral y bueno?

55% de los mexicanos dicen que es necesario creer en Dios para poder ser moral y tener buenos valores...

julio 22, 2020