TIEMPOS DIFÍCILES

Ciertamente estamos viviendo tiempos difíciles. Parte de ello son los numerosos detalles que tenemos que conciliar en nuestra vida diaria y el ambiente tan brutal que se está gestando en nuestro entorno. Los últimos 70 años han...

23 de mayo, 2022 invisage-technology-header

Ciertamente estamos viviendo tiempos difíciles. Parte de ello son los numerosos detalles que tenemos que conciliar en nuestra vida diaria y el ambiente tan brutal que se está gestando en nuestro entorno. Los últimos 70 años han sido el esplendor de la ciencia y la tecnología con avances impresionantes en la medicina, la alimentación, las comunicaciones, etc. Los anuncios de las nuevas tecnologías biomédicas, la logística de las redes de comunicación y la metodología de las nuevas formas del transporte son logros muy importantes que sin duda causarán un gran impacto en las generaciones futuras; sin embargo, existen todavía muchos detalles que aún no están muy claros en el negocio de los trasplantes de órganos y que pudieran ser un riesgo considerable para las futuras generaciones.

Para nadie es un secreto que existe una gran demanda de trasplantes de diversos órganos humanos, que cada vez es más difícil de satisfacer. Una de las alternativas posibles para solventar este déficit es recurrir al xenotrasplante que es la extracción del órgano de un cuerpo animal para insertarlo en el cuerpo de un humano.

 El 3 de febrero de este año, David Bennett un paciente de 57 años recibió un xenotrasplante de corazón proveniente de un cerdo en la Universidad de Maryland. Dos meses después, el paciente murió; desafortunadamente no se han dado a conocer los detalles. Lo más intrigante fue que tanto la noticia del trasplante como el deceso fueron hechos con gran reserva, con mucha discreción, algo poco usual en los medios informativos norteamericanos.

Ya después se supieron algunos detalles de este asombroso episodio, entre ellos se reveló la existencia de una compañía llamada Revivicor (con sede en Blackburn, Virginia) que es un criadero y laboratorio experimental donde varios animales (monos, perros, cerdos, gatos, etc.) reciben un minucioso tratamiento de ingeniería genética llamado Gene Editing (desarrollado en laboratorios separados por Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna) que consiste en la manipulación genética del DNA de una especie que implica la remoción de un fragmento de DNA y la inserción del mismo  en otra especie diferente. En pocas palabras, es una reprogramación del genoma en la especie receptora que se traducirá en cambios favorables en la fisiología y la bioquímica del organismo receptor.

Los antecedentes y algunos detalles de la tecnología del Gene Editing han sido descritos en un artículo previo. 1

Los medios de comunicación pintan esta tecnología como algo muy fácil, pero existen muchos antecedentes que deben atenderse plenamente para evitar sorpresas inconvenientes. Es prudente advertir que la interacción de dos genomas, aunque sea en su mínima expresión pudiera implicar cambios en la inmunología que propician un desajuste o un rechazo del trasplante. Esto hace necesario un exhaustivo análisis de ambos genomas para determinar algún sitio conflictivo y/la corrección de algún problema. Estas granjas/laboratorios producen/acondicionan cientos o miles de órganos para el trasplante, son un gran negocio que cuenta con una amplísima red distribuidora en todo el mundo que se ha mantenido gracias a excelsa calidad de su trabajo; Sin embargo, existe un aspecto de estas corporaciones que ha permanecido en la penumbra, cerca del silencio que acusa. Ese factor tan importante es el inaudito volumen de carne y piel que se genera y que literalmente son considerados como desechos. Algunas de estas compañías han respondido que desearían vender la carne a través del correo privado, otros de plano se han sentido muy incómodos con la pregunta y no han dado respuesta.

El periódico británico The Guardian ha sido más incisivo y ha preguntado directamente a las corporaciones y a la United Therapeutics Corporation quienes enfáticamente han respondido: no estar interesados en vender la carne. Otras organizaciones oficiales como el US Center for Food Center han declarado que ni siquiera han examinado los cadáveres para determinar si existiera alguna anomalía para los posibles consumidores de ese tipo de carne. En términos generales nadie desea emitir comentario alguno sobre este tema.

 Obviamente, la credibilidad de estos ejecutivos y los oficiales encargados de regular la calidad de los alimentos está en ciernes, máxime cuando el periódico The Guardian publicó en diciembre del 2020 un artículo donde la FDA validó la calidad de la carne de cerdo sometida a estos tratamientos como apta para el consumo humano 2, inclusive les dio la categoría de GalSafe  en referencia a la posibilidad de adquirir el desajuste inmunológico llamado Alpha-gal, transmitido por algunos cerdos. Es extraño que una serie de corporaciones privadas y la misma FDA avalen el registro de un órgano para su uso como material de trasplante y como comestible; y más inverosímil que después declaren que solo están interesados en su uso para trasplantes.

Es una situación incómoda e increíble que significa una gran fortuna que estas compañías no estarían dispuestas a perder, es un misterio que implica y requiere explicaciones y evidencias más convincentes.

Otro problema que acaba de publicarse y ha causado un gran disgusto a nivel mundial es el escándalo promovido por Martin Shkreli, VP de Turing Pharmaceuticals fabricantes de Duraprim, un excelente producto usado por pacientes de SIDA y cáncer. Cuando Shkreli se convirtió en copropietario de la compañía aumentó el precio unitario de las píldoras de $13.50 a $750.00; un incremento del 5000 %. Después de innumerables quejas y denuncias, M. Shkreli fue acusado y condenado por fraude a 7 años de prisión y al pago de una indemnización de 64 millones de dólares en 2017. Supuestamente debería cumplir su condena en una prisión federal en Pennsylvania; sin embargo, el pasado día 14 fue transferido a una prisión más laxa en New York. 3 donde finalmente cumplirá su condena. Aunque, dadas las relaciones e influencias exhibidas es muy probable que obtenga su libertad en 2-3 años más.

Estos dos casos revelan la nueva tendencia de estas poderosas compañías y la laxitud y benevolencia de las agencias reguladoras federales y judiciales que administran estos asuntos. No es necesario ser experto para percibir el extraordinario poder corporativo legal y su influencia en la conducta de los diversos núcleos sociales. 

Las industrias farmacéuticas, alimenticias, del transporte, de artículos de consumo, medios de comunicación, etc. están sobreprotegidas por verdaderos expertos y empleados de alto nivel de las agencias reguladoras en todos los países. Sin duda, ellos serán los máximos riesgos de las futuras generaciones, ellos serán los dueños de los tiempos difíciles.

La pregunta clave sería: ¿qué podríamos hacer?

¡Más vale tarde que nunca!  

REFERENCIAS

1 Trejo Antonio G. “El Trasplante Xenofóbico” Ruiz Healy Time. Febrero 3 del 2022.

2 Kevany Sophie., “US FDA declares genetically modified pork safe to eat.” The Guardian. December 17, 2020.

3 Yang Maya., “Pharma Bro”” Martin Shkreli released from prison early.” The Guardian. May 18, 2022. 

Correo electrónico: [email protected]

Comentarios


object(WP_Query)#17923 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(79211) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-05-2022" ["before"]=> string(10) "27-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(79211) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-05-2022" ["before"]=> string(10) "27-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(20) "ciencia-y-tecnologia" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18033 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17915 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17912 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-05-2022" ["before"]=> string(10) "27-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-05-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-06-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (79211) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (2) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18031 (24) { ["ID"]=> int(79525) ["post_author"]=> string(2) "57" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-02 11:27:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-02 16:27:08" ["post_content"]=> string(13823) "Ya en ocasiones anteriores nos hemos referido a los virus como formidables adversarios naturales que repetidamente nos han mostrado su patogenicidad (algunos ejemplos: sida, ébola, Marburg, diversas gripes, hepatitis, dengue, HN’s, etc. etc). Sin embargo, nosotros acostumbrados siempre a ganar, nunca pusimos la atención suficiente a la interminable serie de infecciones y pequeñas epidemias locales. No reaccionamos debidamente a los cambios externos, siempre consideramos que eran problemas de salud pública y que ellos debían atenderlos.  Es fácil y cómodo acusar a los gobiernos de ineptitud e ignorancia, pero la verdad es que les hemos dado todo género de libertades para actuar a su conveniencia y hemos hecho muy poco por concientizarnos de la debacle en salud pública que estamos atravesando muchos países. Todo mundo clama por su libertad y sus derechos cuando estos no van a llegar espontáneamente; existen aún muchos inconscientes que se niegan a vacunarse sin saber si están infectados, sin considerar que estamos ante una amenaza global donde cualquiera puede resultar infectado. Esto  ha sido el fracaso del manejo de la pandemia donde el Estado ha permitido tantas libertades. Aquí es donde debemos cooperar con las autoridades aceptando las pruebas diagnósticas y la vacunación complementaria. Simplemente como antecedente, baste decir que está plenamente comprobado y documentado que los países con éxito en la atención de la pandemia fueron aquellos que delegaron estas tareas a los médicos y científicos que a su vez instruyeron adecuadamente a su público y siguieron todas las indicaciones. La pregunta inmediata surge: si ya existe esta positiva experiencia ¿por qué no aprovecharla? Pero todo ha sido al contrario, seguimos abusando del medio ambiente y manteniendo una actitud indolente ante nuestra realidad y ahora ya empezamos a sufrir consecuencias graves por esta pandemia viral. Lo peor de todo es que los virus continuarán causando otras pandemias extremas y nosotros posiblemente seguiremos con la misma actitud indolente, irreverente y soberbia. Debemos analizar y cambiar nuestras formas de reaccionar y enfocar toda nuestra energía contra los verdaderos adversarios, no gastarla en discusiones estériles e improductivas que a nadie benefician.   Las generaciones anteriores fueron muy desafortunadas porque tuvieron que enfrentar una gran cantidad de enfermedades y trastornos contra los cuales no tenían ninguna defensa. La situación empezó a cambiar hace un siglo con el advenimiento de científicos que desarrollaron la metodología básica para la identificación y el manejo de los microorganismos, las reacciones enzimáticas, las bases de la inmunología, el desarrollo de las vacunas y los antibióticos y otros grandes aciertos que controlaron la mayoría de las enfermedades causadas por bacterias, hongos y protozoarios. De una manera u otra, existía una confianza y seguridad en el control de estos parásitos haciendo que los promedios de vida aumentaran de los 55 a los 70 años. Esta etapa no duró mucho, los diversos contagios virales empezaron a aparecer en regiones específicas del Continente Africano para después extenderse por otros países, en forma misteriosa. Los virus no son seres vivos, son un complejo de moléculas ensambladas que funcionan con óptima y eficiente organización. Su función primordial es la reproducción, que de manera alternativa significa una infección para los seres vivos (plantas, animales y humanos) que en muchas ocasiones termina con el deceso del infectado. Su estructura es tan simple que no tienen puntos débiles, tampoco se les puede matar (no son seres vivos); lo más que podemos hacer con ellos es inactivarlos; es decir: evitar que se reproduzcan.  Los virólogos han encontrado algunas maneras para anular la infección modificando los sitios específicos del contagio o bien desarticulando el ácido nucleico inyectado a las células infectadas (trátese de RNA o DNA); aunque también existen otros proyectos que aún están en desarrollo. Los virus son eternos patógenos que siempre nos han acechado, murales y bajorrelieves egipcios dan muestras de individuos afectados con poliomielitis, sin embargo, no se sabe a ciencia cierta el causante e historial de las epidemias previas. Quizá nuestra desgracia empezó en 1918-1919 cuando una cepa del virus H1N1 (causante del flu identificado como la epidemia española) infectó a 500 millones de individuos, matando de 50 a 100 millones en el lapso de dos años. Los sobrevivientes quedaron inmunizados, después la infección fue perdiendo intensidad, hasta que apareció otra cepa, la H2N2 en 1957 que hizo desaparecer a la H1N1. Todavía nadie ha podido explicar esta sustitución. Sin embargo, la historia no termina aquí ya que en el 2009 apareció nuevamente la cepa de la Epidemia Española, la original H1N1. Pero en esta ocasión, la pandemia fue débil y se controló fácilmente gracias a la inmunidad natural de los sobrevivientes, la existencia de una vacuna y a la experiencia que se había adquirido con las pandemias anteriores. Existen otros muchos ejemplos como éste que muestran el extraordinario potencial de los virus para protegerse inactivados refugiándose en el genoma de los humanos durante largos periodos. De hecho, la cepa SARS-CoV-2 que actualmente inició su invasión en 2019 ya había causado miles de muertes en China y otros países orientales en el 2002, por razones politicas China nunca lo reportó a tiempo y eso originó mucha confusión. Los virus presentan un altísimo índice de mutación, eso los hace versátiles e inexpugnables, bástenos con recordar cuantas variantes derivaron de la cepa original del coronavirus y cuantas otras todavía andan por ahí.  Debemos de reconocer que las ciencias biomédicas nos han protegido fielmente de muchas infecciones y que los virus son creaturas evolutivamente superiores en sus características patológicas. Todas las tecnologías, herramientas para el diagnóstico, los tratamientos con cocteles inmunológicos, la nanotecnología, los sensores moleculares y las vacunas serán insuficientes ante este formidable adversario. Es tiempo de analizar nuestros estilos de vida y determinar las estrategias más adecuadas y eficientes para defendernos de las periódicas infecciones de los virus que están por llegar.1 Los últimos 25 años han sido una serie de cambios económicos, políticos y sociales mayúsculos que han afectado a todas las sociedades del mundo, tal vez unas más que otras, registrándose cuantiosos incrementos de población en áreas que no pueden sostener las necesidades básicas de subsistencia y calidad de vida básicos para un núcleo poblacional. Esto a su vez ha generado una pobreza y una serie de valores y condiciones emocionales inaceptables que han promovido las masivas inmigraciones en busca de mejores condiciones de vida, acarreando consigo infecciones donde antes no existían.  Otro gran pecado han sido los excesos y el abuso de algunas sociedades que han modificado las condiciones ambientales de muchos sitios creando una contaminación que ha alterado los ciclos naturales de los habitantes provocando inmigraciones forzadas, focos de infección y un desajuste en la dinámica de las poblaciones. En algunos casos se ha comprobado que dichos cambios han influido en la climatología del lugar. Los cambios climáticos han afectado prácticamente todo nuestro planeta, aguas en ríos, mares y lagos, largas extensiones de terreno, cultivos, ganadería, transportes, etc han sido afectados en forma irreversible, generando sistemas improductivos, que han obligado a las poblaciones a emigraciones inciertas y riesgosas. Luego, también debemos considerar los desastres naturales como los huracanes, marejadas, tormentas, inundaciones, etc que solo acarrean desgracias y daños y que también ocasionan emigraciones de grandes núcleos de población. La pobreza es uno de los principales factores que causan indirectamente las infecciones virales. La pobreza, también llamada inequality (calificativo por demás despectivo), genera una forma de estrés permanente en los individuos que se manifiesta con una dramática disminución en el funcionamiento de los neurotransmisores y otras reacciones inmunológicas que abaten las defensas contra las infecciones y otros trastornos fisiológicos; esto automáticamente conlleva al desarrollo de infecciones y otras muchas consecuencias negativas. Durante la actual pandemia, que aún no termina, cientos de miles de empleados perdieron su trabajo temporal o el definitivo por causa de la infección, algo verdaderamente catastrófico para la economía y la defensa inmunológica de cualquier individuo. Hoy en día es un vicio, casi una obsesión asistir a lugares concurridos sin observar las medidas de seguridad básicas, me refiero específicamente al uso del tapabocas, artículo indispensable sobre todo cuando tenemos la amenaza de un virus respiratorio como el coronavirus; es un infortunio que no toda la gente lo vea o lo considere así. Existen muchos otros ejemplos que pudiéramos usar para tratar de convencer de que se trata de un asunto muy serio que requiere nuestro esfuerzo y nuestra participación; somos nosotros los que debemos influir los cambios más representativos para organizar nuestra defensa.  En países como el nuestro, debería organizarse una exigencia popular para inhabilitar a la clase/fauna política mexicana de estos proyectos. Ellos nada tienen que hacer en asuntos que ignoran y sobre todo son incapaces de entender; como ha quedado plenamente demostrado. Esta es plenamente una tarea de médicos y personal biomédico que ha mostrado una gran experiencia y conocimiento en ocasiones anteriores. Es vital que los administradores, clase política y demás fatuos profesionales queden fuera de estos proyectos. Nuestras leyes definen las características y la actuación profesional de cada ocupación, precisamente para que no haya confusiones. Sus obligaciones están bien caracterizadas: proveer los insumos necesarios, administrarlos, contratación del personal y cuidar del orden y la organización del proyecto, eso es todo.   Otro de los mayores triunfos en este proyecto será que todos los mexicanos acudan a vacunarse y acaten las recomendaciones del personal médico. Esta es una gran limitante que debe resolverse con la intervención del personal idóneo y los materiales específicos adecuados (pláticas, películas, estadísticas (honestas), documentales, anuncios autorizados, etc.), para resolver cualquier pregunta en forma simple y directa. Mientras se organiza lo anterior, me pregunto si Suecia y Noruega habrán recibido nuestra solicitud para que nos manden su PROGRAMA de Salud Pública. Nada me daría más satisfacción que agradecerles su atención y también notificarles que estamos siguiendo lo estipulado en nuestro propio manual; desarrollado y validado por nuestro nuevo Secretario de Salud.       REFERENCIAS:  
  1. Antonio G. Trejo., “Política Viral”. Ruiz Healy Times. Abril 21, 2022.
  Correo electrónico:  [email protected]" ["post_title"]=> string(29) "LOS VIRUS: EL ETERNO DESAFÍO" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "los-virus-el-eterno-desafio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-02 11:27:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-02 16:27:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79525" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17846 (24) { ["ID"]=> int(79672) ["post_author"]=> string(2) "23" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-08 11:13:11" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-08 16:13:11" ["post_content"]=> string(6081) "La violencia y el crimen son un grave y creciente problema en México y en el mundo. Las tasas de delincuencia de todo tipo crecen sin parar. Los homicidios dolosos, que son los que más impactan la percepción de inseguridad de la población, aumentan al igual que los delitos de género, los patrimoniales y la violencia familiar. Las diferentes estrategias gubernamentales basadas en enfrentamientos de la delincuencia organizada y común han fracasado, pese a los importantes presupuestos públicos invertidos. Tampoco han sido exitosas las tácticas de atención a las causas a través de la implementación de programas sociales, de promoción de la cohesión y el capital social. Al menos no lo han sido en sus primeros años, de acuerdo con los análisis y evaluaciones basadas en evidencia. Por ello, algunos académicos, investigadores y expertos han propuesto intentar otras alternativas más innovadoras para acabar con este terrible cáncer. Este es el caso de dos estrategias en materia de readaptación y reinserción social que quisiera compartir: 1) reducción de la delincuencia por medio de terapias conductuales y dinero en Liberia, un marginado país africano; y 2) el programa de ingresos garantizado para ex convictos en Florida. En Liberia, un grupo de investigadores relacionados con la Universidad de Chicago documentaron un programa experimental, de más de 15 años de aplicación llamado Transformación Sostenible de la Juventud en Liberia, que combina la terapia conductual con el apoyo de un poco de dinero (https://bit.ly/3x5SYPX). El programa se basa en ofrecerle a delincuentes “en alto riesgo de cometer delitos violentos ocho semanas de Terapia Cognitiva Conductual (TCC). La TCC es un método popular basado en la evidencia para tratar problemas como la ansiedad, pero fue adaptado para tratar problemas como la violencia y el crimen”. Un consejero reúne a 20 participantes del programa y practican “cambios de comportamiento específicos, como controlar la ira y ejercer el autocontrol. También ensayan probando una nueva identidad no relacionada con su comportamiento anterior, cambiándose de ropa y cortes de pelo y trabajando para reintegrarse a la sociedad en general a través de deportes comunitarios, bancos y más”. Se “decidió realizar un gran ensayo controlado aleatorio con 999 de los hombres más peligrosos de Monrovia, la principal ciudad de Liberia, reclutados en la calle”. Los resultados fueron prometedores: el crimen y la violencia se redujeron 50%. “10 años después, los hombres originales del estudio fueron relocalizados y reevaluados. Sorprendentemente, el crimen y la violencia aún se redujeron 50% en el grupo de terapia. Se estima que hubo 338 delitos menos por participante durante 10 años. Dado que la implementación del programa había costado $530 por participante, eso equivale a $1.50 por delito evitado”. Cabe señalar que, “el dinero en efectivo que recibieron los participantes les permitió dedicarse unos meses a una actividad comercial legítima, por ejemplo, lustrar zapatos, después de que terminó la terapia. Eso significó unos meses más para cimentar su nueva identidad no criminal y cambios de comportamiento: básicamente, les dio tiempo para practicar”. Otro caso innovador ocurre en Florida. Se trata del programa Just Income GNV, que “lanzó un experimento de ingresos garantizados para personas que estuvieron anteriormente encarceladas en el condado de Alachua, Florida. En enero de 2022, la primera mitad de los participantes en el programa recibió $1,000 dólares cada uno. Durante los próximos 11 meses, recibirán $600 cada uno por mes como una transferencia de efectivo incondicional” (https://bit.ly/3GUgGmB). El programa se basa en que “las personas anteriormente encarceladas se enfrentan de manera desproporcionada a grandes dificultades financieras, incluidos problemas para encontrar trabajo y vivienda. Este efectivo se puede usar para encontrar o mantener una vivienda estable, pagar multas y tarifas para evitar la reencarcelación, invertir en educación o cualquier cosa que las personas necesiten para ayudar en el reingreso”. Hay que recordar los costos de los encarcelamientos en Florida: en 2020 el costo anual por reo fue entre $35,000 y $28,000 dólares. Otros datos: 20% de las violaciones de libertad condicional se deben a la falta de dinero; los investigadores estiman que cada dólar de costos directos de cárcel y prisión genera $10 adicionales en costos sociales. Eso equivale a más de $500,000 millones de dólares anuales. “Los estudios muestran consistentemente que los destinatarios no son más propensos a gastar dinero en alcohol y drogas. Las personas tampoco dejaron de trabajar en la gran mayoría de los experimentos de ingresos garantizados”. Llegó el momento de buscar nuevas alternativas para resolver la grave crisis de inseguridad y violencia que padecemos. Los ejemplos comentados abren nuevas posibilidades. Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter: @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.tv y www.ruizhealytimes.com." ["post_title"]=> string(42) "Formas innovadoras para combatir el crimen" ["post_excerpt"]=> string(119) "Llegó el momento de buscar nuevas alternativas para resolver la grave crisis de inseguridad y violencia que padecemos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(42) "formas-innovadoras-para-combatir-el-crimen" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-08 11:13:11" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-08 16:13:11" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79672" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18031 (24) { ["ID"]=> int(79525) ["post_author"]=> string(2) "57" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-02 11:27:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-02 16:27:08" ["post_content"]=> string(13823) "Ya en ocasiones anteriores nos hemos referido a los virus como formidables adversarios naturales que repetidamente nos han mostrado su patogenicidad (algunos ejemplos: sida, ébola, Marburg, diversas gripes, hepatitis, dengue, HN’s, etc. etc). Sin embargo, nosotros acostumbrados siempre a ganar, nunca pusimos la atención suficiente a la interminable serie de infecciones y pequeñas epidemias locales. No reaccionamos debidamente a los cambios externos, siempre consideramos que eran problemas de salud pública y que ellos debían atenderlos.  Es fácil y cómodo acusar a los gobiernos de ineptitud e ignorancia, pero la verdad es que les hemos dado todo género de libertades para actuar a su conveniencia y hemos hecho muy poco por concientizarnos de la debacle en salud pública que estamos atravesando muchos países. Todo mundo clama por su libertad y sus derechos cuando estos no van a llegar espontáneamente; existen aún muchos inconscientes que se niegan a vacunarse sin saber si están infectados, sin considerar que estamos ante una amenaza global donde cualquiera puede resultar infectado. Esto  ha sido el fracaso del manejo de la pandemia donde el Estado ha permitido tantas libertades. Aquí es donde debemos cooperar con las autoridades aceptando las pruebas diagnósticas y la vacunación complementaria. Simplemente como antecedente, baste decir que está plenamente comprobado y documentado que los países con éxito en la atención de la pandemia fueron aquellos que delegaron estas tareas a los médicos y científicos que a su vez instruyeron adecuadamente a su público y siguieron todas las indicaciones. La pregunta inmediata surge: si ya existe esta positiva experiencia ¿por qué no aprovecharla? Pero todo ha sido al contrario, seguimos abusando del medio ambiente y manteniendo una actitud indolente ante nuestra realidad y ahora ya empezamos a sufrir consecuencias graves por esta pandemia viral. Lo peor de todo es que los virus continuarán causando otras pandemias extremas y nosotros posiblemente seguiremos con la misma actitud indolente, irreverente y soberbia. Debemos analizar y cambiar nuestras formas de reaccionar y enfocar toda nuestra energía contra los verdaderos adversarios, no gastarla en discusiones estériles e improductivas que a nadie benefician.   Las generaciones anteriores fueron muy desafortunadas porque tuvieron que enfrentar una gran cantidad de enfermedades y trastornos contra los cuales no tenían ninguna defensa. La situación empezó a cambiar hace un siglo con el advenimiento de científicos que desarrollaron la metodología básica para la identificación y el manejo de los microorganismos, las reacciones enzimáticas, las bases de la inmunología, el desarrollo de las vacunas y los antibióticos y otros grandes aciertos que controlaron la mayoría de las enfermedades causadas por bacterias, hongos y protozoarios. De una manera u otra, existía una confianza y seguridad en el control de estos parásitos haciendo que los promedios de vida aumentaran de los 55 a los 70 años. Esta etapa no duró mucho, los diversos contagios virales empezaron a aparecer en regiones específicas del Continente Africano para después extenderse por otros países, en forma misteriosa. Los virus no son seres vivos, son un complejo de moléculas ensambladas que funcionan con óptima y eficiente organización. Su función primordial es la reproducción, que de manera alternativa significa una infección para los seres vivos (plantas, animales y humanos) que en muchas ocasiones termina con el deceso del infectado. Su estructura es tan simple que no tienen puntos débiles, tampoco se les puede matar (no son seres vivos); lo más que podemos hacer con ellos es inactivarlos; es decir: evitar que se reproduzcan.  Los virólogos han encontrado algunas maneras para anular la infección modificando los sitios específicos del contagio o bien desarticulando el ácido nucleico inyectado a las células infectadas (trátese de RNA o DNA); aunque también existen otros proyectos que aún están en desarrollo. Los virus son eternos patógenos que siempre nos han acechado, murales y bajorrelieves egipcios dan muestras de individuos afectados con poliomielitis, sin embargo, no se sabe a ciencia cierta el causante e historial de las epidemias previas. Quizá nuestra desgracia empezó en 1918-1919 cuando una cepa del virus H1N1 (causante del flu identificado como la epidemia española) infectó a 500 millones de individuos, matando de 50 a 100 millones en el lapso de dos años. Los sobrevivientes quedaron inmunizados, después la infección fue perdiendo intensidad, hasta que apareció otra cepa, la H2N2 en 1957 que hizo desaparecer a la H1N1. Todavía nadie ha podido explicar esta sustitución. Sin embargo, la historia no termina aquí ya que en el 2009 apareció nuevamente la cepa de la Epidemia Española, la original H1N1. Pero en esta ocasión, la pandemia fue débil y se controló fácilmente gracias a la inmunidad natural de los sobrevivientes, la existencia de una vacuna y a la experiencia que se había adquirido con las pandemias anteriores. Existen otros muchos ejemplos como éste que muestran el extraordinario potencial de los virus para protegerse inactivados refugiándose en el genoma de los humanos durante largos periodos. De hecho, la cepa SARS-CoV-2 que actualmente inició su invasión en 2019 ya había causado miles de muertes en China y otros países orientales en el 2002, por razones politicas China nunca lo reportó a tiempo y eso originó mucha confusión. Los virus presentan un altísimo índice de mutación, eso los hace versátiles e inexpugnables, bástenos con recordar cuantas variantes derivaron de la cepa original del coronavirus y cuantas otras todavía andan por ahí.  Debemos de reconocer que las ciencias biomédicas nos han protegido fielmente de muchas infecciones y que los virus son creaturas evolutivamente superiores en sus características patológicas. Todas las tecnologías, herramientas para el diagnóstico, los tratamientos con cocteles inmunológicos, la nanotecnología, los sensores moleculares y las vacunas serán insuficientes ante este formidable adversario. Es tiempo de analizar nuestros estilos de vida y determinar las estrategias más adecuadas y eficientes para defendernos de las periódicas infecciones de los virus que están por llegar.1 Los últimos 25 años han sido una serie de cambios económicos, políticos y sociales mayúsculos que han afectado a todas las sociedades del mundo, tal vez unas más que otras, registrándose cuantiosos incrementos de población en áreas que no pueden sostener las necesidades básicas de subsistencia y calidad de vida básicos para un núcleo poblacional. Esto a su vez ha generado una pobreza y una serie de valores y condiciones emocionales inaceptables que han promovido las masivas inmigraciones en busca de mejores condiciones de vida, acarreando consigo infecciones donde antes no existían.  Otro gran pecado han sido los excesos y el abuso de algunas sociedades que han modificado las condiciones ambientales de muchos sitios creando una contaminación que ha alterado los ciclos naturales de los habitantes provocando inmigraciones forzadas, focos de infección y un desajuste en la dinámica de las poblaciones. En algunos casos se ha comprobado que dichos cambios han influido en la climatología del lugar. Los cambios climáticos han afectado prácticamente todo nuestro planeta, aguas en ríos, mares y lagos, largas extensiones de terreno, cultivos, ganadería, transportes, etc han sido afectados en forma irreversible, generando sistemas improductivos, que han obligado a las poblaciones a emigraciones inciertas y riesgosas. Luego, también debemos considerar los desastres naturales como los huracanes, marejadas, tormentas, inundaciones, etc que solo acarrean desgracias y daños y que también ocasionan emigraciones de grandes núcleos de población. La pobreza es uno de los principales factores que causan indirectamente las infecciones virales. La pobreza, también llamada inequality (calificativo por demás despectivo), genera una forma de estrés permanente en los individuos que se manifiesta con una dramática disminución en el funcionamiento de los neurotransmisores y otras reacciones inmunológicas que abaten las defensas contra las infecciones y otros trastornos fisiológicos; esto automáticamente conlleva al desarrollo de infecciones y otras muchas consecuencias negativas. Durante la actual pandemia, que aún no termina, cientos de miles de empleados perdieron su trabajo temporal o el definitivo por causa de la infección, algo verdaderamente catastrófico para la economía y la defensa inmunológica de cualquier individuo. Hoy en día es un vicio, casi una obsesión asistir a lugares concurridos sin observar las medidas de seguridad básicas, me refiero específicamente al uso del tapabocas, artículo indispensable sobre todo cuando tenemos la amenaza de un virus respiratorio como el coronavirus; es un infortunio que no toda la gente lo vea o lo considere así. Existen muchos otros ejemplos que pudiéramos usar para tratar de convencer de que se trata de un asunto muy serio que requiere nuestro esfuerzo y nuestra participación; somos nosotros los que debemos influir los cambios más representativos para organizar nuestra defensa.  En países como el nuestro, debería organizarse una exigencia popular para inhabilitar a la clase/fauna política mexicana de estos proyectos. Ellos nada tienen que hacer en asuntos que ignoran y sobre todo son incapaces de entender; como ha quedado plenamente demostrado. Esta es plenamente una tarea de médicos y personal biomédico que ha mostrado una gran experiencia y conocimiento en ocasiones anteriores. Es vital que los administradores, clase política y demás fatuos profesionales queden fuera de estos proyectos. Nuestras leyes definen las características y la actuación profesional de cada ocupación, precisamente para que no haya confusiones. Sus obligaciones están bien caracterizadas: proveer los insumos necesarios, administrarlos, contratación del personal y cuidar del orden y la organización del proyecto, eso es todo.   Otro de los mayores triunfos en este proyecto será que todos los mexicanos acudan a vacunarse y acaten las recomendaciones del personal médico. Esta es una gran limitante que debe resolverse con la intervención del personal idóneo y los materiales específicos adecuados (pláticas, películas, estadísticas (honestas), documentales, anuncios autorizados, etc.), para resolver cualquier pregunta en forma simple y directa. Mientras se organiza lo anterior, me pregunto si Suecia y Noruega habrán recibido nuestra solicitud para que nos manden su PROGRAMA de Salud Pública. Nada me daría más satisfacción que agradecerles su atención y también notificarles que estamos siguiendo lo estipulado en nuestro propio manual; desarrollado y validado por nuestro nuevo Secretario de Salud.       REFERENCIAS:  
  1. Antonio G. Trejo., “Política Viral”. Ruiz Healy Times. Abril 21, 2022.
  Correo electrónico:  [email protected]" ["post_title"]=> string(29) "LOS VIRUS: EL ETERNO DESAFÍO" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "los-virus-el-eterno-desafio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-02 11:27:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-02 16:27:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79525" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(5) ["max_num_pages"]=> float(3) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "34d2d525e195960538109072cd78b612" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

LOS VIRUS: EL ETERNO DESAFÍO

Ya en ocasiones anteriores nos hemos referido a los virus como formidables adversarios naturales que repetidamente nos han mostrado su patogenicidad (algunos...

junio 2, 2022

Formas innovadoras para combatir el crimen

Llegó el momento de buscar nuevas alternativas para resolver la grave crisis de inseguridad y violencia que padecemos.

junio 8, 2022




Más de categoría

EL FASTIDIOSO HERPES

Está demostrado que no existe una causa determinada para que el virus se manifieste, aunque el factor determinante es...

junio 23, 2022

Internet explorer. ¡Hasta la vista, baby!

Sin duda, Internet Explorer dejó un gran legado. Millones de usuarios usaban este explorador para entrar a la Web.

junio 16, 2022
apple_logo

Apple: mucho ruido y pocas nueces

Apple sigue siendo una empresa rentable y siempre atractiva para algunos usuarios, pero también es cierto que la magia...

junio 10, 2022

Formas innovadoras para combatir el crimen

Llegó el momento de buscar nuevas alternativas para resolver la grave crisis de inseguridad y violencia que padecemos.

junio 8, 2022