La Generación Romántica del 98

Estimados lectores, el presente escrito no trata sobre esa  inmortal Generación del 98 española iniciada por Baroja, Azorín y Maeztu, sino de la escasamente conocida Generación del 98 moreliana, integrada por un grupo de jóvenes en su mayoría “nicolaitas”, como...

18 de agosto, 2021 Generación Romántica del 98
Publicidad
Publicidad

Estimados lectores, el presente escrito no trata sobre esa  inmortal Generación del 98 española iniciada por BarojaAzorín y Maeztu, sino de la escasamente conocida Generación del 98 moreliana, integrada por un grupo de jóvenes en su mayoría “nicolaitas”, como se les decía entonces a los estudiantes del colegio de San Nicolás. Eran un puñado de admiradores de la poesía romántica, especialmente influenciados por aquel ferviente enamorado de la bella Rosario de la Peña, o sea, el estudiante de medicina Manuel Acuña. 

Debo decir que, Alfredo Maillefert (1889-1941) estuvo emparentado con el iniciador del Modernismo mexicano, Manuel Gutiérrez Nájera, y que nació en Taretan, Michoacán, falleciendo en la ciudad de México. Escribió su mejor libro, Laudanza de Michoacán, y un volumen de crítica literaria, Los libros que leí (1942). También de su autoría son Ancla en el tiempo, Una historia que contar y, Velero romántico, que precisamente en el capítulo VII de esta última de sus obras nos narra la historia de tal Generación. 

En Morelia, estos nacientes poetas rentaban una de las celdas del ya en desuso convento de los Agustinos, donde realizaban sus sesiones y tertulias, ubicado junto a la iglesia de San Agustín de Hipona. Sabido es que a causa de las Leyes de Reforma tal edificio fue arrebatado al Clero y vendido a particulares. El autor de Velero romántico nos platica que fue a partir de los años 1898 o 1900 cuando el grupito de jóvenes soñadores empezó a reunirse, especialmente durante las noches de luna, contemplando a través de la única ventana del recinto de la planta alta, los plateados fulgores iluminando parte del sur de la ciudad. 

En esta celda también estuvo instalada la redacción de El correo michoacano, uno de los semanarios fundados por el grupo, que antes habían editado El bohemio y Crisantema.

Y añade Maillefert: “Ya hacía tiempo que había alboreado el modernismo en las ciudades de Hispanoamérica, pero acá, en Morelia, todavía alumbraba la pálida Selene y todavía estaban quebrándose sobre sus casas las últimas olas del mar romántico”.

Estos últimos románticos de Morelia fueron, entre otros: Luis Murguía Guillén, Alfonso Aranda y Contreras, José Ortiz Rico, Francisco de S. Menocal, Donato Arenas  López, José Ortiz Vidales, Alfredo Iturbide y Fidel Silva. Este último escribió lo siguiente: “Aquí se recibía a los bohemios que de fuera venían a visitarnos. Así fue como conocí a Benjamín Arredondo, quien una bella tarde nos recitó ‘Melancolía’, ‘Helado amor’ y parte de su ‘Poema negro’, que la muerte no le dejó publicar”.


Publicidad
Publicidad


El penúltimo de los nombrados, Alfredo Iturbide, compuso “Adoración”,  poema de acendrada inspiración romántica:

 

Todo por ti la tempestad rugía,

y en medio el oleaje vacilaba;

mas pronto apareciste, amada mía,

¡feliz quien encontró lo que soñaba!

 

Deja que el mundo me condene a gritos,

hay muchas flores que el turbión deshoja,

mas contigo y mis sueños infinitos

¿qué me importan el mundo y mi congoja?

 

Tu mano salvadora, que en mis noches

llenas de amor, y luz, y poesía,

he quemado entre halagos y reproches

con mis besos de fuego ¡vida mía!

 

Es forzoso pensar en que me quieres,

mas mi razón obscura ya no alcanza

a creer tanta dicha… si te mueres

¿qué haré sin ti, mi última esperanza?

 

Deja que nos insulten los blasfemos

y busca fe en mi corazón de lumbre.

Apóyate en mi brazo. Ven, tenemos

que descansar triunfantes en la cumbre.

 

Y así, en incontables y plácidas noches de bohemia peregrinaron varios años y, algunos de tales poetas, de manera simbólica o realmente, como don Quijote, “volvieron a su aldea”. Y ya en cada una de ellas, continúa Maillefert, murieron jóvenes o sobrevivieron aislados, envejecidos. 

Otros fueron hasta lo último. “Así el jefe del grupo, Donato Arenas López que el 19 de octubre de 1906, apuró ‘el último cáliz’, y así Alfredo Iturbide [autor del poema] que, pisando apenas el umbral de sus veinticinco años, se dio un tiro en el pecho”.

Concluyendo, en reconocimiento a este gran escritor existe el colegio Alfredo Maillefert, que es una escuela de preescolar situada en la localidad de Belisario Domínguez, donde se imparte educación básica [preescolar general], y en  Morelia existe la calzada Alfredo Maillefert, llamada también Calzada de los Poetas, es una vialidad peatonal y cultural que existe en la parte oriente de la manzana que en conjunto ocupan el Centro de Convenciones y Exposiciones, el Teatro Morelos, el Orquidario, el Planetario Lic. Felipe Rivera y la Biblioteca Pública Gral. Francisco J. Múgica; que dicho sea de paso, este militar fue un admirable e incorruptible Jefe Político y de las Armas, en el entonces Territorio de Baja California Sur durante los años 1940 a 1946. 

 

FUENTE

Maillefert, Alfredo. Velero romántico, FCE, México, 1967, 140 pp.

 

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18287 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69432) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69432) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18303 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18342 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18296 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69432) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18335 (24) { ["ID"]=> int(70572) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-17 13:17:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-17 18:17:12" ["post_content"]=> string(5632) "Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido una planta en una oreja! ¿Te imaginas la conmoción que hubo en la vecindad? La reacción inmediata de la mayoría de las viejas fue prohibir a sus hijos que se juntaran con el del 28, no se les fuera a pegar. Y es que el chamaco se veía muy curioso, con unas hojitas asomándose por la oreja, mientras él lloraba a moco tendido porque le dolía. Lo primero que hicieron  fue llevarlo al Seguro Vecinal; pero la enfermera, en cuanto lo vio, pegó un grito de horror y se refugió detrás del estante de las inyecciones. La madre le exigía que atendiera a su niño, pero ella no se atrevía a acercársele. Y estuvieron gritándose mutuamente indecencias, hasta que llegó el portero, con sus guaruras por delante, y aparentando una serenidad que no sentía. En cuanto lo vio, la infeliz madre se fue sobre él, exigiéndole que pusiera remedio a la situación. ¿Y sabes lo le contestó el…? No sé si llamarlo “desgraciado” o “pobrecito”, pues los dos adjetivos se le aplican, porque lo que contestó fue que iba a llamar al Instituto Nacional de Antropología e Historia. Todos se quedaron con los ojos, cuadrados. ¿Para qué llamar al INAH (Lo pongo así porque es más corto)? El pobre hombre les endilgó un discurso lleno de imprecisiones en torno a la responsabilidad de las instituciones públicas de hacer frente a la adversidad, cuando la realidad es que dijo ese nombre porque fue el más largo que se le ocurrió, aunque en realidad no sepa para qué sirve. Ahí intervino el del 42, un maestro viejo y cursi, que dijo que había que llamar al Museo de Historia Natural,  porque allí tienen (O tenían ) en exhibición corderos con dos cabezas, niños con cabezas hidro…hidro no sé qué; en fin, fenómenos de todo tipo. La madre se le fue encima, exigiendo que no llamara fenómeno a su hijo, y tuvieron que sujetarla entre los ocho guaruras, que quedaron un poco maltratados por su atrevimiento. Otro maestro, más “moderno”, opinó que el niño era el producto de la cruza de su padre (Que se anda metiendo en todos lados) con algún árbol del baldío cercano en una noche de borrachera y desenfreno, o de su madre con un arbusto chiquito y cachondo; y que no habría más problema que el resultado de la cruza resultara, como las mulas, estéril. Tanto el padre como la madre se le fueron  encima, y no te digo cómo le dejaron los ojos, porque seguro que te lo imaginas. Mientras tanto, el portero ya estaba  elucubrando un plan para exhibir al niño en una urna, en la ventana de la portería que da a la calle, con un letrero que dijera “Niño-planta. Tercera generación (No sé por qué eso de la tercera generación). Vuelva a verlo dentro de ocho días, cuando le empiecen a salir florecitas”, y cobrar un peso por cada minuto de observación. Y ese dinero iba a emplearlo en obras de restauración de la vecindad, que ya estaba un poco deteriorada por el uso y abuso que hacían los inquilinos de ella (En realidad, estaba pensando en comprarle a la Flor un abriguito de pieles para las noches que sale tarde del cabaret y tiene que regresar a su casa en el Metro). Pero el padre le dijo que nones, que si alguien iba a explotar “la desgracia del chilpayate”, ese era él, que con valor y tesón lo había engendrado y que ahora tendría que cuidarlo toda la vida, porque ¿qué iba a hacer el pobre con su infortunio? (Palabra que había aprendido recientemente). En eso estaban, cuando los interrumpió el niño, que corría velozmente hacia ellos llevando una ramita en la mano. Se las mostró triunfalmente, diciendo que el Botellita, el chavo del 58, se la había arrancado. Y todos se lanzaron a perseguir al Botellita, furiosos porque les había estropeado el negocio. No lo alcanzaron, porque ese chavo es capaz de ganar cualquier maratón. Sólo quedó la madre con  su hijo, queriendo averiguar por qué le había salido esa plantita. La cosa era muy sencilla: jugando con el Botellita, precisamente, se había metido un frijol en la oreja y no se lo pudo sacar; no dijo nada por miedo a que lo regañaran; y seguramente con  la oscuridad, el calorcito y un poco de agua que le entró, el frijol empezó a germinar. El padre quería meterle otro frijol para poderlo exhibir, pero el chamaco no se dejó alcanzar, diciendo que le dolía mucho; entonces le dijo que le metería una lenteja, que es más chica que un frijol, pero ni así se dejó el chamaco. Y tuvieron que irse para su casa, lamentando la pérdida de un buen negocio (El portero, más que el padre). Creo que la cosa terminó bien, aunque el padre no se cansa de llamar “desagradecido” al hijo. Pero ya se le pasará. Y si no, ya te contaré lo que suceda. Te quiere Cocatú 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 241" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-241" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-17 13:17:12" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-17 18:17:12" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70572" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18423 (24) { ["ID"]=> int(69777) ["post_author"]=> string(2) "37" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-26 10:25:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-26 15:25:29" ["post_content"]=> string(4107) "El Teatro del Colegio de Bachilleres de Hermosillo (Sonora) será sede del  estreno mundial de la Suite Sonora del  destacado y joven compositor mexicano Venus Rey Jr. La interpretación estará a cargo de la Orquesta Filarmónica de Sonora bajo la dirección de Héctor Acosta, quien comisionó esta nueva obra al compositor, con el apoyo del Instituto Sonorense de Cultura. Este concierto inaugurará la Segunda Temporada Orquestal Sonora. Para componer esta obra orquestal, Venus Rey Jr. se inspiró en la grandeza y misterio del desierto de Sonora. Cada uno de sus cuatro movimientos  evoca una estampa de este majestuoso lugar: el amanecer, el paisaje desértico, la Danza del Venado característica de esta región, y el crepúsculo. Aparte de esta obra, se interpretará y grabarán dos piezas más de Venus Rey Jr: A portrait of Frida Kahlo (Un retrato de Frida Kahlo) para orquesta sinfónica con marimba, y Bachiana Mexicana No. 1 para cuerdas, flauta, fagot, corno y soprano solista (con la voz de la soprano sonorense Flor Herrera). El concierto se llevará a cabo hoy jueves 26 de agosto de 2021 a puerta cerrada, pero se transmitirá en vivo (6:00 PM en la CDMX; 8:00 PM en Sonora) por Facebook (https://es-la.facebook.com/OrqFilarmSonora) y estará disponible en las plataformas digitales del Instituto Sonorense de Cultura a partir de esa fecha. Programa:   Suite Sonora 1. Amanecer (Sunrise) 2. Desierto (Desert) 3. Danza del Venado (Deer Dance) 4.Crepúsculo (Sunset) (20 minutos aprox.)   Bachiana Mexicana No. 1
  1. q = 120 bpm
  2. Vocalise. Adagio
  3. Allegro
  4. Vocalise. Allegretto
  5. Finale. Vocalise. q = 120 bpm
(26 minutos aprox.)   A portrait of Frida Kahlo (14 minutos aprox.)   Venus Rey Jr. Compositor de música sinfónica, escritor, ensayista y académico. Licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana y Maestro en Filosofía por la Universidad Anáhuac. Su obra musical ha sido presentada en Estados Unidos, Rusia, Alemania, Reino Unido, Italia, Polonia, Ucrania, Austria, Argentina, Perú y México. Ha grabado diez discos de sus composiciones y publicado dos libros de narrativa, tres volúmenes de poesía y diversos ensayos jurídicos y filosóficos en revistas especializadas de la Universidad Iberoamericana, el ITAM y la Universidad Anáhuac. Es colaborador de Grupo Fórmula. Escribe en el diario El Economista y en las plataformas digitales de los periodistas Eduardo Ruiz-Healy y Julio Hernández “Astillero”. http://www.venusreyjr.com/home.html " ["post_title"]=> string(79) "Inicia Segunda Temporada Orquestal Sonora con programa dedicado a Venus Rey Jr." ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(78) "inicia-segunda-temporada-orquestal-sonora-con-programa-dedicado-a-venus-rey-jr" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-26 19:05:26" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 00:05:26" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69777" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18335 (24) { ["ID"]=> int(70572) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-17 13:17:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-17 18:17:12" ["post_content"]=> string(5632) "Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido una planta en una oreja! ¿Te imaginas la conmoción que hubo en la vecindad? La reacción inmediata de la mayoría de las viejas fue prohibir a sus hijos que se juntaran con el del 28, no se les fuera a pegar. Y es que el chamaco se veía muy curioso, con unas hojitas asomándose por la oreja, mientras él lloraba a moco tendido porque le dolía. Lo primero que hicieron  fue llevarlo al Seguro Vecinal; pero la enfermera, en cuanto lo vio, pegó un grito de horror y se refugió detrás del estante de las inyecciones. La madre le exigía que atendiera a su niño, pero ella no se atrevía a acercársele. Y estuvieron gritándose mutuamente indecencias, hasta que llegó el portero, con sus guaruras por delante, y aparentando una serenidad que no sentía. En cuanto lo vio, la infeliz madre se fue sobre él, exigiéndole que pusiera remedio a la situación. ¿Y sabes lo le contestó el…? No sé si llamarlo “desgraciado” o “pobrecito”, pues los dos adjetivos se le aplican, porque lo que contestó fue que iba a llamar al Instituto Nacional de Antropología e Historia. Todos se quedaron con los ojos, cuadrados. ¿Para qué llamar al INAH (Lo pongo así porque es más corto)? El pobre hombre les endilgó un discurso lleno de imprecisiones en torno a la responsabilidad de las instituciones públicas de hacer frente a la adversidad, cuando la realidad es que dijo ese nombre porque fue el más largo que se le ocurrió, aunque en realidad no sepa para qué sirve. Ahí intervino el del 42, un maestro viejo y cursi, que dijo que había que llamar al Museo de Historia Natural,  porque allí tienen (O tenían ) en exhibición corderos con dos cabezas, niños con cabezas hidro…hidro no sé qué; en fin, fenómenos de todo tipo. La madre se le fue encima, exigiendo que no llamara fenómeno a su hijo, y tuvieron que sujetarla entre los ocho guaruras, que quedaron un poco maltratados por su atrevimiento. Otro maestro, más “moderno”, opinó que el niño era el producto de la cruza de su padre (Que se anda metiendo en todos lados) con algún árbol del baldío cercano en una noche de borrachera y desenfreno, o de su madre con un arbusto chiquito y cachondo; y que no habría más problema que el resultado de la cruza resultara, como las mulas, estéril. Tanto el padre como la madre se le fueron  encima, y no te digo cómo le dejaron los ojos, porque seguro que te lo imaginas. Mientras tanto, el portero ya estaba  elucubrando un plan para exhibir al niño en una urna, en la ventana de la portería que da a la calle, con un letrero que dijera “Niño-planta. Tercera generación (No sé por qué eso de la tercera generación). Vuelva a verlo dentro de ocho días, cuando le empiecen a salir florecitas”, y cobrar un peso por cada minuto de observación. Y ese dinero iba a emplearlo en obras de restauración de la vecindad, que ya estaba un poco deteriorada por el uso y abuso que hacían los inquilinos de ella (En realidad, estaba pensando en comprarle a la Flor un abriguito de pieles para las noches que sale tarde del cabaret y tiene que regresar a su casa en el Metro). Pero el padre le dijo que nones, que si alguien iba a explotar “la desgracia del chilpayate”, ese era él, que con valor y tesón lo había engendrado y que ahora tendría que cuidarlo toda la vida, porque ¿qué iba a hacer el pobre con su infortunio? (Palabra que había aprendido recientemente). En eso estaban, cuando los interrumpió el niño, que corría velozmente hacia ellos llevando una ramita en la mano. Se las mostró triunfalmente, diciendo que el Botellita, el chavo del 58, se la había arrancado. Y todos se lanzaron a perseguir al Botellita, furiosos porque les había estropeado el negocio. No lo alcanzaron, porque ese chavo es capaz de ganar cualquier maratón. Sólo quedó la madre con  su hijo, queriendo averiguar por qué le había salido esa plantita. La cosa era muy sencilla: jugando con el Botellita, precisamente, se había metido un frijol en la oreja y no se lo pudo sacar; no dijo nada por miedo a que lo regañaran; y seguramente con  la oscuridad, el calorcito y un poco de agua que le entró, el frijol empezó a germinar. El padre quería meterle otro frijol para poderlo exhibir, pero el chamaco no se dejó alcanzar, diciendo que le dolía mucho; entonces le dijo que le metería una lenteja, que es más chica que un frijol, pero ni así se dejó el chamaco. Y tuvieron que irse para su casa, lamentando la pérdida de un buen negocio (El portero, más que el padre). Creo que la cosa terminó bien, aunque el padre no se cansa de llamar “desagradecido” al hijo. Pero ya se le pasará. Y si no, ya te contaré lo que suceda. Te quiere Cocatú 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 241" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-241" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-17 13:17:12" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-17 18:17:12" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70572" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ccc830e18b0137e9bd9555196d7dad8b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 241

Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido una planta en...

septiembre 17, 2021
Segunda Temporada Orquestal Sonora

Inicia Segunda Temporada Orquestal Sonora con programa dedicado a Venus Rey Jr.

El Teatro del Colegio de Bachilleres de Hermosillo (Sonora) será sede del  estreno mundial de la Suite Sonora del  destacado y joven...

agosto 26, 2021




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 241

Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido...

septiembre 17, 2021

Josephine Baker, la francesa de Missouri

En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el...

septiembre 15, 2021

Francisco Múgica y la sucesión de 1940

El proceso de sucesión presidencial para el sexenio 1940 – 1946 tuvo un serio aspirante. Para muchos era el...

septiembre 15, 2021

A 50 años de Avándaro

Su nombre remite de inmediato a la música pop y a la televisión. Pero hace medio siglo, el productor...

septiembre 15, 2021